A. C. Irmáns Suárez Picallo - Sada


Este blogue nace co obxecto de difundir a actividade da A. C. Irmáns Suárez Picallo, así como de recuperar e por a disposición do público diversos materiais de interese sobre o noso pasado,ao tempo que damos a coñecer os artigos escritos por Ramón Suárez Picallo e outros autores sadenses.
Estruturamos o blogue en varias seccións, nas que terán cabida noticias de actualidade sobre as nosas actuacións, artigos, textos históricos, fotografías...


Visitas (desde o 05/08/2010)





Únete a nós!
comisionsuarezpicallo@gmail.com
 CATEGORÍAS
 GALERÍAS FOTOGRÁFICAS
 RECOMENDADOS
 BUSCADOR
 BUSCAR BLOGUES GALEGOS
 ARQUIVO
 ANTERIORES
 DESTACADOS

MARUXA -DE AMADEO VIVES-
A representación da zarzuela "Maruxa" de Amadeo Vives na localidade chilena de Viña del Mar, serve a RSP para, neste artigo, facer unha loubanza a Galicia, ao tempo que lembra a data da estrea en Buenos Aires. A representación desta zarzuela é motivo de unión e reunión dos galegos residentes en Valparaíso e Viña del Mar para vivir con sentida emoción lembranzas e vivencias do pasado. E, aproveita tamén para contar a creación das rías galegas pola mano de Deus...


10 de marzo de 1944

?MARUXA? EN VIÑA DEL MAR


Por Ramón Suárez Picallo

No se trata de que ?Maruxiña?, la bella y dulce mujer gallega, pastora en la montaña y pescantina en la costa, señoritinga en las villas y labriega en las aldeas, ?viuda de muertos y de vivos?, al decir de Rosalía Castro, siempre mansa y sufrida, entre santa y heroína civil, como mujer y como Madre, se haya venido desde las lejanas y verdes tierras célticas de Breogán, a esta costa del Pacífico, a probar fortuna o hacer veraneo. No se trata de eso. Trátase de una obra inspiradísima, del maestro Amadeo Vives, el insigne músico catalán, autor de ?Bohemios?, ?La Villana? y ?Doña Francisquita?, sobre tema musical galaico y que lleva por titulo ?Maruxa?, el nombre familiar gallego de María. El apelativo es tan popular en Galicia, que un gran escritor chileno , que conoce y ama A Coruña, su ciudad capital, asegura que en el famoso paseo de su calle principal, todas las mujeres paseantes responden a tres nombres: ?Maruxas?, las Marías; ?Carmiñas?, las Cármenes y ?Pepiñas?, las Josefas.

El maestro Vives conoció, personalmente, a Galicia. Vio sus fiestas y sus romajes ; escuchó sus canciones populares, añejas, aladas, sutiles, como el aire, surgidas al son de la gaita virgiliana, de los valles y las rías, cono brotadas de la tierra y del mar, por arte de sortilegio y de viejo milagro.

?Teño unha noiva nos Portos,
i-outra no Ribeiro da ría;
se a dos Portos é bonita,
a do Ribeiro lle gana?

Sobre la base de este conocimiento, el músico compuso ?Maruxa?, égloga lírica y pastoril de Galicia, queriendo ofrecer en ella, apenas, una veta del rico venero musical del noroeste gallego, que canta cuando llora y reza cuando canta. El catalán Guridi, el vasco y el murciano Jiménez Caballero, en ?Maruxa?, ?La Meiga? y ?El señor Joaquín? respectivamente, fueron los únicos músicos, españoles no gallegos, que supieron penetrar en el inédito caudal de la tierra más lírica de todas las Españas, y sacar de él admirables deleites estéticos.

Pues bien, esta ?Maruxa?, pastora y gallega, que le canta al corderillo, mimado y regalón, una dulce ?Nana? o canción de cuna, capaz de adormecer al niño más travieso, fue representada estos días en Viña del Mar, por una discreta compañía de zarzuelas españolas que actúa en el Coliseo Municipal de la ciudad balneario y que lleva ya representadas, con relativo acierto, las mejores joyas del género.

No nos atreveríamos a decir que la representación de ?Maruxa? fue un suceso artístico; la vimos la noche de su estreno en Buenos Aires, y la vimos después, dirigida por su propio autor, al frente de la mejor compañía que interpretó toda la obra del maestro. No hay, pues en este caso, comparación posible. Lo que sí, fue un notorio suceso espiritual y emotivo. Todos los gallegos, viejos y nuevos, residentes, de Valparaíso, Viña del Mar y demás tierras, villas e islas adyacentes, se fueron a oír las saudosas notas de la música nativa, que llegaban a sus oídos con suavidades de caricia maternal y amorosa.

Y, junto con los gallegos, fueron todos los otros españoles, aún aquellos discrepantes y menos dispuestos a juntarse y rejuntarse; y no fueron, ciertamente, éstos los que aplaudieron menos, las viejas canciones de canteros y carpinteros, de mozos y mozas que van de romería. Galicia fue, esa noche, punto de referencia y coincidencia, al conjuro de su alma musical negada para los grandes enconos, pero apta, en cambio, para las más difíciles armonías, encuentros y conciliaciones. Llave, por motivos lingüísticos y espirituales, de dos culturas, de vuelta ya de muchos ensayos sociales y políticos, con sapiente ?trasacordo? , frente a los más graves problemas del presente y del futuro, quizá sea Galicia una de las mejores reservas del futuro ibérico. Por lo de pronto, Galicia va a cantar. Sus gentes cantan en coro, cogidas de las manos, al amor y a la muerte. Y nadie sabe si la gaita, cuando suena en la verde hondonada, celebra el amanecer o anuncia la noche; canta una alegría o llora una muerte. Ella es el alma misteriosa de un pueblo, que cree o niega, con sutiles razones, lapida en una injuria o consagra en un elogio, todo a falta de palabras.

Mientras tanto, sus hijos de por aquí, escuchan ?Maruxa? con unción casi religiosa. ?Maruxa?, es la dulce mujer, que desde los días de Génesis, se presentó al Creador, pidiéndole algún don para su bella tierra. El señor, ya los tenía concedidos todos. Reservaba algunos para casos muy predilectos y excepcionales; y cuando vio a ?Maruxa?, rubia, bella, sutil y honrosa, esposa fiel y madre ejemplar, mostrándole el mapa de Galicia, el Creador puso su mano encima del noroeste ibérico, y de cada dedo de Dios, nació una ría gallega.

Aún te daré más, peregrina criatura ?dijo el señor? daré un medio de llegar a todas las almas, los corazones y más finos sentidos. Te daré la música. Y desde entonces ?Maruxa? se echó a cantar por el mundo adelante el preciado regalo del Creador de todo lo creado.

Un gran poeta civil , miles de años después, saludaba a la música gallega:

?Tú le hablas de la Patria al desterrado,
de Libertad y redención al siervo?.

Y ?Maruxa? sigue cantando. Acabamos de oírla, aquí en Viña del Mar, con el corazón y los ojos humedecidos.


(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile, o do de marzo de 1944)
Tamén aparece este artigo na escolma LA FERIA DEL MUNDO publicada polo CCG no ano 2008.
Representación de MARUXA en Buenos Aires(sección ARGENTANALES)
A zarzuela MARUXA
máis sobre MARUXA
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Música - Publicado o 10-03-2010 08:40
# Ligazón permanente a este artigo
EMIGRANTES, por R. Suárez Picallo

Dende entón cando vexo que un galego as praias deixa onde, infeliz, nasceu, i achego busca noutras praias, digo: ¡Guíete Dios, tamén!
Curros

A derradeira pitada do vapor semella un salaio saído da lama doorida de Galicia que ven amargurar máis a nosa alma. I o renixer das cadeas das áncoras bourannos no corazón coma cen martelos xuntos. ¡Ímonos! ¡Deixamos novamente a Terra Nosa, cuios airiños benzoados, ían xa sanándonos a alma, doente de lonxedade!
O ?aleve e negreiro vapor? xa botou a andar. Lonxe, no peirao, mans ben amadas axitan os panos brancos decíndonos adiós. ¡Quen sabe até cando! ¡Cicais até máis nunca! Os panos brancos somellánsenos pombiñas brancas que queren vir bicarnos cos petelos; pro non poden voar.
Ouvimos os agoiros de ?bon viaxe?, ?saúde e sorte?, ?Deus vos acompañe, ¡filliños!?.
¡Nosas nais! ¡Nosos fogares!
¡O Pasaxe! ¡Santa Cruz! ¡Mera! ¡A Cruña! Todo voa e vai quedando atrás. I as bágoas deixan aos ollos nosos facer un esforzo supremo pra manter sempre, alén mar, esta visión sagra na nosa retina. E morrer con ela nas meixelas, pra que o noso esprito torne a estes eidos e lles dea os bicos que cicais non poidan darlle os nosos beizos carnaes que comerá terra estena.
¡Marola! ¡Torre de Hércules! ¡Orzán! ¡Derradeiros senlleiros da Nosa Terra! ¡Até a volta! ¡En corpo ou en esprito! ¡Vivos ou mortos!
Agora: Mar, Ceo, e gueivotas galegas que quérennos acompañar un anaquiño mar adentro. Estas boas gueivotas, que aniñan na Costa Brava e que son o derradeiro sopro de vida galega, han ser, tamén, as pirmeiras en vir a darnos a benvida cando retornemos.
Gueivotas amigas, levade no petelo o noso derradeiro bico á Terra que xa non ollamos?

* * *
O esprito aventureiro da Estirpe, atópase na cuberta do vapor que marcha cara América. El, un fondo amor á Terra Nai, e o desexo de voltar pronto a ela, son o úneco caudal destes anacos de Galicia.
Homes e mulleres; viriles mozos e mozas garridas, velliños que levan o tráxico presentimento de que os seus ósos durmían o sono derradeiro en terras estranas, lonxe do cimiterio aldeán onde descansan seus maores; neniños a meio criar que van xa compartir con seus pais o amargurado pan do desterro. − ¡O fillos infortunados da Galicia escravizada, que, como os fillos de Israel, percorren tódolos vieiros do mundo, unha peregrinaxe eterna?! No chan benzoado da América, ceibe e xenerosa, acharán moitos piadosa sepultura; das súas entranas fecundas arrincarán outros a fortuna cobizada; nas súas leises xusticieiras conquerirán azos pra ser apóstolos da Libertade; na grandeza dos seus ríos e das súas alongadas sementeiras buscarán a ispiración pra ser poetas; no amor das súas mulleres sentarán os cimentos dun fogar novo que lle dará a América barudos retoños da Raza de Breogán. ¡Que todo eso pode saír deste feixe de carne emigrante, deste anaco de alma galega, que vai sobor da cuberta do vapor! ¡Piñusco de ilusicóns! ¡Proieitos aloumiñados de grandeza prós seres queridos! ¡Sonos de día venturosos despois de duras xornadas de traballo! ¿Faranse realidade?? ¡Quén o sabe! Mais aínda que así sexa, non serán felices nunca máis.
Levarán sempre metido na alma pra torturala o meiguizo das nosas campías verdescentes; a lembranza torturante dos alalás, da gaita e dos aturuxos; o arrecendo suave dos nosos vales frorecidos; a visión do derradeiro ?lusco e fusco? i o toque da oración da campá parroquial.
Ese lembro ?música, alma e paisaxe galegos− será seu compañeiro permaente de pelegrinaxe por tódolos vieiros do mundo, martirizándolles o esprito até non voltar aos eidos nativos. E despois que se tornen, terán arelas das terras, que aínda non sendo suas terras, acocháronos, agarimosas no seu seo. I así a sua vida será xa pra sempre arela eterna de mundos lonxáns?

* * *
Tódolos días, na hora en que o Pai Sol deitase no leito azul do mar, un rapaz emigrante toca na sua frauta de pau de buxo canzóns saudosas do Val de Barcia. E a sua frauta de pau de buxo canzóns señaba aos melros a subiar a riveirana ¡E cousa miragrosa a frauta de buxo deste rapaz! A o conxuro dos seus saloucos, tódolos emigrantes soben a coberta e vanse acercando a o rapaz até facer un corro silenciosos ó seu arredor?
Un vaho de Saudade envolve nas suas azas invisibres e misteriosas aos emigrantes galegos. Apodéranse deles unha tristura doce que fai insensibremente caer as bágoas.
O rapaz frautista deporcatase deso e rompe a tocar unha muiñeira. Saen a bailar una parexa que a puntea lediciosamente.
Un aturuxo roda sobor das augas e vaise a esnaquizar nos penedos da Costa Nosa, tales bríos leva a tal esforzo anímico o impulsa.

* * *
Entre todos hai algúns que levan enriba da alma unha traxedia.
Dous neniños ?unha parexiña− que aínda non suma vinte anos entre os dous e que, orfos de nai, mándaos chamar seu pai desde Buenos Aires. Van soliños sen amparo de ninguén. El maréase, e a nena facendosa como unha nai galega, como unha nai que queda durmindo no Camposanto de Carnoedo, lévalle tisanas, acóchao garimosamente. Non falan con ninguén. Somentes o médico-ispector de emigrantes puido entrar nas suas almas. O médico, é un nobre rapaz, fillo inteleitual i espritual da ilustre Compostela, que lles fala en galego que os aloumiña en galego, porque el sabe da traxedia da nosa Terra.
Un vello que por mor dun pleito (que perdeu gracias á intervención dun cacique) quedóu polas portas do mundo. Pásase horas longas debruzado no barandal cos ollos encravados na estela escumosa que deixa o barco, longo ?vía crucis? do seu calvario. Este non se afacerá. ¡Vello pino galego que morrerá murchadiño a o sere trasprantado noutras terras!
Un rapaz peixeiro da Costa da Morte que víu unha noite malfadada, morrer a seu pai afogado envolto nos outos salseiros. No probe fogar mariñeiro queda a nai tolleita e dous irmanciños agardando polo que el gane en América como polo Santo Advenimento. Cos brazos cruzados i os cabelos a o ar, mirar o mar con fonda xenreira. Emporeso de noite soña e oiselle decir: ?couce?, ?Asimán?, ?Orza?, ?Duro de babor?, ¡Soña que é peixeiro na Costa Finisterrán!

* * *
¡Soio traballo lle piden a América! E América, xenerosa e nobre, daralles traballo, Libertade e Amor a presas cheas.
Polas xélidas e soberbas costas patogónicas; pola inmensidade verde das Pampas arxentinas; polo Chaco abraxado do Sol tropical e polas ruas da grande cidade arxentina, esparéxase un novo anaco da alma galega, aterecida de door e de saudade.
¡Deus a guíe?!


Céltiga, 10-XI-1926.
Comentarios (0) - Categoría: Textos históricos - Publicado o 09-03-2010 06:42
# Ligazón permanente a este artigo
ESTAMPAS MARIÑEIRAS. A TABERNA DA TRENLA, por R. Suárez Picallo
Igrexa parroquial de Carnoedo
¡Carnoedo!
Nome sonoro que trai ao noso pensamento arumes de craro abolengo celta; nome empoirado no longo camiño dos seculos lonxanos do abó Brigos e da aboa Celt; nome espetado coma unha cuña de toxo, no vieiro azúl que fende o corazón da Terra dende o Pai Atrántico deica a vella Briganza. ¡Ou benamada ria de Sada que nasce nas fervenzas remexidas da Marola, pra morrer na festa belidamente helénica dos Caneiros!
Aldeiña peixeira debruzada n?ún irto ribazo da ria, coma unha fidalga na solaina d?un vello pazo. Na curvilinda ensenada, dornas e botes, lanchas e minuetas, gamelas e traineras, facendo acenos de ribeirana xentil, falan d?un pobo que arrinca o pan de Deus, das entranas inhóspitas do mar.
Enriba das pedras, as redes de xeito, do bou e da rapeta, do boliche e da trilla, reciben, pra enxoitarse, os raios lumiosos do sol coma un vello poema cribado de lús, indicando que alí non chegou a nova sensibilidade peixeira, musicada en isócronos bruidos de motoras e tarrafas. Na outra aldea, a soma perfumada de loureiros e sanguiños, a ermida parroquia. Dentro dela Nosa Señora do Carme, extendendo unha ollada, lumiñosa e maternal, enriba d?un milleiro de ex-votos, testimuño doutras tantas loitas entr?o mar e os homes.
Polo abano de carreiros e congostras, á hora do lusco fusco, coma pombas pro pombal, como abellas d?ouro d?un enxamio, as mulleres dós peixeiros, voltan ao fogar, coas patelas acuguladas de froitos do agro en troques dos que levaran acuguladas de froitos da ria!... Troque do mar i-a terra, carne e sangre de Galicia!... Pan e viño na Eucarestía da Raza! ¡Carnoedo!
*
* *

No meio do rueiro aldeán, geocentro d?aquel mundo primitivo, avistase a taberna da Trenla. N?ela vive inscrita a historia d?aquel núcleo humán, chea de inédito heroismo. Casino onde grandes e pequenos, alleos ao conceuto clasista, xogan nas noites d?invernía, lendo no libro das corenta a mais outa leición de democracia. Bulsa e banco, despacho e ucha de caudales, alí fanse as partixas da Compaña peixeira, recibindo cada compañeiro o produto enteiro do seu traballo; cada un ten aberta unha conta corrente con tanto creto como poida dar o capital comun da tradicional irmandade. Sociedade de mútua axuda, de infinda solidaridade, sin carta orgánica, sin estatutes, si noutra ley que a ley da Tradicción, alí cobra ?o quiñón do náufrago? a viuda a quen o mar deixou sin compañeiro, e aos cativiños sin pai. Xuntoiro ledicioso nas festas de gardar, cén parexas dixéronse seu amor, e xurdiron cen fogares onde se cumpríu o outo mandado de ?medrade e multiplicaivos?. Tribunal inapelabel, alí repártese xusticia, sine stranas intervenciós das hocas leises alleas, sob a guidanza somentes do mais vello compañeiro, cuía sabidencia, en asuntos de xusticia, está grabada no espello cristaiño da sua concencia, limpa coma a auga da fonte parroquial. Xuntorio da fé, ten n?un recuncho unha boeta onde todos botan a súa parte pra que Ela, Nosa Señora do Carme, teña a festa mais soada da comarca, con mais foguetes, mais gaiteiros na festa do adral, e con mais devotos na sua procesión mariñeira, escoltada rendidamente por dornas e botes, lanchas e minuetas, gamelas e traineras, co choupar monorrítmico dos remos.
¡Taberna da Trenla, esprito e corazón da aldea mariñeira!
Detrás do taboleiro, cen ?trenlas? exerceron dino e noble matriarcado entr-as xentes peixeiras. A ollada de todas, paseou sempre por riba do mesmo panorama: Darredor da tabola común, homes en cuios ollos remansa o azul da ria. Enriba, concas de viño da terra recendente. Na atmósfera fume, cheiro d?alquitrán e de maruxía, afogando profecias de temidas mareiras e visiós de afogados. Fora, o mar pai e verdugo, heredade farturenta, sin marcos nin liñas divisorias, bruando, o vater en Coitelada a sua sinfoníta de ?Eternidade?.
_________


¡Taberna Mariñeira da Trenla! ¡Alma e corazón de Carnoedo! ¡Ucha arumada de tradiciós mariñeiras de vella Briganza! Fidalga debruzada, coma na solaina d?un vello pazo, no ribazo irto de Arnela. ¡Deus te garde!
Dende unha inmensurable lonxanía de anos e de leguas, meu esprito vai deca tí, e enxoénllase conmovido pra bicar a canteria da tua porta, que non poden pisar os meus pés.


Galicia: Revista del Centro Gallego de Montevideo. Vol. 12, n. 151 (1929).
Comentarios (0) - Categoría: Textos históricos - Publicado o 08-03-2010 09:11
# Ligazón permanente a este artigo
RINCONES DE ENSUEÑO - Ezequiel Rocha Llobregat
Pazo do Castro de Samoedo
Ezequiel Rocha Llobregat, natural de Pastoriza (Arteixo), exerceu como Xuíz Municipal de Sada nos anos 20. Bo xornalista, colaborou intensamente coa revista local Mariñana, da que extraemos o seguinte artigo no que relata unha excursión ao Castro (Osedo).



Rincones de ensueño


Aprovechamos una tarde primaveral en que nos es forzoso conocer El Castro. Tomamos para ello un coche del tranvía y, ya en Osedo, nos apeamos y seguimos un camino vecinal, bien cuidado.

A la izquierda, un caserón con magnifico magnolio en un pequeño jardín. Inquirimos datos. Todo es propiedad, como así una hectárea de extensión, aproximadamente, de terreno dedicado a prado, labradío y monte, con abundante cantidad de agua potable y de regadío, del vecino de la parroquia de Soñeiro y rico hacendado D. Antonio Domínguez, de distinguida familia.

Proseguimos. En un árbol, un grueso varal de roble, previamente "enqueirado" ?descortezado en un honor de pan cocer?, adopta la forma que le impusieron y habrá de llevar para el uso destinado: un "loro". Así llaman aquí y en otros puntos de Galicia, al aparato que habrá de unir, colocado en la mitad de! yugo de los pacientes bueyes de labor, la "cabezalla" ?lanza? del carro.

Empinada cuesta nos deja, al terminarla, en el aristocrático lugar de El Castro. Realmente nos sorprende. Creíamos encontrarnos con una insignificante aldehuela y, reconocemos, lo mucho que esto vale.

Casas señoriales, algunas de rancio abolengo, como lo indican pétreos blasones; dos capillas, una con capellán adscrito, magníficos horizontes, bien cuidados jardines, etc. etc. .componen el conjunto. Se nos dice que pertenece este coto a las familias de Castro Arias y López Vidal (D. Alejandro), quienes, apartadas del mundanal ruido, pasan en él las temporadas veraniegas. ¡Oh poderosos de la tierra! ¡Cuánto envidiamos vuestra bien estudiada comodidad!...

Cumplimos la misión que nos había sido impuesta por quien para ello tenía facultades y nos disponemos al regreso. Es forzoso ?costumbre hace ley? nos dicen nuestros significados acompañantes ?alcalde de la villa el uno y secretario del Juzgado el otro? visitar al excelente y particular amigo señor D. Bernardo Arias de Castro, abogado y ex-juez del término y a su señora hermana doña Jesusa. Asentimos con agrado... Nos anuncian.

Inmediatamente, el caballero dueño de la morada sale a nuestro encuentro y nos conduce a su hospitalaria sala-recibidor, adornada con gusto y variedad de muebles de gran valor artístico.

Nos presentan, así como a la hermana del visitado. La afabilidad, cortesía y cultura de aquellos señores, nos hace simpatizar al momento y pasar un tiempo agradabilísimo...

Llueve y anochece. Necesitamos llegar a nuestras casas con día. Nos despedimos...

Carretera abajo, parte a pie y parte andando, por Samoedo. ¡Qué hermoso es todo esto!

Croan las ranas en sus charcas cenagosas de "La Braña". Zambúllense, asustadizas, las que cantan sus amores en las márgenes del riachuelo paralelo a la carretera... Estamos en Sada.


Mariñana, Sada, 01/06/1925
Comentarios (0) - Categoría: Historia local - Publicado o 07-03-2010 09:58
# Ligazón permanente a este artigo
LA HORA Y EL PARTIDO RADICAL EN CHILE
La Hora, xornal no que está a colaborar RSP pasa a a ser o voceiro do Partido Radical Chileno e ao respecto escribe: "La Hora, desde hace pocos días, pertenece, en efecto, al partido Radical, y de acuerdo con esta calidad inicio una nueva etapa en su vida periodística. Este diario está, pues, al servicio de una ideología y de un programa perfectamente definidos, tanto en el terreno político, como en el económico y social... Así pues, los radicales de todo el país, por remoto que sea el lugar de su residencia, y por modesta que sea su situación, verán en este diario un verdadero hogar espiritual, en el que, por derecho propio, encontrarán el amparo que necesiten y la voz que hará resonar por ellos sus inquietudes y anhelos..."




6 de marzo de 1947

?LA HORA? EN SU NUEVA ETAPA


Por Ramón Suárez Picallo

El Presidente en ejercicio del partido Radical se ha dirigido a los radicales del todo el país para confirmarles la noticia de que esta colectividad política cuenta con un órgano de prensa propia, y explicarles lo que será este diario en el concierto periodístico nacional.

?La Hora?, desde hace pocos días, pertenece, en efecto, al partido Radical, y de acuerdo con esta calidad inicio una nueva etapa en su vida periodística. Este diario está, pues, al servicio de una ideología y de un programa perfectamente definidos, tanto en el terreno político, como en el económico y social. Tratará así de inspirar su acción en la tradición política de un partido que, acaso como ninguno, está vinculado al desarrollo y perfeccionamiento de nuestra Democracia, en memorables campañas de opinión que se han transformado en las más positivas etapas del progreso en la historia de nuestro país. Comprendemos que no es ésta una tarea fácil, porque constituye una pesada responsabilidad recoger la abrumadora herencia de un pasado glorioso, para mantener la brillante trayectoria de un partido que ha producido grandes próceres, eminentes hombres públicos y destacados estadistas. Sin embargo, inspirada en esa misma tradición, es que ?La hora? tratará de hacerse digna de representar el sentir del Radicalismo nacional.

Queremos hacer resaltar que, acaso por primera vez, un órgano de prensa se presenta ante la opinión pública como intérprete genuino de un partido político de la importancia del Radical. Esto significa que este diario no representará intereses personales de ninguna especie, que por elevados que ellos sean, siempre empequeñecen al debate de los grandes problemas nacionales, y que tratará en todo momento de hablar en forma impersonal y abstracta, inspirado solamente en el programa del partido político a que pertenece.

Esta condición, que trataremos de reafirmar prácticamente en el trabajo cotidiano, dará a este diario una situación de independencia y de libertad excepcionales en el examen de los problemas públicos y de la actualidad nacional, sin que atienda a ninguna otra consideración que al progreso del país, buscando las soluciones adecuadas dentro del amplio programa ideológico y doctrinario del Partido radical.

Reconocerá y aplaudirá, pues, todas las iniciativas acertadas y justas, así como propiciará todas las soluciones que el patriotismo le indique como convenientes para el interés nacional y el perfeccionamiento de nuestra Democracia. Pero, al mismo tiempo, será este diario inflexible en el mantenimiento y defensa de los principios y doctrinas que forman el estatuto de nuestro Partido. Es así como no vacilará en ejercer sin limitación su derecho al examen y a la crítica de los problemas públicos, de sus orígenes y consecuencias, y del modo como lo encaran los Poderes del Estado, aunque en esta tarea resulten lesionados los que, por representación democrática o en razón de su carácter de gobernantes o funcionarios, tengan a su cargo la solución directa de esas materias. Y en este sentido no será suficiente la calidad e radical para que el político o funcionario negligente o culpable se crea a salvo de nuestra crítica, que siempre se ejercitará en forma elevada y serena.

Esta imparcialidad en el examen de los problemas y de las cuestiones de interés nacional, no significará, por cierto, que no tomemos con decisión y energía la defensa de nuestro Partido y de todos los radicales de país, cuando se vean injustamente amenazados o postergados en sus campañas de bien público o en la satisfacción de sus legítimas aspiraciones.

Así pues, los radicales de todo el país, por remoto que sea el lugar de su residencia, y por modesta que sea su situación, verán en este diario un verdadero hogar espiritual, en el que, por derecho propio, encontrarán el amparo que necesiten y la voz que hará resonar por ellos sus inquietudes y anhelos.

El hecho de que es este diario representa la corriente ideológica de un partido, no quiere decir, que supuesto, que descuide todos los demás aspectos de la actualidad nacional y extranjera. Aspiramos a que este diario perciba y reproduzca todos los acontecimientos que interesen a los lectores, para lo cual organizará sus servicios en el más amplio pie de eficiencia, en todas sus secciones, sin omitir esfuerzos para que el público esté bien informado de lo que ocurra en todas las actividades del país y de mundo.

Tenemos también la decisión, y así lo declaramos en forma explícita, de mantener nuestras campañas y polémicas, cuando ellas se susciten y, en general, todas las apreciaciones que nos merezcan los problemas y los hombres en un terreno de respeto por las colectividades y personas, respeto que también exigimos para nosotros. Creemos que los intereses del país no permiten sino la más absoluta franqueza en el examen de los problemas públicos; pero, asimismo, estimamos que la intemperancia en el lengua no hace sino obstaculizar el logro de las soluciones que se buscan.

?La Hora? se presenta, pues, en la nueva etapa de su vida periodística, inspirada en el más sincero anhelo de cooperar al progreso del país y satisfacer las exigencias del público lector para lo cual llevará en alto y sin reservas la bandera del Radicalismo nacional


(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile o 6 de marzo de ... 1947)
O Partido Radical Chileno
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Libros, prensa, cultura, arte. - Publicado o 06-03-2010 00:45
# Ligazón permanente a este artigo
ARAGÓN

Nesta lembranza a España, hoxe RSP preséntanos Aragón con breves pinceladas da sua historia: Os árabes, Jaime I,e nomes como Marcial,Agustina de Aragón, Gracián, Goya, Costa, unido a lugares como O Pilar, Alcañiz, Caspe, Barbastro dan pé para que esta noble terra sexa inmorrente ademais pola xota...
RSP viviu momentos difíciles e dramáticos entre os aragoneses nos duros anos da liorta ...

5 de marzo de 1950

EVOCACIONES Y RECUERDOS
ARAGÓN, BALUARTE Y CONTRAFUERTE DE ESPAÑA


Por Ramón Suárez Picallo

Los aragoneses jamás se avinieron a tolerar a los conquistadores godos. Por eso, cuando la invasión árabe, entró como un aluvión en toda la Península, los aragoneses quisieron hacer revivir su vieja independencia. Lucharon por ella como lobos, pero las huestes islámicas ocuparon todo el país. Aragón y Cataluña se vincularon entonces al Imperio Carolingio y, en momentos dados, corrieron su suerte con Francia junto con el reino de Navarra.

Roncesvalles, la gran leyenda épica paralela al ?Mío Cid? es común a vascos, navarros y aragoneses. Mientras tanto los árabes crearon en Aragón muchos y muy variados reinos; algunos de ellos, famosos por su cultura. Los nombres de los jefes de estas taifas forman un intrincado laberinto imposible de narrar en un artículo periodístico, así como el de los reyes cristianos que luchaban con ellos con diversa y variada fortuna.

Ya muy avanzada, la Edad Media, apareció la gran figura de Jaime Primero el Conquistador, que dio solidez estatal al Reino Catalano?aragonés; era suegro de Alfonso X, el Sabio, de Castilla. Desde entonces la unidad de Castilla y Aragón era ya un hecho presentido, precursor de los Reyes Católicos, después del histórico compromiso de Caspe.

Después de la unidad hubo extraordinarios acontecimientos en Aragón. La ejecución del Justicia Mayor Lanuza, por dar asilo a un reo político en tiempos de Felipe II; las luchas en la Guerra de Sucesión, y por último, la actitud de los aragoneses durante la invasión napoleónica. Zaragoza, su capital, con una mujer por heroína ?Agustina de Aragón? mereció un volumen inmortal de Pérez Galdós en su gigantesca obra ?Episodios Nacionales?.


ARAGÓN EN LA CULTURA Y EN EL ESPIRITU DE ESPAÑA

Aragón tiene tres provincias y tres ciudades capitales; Zaragoza, Huesca y Teruel; es decir, el medio, alto y el bajo Aragón. Tiene, además, cien ciudades y villas menores, famosas todas ellas: Caspe, Alcañiz, Rubielos de Mora, Monzón, Ayerbe y la gloriosa Barbastro, llenas de resonancias históricas. Varias de ellas fueron altivadas y rendidas por el Cid Campeador e incorporadas a la España cristiana.

Marcial, el gran poeta latino de los graciosos epigramas, era aragonés de Bilbilis -la actual Calatayud? el Derecho visigodo, influido por el viejo Derecho Humano, origen del actual Derecho español es obra de un sacerdote aragonés agregado a la Corte de una comarca visigoda; y el Pilar de Zaragoza, junto con Santiago de Compostela, fueron los símbolos religiosos máximos de la Reconquista cristiana.

Ya en los tiempos modernos participó Aragón en la vida espiritual y cultural española con esclarecidos valores, Baltazar Gracián, don Francisco de Goya y Joaquín Costa, fueron aragoneses, para citar sólo nombres al alcance de todos.


LA JOTA

Pero Aragón sería inmortal, aún sin ninguno de estos acontecimientos; sólo por haber creado la Jota, la más valiente, viril y noblemente bárbara danza de España. Nació la Jota en tierras aragonesas; se extendió después a Vasconia y a Navarra, a Cataluña, a Valencia y a Murcia; y en las recias luchas contra la invasión napoleónica se convirtió, despúes del sitio de Zaragoza, en el himno patriótico nacional de toda España. De ahí su universalidad. La jota se baila y se canta, desde entonces, en todas las regiones de España, con variantes de tiempo y lugar, pero sin perder nunca su emoción aragonesa y baturra.

Damos aparte, para ilustración del lector, algunas letrillas de jotas aragonesas. Las hay humorísticas, de amor, de ternura, de paisaje y de carácter heroico y religioso. A través de todas ellas habla, canta y danza, el Aragón de todos los tiempos en un prodigioso festín de ritmos y de puntos:


RECUERDO

Conocimos Aragón en agosto de 1937. Desde Valencia llegamos de un tirón a la ciudad histórica de Caspe. El viejo pueblo celtibérico estaba dividido entonces en una pavorosa contienda fratricida. El hermano era enemigo del hermano, el padre luchaba contra el hijo en una ruptura material y espiritual de la vieja comunidad. Fuimos a Bujaralos a Manzón, Basivílvaso y a Graus, la tierra de Joaquín Costa; llegamos a Fuente de todos, donde nació con Francisco de Goya; visitamos Alcañiz y pasamos a Puebla de Hijar, a Rubielos de Mora y a Inosa de Rubielos, en los alrededores de la ciudad de los ?Amantes de Teruel?. Pese a la tristeza que producían los rudos acontecimientos diarios, las puertas se abrían de par en par para el viajero, con una frase típica y maravillosa: ?A la paz de Dios?. La paz de Dios significaba compartir el pan, la sal, el agua y la casa cubierta y, al fin de la velada una copia de viejos tiempos cantada por los ancianos porque los mozos estaban en la guerra.

Salimos de Aragón en marzo de 1938. Caspe, Fayón y Fraga, y una visión postrera del Río Cinca, que elogiara Joaquín Costa, con sus riberas cargadas de flores, promíseras de óptimos frutos.

Pero, detrás de esta impresión dramática quedaba el otro Aragón, aquel que nosotros recordábamos cantador y bailarín, acogedor y cordial, que nos ofrecía la gracia de una jota, entonada con lágrimas en los ojos.

COSTA (Joaquín) ? Eminente sociólogo, jurista y político aragonés de fines del siglo XIX. Propugnó grandes planes de riego para los desiertos españoles y escribió libros fundamentales, entre en los que se cuentan: ?Escuela y Despensa? y ?El colectivismo agrario en España?. Fue llamado el ?León de Graus?, pueblo donde había nacido, en la provincia de Huesca. Bregó, asimismo, por la repoblación forestal de cerros y montes por lo que casi todos los parques españoles llevan su nombre.

Joaquín Costa fue, sin duda alguna la más extraordinaria figura de la España decimonona, como sociólogo y como orientador de grandes iniciativa.

GOYA Y LUCIENTES (Francisco) ?El más extraordinario pintor español de todos los tiempos. Nació en Fuente de Todos, provincia de Zaragoza. ?Los fusilamientos de la Moncloa?, ?La Familia de Carlos IV? y los ?Caprichos?, aparte de sus estampas de Madrid de 1808, lo consagran como un hito en la historia del arte plástico español
.
Muchos críticos de arte contemporáneo, examinando su obra noble no hallan parangón en ninguno de los pintores peninsulares. Y, en efecto, no lo tiene. Don Francisco de Goya y Lucientes era aragonés, de la entraña misma de Aragón, y por ende, espíritu dramático que hizo del dolor obra de arte inmortal y perenne.


(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile, o día 5 de marzo de... 1950)
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Pobos, cidades e lugares - Publicado o 05-03-2010 01:29
# Ligazón permanente a este artigo
TRATA DE BLANCAS
Dende hai tempo se sabe que o tráfico de mulleres produce ganancias industriais, a costa da violación da liberdade física e psicolóxica.
Hoxe en día estanse a deter continuamente proxenetas que están a enganar a moitas mulleres do xeito que conta RSP neste artigo publicado hai xa cincuenta anos...


4 de marzo de 1949

TRATANTES DE BLANCAS EN CONCEPCIÓN


Por Ramón Suárez Picallo

En la muy ilustre, honesta y universitaria ciudad de Concepción, ha sido descubierta una gavilla de infradelincuentes dedicados al abominable comercio conocido con el nombre de trata de blancas. Hombres y mujeres ?que de todo hay en aquella viña del pecado- reclutaban muchachas de familias honorables, a pretexto de ofrecerles empleos bien remunerados, contratos en fantásticas empresas de arte y, a veces, un supuesto matrimonio ventajoso, para entregarlas, al fin, vendidas como reses, al ludibrio, a la deshonra y a la sucia lujuria de los compradores de carne humana para hacer de ella instrumento de placer.

La noticia es bastante más grave que si se anunciase allí la aparición de la peste bubónica, de la viruela negra o del tifus exantemático. Porque viene a denunciar la existencia de una repugnante lacra moral ?no habitual en Chile- importada de otras latitudes más o menos próximas; y que hizo en varias ocasiones, grandes e inútiles esfuerzos por hallar aquí mercado provechoso.

Los ciudadanos penquistas ?y muy especialmente los familiares de las víctimas de la repugnante maffia- han entendido y calibrado toda la magnitud del problema para los ?maquereaux?, pidiendo la pena de muerte.

Somos enemigos, por cultura, por principios y por concepción jurídica, filosófica y religiosa, de la pena capital; pero quizá haríamos con gusto una excepción aprobándola, en caso de aplicárseles a los tratantes de blancas. Porque ellos no son personas y no hay para qué tenerles ninguna consideración inherente a la persona humana; ni en orden al derecho substantivo ni tampoco a las normas adjetivas del procedimiento. Un sujeto que vende por dinero a una mujer que confió en su palabra ?y que se le entregó desinteresadamente- para que otro satisfaga en ella un bajo deseo, no merece más que una pena: la eliminación total, absoluta y sin atenuantes.


PERO... SIEMPRE HAY UN PERO...

Los indignados ciudadanos de Concepción han equivocado el objetivo y el procedimiento. Y no verán, como fuera su deseo -¡y el nuestro!- subir las gradas del patíbulo al hatajo de bribones que han arrojado a los abismos de la perdición moral ?con el móvil indigno de la codicia y del lucro- a varias decenas de muchachas honestas. Porque las leyes penales vigentes, un poco antañonas y muy románticas, hechas por juristas honorables, no prevén en toda su magnitud este delito especial, relativamente moderno. De ahí que muchos países afectados por él hayan tenido que dictar leyes especiales para combatirlo.

La trata de blancas, organizada internacionalmente y teniendo por capitales a Marsella, Barcelona, Vigo y Buenos Aires, amparada por opulentos comerciantes ?generalmente joyeros- y dirigentes del comercio y de la banca, ministros de cortes de justicia, jefes de policía y honestísimas y religiosas señoras de muy edificantes sociedades de beneficencia, que, por fas o por nefas, estaban en el sucio tráfico.

Y no era cosa de pedir para gentes de tal jaez y abolengo penas corporales, y ni mucho menos, la pena de muerte, absolutamente inaplicable a los tratantes de blancas habida cuenta de aquella norma jurídica que dice que no hay delito ni pena, si no está previamente establecido en la ley.


EL PROCEDIMIENTRO ES OTRO

Un día, en plena Sociedad de Naciones, el delegado de un país americano, señalado como mercado central, consumidor y distribuidor de la humana ?mercancía?, planteó el problema en tonos patéticos queriendo librar a su patria de tan desagradable sambenito. Era un hombre honorable a carta cabal, pero que no sabía de la misa la media. Frente a él, el prefecto de policía de una gran ciudad europea tiró mano de su cartera y empezó a sacar papeles con datos, fichas, domicilios y circunstancias que dejaron en muy mala posición al honesto delegado. Éste calló y contó privadamente el suceso a su Presidente, que era a su vez, un gran patricio, un gran señor y un discípulo de Catón en materia de moral.

El Presidente nombró a un juez especial de toda su confianza para que abriese un sumario sobre el tema; cayeron en él novecientos delincuentes, todos millonarios, de gran significación social, y muchos de ellos, amigos políticos del propio Presidente. No hubo piedad ni abogados que los defendiesen y sufrieron la pena máxima, señalada en una ley especial.

Pero, paralelamente con el procedimiento legal, el Presidente hizo algo más eficaz. Llamó a un grupo de policías y de personas privadas a las que invistió de autoridad especial, también de su confianza, y les dio la siguiente orden: Matar como a perros rabiosos, en plena calle los ?cafishios?, sin más trámites, donde quiera que fuesen encontrados y una vez comprobado que eran tales. Por este expeditivo y drástico procedimiento, cayeron más de cien. Quizá, entre ellos, algún inocente. Pero la ciudad, considerada antes como mercado de carne humana, quedó limpia para muchos años, de la repugnante lacra moral de los tratantes de blancas, que la habían deshonrado con su comercio vil e infradelincuente.

Es posible que a la vista de estos datos ?ilustrativos?, los ciudadanos de la muy culta y honesta ciudad de Concepción, sigan pidiendo la pena de muerte para los comerciantes de carne humana que asomaron por allí su faz repugnante; y, a lo mejor, acuerdan, además, tomarse la justicia por su mano, contraviniendo la ley que prohíbe tal exceso. ¡Allá lo verán ellos!


(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile o 4 de marzo de... 1949)
Comentarios (0) - Categoría: Actualidade - Publicado o 04-03-2010 01:01
# Ligazón permanente a este artigo
EL TELÉFONO
No centenario do nacemento do inventor do teléfono("Nuestra devoción para Guillermo Graham Bell y nuestra repulsa al teléfono; y, sobre todo, a todas las compañías telefónicas del mundo, que hacen odioso el más maravilloso de sus grandes y peregrinos inventos) RSP resume datos biográficos do inventor e da conta de pequenos detalles do "infernal artiluxio encargado de poñernos diariamente os nervios de punta..."
Podemos imaxinar o que pensaria RSP si coñecese os móviles...?


3 de marzo de 1947

EL TELÉFONO


Por Ramón Suárez Picallo

Cúmplense hoy cien años del nacimiento de Alejandro Graham Bell, inventor de muchos y muy peregrinos artefactos, entre ellos el teléfono, infernal artilugio encargados de ponernos diariamente los nervios de punta.

Graham Bell nació escocés, en la ciudad de Edimburgo y se recrió como transplantado en los Estados Unidos de Norteamérica, donde realizó los experimentos que lo condujeron a la celebridad mundial, en el sótano de una casa de la vieja Boston. Si no hubiese inventado el teléfono ?por el que tenemos personalísima inquina, toda vez que cuando lo necesitemos urgentemente siempre está ocupado, y cuando no nos hace falta nos crispa con el chirrido nefando de su timbre? este ilustre paisano de Lord Byron y de Walter Scott, habría sido uno de los tipos más simpáticos del mundo en el último siglo.

Se dedicó, siguiendo una tradición familiar, a estudiar problemas de acústica; trabajó con denodado afán en la educación de los sordomudos, y dio a la navegación instrumentos preciosos para escuchar y medir las vibraciones acuáticas, que sirvieron para descubrir, desde la superficie de las aguas, bajíos profundos, cordilleras submarinas y archipiélagos que la mitología ponía bajo el dominio del barbudo Neptuno. Perfeccionó el disco de fonógrafo, y sobre todo fue un generoso filántropo que favoreció escuelas e institutos culturales puestos al servicio de gentes privadas de uno de los cinco sentidos corporales. Todos los sordos ilustres, desde Bethoven hasta Antonio de Lezama, le guardan devoto respeto.

Los yanquis, austeros y pazguatos a comienzos del siglo XIX, estuvieron a un tris malograr su vida y su obra. Presentó sus inventos a la Exposición de Filadelfia, donde jurados y visitantes lo trataron de loco, poco menos que de atar, cuando afirmaba a modo de voz clamando en el desierto, que la palabra y la voz humana, sin perder su acento y sus matices, podían ser transmitidas por un alambre a grandes distancias.

Entre aquella turba municipal, ignara y espesa, compuesta de contrabandistas de cien castas, faenadores de cerdos, algodoneros esclavistas y cultivadores de tabaco maloliente, el ingenioso escocés pasaba inadvertido en la Exposición de Filadelfia, donde Guillermo Penn implantó el aburrimiento de sus leyes azules.

Fue un poeta de sangre real, de origen lusitano, ibérico y español, don Pedro de Braganza, Emperador del Brasil, quien paró mientes en los inventos de Graham Bell. Cuando el monarca escuchó la voz humana, transmitida desde larga distancia a través de un hilo metálico, dícese que exclamó conmovido: ?¡Dios mío, este aparato habla!?. Estimuló con sus felicitaciones y elogios al soñador y atrajo con sus frases entusiastas, la atención de los tontainas y ?parvenus? sobre las cosas raras, que ellos consideraban juguetes, del inventor insigne.

Y, ahora, una explicación amable para el lector ?curioso y progresista?, que ama el teléfono y usa y abusa de él para decir tonterías a distancia, larga o corta, sin que se le vea la cara: es posible que estimásemos el teléfono, si no estuviese explotado, dirigido y desorganizado, por compañías yanquis cuyos gerentes, técnicos, directores y demás, son los directos descendientes de quienes no tomaban en cuenta a Bell en la tan mentada Exposición de Filadelfia. No obstante son millonarios a su costa, en Chile y en muchos otros países de América y de Europa, capitalizando la paciencia de los ?súbditos de estos reinos? dejados de la mano de Dios y acogotados por la mano férrea de las compañías telefónicas, inmensas plagas como las de la electricidad, las de los tranvías y otras mucho peores que las siete que asolaron al Egipto.

Nuestra devoción para Guillermo Graham Bell y nuestra repulsa al teléfono; y, sobre todo, a todas las compañías telefónicas del mundo, que hacen odioso el más maravilloso de sus grandes y peregrinos inventos.


(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile o 3 de marzo de ... 1947)
O teléfono
Alexander Graham Bell
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Persoeiros (intelectuais) - Publicado o 03-03-2010 01:29
# Ligazón permanente a este artigo
FRANCO REI?

Á saída do 6º cabodano polo rei Alfonso XIII un grupo de importantes monárquicos da un mitin en Madrid reivindicando a figura de D. Juan e o acto remata como "o rosario da aurora" pola intervención dos falanxistas que gritan "¡Viva Franco, Rey!".
RSP opina ao respecto poñendo en boca do dictador os desexos de ser nomeado rei pola gracia de Deus. O curioso según o noso autor é, que tales monárquicos son os mesmos que un día apoiaron a Franco contra o Goberno da República e resulta que agora queren quitarlle ese apoio, o que de repetirse fará que Franco os meta na cadea.E, ao pobo español nin lle vai nin lle ven, tanto un coma outro...


2 de marzo de 1947

FRANCO ES EL REY


Por Ramón Suárez Picallo

Los monárquicos españoles se han puestos barulleros. Ellos, tan sosegados, pacíficos y amantes del orden, hasta se dedican ahora a dar mítines en la vía pública como hacían ?los rojos? en los tiempos de la República.

¡Y qué mítines? ¡vive Dios! Ocho generales, cuatro o cinco duques, diez marqueses y una ristra de condes, altos funcionarios, políticos de mucho pro y de la Eminencia Gris de los jesuitas españoles, el reverendísimo don Francisco Herrera, participaron en el último, celebrado en Madrid a la salida de la Misa de cabodano por el alma de Alfonso XIII.

Como quien dice la flor y nata del ?Gotha? español -el almanaque de la grandeza? metido a armar zapatiestas callejeras, con gritos y vivas a don Juan Tercero, a la casta de Bordón y a la Biblia en verso. El acto terminó como el Rosario de la Aurorita, la diligente política del generalísimo y los adictos a la Falange, terminaron con la manifestación a estacazo limpio, gritando o contragritando, a su vez: ?Viva Franco, Rey?. Parece que muchos donjuanistas fueron a dar con sus huesos a los inhóspitos calabozos de la Dirección General de Seguridad de la villa y corte.

Mientras tanto, el Caudillo, con su cazurrería gallega y su espíritu calculador semítico, debe meditar en los vivas que le dieron sus partidarios: ?Franco Rey? ¡Francisco Primero por la gracia de Dios! Casi nada lo del ojo. Para el logro del tal propósito tiene ya mucho camino andado. Hace poco los ?procuradores? de sus Cortes, hechas por él a dedo, aprobaron el diseño de las nuevas pesetas de plata, donde ya se insinúa la idea; dice la leyenda: Francisco Franco Bahamonde, Jefe del Estado por la gracia de Dios. Y él pensará: ?Si la gracia de Dios es infinita e ilimitada, y nos fue concedida como único requisito para ser Jefe del Estado, con estirarla un poquito pudo hacerme rey como me hice lo otro?. Franco es un hombre de armas usar y no de letras saber. De ahí que le parezca pequeña la diferencia existente entre ser rey y jefe de estado. Como el jabón y el hilo negro, que siendo cosas distintas, son las dos para la ropa.

Pero volvamos a los monárquicos. Todos los asistentes a la manifestación de Madrid, cuyos nombres publica ?La Hora? en cable de la U. P., generales, condes, duques, marqueses, etc., figuraron apoyando a Franco cuando se sublevó contra el Estado Español legítimamente constituido. Lo mismo que el propio don Juan, que quiso ser soldado en las huestes de insurrectos y que Franco no admitió en ellas por no creer en sus arrestos militares.

¿Pues, qué quieren ahora? ¿Quitar lo que pusieron? O como decía el personaje clásico, viendo camino de la horca a un famoso dictador y favorito: ?Esta es Castiella que face los homes e los deface?. Si Franco hubiese tenido trato con Calderón de la Barca, podría también recordarles al respecto los sonoros versos de ?La Vida es Sueño?:

?Pues si es verdad que si el dar es acción noble y singular,
es mayor bajeza el dar para quitarlo después?.

Y los monárquicos quieren quitarle a Franco, ahora, lo que le dieron antes; apoyo, dinero, autoridad y poder. Pues señor, de aquellos polvos vienen estos lodos. Y como los monárquicos sigan haciendo mítines a favor de su rey, como el que venimos comentando, al tercero o cuarto aparece Franco con una corona ?a lo mejor de espinas? en la cabeza, y ellos todos, en calidad de huéspedes de la Cárcel Modelo de Madrid, como cualquier guerrillero ?rojo?, mientras no griten también, ?Viva Franco, Rey?.

Y el pueblo español, que no puede reírse ahora a costas del sainete de la opereta que esta presenciando en silencio, tiene también su pensamiento: ?Yo me reiré el último y quien ríe al último es el que ríe mejor. Juan o Francisco me son iguales, con la gracia o sin la gracia de Dios. Desde luego sin pizca de gracia de ambos a dos?.


(Artigo publicado no xornal La Hora,en Santiago de Chile, o día 2 de marzo de ... 1947)
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Franco e franquismo - Publicado o 02-03-2010 01:38
# Ligazón permanente a este artigo
GABRIELA MISTRAL
RSP comenta neste artigo a boa nova do goberno chileno de declarar a casa onde naceu Gabriela Mistral, monumento nacional. Gabriela, Premio Nobel de literatura en 1945, foi a primeira muller (e de momento a única) que o acadou en lingua castelá. "...Todos los pueblos cultos, amantes de sus valores espirituales, han honrado a sus gentes de las letras y de las artes en sus hogares..." Remata o artigo facendo unha comparación con Rosalía.
O segundo artigo é a recompilación dun libro sobre artistas contemporáneos onde se fala de Gabriela.
RSP ten outro artigo,manuscrito, adicado a Gabriela Mistral, que se conserva no arquivo da RAG e que publicaremos noutra ocasión.


1 de marzo de 1947

EL POETA Y SU CASA NATIVA


Por Ramón Suárez Picallo

El Gobierno ha dictado un decreto por el que se declara monumento nacional la casa donde nació Gabriela Mistral.

Dispuso, además, la expropiación de un lote de terrenos circundantes con ella, destinados a crear allí una Escuela-Hogar Infantil, que perpetúe, en el alma de las nuevas generaciones, el recuerdo del nombre y de la obra de la gran mujer, que es, sobre todas las cosas, devota y grande amiga de los niños.

No es del caso examinar aquí la obra literaria de la primera mujer de la lengua castellana, que obtuvo, con el Premio Nobel de Literatura de 1945, el más alto galardón internacional, concedido a escritores y poetas de valor y jerarquías universales. Pero si, debemos decir que de esa obra magnifica, destacan la ternura, el estremecido fervor, la gracia sutil, aérea y delicada, emanada del alma ?arrecendida? de la infancia.

En este sentido resulta altamente significativo y simbólico el homenaje, que en nombre de todo Chile, le tributa el Gobierno, haciendo de su casa nativa un santuario emocional y patriótico e instalando una Escuela en los terrenos aledaños, como tributo de afecto, de admiración y de respeto a la que es, por los cuatro costados, Maestra con letra mayúscula.

Por lo demás, todos los pueblos cultos, amantes de sus valores espirituales, han honrado a sus gentes de las letras y de las artes en sus hogares; la casa de Dante en Florencia, la de Schiller y la de Goethe en Weimar, la de Bécquer en Sevilla y la de Rosalia de Castro en Padrón , pueden ser indicio espiritual para el viajero, en el sentido de halar en el ambiente físico que rodeó la vida del poeta una explicación de su obra lírica.

Y ya que hemos hablado de Rosalía de Castro, el más grande poeta lírico del siglo XIX ibérico, sin duda la figura más paralela con la de Gabriela Mistral . Por sus temas sencillos, por la ternura y por la elevación espiritual de su hálito lírico. En su casa de Padrón, en la comarca de Iria Flavia, sobre el portal de entrada, están a manera de blasón, las palabras de su ?Adiós del emigrante?.

?Tantas légoas mar adentro,
miña casiña, ¡meu lar!?
(Tantas leguas mar adentro,
Mi dulce casa, ¡mi hogar!)

Y es que el poeta en su larga trayectoria espiritual, tiene siempre un punto de partida y de referencia: el hogar y el paisaje que lo rodea, donde los ojos del cuerpo y los del espíritu, hicieron el aprendizaje de lo que es bello, por ser próximamente amado.

El hogar de Gabriela será pues, un hogar mucho más suyo, cuando en el canten y jueguen los niños, al son inevitable de sus versos, en las jornadas de la Paz y de la Gracia.


(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile, o 1 de marzo de ... 1947)
(Este artigo aparece tamén na escolma de La Feria del Mundo publicado polo CCG no ano 2008)
--------------------------------------------------


30 de junio de 1951

LA FERIA DEL MUNDO
(Recopilación de ?Cien Autores Contemporáneos?, de Lenka Franulic)

GABRIELA MISTRAL


El padre de Gabriela Mistral, dotado de facultades docentes naturales, poseía una extraordinaria facilidad para improvisar versos a la usanza de los clásicos ?payadores?, tradicionales en diversos países de América. Había sido educado en el Seminario de La Serena, de cuyas aulas se retiró cuando estaba ya a punto de ordenarse. Poseía muy bien el latín, y murió entonando, en francés, las Letanías de la Virgen. Su madre, muy hermosa, tímida, suave y amable, se llamaba doña Petronila Alcayaga y falleció en julio de 1929, en La Serena, dejando el recuerdo de un ingénito señorío y de una bondad y comprensión no frecuentes.

Interrogada la madre de Gabriela Mistral, algunos años antes de su muerte, acerca de los recuerdos de la infancia de la que más tarde iba a ser ?hija adoptiva de América?, expresó, como iluminada por un rayo de luz: ?¡Cuántas veces Lucila no abandonó mis brazos para correr al huerto y ahí quedarse en muda contemplación ante los almendros en flor! ¡Cuántas veces no la sorprendí en íntimos coloquios con los pájaros y las flores!?.

En su adolescencia, la futura poetisa vivió en el campo, y siendo aún muy joven, sin haber cursado nunca pedagogía, se incorporó a la labor docente que profesaba su padre.
Artigo de Picallo sobre G. Mistral no libro La Feria del Mundo
Sobre Gabriela Mistral
Máis sobre Gabriela Mistral
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Persoeiros (intelectuais) - Publicado o 01-03-2010 08:08
# Ligazón permanente a este artigo
[1] [2] 3
© by Abertal

Warning: Unknown: Your script possibly relies on a session side-effect which existed until PHP 4.2.3. Please be advised that the session extension does not consider global variables as a source of data, unless register_globals is enabled. You can disable this functionality and this warning by setting session.bug_compat_42 or session.bug_compat_warn to off, respectively in Unknown on line 0