MISCELÁNEA MINDONIENSE


Andrés García Doural
Micronarrativa
ARTE
HISTORIA
DEPORTE
ETNOGRAFÍA

blogoteca.com/doural
 CATEGORÍAS
 Fotoblog
 ENLACES WEB
 BUSCADOR
 Buscar Blogs Gallegos
 ARCHIVO
 ANTERIORES
 DESTACADOS

“PAN Y MÚSICA DE MONDOÑEDO”

No se trata del típico pan de Mondoñedo, se trata del nombre dado a un carruaje en el año 1897. Los vecinos aprovechaban para desplazarse a los lugares más próximos a sus domicilios, ferias y mercados o incluso días de fiesta, los carruajes que transportaban toda clase de mercancías, pero que carecían de licencia para trasportar pasajeros o un número reducido.
Cuando encontramos estas curiosas noticias publicadas en el Boletín Oficial de la Provincia, nuestra intención fue recogerlas y darlas a conocer. Más todavía, al aparecer citados los peculiares nombres de estos carruajes y los nombres de algunos vecinos de Mondoñedo.
El 19 de agosto de 1897, el jefe del puesto de la guardia civil de Foz denunció al Gobierno Civil de la provincia, por tercera vez, a Urbano Martínez López, vecino de la ciudad de Mondoñedo por conducir cinco viajeros en el carro titulado “Pan de Mondoñedo”, sin estar provisto de la competente licencia para dedicarse a este servicio e incumpliendo de esta manera el vigente reglamento del ramo.
Las autoridades le imponen al dueño del carro, como infractor y reincidente, la multa de 20 pesetas y se le prohibe la circulación del citado carro, mientras su dueño no adquiera la oportuna licencia (1).
En junio de 1895 fue denunciado por el comandante del puesto de la guardia civil de Ribadeo, D. Antonio Nistal, propietario del coche titulado “El Veloz” que hacía el servicio desde Lugo a Mondoñedo, por llevar 3 pasajeros en la baca, 2 más en el pescante y que dicho vehículo iba a cargo de un joven de unos 16 años, incapaz de sujetar y guiar. El Gobernador civil le impuso la sanción de 20 pesetas.
Pocas fechas más tarde, de nuevo el jefe del puesto de la guardia civil de Foz denuncia a Francisco Parga Fernández, vecino de la ciudad de Mondoñedo y conductor del carro titulado “El Mindoniense”, núm.1, por conducir 11 viajeros sin la competente licencia. Se le impone la multa de 15 pesetas.
El 22 de octubre de 1897, el comandante del puesto de la guardia civil de Baamonde denunció a Pascual Serantes, vecino de Mondoñedo, mayoral del coche titulado “La Parranda”, núm.4, de la empresa “La Unión” por permitir en la tarde del día 21 llevar un asiento en la delantera del vehículo, puesto designado únicamente para el mayoral y zagal. Se le impuso la multa de cinco pesetas (2). En 1896 ya había sido multado “La Parranda” con 10 pesetas por conducir mayor número de pasajeros.
En esas lejanas fechas no había helicóptero (Pegasus), internet, cámaras digitales, vehículos camuflados de la guardia civil ni radares en las carreteras, pero si había unos diligentes agentes en bicicleta, a pié o a caballo y provistos de su capote y mosquetón, que exigían a los vecinos cumplir las normas. ¡cómo han cambiado las cosas!

(1)- “El Regional”, diario de Lugo, núm.9728, del 27 de agosto de 1897, pág.2.
(2)- Boletín Oficial de la Provincia de Lugo, martes 26 de octubre de 1897, núm.244, pág.1.

Comentarios (0) - Categoría: Cronicón - Publicado o 26-03-2022 21:57
Ligazón permanente a este artigo
LA POSTA DE CESURAS EN MONDOÑEDO

Para facilitar al público toda comodidad posible, en 1770 (con permiso de S.M.) se pone en funcionamiento el servicio de postas. Los viajes por la posta constituían la forma de viajar con cierta rapidez por los caminos de España antes de la aparición del ferrocarril. Las postas estaban constituidas por un conjunto de caballerías (caballos o mulas) dotadas de buena presencia y guarniciones, prevenidas o apostadas en los caminos principales y a distancias convencionales, para que los correos y los viajeros que las usaban pudieran cambiar de montura y seguir viaje, sin tener que detenerse para el descanso de las caballerías fatigadas.
En España ya existieron postas en tiempos de los romanos, pero en la Edad Media desaparecieron, permaneciendo los correos a pié y más tarde a caballo. A finales del siglo XVIII, las postas eran una novedad (1).
Se confeccionaron unas guías de postas de España, que eran de alto interés para quien emprendía o pretendía hacer un viaje y cuando los medios de desplazamiento eran escasos e incomodos. La distancia entre postas se medía en leguas (2). La carrera de Madrid a Mondoñedo era de 85 leguas. De Madrid a Lugo es montado y de Lugo a Mondoñedo de herradura. De Lugo partía por Quintela (Castro de Rey), 3½ leguas, Reigosa (Pastoriza), 2 y Mondoñedo, 3.
En el barrio de Cesuras, de la parroquia de Nuestra Señora de Los Remedios de Mondoñedo, en una edificación conocida entre los vecinos con el nombre de “Corralón” existió durante muchos años una de estas postas. Por este lugar discurría el viejo camino de carro y herradura que partiendo desde las inmediaciones del Santuario de Nuestra Señora de Los Remedios de Mondoñedo y pasando por Rego de Cas, fuente de Xión, Santa Margarita, Pacios de Arriba, A Revolada y Fuente de D. Luís ascendía al Marco da Infesta (también conocido como da Fervenza), donde se bifurcaba. El de la derecha discurría por Cabanadevella, Valiña de Freire, altos de la parroquia de S. Pedro de Labrada, Xermade y se dirigía a Ferrol. El de la izquierda, ascendía a la cumbre de los montes y por “As Cortellas” de los montes de Sasdónigas y por los lugares de Santa Cruz y Choy, descendía a Gontán (Abadín). Lo empinado de este camino hasta la cima de los montes hacía que las caballerías de tiro fueran “abordeladas” (añadir) con una pareja de bueyes hasta lo más alto de los montes. Éstos eran más lentos, pero más resistentes.
Con la llegada del ferrocarril a mediados del siglo XIX y con la aparición de los automóviles en la primera decena del XX, estos carruajes y caballerías y por supuesto las postas, fueron desapareciendo del territorio nacional y pasaron a formar parte de su historia.
En el trazado de este camino no podía faltar la típica taberna. En 1761, José López San Miguel, vecino de la parroquia de Santa María de Viloalle, al encontrarse la taberna de la Rilleira de Cesuras, también conocida como de Rego de Cas, sin uso ni ejercicio alguno desde un tiempo a esta parte, no habiendo por lo tanto persona que sirviera vino a los naturales y transeúntes, pedía a las autoridades municipales su arriendo por el tiempo que consideraran oportuno, obligándose a pagar por tercios la cantidad que le correspondiera.
Conocemos varios incidentes en este tramo de camino: 1-En 1795 falleció en la encrucijada de caminos de “A Revolada” de Cesuras, D. Francisco de Canto, correo a caballo. 2-En 1831 es asaltado un carruaje en el lugar conocido como “Granda das Cortellas” de los montes de Sasdónigas, falleciendo a consecuencia de un disparo de arma de fuego y de cuatro puñaladas, D. Diego Fernández Carbajales, natural de Vilavedelle (Asturias). 3-En 1837, el correo de Mondoñedo es asaltado en territorio de la parroquia de San Juan de Romariz, saliendo en su persecución el capitán de Voluntarios de Galicia, D. Francisco Zapico, abatiendo a tres miembros de la gavilla y apresando a dos, que posteriormente serían pasados por las armas en Mondoñedo. 4-En 1852, al descender tan crecido el regato de Mouros, el conductor de la correspondencia informa por escrito y con testigos de que no puede atravesarlo ”al no verse el fondo, sino agua”. 5-En 1853, falleció de manera repentina Juan Montes, soldado destinado en el 2º batallón de Marina, que venía a disfrutar unos días de permiso a Mondoñedo.
Camino que llegó a tener un intenso tránsito de carruajes, caballerías y peatones, que con la llegada de otros vehículos y con la construcción de la red de carreteras del Estado dejó de ser tan utilizado. Con la llegada del Camino de Santiago y al ser incluido este viejo camino en su trazado, se mejoró su piso y vuelve a ser usado por peregrinos a pié o en bicicleta.

(1)- Miguel Ángel González García, “Astorga en la Guía general de postas de España”, El Faro Astorgano, martes 28 de septiembre de 2021, pág.5.
(2)- Medida de longitud equivalente a 5572 metros.

Comentarios (0) - Categoría: Cronicón - Publicado o 20-03-2022 22:30
Ligazón permanente a este artigo
© by Abertal
© 2009-2022 Andrés García Doural (Mondoñedo). Este blog personal es un sitio de literatura mínima con el exclusivo fin de difundir información cultural, gráfica y fotográfica de Mondoñedo y sus alrededores. Todos los artículos que integran este espacio son creados y editados de forma gratuita lo mismo que la inclusión de los iconos en la parte superior de la portada. Parte de las imágenes incluidas proceden de diversas fuentes y responden a la única finalidad de acompañar el contenido cultural de éste sitio. Los comentarios, logos y marcas son propiedad de sus respectivos autores, así como los textos y fotos del autor de Miscelánea Mindoniense.
Gracias por su visita que deseo haya sido de su agrado
www.blogoteca.com/doural

Warning: Unknown: Your script possibly relies on a session side-effect which existed until PHP 4.2.3. Please be advised that the session extension does not consider global variables as a source of data, unless register_globals is enabled. You can disable this functionality and this warning by setting session.bug_compat_42 or session.bug_compat_warn to off, respectively in Unknown on line 0