A. C. Irmáns Suárez Picallo - Sada


Este blogue nace co obxecto de difundir a actividade da A. C. Irmáns Suárez Picallo, así como de recuperar e por a disposición do público diversos materiais de interese sobre o noso pasado,ao tempo que damos a coñecer os artigos escritos por Ramón Suárez Picallo e outros autores sadenses.
Estruturamos o blogue en varias seccións, nas que terán cabida noticias de actualidade sobre as nosas actuacións, artigos, textos históricos, fotografías...


Visitas (desde o 05/08/2010)





Únete a nós!
comisionsuarezpicallo@gmail.com
 CATEGORÍAS
 GALERÍAS FOTOGRÁFICAS
 RECOMENDADOS
 BUSCADOR
 BUSCAR BLOGUES GALEGOS
 ARQUIVO
 ANTERIORES
 DESTACADOS

OS VOLCÁNS CERRO NEGRO E QUIZAPÚ

Despois dun período vacacional de algo máis dun mes, RSP retoma sua columna e aproveitando o símil de que "o mundo é un volcán" comenta a erupción do Cerro Negro en Nicaragua e os negativos efectos que está a causar na cidade de León de dito país e, rememora as consecuencias que hai tempo sufrui Chile coa erupción do Quizapú, e explica a orixe de tal nome.
Remata o artigo evocando a Julio Verne coa sua obra "Viaje al centro de la Tierra" que deu ao traste con supersticións do tipo que si a lava viña do mesmo inferno,ou consecuencia da ira divina polo que alude a Calderón co soliloquio de Segismundo na obra "La vida es sueño".



10 de abril de 1948

LA FERIA DEL MUNDO (SISMOS)


Por Ramón Suárez Picallo

Al regreso de unas largas y excelentes vacaciones, más o menos legales, nos encontramos con muchísimos temas dignos de ser tratados en esta ?Feria?, que por no ser campo de especulaciones ilícitas, sigue y seguirá siendo una feria libre, de palabras, ideas y pensamientos.

Y frente a tantos temas, cada uno de los cuales constituye un suceso de palpitante y ruda actualidad, se nos viene a los puntos de la pluma el tan manoseado símil de que ?el mundo es un volcán?, queriendo significar con eso que podemos estar en las vísperas de una erupciones, y otras catástrofes de gran estropicio y conmoción, capaces de revivir en nuestros días los horrores del asolamiento de Pompeya.

Mas no todo es literatura, metáfora o suposición en esto de aludir a los volcanes. Ahí está el llamado Cerro Negro en Nicaragua, cubriendo de arenas y cenizas asfixiantes a la ciudad de León y a toda su comarca colindante, provocando una catástrofe que afecta a toda la patria de Rubén Darío. Y si por si fuese poco la erupción del volcán mencionado, un cerro altísimo de sus proximidades, se hundió estrepitosamente lanzando al espacio enormes lenguas de fuego, visibles desde cien kilómetros de distancia.


?EL QUIZAPÚ?

El pueblo nicaragüense y sus hermanos del istmo centroamericano, vive, pues, horas de consternación, agravadas por otras preocupaciones de carácter público nacional de notoria resonancia.

Chile, tierra remecida también por sacudones, vecina de volcanes, comprende y comparte la angustia de Nicaragua y la mala partida que ahora les juega a los de León el Cerro Negro, se la jugó a los habitantes chilenos, del casi todo Valle Central, el ?Quizapú?, volcán segundón de otros mayores, no hace aún 20 años. La misma lluvia de cenizas y de arenas que llegó desde Linares a Santiago y que empavoreció a las gentes hasta el terror, con los mismos perjuicios en casa y en predios. Personas que presenciaron el fenómeno nos cuentan que las iglesias en ese día pavoroso eran una constante romería de pecadores arrepentidos, considerando que aquello del ?Quizapú?, era un castigo de Dios por sus muchos pecados. Quizás los de Nicaragua tengan también los suyos, y que esto les sirva de aviso para arrepentirse de haberlos cometido.

Mientras tanto, pocas gentes saben cuál es el origen del nombre del volcán chileno cuyas malas hazañas imita ahora el nicaragüense. Cuéntase que un sabio geólogo extranjero muy especializado en volcanes, pero escasamente docto en el habla popular chilena, se lanzó a estudiar esta cordillera, acompañado de un guía campesino. Llevaba en su cuaderno de apuntes la nomenclatura y características de los principales volcanes, y al llegar a cierto lugar, al sur del ?Descabezado Chico?, se encontró con uno nuevo que no figuraba en su repertorio. Se regocijó mucho con el hallazgo y le preguntó al guía por el nombre de tal volcán. El guía contestó sobriamente: ?Quizá pú?. El sabio anotó el nombre de ?oído?. Y de la respuesta dubitativa el campesino chileno ?que no quería meterse en honduras geológicas ?quizá pues?? nació el nombre del volcán ?Quizapú?, bello y sonoro.

Evocación de Julio Verne

Cada vez que el nombre de un volcán resuena en el mundo, las gentes de nuestra generación que tuvieron el placer de leer a Julio Verne, vuelven a él y a su recuerdo. En efecto, su libro ?Viaje al Centro de la Tierra?, es el más ameno y emocionante relato de una expedición de tres personas ?el profesor Lidenbrok, su sobrino y el guía Hans- que entran bajando por la boca de un volcán de Islandia y después de muchos y muy emocionantes incidentes en las entradas del globo terráqueo salen subiendo por la boca de otro situado en Italia. El libro del inmortal escritor, francés ha servido de mucho para borrar de la mente humana el terror supersticioso que en otras épocas inspiraban los volcanes en erupción; se creía que su lava ardiente venía de los mismísimos infiernos, situados al centro de la Tierra, según el catecismo y eran símbolos de las mayores iras humanas y divinas, expresadas por el personaje de Calderón.
?Llegando a tal conclusión, un volcán, un Etna hecho quisiera arrancar del pecho pedazos del corazón?.
Hoy, un volcán es una montaña cualquiera, a veces atracción de turistas ociosos; pero de cuando en cuando, se venga del menosprecio en que se lo tiene escupiendo cenizas y arena y poniendo en fuga a la gente que ocupan sus dominios: más en cualquier caso es inferior en fuerza terrorífica a otras manifestaciones de nuestra vida actual, sintetizadas en la habitual expresión del vivir con temor y expresión del vivir con temor y sin sosiego: ?Vivimos sobre un volcán?. O esta otra: ?El mundo es un volcán?.


Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile o día 10 de abril de ... 1948)
Soliloquio de Segismundo que cita RSP
Erupción do Quizapú en 1932 (Chile)
O volcán Cerro Negro (Nicaragua)
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Pobos, cidades e lugares - Publicado o 10-04-2010 01:14
# Ligazón permanente a este artigo
SEMBLANZA DE SUÁREZ PICALLO, POR HUMBERTO SOUTO
Suárez Picallo nun debuxo de H. Souto
Como le conocí

Humberto Souto


Siempre me ha sucedido lo mismo. Cuando he salido sin rumbo fijo y guiado, simplemente, por corazonadas, las cosas no han salido tan mal como esperaba. Veamos el caso.
Después de dejar el trabajo, como todos los días, salí con mi señora a dar un paseo y tomar un poco de aire. Nos acercamos hasta el Centro Lucense. Preguntamos, como de costumbre, si había alguna novedad referente a algún acto cultural. Como respuesta, me entregaron el periódico ?Lugo?, y salimos a continuar la caminata. A las pocas cuadras del paseo, leo en el periódico: ?Cursillo de Capacitación y Oratoria?, por el profesor doctor Ramón Suárez Picallo.
Y así fue que llegamos otra vez de vuelta al Centro y en el 2º piso, donde se encuentra la Secretaría, había una persona que parecía un empleado; y digo empleado, porque se encontraba al otro lado del mostrador. Claro, que bien podía ser también un miembro de la Comisión.
Del lado donde nos encontrábamos nosotros, estaba un señor que por su aspecto, también parecía de la casa. Era un hombre ya entrado en años, aunque su espíritu no lo demostraba: erguida la cabeza, que peinaba canas, se veía por su aspecto que había sido robusto y bien plantado en su mocedad, con una vanidad, que hacía gala de su seguridad al hablar: voz bien timbrada, ojos claros, de un mirar luminoso y amplio, como hechos de horizonte de mar.
Me dirigí al que estaba al otro lado del mostrador y entablamos el siguiente diálogo:
?¿Puede informarme sobre los ?Cursos de Capacitación y Oratoria??
?¿Es usted socio?
?Si, señor.
?Entonces la inscripción es gratuita.
?Mejor que mejor, ya lo leí en el periódico.
?¿Cómo se llama?
?Fulano de tal.
?¿Edad?
?Tantos.
?¿Dónde vive?
?En tal calle.
?¿Conoce usted al profesor Suárez Picallo?
?No señor; pero tengo muy buenas referencias y, sobre todo, español y gallego, dos veces bueno.
En esto, terció en la conversación el señor de los ojos claros, ya entrado en años y de mirada escrutadora y díjome a boca de jarro:
?¿Pero no lo ha visto nunca?
Si le digo que no lo he visto y que ni sé cómo es.
?Dígame joven, ¿y por qué quiere anotarse en los ?Cursos de oratoria??
?Es que me gusta tanto escuchar a personas que manejan correctamente el idioma, que por regla general, el orador une lo agradable a lo real; de ahí que la elocuencia sea un pintura del pensamiento y, además, escucharé buenos discursos y me quedará algo para recordar.
?Está usted muy equivocado.
?¡Cómo equivocado! ¿Usted conoce al profesor Suárez Picallo?
?Cómo no lo voy a conocer, si el que va a dictar la cátedra soy yo.
No supe qué contestar y traté de excusarme lo mejor posible; tal fue mi azoramiento.
Bueno ?me dijo?, ya que tiene tanto empeño los inscribiré como alumno regular; pero eso sí, le diré que soy implacable en cuanto a horario y cumplimiento. Mis clases, o mejor dicho, el ciclo constará de diez lecciones y pido estrictamente no faltar a ninguna de ellas, porque todas guardan una relación para el mejor desarrollo que persigo. Así es que? a no faltar.
Seguidamente me preguntó:
?¿Cuál es su ocupación?
?Pues verá, profesor: yo me dedico a las artes plásticas. Soy pintor y, de vez en cuando, doy algunas charlas y conferencias de mi especialidad, como es el arte.
?¡Ajá! ¿con que pintor?
No se qué interpretación encontró a mis palabras. Lo cierto es que, instantáneamente, hubo una corriente de ideas, sobre todo espirituales, de esa persona recia y de voz bien timbrada, adentrándose en mí, y en la misma forma que escuché la primera clase, que fue magistral, con una riqueza en el lenguaje y una galanura en la expresión, hizo que el entusiasmo del auditorio recibiera con plácemes cuanto acabo de manifestar.
*
Todo esto sucedió en 1959.
Hoy, cinco años después, don Ramón Suárez Picallo, se nos ha ido para siempre tomando rumbo hacia las estrellas remotas, dejando una profunda huella en nuestros corazones; pero subsistirá su personalidad en lo perenne del recuerdo y en la supervivencia de nuestro espíritu, al igual que las campanas que elevan al espacio la oración de los dolores, con sus lenguas de bronce, que sirven a los hombres para expresar los estados místicos o dolientes de su soplo divino.


En Lugo, Buenos Aires, 10/1964
Comentarios (0) - Categoría: Biografías-Ramón Suárez Picallo - Publicado o 09-04-2010 12:45
# Ligazón permanente a este artigo
Carta aos amigos de Sada, por Edmundo Moure
EDMUNDO MOURE

Por quen empezas cando tes que falar dos bós amigos, neste caso dos de Sada, nesa mariña doce, salferida de pobos e vilas engaiolantes? Quizaves che apreman as verbas do vello poeta andalusí: ?Quen ten moitos amigos non pode prescindir de ningún deles?? Logo, comezarei polo mestre Paco Pita, lembrando o primeiro contacto, hai xa meses, para participaren na homenaxe aos Irmáns Suárez Picallo? Este home sinxelo, activo e bulideiro nas súas xestións en prol de artellar un encontro memorábel, deixoume abraiado pola súa xentileza e cordialidade nos nove días que pasei en Sada; levoume á Real Academia Galega e presentoume ao Presidente e ao Arquiveiro, con quen puiden compartir momentos gratos, asemade na compaña do meu amigo poeta, Xulio L. Valcárcel, con quen gorento unha amizade tan antiga como a palabra poética? Voltei a Sada, ese martes de maio, carregado de libros, que sempre son o noso mellor agasallo? Non si, Xulio?... Graciñas, Paco, tamén pola visita aos recunchos de Fiunchedo, ao cimiterio onde repousará Ramón ata a eternidade?
Amigo Abel, alcalde de Sada; amiga Ana Gloria, concelleira de cultura, que me recibiches coas atencións e agarimos que un non atopa noutros sitios do ancho e alleo mundo: cordialidade nosa, moi galaica, que vén das maneiras limpas dos antergos da Galiza profunda, onde o forasteiro ten posada, mesa, viño e mais conversa, xa veña dunha comarca veciña ou dun lugar tan remoto como o noso ?Último Reino? de Santiago del Nuevo Extremo? Falabamos das pegadas dos galegos por tódolos ámbitos da Rosa dos Ventos, neste virtual Arquipélago dos Soños que os fillos de Galiza teñen tecido na pel multifacética do planeta Terra, aínda que nas estatísticas sexamos poucos nos números e menos cando nos din que a nosa lingua é falada por apenas tres millóns de individuos? Mais nós opoñemos aos implacábeis guarismos dos fríos de corazón a nosa fe nas verbas e a nosa certeza de fillos da chuvia e do vento, de seres conxugados polas palabras con que a terra fala e consagra tódolos intres da existencia? Quizáis por iso escoitamos como ninguén as cancións dos poetas.
Amigo Amable, a quen me presentaran coma ?non vidente? e que ve i albisca debaixo do alquitrán, que é capaz de descifrar o fondo das persoas nada máis que escoitando as súas voces ou palpando as mans, a traverso da cuxa pel pódense enxergar as intencións da alma e medir os pulos do espírito, esas sinais que non menten como poden facelo as palabras ?perigo dos perigos, como escribira Brecht?? Xosé Val, compañeiro de camiños de Amable, escultor de mans creadoras que fan canta-las pedras e xemir as nobres madeiras, qué bo faladoiro fixéramos nos bares de Sada, bebendo os Mencía i os Rioja, vencellando o noso milleiro de illas salferidas na memoria e nos afectos? Á nosa mesa achegouse outro amigo, Manolo Rodríguez Cotos, un namorado do mar que soe marearse en terra e que soña con facerse á mar cada mañá?
Amiga Marisa, me levaches nun roteiro breve mais intenso polas fermosas vilas da ?costa doce?: Gandarío, Miño, Pontedeume ?onde viven os ilustres Andrade que fixeran, hai catro séculos, a descuberta de Chiloé, Nova Galiza, no máis austral dos arquipélagos máxicos coñecidos, onde tamén moran os trasnos, as bruxas, os mouros e os biosbardos?, o pequeno i engaiolante porto mariñeiro de Redes, onde Benito Rojo, inmigrante galego no norte de Chile, hai un século, fundara unha familia vinculada a Chile ata hoxe, como puden comproba-lo na casa da tenra Filá, que nos falou de homes e tempos, como quen debuxa na pel da estirpe os trazos da memoria viva? Rematamos en Mugardos, Marisa, cun polbo á mugardesa segundo a receita de Ramón Suárez Picallo e o viño fresco do Ribeiro que latexaba nas cuncas, coma unha dona que agarda polo seu cabaleiro?
Na gran mesa do centro cultural compartín con Avelino Pousa, Isaac Díaz Pardo, Xosé Neira Vilas, Anisia Miranda, Ramón Villares; con Rosa Aneiros e Xosé López, que fixeches posíbel a fina edición de ?La Feria del Mundo?, procurando os rituais sinxelos da memoria recuperada? Nesa ara da cultura, a miña comuñón fora ofrecida por min en lembranza dese galego que uniu as terras do Norte Atlántico coas do Sur Pacífico, no seu acto fundacional que mos regalara a vida entre o mar remoto e a cordilleira colosal: meu señor Pai, que na gloria de Deus estea.
Amigo Xosé María Palmeiro, ti es o anfitrión dilecto de Compostela; sempre estás alí, como eses parentes que son a mesma Casa, dispostos a abrir as portas e as xanelas para os fillos pródigos que retornan, neste periplo interminábel que é a nosa vida entre confíns? Qué bos percebes xantamos onde dona Carme e qué viño da terra máis rumoroso bebimos, para rematar enchoupados pola chuvia compostelá, en medio do Obradoiro, co riso estalando coma a Berenguela baixo as pedras tutelares?
Amiga Anxos Sumai, vínme lendo de regreso a túa novela ?Así nacen as baleas?, que me regalaches no Consello da Cultura Galega? Agora matino que tes que vir a Chile, que temos que viaxar aos mares máis austrais, onde as baleas desenrolan os seus fascinantes xogos de amor entre as escumas?
Rematamos as Xornadas en Sada co roteiro de homenaxe en Veloi, na casa que fora dos irmáns Suárez Picallo e dos seus pais, onde Ramón non puidera voltar, aínda que co seu libro ?La Feria del Mundo? pecháramos un ciclo e saldáramos unha antiga débeda de honor? Moncho Tenreiro Suárez, amigo cordial, sobriño de Ramón, o único vincallo directo de sangue, leu, no portal da vella morada onde morrera de mágoas entrañábeis polos seus fillos, a Nai de Antón i Ramón, un dos máis fermosos textos adicados polo inesquencíbel xornalista á súa Maiciña, lembrando o seu cuarto coma o espazo sacro e o berce dos máis acariñados soños?
Amigos de Sada, grazas, e ata sempre!


En Crónicas de la Emigración
http://www.cronicasdelaemigracion.com/opinion.php?opinion_id=1743&action=read
Comentarios (1) - Categoría: Artigos - Publicado o 08-04-2010 11:11
# Ligazón permanente a este artigo
I Xornadas de Pensamento Galego de Bergondo

Comentarios (0) - Categoría: Actualidade - Publicado o 07-04-2010 01:31
# Ligazón permanente a este artigo
AS VEXIGAS (A VARIOLA)
Comentando a frase do político socialista e pacifista francés Jean Jaurés (1859-1914), que toda guerra trae tras sí, a fame, a peste, a revolución e a locura moral, RSP trata neste artigo sobre as vexigas ou a variola, da que fai unha semblanza histórica para rematar indicando o mellor remedio: a vacina.


6 de abril de 1950

LA VIRUELA


Por Ramón Suárez Picallo



Un gran pacifista francés ?Jean Jaurés? afirmó en cierto documento memorable que toda guerra trae detrás de si, tres o cuatro ajusticiadores; el hambre, la peste, la revolución y la locura moral.

¿Estamos nosotros, supervivientes de dos tremendas guerras mundiales y de algunas otras guerras civiles domésticas en el trance señalado por el famoso orador de Francia? Es muy posible.

El hombre ha recorrido y recorre aún extensas zonas del mundo: la revolución contra el orden social, contra los derechos humanos más esenciales, está, latente, en millones de espíritus, en algunos casos para mejor, y para peor en otros; la locura moral, es decir, la falta de sentido moral, está a la vista en la crónica roja de todos los países del mundo; el crimen frío y predemitado, con móvil frívolo o indigno, o simplemente, sin ningún móvil, es la noticia diaria de aquí, de allá y de acullá. Y por último, la peste, en sus dos colores más tétricos; el blanco en la tuberculosis por desnutrición y por falta de higiene en las viviendas; y el negro, en la legendaria viruela. Y conste que no hablamos de este mal, sólo por los casos registrados en Chile últimamente, sino que, a través de noticias de otros países, la última proveniente de Escocia y la penúltima de una ciudad de África Occidental. Y algunos especialistas en epidemias nos aseguran que en otros países apareció también la temible plaga, sólo que su presencia fue mantenida en riguroso secreto.


SEMBLANZA HISTÓRICA DE LA VIRUELA

Es esta enfermedad tan vieja como la civilización. Se conocía en la India, en la China y en el Egipto, muchos siglos antes de la Era Cristiana. Y en la Europa de fines de la Edad Media la epidemia más temible, temida y generalizada, hasta la aparición de la vacuna, el prodigioso descubrimiento del doctor Luis Pasteur.

La literatura española de todos los tiempos habla de la viruela como la peor de todas las plagas, más que por su carácter mortífero, pero su índole de enemiga de la belleza del rostro; porque este mal de huellas endebles, especialmente en las caras bonitas y a veces deja los ojos sin luz.

?¡Oh que linda criatura!
Dice fulana; es un rollo
De manteca; ¡Dios le libre
De viruela y mal de ojo?.

?Tiene muchos excrementos,
Muchos hoyos de viruela.
Hase sacado tres muelas
De achaque de corrindentos?.

Traidoras la roban
(ni acierto a decirlo)
Las negras viruelas
sus gracias y hechizos.

Bretón de los Herreros, Tirso de Molina y Samaniego, son los autores respectivamente, de los fragmentos reproducidos, referentes a las viruelas como enemigas de la hermosura física.

El aspecto clínico, patológico y terapéutico de la viruela no nos incumbe a nosotros tratarlo. Es a los médicos y técnicos en problemas de Sanidad pública a quienes compete. Sólo diremos que la viruela, como otras muchas pestes físicas, espirituales y políticas, puede ser contagiada por el aire, según corran los vientos favorables o contrarios a los focos de infección.


LA VACUNA

Mientras tanto, no hay más que un remedio conocido para evitar la viruela. La correspondiente vacuna antivariólica, producto de una enfermedad de la vaca y de sus crías,

Con el maravilloso animal, aparte de su índole de ?ama de cría de la Humanidad destruida? ?como le decía Castelao- ofrece la posibilidad de que el género humano se vea libre de la terrible peste que no sana ni el mismísimo San Roque.

Durante la última parte del pasado siglo y las primeras décadas del presente, los pueblos se dividían, en orden a su cultura higiénica, en dos grupos: los que estaban vacunados y los que no se vacunan; división equivalente a esta otra: los que no tenían y los que aún tenían casos de viruela en los linderos de su territorio.

¡A vacunarse pues, por razones de cultura y para no tener viruela!


(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile, o 6 de abril de ... 1950)
Viruela
Quen é Jean Jaurés?
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Enfermidades - Publicado o 06-04-2010 00:38
# Ligazón permanente a este artigo
CURROS ENRÍQUEZ
Estamos no ano 1925, en pleno Directorio Militar con Miguel Primo de Rivera, e cúmplese o XVII cabodano do pasamento do poeta Curros. RSP, dende Arxentina, contrario á eliminación das liberdades que se están a dar en España, publica no xornal El Despertar Gallego este completo perfil biográfico do vate galego "cantor da Liberdade e da Democracia e fustrigador da tiranía..."
Agradecemos ao historiador e investigador arxentino Hernán Díaz, relator no Congreso sobre Luis Seoane que se desarrolla dende mañá día 6 ata o 8 en Santiago e, o día 9 en A Coruña,a cesión deste artigo.



CURROS ENRÍQUEZ
(1)

Por Ramón Suárez

Nació en Celanova (Orense) el 14 de septiembre de 1851. Murió en La Habana el 7 de marzo de 1908.

Por temor a caer en pecado de profanación, no nos hubiéramos atrevido a escribir una línea sobre nuestro querido vate, después de lo mucho que sobre él hablaron y escribieron los hombres más talentosos de Galicia y de España entera. Lo hacemos, al cumplirse el XVII aniversario de su muerte, por considerar que hoy que la patria gime bajo la bota insolente de la tiranía, es un deber recordar a aquel ingente cantor de la Libertad. Porque Curros Enríquez, a la par que cantó con ternura infinita la belleza del paisaje, las tradiciones de la tierra, las costumbres sencillas y patriarcales de la Galicia dulce y melancólica, cantó también, y con eficacia no igualada aún hoy, a la Libertad y a la Democracia. En estrofas plenas de virilidad, fustigó todos los prejuicios, todas las tiranías, todas las cargas que desde hace algunos siglos sufre el pueblo gallego. Algunas de sus magistrales composiciones pueden y deben ser convertidas en himnos de guerra, que lleven al pueblo gallego a la conquista de sus derechos y libertades, holladas por tirios y troyanos. Curros Enríquez, pues, además de ser el más grande poeta de Galicia, constituye un símbolo, una bandera de combate.

* * *

La vida de nuestro vate ?como la vida de todos los que de una u otra manera sirvieron a la Humanidad? fue harto accidentada, llena de sinsabores y de angustias. Perseguido por el fanatismo de la época, por la ingratitud de unos y la indiferencia de otros, huyó de España, exhalando su último suspiro fuera de su Galicia bienamada.
Desde muy niño demostró extraordinaria afición por las ideas liberales, lo que le ocasionó muchos disgustos con su familia. Su padre ?un reaccionario fanático, al punto de haber muerto sin leer uno solo de sus versos? quería hacerlo heredero de su archivo y de su profesión de notario, profesión a la que Manuel ?éste era su nombre de pila? tenía odio, como lo expresa en su verso ?As dúas prágas?. Cuando apenas contaba 17 años, huyó del hogar paterno, durmiendo la primera noche bajo un olmo en la villa del Miño, al que le dedicó una inspiradísima composición titulada ?El olmo del Miño?. Fue a Madrid donde inmediatamente inició su actuación como periodista en diarios liberales y republicanos, ideales a los que permaneció fiel hasta su muerte. Destacó bien pronto por su prosa límpida y objetiva. Durante la guerra carlista, fue corresponsal del diario madrileño El Imparcial, cuyas crónicas están compiladas en el tomo 3° de sus Obras completas, con el título ?Cartas del Norte?.
En aquel entonces fue asesinado por las hordas de don Carlos el gran poeta vasco ?Vilinch?,(2) a quien Curros dedicó una de sus más tiernas y conmovedoras poesías en idioma castellano. Escribió también su célebre ?Oda a la guerra civil?. Así ganaba Curros en la villa y corte su sustento, a la vez que robustecía sus conocimientos, asistiendo a varios cursos de Derecho y Ciencias Económicas, dados en la Universidad Central. La aparición de su libro Aires d?a miña terra produjo un revuelo entre las gentes de sotana. El obispo de Orense lo excomulgó por una ?pastoral? en la que se califica el precioso libro de ?herético y blasfemo?, a pesar de ir en él, en primer término, el inmortal poema ?A Vixe d?o Cristal?, verdadera joya literaria, impregnada de honda santidad, como no hubiera sido capaz de escribir el más místico de los poetas místicos de todos los tiempos. Iniciósele proceso siendo condenado en primera instancia a varios años de prisión, secuestro de la edición, etc. Apelada la ridícula sentencia, el Tribunal de La Coruña, después de una defensa memorable del abogado Blanco Puga, lo absolvió. Pero encontrándose fatigado para una lucha que en el aspecto legal terminaba con un triunfo para el poeta, pero que se iniciaba feroz en otros aspectos, emigró a Cuba, donde fundó y dirigió hasta su muerte El Diario de la Marina. Presintiendo quizá su muerte y ansioso de que no lo sorprendiese en tierra extraña, volvió a Galicia, pero tampoco halló el estímulo que deseaba y volvió de nuevo a su destierro voluntario. Pocos meses después la ciudad de La Coruña ?que le diera libertad, que lo coronara poeta en una velada memorable, y a la que dedicó dos de sus más bellas poseías? recibía su cadáver para darle amorosa sepultura, en su cementerio, donde de cuando en cuando orfeones de toda Galicia cantan los versos salidos de su numen grandioso, con verdadero fervor.
La Coruña, que en vida del poeta mostrárale infinito aprecio, le tributó a su muerte una verdadera apoteosis. Escritores, poetas, hombres de ciencia de toda España, asistieron a la Ciudad Herculina a dar su adiós al bardo. El gran poeta Salvador Rueda (3) dedicó a Curros una de sus obras más magistrales. El día del entierro ?el más grande que se celebró en La Coruña? el comercio cerró sus puertas, las sociedades obreras hicieron paro y la ciudad toda vistió luto. Cuenta un cronista que al paso del cadáver, un grupo de mujeres del pueblo, arrodillándose y con los ojos llenos de lágrimas, exclamaron:
?¡Dios t?acompañe, pobriño! ?¡Así mostraba el pueblo su cariño a aquel gran hombre, que además de poeta, fue antorcha luminosa, en su noche varias veces centenaria! Así, con esa exclamación sencilla, despedía a aquel hombre, cuya vida austera y amargada, fuérale consagrada por entero.

* * *

La obra literaria de Curros fue compilada en seis volúmenes por su hijo Adelardo. Toda ella es de extraordinario interés y todos los gallegos deben conocerla. Pero, donde realmente está Curros en cuerpo y alma es el libro Aires d?a miña terra, que es el volumen primero. Allí se encuentra Curros en sus dos aspectos, a cual más interesante, el de insuperable poeta lírico y descriptivo y el de poeta de batalla, tronador y rebelde.
?A Vixe d?o Cristal?. ¡Ay!... ?Na morte de miña mai?, ?As cartas?, ?Nouturnio?, ?Os Emigrantes?, son poesías, tan dulces, tan tiernas, tan soberanamente bellas, que no pueden leerse sin que una lágrima humedezca nuestras mejillas. Reúnen en magistral yuntanza el cariño y la dulzura de nuestras madres, el perfume de las madreselvas y de las violetas de nuestros bailes y la música de nuestros regachos burbullantes y saltarines.
?Pelegrinos a Roma?, ?A Igrexa Fría?, ?Cebade as Liras?, ?Tangaraños? y ?Ante unha imaxe de Iñido de Loyola?, son trozos enérgicos, viriles, llenos de indignación contra los causantes de los males que agobian a Galicia y a la Humanidad. Oyéndolas o leyéndolas se recuerda El Orzán enfurecido o la marola rugiente, azotada por el mar y los vientos del norte y del nordeste.
?O Divino Sainete?, ?Mirando o Chau? y ?N?o Convento? constituyen un verdadero monumento de ironía celta, enxebre, cazurra en grado tal, que parecieran inspiradas en los comentarios mordaces que hacen nuestros paisanos en el atrio o en la taberna, de las sesiones del ayuntamiento o del sermón del cura parroquial, en el que tronaba contra los ?malos cristianos? que remolonean para pagar la ?obrata?. Particularmente ?O Divino Sainete? ?dedicado a la mocedad gallega? puede reputarse de una verdadera maravilla de ingenio, digna de ser leída y releída varias decenas de veces, para descubrir en cada lectura nuevas bellezas.
Otro aspecto interesante de la labor literaria de Curros está en las traducciones que hizo de los poetas portugueses, especialmente de Teófilo Braga y Guerra Junqueiro. Leímos las traducciones que de los poemas de este último, ?El Mirlo?, ?Lealtad? y ?Tragedia infantil?, hizo el gran poeta castellano Eduardo Marquina, y cotejadas con las de Curros, llegamos a la conclusión de que las de nuestro vate son inmensamente superiores en fuerza descriptiva, en ternura y en los trazos psicológicos de los personajes. Y es que, además del gran cariño que Curros profesaba por el gran poeta de ?Los Simples?, ?La Musa en Ocios? y ?Finis Patria? la dulzura, la saudade del idioma portugués, hermano del nuestro, además de conocerlo en su aspecto técnico-filológico, hay que sentirlo hondamente, y eso lo sentía Curros, poeta y además gallego. Por otra parte, es innegable que Curros Enríquez seguía las huellas poéticas de Guerra Junqueiro, sin perder por ello nada de su originalidad y de su mérito, indiscutibles. Eran dos espíritus similares, dos almas gemelas, hasta en algunos rasgos de sus vidas de lucha contra enemigos iguales.
En idioma castellano, escribió Curros poemas preciosos, llenos de musicalidad, de ternura y de belleza. Entre otros muchos, ?El Maestro de Santiago?, poema ?al igual que ?A Virxe d?o Cristal?? escrito en todos los metros conocidos en las reglas poéticas, haciendo en todos ellos alarde de un dominio absoluto. ?El Padre Feijóo?, ?Serenata Fúnebre?, ?Canto a la Mujer Cubana?, ?Oda a la Guerra Civil? (ya citada) y muchas otras composiciones todas hermosas; pero su obra maestra está en los versos escritos en idioma gallego ??idioma en que garulan os paxaros; en que falan os anxeles os nenos?, según su feliz expresión en el preámbulo de su Airiños d?a Miña Terra?.
En ese idioma logró Curros llegar al alma del pueblo gallego, que canta muchos de sus versos con deleite. Si expresa una endecha amorosa canta la melodía ?Os Teus ollos?, si una pena, la inmortal y popular ?Cantiga?, si una despedida, el ?Adiós a Mariquiña?, y si una alegría, la ?Muiñeira monorrítmica?, que para todos los estados de ánimo salieron de su castro glorioso versos inmortales, porque viven en el corazón del pueblo.

* * *

Curros Enríquez con Rosalía de Castro y Eduardo Pondal ?gloriosa trilogía que mora en la inmortalidad y en el alma de Galicia por los siglos de los siglos? marcaron el rumbo al portentoso ?rexurdio? de nuestra literatura y por ende de nuestro idioma dulce y garimoso, a la par que recio y viril.
Ahí están dando de ello fehaciente prueba poetas como Cabanillas, Taibo, López Abente (4) y otros muchos que, con los recursos del idioma perfeccionados, siguen la ruta que aquellos muertos gloriosos marcaran, cuando ser gallego era tenido en menos, por los extranjeros, por los españoles del resto de España y hasta por algunos gallegos ?desleigados?, que por mal de ellos no faltan aún hoy.
Por ser el iniciador, o mejor dicho uno de los iniciadores, Curros Enríquez, de este promisor renacimiento, merece nuestra mayor admiración. Aparte de que nos merece como excelso poeta que nos conmueve y emociona hondamente. Por todo ello, van estas líneas al cumplirse el XVII aniversario de su muerte, esperando para no lejana época rendirle el homenaje más grande que a Curros puede rendírsele: el de asistir en piadosa peregrinación, junto con todo el pueblo gallego, ante su tumba, ofrendándole brazados de flores, cogidas en el agro gallego, libre y redimido de foros, caciques y gobernantes tiranos; flores nacidas bajo el sol de la libertad, a la que el querido poeta muerto tomara como musa de su obra gloriosa y eterna.

Buenos Aires, marzo de 1925
RAMÓN SUÁREZ

Notas aclaratorias de Hernán Díaz:

1. El Despertar Gallego, año IV, n° 49, 5 de abril de 1925, pg. 2. El artículo incluye un retrato de Curros Enríquez, con una firma no identificable.
2. Indalecio Bizcarrondo (1831-1876), llamado Bilintx (Vilinch, en la grafía castellana). Poeta popular, de ideas liberales, murió defendiendo su ciudad natal, San Sebastián, de un ataque de las tropas carlistas.
3. Salvador Rueda (1857-1933), periodista y poeta malagueño, precursor del modernismo de Rubén Darío.
4. Ramón Cabanillas (1876-1959), nacido en Cambados, el más importante poeta en lengua gallega en los años 20. Con Victorino Taibo García (1885-1966) y Gonzalo López Abente (1878-1963), conforman los tres la corriente modernista de la poesía gallega.
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Galegos de sona - Publicado o 05-04-2010 01:23
# Ligazón permanente a este artigo
Congreso Luís Seoane. Galicia-Arxentina: unha dobre cidadanía

Na próxima semana terá lugar en Compostela un congreso sobre a figura de Luis Seoane, organizado polo Consello da Cultura Galega e a Fundación que leva o nome do pintor coruñés. Nel participará o historiador arxentino Hernán Díaz, que ten achegado importantes estudos sobre Ramón Suárez Picallo.
Reproducimos o texto que ao respecto publicou na súa web o Consello da Cultura Galega.


6, 7 e 8 de abril de 2010 (CCG), 9 de abril de 2010 (Fundación Luís Seoane)

No ano 2010 cúmprese o primeiro centenario do nacemento en Bos Aires (Arxentina) de Luís Seoane, que faleceu en 1979 na Coruña, nas terras dos seus antepasados. A súa vida e obra estiveron consagradas á actividade cultural e artística, nun exercicio de dobre cidadanía, que o fixo sentirse membro das dúas patrias.

Con motivo desta efeméride, a Fundación Luís Seoane e o Consello da Cultura Galega promoven unha serie de actividades que terán lugar durante o presente ano 2010. Entre estas iniciativas encóntrase a realización do Congreso Internacional Luís Seoane. Galicia-Arxentina, unha dobre cidadanía, que se realizará en Santiago de Compostela e A Coruña entre os días 6 e 9 de abril de 2010. No programa deseñado con este motivo preténdese retratar a figura e as actividades creativas de Luís Seoane atendendo á súa dobre dirección territorial e cultural, entre a emigración e o exilio, entre as activas e diversas facetas como axente creativo e a construción dun proxecto cultural de intensa repercusión e influencia.

Complétase o conxunto de actividades coa realización de tres encontros, que terán lugar nos vindeiros meses en colaboración coas tres universidades galegas, nos que se analizarán aspectos concretos da súa actividade como artista, comunicador, escritor, produtor ou deseñador. O programa do congreso conclúe coa exposición retrospectiva que se presenta na Fundación Luís Seoane e na que se desexa compoñer unha faciana ampla e plural do seu labor artístico, para recoñecelo como un dos autores máis representativos da cultura do século XX.


FONTE: http://consellodacultura.org/?page_id=1656


Comentarios (0) - Categoría: Actualidade - Publicado o 04-04-2010 00:52
# Ligazón permanente a este artigo
FRANQUISMO OU MONARQUÍA?
RSP faise eco do comentario do "Newsweek" onde se di que o franquismo estaría a caer por un golpe de man dos monárquicos partidarios de Don Juan de Borbón, así como das opinións dos exiliados republicanos que se opoñen á volta da monarquía, dando como única solución válida a restauración da República...
Presenta ademáis a figura do lider e futuro xefe do goberno desta restauración monárquica José María Gil Robles do que fai un detallado análise para concluir que, reciba os apoios que reciba, tanto dende España como fóra das nosas fronterias,nunca terá o apoio do pobo español...


3 de abril de 1944

EN EL CANDELERO DE ESPAÑA


Por Ramón Suárez Picallo

Días pasados, el popular seminario norteamericano ?Newsweek?, publicó una información sensacional sobre España, según la cual, su actual régimen político estaría a punto de caer a causa de un ?golpe de mano interno?, del que serían cabezas visibles, el ex Cardenal Primado de las Españas y actual Arzobispo de Sevilla, Monseñor Pedro Segura, el contrabandista y financiero don Juan March y Ordinas, un grupo de generales sublevados en julio de 1936 contra el Gobierno legítimo y varios políticos católico-monárquicos; el Duque de Alba, Embajador de España en Londres, varios banqueros, y muchos aristócratas, además de cuatro Ministros del actual Gobierno de Madrid: el de Guerra, General Asencio; el de Marina, Almirante Fernández Moreno; el del aire, General Vigón, y el de Relaciones Exteriores, General y Conde de Jordana.

El ?golpe? anunciado por ?Newsweek? ?anuncio ratificado hace muy pocas horas por otras publicaciones norteamericanas y por varias fuentes inglesas? tendría por objeto restaurar en España la monarquía, colocando en el trono al tercer hijo de Alfonso XIII, don Juan de Borbón y Wuttemberg. Trataríase de una monarquía ?democrática y constitucional?, con ribetes predemocráticos, autorizada y apoyada desde afuera, como ?única salida pacífica al actual estado de cosas, que no satisface a nadie?. En la última información, que tenemos a la vista, aún se dice más: que el presunto Rey, daría una amplia amnistía, convocaría a elecciones y estaría dispuesto abdicar, en el caso de que el consenso popular fuese adverso al régimen monárquico.

Hasta aquí, las últimas informaciones, breve y objetivamente reseñadas, que dieron motivo a reuniones, consultas y cabildeos, entre varios líderes republicanos residentes en América, en calidad de exiliados políticos, realizadas para oponerse a toda restauración de esa índole en España, porque ella no sería una solución del problema español, y sería, en cambio, sedimento de una nueva guerra civil a corto plazo.

La última palabra al respecto, la pronunció en México don Julio Álvarez del Vayo, Ministro de Relaciones Exteriores del último Gobierno republicano, que presidía el doctor don Juan Negrín y tres ministros más de aquel gobierno.

Álvarez del Vayo, que además de ministro republicano español, es un eminente periodista y escritor europeo, asegura que la España actual, ?sería beligerante, peligrosa, colocada a la retaguardia de los aliados, al lado de Hitler, en el momento en que se produzca la anunciada invasión europea?, con lo cual ?modestia aparte? viene a coincidir con un comentario nuestro, escrito en esta misma columna al día siguiente de la ocupación de Hungría.

Al final de sus declaraciones, el autor de ?La guerra empezó en España?, afirma, rotundamente, que la única solución del problema español, tanto en el orden interno para garantizar la paz civil y la convivencia nacional, como en el externo, en relaciones con el interés de las Naciones Unidas, radica en la restauración del régimen republicano democrático, derribado por la fuerza, pero no declinado por ninguno de sus órganos representativos.

Compartimos -ni que decir tiene- la opinión de Álvarez del Vayo, porque, a fuer de demócratas, siguen siendo verdaderos para nosotros, los veredictos populares no ratificados legalmente, de abril de 1931 y de febrero de 1936, que proclamó el uno, y ratificó el otro, el sistema republicano popular y democrático de Gobierno para España.

Pero, bien pudiera ser que el orden jurídico y legal español, emanado de la voluntad del pueblo, no tocara ningún pito por ahora y, a sus espaldas, se produjese lo que anuncian las noticias a que antes nos referíamos. En tal caso, están, incluso señalados en las referidas noticias los nombres de los hombres que figurarían a la cabeza de la proyectada restauración monárquica. Veamos la personalidad de uno de ellos:

JOSÉ MARÍA GIL ROBLES

Un Cardenal, un Duque, un contrabandista, un político que pidió dinero y armas a una potencia extranjera, para lanzar a sus conciudadanos a una pavorosa guerra civil, y varios generales, sublevados contra el estado al que juraron, por su honor, fidelidad, formarían el ?equipo restaurador?, bajo la presidencia de José María Gil Robles, el más turbio, desleal y tortuoso de los políticos españoles habidos desde un siglo a esta parte.

José María Gil Robles, Profesor de Derecho Político de la Universidad de Salamanca, no había tenido ninguna actuación política importante antes del advenimiento de la República. Educado con los jesuitas, no logró nunca altas calificaciones en sus estudios. Más bien lo tenían por ?pasable mediocridad, factible de ser útil a la Compañía?, según frase de uno de sus profesores, en carta autógrafa que conocemos.

En 1931 fue elegido diputado por Salamanca -con significación extrema derecha- a las Cortes Constituyentes republicanas. Las elecciones habían sido poco limpias, y las actas habían sido anuladas al no figurar en ellas, como diputado electo, don Miguel de Unamuno. Gil Robles hizo su primer discurso parlamentario defendiendo aquellas elecciones y el segundo -que habría de darle la Jefatura del todo el sector derechista llamado ?Ceda? (Confederación Española de Derechas Autónomas)- defendiendo, en nombre de la Comisión de la Constitución, la palabra ?España? como la primera de todas, en el texto constitucional que fue aportado. Fue éste el único discurso honesto de toda su vida política.

No es un gran orador, porque no tiene pasión. Es sí, un expositor, magníficamente disciplinado, que no dice una palabra más, ni una menos, de las que quiere decir. Siguiendo los métodos de sus maestros, atribuye al adversario cosas que no dijo, pero que a él le convendría que hubiese dicho, y tritura después, a base de supuestos. Es enérgico y duro, frío y cruel. Cuando un día dijo que la Corona de España tenía en lo alto una cruz y que él, al caer la corona, quería salvar la cruz, un diputado joven, católico practicante y republicano le gritó: ?Usted no cree en Dios; para usted la cruz de la Corona, sin el Cristo, es una bandera política?.

Durante las constituyentes, combatió todos los avances políticos y sociales de la República y no votó la Constitución, Triunfantes de Derecha, en 1933 con los radicales de Lerroux, gobernó declarando que ?acataba? el régimen. Su ida al Poder fue señala por los sucesos de Asturias de 1934 y fue llamado su Gobierno en el Ministerio de Guerra, y el de Lerroux, el ?bienio negro?.

Las elecciones de 1936, rescataron la República con una ?riada? en favor de las izquierdas, a pesar de serles adversas todas las fuerzas gubernativas. Gil Robles dirigió a nombre de las Derechas la campaña electoral, que les costó millones, con la consigna de ?4 por los trescientos? diputados, de los 473 que se eligen. Mientras tanto, en previsión del triunfo izquierdista, desde el Ministerio de Guerra, preparaba el golpe insurreccional, que le propuso a Portella Valladares, pidiéndole que declarase el estado de guerra y anulase las elecciones, y que éste rechazó entregando el poder a los triunfadores en los comicios al día siguiente del triunfo.

Desde febrero a julio de 1936, Gil Robles preparó con otros líderes derechistas, falangistas y militares, la insurrección armada. Y el día de la muerte de Calvo Sotelo, en una dramática sesión de la Comisión Permanente de Cortes, dio, citando una frase bíblica, la contraseña del alzamiento. Fuerzas republicanas moderadas y algunos derechistas, presintiendo lo que se venía, trataron de evitarlo buscando una conciliación. Gil Robles la hizo imposible y la víspera del día señalado para el golpe, salió de España para Portugal, en espera de que los insurrectos lo llamasen y lo hicieran jefe político del movimiento.


ASÍ PAGA EL DIABLO

No llamaron a Gil Robles y entonces volvió él a España a ofrecerse. Una noche los ?requetés? navarros, asaltaron su hotel y lo hicieron salir de nuevo de España, mientras los diarios falangistas lo ponían a pan pedir. Aún después siguió sirviendo y ayudando desde Portugal, como agente confidencial ante Oliveira Salazar, volcado, como se sabe, al lado de los insurrectos.

Terminada la guerra, tampoco lo llamaron porque el Diablo paga mal a quien lo sirve. Por el contrario, siguieron combatiéndolo y amargándole el amable destierro de Estoril. Entonces, empezó a conspirar a favor de la restauración borbónica. Últimamente publicó un violento manifiesto exigiendo la inmediata colocación de don Juan en el trono, proponiéndoles a los militares que lo hagan con las armas, si no viene de otro modo.

Este personaje sería, según las noticias a que nos referimos, el Jefe del Primer Gobierno de la monarquía restaurada. Cuenta, según dice, con fuertes apoyos exteriores; desde luego con el de Oliveira Salazar, el del Vaticano y los que pueda sumarle el Duque de Alba. Tiene también lo suyo dentro de España; el alto clero, la banca y la nobleza. Pero hay un apoyo que nunca tendrán, ni él, ni quienes están con él: el del pueblo español que los tiene, a todos ellos, señalados como responsables de sus grandes desventuras de los últimos diez años.

Cuanto hagan ?y, tal como andan las cosas puede que hagan algo? será siempre a espaldas de la voluntad nacional que los repudió antes, y volverá a repudiarlos, cada vez que pueda manifestarse libremente.


(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile o 3 de abril de ... 1944)
Máis sobre José Mª Gil Robles y Quiñones
José María Gil Robles
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Franco e franquismo - Publicado o 03-04-2010 09:03
# Ligazón permanente a este artigo
RECEITAS DE PICALLO : O POLBO

Ao estar invitado a degustar en Chile, unha ración de polbo, a RSP ocúrreselle difundir distintas maneiras de preparalo, incluindo unha receita propia, para incrementar o seu consumo entre os chilenos ao tempo que fala das suas características e cualidades e fai referencia ao seu significado dentro do campo da literatura, citando autores e libros onde se fala do polbo...


2 de abril de 1949

EL PULPO


Por Ramón Suárez Picallo

Días pasados hemos comido en un magnífico restaurante santiaguino una buena ración de pulpo, que figuraba en el menú como plato del día, aderezado al estilo gallego. Cuando le expresamos al ?metre? nuestra sorpresa por la novedad gastronómica, nos aconsejó reservar en seguida nuestra porción, pues había sido el plato favorito de su clientela y estaba a punto de terminarse. Hemos de declarar que nos supo a gloria, pues estaba admirablemente preparado. Los canónigos de Compostela y los romeros de San Froilán de Lugo, que tienen el pulpo como plato clásico en los días de festividades mayores, así como las taberneras de Mugardos y de la Puebla del Caramiñal, pulperas por vocación y tradición histórica, se nos vinieron a al memoria por una ruta de muchos años y de muchas leguas. Y, habida cuenta de que el pulpo es a pesar de su exquisitez como plato poco habitual en la cocina chilena, se nos ha ocurrido hablar de él, con vistas a fomentar su consumo, siguiendo un viejo empeño a favor de la extensión del pescado como alimento popular y universal.


HISTORIA Y PERFIL

Pertenece el pulpo a la especie y género de los ?Octopus?, clase de los moluscos ?cefalopodus? y orden de los ?tetrabranquios?, según definición que de él hacen los sapientísimos zoólogos de la fauna marina.

Es un bicho más feo que pegarle a un padre, pero muy inteligente; vive entre las rocas y cuando quiere salir a largos viajes, hace en su ruta campamentos con piedras submarinas que reúne pacientemente; tiene gran habilidad para disfrazarse o ?camouflarse?, pues adopta siempre el color y las formas del medio que lo rodea; busca su condumio entre mariscos, moluscos y cangrejos en los que hace grandes estragos su tremenda voracidad. Para comerse los mariscos de concha fuerte, los vigila horas y horas, hasta que se abren y entonces les mete una piedra entre concha y concha, y se engulle después la valva con gran placer y contentamiento. Es, forzosamente polígamo, pues en su familia sólo hay tres varones por cada cien hembras. Una especie de sultán de los mares, con muy bien surtidos harenes, belicoso y feroz.


LITERATURA

La literatura, tanto la culta como la popular, trata muy mal al pulpo: de glotón, repugnante y traicionero. ¿Quién no oyó llamarles pulpos a ciertas mujeres muy molidas y muy baqueteadas? Y también a ciertas empresas de monopolio, que tienen la cabeza en un sitio y los tentáculos en todos, con ventosas succionadoras, se les llama pulpos. Y las mamás, cuando amenazan a los niños traviesos les dicen: ?he de molerlo como a un pulpo?, aludiendo a que el pulpo, antes de guisarlo hay que molerlo a golpes de maza, para que se ponga blando.

Muchos escritores y poetas de gran renombre, hablaron del pulpo, casi todos para mal. Víctor Hugo, en su obra ?Los trabajadores del mar?(1), le dedica páginas de Antología; y Blasco Ibáñez, en ?Mare Nostrum? describe, como él sabía hacerlo, el gran pulpazo del Acuarium de Nápoles. Conrad en ?El negro del Narciso?, habla de un pulpo tropical como de una terrible bestia del Apocalipsis submarino. Es, pues, en la literatura animal de poca suerte. Veámoslo, ahora, en la gastronomía.


COMO SE GUISA Y COMO SE COME AL PULPO

Damos a continuación varias fórmulas para guisar el pulpo. Ellas van desde las más simples a las más empingorotadas. El secreto principal consiste en ablandarlo, pues es de por sí duro y correoso. Para casi todas las fórmulas, haya que cocerlo primero y pelarlo después, dejándolo blanco como carne de la mejor langosta. Para ello se echan en una olla de agua hirviendo uno o dos clavos de hierro, un tornillo o cosa así, siempre de hierro. Y en pleno hervor se echa el pulpo entero. A la medio hora el pulpo está hecho una mantequilla de puro blando. Antes de este ?descubrimiento?, el pulpo se ablandaba a palo limpio. Se mazaba todo él, con una maza de madera antes de echarlo a hervir. Se le mudaba tres veces el agua y se lo levantaba al aire para volver a sumergirlo después en la olla. Lograda así la parte principal, que es la cocción perfecta del pulpo, vienen luego las mil y una maneras de aliñarlo y aderezarlo.


PULPO A LA MUGARDESA

(Fórmula R.S.P.). Mugardos, es una preciosa villa gallega, situada en la bocarría de ?La Marola?, en los alrededores de El Ferrol; el antiguo ?Portus Magnus Artabrorum? de los romanos.

Villa de pescadores famosos, que tienen para cada faena pesquera una canción. Son los mejores pulperos del mundo y sus mujeres las mejores, cocineras del pulpo. Ir a Mugardos y no comer pulpo en las tabernas de su muelle o en las barcas de sus pescadores, es como ir a Curacaví y no probar la chicha.

He aquí como se prepara el pulpo a la mugardesa: Una vez cocido, se colocan las tajadas en una cazuela de greda; en sartén aparte se hace un sofrito de aceite, cebolla picada, perejil y ajícolor. Se le agregan al sofrito un par de copas de vino blanco, y se echa todo sobre el pulpo cocido. Se vuelve a poner la cazuela al fuego lento y a los cinco minutos de volver a hervir todo junto, se aparta del fuego y se tiene a rehogar otros pocos minutos. Se sirve después con unas papas cocidas de la cazuela al plato.


PULPO A LA MONTAÑESA

(Fórmulas de la señora Dolores Gandarillas de Ramos).

-Doña Lola, que así la llamamos sus amigos y los amigos de su esposo, es santanderina de cepa y de espíritu. Nacida en el ?Puerto Chico?, de la bella capital marítima de Castilla, discurrió su infancia y su juventud por los mismos lugares donde se crió ?Sutileza?, el inmortal personaje femenino y pescantín, que inmortalizó don José María de Pereda.

Frente a ella, uno no sabe que admirar más; si su hospitalidad maternal y fraternal, siempre dada al paisanaje que sufre de morriña, o su condición de cocinera insigne y sacerdotisa del bien comer español. Desde luego, es la mejor guisadora de pescado desde Arica a Magallanes. En cuanto al pulpo, eso no es un plato. Es una obra de arte, un festón un bordado, un dibujo, una filigrana gastronómica. Lo hace, así: Una vez cocido y ablandado con los consiguientes clavos, se pelan los tentáculos hasta dejarlos blancos y esponjosos; se les prepra una mayonesa y se sirve como langosta; o si no, se les hace un ?alli-oli? ?aceite de oliva puro con ajo machacado? en lugar de la mayonesa; o, una salsa verde, o una vinagreta. O, si se quiere complicar más la cosa, se hace un sofrito de aceite, perejil, pimienta y vino blanco. En ese sofrito se rehogan papas en tajadas gruesas y se le agregan tres o cuatro cucharadas del caldo en que se coció el pulpo. Luego se echa esta salsa con las papas por encima del pulpo cocido, pelado y cortado y después de levantar el hervor por unos minutos se aparta la olla y se lo deja reposar un poco antes de servirlo. Esta última es, propiamente, la fórmula montañesa del pulpo.


PULPO AL ESTILO FERIANTE

(Fórmula de don S.P.P., Dean de la Catedral de Compostela y doctor en Teología y Sagrados Cánones). He aquí la fórmula más barata, más sencilla y más común de guisar el pulpo. Así preparado, se come en Compostela los días de la Ascensión y del Apóstol; y en Lugo en la fiesta grande de San Froilán, como también en todas las ferias y romajes del Norte y Noreste de España. La inventó un doctísimo canónico, e hizo de ella un prodigio de sencillez, casi impropia de su excelsa y profunda sabiduría.

Una vez cocido siempre con el hierro, el pulpo entero y sin pelar, se saca con un trinchante gigantesco tres veces seguidas, y se le vuelve a meter otras tantas en el agua hirviendo; se corta en tajadas con una tijera sobre el mismo plato en que va a servirse; se rocían las tajadas después con aceite en crudo, un poco de sal y se espolvorea con pimentón en polvo. Y se come así, sin más ni más.

Esta manera, algo aplebeyada y casi tribal, de comer el pulpo, es, por su baratura y su simpleza, la que tiene mayor clientela en toda la Europa Atlántica.


OTRAS FÓRMULAS

Puede comerse, después, frito y rebozado en huevo batido, como la merluza: o asado a la parrilla con aceite, ajo picado y perejil, o al horno adosado con aceite, limón y perejil, o simplemente frito en aceite solo, siempre después de cocido.

Y ahora, que el señor ?Puck? de nuestros pecados, mande hacer el pulpo así, se lo coma, y luego se vaya a freír espárragos en vez de dedicarse da dar recetas sobre el modo de guisar xoubas, parrochas, lampreas, vieiras y otras especies piscícolas, y marisqueras, sobre las cuales le informó ?literalmente?, un tal ?Picadillo? de A Coruña, que se hizo millonario con un libro de cocina, prolongado por la Condesa de Pardo Bazán, tan eximia escritora como pésima cocinera.


(1)Pinchando no lik "Los trabajadores del mar" aparece o libro de Victor Hugo e escribindo no apartado de buscar en este libro: "el monstruo" aparecerá a páxina 235 onde se describe ó polbo como comenta RSP.

(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile o 2 de abril de ... 1949)
O artigo do Polbo no libro La Feria del mundo
Los trabajadores del mar de Victor Hugo (EL PULPO)
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Receitas de cociña - Publicado o 02-04-2010 02:14
# Ligazón permanente a este artigo
Suárez Picallo e Luis Seoane, avogados

Co gallo da próxima celebración do congreso sobre Luis Seoane, lembramos neste blogue a relación profesional que mantivera con Suárez Picallo, cando aló polos anos 1935 e 1936 traballaran xuntos nun consultorio xurídico como avogados. Estaba emprazado na rúa Sánchez Bregua, da Coruña. Posteriormente conicidirían no exilio arxentino.
Non obstante, Luis Seoane mantivo unha relación máis estreita con Xohán Antón Suárez Picallo, da súa xeración e compañeiro de partido. Polo menor dos irmáns Suárez Picallo tiña Luis Seoane un gran aprezo, como ten testemuñado Isaac Díaz Pardo.
Comentarios (0) - Categoría: Actualidade - Publicado o 01-04-2010 10:46
# Ligazón permanente a este artigo
[1] [2] 3
© by Abertal

Warning: Unknown: Your script possibly relies on a session side-effect which existed until PHP 4.2.3. Please be advised that the session extension does not consider global variables as a source of data, unless register_globals is enabled. You can disable this functionality and this warning by setting session.bug_compat_42 or session.bug_compat_warn to off, respectively in Unknown on line 0