A. C. Irmáns Suárez Picallo - Sada


Este blogue nace co obxecto de difundir a actividade da A. C. Irmáns Suárez Picallo, así como de recuperar e por a disposición do público diversos materiais de interese sobre o noso pasado,ao tempo que damos a coñecer os artigos escritos por Ramón Suárez Picallo e outros autores sadenses.
Estruturamos o blogue en varias seccións, nas que terán cabida noticias de actualidade sobre as nosas actuacións, artigos, textos históricos, fotografías...


Visitas (desde o 05/08/2010)





Únete a nós!
comisionsuarezpicallo@gmail.com
 CATEGORÍAS
 GALERÍAS FOTOGRÁFICAS
 RECOMENDADOS
 BUSCADOR
 BUSCAR BLOGUES GALEGOS
 ARQUIVO
 ANTERIORES
 DESTACADOS

RAMÓN SUÁREZ PICALLO. NOTAS AUTOBIOGRÁFICAS (I)
Francisco A. Pita Férnández
Manuel Pérez Lorenzo



Ramón Suárez Picallo nace en Veloi, parroquia de Sada, o 4 de novembro do 1894. É o primeiro de once irmáns, nacidos nun intervalo de tempo de 23 anos. A nai, Teresa Picallo Martínez, será sempre obxecto da súa veneración máis devota:

Honra e agasalla á túa nai, pobre ou rica, nova ou anciá porque nela hónraste a ti mesmo e honras á máis pura fonte de amor dos amores, ao doce remanso de todas as fatigas. Achega ao seu regazo tépedo a túa cabeza e pronuncia o seu nome con acento de oración. Porque nunca os teus beizos pronunciarán palabra máis bela: ¡Nai! (1)

A través da nai tomará o seu primeiro contacto coas letras ?sagradas?, nos libriños que aquela gardaba no seu cuarto. As lecturas ?profanas? chegaranlle da man do seu avó:

don Juan Picallo Caramés, debuxante, ceramista, poeta a ratos, e posuidor dunha biblioteca con máis de cen volumes, que el gardaba nun baúl de nogueira, pechado con sete chaves, como a tumba do Cid. (2)

Tamén do mestre nacional de Sada, o vilalbés José Somoza Eiriz, astrónomo que instruía aos seus alumnos en materias entón marxinadas polo sistema educativo, e que, nembargantes, non era demasiado aprezado polos pais, aferrados á vella e bárbara norma de que ?a letra con sangue entra?; fronte a ela afirmaba don José, que ?a letra entra mellor con música?. A escola e o seu mestre serán evocados por Ramón en varias ocasións:

A escola pública estaba situada na rúa da Mariña, dunha vila medio labrega e medio pescantina. E todos de orixe moi humilde, traballabamos nalgunha das dúas faenas, na terra ou no mar e, ás veces nas dúas, segundo as épocas do ano.
O local era branco e luminoso, con moitas fiestras, e daba polo lado de atrás a un dos vales máis fértiles e fermosos do mundo; pola fronte estaba o peirao dos pescadores e, como pano de fondo, a bocarría azul, tersa como unha esmeralda nas calmas chichas, da primavera e do verán, e alborotada como a Ira de Deus, no outono e no inverno. (2)


Non eran tempos de demorarse en estudos e lecturas. A Ramón tocáballe seguir os pasos do seu pai, Eduardo Suárez Fernández, o ?Zoqueiro de Veloi?, que, emigrado, navegaba agora polos mares do mundo:

Cumprira os nove anos, moi poucos para gañar o pan coa suor da miña fronte. Nembargantes, decidírame firmemente a plantexar á miña nai a miña vontade de ir ao mar. Certo que era pequeno; mais ¿non ían José de Sabela, Antón de Souto e Vicente da Fonte, que tiñan a miña mesma idade? [...]
Para o caso, tomara as miñas medidas. Na compaña de Don Fernando Lourido, andaba o meu amigo José de Sabela, con quen xa falara para ver se había sitio.
-E non ha de haber, oh. Xa sabes que co tío Fernando sempre hai sitio para os rapaces. Mañán se queres vir, témola posta na praia de Miño. Tirouse o mascato e paréceme que vai haber amorrada.
A profecía do meu amigo, que ía xa de entendido na materia, decidiume de todo, e, esa noite, obtiven da miña nai o anhelado permiso, non sen unha tenaz resistencia da súa parte. Rezaba, ¡probiña! por un navegante ?o meu pai emigrado- e desde esa noite rezaría por dous.
Ao outro día, mentres colocaba a merenda no garruncho ?que a mar da moito apetito- encheume de consellos: -Serás traballador e honrado; serás humilde e ben falado cas persoas maores; non serás envidioso, nin respondón, nin embustero; nin falarás mal dos compañeiros. Serás amigo de todos para que todos sean teus amigos. Sendo un neno, portaraste como un home.
[...]
Baixo a impresión da bendición da miña nai e lembrando a profecía da amorrada, cheguei nun santiamén á rampla de don José Pena, que servía de repisa ao pintoresco pobo de Fontán, colgado do ribazo, como se quixera caer ao mar nun día de mareira. (4)


Tamén como o seu pai e como tantos sadenses, remata por elixir o camiño da emigración, única vía de subsistencia nunha familia de tal amplitude e tan escasos recursos:

Demos vista, por primeira vez, á cidade de Buenos Aires o 19 de marzo, día de San Xosé, do ano 1912. Viñamos dirixidos e confiados a un compañeiro de escola do noso pobo natal, que vivía na rúa Bolívar 262, nunha casa de Cajas de Fierro ?Vetere y Compañía-; pero uns días antes da nosa chegada, o veciño da nosa única referencia fórase a Bahía Blanca. E alí quedamos, sen saber a quen dirixirnos, en medio e medio da grande urbe porteña, que tiña por aquel entón 700 mil habitantes.
O cocheiro que nos trouxera desde a dársena norte deuse de conta da nosa angustiosa situación de recén chegados e fíxonos un pormenorizado interrogatorio. E, sen máis nin máis, resolveunos o problema, levándonos á casa duns veciños do noso propio concello, situada na rúa Catamarca, entre Belgrado e Moreno. Alí non tiñan como acomodarme e me levaron á rúa Solís 351, onde vivimos con nove paisanos nunha ancha habitación dun conventillo famoso. Días despois empregueime como peón de botica, na casa de Baralis, en Entre Ríos esquina Venezuela.
De alí en diante todo foi para nós como coser e cantar. Vendedor de artigos de goma; vendedor de alfajores cordobeses, mandioca e doce de leite, cunha cesta na cabeza; cobrador dunha gran casa maiorista; honesto lavalouzas, reposteiro e despenseiro de buques mercantes; [...] foi a nosa vida en Buenos Aires, vivida a plenitude de esperanzas, ensoños e ilusións. (5)


Como tantos galegos, axiña se integra no tecido sindical e político da capital arxentina, acadando sona e protagonismo pola súa oratoria e a súa prosa combativa. Logo dun período de militancia socialista, converterase nun dos líderes do Partido Comunista, tomando parte en mitins e asembleas, sufrindo a dura represión estatal e mesmo publicando no 1922 un exitoso folleto, Cartas a un obrero, do que se esgotarán 10.000 exemplares. Finalmente, por mor das divisións internas da organización, decidirá afastarse da política, dedicándose plenamente á actividade sindical. Haberá embarcar en sucesivas ocasións, percorrendo o mundo como reposteiro de a bordo baixo o alcume de ?el repostero poeta?, polo xeito de dispor as bandexas. Nas súas viaxes chegará a visitar China:

Coñecemos Shanghai no 1929. Chegamos alí nun barco de mala morte, sen itinerario fixo nin rota presinalada. Entre os pasaxeiros ? o barco era mixto- ía unha señorita Jacqueline Jáuregui vasca francesa [...]. E como o barco paraba alí varios días, os tripulantes que a tiñamos por amiga, quixemos agasallala cunhas flores.
Baixamos a terra na procura dunha florería e achámola ben cedo. O seu dono era un tipo louro, forte e de ollos azuis. Ensaiamos con el o noso pésimo inglés e o noso pasable francés. Porque do chinés non tiñamos nin noticias. O home, que ademais de florista, era doceiro e limpabotas, escoitounos como quen oe chover, sen decatarse dunha soa palabra. A mímica fracasou tamén. E cando xa iamos deixalo por imposible, díxonos en perfecto castelán e con certo acento rexional:
-Bueno, al fin de cuentas, qué c..... quieren ustedes. Por pouco non o matamos. Fixemos a compra e houbo logo a conseguinte esmorga. Presentounos ao dono dun gran cinema, e ao que debuxaba os afiches do Socorro Rojo Internacional. Os tres foran tripulantes de outros tantos barcos, que os deixaron en terra, por non presentarse á hora de saída, porque se perderan nas rúas do ?barrio chino?, bebendo viño de arroz e comendo niños de andoriñas, ?e aínda máis...? (6)


Xa de volta das viaxes polo mundo, poderá finalmente dedicarse ao seu oficio: o xornalismo. Colaborará para os máis importantes diarios bonaerenses, escribindo crónicas sobre o movemento obreiro, lexislación social, etc. Participará da vida social bonaerense, tomando parte nos máis soados faladoiros :

Compartimos, máis tarde, desde o modesto plano de oíntes e espectadores, reunións e faladoiros en "peñas? famosas da intelectualidade nova de Buenos Aires, da segunda e terceira décadas do presente século. E na batalla literaria entre os intelectuais proletarios de Boedo -barriada popular- e os de Florida, de perfil aristocrático, estivemos cos de Boedo, que se sabían de pe a pe toda a literatura rusa. E ata botamos o noso bo cuarto a espadas en política, meténdonos onde ninguén nos chamaba, para ir dar, algunha vez, á vella sección Orden Social da Policía Arxentina, na rúa Moreno e Saénz Peña. Andanzas impregnadas de idealismo xeneroso ás que non queremos renunciar, porque foron, se cabe, o máis belo da nosa vida e da nosa peregrinaxe polos camiños do mundo. Desde Buenos Aires percorremos toda a República, desde os Chacos ás Patagonias, todo o Continente Americano e de boa parte do europeo co seu tanto e canto do africano, tendo sempre a Buenos Aires como punto de partida e de retorno. (7)


Publicado en Suárez Picallo, R.: Selección de textos en galego, edición de P. Viveiro Mogo, E. García López, F. A. Pita Ferández e M. Pérez Lorenzo, Concello de Sada-Consello da Cultura Galega, Santiago de Compostela, 2008.




NOTAS

(1) "¡Madre!", La Hora, 12 de outubro do 1942.
(2) "Evocación infantil. Cómo conocí a Don Quijote", El Sur, 3 de marzo do 1956.
(3) Id.
(4) "Remembranza", Céltiga, 12 de xuño do 1925.
(5) "Reencuentro con Buenos Aires?, El Sur, 11 de xullo do 1954.
(6) "Shangai", La Hora, 27 de abril do 1949.
(7) "Reencuentro con Buenos Aires", El Sur, 11 de xullo do 1954.
Comentarios (0) - Categoría: Biografías-Ramón Suárez Picallo - Publicado o 20-04-2010 10:00
# Ligazón permanente a este artigo
SAÚDOS A UNHA NOVA NACIÓN: IRLANDA
En abril do ano 1949 se declarou o Estado irlandés como a República Irlandesa (en inglés Republic of Ireland, en irlandés Poblacht na hÉireann). Tamén e coñecida como a «Illa Esmeralda», por facer referencia ao intenso cor verde dos seus campos.
RSP ao coñecer a noticia escribe neste breve artigo unha sintese histórica, relixiosa, cultural e etnográfica do país.



19 de abril de 1949

SALUDO A UNA NUEVA NACIÓN
IRLANDA


Por Ramón Suárez Picallo

De la vieja comunidad de los países célticos, representados en la Leyenda trimilenaria por una Estrella de siete puntas como signo astral, y por siete cisnes blancos a modo de emblema poético y evocador (Armórica, Cornubia, Cambria, Escocia, Eirin, Galicia y la Isla De Mann), surgió hace pocas horas una nueva República, con la alta jerarquía de Nación libre e independiente: Irlanda.

El venturoso acontecimiento viene a coronar la historia de un pueblo heroico, trabajador, sufrido y mil veces ultrajado, que dejó en el arriscado empeño de defender su libertad nacional una larga sementera de santos, de mártires, de poetas y de sabios, de campesinos y de marineros, de juristas y de menestrales, caídos sobre el verde solar, por el logro de un bien imponderable.


PERFIL HISTÓRICO

Mucho antes de que Aristóteles y Teofrastes, Estrabón y Pomponio Mela, hablasen de Irlanda, llamándola Irid, Iberna e Hibernia, estaba ya la leyenda de maravilla hablando de varios patriarcas de la estirpe céltica; extendida en todo el noroeste de Europa, descendientes todos ellos, en línea de parentesco directo, del mismísimo Noé, sobrevivientes del Diluvio Universal; y de excelsas matronas, como Gha, Celt y Noela, que dirigían los negocios públicos de la tribu y del clan primigenios, con excepcional prudencia y exquisito tacto político.

Situada Irlanda en el Mar del Norte, que los pescadores celtas de Galicia y de Bretaña, llaman aún hoy ?El Mar del Gran Sol?, poco se supo de ella hasta que las Legiones romanas se lanzaron sobre las islas llamadas británicas y se estrellaron frente a la feroz resistencia de sus habitantes; tampoco pudieron domeñarlos los escandinavos, los anglos, los sajones y los normandos. Porque aquellas gentes, dedicadas a la caza y a la pesca primero, y después a los pacíficos trabajos de la agricultura (Irlanda es aún hoy un país eminentemente agrícola) se trocaban en guerreros invencibles, cuando desde lo alto de los castros llamados allí raths y a la sombra de los dólmenes y de los menhires, sonaba el cuerno de alarma y se levantaba el hacho encendido, anunciando la presencia de extranjeros invasores.

Sólo el cristianismo penetró allí pacíficamente conquistando las almas. En los siglos IV y V San Paladio y San Patricio y más tarde San Colombano, sembraron a voleo la semilla de la nueva fe. La siembra fructificó bien pronto, e Irlanda fue llamada ?La Isla de los Santos?.

No obstante, la Iglesia Católica; que hoy tiene en Irlanda uno de sus más sólidos puntales, no logró nunca borrar del todo, la vieja paganía céltica. Las leyendas de la muerte, sobre campañas de aparecidos, con metempsicosis y trasmigración de las almas, así como un panteísmo integral que presiente a Dios en todas las partículas vivientes de la Creación, siguen empapando de brumoso misterio, todo el riquísimo folklore de la Verde Eirin. Y mucho antes de que Inglaterra, en tiempos de Enrique VIII, tuviese su pleito definitivo con Roma, los irlandeses cristianísimos, reñían y discutían con el Papa, lo cual no fue obstáculo para que el catolicismo romano fuese, junto con el ansia de poseer la tierra por quienes la trabajan y por el aliento tradicional de libertad colectiva, elementos decisivos en el logro de la plena independencia nacional, proclamada hace pocas horas en la ciudad de Dublin.

Desde el siglo XI hasta nuestros días, la lucha de los irlandeses se concretó a un combate permanente contra los otros británicos, enardecido más y más en cada siglo, hasta terminar en la tremenda insurrección armada de 1916, última etapa del combate victorioso.

En la batalla secular no hubo por ninguno de los bandos tregua ni cuartel. Hubo, sí, incendios y arrasamiento de ciudades y campos sembrados, degollinas universales, patíbulos erguidos y venganzas oscuras; y no faltó el mártir excelso, el famoso Alcalde de Cork, por ejemplo, que se dejó morir de hambre en la cárcel; mientras una multitud conmovida, arrodillada sobre toda la tierra irlandesa, encomendaba su alma a Dios, pidiéndole que no cediera.

Afortunadamente, a las largas, vino la comprensión de unos y de otros. Y no deja de ser conmovedor el hecho extraordinario, de que el propio Rey de Inglaterra y el Jefe de su Gobierno, despidan con su mensaje de paz y de augurios de bienandanzas, a la vieja tierra; que fue el más preciado y el más discutido florón de la Corona Británica. Hecho aleccionador y simpático, que honra por igual a ingleses e irlandeses, aún siendo como es; signo de los tiempos.


IRLANDA Y SU CULTURA

Irlanda posee una finísima cultura. Su folklore está repleto de leyendas sobre la vida, el amor y la muerte; posee asimismo un refranero riquísimo referido a todos los meses del año, a las estaciones, a la casualidad de la tierra y los frutos, a los oficios, a los ríos y al mar, a las selvas y a los vientos, al Sol a la Luna y a las estrellas. Como todos los otros pueblos de su misma estirpe, tiene como instrumento musical la gaita de aire ; que exalta en las fiestas populares campesinas y marinas, la alegría juvenil en danzas de sin par gracia y belleza. La ?morriña ? y la ?saudade , estados de ánimos creadores de una copiosa literatura en Galicia y en Portugal ?también de origen céltico? tiene su equivalente en Irlanda, en miles de canciones encantadoras, dedicadas al hogar y a cuantas cosas amables lo rodean.

Pinturas y esculturas, talladas en piedra y en madera, ilustran sus artes. Y en la literatura, tres o cuatro hombres irlandeses contemporáneos, sin contar otros mil, figuraban en las letras universales en primerísimo plano: Oscar Wilde, Bernard Shaw, James Joyce, Keats y Lyan O?Flaherti, para no citar más. Y esto, sin hablar de los sabios, artistas y escritores de origen irlandés que enriquecen la mejor cultura de los Estados Unidos de Norteamérica, donde Irlanda volcó una gran parte de su rico caudal humano.


PORVENIR

La República de Irlanda se presenta en el concierto de las naciones libres del mundo, rodeada de circunstancias venturosas en lo que se refiere a lo internacional. En fecunda y laboriosa paz; recibió los mensajes de reconocimiento y de buen augurio de las principales potencias del globo. En cambio, en el orden nacional, tiene que vencer aún algunas dificultades. Una parte de su territorio; el Ulster, queda por ahora, fuera de la órbita de su soberanía para seguir vinculado a la Corona Británica. Y, en torno a este hecho, y a otros de mayor o menor cuantía, fuertes grupos políticos, no quisieron sumarse a los festejos con que fue celebrado el histórico acontecimiento. Mas, aún así, Irlanda seguirá su ruta, emprendida anteayer, al filo de la medianoche entre el repicar de las viejas campanas, las salvas de sus armas de defensa, las canciones bárdicas de profecía, y las oraciones para los muertos caídos a lo largo del duro camino, en busca de la gran meta de la libertad.

¡Que en sus campos, fecundos, verdes y jugosos, primorosamente trabajados por el esfuerzo de sus hijos, vuelen las canciones de la paz y de la hartura; y que nunca jamás, se proyecte sobre ellos la sombra siniestra de Caín fratricida! Éste es nuestro voto, para los hermanos celtas de la vieja y admirada tierra de Breogán y de San Patricio.


(Este artigo publicouse no xornal La Hora, en Santiago de Chile o 19 de abril de ... 1949)
Irlanda: Mapas
Irlanda: Historia
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Pobos, cidades e lugares - Publicado o 19-04-2010 01:19
# Ligazón permanente a este artigo
SUÁREZ PICALLO. DE VELOI AO FIUNCHEDO
Xesús Torres Regueiro



Eras de familia humilde e numerosa, Ramón. Numerosísima. Multitudinaria, diriamos hoxe. Once irmáns, un equipo de fútbol. E ti eras o maior, o máis vello, que de ben noviño, neno aínda, tivo que traballar na terra e no mar. Como moitos nenos de Sada. A terra e o mar. No mar andaba teu pai, mariñeiro polos mares do mundo. E en cada marea, en cada arribada deixaba a semente no ventre da túa nai. ?Fun o maior de once irmáns?, dicías unha vez. Moitos, demasiados para aquela casiña de Veloi na que naceras a catro días do mes de Santos de 1894. Uns morreron cedo, outros marcharon á emigración, secundándote. Dalgúns ficounos o nome: Diego, Eduardo, Leonardo, Antón... E María, a máis nova. A que gardou e mantivo a casiña de Veloi (como hoxe o fai o seu fillo Moncho) á que agora acudimos saudosos de ti, da túa memoria, lembrada nas pracas da fachada que, agora si, nos falan de ti.
Veloi! A aldeíña de Veloi, modesta e humilde, apenas tres casas daquela, contando a vosa. Hoxe son algunhas máis; de levar o número tres pasou a levar o catorce. Até se ergueu unha máis na vosa eira para un teu sobriño-neto. Adoitabas dicir (e escribir) que amabas a terra en que naciches como a propia luz dos teus ollos. Poética expresión: a propia luz dos teus ollos.
Como che gostaba ollar a saída das traiñeiras á tardiña, despois de saíredes da escola! Mentres os outros se entretiñan a cazar os grilos ou a rachar cacholas a pedradas, ti iaste silandeiro a ollar a partida e escoitar a música acompasada dos remos chocando coa auga nun monorrítmico: plaf... plaf... plaf... plaf...
A carón dos mariñeiros do quiñón e do patrón non faltaban os nenos que deixaran a escola cedo e traballaban a cambio de peixe, que sempre mataba algunha fame nas casas pobres de moitas bocas. Tal a túa.
Eras un neno de nove anos cando na rampa de Fontán embarcaches de ?cazoleiro? na ?María Manuela? que gobernaba o tío Fernando, quen sempre tiña sitio para rapaces na súa traiñeira. Con el gañara teu pai tamén a súa primeira cazola. Aínda se lembraba o vello patrón cando che preguntou de quén eras.
E ti non esqueciches endexamais aquela primeira e afortunada saída. O patrón recompensoute xeneroso e ti levaches, foncho e satisfeito, a túa primeira cazola chea de sardiñas a ofrendarllas a túa nai emocionada. Aquel día houbo sardiñas para todos: para a avoa, a madriña, o tío... Todos a probar a primeira cazola do rillote e todos a abenzoarte. E ti eras feliz.

*
* *


Pouco fuches á escola Ramón. A túa escola foi a vida, aínda que remataras pasando polas aulas da Universidade de Compostela. Pero antes tiveras outra ?Universitas?, á beira dos rexos mariñeiros, nos traballos da terra, na dura experiencia do mozo emigrante ao que ninguén recibe en país alleo, nos traballos máis abaixados, na loita sindical e proletaria...
Pouco fuches á escola das primeiras letras, Ramón, mais nunca esqueciches aquela escoliña pública na rúa da Mariña. Aquel local branco e luminoso, de moitas xanelas, co peirao de frente e a ría de cambiante telón de fondo. Local complementado con xardín e horta que facía de pequena granxa experimental. Daquela estaba lonxe aínda a escola dos emigrantes, a que crearían dende Nova Iorque os teus paisanos, emigrantes coma ti, e mesmo aínda non constituíran a sociedade ?Sada y sus Contornos?. Mais nunca esqueciches a aquel mestre, único mestre daquela escola. Aquel don Xosé Somoza Eiriz, xa cincuentón cando ti o frecuentaches como discípulo e que a túa memoria infantil ornou de cualidades oratorias, científicas e literarias, amén de pedagóxicas. Un mestre ben querido polos alumnos e menos polos seus pais e os rudos paisanos que non comprendían que o mestre dedicase tempo a cousas que non tiñan interese ou que non valían para nada, nas súas curtas miras.
Un mestre, aquel don Xosé, partidario de que a letra entra mellor con música. Amante da boa literatura e transmisor do seu amor polos libros. E por aquel xenial Miguel de Cervantes e a súa criatura literaria Don Quixote de La Mancha.
O Quixote que o mestre Somoza vos leu nun aniversario da morte de Cervantes, en pequena ración, deixándovos o mel nos beizos. A algúns, claro, que xa di o refrán que non se fixo o mel para a boca do asno. O Quixote, que teu cultivado avó Picallo gardaba baixo chave naquela ucha de nogueira que lle facía de biblioteca e que remataría por regalarche cando partiches á emigración. Foi a súa herdanza e aquel tomo acompañoute sempre polos camiños do mundo e nas situacións máis diversas: na cadea, no hospital, nas alcobas das fondas...
Lembráchelo ao final da túa vida, cando estabas a piques de deixar Chile para acollerte á soedade multitudinaria de Bos Aires. Explicábaslles aos chilenos de Concepción como coñeceras a Don Quixote, ti loitador de tantas causas perdidas. Falábaslles do mestre Somoza e do avó Picallo, amigos e contertulios, dous nomes que non lles dicían nada aos teus leitores e que para ti eran dúas figuras venerables e veneradas.
Tivéchedes bos mestres en Sada e foi unha sorte para moitos de vós. Deses que imprimen pegadas indelebeis non só nas almas infantís, senón na sociedade e no entorno. Porque antes do voso don Xosé Somoza, estivera aquel que o poeta e dramaturgo Lugrís Freire, teu paisano estimado, lembrou sempre. E nos tempos da República houbo aquel mestre de Souto, a carón da túa casiña de Veloi, que compartíu inquedanzas e loitas (e tamén martirio pois tamén foi ?paseado?) co teu irmán Antón, aquel Rafael Fernández Casas que presidíu o Ateneo de Cultura e foi asasinado en Trasanquelos. E tamén aquel Golán que daba conferencias. E outros bos habería. E tamén mestras, aínda que non saibamos ou non lembremos os seus nomes. Como segue a haber hoxe. Tal eses que se preocupan por lembrar e recuperar a memoria daqueles emigrantes que crearon a escola onde eles exercen hoxe.

*
* *


Na escola do mar aprendiches os nomes de todos os baixos, puntos e cantís da ría, en mapa a escala natural, amén das cousas do oficio de mareante. A orientarse, por exemplo, clavando o ouvido no courel da traíña para saber na escuridade da brétema, polo renxido do mar, se estabades enriba dun baixío ou en mar libre. Tamén aprendiches o mapa dos ceos nas longas noites de escuradas, lección que logo ampliarías nas travesías oceánicas e baixo o influxo do Cruceiro do Sul. Axiña soubeches que ?cando as Tres Marías están tirando a Coitelada, e o Carro cae perpendicular sobor do Corno de Lourido, son, xustamente, as doce da noite.? Non o esqueciches nunca, quizá porque non puideches xa volver a ollar esa conxunción estelar na túa ría.
O mar da Marola e sobre todo a túa ría, ?a ría azul que entra pola Marola e morre ao pé da secular vila betanceira?, foi para ti fábrica, escola e campo de recreo, todo a un tempo. Unhas veces chamábaslle ría de Betanzos, como é historicamente, e outras tentabas apropiala e nomeábala ría de Sada.
De rapaz de boliche pasaches á traíña, gañando un quiñón coma un home. Era co patrón Mangúa e o seu ?Armenteiro? de doce remos por banda, de quen contaches a súa traxedia anos despois, de cando perdestes o aparello nos baixos de Campelo unha noite malfadada. O pobre Mangúa nunca puido repoñer o aparello e virou tolo.
Daquelas tiñades forzas dabondo para botar todos os luns unha estrepada antes de comezar o traballo propiamente, á escurada. Sempre había alguén disposto a botar o desafío (?Ei, lanchas, vai!?) que ao patrón compríalle aceptar polo aquel do honor mariñeiro. Lembraches gañar a estrepada unha vez co ?Armenteiro? do Mangúa, pasándolles en última instancia ás corenta traíñas do porto, emproando a pena da Marola, meta final daquelas regatas que escomezaban á altura da praia de Arnela, preludiadoras das duras xornadas de traballo. A terríbel Marola, entre a Coruña e Ferrol, tan temida: ?Quen pasou a Marola, pasou a mar toda!?, di o dito popular. E outra vez coa minueta ?Raíña dos Anxeles?, tamén con Mangúa, a derradeira regata na que tomaches parte antes de marchar cara outras augas e outros portos.
Ao mellor tratábase da mesma e única ocasión. Ou quizá non a gañaches nunca, e tampouco os outros mariñeiros vos saudaron como vencedores, remos en alto. Por iso quixeches gañar a estrepada na escrita, na memoria, que é o que queda. Tanto ten. O feito, xa historia na nosa ría, é fermoso en si e os teus relatos mariñeiros sempre terán a emoción salgada e o frescor mariño daquel duro oficio e daquela tremenda loita pola vida. Relatos mariñeiros escritos pola man que antes encalecera co remo. Mágoa que non nos deixaras máis.
Se souberas, Ramón, que os barcos de pesca están hoxe a desaparecer na túa ría non o creerías. E tampouco creerías que Fontán se convertíu nun peirao de embarcacións deportivas ou de ocio.

*
* *


Poucas festas patronais tiveches ocasión de vivir na túa Sada, mais fuches quen de evocalas para os paisanos emigrados cando xa levabas dezaoito anos sen asistir a elas. Claro que algúns deles levarían máis e foi moi reconfortante para aqueles ?Unidos de Sada? oir a túa evocación emocional naquela velada de 1930: os trafegos e preparativos das vésperas, a alegre alborada, a música de Panchón (personaxe que mesmo engaiolara a Pérez Lugín), a banda de Arca, a gaita do ?Capitán? de Mondego, os estrondosos foguetes, a procisión da Raíña dos Anxos, repique de campás, bombas de palenque, o copioso xantar familiar sempre con algunha ausencia na mesa, a cucaña dos rapaces, a regata, a danza de arcos mariñeira, a foliada da noitiña cos mesmos músicos da mañá, a fantasía dos fogos de artificio, o globo do último día a imitación un chisco reducida do betanceiro... Festas doutro tempo, con imaxes a desfilar emocionadas ao compás da túa evocación nas mentes e corazóns conmovidos e nos ollos humedecidos dos teus paisanos emigrados. Festas da túa infancia que quedaron fixadas para sempre no teu corazón mariñán.
Tamén evocabas os sabores perdidos e as golosas e cobizadas froitas da comarca das Mariñas de Betanzos: as afreces ou amorodos e as cinco especies de cereixas de Bergondo, as peras urracas e barboriñas de Sada, as mazás santiaguesas e agostiñas de San Pantaleón das Viñas que acodiades de rapaces a roubar cruzando a ría a nado dende os xuncais de Miodelo, onde ás veces poñíades a secar as redes.
E a viciña aldea de Carnoedo era para ti nome sonoro (¡Carnoedo!) de craro avoengo celta e dábache ocasión para fermosas imaxes: ?aldeíña peixeira debruzada n?un irto ribazo da ría, coma unha fidalga na solaina d?un vello pazo?. Nunha evocadora estampa mariñeira falabas da taberna daquela parroquia viciña que era o xeocentro daquel mundo primitivo que coñeceras na túa primeira xuventude. A taberna da Trenla, atendida por varias xeneracións de Trenlas, constituía o espírito e corazón da aldea mariñeira. A taberna facía as múltiples funcións de casino democrático, bolsa e banco, despacho de utilidades, ucha de caudais, lugar onde se facían as partixas da Compaña mariñeira tradicional, amais de oficina mutualista e solidaria para as viúvas que cobraban o quiñón do náufrago e caixa de recadación para a festa parroquial... Dende a lonxanía de anos e de légoas o teu espírito viaxaba até ela e axoenllábase conmovido para bicar a cantería da súa porta.

*
* *


Aquel galego, anarquista tolstoiano, sen pernas, que coñeciches no hospital-lazareto de Buenos Aires ensinouche a camiñar no mundo das ideas sociais. Sempre nunha dirección: na procura da luz e da emancipación social e humana. Dende entón fuches anarquista tolstoiano, sindicalista, comunista, socialista, nacionalista galego de esquerda ao redescubrir a Patria, a nación negada, republicano daquela República española de traballadores de todas clases que axudaches a constituir e loitaches para que non morrera fronte ao fascismo criminal. E finalmente, penso eu ou iso paréceme, solitario tolstoiano de novo, para pechar o círculo ou a espiral. Sempre fidel a ti mesmo, sen deixar de ser por iso nunca galego.
A túa forxa de rebelde, Ramón, foron as loitas sindicais naquel Buenos Aires que medraba de contino, acollendo traballadores de toda condición que as panzas dos vapores vomitaban no porto a diario. Na rúa, mitineando nos recantos, nas fábricas e nos talleres, no porto, nas xornadas de protesta, nas folgas, falándolles aos traballadores. No papel, escribindo nos órganos sindicais e aquel panfleto de grande tirada, Cartas a un obrero. E percorrendo a costa arxentina nos barcos de cabotaxe ou nos mercantes a cruzar os mares, organizando obreiros e sindicatos marítimos. Mesmo fuches candidato sen fortuna a concelleiro por Buenos Aires e a senador pola provincia de San Juan, lindeira xa con Chile. O eleitorado era máis moderado ca ti e a idea que representabas.
A túa sona medraba. Por iso che encargaron a oración fúnebre de homenaxe a Lenin, cando morreu en 1924. Por iso te enviaron pouco despois a Europa como representante sindical. A Xenebra, a aquela conferencia da Organización Internacional do Traballo. Á Suiza, á que décadas despois emigrarían os nosos en vez de coller rumo a Buenos Aires ou a Cuba.
Mais de Sada xa levabas un xermolo de concienciación social. Os pobres é doado que se conciencien, que palpen axiña a loita de clases en carne propia. Outra cousa é que se revolten ou que se conformen mansamente co seu destino. Ou mesmo que defendan aos que os oprimen.
Tamén en Sada acediches ao mundo das ideas sociais a través daquela barbería do peirao que facía as veces de Ateneo popular. O Vieiro, barbeiro anarquista e un vello indiano socialista levaban alí as publicacións dunha e doutra ideoloxía a serviren de confronto dialéctico á clientela, aos siareiros que sabían ler. Había tamén quen lles lía aos analfabetos. Aquel foco de subversión e perturbación social para as forzas vivas, de orde, e que tiña o máxico reclamo dun merlo amaestrado a cantar o hino de Riego, a Marsellesa e ?Hijos del Pueblo?. Cousa bonita debía ser esa do merlo do barbeiro. Mellor que unha gramola.
E tamén foi naquela Sada labrega e mariñeira (?labriegos de la tierra / marineros del mar?) onde asistiches por ver primeira á celebración do 1º de Maio, con Orfeón, cancións de loita e de esperanza nun futuro mellor para a Humanidade, que está hoxe lonxe de acadarse. Tempos poéticos e románticos do movimento proletario incipiente. Hoxendía nas mirradas celebracións que se fan na capital coruñesa (non sei nas outras) dá un pouco de mágoa, Ramón, ver como transcorren case como un rallie e como a meirande parte dos asistentes descoñece os hinos que se malcantan.

*
* *


Logo as túas ansias e dedicacións foron para as loitas no seo da coleitividade galega, na Federación de sociedades ou fóra dela. Por iso fuches dos ?céltigos?, aquel grupo de bos e xenerosos que daba vida á tan apreciada e significada revista Céltiga, fundada por Domingo Rial e o debuxante Ramón Peña e dirixida por ti, o teu amigo Eduardo e Eliseo Pulpeiro, en feliz triunvirato, revista que mesmo tivo repercusión na intelectualidade galega de aquén mar nun momento en que aquí estabamos a sofrir a Ditadura de Primo de Rivera.
Á túa nai dedicáchelle con todo agarimo o teu primeiro traballo escrito en galego, na nosa fala, ?na que ela me cantaba, abalándome cando era neno?. Trataba de Sada, claro é, de qué senón ía tratar. Das túas lembranzas de neno mariñeiro. Quizá foi ela a que che ensinou a ler e escribir. Teresa a Escribana tiña sona de espilida e escribialles e lialles cartas aos viciños analfabetos.
E de túa nai, do seu cuarto, escribiches cando volviches por primeira vez, lembrando as horas infantís, aquel ?santuario de tenrura?, cos sinxelos mobles e o nobre leito no que vicheñes ao mundo. O cuarto da nai (co seu Cristo de cerdeira, a ucha de nogueira, o chineiro das larpeiradas ocultas, o vello reloxio, o leito, a vella cadeira de bimbios...) como núcleo primixenio e resumo da casa toda, do fogar perdido e añorado.
Gostaches relembrar tamén o momento da partida, cando a ?derradeira pitada do vapor?. Para os que embarcabades no peirao coruñés: ?¡Marola!, ¡Torre de Hércules! ¡Orzán!?, eran as derradeiras vistas da nosa terra que compría fixar ben na retina. Para moitos emigrantes esas imaxes e a súa aldea natal era todo canto coñecían de Galiza.
Eras un poeta Ramón, que non tivo tempo, vagar nin decisión para escribir poemas. Tampouco era propio dun axitador e revolucionario facer poemas. Iso xa era cousa do teu amigo Eduardo.
Marola, nome para ti tan evocador de perigos precoces e experiencias infantís, foi o nome que puxeches ao teu primeiro intento literario a serio. A data da súa estrea, o 18 de agosto de 1925, foi para ti data inesquecíbel. Foi no teatro Mayo, na avenida dos galegos, a cargo da compañía de Concepción Olona que daría varias funcións en días sucesivos. Marola era o nome da protagonista daquel drama en dous actos, único ensaio teu no eido teatral. Ainda eras Ramón Suárez. O Picallo viría despois, engadido e inseparábel do outro apelido. Non tivo moi boas críticas, a verdade. Mesmo ti o aludías despois como ?drama malo e truculento?. Algún órgano da colectividade dixo que era un boceto de drama e que se resentía de excesivamente ideolóxico. Ademais, os actores non encarnaban moi ben os tipos galegos. Pese ás ilustracións musicais do mestre Paz Hermo e dun alalá interpretado maxistralmente polo teu amigo Blanco-Amor a telón corrido. E sen embargo, estivo cincoenta e sete noites en cartel e tivo o seu impacto entre a colectividade galega.
Aquí só se coñeceu o eco da súa estrea e das representacións. Nunca a publicaches e ficou perdida no medio dos teus trafegos e viaxes. Por iso nunca foi representada entre nós. Quizá non merecera a pena e só teña un valor testemuñal e anecdótico na túa traxectoria. Nunca o saberemos. Ao mellor foi determinante nese teu empeño o labor dramatúrxico en galego do teu paisano Lugrís Freire a comezos do século. Aínda que agora penso que quizá aquelas obras non as coñecías no seu momento, pois eras moi neno cando as representaba aquela coruñesa Escola Rexional de Declamación. Poida que algunha se representara tamén en Buenos Aires anos despois.

*
* *


Comezaches a túa carreira parlamentaria dubitativo e modesto. Os teus títulos daquela eran o de cidadán da democracia, de fillo do pobo e do traballo, como lles dixeches aos integrantes daquel parlamento no que había filósofos e doutores, profesores universitarios, xornalistas e moitos avogados. Tamén un labrego galego: o teu amigo betanceiro Ramón Beade, socialista agrario, a quen lle farías un fermoso texto necrolóxico cando soubeches da súa morte anos despois.
?Si, si, deputado... E agora qué??, diciache túa nai, non sen razón, preocupada polo teu futuro e pola carencia dunha profesión. E quizá aguilloado por esas verbas maternas conseguiches logo outros títulos: bacharel (no Instituto de Lugo, coas facilidades do profesor Ramón Martínez López, teu correlixionario e tocaio), licenciado en Dereito por Compostela (onde era Magnífico Rector o teu compañeiro de deputación e partido, o noiés Rodríguez Cadarso, quen morrería en accidente antes de ti licenciarte). E, sobre todo, a través das túas intervencións no Parlamento, o título de gran orador: ?Unha voz apegada a un home? dixo Ortega y Gasset, nada menos. Mesmo os teus discursos parlamentarios nas Constituíntes españolas mereceron seren editados en Buenos Aires, para que a coleitividade soubera do teu labor e dedicación. Unha voz forxada en centos e centos de asembleas e mitins nas fábricas, nas esquinas, nos portos... E logo nas feiras e prazas de Galiza, defendendo a necesidade e o dereito ao autogoberno. Para daquela descobriras que para un galego o mundo empeza ou debe comezar en Galiza e os seus problemas son previos (ou polos menos paralelos) aos do resto. Por iso pelexaches tanto polo Estatuto de Autonomía. Con Castelao, con Bóveda, con Vítor Casas? Plebiscitado con éxito pouco antes do levantamento fascista que acabou con todo. Daquela xa te sentías líder, conductor do teu Pobo, así con maiúscula como o escribías en confesión ao amigo Eduardo. Non era o Estatuto que vós soñabades, mais era o posíbel naquel momento. E servíu para que despois non nos ningunearan definitivamente ou para que Galiza aparecese á par de Cataluña e Euscadi como ?nacionalidades históricas?, cando foi o do ?café para todos?.
En febreiro de 1936 voltaches sair eleito deputado a Cortes nas eleccións que lle deron o trunfo á Frente Popular. Agora ías representando ao Partido Galeguista, dentro da coalición do Frente Popular. Obtiveches cento cincoenta e tres mil cento corenta e cinco votos en toda a provincia. Case cen mil máis ca en 1931. Agora eras máis coñecido, madia leva! E na túa Sada fuches o candidato máis votado, sacándolle un cento de votos de ventaxa ao todopoderoso Casares Quiroga. Non son datos nin situacións comparábeis, mais no baile de números é doado perder as referencias. Digamos namais que o actual deputado do BNG pola provincia coruñesa, por exemplo, tivo oitenta e sete mil catrocentos seis nas eleccións xerais do pasado 2008. Ben menos dos que ti obtiveras entón.
Aquela licenciatura en Dereito, acadada con corenta anos mentres dirixías en Compostela aquel Ser, ?semanario gallego de izquierdas?, e A Nosa Terra, órgano do Partido Galeguista que andabades a encauzar cara a esquerda, serviríache brevemente para integrar aquel bufete coruñés con Luis Seoane, Boedo e Bremón, para exercer como avogado de pobres, e logo durante a guerra (e contrariado xa para sempre cos comunistas) defender os libertarios do Consello de Aragón xulgados por causas políticas, por quereren facer a revolución ao tempo que a guerra. Tamén para poñerte ?á par? de tanto deputado avogado cando voltaches ás Cortes co trunfo da Fronte Popular. Despois valeuche de pouco, porque a tua dedicación foi no exilio, como xa o fora antes, o xornalismo, amarrado ao duro banco da máquina de escribir. Xornalismo ético e humanístico, con afán didáctico e iluminador. Aínda hoxe as túas crónicas chilenas, recopiladas en parte, nos ilustran e asombran nunha multiplicidade de temas. Sempre atento aos fitos culturais, á restauración e lembranza da democracia republicana perdida e á reivindicación da patria galega. Xornalista vocacional e autodidacta, logo mestre de cursos maxistrais de xornalismo no Centro Lucense nos teus últimos anos, para a mocidade e para todos os que quixesen escoitalos. Clases maxistrais aquelas, louvadas publicamente mesmo por un vello xornalista profesional como Víctor Luis Molinari, o italo-arxentino sempre amigo de Galiza e dos galegos.

*
* *


En xullo de 1936 foi a desfeita propiciada polo militarismo fascista que pouco a pouco se ía extendendo por Europa como un cancro devastador. As forzas máis reaccionarias da España erguéronse contra o poder constituído e constitucional. Ti estabas en Madrid coa comisión que entregou o noso Estatuto recén plebiscitado e a túa sorte sería a partir daí a da propia República: Madrid, Valencia, Barcelona, a derrota final e a desbandada cara a Franza desleal e o exilio. Mentres, Galiza sofreu dende o primeiro momento ?o máis grande martirio da súa historia?. ?O maior drama colectivo de terror e de espanto?. Son palabras túas. Os seus mellores valores remataron fusilados e asasinados nas cunetas. Bóveda, o organizador do voso partido Galeguista e cabeza económica do Estatuto, Casal ?a quen, xunto coa súa dona María Miramontes tanto debías?, Casas... Quintanilla e outros socialistas: López Da Torre, Mazariegos, Ramón Maseda... Villaverde o líder cenetista, e tantos activistas obreiros. Benigno Alvarez, o comunista galeguista. Até o deputado Miñones, tan moderado. Xenerais que non se prestaron ao golpe, gobernadores civís como o da Coruña, Pérez Carballo e a súa dona Juana Capdevielle, a bibliotecaria. Artistas como Huici, Francisco Miguel, Camilo Díaz... E ademais, militantes anónimos, sindicalistas, traballadores, persoas que se mantiveron fieis aos seus ideais.
O 12 de agosto apareceu nun monte de Veigue, na túa Sada, o corpo mutilado do teu irmán Xohán Antón, xunto co de Carballeira e o de Manuel Prego, os dous viciños de Meirás. Ti aínda tardarías en sabelo. Non serían as únicas vítimas de Sada: o alcalde Fernández Pita foi fusilado e o dirixente cenetista Monzo aparecería morto tempo despois. Rafael Fernández Casas, mestre do Souto, tan pertiño de Veloi, tamén paseado. E aínda houbo outras vítimas, menos significadas quizá.
No nadal, cando xa tiñas confirmación do asasinato do teu irmán, escribíaslle dende Barcelona a Blanco-Amor coa alma desfeita: ?O noso Antón, o meu gran camarada, o meu gran auxiliar, o meu mellor amigo, o meu inolvidábel animador, foi asasinado a culatazos. Apareceu con todas as costelas rotas e a testa desfeita. Aquela cabeza repleta de ideas xenerosas, de nobres pensamentos, de ilusión de futuro venturoso para a nosa patria, foi destrozada polos asasinos de Galiza e de España!?.
Non foi esta a única desgraza familiar: O voso pai morría de pena a véspera dos Reis de 1940 e a vosa nai nove meses despois. O teu fogar de Veloi ficaba descabezado e enloitado. Tamén na emigración van caendo outros irmáns: no 38 morría Eduardo en Filadelfia; no 40, pouco despois do pai, tamén morría Leonardo en Montevideo. É natural que estiveras desfeito e te sentiras so no mundo, sobre todo naquela dominicana Ciudad Trujillo da que axiña escaparías. Enténdese que pedises socorro postal ao teu amigo Blanco-Amor na Arxentina: ?¡Axúdame! ¡Escríbeme! Non teño a quen falarlle no mundo.?

*
* *


Tanta familia na túa casa e ti sempre só polo mundo adiante. Sen descendencia, solteirón impenitente, sen casa propia, a deambular por ?conventillos?, por fondas e pensións e casas amigas. Claro que a túa vida non era moi apropiada para fundar familia: emigración itinerante e sen oficio determinado (ou con mil mañas e oficios), exiliado inestable e sen fortuna... Mais propia para un amor en cada porto ou en cada país ou cidade de destino. Nunha ocasión ?quizá a única?, cando xa tiñas sesenta e sete anos, contácheslles aos teus alumnos dun curso de xornalismo que eras solteiro porque non tiveras tempo de casar, e que estiveras a piques de facelo, na Catedral de Lugo!, o 4 de outubro de 1936, cerimonia truncada polo estalido da guerra. A cousa estaba, pois, preparada con tempo. A noiva (quen era ela Ramón?) quedou na Galiza franquista, e ti nunca falaches, mellor dito nunca escribiches dela en público. Fantasía de vello ou realidade? Para ser cousa inventada, a data semella moi concreta. Un misterio, como outros, que xa a ninguén interesa. E dez anos antes dedicaraslle un artigo á señorita Magdalena Jaureguiberry cando fuches a Suiza. Significou algo para ti aquela francesiña ou era cousa de ?amor cortés??
O certo é que sempre se falou, por atrás, e permíteme Ramón que fale de cousas que case nunca se escriben, da túa presunta homosexualidade: ?O Picallo é un pouco pájaro?, dicían algúns nunha época en que estas inclinacións se tapaban máis que hoxe e non existía iso do ?orgullo gay?. Ti sempre fuches discreto. O teu amigo, o teu ?capitán?, o Blanco-Amor (?Blanco del Amor... de los hombres?, dixeron en letra impresa os seus ruíns inimigos), era niso máis indiscreto e rachador de tabúes. Unha actitude que non toleraban nin perdoaban moitos. Até o García Lorca encabuxouse con el cando o visitou e fotografou en Granada, en ?su? Granada, na casa familiar, porque o poñía en evidencia diante da nai. Ti eras doutro xeito. Xa non só no teu torpe aliño indumentario fronte ao dandismo esaxerado do ourensán. Tamén na expresión. Nas túas cartas ao amigo ?amizade duradeira e entrañábel, unha irmandade? eras tan discreto...! Iso si, sempre queixándote da soidade. E sempre estiveches só. E morriches só.
A vosa era unha amizade ?clara e luminosa? que estaba ?máis aló do ben e do mal?. Á túa casa de Veloi fora Eduardo a curarse do mal da perda da nai aquel verán de 1933. E a túa, Tareixa a Escribana, fixo de nai sustituta. El nunca o esqueceu. A túa nai, aquel señorito distinguido e tan elegante, en oposición ao bandallo do seu fillo, semelláballe mesmo un... un... ¡titiriteiro!, tal foi a verba que atopou e acertou a sair por fin dos seus beizos e que logo se contaría como anécdota en tertulias e cenáculos. Fora daquela cando o voso frustrado intento de acodir en lancha á romaría dos Caneiros betanceiros con aqueles rapaces mariñeiros de corpos apolíneos, varados na ría en agarda da subida da maré despois de berrar aquilo de ?Para mariñeiros nós!?. Si, dende que vos atopastes na tertulia bonaerense do café ?La Armonía?, a vosa foi xa para sempre unha amizade harmoniosa a través dos tempos e das distancias, cando as houbo. Amizade de influencias mutuas, de confidencias íntimas, de vivencias compartidas.

*
* *


Na Arxentina fuches persoa non grata durante os gobernos militares e reaccionarios por mor do teu pasado revolucionario e sindical, de ?axitador? case profesional. Por iso penaches en Chile (país ao que remataches querendo) catorce anos alonxado, xa non da Patria, senón dos amigos de emigración e exilio e daquela cidade porteña, para ti tan querida.
En xuño de 1954 voltabas a Buenos Aires convidado á celebración dun novo aniversario do Plebiscito do Estatuto galego. Desaparecido Castelao, eras ti Ramón o chamado a presidir un acto de tan grande significado simbólico e político. O extraordinario e apoteósico recibimento, co público en pé, encheute de emoción, disipou os teus medos e predispuxo o teu ánimo para voltar á gran capital dos galegos definitivamente, tan axiña como as condicións políticas fosen favorábeis.
E a ocasión chegou (caído o xeneral Perón) dous anos despois, co gallo do I Congreso da Emigración Galega, un evento de grande repercusión e unidade antifranquista, ao que asistiron delegados de todo o continente americano e no que tiveches destacadas e agardadas intervencións. E de seguido tomaches as rendas do Consello de Galiza como un dos tres deputados supervivintes daquela especie de Goberno galego no exilio que se creara en 1944 baixo a dirección de Castelao. Encargácheste das relacións exteriores. Buenos Aires ficaba xa na periferia da política republicana española e as decisións tomábanse en Europa. Foi tempo de moita correspondencia cos Alvajar, os vosos delegados en París, o pai primeiro e o fillo despois. Esas cartas están hoxe, o que son as cousas, moi pertiño da túa Sada, no Arquivo municipal de Betanzos. E foi tempo de enfrontamentos coas posicións estritamente culturalistas do ?interior?, é dicir dos galeguistas que no noso país renunciaran a organizarense politicamente e rexeitaban as directrices do galeguismo do exilio.
Gostabas tanto de falar! Nestes anos tiveches ocasión de conferenciar, alén dos actos políticos e máis ou menos oficiais, sobre os máis diversos motivos da realidade e cultura galega, por intranscendentes que lle parecesen a alguén: a paisaxe, a literatura, a festa dos maios, a noite de San Xoán, os paxaros, o quiñón do náufrago e a vida mariñeira, os xuristas galegos, historia e xeografía. Unha das primeiras conferencias que impartiras na colectividade, aló na túa mocedade, fora nada menos que sobre o Mariscal Pardo de Cela.
Os anos pasaban e o Franquismo afianzábase. Ti, cada vez máis envellecido, desesperanzado e enfermo íaste convertendo nun símbolo, o Gran Don Ramón, como o teu amigo Calviño de Castro che chamou nun soneto a xeito de sembranza.

*
* *


Nunha ocasión dixeches ou escribiches: ?emigrei aos catorce anos?. Segundo iso sería en 1908. Noutra que emprenderas a primeira viaxe polo mundo un día de xaneiro de 1912. Quizá, como tantos mozos, para fuxir a un servizo militar que vos levaba aos mozos pobres de carne de canón á guerra colonial de Africa. E noutra ocasión puntualizaches que fora un día de San Xosé, o 19 de marzo de 1912, cando entraches por vez primeira no porto de Buenos Aires, unha cidade que tiña daquela setecentos mil habitantes. E isa semella data máis asisada.
Tamén fuches emigrante sen fortuna. Como a maioría, non si? Como tantos galegos que cando lles preguntaban que sabían facer respostaban ?calquer cousa?. Contáchesllo nunha carta anos despois a Casares Quiroga (teu correlixionario un tempo e do que te despedías como tal), quen non deixaba de ser un señorito coruñés: empregado de botica, mecanógrafo sen experiencia, cobrador de recibos, vendedor ambulante de doces, reposteiro en barcos mercantes?
Aínda non cumpriras os dezaoito anos cando comezaches a túa longa traxectoria de emigrante, de exiliado, de desterrado que nunca deixarías de ser xa ao longo da túa vida. Porque mesmo cando te reintegraches temporalmente á Terra, aqueles cinco anos da República, da ?nena?, viñas como emigrante, como representante e voz dos emigrantes bonaerenses aos que algún día terías que render contas.
E logo xa non houbo posibilidade de retorno. O emigrante ficou condenado ao desterro, ao exilio, a vivir e penar errante polos camiños do mundo coa saudade pendurada do corazón, como un peso aplastante e asfixiante.
Arrastraches a túa dor ?dor colectiva e persoal? polas terras americanas: os Estados Unidos de Norteamérica (o país sen nome), a República Dominicana (paso fugaz e escuro), Chile (o país austral polo que sentías afecto e gratitude, logo de dezaseis anos acollendo o teu exilio), e por último a Arxentina, o Buenos Aires que viras medrar ao tempo que ti te transformabas de adolescente en home feito e dereito. Vintesete foron os anos arxentinos, dezanove de emigrante e oito de exilio. Para ti, o desterro era a verba que resumía todas as desventuras humanas. E sabías moito diso.
Os teus traballos remataron o 14 de outubro de 1964. Ías camiño dos setenta anos, vividos intensamente, ?moi navegados? e ?calafateado? de cando en cando polos médicos do Centro Galego, como dicías na túa lingoaxe mariñeira. Sabiaste esmorecer a cada pouco e a melancolía íase apoderando de ti mentres as doenzas se acumulaban: o corazón, a diabete, a vista... Ti non querías morrer alá, Ramón. Mais tivo de ser. A Chacarita, o inmenso cemiterio bonaerense, acolleute no panteón dos galegos, como acollera antes a Castelao e tantos outros. Ti querías descansar no Fiunchedo, na túa Sada, cos teus, cos teus avós, cos teus pais, con algúns dos teus irmáns. Con Antón mártir, teu irmán tamén en ideais; coa ría á vista, que algúns están empeñados en tapar.
Agora estás aquí, con eles, con nós, no Fiunchedo, fronte a esta ría que aínda nos permite ollar a especulación nefanda do urbanismo irracional e avarento que se impuxo na túa vila e no país todo. Viñeron a recibirte o teu sobriño Moncho e a familia, os teus paisanos de Sada, xentes das Mariñas e de toda a nazón galega. Moitos nados xa despois da túa partida definitiva. Non habían ser poucos os que non sabían de ti, mais mobilizounos a idea que ti defendías. Contados os que te coñeceron en vida, como o vello Isaac, lembras?, el que ergueu a fábrica de soños no Castro de Samoedo e hoxe defenestrado polos que tanto lle deben. El foi quen hai corenta e catro anos nos dixo que querías descansar no Fiunchedo. Por iso estamos aquí, Ramón, contigo, para cumprir o teu desexo.


Publicado en Ramón Suárez Picallo. A voz esquecida do galeguismo, Comisión Irmáns Suárez Picallo, Sada, 2009.
Comentarios (0) - Categoría: Biografías-Ramón Suárez Picallo - Publicado o 18-04-2010 10:05
# Ligazón permanente a este artigo
AS FEIRAS INTERNACIONAIS DE MOSTRAS

Estamos ás portas da xa tradicional Feira de Sevilla en España e a Exposición Universal de Shanghai (China) onde se mostrarán as peculiaridades culturais, gastronómicas, artísticas e industriais de máis de 190 países. No ano 1950 a cidade de Washington celebrou os 150 anos como capital de EEUU cunha Feira Internacional.
RSP aproveita este artigo para falarnos nunha breve semblanza da orixe das Feiras -que acabarán por nomearse Exposicións Universais- ao longo da historia e aproveita para falar das Feiras españolas, e da relación Feira-Liberdade.

Este blog que hoxe cumple seis meses de andaina na rede ten publicadas 220 entradas (das que 200 son artigos de RSP) e alcanzou xa as 1000 visitas.


17 de abril de 1950

LAS FERIAS Y LA LIBERTAD


Por Ramón Suárez Picallo

Conmemorando el siglo y medio de la fundación de la ciudad de Washington como capital federal de los Estados Unidos de Norteamérica, se está organizando en ésta, una Feria Internacional de Muestras, que durará tres años y ocupará un área de 48 hectáreas. Participarán en la justa todas las naciones que mantienen relaciones diplomáticas con los Estados Unidos, exhibiendo aspectos históricos, culturales y económicos de sus peculiares modos de ser, de pensar, de trabajar y de vivir. Y se llamará ?Feria de la Libertad? hermoso nombre, muy adecuado, por lo demás a lo que fueron a través de la Historia, todas las Ferias del Mundo: centros de vender y comprar, de trocar papeles e ideas, de expresar, cantando y bailando, modalidades estéticas y espirituales, entre gentes, pueblos y naciones de distintas latitudes y diferentes espiritualidades.


SEMBLANZA HISTÓRICA

Algunos historiadores señalan a los egeos y a los fenicios ?padres de la navegación y del Comercio? como a los inventores de las primeras ferias conocidas. Ellos, cuando llegaban a remotos países, montaban sus telderetes en los puertos exhibiendo los productores de su ingenio, incitando a los nativos a que hiciesen lo propio con los suyos. Y así, en santa paz, nacía el comercio. Los griegos ?que además de la Filosofía, del Arte y de otras grandes cosas, pensaron que el Comercio merecía tener un Dios aparte en su mitología- crearon el mercado de Atenas y lo llevaron a sus Colonias del Oriente y del Occidente. Y una de las más deliciosas comedias de Aristóteles ??Los Caballos?? donde se critican, acerbamente las costumbres de la sociedad helénica, se desarrolla el mercado, que ya era entonces un centro de libertad, de crítica y de pensamiento.

Roma recogió la tradición ferial y la extendió por todas las provincias y colonias del Imperio, a modo de pulso de la vida económica, política y espiritual de sus súbditos. Y más tarde el Cristianismo asoció las principales ferias a las festividades de sus santuarios mayores.

Durante la Edad Media, los reyes más ?progresistas? y los señores más inteligentes protegieron las ferias con especiales privilegios, incluso algunas con el Derecho a asilo, cobrando, naturalmente, su buen tributo por las transacciones que en ellas se realizaban. Y el Derecho Germano, influido ya por los juristas romanos, creo normas especiales para la compraventa en las ferias, vigentes muchas aún hoy en los Códigos civiles y en las costumbres jurídicas mercantiles de varios pueblos europeos. Y los países árabes hicieron de la Feria o Mercado una especie de lugar sagrado donde discurrían historias y leyendas sin la intervención de los mandamás.


LAS FERIAS ESPAÑOLAS

Por estos días de la segunda quincena de abril, se inician en España ?especialmente en Andalucía- las grandes Ferias de la Primavera: las de Sevilla, las de Jerez, las de Córdoba, las de Granada y las de Málaga, para citar sólo las más importantes.

España recogió desde los primeros tiempos de su historia la tradición de las grandes Ferias y les dio una especialisima fisonomía. El eminente historiador medioevalista español, doctor Claudio Sánchez Albornoz, tiene un trabajo luminoso sobre el tema: ?Una feria en el siglo X en la Córdoba del Califato?: ?Concurrían a la vieja ciudad de Séneca, mercaderes, poetas, escritores, trovadores y sabios de todo el Occidente y de todo el Oriente al amparo de una ilustrada tolerancia, que compartían musulmanes, judíos y cristianos; y ya había entre los concurrentes refugiados políticos, venidos de Bagdad, de Damasco y de Alejandría, junto con disidentes del Imperio que fundara Carlomagno?.

La Feria española conserva aún hoy aquella tradición. Por eso, más que un Mercado donde se compran y se venden todas las cosas, es un Campo de Fiesta, donde lo más importante es lo que no se vende ni se compra; la gracia de los cantos y de las danzas, y la libertad para decir lo que se piensa, en libro y en papeles de colores, con añejos decires y con nuevos romances.

LAS FERIAS Y LAS EXPOSICIONES

En nuestros tiempos, las llamadas Exposiciones internacionales mataron a las nobles ferias. El ?Cartel?, el ?Trust? y el ?Monopolio? acabaron igualmente con las pequeñas industrias, el pequeño comercio y las nobles artesanías manuales. Por algo fue en la Exposición Internacional de Londres, organizada por el Príncipe esposo de la reina Victoria de Inglaterra, a comienzos de la segunda mitad del siglo XIX, donde el marxismo tuvo su primera concreción política y doctrinaria universal en la Asociación Internacional de los Trabajadores, fundada en el Martin Georges Hall en 1884, para seguir la organización capitalista de los nuevos tiempos utilizando para combatirle sus propios procedimientos.

Por eso, el hecho de que los ciudadanos de Washington organicen una Gran Feria en vez de una Exposición, para conmemorar el ciento cincuenta aniversario de su ciudad, nos parece una idea feliz y muy significativa. Sobre todo cuando se la llama: ?Feria de la Libertad?. Porque como habrá visto el paciente lector, la Libertad y la Feria anduvieron juntas en muchas ocasiones.


(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile o 17 de abril de 1950)
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Tal día como hoxe... - Publicado o 17-04-2010 02:42
# Ligazón permanente a este artigo
MÁIS SOBRE O DIA DAS AMERICAS EN CHILE
O Día das Américas é unha celebración anual que se celebra o 14 de abril en tódalas repúblicas americanas, como símbolo da sua soberanía e da sua unión voluntariaa nunha comunidade continental. Cada ano, o Día e a Semana Panamericanos conmemóranse en cidades, pobos e comunidades. A primeira celebración foi en 1931.Pola coincidencia coa lembranza da instauración da República en España, RSP fala de ámbolos acontecementos nestas datas (xa o fixo o pasado día 14 e agora retoma de novo o tema.



16 de abril de 1944

PARLAMENTO INTERAMERICANO

Por Ramón Suárez Picallo

Ha sido todo un éxito la iniciativa del señor presidente de la Cámara de Diputados de Chile, don Pedro Castelblanco, consistente en celebrar este año el ?Día de las Américas?, en el Parlamento chileno y en una solemne sesión parlamentaria interamericana con la presencia de diputados y senadores de varias naciones continentales, elegidos por sufragio universal, y, por ello, representantes directos y auténticos de sus pueblos.

Los personeros de las naciones democráticas concurrentes al gran comicio expresaron, claramente y, sin ambages, sus puntos de vista acerca de algunos de los graves problemas que tendrá que resolver América, inmediatamente después de que esta tremenda guerra termine, y los fecundos esfuerzos de la Paz y del Trabajo, sustituyan las faenas bélicas por otras más constructivas, más útiles y más duraderas.

De los discursos pronunciados, de las ideas emitidas en ellos, y de varias reuniones celebradas después, surge un viejo pensamiento político americano, expresado, ya anteriormente, en reuniones similares a estas, y esbozado a su vez por esclarecidos estadistas, paladines de la unidad Continental y Hemisferial de las Américas. Se trata de crear un organismo democrático deliberativo, de origen ciudadano, encargado de estudiar, discutir y dictaminar también, sobre temas de interés común, que afectan a cada uno de nuestros países, y que son, esencialmente comunes a todos; una especie de Parlamento interamericano, que actuaría a modo de asesor de los Gobiernos, con facultades superestatales y supernacionales, libre de presiones, de prejuicios y de intereses particularistas; buscando aquellos puntos de coincidencia, capaces de darle consistencia y vigor popular enraizado en la solidaridad de los pueblos, a las ideas, vagas y difusas hasta hoy, de un bien entendido panamericanismo y de una eficiente unidad constructiva y defensiva.

La Unión Panamericana, de origen burocrático?diplomático podría haber sido ese organismo. No lo es, porque no llegó nunca con sus ideas y doctrinas a las capas populares, encerrado como está en límites cancillerescos, ajenos, extraños y, a veces opuestos, a la emoción de los problemas americanos que afectan a los pueblos. Estas organizaciones, creadas con ese mismo fin, actúan en forma unilateral, sobre una clase o sobre un conjunto de intereses económicos determinados. Ni siquiera una Sociedad de Naciones Americanas, que estaría formada con trayectoria de arriba para abajo, cumplirá aquella comisión de unir pueblos, enfervorizándoles en una labor de colaboración de vastas proyecciones internacionales.

Hoy por hoy, en los países donde se practica el sufragio universal, para elegir a los miembros del Poder Legislativo, son los diputados y los senadores ?es decir, parlamentarios? quienes ostentan esa condición, de representantes directos del pueblo, en contacto con él, fiscalizando, en su nombre, las funciones ejecutivas de la Democracia gobernante. De ahí que en esos países, el Parlamento siga siendo una institución respetada, y una tribuna auténtica de ese sutil e inorgánico nuevo poder del Estado democrático, que se llama la opinión pública nacional. Y de todo ello surge la idea ahora renovada de crear una Unión Interparlamentaria Americana, representativa de los parlamentos de todas sus naciones, para promover, a través de ellos, una cierta y verdadera unidad continental.

Según noticias que tenemos a la vista para escribir este comentario, don Pedro Castelblanco, Presidente de la Cámara de Diputados de Chile, con el plausible afán de que su feliz iniciativa sobre la celebración de este ?Día de las Américas? tenga trascendencia y permanencia, ha planteado la cuestión a las delegaciones de los países hermanos, en reunión especial celebrada con ellas ayer, en conjunto con los Comités Parlamentarios chilenos que le habrían prestado cálida acogida y prometido gestionar en las instituciones que representan, el más decidido apoyo.

Si la idea se realiza y los Parlamentos Americanos, se avienen a ella y se le da estructura orgánica, con un claro programa de acción, de propósito, de fines y de principios, este ?Día de las Américas? celebrado en Chile, será de los que hacen historia positiva y práctica, proyectada sobre el próximo mañana continental, presentido y deseado como lleno de esperanza y de venturas para la gran familia americana.


(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile o 16 de abril de ...1944)
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Tal día como hoxe... - Publicado o 16-04-2010 02:26
# Ligazón permanente a este artigo
O DÍA DA REPÚBLICA EN SADA

Como cada ano, este 14 de abril conmemoramos en Sada o aniversario da proclamación da II República, cunha ofrenda floral ante o monumento ás vítimas da represión franquista.
Interviron no acto os socios Xesús Castro (que coordinou, abriu e pechou o acto), Amable Carballeira, Xosé Val, Marisa Naveiro, Rexina Basadre e Manuel Pérez, con diversas alocucións sobre a data nas que destacaron as críticas coa xudicatura en relación ao proceso contra o xuíz Garzón, e coa lectura de varios textos de Ramón Suárez Picallo e Manuel L. Freire-Calvelo. Concluíu o acto co Himno.
Desde esta asociación agradecemos a todos os asistentes a súa presenza.





15 de abril de 1950
EL GENOCIDIO Y SUS FORMAS

Por Ramón Suárez Picallo

En el Ateneo Libertad de Ciudad de México, pronunció hace días una notable conferencia el eminente Profesor y penalista español, doctor don Mariano Ruiz Funes, sobre el tema ?El Genocidio y sus formas?. El doctor Ruiz Funes, además de su gran autoridad en materia criminalista, es un maravilloso orador, que sabe embellecer, con la gracia de una palabra perfecta, los temas que aborda, por muy adustos y secos que ellos sean. Y de ahí que halle contado entre ellos los auditores de su disertación, a muchos amigos y adversarios americanos y españoles, deseosos todos de escuchar al Maestro ilustre, situado, por su sabiduría más allá y por encima de cualquier otra significación circunstancial y pasajera.

Definición -¿Qué es el genocidio y como se tipifica en normas jurídicas? El profesor da su definición: ?es ?afirma- un delito contra el Derecho de Gentes y un atentado a la conciencia universal que importa irreparables pÉrdidas humanas. El genocidio es la destrucción colectiva internacional, organizada y premeditada, de grupos humanos de orden racial, nacional, lingüístico, religioso y político.

?Los actos genocidas ?agrega- consisten en la muerte de los miembros del grupo y en los atentados a su integridad física y a su salud, mediante martirios colectivos, ejecuciones individuales, (malas condiciones de vida, como falta de alojamiento, de vestidos, de higiene, de cuidados médicos o imposición de trabajos forzados, de ejercicios físicos inmoderados, que producen la enfermedad y la muerte); mutilaciones y experiencias biológicas, sin fin curativo, y privación de todos los medios de existencia?.

Se comete, asimismo este delito, poniendo obstáculos al nacimiento, como por ejemplo esterilización, aborto violento, separación de sexos y prohibición de matrimonios. Y forma parte, también de él, la interdicción de emplear las lenguas nativas, la destrucción de libros impresos en ella y la supresión de monumentos históricos y la dispersión de objetivos del culto con fines de prohibición.

Historia: El genocidio, como delito internacional, ha sido perfilado recientemente, por las Naciones Unidas, a la vista de los actos cometidos por la Alemania nazi, durante la Segunda Guerra Mundial, especialmente contra los judíos y los polacos, a quienes se quiso suprimir radicalmente; pero la Historia es mucho más vieja Se remonta a la destrucción sistemática de Cartago por los romanos; a las persecuciones y matanzas de judíos y musulmanes en la Edad Media, y más tarde, ya en el siglo XIX, sin contar con el tráfico de esclavos que es el más típico delito de Genocidio, las matanzas de cristianos en Armenia y las de griegos en Smyrna y las de servios y búlgaros por los genízaros del Imperio Romano.

Los responsables: este delito tiene, como decíamos antes, jerarquía de delito internacional, y además, es típicamente un delito de Estado, por la acción u omisión de los gobiernos. En los países donde el linchamiento, el tráfico de blancas y de estupefacientes, la piratería, la preparación técnica para ejecutar sentencias de muerte al margen de sus Tribunales legítimos, y la tolerancia para grupos que practican algunas modalidades políticas, raciales o religiosas del genocidio, es el gobierno el responsable por permitirlo, al no castigarlo con la debida severidad.

¿Un delito bélico? El genocidio podría tener alguna explicación en viejos tiempos de guerra. Por ejemplo, cuando España fue invadida por los árabes y se le atribuyó a un grupo racial determinado el haberle facilitado la entrada a los invasores; pero es inconcebible en tiempos de paz, como no sea en los regímenes totalitarios, que siguen la típica norma genocida: ?Al adversario político o religioso se le extermina como sea?. Por eso están previstas todas las posibilidades de su contemplación y de su castigo, tanto en tiempos de paz como en tiempos de guerra.

Las Naciones Unidas.- Don Mariano Ruiz Funes, cuya conferencia hemos glosado brevemente, expresa su fe en las Naciones Unidas, como entidad jurídica y superestatal. Y se refiere, especialmente, a sus comités encargados de velar en el mundo por los Derechos del Hombre y del Ciudadano, que siguen la doctrina de las Cuatro Libertades, en cuyo disfrute han de participar todos los seres humanos sin distinción de raza, de religión, de color o de doctrina política.

Y para ello evoca, con frases conmovidas, la figura del grande e inolvidable Presidente Roosevelt y de su magnífica esposa, guardiana y apóstol de aquel glorioso Evangelio humano.
Mariano Ruiz Funes
Comentarios (0) - Categoría: Actividades - Publicado o 15-04-2010 09:40
# Ligazón permanente a este artigo
14 DE ABRIL, A REPÚBLICA E O DÍA DAS AMÉRICAS

A Asociación Cultural Irmáns Suárez Picallo convoca á cidadanía sadense ao acto que terá lugar este mércores 14 de abril ás 20:00 h., consistente nunha ofrenda floral ante o monumento ás vítimas da represión franquista en Sada.





14 de abril de 1944
14 DE ABRIL, LA REPÚBLICA ESPAÑOLA Y EL DÍA DE LAS AMÉRIRICAS


Por Ramón Suárez Picallo

¿Hay alguna relación entre el ?Día de las Américas?, democráticas y republicanas, nacidas a la vida independiente bajo el signo de la Libertad, y la proclamación de la Segunda República Española, ocurrida tal día como hoy del año 1931? La hay, en verdad, y de ella queremos hablar, refiriéndonos a las dos efemérides que, españoles y americanos, conmemoramos en el día de hoy.

El ?Día de las Américas? significa la afirmación que una comunidad política, geográfica, espiritual y lingüística de pueblos, hace, para conservar sus vínculos históricos, sus tradiciones liberales y proclamar su voluntad común de mantenerse, en todos esos órdenes, como parte integrante de la Civilización Occidental y Cristiana, que condujo sus primeros pasos hacia el conjunto universal de las viejas naciones que la habían creado y desarrollado ya antes del Descubrimiento.

Las Américas, tanto la de lengua inglesa, como la de lengua castellana, afirmaron la personalidad independiente de sus pueblos integrantes, proclamándose republicanas y democráticas, en contraposición con sus viejas metrópolis, monárquicas y absolutistas. Jefferson, inspirador en buena parte de la Doctrina de Monroe, y precursor de la política de la buena vecindad, fijó claramente este carácter distintivo de América, en sus Cartas del Quinto Presidente de los Estados Unidos, en lo que respecta a la de estirpe inglesa. Y, Simón Bolívar, el gran visionario, con su emoción republicana y liberal y sus intentos confederativos, definió asimismo, idéntica filiación en lo tocante al origen español.

La epopeya independentista de las naciones de este continente ha sido -¡nunca nos cansaremos de repetirlo!? una guerra civil entre liberales republicanos y monárquicos absolutistas de pueblos pertenecientes a unas mismas comunidades espirituales e históricas, condicionada, naturalmente, por interés económico y por anhelos de dignidad política, menospreciados por la dinastías que ejercían desde Europa imperio sobre estos pueblos y tierras.

La proclamación del régimen republicano en España, significa nada más, ni nada menos, que una de aquellas naciones colonizadoras, se incorporaba políticamente, al sistema que 120 años antes habían adoptado las que fueran sus colonias. Algo así como si en un hogar, el viejo abuelo se plegase a las ideas políticas de su nieto más joven, considerado antes como soñador y rebelde.

España, -la España de los monarquías austriacas y borbónicas- miró siempre a las naciones americanas, después de Ayacucho, con notorio desprecio. Para ella, estos magníficos pueblos, eran ?montoneras insurrectas?, mestizas y demás, a las cuales enviaba el ?refugallo ? diplomático y cultural que no podía mandar a ninguna otra parte, porque no valía para nada.

América, su cultura, sus letras, su emoción política y social, y su vital potencialidad en el mundo, como conjunto de pueblos nuevos, cargado de posibilidades y de esperanzas, sólo fue jerarquizada en parte de su justo valor, por las generaciones intelectuales, nacidas y desarrolladas en España, a la sombra de la ilusión republicana. Lo demás era ?hispanoamericanismo? de pura pacotilla indiana, de banquetes y de confraternidades, en los que infaliblemente, se hablaba mal del menú y del agasajado.

La República Española incluyó en su texto constitucional, el derecho de todo americano a su ciudadanía, sin perder la de origen mientras conservaba a los españoles que fuesen ciudadanos de estas naciones la ciudadanía española, significando así, que no consideraba extranjeros a estos pueblos nacidos de su fecunda matriz. Poetas, escritores y sabios de primera fila sirvieron, aquí, la Diplomacia republicana, vinculándose a los núcleos de avanzada, intelectual y política, representativos de la mejor y de la más nueva América. Y los republicanos españoles de la Península sentíanse hermanos de San Martín, Bolívar y O?Higgins; Hidalgo y Cáceres, Sucre y Martí, y de todos los héroes militares y civiles americanos, que se habían adelantado en un siglo y dos décadas, en la implantación de sus ideales comunes de Justicia, de Libertad y de Democracia. ¿Y en la actualidad? América está en pie de guerra contra las potencias totalitarias. La del Norte, tiene en Europa su natural estribo en Inglaterra. ¿Y la del Sur? España debía de ser su equivalente. Por tradición democrática, por emoción de ecumenidad , y hasta por conveniencias políticas. España debería tener una posición política y diplomática, concordante con la de las naciones de su estirpe. No tiene esa posición, sino la contraria. La España actual, es todo un problema en relación con la posición, la conveniencia y la lucha democrática de las naciones de América en el actual conflicto bélico. Una España republicana, reverso de la medalla, sería en cambio, para América, en la guerra, en la post-guerra y en la paz, un centro de amistad y un sólido punto de apoyo. Por algo, fue la República Española, por lo que era ella y por lo que significaba en la geografía y en la Historia del mundo, el primer país atacado antes de iniciar el nazifascismo, su carrera vertiginosa de invasiones, de arrasamientos y sometimientos de naciones y pueblos cultos y soberanos.

El ?Día de las Américas? tiene este año especial resonancia en Chile. Representantes de casi todos los parlamentos continentales -órganos representativos, insustituibles, de la soberanía popular, y llaves maestras, por lo tanto, del régimen democrático? se reúnen aquí, en un grande y solemne comicio. Los señores diputados y senadores que a él concurren, habrán de recordar que la República Española, proclamada hace hoy 13 años, cuando se había iniciado ya la campaña política totalitaria, contra el sufragio universal, el parlamento y todos los otros organismos del Gobierno del pueblo, por el pueblo y para el pueblo, ella lo instituyó como base fundamental y orgánica de su gobierno y el de su estado, a manera de afirmación ideológica y principista .

¿Qué todo aquello cayó? Es verdad, fue derribado por las mismas ?fuerzas del mal? ?absolutamente las mismas? contra las cuales está en guerra el mundo civilizado y este magnífico mundo americano, que hoy ha de fustigarlas y proclamar su inexorable derrota por el esfuerzo de los pueblos en armas.

Todos los españoles democráticos, incorporados honradamente a esta contienda universal, por la Democracia ?cada uno desde su lugar- esperan de los ilustres representantes de las Democracias de América este recuerdo, aunque sólo sea mental. Mientras tanto, ellos, comparten su emoción a partes iguales en este día, entre los votos de ventura para la América libre y en recuerdo a su República, romántica y magnífica, ?de trabajadores de todas las clases?, que quiso organizarse en régimen de Libertad y de Justicia.


(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile, o 14 de abril de... 1944)

--------------------------------------------------

14 de abril de 1947

LA REPÚBLICA ESPAÑOLA Y EL DÍA DE LAS AMÉRICAS


Por Ramón Suárez Picallo

Las naciones americanas celebran hoy, 14 de abril, su día de confraternidad. Por su parte, el pueblo español celebra la proclamación de su Segunda República, jornada de democracia y de libertad, que unió en el espíritu de ideales comunes, el viejo tronco materno con las ramas que le dan, en el tiempo y en el espacio, sustantividad y permanencia eternas en la vida libre de 20 pueblos, de leguas, fe y estirpe comunes.

Coinciden, pues, y se complementan las dos efemérides, como una recta continuidad histórica. La celebración del ?Día de las Américas?, instituida por la Unión Panamericana como fecha de afirmación, de unidad, de solidaridad y de defensa común de las naciones continentales, bajo la advocación de los ideales de Libertad y de Democracia que les infundieron los padres y los Libertadores, desde la declaración de Philadelphia, hasta las doctrinas de Martí hechas ley y evangelio del pueblo cubano. Y en todas esas naciones, en su incorporación al acervo moral, espiritual y cultural del mundo, en todas - sin exceptuar los Estados Unidos que habla inglés y Haití que habla francés? tuvo España su papel histórico, en remotos tiempos. Y su 14 de abril de 1931, fue el acto equivalente, con las diferencias adecuadas de tiempo y de lugar, a las jornadas americanas de fines del siglo XVIII en el Norte y comienzos del XIX en el Sur y en el Centro.

Los españoles de América lucharon contra Fernando VII, desde 1810 a 1825. Los españoles de España lucharon, desde 1931 a 1939, contra los nietos de Fernando VII, que seguían manteniendo en España el régimen colonial que América había liquidado un siglo antes. Desgraciadamente, una buena parte de América, no quiso ver el paralelismo para sacar de él consecuencias. Lo vio la República Española, aunque, tampoco, en toda su magnitud. Comenzó a verlo, y de ahí que considera a todos los ciudadanos de Hispanoamérica su propia ciudadanía, sin que perdiesen la originalidad. Y se dio el caso de algún ciudadano de América -exiliado político, además? que fue Gobernador de una provincia española, en el régimen republicano.

España Republicana sabía, y la América Democrática lo sabía también, que las relaciones espirituales, culturales hasta diplomáticas entre los pueblos de origen común, quedaban trocadas en hermandad cierta y verdadera con el advenimiento de un régimen político en España compatible con el de las democracias americanas; sin esa comunidad de regímenes políticos, tales relaciones no pasaron nunca de lo puramente protocolario. Por eso los artistas, los intelectuales, los escritores y los poetas más estimados en América, fueron aquellos que antes, en o después de aquella fecha, sirvieron a la España del 14 de abril.

Por lo demás, hubo en el mundo una reciente y terrible guerra, en defensa de aquellos ideales comunes. En ella fue la España republicana y democrática, brava y heroica combatiente, durante tres años de esfuerzos. América ganó la guerra, pero España sigue aún en el rudo combate por la libertad conculcada y por la democracia escarnecida.

Muchos pueblos americanos ? entre ellos el de Chile ? lo entienden así y vuelcan hoy, su fraternal simpatía sobre las causas de la España del 14 de abril de 1931, sobre los fieles y leales a quienes, aquí, lucharon y triunfaron contra la tiranía de Fernando VII y de la Santa Alianza, que defendía su despotismo. Otros no entienden el problema; son los herederos de quienes, en su día, habrían ahorcado a O?Higgins, a Bolívar, a San Martín, como ahorcaron a Hidalgo y a Morelos. Por eso el 14 de abril de la España Republicana y el 14 de abril de la fiesta de las Américas libres, no tienen, los dos, más diferencia que aquella que les marca el tiempo, el clima y la geografía.

Las ideas, los propósitos, los esfuerzos y los afanes son los mismos: la libertad, la democracia y la justicia. Se celebran los dos en el mismo día, pero serían igualmente similares y paralelos, en su significación, aunque se celebrasen en días distintos y en diferentes latitudes. Porque las altas ideas y los nobles pensamientos que unen a los hombres y a los pueblos, en la fe y en la esperanza, son permanentes en todos los días de todos los años.


(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile o 14 de abril de ... 1947)

(Ámbolos dous artigos aparecen publicados na escolma La Feria del Mundo, publicada polo CCG en maio de 2008)
14 de abril de 1944 no libro LA FERIA DEL MUNDO
Día das Américas
La República y el Día de las Américas en 1947 en LA FERIA DEL MUNDO
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Segunda República Española - Publicado o 14-04-2010 01:42
# Ligazón permanente a este artigo
SEGUNDA REPÚBLICA
LXXIX ANIVERSARIO DA PROCLAMACIÓN DA II REPÚBLICA
ACTO EN SADA


A Asociación Cultural Irmáns Suárez Picallo convoca á cidadanía sadense ao acto que terá lugar mañá mércores 14 de abril ás 20:00 h., consistente nunha ofrenda floral ante o monumento ás vítimas da represión franquista en Sada.




GÉNESIS POPULAR DE LA REPÚBLICA
13 de abril de 1947

UNAS ELECCIONES QUE DERRIBARON 15 SIGLOS


por RAMÓN SUÁREZ PICALLO

La Segunda República Española fue proclamada oficialmente el día 14 de abril de 1931; pero la institución monárquica, con 15 siglos de existencia en España, interrumpida sólo por algún breve interregno de meses, había caído verticalmente y para siempre, días antes: el domingo 12 de abril, derribada por la voluntad popular en las urnas, en unas elecciones para elegir municipios en toda la Península, caso único quizá, en la historia del ir y venir de los regímenes políticos. La originalidad de España, que hizo cien guerras civiles, para quitar o poner reyes de ésta o de aquella dinastía, y que, un día, derriba a la institución misma, tradicional y cristal, en los que van escritos los nombres de unos ciudadanos, para que sean regidores municipales, alcaldes o jueces de paz, en los ayuntamientos urbanos, rurales y villegos.

Cierto es que detrás de los papeles, echados en las urnas, había muchas cosas. Había el deseo latente de poner fin a un ciclo de monarquías extranjeras ?austrias y borbones? superpuestas al auténtico espíritu ibérico; hacia un resurgir de la conciencia política y social de la masas obreras y campesinas, intelectuales y de la clase media, exacerbadas desde arriba por camarillas políticas, ciegas, sordas e ineptas, a la evolución de las ideas y de los tiempos; había la repugnancia invencible por una casta militar, que tenía mediatizado el poder civil y órganos constitucionales del Estado, de los que hizo tabla rasa en 1923, implantando una dictadura castrense, en complicidad con el Rey perjuro, que violó la Constitución jurada, para salvar la corona y la cohorte de casa y boca; estaban doliendo aún los atropellos a la Ley y al Derecho, y los nombres de Galán y García Hernández, fusilados en Jaca, unos meses antes, andaban de boca en boca, a manera del conjuro sentimental, y tras las rejas de la cárcel Modelo de Madrid, asechaba para dar su grito y su salto la nueva España, intransigente y dispuesta a no hacer transacciones con el pasado.

En tal ambiente fueron convocadas las elecciones municipales para el día 12 de abril, por un Gobierno de viejos políticos monárquicos que quisieron saber a que atenerse; frente al régimen agonizante: habían sido puestos allí para que fueran médicos y tuvieron que ser enterradores.

El mismo día del acto comicial, por la noche, Barcelona, Madrid, Sevilla, Bilbao, Vigo, Valencia, la Coruña y las ciudades y villas mayores y menores de España, habían dicho su palabra definitiva: ?Esto se acabó?. Las candidaturas republicanas habían triunfado contra viento y marea. Y nadie ?ni el mismo Rey? se llamó a engaño. Aquello era un plebiscito que ponía fin a quince siglos de monarquía, confirmando el ?Delenda? que le vaticinara Ortega y Gasset, el de la ?España Invertebrada?. Al día siguiente, se prepararon las cosas para que la muerte del viejo régimen, fuese lo menos dolorosa posible. ¡Ni una gota de sangre! ¡Ni un cristal roto en Madrid! ¡Respeto para todas las vidas humanas! ¡Amparo y protección, brindadas por las masas populares, para las mujeres y los niños que están en el Palacio de Oriente, llenos de miedo bajo la mirada torva y ruda de los reyes godos!

¡Nada de desmanes, ni siquiera de befa o escarnio a los vencidos! (Lo de ensañarse con los vencidos, vendría mucho después, traído por vientos foráneos, asoladores y crueles). España para hacer renacer viejos derechos de soberanía popular, originalmente suyos, nacidos en atrios de viejas iglesias cristianas, o a la sombra de venerables encinas milenarias, o en los salones de Junta de sus viejos municipios, no creyó necesario levantar horcas y guillotinas, ni hacer campos de concentración; ni llenar las cárceles. (También esto había de venir después, para imponer otros derechos, otras normas y otras costumbres, que no tuvieron su origen en España).

A España le bastaban los papeles de la urna electoral; ya vendrían después, los nietos de los juristas de Salamanca y de Compostela, a ordenar los papeles y convertirlos en Ley; una ley que comienza así: ?España es una república democrática de trabajadores de todas las clases, que no se organiza en régimen de libertad y de justicia. Los poderes de todos sus órganos emanan del pueblo?.

Bello comienzo para servir de pórtico a la Ley de las leyes de una nación, cuyos súbditos solían tratar como a igual a los propios reyes. Las palabras, que parecen nuevas, tenían, no obstante, allí tanta savia española y tanta proceridad como los viejos árboles, a cuya sombra naciera su espíritu. Tan bellas las palabras, como la jornada doceabrileña en que nacieron, al conjuro de varios millones de papeletas echadas, una a una, cuidadosamente, por las ranuras de un millón de urnas de cristal.

¡Sólo palabras! ?Dirán los descreídos del verbo que piensan que cada cambio del régimen ha de ser necesariamente, fiestas de matachines y carniceros- ¿Sólo palabras? Es posible; pero qué palabras. Eran del mismo jaez de aquellas que afirman. ?Primero fue el verbo? por eso las palabras aquellas, no se han perdido ni se perderán. Ellas alumbran la tristeza íntima de muchas almas. Y tienen sortilegio de esperanza, de luz y de sol, en las noches oscuras de cárceles, hogares y exilios, todos entristecidos.

Comentarios (0) - Categoría: RSP-Segunda República Española - Publicado o 13-04-2010 02:45
# Ligazón permanente a este artigo
CARDENAL SEGURA
A controvertida personalidade e figura do Cardenal Arzobispo de Sevilla Pedro Segura (1880-1957) que "estivo sempre contra esto e contra aquelo" é analizada con detalle por RSP. Dende o apoio reservado a Primo de Rivera ata a conseguir que o monarca o sacase do poder; dende unha crítica despiadada á República, co que consigue a expulsión do país, ata ser un dos maís altos defensores de Franco e a Falanxe, pasando con posterioridade a defender a monarquía no exilio e declararse totalmente antifranquista...



12 de abril de 1948

PROHIBICIÓN INOCUA

Por Ramón Suárez Picallo

Su Eminencia el Cardenal Arzobispo de Sevilla, Monseñor Pedro Segura, expulsado del territorio español, por el Ministro católico don Miguel Maura, pocos días después de proclamarse la República, es uno de los más belicosos y discutidos jerarcas de la Iglesia Peninsular Ibérica.

Efectivamente, el poco emérito purpurado, estuvo siempre contra esto y contra aquello: apoyó la dictadura de Primo de Rivera y fue después uno de los que causaron su ruina cuando el general Jerezano fue ?borboneado? ?léase expulsado ignominiosamente del poder- por Alfonso XIII. Vino después la República y se enfrentó a ella con fiera iracundia, cuando aún era amable, pacífica y festera, y no había aprobado el artículo 26 de la Constitución. Era Ministro del Interior Miguel Maura, católico practicante conservador, confeso, hijo del más ilustre político de la Monarquía.

Sintiéndolo mucho, el Ministro, pese a su catolicismo, tuvo que plantar en la frontera rumbo a Roma al Monseñor con la aquiescencia del Nuncio de su Santidad que lo era a la sazón el tolerante y elegante Monseñor Tedeschini.

Desde la ciudad Santa y desde otros varios lugares menos santos, el Cardenal sevillano combatió al nuevo régimen con el ardor propio de un curazo trabucaire de misa y olla de aquellos que encabezaban las partidas carlistas del siglo XIX. La insurrección militar contra el régimen y el Estado legítimo, le vino de perilla; junto con sus colegas de jerarquía ?con salvas y muy pocas excepciones- se volcó a favor de Franco y de la Falange, convirtiéndose en uno de sus más fuertes puntales. Hasta que un día se cansó de estar ?conforme con algo? y se volvió, también contra el nuevo régimen. Se proclamó monárquico y antifranquista y se lanzó a dar pastorales todas llenas de terribles prohibiciones. En la España de hoy, las ?Prohibiciones? del Cardenal Segura son mucho más famosas y más populares, que lo fuera en su día. ?Las Confesiones? de San Agustín y ?Las Moradas? de Santa Teresa. En los tiempos más florecientes de la Teología en la España de los Carlos y de los Felipes. Prohibió que los falangistas entraran armados y uniformados en la maravillosa Catedral de la ciudad del Betis; prohibió a sus ?feligreses? jóvenes todo género de descotes y ropas ligeras, con grave detrimento de sus bellezas carnales del color del bronce y de la canela; prohibió los ?bailes agarrados? y los rítmicos contoneos dignos de la música de Falla; prohibió la gula en el comer y el exceso en el empinar los chatos de la buena manzanilla. Prohibió, en fin, todo lo prohibible, si se trataba de cosas bellas y agradables, hasta querer convertir el país más alegre del mundo, que es Andalucía, en una triste reclusión de sombríos penitentes.

Pero todas esas prohibiciones se referían sólo a los miembros de la llana comunidad de los fieles, quedando exentos de ellas los Ministros y ?Ministras? del culto que hacían de las suyas practicando el estraperlo y ejerciendo otras actividades poco lícitas a juicio del alto jerarca: acaparaban azúcar, harina y miel, con los que hacían ?suspiros de monja?, ?tocinillos del cielo?, ?brazos de gitano?, ?yemitas de Santa Teresa? y otra santas y dulces golosinas, que vendían a los millonarios, mientras el pueblo se moría de hambre por la falta de pan, de patatas, de aceite y de arroz. Monseñor el Cardenal tronó contra tales excesos glotones y dictó una nueva prohibición: en los monasterios, conventos, y abadías, se prohíbe hacer dulces.

Más, aún no le había llegado al Cardenal la hora de dictar la más pretenciosa, la más original y la más inocua de sus prohibiciones: la que veda a los frailes, monjes, abades, canónigos, y simples sacerdotes para dar conferencia científicas, realizar trabajos de investigación y presentar informes a Congresos, Asambleas y Academias. Pues bien: esta nueva prohibición acaba de ser dictada en Sevilla, con la solemnidad, la prosa y los eruditos latinajos propios de los documentos episcopales, dado ?urbi et orbi? para que todo el mundo se entere.

Un periódico español, en tono chungón y sandunguero, comentando la noticia en que se da cuenta del nuevo requilorio de Monseñor Segura afirma:

?Muchas son las ciencias que están de luto en España, privadas de cultores eximios; pero la que sale más mal parada de todas es la del juego de ?tresillo? en la que los curas españoles son verdaderos sabios. Las otras pueden pasarse perfectamente sin la aportación de que las priva el úkase del inquieto e inquietante Príncipe de la Iglesia; pues ellas, hacía ya mucho tiempo que estaban abandonadas por nuestros eclesiásticos más preocupados de la olla repleta y del tapete verde que de la tradicional polémica científica entre el Espíritu y la Materia en relación con el Hombre y con sus grandes problemas. ¡Lo lamentamos y lo sentimos por el ?tresillo? hermoso y caballeresco juego de naipes, tema único sobre el que podían disertar en Ateneos y Academias con vasta erudición y gran conocimiento práctico nuestros tonsurados, desde el subdiácono hasta el Arzobispo!?.


(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile, o 12 de abril de ... 1948)
Sobre o cardenal Pedro Segura
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Relixión - Publicado o 12-04-2010 01:08
# Ligazón permanente a este artigo
DEREITOS HUMÁNS E PENA DE MORTE
Que o respeto á Declaración Universal dos Dereitos Humáns é fácil de incumplir aínda pode verse e comprobarse hoxe en día. No momento no que escribre RSP, moito máis. Aquí faise eco do proceso instituído contra o Cardenal Primado de Hungría que tanto deu que falar, ao tempo que comenta e critica a decisión da Xunta Militar que estaba a gobernar naquel intre en Perú que decidiu instaurar a pena de morte para certos delitos comúns e políticos (con claras referencias a outros gobernos por todos coñecidos...)


11 de abril de 1949

LOS DERECHOS HUMANOS


Por Ramón Suárez Picallo

En la Asamblea General de las Naciones Unidas, inaugurada en estos días, se abrirá debate sobre el proceso del Cardenal Primado de Hungría, en el que el ilustre purpurado de la patria de San Esteban fue condenado a una grave pena aflictiva y corporal, sin habérsele guardado las garantías procesales inherentes a los Derechos elementales del Hombre y del Ciudadano; y además, por el delito de expresar su pensamiento discrepante con el Gobierno de su país.

La alta institución internacional que funciona en Lake Success, adoptó hace poco una hermosa Carta, en la que se garantizan aquellos derechos en todos los ámbitos del mundo. Es un resumen precioso de las ideas, propósitos y principios universalmente proclamados por todos los países civilizados durante los últimos siglos de su Historia, a modo de patrimonio jurídico y espiritual, aceptado, defendido y admirado por todos ellos, como una gran conquista lograda a favor de la dignidad de la persona humana.

Entre esos derechos figura el de crecer y el de pensar con libertad para expresar públicamente la creencia y el pensamiento sin censura previa; y el de exigir ser juzgado por magistrados legítimos, de acuerdo con la Ley pre establecida, antes de ser cometidos los actos enjuiciados; y en otro, de no rendir acatamiento y obediencia a poderes espúreos, que no hayan emanado de la voluntad popular ?fuente de todo poder y soberanía? libremente expresada en comicios legales.

Ojalá la Asamblea, que ejerce, virtualmente, las funciones de Parlamento de la opinión pública mundial, adopte al respecto un acuerdo rotundo, honesto y ejemplar, en el que se condenen todos los regímenes políticos que hicieron y siguen haciendo befa y escarnio de aquellos nobles derechos y de aquellos altos principios, para reafirmar, con tal decisión, la poca fe que aún nos queda a quienes hemos creído siempre que la Ley internacional no debe ser burlada, ni la decencia debe ser escarnecida.


PENA DE MUERTE EN EL PERÚ

La Junta Militar que ejerce en el Perú las funciones de Gobierno de ?facto?, ha restablecido, por cuenta y riesgo, la pena de muerte para cierta clase de delitos comunes y políticos.

No es del caso alegar aquí ni a favor ni en contra de la terrible e irremediable sanción penal; pero sí, cabe destacar que una medida jurídica y política de tal magnitud, no puede ser tomada arbitrariamente, por un grupo de insurrectos contra su Estado y su Gobierno legítimos, que, si en vez de haber ganado la partida, la hubiesen perdido, serían ellos incursos en la pena que ahora les aplicarán a los adversarios vencidos.

El hecho no es nuevo. Es, por el contrario, tan viejo como la historia de las Dictaduras, especialmente en lo que se refiere a los llamados delitos de traición contra el Estado. Los dictadores de todos los tiempos, generalmente indoctos en materia de Derecho Político, siguen el dicho de aquel famoso Rey de Francia que afirmaba que el Estado era él, él era la Patria y él era la Nación; y claro está, participando de tal principio, cuantos se metiesen con él, con su gestión política o con la de su gobierno, atentaban contra la Patria, la Nación y el Estado y quedaban incursos en el delito de traición, penado con la muerte.

La doctrina es absurda, especialmente en nuestros tiempos, a pesar de lo cual, sigue teniendo muchos partidarios entre los que suelen confundir la Patria con su patrimonio y el Estado con el grupo de paniaguados que lo rodean y les bailan el agua.

Mientras tanto, ya veremos como se las arregla la Asamblea de las NU para condenar, como se debe, el escandaloso proceso del Cardenal Mindszenty, sin tener unas palabritas de reprobación para el gobierno peruano ?de facto?, que, por su puro arbitrio, restablece la pena de muerte para quienes lo combatan, violando así los principios más elementales del Derecho, universalmente reconocidos como sagrados.


(Artigo publicado no xornal La Hora, de Santiago de Chile o día 11 de abril de ... 1949)
o Cardenal Mindszenty
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Tal día como hoxe... - Publicado o 11-04-2010 02:16
# Ligazón permanente a este artigo
[1] 2 [3]
© by Abertal

Warning: Unknown: Your script possibly relies on a session side-effect which existed until PHP 4.2.3. Please be advised that the session extension does not consider global variables as a source of data, unless register_globals is enabled. You can disable this functionality and this warning by setting session.bug_compat_42 or session.bug_compat_warn to off, respectively in Unknown on line 0