A. C. Irmáns Suárez Picallo - Sada


Este blogue nace co obxecto de difundir a actividade da A. C. Irmáns Suárez Picallo, así como de recuperar e por a disposición do público diversos materiais de interese sobre o noso pasado,ao tempo que damos a coñecer os artigos escritos por Ramón Suárez Picallo e outros autores sadenses.
Estruturamos o blogue en varias seccións, nas que terán cabida noticias de actualidade sobre as nosas actuacións, artigos, textos históricos, fotografías...


Visitas (desde o 05/08/2010)





Únete a nós!
comisionsuarezpicallo@gmail.com
 CATEGORÍAS
 GALERÍAS FOTOGRÁFICAS
 RECOMENDADOS
 BUSCADOR
 BUSCAR BLOGUES GALEGOS
 ARQUIVO
 ANTERIORES
 DESTACADOS

PABLO PICASSO EN 1944

21 de julio de 1944

NOTICIAS DE PABLO PICASSO


Por Ramón Suárez Picallo

Acaban de llegar a Londres noticias de Pablo Picasso, el gran pintor español, por cuya suerte y paradero, habíanse preocupado últimamente muchas personas y varios gobiernos e instituciones, vinculadas a los medios artísticos de diversos países.

En efecto, según informaciones muy recientes, Picasso está en París donde sigue pintando. Jack Bilbos, artista él y negociante en obras de Arte, organizador de grandes exposiciones y amigo de Picasso acaba de recibir, en la capital británica, 16 reproducciones de otros tantos cuadros nuevos del famoso pintor malagueño. Afirma el inglés que las reproducciones recibidas, son absolutamente auténticas y agrega que él sabe ?sin revelar por qué fuentes ni por cuáles vías? que Picasso vive y trabaja en París.

Pablo Picasso, avecindado física y espiritualmente en la capital de Francia, donde vivió la mayor parte de su vida, y realizó lo más importante de su obra artística, era ya casi un francés de emoción y de espíritu; pero la guerra de España, y las cosas que en ella sucedieron, fueron una llamada a su origen andaluz y español, a la que respondió el artista con fervor y generosidad. Él nunca había participado en política, ni se había preocupado por sus problemas, ni mostrado preferencias por derechas o izquierdas, a pesar de haber sido requerido en reiteradas ocasiones para que al menos, diese su opinión. El prestigio internacional de su obra y de su persona, despertó afanes proselitistas en su torno. Picasso volvió sus ojos a España, conmovido por la fuerza dramática de la guerra civil; se puso al lado de la República, que era su régimen legítimo, y se estremeció cuando fuerzas militares extranjeras pisaron la tierra de su patria, obedeciendo órdenes de estados mayores y gobiernos extraños a España. Le fue particularmente odiosa la obra de los aviones nazis y fascistas, bombardeando edificios, poblados, monumentos y ciudades.

Cuando los italianos ocuparon Málaga, la alegre, bella y fina ciudad andaluza, donde naciera el artista, y miles y miles de sus habitantes salieron fugitivos por la carretera de Almería, y fueron ametrallados y bombardeados por la aviación y los buques de guerra de Mussolini, con cañonazos a cero y de alturas menores de cien metros, haciendo sobre la multitud en éxodo una horrible matanza. Pablo Picasso protestó y clamó ante la opinión internacional con enérgico vigor. Organizó exposiciones, festivales y otros actos públicos en París, y se proclamó antifascista para siempre.

La memorable destrucción de Guernica, la villa sagrada de los vascos, le inspiró a Picasso uno de sus mejores cuadros, reproducido en millones de copias en todo en mundo y que constituye una formidable acusación contra italianos y alemanes en la guerra española y la mayor y más inmortal aportación del artista a la lucha por la Democracia. Precisamente, sobre ?La destrucción de Guernica? que es el título del cuadro, cuéntase una muy popular anécdota, que es tan universal como la obra misma. Hallándose expuesta en París, junto con otras de él mismo y de otros autores, la Exposición fue visitada por un grupo de personajes alemanes, entre los que se contaba un alto jefe militar nazi, muy dado a cosas de arte. Pidió éste ser presentado a Picasso. Compareció el artista, y el alemán contemplando el cuadro ?La destrucción de Guernica?, le preguntó:

¿Ha hecho usted esto?

No señor ?contestó Picasso en el acto? Esto lo han hecho ustedes.

Posteriormente, Picasso, no ocultó sus simpatías democráticas y su inquina al nazifascismo. Ayudó a los refugiados, y se recuerdan aún los maravillosos decorados, que pintó para un ciclo de representaciones teatrales, y audiciones de coros populares, a cargo de ex combatientes del Ejército Republicano español, que causaron sensación en París y en otras ciudades de Francia. Muchos de aquellos ?actores? están actualmente en Chile.

Ellos, y todos los amigos del Arte y de la Cultura, admiradores del genial pintor, saben, hoy con alegría que Pablo Picasso, vive y trabaja, con buena salud, aunque quizá con mal talante, en el París de sus amores y de sus triunfos, que es ahora ?otro París? distinto de aquel, a oscuras y sin Libertad.


(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile o día 21 de xullo de ... 1944)
Breve biografía de Picasso
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Persoeiros (artistas) - Publicado o 21-07-2010 09:29
# Ligazón permanente a este artigo
DÍA 21 - CHARLA EN SADA

Comentarios (0) - Categoría: Actividades - Publicado o 20-07-2010 09:20
# Ligazón permanente a este artigo
NACIONALISMO GALEGO EN 1925 (II)
As palabras nacionalismo e nación están hoxe de actualidade nos medios por mor do Estatuto catalán e o Tribunal Constitucional. Os acontecementos do 36 truncaron os Estatutos recoñecidos pola República...
Tal día coma hoxe, pero de 1925, RSP escribiu sobre o nacionalismo galego, onde sostén que Galicia é unha nación...
(Unha vez maís manifesta xa nesta data, a súa oposición a festa dos touros, tema que está a ser tamén hoxe actualidade pola crecente discrepancia xenerada ao respecto.)


DISQUISICIONES ACERCA DEL
NACIONALISMO GALLEGO (1)

(GLOSANDO A VICENTE RISCO Y A R. VILLAR PONTE)

Nuestra posición

A juzgar por la documentación que al respecto poseemos, puede colegirse que en el campo nacionalista hay dos tendencias: una que entiende conveniente conservar todo cuanto sea gallego, aunque esto sea inconveniente, religión, resignación a los poderes constituidos, supersticiones y demás. La otra, de tendencia (2) avanzada y rebelde, inspirada en los principios democráticos de los últimos tiempos y en el pensamiento revolucionario de los hombres que hacen del problema de las nacionalidades oprimidas una cuestión de libertad, antes que una cuestión de tradición. Por nuestra parte, amamos la tradición artística, literaria y espiritual de nuestra vieja Suevia, pero sin caer por ello en el absurdo de mirar sólo para el pasado sin tener en cuenta el porvenir. Por eso no vacilamos en tomar posición al lado de los que piensan en este siglo, de los que entieden el nacionalismo con criterio universalista, de los que anhelan una Humanidad mejor, donde todas las partes integrantes, disfrutando de plena libertad, aporten su esfuerzo a la gran colectividad universal en pleno desarrollo de sus elementos espirituales y materiales. Queremos, además, que el nacionalismo luche, no sólo por la libertad política e histórica de Galicia, sino que también esa libertad se traduzca en libertad económica y justicia social para el pueblo gallego.

Dos nacionalismos

No se nos escapa que hablar de nacionalismo es cosa harto delicada en los tiempos que corren. En nombre del nacionalismo se vio la humanidad envuelta en guerras terribles; se ahogaron justísimos anhelos de los que han hambre de pan y de justicia; se almacenan armamentos fratricidas comprados con el sudor del pueblo para matar al pueblo; se han hecho dueños del poder dictadores feroces a lo Mussolini, a lo Zankoff,(3) a lo Primo de Rivera. ¿Necesitamos nosotros afirmar que nada de común tenemos con ese nacionalismo, con esa manera de hacer patria? Eso es chauvinismo, patrioterismo, más aún, imperialismo. Ese es afán de someter, de conquistar; el nuestro es ahínco de libertar, de reconquistar lo que está sometido precisamente, por virtud de aquel ?patriotismo? ?sui generis?. De ahí que nos alborocen como cosa propia los esfuerzos de las nacionalidades orientales por la reconquista de sus libertades nacionales. De ahí que la noble y heroica Irlanda haya contado con nuestra ferviente simpatía. Y de ahí también que nos repugne íntimamente la odiosa aventura marroquí, pues deseamos para el pueblo árabe la más absoluta libertad para gobernarse y resolver como mejor le venga en gana sus problemas. Como se ve, de nuestro nacionalismo ?anhelo de libertad para nuestra Galicia y para todos los pueblos que cual a ella les haya sido arrebatada? al ?otro? nacionalismo, al chauvinismo imperialista, hay la diferencia que hay de la tiranía a la libertad. Es precisamente su sentido más opuesto.

¿Es Galicia una nación?

Lo es sin duda alguna. Reúne todas las características necesarias a su calidad de tal. Una lengua propia, apta como la primera para expresar en ella las cosas más trascendentales en el terreno de la ciencia y de la filosofía. Y muy superior a otras para expresar las cosas del espíritu y las del arte. Una lengua con caracteres propios, con reglas fijas y con gramática propia. Unidad espiritual y psicológica inconfundibles, perfectamente, absolutamente distintas y a veces opuestas a las demás nacionalidades ibéricas. Alguien dijo que ?mientras España ríe, Galicia filosofa?. La figura nos parece excelente. En efecto, mientras en el resto de España la corrida de toros hace furor, particularmente en el centro y sur, a los gallegos nos produce repugnancia. Sólo a alguno que otro infeliz que quiere parecer chulo le agrada el bárbaro espectáculo. Compárese nuestra música popular, dulce, armoniosa, tierna, con el ?sajero? del paso doble y del ?schotis?;(4) parangónese nuestra literatura, emotiva, saudosa, impregnada de la ternura del paisaje y de la psicología nórdica, mejor dicho atlántica y cántabra, con las otras literaturas españolas y se verá de inmediato su diferencia fundamental. Nos reafirmamos en lo que dijo el poeta: ?Mientras España ríe, Galicia filosofa?. Hay, pues, entre nosotros y ellos la diferencia que hay entre quien ríe y quien filosofa. Unidad geográfica, topográfica y hasta climatérica dan a Galicia, en ese sentido, una personalidad inconfundible, que hiciera exclamar a Castelar, al entrar el tren que lo conducía en nuestra tierra: ?¡Pero es posible que esto forme parte de España! ¿Es posible que haya gobernantes españoles, como yo, que desconozcan esta maravilla? ¿Es posible que en Madrid desconozcamos este bello rincón de la tierra de España??.
?¡Es posible, señor Castelar! ?diz que le dijo un caballero que lo acompañaba?. Más aún: no sólo la desconocen, sino que hablan de ella con desdén.
Unidad racial y comunidad histórica. Se guardaron bien los historiadores oficiales de ocultar sistemáticamente los hechos más salientes de nuestra historia. Las gestas heroicas de nuestros antepasados y sus luchas por defender la libertad de Galicia; confundieron, además, como ellos saben hacerlo, nuestro verdadero origen. Don Benito Viceto, primero, y don Manuel Murguía,(5) luego, descorrieron el velo de nuestro abolengo racial e histórico. De sus libros ?magníficas reconstrucciones de la historia nuestra? surge nítida nuestra nacionalidad y nuestro origen celta, fenicio y suevo, de quienes conservamos sus tradiciones más nobles y sus características más salientes.
Y son precisamente esas características, de idioma, de espíritu y de psicología, de costumbres y tradiciones; de geografía, topografía y clima, de unidad racial, y de comunidad histórica, las que se requieren para una nacionalidad.
Y esas características viven en nuestro pueblo. En las canciones de cuna de nuestras madres; en la música popular; en lo más recóndito de nuestros corazones gallegos surgen poderosos, arrolladores, en las horas de dolor y de alegría, en nuestras exclamaciones características.
Frente a ellas, una circunstancia fortuita, la de un casamiento de dos príncipes, y como consecuencia una guerra feroz de sometimiento, nos arrebató nuestra personalidad. Que no otra cosa fue la unidad española hecha mediante la diplomacia medioeval de los reyes católicos ?siempre ponemos esto con minúscula?, piedra angular del poder centralista que ahogó y que sigue ahogando a España, que sólo será grande cuando sea ?Unión de Repúblicas Ibéricas?.

(continuará)

RAMÓN SUÁREZ


NOTAS DE HÉRNÁN DÍAZ

1. El Despertar Gallego, año IV, n° 56, 19 de julio de 1925, pg. 2.
2. Desde aquí y por algunas líneas se observan serios errores en la composición del periódico. Recomponemos el orden de las palabras y los renglones impresos de manera de dar una interpretación coherente a la frase.
3. Alexander Zankoff (1879-1959), dictador búlgaro, tiró abajo al gobierno campesino de Stambulisky y gobernó tiránicamente por tres años. Desde los años 30 apoyó a los nazis y murió en Buenos Aires.
4. Quizá se refiera al ?salero? del paso doble. ?Schotis? es la grafía antigua del chotis, pues deriva del alemán ?schottisch?, baile nacido en Bohemia y popularizado en España en el siglo XIX.
5. Benito Vicetto Pérez (1824-1878), historiador nacido en El Ferrol. Su Historia de Galicia, publicada entre 1865 y 1873, es uno de los primeros pasos en la recuperación de la identidad gallega. Manuel Antonio Martínez Murguía (1833-1923), historiador y literato coruñés, esposo de Rosalía de Castro, fue uno de los mayores impulsores del Rexurdimento gallego. También publicó una Historia de Galicia, entre 1865 y 1911, así como Los precursores, El regionalismo gallego y Don Diego Gelmírez, entre otros.


(Artigo publicado no xornal El Despertar Gallego de Buenos Aires, o 19 de xullo de... 1925)
Nacionalismo galego (artigo anterior)
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Galicia - Publicado o 19-07-2010 00:11
# Ligazón permanente a este artigo
18 DE XULLO

RSP -como millerios de españois- sofriu as gravísimas consecuencias do levantamento militar e posterior guerra, tanto a nivel persoal como familiar.
Dende a diáspora do exilio, en moitísimas ocasións escribirá sobre o tema e sobre esta data -que lembra con fonda tristura- ten artigos publicados nos anos 1943 e 1947. Hoxe presentamos un deles.


18 de julio de 1947

UNA TRISTE EFEMÉRIDES DE ESPAÑA


Por Ramón Suárez Picallo

Hoy hace once años que en España se inició la más dura, sangrienta e injustificada de todas sus guerras civiles y cuyos resultados y consecuencias siguen estando en tela de juicio ante la conciencia nacional española y la conciencia internacional del mundo democrático y civilizado. No es el caso hacer hoy crónica detallada de las causas determinantes que la rodearon ya que ellas están del todo esclarecidas y son de absoluto dominio público, a través de miles de documentos fehacientes e irrefutables.


UN POCO DE HISTORIA

Sin embargo, nunca está demás evocarlas aunque sólo sea a grandes rasgos: en abril de 1931 se celebraron en España unas elecciones municipales, convocadas, organizadas y dirigidas por un gobierno monárquico que les dio expreso carácter de plebiscito y referente, proclamando inmediatamente la República. El cambio de régimen se hizo sin que se derramase una sola gota de sangre, pacíficamente y en medio de un gran regocijo popular. El Gobierno Republicano Provisional, de acuerdo con las leyes preestablecidas, se dio a sí mismo un estatuto jurídico y convocó a elecciones constituyentes, celebradas en junio de ese mismo año. A esas elecciones concurrieron todos los viejos partidos políticos anteriores al cambio de régimen, incluso los monárquicos, que sacaron en ellas una fuerte representación. De ellas nacieron las Cortes Constituyentes que dieron al nuevo sistema republicano una Constitución y un conjunto de leyes complementarias, asentándolo, por lo tanto, sobre bases impecablemente jurídicas.

El régimen así establecido obtuvo a los muy pocos días de su vida, el reconocimiento oficial de todas las naciones del mundo, incluso el de la fascista Italia y el de la Alemania nazi. Las Cortes, o sea el Parlamento, sobre las que residía la soberanía nacional, funcionaron desde el 14 de julio de 1931 al 1º de octubre de 1933, fecha en que, usando de una facultad constitucional, las disolvió el Primer Presidente de la República, don Niceto Alcalá Zamora.

Convocadas nuevas elecciones dentro de los términos señalados en la Constitución, triunfaron en ellas los sectores de la Extrema Derecha en su mayoría enemigos del nuevo régimen, cuya Constitución no habían votado ni prometido acatar. Se formó un gobierno de conocido por el remoquete de ?Bienio Negro?, formado por don Alejandro Lerroux y don José María Gil Robles, republicano de Derecha el primero y monárquico católico el segundo. Este gobierno tuvo que vencer graves dificultades y, al final fue sustituido por otro, presidido por don Manuel Portela Valladares, antiguo liberal y Ministro monárquico, quien disolvió las Cortes y convocó a elecciones para el 16 de febrero de 1936.

Don Manuel Portela era Ministro de la Gobernación Interior y Presidente de Consejo de Ministros; había formado un partido centrista ajeno, por igual, a la Extrema Derecha y a la Extrema Izquierda, y utilizó a favor de él todos los recursos gubernamentales, inclinándose más bien a la Derecha que a la Izquierda, representada ésta por el Frente Popular. La campaña electoral fue tremenda. Las Derechas gastaron en ella más de 60 millones de Pesetas, y el Gobierno se volcó entero por su parte. Pero el pueblo republicano, venciendo todas las dificultades, dio el triunfo a sus partidos en la elección más difícil y reñida realizada en el país durante el último siglo.

Al día siguiente del triunfo popular, se presentaron ante el Presidente del Consejo los elementos dirigentes de los partidos derrotados, proponiéndole dar un golpe de Estado, declarar la Ley Marcial y disolver las Cortes antes de que se reuniesen. Pero don Manuel Portela Valladares, liberal y monárquico, respetuoso del veredicto de las urnas, en vez de aceptar las proposiciones reaccionarias, llamó a los jefes de los partidos triunfantes y les entregó el Poder, actitud que luego confirmó el nuevo Parlamento en reunión solemne.

Así nació el gobierno legitimo español contra el cual se alzó en armas tal día como hoy de 1936 el General Francisco Franco Bahamonde, a las 48 horas de haberle prometido a su Ministro de la Guerra, y jurado bajo su palabra de honor, defenderlo y apoyarlo como representativo de la voluntad popular, libremente expresada en los comicios electorales.


LA CONSPIRACIÓN

Tal es el proceso político visto breve, pública y objetivamente, del régimen republicano español, desde el día de su proclamación hasta que una parte del ejército que le juraba fidelidad se alzó contra él, traidora y alevosamente, abriendo el horroroso periodo de una guerra civil sin precedentes en la historia peninsular. Desde su nacimiento la República Española, se marcó a sí misma una trayectoria liberal y democrática con acento socializante. La vieja reacción hispánica, formada por un ejército de casta que perdiera todas las batallas militares, pero que estaba acostumbrado a triunfar en la intriga y en el pronunciamiento, una iglesia servil e incrédula, analfabeta, que vivía de la ?congrua? que le daba el gobierno y no de su eficiencia religiosa y un latifundismo semifeudal, que hacía de España inmensa extensión de tierra sin hombres, con grandes masas de hombres sin tierras, conspiraban sin el menor recato contra su existencia, dentro y fuera del territorio nacional, usando y abusando de la libertad política que le concedía el régimen que deseaban matar y que mataron.

Hitler y Mussolini veían con malos ojos a la democracia republicana española como a un seguro estorbo para sus planes de conquista de Europa, circunstancia que aprovecharon los conspiradores para gestionar y obtener la ayuda material y política de estas potencias para sus planes insurreccionales. El resultado fue la guerra cuya iniciación recuerda hoy con hondo dolor el pueblo español, que defendió a su régimen legítimo durante 33 meses de lucha heroica, a modo de capítulo primero de la Segunda Guerra mundial librada por la existencia de la libertad y de la democracia en el mundo civilizado.


¿Y TODO PARA QUÉ?

La guerra le costó a España un millón de muertos, otro millón de heridos y de mutilados y pérdidas cuantiosas de bienes materiales y con la división de su pueblo en bandos irreconciliables y rencorosos y con el quebrantamiento de su unidad nacional, espiritual y política, para más de un siglo; las cárceles repletas de presos y su pueblo privado de los más elementales derechos humanos. ¿Y todo para qué? Para que los causantes, provocadores y triunfadores de la gran catástrofe, busquen ahora manera de hacer algo parecido a lo mismo que ellos destruyeron, con un pavoroso huracán de lágrimas, de muerte y de sangre. Es decir, para volver a lo antiguo que el pueblo reprobó, en forma equivocada e irrevocable. Mientras que en el orden internacional del mundo democrático, se encuentra aislada e excluida de todas las actividades, aún de aquellas que le dieron otrora brillo universal.

Por eso, las efemérides españolas de hoy no es de las que se recuerdan con fiestas y alegría. Es, por el contrario, día de trágicas y dolorosas evocaciones. Como que en ella se evoca una gran traición al pueblo hispánico y a las instituciones democráticas representativas que él ?después de luchas seculares? se había dado libremente. Y el mejor saludo, es un minuto de silencio -¡de silencio absoluto!? dedicado a sus muertos, a sus presos y a los que viven agonizando en espera de recuperar la Libertad perdida.


(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile, o 18 de xullo de ... 1947)
Ler o artigo de 1943 no libro LA FERIA DEL MUNDO
Ler este artigo no libro LA FERIA DEL MUNDO
Comentarios (1) - Categoría: RSP-Franco e franquismo - Publicado o 18-07-2010 02:51
# Ligazón permanente a este artigo
ROSALIA DE CASTRO
Antonte, dia 15, cumplíronse 125 anos do pasamento de Rosalía. No ano 1950, no 65 cabodano, dende Chile escribiu esta semblanza humana e literaria da inmorrente musa do Sar ou Santa Rosalía como adoitaba dicir RSP.



Este blog que hoxe cumple nove meses de andaina na rede, ten publicadas 310 entradas (das que 280 son artigos de Ramón Suárez Picallo) e acadou xa as 1600 visitas.


17 de julio de 1950
La Feria del Mundo

Por Pick?Up (Por Ramón Suárez Picallo)

ROSALÍA DE CASTRO




Era la segunda quincena del mes de julio de 1885. Una mañana veraniega de gracia, de sol y de luz en las verdes campiñas de la Iria Flavia, en los alrededores de la Villa de Padrón de la Provincia de A Coruña. Los dorados trigales en sazón y los maizales empezando a florecer, daban al paisaje verde, jugoso y húmedo, un hálito de emoción virgiliana. Y como fondo, la bocarría tersa de azul y de infinito como una esmeralda, engarzada con el mar de las rutas emigrantes, de los caminos sin retorno de un pueblo en fuga.

En medio de un jardín de mirtos y de laureles, la casona solariega tenía cerrada las puertas y las ventanas, porque la muerte le andaba rondando. Rosalía de Castro, uno de los más grandes poetas románticos del siglo XIX ibérico, agonizaba de una vida de dolores, de angustias y desconsuelos. Estaba a la vera del lecho su hija predilecta y bien amada, Alejandra, a quien le dictó de viva voz, su testamento:

-¿Ves aquel cajón de papeles? Pues quémalo aquí mismo, delante de mí- y el cajón, que contenía más de cien composiciones poéticas -las últimas de Rosalia? ardió como una pira sagrada. Y agregó después: quería yo hacer este sacrificio antes de llegar al Tribunal de Dios. Esos papeles que son ahora un montón de cenizas, eran hace unos instantes mis últimos versos. ¡Vanidad de vanidades! Cosas frívolas y sin ningún valor frente al definitivo Trance de entrar en la Eternidad.

Alejandra, muchacha atontada y sin la menor idea de las cosas que hacen historia, avivó el fuego poeticida, sin saber de lo que se trataba. Rosalía sintió gran angustia y le dictó a su hija la última orden: ?Abre las puertas y las ventanas de la casa, que quiero ver el mar?. Un minuto después la esclarecida poetisa entraba en el Reino de la Inmortalidad; y su cuerpo recibía cristiana sepultura en el Cementerio de la Adina, que ella cantara en versos saudosos, de sin par de hermosura:

?O cemiterio de Adina
xa certo que encantador;
Cos seus olivos oscuros
De tristes recordacións...?

A los pocos días de su muerte los restos de la poetisa fueron trasladados de Padrón a Compostela, su ciudad natal y colocados bajo el ara del Altar Mayor del romántico de Santo Domingo: allí están: y sobre ellos aparecen todas las mañanas ramos de flores frescas, sin saberse nunca quienes las colocan.


SEMBLANZA LITERARIA

Rosalia de Castro y Abadía nació en forma irregular en el seno de una de las familias más ilustres de su país. Entre sus antepasados figura dona Inés de Castro que ?reinó después de morir? en el romántico Portugal de Luis de Castro Camoens. Su apellido se entronca, además, con los primeros Condes de Lemos, que ya se llamaban señores de Castro? Jeriz en la época de los reyes godos; y con doña Juana de Castro, Reina de Castilla, y con la flor de los leales de don Pedro el Justiciero. El médico de la familia se ocupó de su bautismo en la Real Capilla Gótica del Hospital de Santiago de Compostela; y sigue siendo el misterioso prolector de la niña, de la doncella y de la señora. Y fue quien la situó en la casa señorial de Padrón, donde pasó los mejores y los peores años de su vida; siendo ya lograda doncella, fue a Madrid con un tío abuelo ?General del Ejército de la Reina Isabel II? y allí conoció a los grandes poetas románticos de la época; Espronceda, el Duque de Rivas, Nicomedes Pastor Díaz y Gustavo Adolfo Bécquer. Con su trato afable, la dulzura de su voz y la modestia con que ocultaba su genio poético, los cautivó a todos; y en una velada en honor de Manuel José Quintana, celebrada pocos días después de su muerte, dijo algunos de sus versos más hermosos.

Entre los concurrentes había un mozuelo de su misma edad que la aplaudió a manos batientes. Se llamaba Emilio Castelar, que habría de ser más tarde el orador más ilustre de su siglo y que escribiría como prólogo de uno de sus libros una página de inmortal elocuencia. Gustavo Adolfo publicaba entonces su famosa revista ?Rimas?, con trabajos originales y no conocidos de Schiller, Heine y Lord Byron; y le cedió a la poetisa gallega una página entera en la que Rosalía dio a conocer composiciones de maravilla, que pasarían después a sus obras completas. Mientras tanto los emigrantes gallegos, en las Pampas, en los Chacos y en las Patagonias, en los ingenios tropicales y en los barcos que navegan por todos los mares, cantaban los versos de su paisana a modo de oraciones de ausencia y fueron los gallegos de Cuba quienes publicaron los dos libros maestros de la gran poetisa: ?Cantares Gallegos? y ?Follas Novas?.

Solicitada por los principales editores españoles, se avino a ofrecer un tomo de versos en castellano: ?En las orillas del Sar?, considerado por los críticos más ilustres como el precursor de la revolución literaria de Rubén Darío, y dos tomos en prosa: ?Ruinas? y ?El caballero de las botas azules?.


LA CONDICION HUMANA

Rosalia casó con un gran escritor de su tierra: don Manuel Murguía, poeta, novelista e investigador de gran talento. No fue feliz en su matrimonio; circunstancia que se agregó al complejo de angustia que por causa de su nacimiento, gravitó sobre toda la vida de la gran mujer. Su hijo, único que podría haber sido el nexo de la unión matrimonial, murió siendo niño; y la vida de la poetisa paso a ser lo que ella dijo en su más bello poema. ?Negra sombra...?.

Pero Rosalia supo sobrepasar los problemas humanos de su vida, para ser el poeta trascendente y trascendido de los dolores de su pueblo, la emigración en masa, creadora de viudez de vivos y de muertos, la dramática paradoja social de unas enormes tierras sin hombres y de una multitud de hombres sin tierra; la ?Morriña? y la ?Saudade? o mal de las ausencias, los humildes y castos amores campesinos y con las delectaciones frente al paisaje de sin par hermosura, fueron los temas de inspiración de su obra, junto con la soledad y el hálito místico de las campanas de la aldea, en los amaneceres de alborada y en los atardeceres entre dos luces que ella llamaba: ?lusco ? fusco?.


INMORTALIDAD

El curioso viajero que llegue a la ciudad de Santiago de Compostela tropezará allí con varios recuerdos de la gran poetiza: en el paseo de La Herradura, bajo la sombra patriarcal de cien robles centenarios, su monumento en bronce y en cantería, teniendo como evocación su poema: ?Despedida del emigrante?. Y por detrás de la gran Catedral, en medio de un monasterio en ruinas, el ara de un altar bajo el que reposan sus restos, siempre cubierto de flores frescas y en la alta noche escuchará las rondas de la juventud estudiantil cantando al pie de las rejas y de los balcones:

?Adiós ríos, adiós fontes,
adiós regachos pequenos;
adiós vista dos meus ollos
non sei cando nos veremos.
?Airitos, airitos aires
airiños da miña terra;
airiños, airiños aires,
airitos, levaime a ela...? (1)

Despedida, lejanía, ausencia y anhelo de retorno, los temas que inmortalizó Rosalía, Santa Rosalía, la dulce y mágica musa del Sar.

(1) Así aparece o coñecido poema na prensa de Chile.

(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile o día 17 de xullo de ... 1950)
Biografía de Rosalía
Casa museo Rosalia de Castro
Este artigo no libro LA FERIA DEL MUNDO
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Galegos de sona - Publicado o 17-07-2010 03:18
# Ligazón permanente a este artigo
LITERATURA ESPAÑOLA NA U.R.S.S. NOS ANOS 40
Despois de lembrarnos que Emilia Pardo Bazán foi quen de nos dar a coñecer os escritores rusos, RSP comenta que depois da Revolución rusa avivouse o interese pola literatura española e ata adaptouse "O Quixote" nas escolas rusas. Nas universidades soviéticas comezou a ensinarse a Hª da literatura española, sobor de todo en Minsk e, aparte de Cervantes, tamén traducen a Quevedo, Lope, Galdós e ata Valle Inclán; pero o que máis lles gustaba era Lope de Vega...


16 de julio de 1943

LA LITERATURA ESPAÑOLA EN LA U.R.S.S.


Por Ramón Suárez Picallo

No es nueva la afición de los rusos por la Literatura Española ni la de los españoles por la buena Literatura rusa. Dostoyewsky conocía al dedillo a los clásicos hispanos y los admiraba ilimitadamente. La Condesa de Pardo Bazán, a su vez, dio a conocer, en España, a los grandes escritores rusos de la generación pre-revolucionaria. Un ensayo de la ilustre escritora gallega ?el más agudo y universal crítico literario del siglo XIX español? sobre ?La novela y la Revolución en Rusia?, causó en la España de fin de siglo, verdadera sensación. Doña Emilia, grande de España, del más rancio abolengo, unía a su grande talante, una gran donosura espiritual para burlarse de la pacatería de su época y de su medio social. Además de sus cordiales relaciones con Víctor Hugo y sus coetáneos en las letras francesas, tradujo al español el famoso libro del gran socialista alemán Augusto Hebel, ?La mujer y el socialismo?: pero, su gran ?Campanazo? fueron sus trabajos sobre los escritores rusos, como precursores de la Revolución que ella vaticinaba.

El cambió de régimen en Rusia, o más concretamente, la instauración del gobierno de los Soviets, reavivó el interés de los medios intelectuales de aquel inmenso país, por las letras españolas. Lunacharsky, el Primer Ministro de Instrucción Pública del nuevo régimen, hizo una edición especial del ?Quijote? para texto de las escuelas; y, él mismo, escribió una magnífica ?interpretación revolucionaria? del famoso caballero andante, en un libro titulado: ?Don Quijote Libertado?.

En las Universidades soviéticas, comenzó a enseñarse, en forma regular, la Historia de la Literatura Española; especialmente en la de Minsk, capital de la Rusia Blanca, hoy ocupada por los alemanes, había una Biblioteca Española completísima y absolutamente al día, en la que, ni siquiera faltaban las literatura catalana y gallega en sus propias lenguas vernáculos. El viaje por toda España de Ilja Erenburg, a poco de proclamarse la República, fue de gran interés en este orden.


LOPE DE VEGA, EL AUTOR FAVORITO

Cervantes, Lope de Vega y don Francisco de Quevedo y Villegas, son de los clásicos, los favoritos en Rusia; de los siglos XIX, Pérez Galdós; y, de la llamada ?generación del 98?, don Ramón del Valle Inclán, en quien los rusos ven a un buen pariente de su gran Puschkin. De todos ellos el más popular es Lope de Vega. La predilección de los soviéticos por el Fénix de los Ingenios, se explica por su proverbial afición al Teatro y por el carácter popular y político de las más bellas obras de Lope; ?El Alcalde de Zalamea?, ?Fuenteovejuna? y ?El Comendador de Ocaña?, son obras incorporadas desde hace varios años, al repertorio de las mejores compañías de Teatro soviéticas. Las presentan a todo lujo, con danzas y canciones. Alguien, que presenció en Moscú la representación de ?La niña boba?, nos manifestó, haberse emocionado hasta las lágrimas oyendo cantar allí la bellísima canción castellana del Siglo XVI, ?La Fuente del doncel?.

Don Fernando de los Ríos, que hizo un viaje a Rusia poco después de la Revolución ?que él no aprobaba? anota en el libro de aquel viaje, la vivísima emoción que le causó oír algunas canciones campesinas rusas, afirmando haberlas escuchado antes idénticas en Galicia, en Asturias y en Santander. Y los marineros del Puerto de Odessa, cantan una canción titulada ?te invito a bailar?. La misma que se canta en Vigo y en La Coruña, con este otro: ?Ven bailar Carmiña?.

No es nueva, pues, la afición de los rusos por las cosas del Arte y de las Letras de España; ni es de extrañar tampoco su predilección por Lope de Vega, el glorioso autor de ?Fuenteovejuna?, la más grande obra social ?que ahora se llamaría ?tendenciosa?? del Teatro Clásico español, y, quizá, del Teatro español de todos los tiempos.


?LA ESTRELLA DE SEVILLA?

Pero, sí que es de asombro y maravilla, esta noticia que acabamos de leer: ?la traductora rusa de Literatura española, Sehtepkina Kupernik, acaba de terminar la traducción de la comedia de Lope de Vega, titulada ?Estrella de Sevilla?. Varios teatros de la Unión Soviética proyectan ponerla en escena inmediatamente. ?La viuda valenciana?, otra comedia de Lope ?agrega la noticia? ha sido estrenada el año pasado en varios teatros soviéticos, entre ellos el ?Komsomol? de Moscú. El director de esta sala, Barsenler acaba de reponerla con nuevos trajes y nuevos decorados?.

Ni ?La viuda valenciana?, ni ?La estrella de Sevilla? ?ésta última, a nuestro juicio, la más bella obra salida de las manos de Lope? tienen ninguna significación especial, por la que pudieran ser preferidas en la U.R.S.S. Son, eso sí, verdaderos primores de arte y de gracia, de color y de luz.

Y, es eso lo que maravilla, habida cuenta la situación excepcional del grande y admirable pueblo soviético. ¿De manera que en Moscú, acosada por feroces y tremendos ejércitos enemigos, en peligro de ser bombardeada desde el aire, a todas las horas del día y de la noche, se representan ?La viuda valenciana? y ?La estrella de Sevilla?? Y no sólo eso, sino que la representación, se hace, cada tanto, con nuevos decorados y trajes más vistosos.

¡Ay! ¡Glorioso e inmortal Fray Lope de Vega y Carpio, ¡mientras tu ?Estrella? luce fulgurante en Moscú, a la sombra de las Torres de San Basilio, en Madrid, donde estuvieron ?El corral de la Pacheca? y ?El Patio del Príncipe?, florecen los viles engendros de los Torrados y de los Pemanes!

¡Levántate de tu tumba, insigne Fray Lope, y hazte un viajecito a Moscú! Allí te esperan dos glorias: la que fluye del ingenio peregrino de tus versos, y la que rodea a los hombres y a las mujeres, que hacen un alto en la batalla gigantesca, para ofrecerte sus risas y sus aplausos.

¡Vete a Moscú, Fray Lope! Y, después, vuelve a Madrid, con ánimos bastantes para dignificar y limpiar el Corral de la Pacheca. Te ayudarán en el noble menester de higiene artística y espiritual, ?Todos a una?, los hombres y las mujeres que acabaron con los desafueros del malhadado Comendador de ?Fuenteovejuna?.


(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile o día 16 de xullo de ... 1943)
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Persoeiros (intelectuais) - Publicado o 16-07-2010 00:05
# Ligazón permanente a este artigo
SONATA DE OTOÑO EN EL CINE
RSP ten coñecemento que en Buenos Aires estase a filmar a obra de Valle Inclán e aplaude a iniciativa ao tempo que augura o mesmo éxito que á obra escrita...


15 de julio de 1947

VALLE INCLÁN EN EL CINE


Por Ramón Suárez Picallo

Entendámonos. No se trata propiamente de don Ramón del Valle Inclán en persona, fallecido, como se sabe el 06 de enero de 1936, en la santa y docta ciudad de Santiago de Compostela. Trátase de una de sus obras maestras, la ?Sonata de Otoño?, que está filmándose en Buenos Aires, a todo tren y sin perder matiz ni detalle, según noticia publicada en una revista técnica, un poco atrasada, que tenemos a la vista.

Los comentarios que se ocupan de ?Sonata de Otoño? y de las otras tres ?sonatas?, así como del resto de la obra literaria del insigne escritor gallego y señor de la Puebla del Caramiñal, no ocultan sus dudas acerca del éxito cinematográfico del bello libro de don Ramón ?quizá el más bello que salió de su portentosa pluma-, y a veces las monstruosidades pasionales, propias de un pueblo viejo, ya de vuelta de todo, alcanzan la suprema categoría de síntesis artística, individual y colectiva, de una raza diferenciada, y de una comunidad original.

Hablan, en efecto, los críticos del carácter ?misterioso? de la ?Sonata? valleinclanesca; de la índole originalísima de sus personajes, desde el cínico, pecaminoso y elegante Marqués de Bradomín, su tío el gran señor y gran bárbaro, don Juan Manuel de Montenegro, sus primas y sobrinas, condesas y abadesas de los viejos Monasterios de San Clodio, San Fiz y Salnés, Abelleira y Abegondo, hasta el pajecillo ?Florisel?, bello adolescente aldeano, dedicado a la caza de pichones de mirlo, a los que enseñaba a silbar la ?ribeirana?, para que una vez que sean maestros de buena música, se mueran de saudade y de aburrimiento en jaulas doradas de las que es, por razón de su clase y por imperio de su hermosura, dueña y señora del corazón apasionado del helénico cazador de mirlos; enamorada ella, a su vez, de su primo, el Marqués mundano y elegante, a quien fastidia soberanamente la vida virgiliana y campesina de su propia tierra.

Es muy posible que en buena parte tengan razón los críticos, para dudar del éxito cinematográfico de la ?Sonata de Otoño?. Porque ella, lo mismo que casi toda la otra obra de Valle Inclán, tiene un elemento esencial del que no puede prescindirse para apreciarla en toda su portentosa belleza: el paisaje, la tierra y su hálito, el pinar y el pazo, el río y el regacho, la palabra y el valle; todo eso que da atmósfera y ambiente a la palabra, al pensamiento y a la acción de los personajes, movidos en un medio único, que solo se da en Galicia, fuente inspiradora de todo Valle Inclán, pero muy especialmente de la ?Sonata de Otoño?.

Suele decirse que Buenos Aires es la primera y más grande ciudad gallega del mundo. Ello es, relativamente verdad, pues viven solo en su perímetro municipal más de 250 mil gallegos, mientras que Vigo y La Coruña, las dos ciudades más pobladas de la Galicia metropolitana, tiene apenas 110 mil habitantes cada una. En la Avenida de mayo, en sus plazas principales, y en los populosos barrios de San Telmo, Monserrat, Constitución y Concepción, la lengua gallega, la gaita y las viejas canciones del Noroeste Ibérico, tienen carta de ciudadanía, bien ganada a lo largo de más de medio siglo. En ese ambiente que le da a la capital argentina una de sus características más originales, abundan los personajes capaces de interpretar y entender a Valle Inclán.

Un comerciante, fracasado poeta, que llegó allí en los tiempos del doctor Leandro Alem, podría ser un excelente don Juan Manuel; un contador de casa cerealista no le haría asco a la interpretación del Marqués de Bradomín; y cualquier muchachillo emigrado, peón de botica o mozo de almacén, haría un estupendo Florisel, porque sabe mucho de amaestrar mirlos. ¡Como que lleva un mirlo silbador dentro del corazón!. Y de mujeres ni hablar. Las hay allí, gallegas, en todos los estilos, tonos y colores, capaces de darle vuelta y raya a las mayorazgas, monjas y abadesas, que ilustran las mejores obras del gran manco de Galicia.

Por eso puede hacerse en Buenos Aires una obra de Valle Inclán, sin que falten los elementos humanos capaces de interpretarla: eso sí, a condición de que se prescinda, por una vez siquiera, de los conocidos artistas profesionales, que les dan acento igual, entre catamarqueño y cordobés, a un personaje de Ibsen, a otro de Unamuno y a un tercero de Shakespeare. Lo que no podrá hacerse allí es darle el ambiente propio, la atmósfera natural, el ?genius locci?, que anima y da sabor auténtico, especialmente a la ?Sonata de Otoño?. Mas aún así, es digno de ser destacado el noble afán de los cinematografistas argentinos, buscando en las obras maestras de la Literatura Castellana, los elementos artísticos, espirituales y lingüísticos, que por su belleza y su reciedumbre, pueden valorar y elevar la jerarquía ?un poco decaída últimamente? del llamado Séptimo Arte en la América Latina.

Y aunque sólo sea por estimular tan noble intento, deseamos que la ?Sonata de Otoño? resulte un éxito tan grande en el celuloide, como fue en sus días en las páginas impresas de la ?opera omnia? de Valle Inclán.


(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile o 15 de xullo de ... 1947)
Sonata de otoño
Ler este artigo no libro LA FERIA DEL MUNDO
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Galegos de sona - Publicado o 15-07-2010 03:13
# Ligazón permanente a este artigo
FESTA NACIONAL EN FRANCIA

Este é o primeiro artigo co que inicia RSP a etapa máis importante das súas crónicas periodísticas no xornal La Hora. Neste períòdico ecribirá, durante catorce años, a pesares dalgúns silencios, baixo o espacio ?La Feria del Mundo?.
A Francia adicoulle RSP numerosos artigos e ao día da sua festa nacional,o 14 de xullo, expresamente cinco artigos en difentes anos (1942,1943,1944,1947 e 1950).




14 de julio de 1942
(Diario ?La Hora?, Santiago de Chile)
F R A N C I A


Por Ramón Suárez Picallo

A ti, a tu dolor, a las calles desiertas de tus ciudades ocupadas, a tus campos sin flores, sin frutos, y sin canciones, a tus costas sin barcos a vapor ni lanchas veleras; a tus rehenes, que vencerán después de muertos; a tu París sin luz y sin pan, metrópoli de todos los espíritus libres del mundo, mancillada en su cuerpo y en su alma, va dedicado nuestro trabajo de hoy, 14 de julio, día de tu fiesta mayor. Y con nuestro trabajo, ya nuestra esperanza, que se une a la tuya, de que el sol de la Libertad vuelva a iluminar tu vida. Más que como cántico, tu ?Marsellese?, será dicha hoy, como oración; para que vuelva a ser llegado el día de la Gloria y de la Libertad y sean abatidos para siempre los negros estandartes de la tiranía.

FRANCIA: Te saludamos, y con el alma arrodillada, besamos tus andrajos, porque ellos valen más que los brillantes uniformes cargados de chafalonía metálica. Porque esos andrajos, fueron ayer, y volverán a ser mañana, manto de armiño de tu mejor Imperio: el Imperio de tu espíritu inmortal, de tu cultura ecuménica, de tu pensamiento universal.


EL NOMBRE POCO IMPORTA:

El movimiento llamado hasta hoy de la ?FRANCIA LIBRE?, se llamará en delante de la ?FRANCIA COMBATIENTE?. El nombre importa poco. Todo el mundo sabe de lo que se trata. Trátase de los franceses que no admiten en su bello idioma la palabra capitulación cuando se trata de la existencia decorosa de su patria. De los que no acataron el duro y vergonzoso ¡vae victis! del bosque de Compiegne. De los que en el África ardiente, en las extensiones sin linderos del mar y del aire, están reconquistando para Francia el puesto que le corresponde en el concierto de los pueblos victoriosos y libres. Y, eso, llámese como se llame para distinguirlo circunstancialmente, su nombre eterno será siempre uno: FRANCIA. Lo demás es anécdota, pesadilla más bien, que pasa con la noche.


LA MUERTE NO SE VE :

Las autoridades alemanas de ocupación en Francia, han publicado un decreto según el cual serán fusilados todos los parientes varones mayores de dieciocho años, de los ?buscados que no se encuentren? en el plazo de diez días incluyendo en el parentesco a primos y cuñados. Las mujeres y los niños menores de aquella edad serán condenados a trabajos forzados. Desde el punto de vista jurídico, humano y moral este bárbaro decreto es una monstruosidad sin parangón en la historia, desde el Código de Amurabi hasta nuestros días.

El procedimiento está perfectamente de acuerdo con la magnitud del objetivo buscado: los alemanes tratan de atrapar a la muerte que los acecha desde los escondites más inverosímiles de Francia. Pero la muerte no se ve. Y contra esta invisibilidad de la muerte es impotente la maravillosa organización de la Gestapo. La muerte que acecha a los alemanes en Francia, no comparecerá ante los Tribunales Militares. Habrá que condenarla en ausencia y rebeldía.


(Primeiro artigo escrito por RSP no xornal La Hora, de Santiago de Chile o día 14 de xullo de ... 1942)
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Tal día como hoxe... - Publicado o 14-07-2010 10:14
# Ligazón permanente a este artigo
A A.C. IRMÁNS SUÁREZ PICALLO EN REDES. UN ENCONTRO ENTRAÑABLE



Manuel Pérez Lorenzo



Era sábado, un día 10 de xullo caloroso e anubrado. Visitabamos o pobo mariñeiro de Redes ?Laura, os seus pais e quen escrebe? chamados pola Agrupación Instructiva de Caamouco, sociedade exemplar cun moitos anos de traxectoria repartindo cultura e coñecemento. No seu magnífico local, que é o da antiga escola laica que fundara o mesmo colectivo cos cargos dos emigrados na Habana, exhibíase ?e exhibirase nas próximas semanas? a nosa exposición sobre os irmáns Suárez Picallo. A min en concreto convidáranme a dar unha pequena charla como representante da A. C. Irmáns Suárez Picallo. Sobra dicir que en todo isto mediara Marisa, a activa integrante da nosa asociación, redeña e sadense por igual, o un por nacemento e o outro por veciñanza.

O acto, nun salón felizmente disposto por Marisa, abriuno o presidente da agrupación local, Ernesto López Naveiras, quen deu paso a Marisa para que falara acerca do Ano dos Irmáns Suárez Picallo, o 2008, o noso nacemento como Comisión e as actividades desenvoltas naquel marco, entre as que se conta a exposición que se presentaba. Por último, eu tracei a grandes rasgos as biografías de Ramón e Xohán Antón, intercalando algúns textos cos que achegar o seu pensamento aos asistentes.

Unha vez rematado o acto, Ernesto López, con gran amabilidade, amosounos detalladamente o edificio e nos achegou á súa historia.

Acompañados de Marisa tomamos o camiño do Pedregal, esa praza aberta ao mar nun concepto do urbanismo tan primitivo como perfectamente racional e cordial para co entorno que botamos en falta en Sada e Fontán, privados de beleza por moitos anos de especulación feroz e de sublimación do egoísmo máis exacerbado. A hospitalidade de Marisa levounos ata o interior da súa casa, un crisol modernista de maravillas produto dos cartos de Cuba, e todo un exemplo de conservación e de amor por canto nos une co noso pasado. Desde a terraza, enmarcada por ornamentos deliciosos, deleitámonos na mellor visión posible do Pedregal e do porto.

Todo se confabulaba ?as arquitecturas harmoniosas, o mar tan en comuñón co pobo...? para cominarnos a lle facer oídos xordos ao famoso dito ??en Redes non te quedes?? e quedarnos en Redes como quen se refuxia nun oasis da aridez agresiva do deserto. Pero entraba a noite e aínda agardaba por nós un magnífico polbo á mugardesa na vila homónima antes de retornar outra vez a Sada para proseguir nos nosos quefaceres cotiáns.

Comentarios (0) - Categoría: Actividades - Publicado o 13-07-2010 09:26
# Ligazón permanente a este artigo
ANOTACIÓNS SOBRE FÚTBOL EN 1948

Aproveitando a conxuntura de hoxe,onde España se procalamou campeona do Mundo, publicamos este artigo no que RSP fala de fútbol un 19 de novembro do 1948. Entre a súa infinidade de temáticas, era evidente que non podía faltar esta.

ANOTACIONES SOBRE UN GRAN ESPECTÁCULO
AL MARGEN DEL CLÁSICO UNIVERSITARIO

¡AL ESTADIO!

Sí señor, fuimos anteanoche al Estadio, como otros cien mil hijos de vecino de Santiago y sus aledaños, a ver el Clásico Universitario, primaveral y nocturno, de este año de poca gracia, de 1948.

Arracimadas y apeñuscadas en toda clase de vehículos, más o menos movientes y semovientes, las gentes, a la ida, nos recordaron con sus gritos ¡Al estadio!, otros similares oídos en viejas ciudades: ¡A los toros!, pronunciados con fervor a la ida y a la vuelta, en tonos bien distintos, según los resultados de la faena, a juicio de los hinchas de cada bando y según su ídolo hubiese ganado o perdido.

De todos modos, el gran espectáculo ?los toros allá y el clásico aquí? tiene su aditamento imprescindible en la ida, de caras todas alegres y esperanzadas, y en el regreso de muchas caras largas y compungidas. Más ello importa poco. El Universo Mundo, al margen de ganadores y de perdedores, en estas contiendas, seguirá su orden imperturbable.


ESTAMPA

A las 8 de la noche, el gran campo deportivo es una estampa humana y paisajística de primerísimo orden; a esa hora ya están colmadas todas las galerías populares con hinchas entusiastas y barras oficiosas de los dos bandos. Sobre la hierba verde, los equipos juveniles hacen de ?teloneros? con la gracia, la agilidad y el entusiasmo, la que no lograrán nunca jamás los equipos mayores profesionalizados. Por eso, quienes no entendemos de fútbol como arte, como ciencia o como técnica, sino que lo vemos como agilidad, movimiento y modo de correr más, tras o delante de una pelota, somos y seremos siempre admiradores de estos equipos segundones, menospreciados por los llamados ?cracks?, olvidando que aquí tuvieron la antesala de su gloria.

Una luna llena, con cara de Petronila gordinflona, sin duda aleccionada por los poderes celestiales, aparece por el lado donde está la Barra de la Universidad Católica, haciéndole desastrosa competencia a los pésimos servicios de la Compañía de Electricidad, que como de costumbre, malograron en buena parte de lo bello del espectáculo. Un reflector poderoso, que nos recordó la búsqueda de aviones enemigos de una ciudad bombardeada, enfiló varias veces con su lente a la multitud espectante y entusiasta. Un gigantesco racimo de caras y de corazones, a la espera de un suceso mucho más sensacional que la guerra civil de China y que la sarracina armada entre árabes y judíos, en las viejas tierras de Palestina.

Por algo, un caballero solemne y trascendental; que está allí con toda su prole parentela detrás de nosotros, afirma grave y campanudamente: ¡Es una lástima que esta multitud se apasione tanto por un partido de fútbol y se quede impasible, en cambio, ante los grandes problemas de la guerra o de la paz mundiales, que se están ventilando ahora mismo en la NU!

El pobre señor no sabía que el mundo está fatigado, hasta la mismísima coronilla, de doctrinas graves y difíciles que lo metieron en un atolladero y que prefiere, ahora, desviar su angustia hacia los temas amables y los problemas simplísimos de la condición humana, que pueden verse en una hermosa justa deportiva.


LAS BARRAS

Las Barras, en este aspecto de hacer de un partido de balompié una gran fiesta de arte, de ingenio y de gracia, son originales de Chile; y específicamente de sus competiciones estudiantiles. En ninguna otra parte del mundo ?ni siquiera en aquellos países de las más ilustres tradiciones deportivas universitarias? es dado contemplar nada que se les parezca. Si hubiese que buscarle algún antecedente próximo, habría que ir a dar a las ?tunas? de Compostela, con sus coros, sus troulas , sus pullas y sus romances de fieras coruscantes .

De ahí que millares de personas ?entre la que nos contamos nosotros? a las que no les va poco ni mucho, el ir y venir de una pelota de cuero sobre esta o sobre aquella valla, asistimos al Clásico Universitario anual chileno, con idéntica emoción con que en nuestros muy remotos años juveniles, íbamos a ver las regatas, las cucañas y las carreras de gigantes y cabezudos, en los días de Fiesta Mayor.

Las barras de este año fueron magníficas. El primer número que ofreció la Universidad de Chile, una justa medieval entre paladines que luchaban por su honor y por su dama, fue plásticamente perfecto, por su finura y por lo que significaba como evocación histórica y literaria. Lástima grande que la hubiese echado a perder un insoportable locutor, con voz isócrona y pavorosa, más apta para pedir mercancías al fiado, que para ?armonizar? un cuadro de autentica belleza para los ojos, haciéndolo incompatible con el sentido del oído, que en este caso resultó inaguantable hasta para el de la oreja; y, a todo eso, acompañado, el muy infelice, con los infernales ruidos molestos de un rascadiscos, mucho peor que los de esas máquinas tragapesos que espantan y dispersan a los clientes de las fuentes de soda.

La barra de la Católica presentó un número de gran espectáculos: una pareja de niños en busca del país de las maravillas, donde moran Blancanieves y los siete enanitos, la Cenicienta, el Tambor mágico y todos los otros prodigios del encanto y del ensueño; también este número fue malogrado por una nube de fotógrafos, sucios y mal vestidos, que invadieron, cual hordas de Atila, el campo visual donde se realizaba el mágico prodigio.

Nosotros, por un deber de solidaridad profesional, tenemos que declarar que no se trataba de fotógrafos de diarios ni de revistas de Santiago, en quienes debemos reconocer un cierto grado de cultura, capaz de evitarles hacer, como lo hicieron aquéllos, el papel de un caballo loco metido en una cacharrería.

Más, aun así, la Católica hizo un verdadero alarde: sus bosques de banderas, los juegos de luces y de flores de artificio, y el cuadro infantil, fueron, sencillamente, primorosos. Se excedió un poco en lo de arrimar el ascua a la sardina confesional. Hubo un exceso místico, algo impropio de una fiesta, que, por muchas vueltas que se le dé, es de neto origen pagano.
El otro número de la Chile, la clínica donde hacían zorza al crack del equipo enemigo, siendo mucho menos espectacular, era más ?estudiantil? y más ingenioso, aparte de algunas frases y dichos de color algo subido, que estuvieron muy cerca de afearlo.


RESUMEN

Si no hubiese locutores ni fotógrafos, ni frases subidas de color y de dudoso gusto, ni avería en la luz eléctrica, diríamos que el clásico universitario, de este año, fue uno de los más hermosos espectáculos populares contemplados en nuestra vida. Pero, aún después de deducir estos elementos negativos para su mayor belleza y esplendor, le queda un ancho margen positivo digno de elogio: la corrección del público, su infantil entusiasmo, el esfuerzo extraordinario de los organizadores del torneo y el encanto, único y singularísimo del estudiantado chileno, compartiendo con el pueblo una hora de gracia y de amistad, llevando en el alma y los labios un cantar de noble fraternidad. Mientras tanto, el lector, entusiasta del balompié, tiene su derecho a preguntar: bueno, ¿y qué hubo del partido en sí, como juego de fútbol? A lo cual nosotros contestamos que eso no nos va ni nos viene. ?¡Doctores tiene la Santa Madre Iglesia que os lo sabrían responder!? y cronistas de deportes, los diarios que os hablen del tema.


(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile o 19 de novembvro de ... 1948)
Barras del Clásico Universitario
Outro artigo sobre o fútbol de RSP
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Deportes - Publicado o 12-07-2010 17:25
# Ligazón permanente a este artigo
[1] 2 [3] [4]
© by Abertal

Warning: Unknown: Your script possibly relies on a session side-effect which existed until PHP 4.2.3. Please be advised that the session extension does not consider global variables as a source of data, unless register_globals is enabled. You can disable this functionality and this warning by setting session.bug_compat_42 or session.bug_compat_warn to off, respectively in Unknown on line 0