A. C. Irmáns Suárez Picallo - Sada


Este blogue nace co obxecto de difundir a actividade da A. C. Irmáns Suárez Picallo, así como de recuperar e por a disposición do público diversos materiais de interese sobre o noso pasado,ao tempo que damos a coñecer os artigos escritos por Ramón Suárez Picallo e outros autores sadenses.
Estruturamos o blogue en varias seccións, nas que terán cabida noticias de actualidade sobre as nosas actuacións, artigos, textos históricos, fotografías...


Visitas (desde o 05/08/2010)





Únete a nós!
comisionsuarezpicallo@gmail.com
 CATEGORÍAS
 GALERÍAS FOTOGRÁFICAS
 RECOMENDADOS
 BUSCADOR
 BUSCAR BLOGUES GALEGOS
 ARQUIVO
 ANTERIORES
 DESTACADOS

Breve historia de Sada (II)
M. Pérez Lorenzo


2. Idade Media

Para o estudo da Idade Media contamos cun repertorio documental reducido e aínda sen explotar. Pouco coñecemos, polo tanto, desta etapa da nosa historia. O territorio de Sada, nun sistema feudal, atopábase baixo a dependencia da nobreza e do clero, máis concretamente das familias dos Condes de Présaras primeiro e dos Andrade despois, e dos mosteiros de Xubia e Sobrado.

Temos noticia da existencia dun mosteiro en Mondego, ao cal no 1086 seríalle entregado un donativo por parte do titular da familia que o fundara, Froilán Petriz Vermúdiz, para o seu mantemento[1]. Igualmente, no 1125, Pedro Froilaz, Conde de Traba, fai doazón ao mosteiro de Xubia de varias herdades, entre elas a igrexa de Santa María de Sada[2], do mesmo xeito en que, no 1165, o conde Suero Menéndez lega as súas posesións na entón denominada Sada de Cotesis ou Codesos ao mosteiro de Sobrado[3].

A nivel administrativo, Sada integraba, xunto a outros dos actuais municipios da comarca, o territorio de Nendos.

De novo Vaamonde Lores[4] fálanos das numerosas invasións e saqueos dos que supostamente foi obxecto a vila de Sada ao longo de todo este período:

Incendiáronla los godos de Leovigildo y para colmo de su desdicha se cebó una peste horrible en sus habitantes.
Devastáronla los normandos en 816 y 859, y aunque la derrota de Coirós les debiera servir de provechoso escarmiento, en 969 volvieron á invadir las Mariñas de Betanzos y aún consiguieron una victoria contra el obispo Sisnando, pero fueron enseguida sorprendidos por el conde D. Gonzalo Sánchez con un buen cuerpo de tropa que los pasó a cuchillo. Las naves normandas fueron después apresadas y quemadas. Esta memorable batalla se dio en las cercanías de Sada, y el incendio de los buques debió operarse en la bahía.
Destruidos los normandos, otra nueva invasión se apoderó de la villa; los soldados del famoso Almanzor que sembraron el espanto en aquellas comarcas [?].
En 1379 el duque de Lancaster volvió a pretender por muerte del Rey Enrique, el trono de Castilla, y con este motivo un ejército de portugueses e ingleses se apoderó de Sada como punto estratégico para dominar la ría de Betanzos, sitiaron esta ciudad y encontrando heroica resistencia, abandonaron el cerco. [?].


Tamén Sada experimentará o influxo das peregrinacións xacobeas. Segundo Francisco Vales Villamarín, unha ruta hoxe desaparecida e esquecida partía do porto de Fontán, no que desembarcaban peregrinos procedentes maioritariamente de Inglaterra e Irlanda, avanzando ata Betanzos, onde entroncaban co Camiño Inglés[5].




[1] Montero Díaz, S.: ?La colección diplomática de San Martín de Jubia?, Boletín de la Universidad de Santiago de Compostela, nº VII, Santiago de Compostela, 1935.
[2] Ibid.
[3] Loscertales de G. de Valdeavellano, P.: Tumbos del Monasterio de Sobrado de los Monjes, II, Madrid, 1976.
[4] Op. cit.
[5] Vales Villamarín, F.: ?Las antiguas rutas jacobeas del territorio brigantino?, Anuario Brigantino, nº 25, Betanzos, 2002.
Historia sintética de Sada (III)
Historia sintética de Sada (I)
Historia sintética de Sada IV
Comentarios (0) - Categoría: Historia local - Publicado o 08-02-2010 10:00
# Ligazón permanente a este artigo
TERRA DE MAGALLANES

RSP como mariñeiro, viaxou por estes lares nos anos vinte e lembra neste artigo dito lugar e as vicisitudes da viaxe, así como Punta Arenas (a confusa Babel),e as distintas procedencias dos seus habitantes e os productos característicos de ámbolos dous lugares.
Estase a cumplir o centenario da soberanía de Chile sobre o lugar, circunstancia que leva a RSP a escribir este artigo. Posteriormente publicará outro no que comenta a conquista do lugar polo navegante portugués de que xa publicamos neste mesmo blog.


7 de febrero de 1944

MAGALLANES, LA TIERRA QUE HONRA AL HOMBRE QUE LE DA NOMBRE

Por Ramón Suárez Picallo

Conocimos Magallanes, su tierra y su mar, en la segunda década del presente siglo. Punta Arenas, su ciudad capital, era, por entonces, una conjunción de mares y tierras, de razas y de espíritus, provenientes de todos los vientos de la Rosa. Era por de aquella muy difícil, a través de su universalidad, señalarle una filiación nacional determinada. Su población más dinámica, más inteligente y más emprendedora, era de origen español ?gallegos, asturianos, vascos, santanderinos y algunos valencianos-; le seguían los yugoeslavos de la costa dálmata, súbditos, a la sazón, de la dual monarquía austro-húngara y de Serbia y Montenegro; había después chilotes provenientes de las comarcas chilenas que se llamaron un día ?Nueva Galicia?, con apellidos de Andrade, el viejo condado galaico de los Puentes del Eume. Algunos ingleses, unos pocos alemanes, y una escasa, cantidad de aborígenes de la tierra. Después, ?lingheras? , ovejeros y contrabandistas, pavos, desertores y fugados?

Circulaban en Punta Arenas las más dispares monedas; los pesos argentinos, los duros españoles, las libras inglesas, los dólares, los marcos y las coronas, según de quien fuera el negocio donde se vendía o se compraba. En materia de idiomas, Punta Arenas, era una verdadera y confusa Babel; desde la ?jota? fenicia de los finisterranos gallegos, hasta las impronunciables consonantes eslavas, pasando por las ?eses? arrastradas de los chilotes, formaban una polifonía sin posibilidad aparente de simbiosis.

En cuanto a las cosas de Magallanes, eran también muy variadas. Las centollas y róbalos de sus aguas, no tienen par en el mundo por su exquisitez. Y no decimos ninguna exageración, si aseguramos que el mejor whisky escocés de todo el globo, se vendía en Punta Arenas. Los mejores impermeables, gabardinas y trincheras, así como las más impresionantes ?camisas polares? de lana, allí las hemos vestido, con las gorras y los guardaorejas más inverosímiles.

Hemos recorrido un temporal en el famoso Estrecho, a bordo de un buque moderno, dotado de todos los elementos técnicos, de la náutica y de la navegación; y aún con ello, no quedo en nuestro buque cacharro sano, y fueron muy pocas las personas que se aguantaron de pie, sin sentir que ?las tripas se les subían a la garganta?. Pensamos, entonces, en los estupendos argonautas que corrieron, en ?cáscaras de nuez?, o poco más, sin saber a donde iban, la sin par aventura del Descubrimiento; hito inicial de la circunnavegación del globo terráqueo. Pensamos en Magallanes, el hombre extraordinario cuyo nombre honra e inmortaliza, aquella tierra y aquel mar, donde no viven ?palomillas? ni vagos, ni perdularios, ni parásitos, porque es aquella zona fuerte y dura y difícil, donde los débiles no cuentan ni se sostienen, ni tienen como ni por que vivir.


CONQUISTA

Por estos días cúmplese cien años, desde que Magallanes se incorporó formalmente, a la soberanía de Chile, no es del caso narrar, aquí, las circunstancias que rodearon aquel histórico acontecimiento. Más que en aquel hecho intrínseco, la soberanía chilena sobre aquella región, ya databa de mucho antes. Alonso de Ercilla, el gran poeta épico español, y primer gran ?poeta nacional? chileno, al bienmentar la ?Antártica famosa?, intuyó ya en su tiempo todo un tratado de geografía política. Y fueron, mucho después de la toma de posesión, aquellas dinámicas gentes del Gran Sur, trabajando bajo la advocación de Chile, al amparo de su estrella, sintiéndose chilenas espiritual y jurídicamente, las que dieron a Magallanes el signo imborrable de su recia chilenidad, espiritual, política y geográfica.

De ello hablábamos, días pasados, con Franklin Zamorano, el inteligente redactor de ?Provincias? de ?La Hora?. Zamorano acaba de recorrer toda la zona, y nos daba, de su periplo, noticias emocionantes. El, que es un maravilloso políglota y un agudísimo observador, no decía como vibraban los yugoeslavos, los alemanes, los árabes y los gallegos, al oír que un periodista chileno, ido de Santiago, les hablaba en la propia lengua de sus mayores, como homenaje de recuerdo a sus estirpes ancestrales y como un hermoso alarde de universalidad.

Y, luego después, recaía la conversación, en castellano, sobre Chile, sus problemas, su vida y sus leyes; y entonces, las saudades vagorosas del pasado, trocábanse en las esperanzas del futuro, de ellos, de sus hijos y de sus nietos. Los sureños de Magallanes, sienten a Chile, aman a Chile y sirven a Chile, su Patria para siempre jamás con la esbeltez espiritual y la generosa pureza de miras con que se aman y se sirven los mitos un poco lejanos e inmateriales, pero sagrados en el recóndito Lar de la Fe y de la Esperanza.


DE FIESTA MAYOR

Por eso, estos días, están de Fiesta Mayor y de guardar los sureños de Magallanes. Las distancias se borran, y se convierten en cordiales, afectivas y prácticas proximidades. Su Excelencia, el señor Presidente de la República de Chile, encarnación representativa, humana, política y jurídica del Estado y de la nación, siguiendo la excelente norma que manda a los gobernantes acercarse a sus gobernados, llega hasta allá, personalmente, para hablar con ellos, estudiar sus problemas, compulsar sus necesidades, escuchar sus inquietudes y sus aspiraciones y resolver, luego, en consecuencia de lo estudiado, lo visto y oído.

Con el Jefe de Estado, llega a la remota y sureña Magallanes, espiritual y jerárquicamente, la Patria chilena, representada por su más alto personero. El ilustre viajero recogerá allí, alientos y optimismos, testimonio de esfuerzos, generosidades abiertas y leales adhesiones, no contaminadas ni mediatizadas, ni condicionadas por enredos ni trapisondas burocráticas, más que del interés nacional, que suelen caracterizar a los centros bullentes de vida creadora de las naciones.

Un viaje a Magallanes es siempre interesante para todo hombre deseoso de conocer el mundo por uno de sus más notables extremos; para un chileno, cuyo primer deber es conocer su patria, visitar Magallanes puede ser una excelente lección; para un gobernante, además de un deber, ir a Magallanes, puede ser una alegría; porque allí están gentes que honran, con su esfuerzo ahincado y su áurea lealtad, a su Patria, y al hombre que da nombre a su tierra y a su mar, evocando la más estupenda hazaña de la navegación de todos los tiempos de la Historia, de paso que señalan una gran esperanza llena de posibilidades de futuro para Chile.


(Artigo publicado no xornal La Hora, de Santiago de Chile o 7 de febreiro de ... 1944)
Conquista do Estreito por Fernando Magallanesr
Magallanes y Punta Arenas
Estrecho de Magallanes y Punta Arenas
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Pobos, cidades e lugares - Publicado o 07-02-2010 00:10
# Ligazón permanente a este artigo
JAUME SERRA I HÚNTER
RSP tiña un fondo afecto e consideración por tódolos exiliados que coma él víronse na obriga de abandonar a patria cando a guerra civil.Por iso cando se entera do pasamento dalgún deles adícalles un sentido e completo obituario no que destaca sempre o profundo e sinceiro amor hacia patria que os viu nacer.



6 de febrero de 1944

EL DOCTOR JAIME SERRA HUNTER


Por Ramón Suárez Picallo

Noticias procedentes de México, anuncian el fallecimiento, en la vieja ciudad de Cuernavaca, del doctor Jaime Serra Hunter, eminente profesor, escritor y sabio catalán, maestro de maestros y apóstol de la cultura. El doctor Serra Hunter, muere en el exilio, después de una penosa odisea, sufrida al terminarse la guerra civil. Como otros millares de compatriotas suyos, formó parte del gigantesco éxodo que cruzó la frontera francesa en febrero de 1939. Anciano, enfermo del cuerpo y del alma, ante la ingente catástrofe, fue acogido y protegido por la Universidad francesa de Montepellier, de la que era ?Doctor Honoris Causa?; pero, la caída de Francia y la consiguiente ocupación nazi pusieron en grave riesgo la tranquilidad y la vida del sabio profesor. Diversas Universidades americanas ?entre ellas la Argentina de Cuyo- intervinieron en su favor, ofreciéndole cátedras y realizando toda clase de gestiones para sacarlo de la Francia ocupada. Tales gestiones dieron resultados hace apenas un año, y el doctor Serra Hunter pudo llegar, entonces, a México, gravemente enfermo.

El gobierno mexicano, sus universitarios, así como los núcleos exilados españoles allí residentes, realizaron ingentes esfuerzos para restaurar el organismo deshecho, del ilustre desterrado. Nada valió. La noble tierra mexicana sólo pudo ofrecerle los siete palmos para un reposo transitorio, mientras las circunstancias no permitan trasladar su cuerpo, con los honores que le son debidos, a la Cataluña natal de sus desvelos y de sus amores, para que tenga allí el definitivo descanso.


PERFIL BIOGRÁFICO

Don Jaime Serra Hunter naciera en Manresa, en 1878, hijo de padre catalán y madre irlandesa. Pertenecía, pues a aquella gran generación catalana, volcada sobre las inquietudes políticas, nacionales, culturales y artísticas de su pueblo, que florecían en un renacimiento augural, en todas las manifestaciones de su vida, al producirse la guerra asoladora. La generación maestra de los Carner, de los Corominas y de los Hurtado, sucedida, después por la de Companys, D?Oliver y Bosch, Gimpera y de otros catalanes ilustres, hoy desterrados unos y enterrados otros.

El doctor Serra Hunter, estudió simultáneamente Derecho y Filosofía y Letras en la Universidad de Barcelona. Licenciado en ambas facultades, hizo el curso del Doctorado en la Universidad Central de Madrid, pasando inmediatamente a ocupar la Cátedra de Psicología Superior. En 1913, sin hacer oposición, por elección unánime del Claustro, ocupó la de Historia de la Filosofía, disciplina en la que era una de las primeras figuras de Europa. En 1914, fundó el Seminario de Estudios Filosóficos de Barcelona, donde se formó una pléyade brillantísima de maestros y estudiosos. Proclamada la República y aprobado el Estatuto de Cataluña, al ser reconocida la autonomía de la Universidad de Barcelona, de cuya Facultad de Filosofía era Decano, fue designado, su Rector, por unanimidad. La Generalitat lo designó también Presidente del Consejo de Cultura de Cataluña. Aun cuando no militaba activamente en política, los intelectuales democráticos proclamaron su candidatura a diputado al Parlamento catalán: fue elegido y ocupó la Vicepresidencia de la Corporación rodeado de todos los respetos y admiraciones. Seguía atendiendo, con preferencia a todo, sus tareas universitarias, y docentes aún durante toda la guerra, debiendo, muchas veces, interrumpir sus doctas lecciones, por las alarmas y los bombardeos aéreos. Escribió libros notables sobre sus especialidades científicas en catalán y en castellano, muchos de los cuales están traducidos a varios idiomas extranjeros.


AL SERVICIO DEL PUEBLO

Pero, aparte de su gran labor universitaria, hay otra magnífica, que acrecienta aún más la recia personalidad del apóstol de la Cultura, que fue el doctor Serra Hunter, su devoción al pueblo, a cuyo servicio dedicó grandes esfuerzos. Efectivamente, adscrito a diversas instituciones de Cultura Popular, se dedicó a dar cursos extrauniversitarios, con sorprendente éxito entre las cultas masas obreras industriales de la capital catalana.

Los famosos ateneos ?Politechnicum? y ?Enciclopédico Popular?, que contaban en sus registros con miles de asociados, lo tenían como profesor y organizador de los cursos. Allí explicaba Lógica, Metafísica, Etiología, Teleología y Filosofía del Derecho, ante auditorios de obreros y empleados, jóvenes, de cuya atención, observaciones y aprovechamiento, estaba asombrado y maravillado el propio profesor en primer lugar.

La fama de sus clases populares, se extendió a otras ciudades y villas de Cataluña, donde se multiplicaron los ateneos y centros de estudiosos, reclamando sus lecciones. Por allá se anduvo el sabio, en los últimos tiempos, ya rodeado de aventajados discípulos, convertidos, a su vez, en maestros.

?La Universidad y sus enseñanzas de cara al pueblo, abiertas al pueblo?, era el lema del sabio maestro, que, dicho sea de paso, trabajaba sobre un material humano, aptísimo y predispuesto; porque, en los últimos años anteriores a 1936, el pueblo obrero de Cataluña, estaba a la cabeza, por su Cultura, su curiosidad y su afán de saber, de las más cultas clases obreras europeas y su nivel de vida material e intelectual aún las superaba.

Los catalanes y los españoles democráticos, y amantes de la Cultura, tienen, pues motivo para tener por irreparable la pérdida del insigne Maestro, muerto en el exilio, lanzado por el huracán terrible, que parece ensañarse, singularmente, con los valores más excelsos del espíritu humano y de la Civilización.


(Artigo publicado no xornal La Hora, de Santiago de Chile o 6 de febreiro de ... 1944)
Biografía de Jaume Serra
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Persoeiros (intelectuais) - Publicado o 06-02-2010 01:27
# Ligazón permanente a este artigo
JOSÉ BALDOMIR RODRÍGUEZ
RSP lembra hoxe, por mor do seu pasamento, ao músico Baldomir "una figura representativa de la espiritualidad galaica, liberal, renacentista y pegada a la vida popular, en las últimas décadas del siglo pasado y en las décadas primeras del presente."
O compositor é coñecido principalmente polas creacións sobre textos de poetas como Rosalia, Curros, Cabanillas, Pondal, González, Golpe,... que alcazaron pronto inmensa popularidade tanto en Galicia como alén do mar e sivan de exemplo "Maio Longo" "Como foi?" ou a inolvidable "Meus Amores".
RSP que coñeceu a Baldomir conta anédcdotas curiosas do célebre compositor galego.
Na Enciclopedia Galega pódese ler un amplo e documentado artigo do músico galego realizado por Ramiro Cartelle.


4 de febrero de 1947

DON JOSÉ BALDOMIR


Por Ramón Suárez Picallo

En un pueblecito de los arrabales de A Coruña, debruzado sobre la incomparable costa de Bastiagueiro, en las proximidades de la Marola, ha fallecido, hace unas horas, a los 87 años de edad, el gran músico gallego don José Baldomir.

Hijo de un hogar acomodado, con tierras de pan llevar y barcas pesqueras en las aguas del mar nativo, era el Maestro Baldomir una figura representativa de la espiritualidad galaica, liberal, renacentista y pegada a la vida popular, en las últimas décadas del siglo pasado y en las décadas primeras del presente.

Después de un letargo cuatrisecular, iniciado con la obra uniformista y arrasadora de los Reyes Católicos y remachada por las monarquías cesáreas y absolutistas extranjeras, de Austrias y Borbones, y aún el ensayo liberal de las Cortes de Cádiz, las viejas nacionalidades que integran la península ibérica, renacieron a la vida de su propio ser, a mediados del siglo XIX, al conjuro de factores artísticos, literarios y políticos de imponderable fuerza.

En Galicia fueron los poetas y los músicos, los artífices de la resurrección espiritual a que hacemos referencia. Rosalía Castro, Curros Enríquez, Eduardo Pondal y Valentín Lamas, poetas insignes, abrieron el camino. Y a su lado marchaba un grupo de músicos: Pascual Veiga, Juan Montes, Castro Chané y José Baldomir, encargados de dar resonancia a los poemas, llevados por ellos al pentagrama. De ahí la famosa ?Alborada ? (Veiga), ?Negra sombra? (Montes) ?N?un xardin ? (Chané) y ?Meus Amores ? de este Maestro Baldomir, recién fallecido, que hoy se canta en todo el mundo con emoción devotísima y que representa una etapa artística del país gallego.

?DOUS AMORES ?

Sobre una letra de Salvador Golpe, compuso el Maestro Baldomir su famosa balada ?Dous Amores? o ?Meus Amores?, ?Dos amores ?dice la canción? me hacen amar y guardar la vida: la tierra en que nací y el hogar en que me crié. Cuando no sienta en mi corazón el amor de la familia, y cuando mis ojos no vean el sol de la Patria, que la muerte se acerque a mi vera, porque yo no sé vivir sin esos dos amores:

?Ven morte ven axiña, cabo de min,
sin eses dous amores, non sei vivir ?

Pescadores y campesinos, obreros de la ciudad y pastores de las serranías de Carboeiro y de la Fonsagrada, cantan la bella balada de Baldomir; y los emigrantes gallegos, marineros de los siete mares, lingheras de Chacos, en la Pampas y en las Patagonias, la rezan en los atardeceres nostálgicos, para que vengan a reflejarse en sus pupilas los matices todos de la tierra lejana.

Cuando se cantó por primera vez en Madrid ?repetida ocho veces? un gran critico musical escribió estas palabras sobre ?Dous Amores?: ?Dudamos que exista en toda la música europea una composición que contenga más belleza, más fuerza evocativa ni un mayor grado de ternura y de gracia popular. Sólo los irlandeses, parientes de los gallegos por un común origen céltico, podrían ofrecer algo parecido, en orden a expresar, en notas musicales, el insobornable amor a la tierra de quienes la aman como a una madre humanizada?.


EL ARTISTA Y EL HOMBRE

Don José Baldomir había recorrido España y América de punta a cabo. Escuchó sus obras en todas las latitudes, cantada por sus paisanos, desde Alaska a Punta Arenas. En 1931, se retiró a su paisaje familiar, cargado con el peso de los años y el recuerdo de sus viajes. Lo hemos conocido entonces, apoyando su figura esbelta y señorial, delgada como los pinos, sobre un imponente callado de palo de boj .

El mismo contaba cuáles habían sido las dos mayores emociones de su vida: la primera vez en el Uruguay, donde un familiar suyo (el general?arquitecto don Alfredo Baldomir) fue presidente de la República; y, como tal, protector de las artes y las letras. El Maestro se sentía allí un poco ?pariente pobre?. Se le agasajó a cuerpo de rey; y, al final de la primera comida, los señores de la casa, un grupo de amigos y toda la servidumbre, cantaron en coro ?Dous Amores? como homenaje al huésped que, al entonarse la segunda estrofa, se convirtió en director del amable coro.

La segunda fue en su residencia. Atravesaba por una situación económica muy difícil, a causa de un pleito perdido. Los campesinos vecinos suyos, lo sabían; sin decirle nada, llegaban a su casa los productos más exquisitos de las huertas, los huevos, los pollos, y, algunas veces, codiciadas piezas de caza; pero le faltaba el pescado al que era aficionadísimo. En cuanto lo supieron las pescadoras coruñesas del Muro y de la Palloza, resolvieron el problema en un santiamén. Las merluzas, las sardinas y los percebes, aparecían en la casa del anciano músico como llevadas por arte de magia, aportadas por unas mujeres humildes que cantaban con su música.

Había interpretado el sentir de su pueblo, captado su sensibilidad, y expresado en sus notas inmortales, sus dolores y sus emociones. Y el pueblo le devolvía, en áureas monedas de gratitud, devoción, admiración y respeto.

Por eso, la noticia de su muerte publicada ayer en Santiago, tuvo que entristecer a muchas gentes; a cuantos en hora de morriña y saudade, hemos encontrado en ?Meus Amores? la expresión justa del mal de ausencia y la espiritualización de un grande e incurable dolor.
Máis sobre José Baldomir
Sobre o maestro Baldomir na Revista Gallega (nº585 3/xuño/1906)
Sobre José Baldomir
Comentarios (11) - Categoría: RSP-Galegos de sona - Publicado o 05-02-2010 00:59
# Ligazón permanente a este artigo
Breve historia de Sada (I)
Con este artigo, inciase unha serie de catro onde o membro desta Asociación Cultural, de xeito breve e conciso presenta a historia de Sada. Moito ten que agradecer esta Asociación a Manuel Pérez Lorenzo o esforzo e bon facer que está a prestar, co fin de difundir e dar a coñecer as vicisitudes da nosa recente historia local no século XX.



M. Pérez Lorenzo


1. Cultura Castrexa e romanización

As orixes das primeiras poboacións que se asentaron no que hoxe é o termo municipal de Sada, son do todo incertas. Florencio Vaamonde Lores afirmaba a finais do século XIX que ?la población de Sada debe remontarse a época antiquísima: tal vez fuese un pueblo lacustre si hemos de dar crédito á una tradición que refiere que en las Brañas se encontraron enterradas vigas clavadas de punta y ligeramente quemadas?[1].

Neste momento, os primeiros indicios que temos de habitación humana corresponden á denominada Cultura Castrexa, que se materializa en oito asentamentos ou castros esparexidos por toda a xeografía sadense. Emprazados cronoloxicamente en época tardía, entre o século I a.n.e. e o III d.n.e., serían profundamente romanizados a partir da anexión ao Imperio, como se deduce dos vestixios achados. Dos oito castros que coñecemos, destacan polas súas magnitudes ou a súa singularidade os de Meirás (que, escavado por J. M. Luengo nos anos 40[2], presenta numerosas sepulturas escavadas na rocha), San Amede (situado sobre o mar na punta do mesmo nome) e Samoedo ou Agra das Arcas (o maior da comarca e poida que un dos maiores de Galicia, prospectado por Ángel del Castillo[3].

A parte destes asentamentos castrexos, rexístranse, como advertimos, vestixios arqueolóxicos que nos falan dunha intensa ocupación romana, así nos restos dalgunhas edificacións como en elementos diversos. Destaca un ara votiva ou altar dedicado á deidade indíxena Coso Udaviniago, descuberta nos cimentos da igrexa de Meirás en 1909, estudada por Ángel del Castillo[4] e hoxe custodiada no Museo Arqueolóxico da Coruña. Tamén ten gran interese un relevo encaixado na muralla do cemiterio de Soñeiro que nos mostra a un individuo togado, seguramente unha lápida funeraria, como advirte o seu descubridor, o arqueólogo Juan Naveiro[5].




[1] Vaamonde Lores, F.: ?Notas históricas: la villa de Sada?, Revista Gallega, A Coruña, 03/07/1898.
[2] Luengo, J. M.: Excavaciones arqueológicas en el castro y su necrópolis, de Meirás (La Coruña), Comisaría General de Excavaciones Arqueológicas, Madrid, 1950.
[3] Del Castillo, A.: ?Los Castros Gallegos?, en Boletín del Circo de Artesanos de La Coruña, nº 1, El Eco de Galicia, A Coruña, 1907.
[4] Del Castillo, Á.: ?Una nueva ara romana?, Boletín de la Real Academia Gallega, nº 217, A Coruña, 01/09/1929.
[5] Naveiro López, J.: ?Un relieve de togado en Soñeiro (Sada-A Coruña)?, en Brigantium, vol. 5, A Coruña, 1984-1985.
Ver Historia sintética de Sada III
Ver Historia sintética de Sada II
Ver Historia sintética de Sada IV
Comentarios (0) - Categoría: Historia local - Publicado o 04-02-2010 09:42
# Ligazón permanente a este artigo
RECEITAS DE PICALLO: HAI QUE COMER ATÚN
Continuando na sua campaña invitando e animando a comer peixe, hoxe presentamos este artigo de RSP no que fala do atún situándoo na familia dos escómbridos e informa da sua área de distribución para rematar cunhas receitas sobre como preparalo.



4 de febrero de 1949.


HAY QUE COMER PESCADO
EL ATÚN


Por Ramón Suárez Picallo

Por pura modestia no queremos seguir citando textos propios ni ajenos acerca de las mil y una maneras de guisar y de comer pescado, tema que, como sabe todo el mundo, no tiene secretos para nosotros y a cuya divulgación hemos dedicado días y noches sin que nadie nos diga ni: ?por ahí te pudras?. Mas nosotros sabemos que los grandes apostolados, ejercidos en servicio del bien público, tienen siempre estas dificultades: que nadie se da por enterado, aunque por vía indirecta, aprovechen de sus frutos.

Pero, en fin dejemos a un lado este desahogo personal un poco y volvamos al tema: hay que comer pescado. Por que así conviene a los intereses de la nación, porque Chile es riquísimo en peces y, porque no hay divisas para importar carne mala, cara y escasa. Hay pues, que comer pescado, pero sabiéndolo guisar para que resulte sabroso, nutritivo y placentero, aún a los paladares más exigentes, incursos en el pecado capital que es, como se sabe, el de la gula y para el cual ofrecen los cánones absolutorios una manga muy ancha.

Ahora bien, ¿qué clase de pescado hay que comer? Hemos hablado ya de muchos y hoy queremos hablar del atún, muy abundante, muy hermoso y muy suculento, en este prodigioso mar de Chile, inédito aún ahora, como inagotable fuente de riqueza comestible.

El atún tiene un viejo y erudito nombre latino ?Thunnus o Thynnus- y pertenece a la familia de los escómbridos, orden de los acantoptérigios acantópteros, de cuyo grupo es una especie de mayorazgo, heredero o vinculeiro con todos los honores inherentes a tal condición familiar y castuda . Se le supone original del Mediterráneo y, de ahí que los países que hicieron de su pesca y de su industrialización una gran riqueza, hayan sido España e Italia, desde los primeros tiempos históricos cuando los frutos de la pesca eran la primera despensa.

Y no deja de ser curioso que Chile sea el litoral de todo el continente americano, donde abunda más, y, donde los ejemplares ofrezcan una mayor pureza de morfología de color y de sabor, según la descripción que hacen del atún los primeros naturalistas. ¿Cómo llegó aquí? Pues por el mismo camino por que llegaron otras especies piscícolas que sólo se aclimataron en Chile: la sardina, la merluza, el robalo, el besugo ?que aquí se llama roncador- la lisa, la boga y la corvina, comunes a Europa y a Chile. Por lo demás, el atún es muy viajero y muy turista y se cuela de mar a mar por los estrechos: del Mediterráneo al Atlántico, por Gibraltar, y del Atlántico al Pacífico, por Magallanes. Elige las épocas del verano para sus viajes costeros y se pasa el invierno recogido en el fondo del mar, como los viejos señores en sus caserones solariegos.

Es un pez gregario; viaja en grandes bandadas con rutas fijas hacia los valles y las depresiones submarinas, determinadas por las desembocaduras de los grandes ríos. En él, se cumple aquel famoso dicho de que ?el pez grande se come al chico?. El atún come sardinas, anchoas, jureles, caballas y otros peces menores, mientras que él, es el bocado predilecto de los tiburones y de los delfines, que se lo comen por miles cuando son tiernos, en el desayuno, en el almuerzo, en la merienda y en la cena.

Mas, cumple ahora hablar de cómo, a nuestra vez, nosotros, debemos comérnoslo, ya que es en esta época del año, muy abundante, relativamente barato, y mucho más alimenticio que la mejor carne.

ATÚN A LA MURCIANA

En el antiguo reino de Murcia, Levante español, entre Valencia y Andalucía, hállase situado el puerto de Cartagena, cuyo nombre está gritando su origen cartaginés. Y siendo el atún especie original del Mediterráneo, mar padre de aquella casta, es también fama, historia y leyenda, que fue allí dónde primero se pescó, se guisó y se comió, ya en los tiempos de Aníbal y de Asdrúbal.

He aquí la fórmula, tal como se prepara y se come allí en nuestros días, desde que la cocina pasó a ser una ciencia, un arte y una cultura:

Se hace cortar el atún en el despacho pescadero en tajadas redondas con el hueso, de un grosor de un centímetro y medio o dos centímetros. Las tajadas se lavan varias veces, y luego se ponen en sal y zumo de limón, durante tres o cuatro horas. Después, sin volverlas a lavar, se secan con un paño limpio y se echan a freír en aceite hirviendo. Deben freírse hasta que estén sobretostadas; se sacan después a un recipiente y en el mismo aceite en que se frieron, se echan unos dientes de ajo, pelados, unos granos de pimienta, unas hojas de laurel, vinagre en cantidad casi igual a la del aceite y un poco de agua caliente, con una pequeña porción de pimentón en polvo o ají color. Cuando esta salsa levanta el hervor, se vuelven a echar en ella las tajadas fritas del atún, y se dejan hervir con todo punto durante cinco minutos. Luego se sacan a un azafate hondo y con la salsa constituyen un plato exquisito, durable para cinco días, que se sirve con ensalada, aceitunas o papas cocidas, siendo más rico cada día que pasa. Y para que la fórmula resultase más auténtica, tenemos que declarar aquí que la hemos consultado, contrastado y comentado, con la señora Maravilla Fernández de Andreu, soberana sacerdotisa en esto de preparar el atún a la murciana, según los cánones clásicos del viejo Mar Mediterráneo, y de cuyo prodigio sobre el particular, saben algo los socios y comensales del Centro Republicano Español.


VARIANTES DEL MISMO PLATO

El procedimiento de ésta es absolutamente igual al anterior, hasta que las tajadas del atún están fritas y apartadas. Se hace después una salsa de tomate natural, pelado, triturado, y colado en aceite crudo con laurel y un punto de orégano y otro punto de ají verde. La salsa de tomate se echa sobre las tajadas en un azafate y se le agrega una copa de vino blanco, poniéndolo todo en el horno de la cocina, durante cinco minutos. Se sirve, luego de reposar otros cinco minutos con papas cocidas. Este plato sólo sirve para un día porque el tomate y su acidez descomponen el pescado a las pocas horas de mezclarse. Por eso, el pescado con tomate, no debe comerse jamás de un día para otro, a menos que sea debidamente neutralizado con otros procedimientos de antídoto, usados en los productos pesqueros enlatados, entre ellos el atún. De ahí que no recomendemos, jamás a nadie, comer atún en lata, a menos que se trate de un suicida que quiera pasar a vida mejor, mediante el uso de un veneno más o menos sabroso y agradable. Por otra parte, comer pescado en lata, en un país donde puede comerse fresco y rozagante, con todas sus prístinas y puras virtudes, no pasa de ser una tontería propia de un parvenus en materia culinaria.


ACLARACIÓN

Las papas: Algunas lectoras y algunos lectores nos han escrito, preguntándonos por qué aconsejamos siempre servir el pescado en todas sus formas con papas. Ahí va la respuesta: Chile hizo al resto del género humano el regalo inconmensurable de las papas: el pan de los pobres y el alimento más completo que el propio pan de trigo. El fruto al que, todas las naciones civilizadas del mundo, le dedican sus mejores estudios y sus mejores tierras. Suiza, Francia, Inglaterra, España y Alemania, los Países Escandinavos y los Estados Unidos, que no tienen en periodos normales a sus poblaciones anémicas de desnutrición, comen papas a la mañana, al mediodía y a la noche; y las comen con todo, simplemente cocidas con sal o trituradas como puré. En cambio, hemos visto aquí a gentes flacas, hambrientas y esmirriadas por falta de alimento, lamer y relamer un hueso vil mientras dejan en el plato, sin probarla, una magnífica papa, blanca, gruesa, dulce y harinosa como un panal de azúcar y de miel sin saber que el tubérculo precioso y aquí menos preciado, vale en otros sitios del mundo, donde se sabe comer, más que la más exquisita chuleta y aún que el ala de un faisán.

Por lo demás, y en lo que al pescado se refiere, las papas cocidas, fritas, estofadas, asadas, al horno o doradas en la sartén, vienen a ser lo que suele llamarse entre gentes que saben comer, ?una cosa para la otra?, especialmente en los casos de familias de recursos modestos que quieran hacer del pescado con papas un plato único, sabroso, suculento y altamente nutritivo.



(Artigo publicado no xornal La Hora, de Santiago de Chile o 4 de febreiro de ... 1949)
O Atún
Máis sobre o atún
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Receitas de cociña - Publicado o 04-02-2010 00:38
# Ligazón permanente a este artigo
POLISÓN
Hoxe RSP comenta a noticia da saída dun buque con destino hacia Antártida por mor dunha expedición científica e na que un mozo chileno intentou ir de polisón, que según dí Picallo é " un viajero, que viaja por el sólo placer de hacerlo, sin pagar pasaje y sin pasar por las aburridas oficinas marítimas, atiborradas de guindillas, tinterillos y funcionarios contencioso administrativos" e coméntanos como rematou a sua aventura.
Pero, unha vez máis RSP atrápanos na lectura falándonos de polisóns ilustres ao longo da historia e, como mariñeiro que estivo embarcado varios anos percorrendo os distintos mares e océanos, relátanos unha anécdota que presenciou ao respecto. A curiosa foto da "junta de Andalucia" do mozo subindo polas amarras que acompaña este artigo non precisa máis comentarios.


3 de febrero de 1947

ELOGIO DEL POLIZÓN.


Por Ramón Suárez Picallo

El día 28 de enero, partió de Valparaíso hacia la Antártica, el transporte de la Armada chilena ?Angamos?, llevando a su bordo 105 tripulantes y 52 expedicionarios, entre periodistas, geógrafos, naturalistas, astrónomos, militares y demás, dispuestos a redescubrir el misterioso Continente polar, y dejar clavado en él, la bandera de Chile, a manera de símbolo de jurisdicción y soberanía.

La expedición tiene todas las características de una grande aventura, promisoria de muchos y muchos pintorescos incidentes marítimos y terrestres, aparte de su interés científico.

Por eso, no podía faltar en ella un personaje clásico y de gran abolengo, en este género de andanzas: Su Majestad el polizón, conocido por el vulgo ignaro con el desagradable remoquete de ?pavo?; un viajero, que viaja por el solo placer de hacerlo, sin pagar pasaje y sin pasar por las aburridas oficinas marítimas, atiborradas de guindillas, tinterillos y funcionarios contencioso administrativos.

En este caso, fue Osvaldo Manke, chileno y costanero, deseoso de conocer la disputada tierra glaciar, quien siguió la invariable tradición aventurera, metiéndose en el barco por una ventanilla o por un ojo de buey, sin encomendar a Dios ni al Diablo ni presentarse al capitán.

Tuvo mala suerte; a poco de salir de Valparaíso fue descubierto, pese a la protección que le prestaban los tripulantes del buque, fieles a una tradición secular entre marinos. Lo desembarcaron y lo entregaron a las autoridades de la Isla Mocha donde a estas horas debe estar muerto de aburrimiento y de saudades por ver malogrado su propósito de orearse con vientos y mares desconocidos.

Nosotros bien sabemos que el ?Angamos? es un recinto militar, en estado de guerra y que la ley marcial prohíbe y pena con grave severidad, a quienes lo penetren subrepticiamente. Pero sabemos también, que, para un chileno aventurero de raza, los inconvenientes legales son un ?quítame allá esas pajas?. De ahí nuestra simpatía por el polizón y nuestra pesadumbre, porque los jefes del ?Angamos? lo hayan dejado en tierra, en un islote mísero, poco menos que inhabitable. Por esta vez los marinos chilenos no estuvieron a la altura de sus gloriosos antecedentes.


HISTORIA Y ABOLENGO DE POLIZONES ILUSTRES

El polizón es tan viejo como la navegación misma. Los hubo en los tiempos de los fenicios, de los griegos isleños, de las trirremes latinas y de los fieros cartagineses. En la batalla de Lepanto hubo más de 40, algunos de los cuales legó a sus sucesores título de grandeza concedido por Don Juan de Austria, en premio a su comportamiento heroico frente a la morisma infiel. Los Pita, los Veiga y los Pardo Bazán fueron polizones en la inmortal contienda. Hubo varios en las tristes jornadas de la ?Armada Invencible? de Felipe II. Y América les debe a varios polizones, capítulos de oro de su historia. Vasco Núñez de Balboa, descubridor del Océano Pacífico, viajó de polizón en un galeón español, desde Santo Domingo a Darién, la Panamá de nuestros días. Cuando la ?nao? que lo conducía capeaba un temporal furioso, él apareció en la cubierta salido de un tonel, acompañado de su perro ?Leoncico?, dispuesto a realizar la tarea que se le asignase en la lucha de los hombres contra el mar.

Y la estupenda aventura de Magallanes, tan estrechamente vinculada a la historia de Chile, es conocida hoy gracias a la narración del italiano Pighafetta, ?pavo? o polizón en los cachirulos españoles, que dieron por primera vez la vuelta al mundo, en el viaje marinero más maravilloso de que la Historia tenga recuerdo en todos los tiempos.


EL POLIZÓN CHILENO

Lo hemos encontrado en Shangai, en Singapur, en Acapulco y en Panamá; en Barcelona, en Nueva Orleans y en Puerto Príncipe; en San Francisco y en Guayaquil, en Bilbao y en el Havre. Es único, como viajero que nunca pagó pasaje, y que se dio el lujo de recorrer el mundo de punta a cabo, por el solo afán de viajar y ver mundos anchos y ajenos, porque el propio le tiene fatigado y aburrido. Punta Arenas, Talcahuano, Valparaíso, Coquimbo y Arica, son lugares habituales y de su nacimiento, y puntos de partida para sus viajes. Sólo hay una ciudad europea que les iguala a las chilenas mencionadas, en esto de producir polizones: A Coruña, donde son muy pocos los muchachos de 20 años que no hayan hecho su viajecito a las Américas, yendo y viniendo sin pagar un solo real por el pasaje de ida de vuelta.

A propósito de polizones chilenos, queremos recordar una anécdota que hemos presenciado personalmente, en un puerto del trópico antillano. Llegó a la Legación de Chile un alegre y magnifico muchacho, coquimbano, según su declaración, deseoso de retornar a la Patria, para cuyo retorno no tenía ?ni cobre?. Tampoco tenía documentos que acreditasen su nacionalidad. Había recorrido, tan campante, sin dinero ni papeles, más de la mitad del mundo conocido.

?Quiero volver a Chile ?le dijo escuetamente al Ministro Plenipotenciario, gran poeta y hombre bondadoso ?porque yo soy chileno?.

?Bueno ?contestó el Ministro: ¿Pero como puede probar usted que es chileno??.

Como usted quiera, señor; ¿Quiere que le diga un garabato al uso nuestro? Y ni corto no perezoso, extendió y abrió la mano derecha en ademán de abajo para arriba, y dijo, efectivamente, el garabato habitual en Chile, con el tonillo andaluzado y ceceante que caracteriza al habla popular, deliciosa y suave, con garabatos y todo.

Frente a prueba tan fehaciente, el diplomático le extendió el pasaporte y le dio unos dólares, aconsejándole: ?Vuélvase de polizón?.
¬
-No iñor. Son muy fregados los nuestros en esto de no dejarnos viajar a gusto. Pude ir sin pagar a Estocolmo y a Constantinopla, a Nueva York y a Manzanillo; pero si voy a Coquimbo o a Valparaíso, capaz que me prendan? El amable Ministro le consiguió billete de pasaje, pero él se lo guardó y viajó de polizón, como si no lo tuviese, por el puro gusto de correr un nuevo riesgo.

Hoy, el coquimbano de nuestra anécdota, cuenta sus andanzas a un grupo de chiquillos deseosos de meterse de rondón por el ojo de buey del primer barco que llegue a puerto, para que rabien las autridades portuarias y los funcionarios, contencioso?administrativos de las compañías de navegación.

¡Aunque los dejen, como dejaron los del ?Angamos? a Osvaldo Manke, en una isla desierta y aburrida, malográndole la maravillosa aventura polar y antártica, con menosprecio a la noble categoría del polizón, histórico y heroico!


(Artigo publicado no xornal La Hora, de Santiago de Chile o 3 de febreiro de... 1947)
Polizón
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Tal día como hoxe... - Publicado o 03-02-2010 00:53
# Ligazón permanente a este artigo
CAFÉ TORTONI
O peche do emblemático café lugar de encontro e "agora y tribuna donde muchos hicieron sus primeros escarceos en las artes y en las letras" da pé a RSP para que conte a historia do establecemento e refira datos curiosos ao respecto como que no seu soto xurdiu o Partido Socialista Arxentino. Na actualidade o Tortoni segue a acoller grupos literarios que continúan esa tradición de reunirse nas suas dependencias como se pode ler nos enlaces que acompañan este artigo.


2 de febrero de 1948

EVOCACIÓN DE UN VIEJO CAFÉ CLAUSURADO


Por Ramón Suárez Picallo

Por causas en las que no queremos ni debemos entrar, ha sido clausurado el famoso café ?Tortoni? de Buenos Aires, situado en la Avenida de Mayo, a la altura del setecientos. La intelectualidad argentina de los últimos cincuenta años, tiene con el suceso motivos de entristecimiento, pues el ?Tortoni?, además de un magnífico café, fue peña, ágora y tribuna de sus más nobles inquietudes y aula magna donde muchos de sus más altos valores actuales, hicieron sus primeros escarceos en el campo de las artes y las letras. Pertenecía en este orden a la familia prócer del ?Fornos?, de ?Pombo? y de ?La Granja del Henar? de Madrid; del ?Tupi-Nambá? de Montevideo, del ?Auvidor? de Río de Janeiro y de algunos otros sobre cuyas mesas se escribieron y se leyeron dramas y comedias, poesías y panfletos políticos, y se comentaron los libros de Spengler, de Jinanajadasa de Eugenio D?Ors, de Ortega y Gasset y de Federico García Lorca, entre otros muchos. Por lo que se refiere a Buenos Aires, hubo otros similares ??Los Inmortales?, ?El Mundial? y el ?Madrid?- donde pontificaron en sus días de gloria y de bohemia Florencio Sánchez, Rubén Darío, Gómez Carreño, Evaristo Carriego, José León Pagano, José Ingenieros y Leopoldo Lugones, para no citar más.

Pero los contertulios de todos ellos iban siempre a última hora a dar al ?Tortoni?, que era, frente a los demás, una especie de ?Universidad Mayor?.


HISTORIA

El ?Tortoni? era, a simple vista, un café cualquiera, situado en la calle más cosmopolita y más concurrida de la capital argentina; los horteras, los profesionales, y los comerciantes formaban su principal clientela; pacíficos bebedores de café y cogñac con cigarro puro, solían discurrir sobre el tiempo, los precios de los géneros y tal cual pleito de actualidad. Pero el ?Tortoni? tenía un sótano donde se compensaba su mejor historia. Dibujantes y pintores, poetas y dramaturgos lograron del dueño que aquel sótano fuese una especie de mundo aparte dedicado sólo a sus elucubraciones. En las paredes campaban dibujos inverosímiles y versos futuristas y en un piano destartalado, traído de un destartalado ?Bric a Brac?, nacieron las primeras notas de ?Caminito? y de ?La Cumparsita?. Zonza Briano expuso allí las maquetas de sus mejores obras escultóricas, y Quinquela Martín sus primeros cuadros del Riachuelo y de la vuelta de Rocha. Los poetas de la postguerra ?Paco Luis Bernarda, Jorge Luis Borges, Amado Villar, Córdoba Iturburo y toda su cohorte de ?Martín Fierro?, además del ?Grupo Proletario? de Boedo- libraron en el sótano famoso una tremenda batalla de metáforas y acordaron que el meridiano de la literatura hispanoamericana era Buenos Aires.

Tratábase de escuela, deliciosamente anarquista, en la que no había maestros ni alumnos, donde cada cual decía y hacía todo cuanto se le daba la real o republicana gana y voluntad. Tenía el carácter de una institución y se llamaba ?la Peña? y cuyas autoridades surgían por autovoluntad de ser tales, sin más trámites ni requisitos. Esto era el sótano del ?Tortoni? en los últimos tiempos. Pero su historia venía de antes; en abril de 1893 se reunieron allí cinco personas: el alemán Germán Muller, el italiano Carlos Mauli, el español Esteban Jiménez y los argentinos Juan Bautista Justo y Nicolás Repetto para fundar el Partido Socialista Argentino; y pocos días después redactaban el primer ejemplar de su diario ?La Vanguardia?. Anarquistas, individualistas y colectivistas; socialistas de Marx y de Bernstein; sindicalistas de Leone y de Sorel, y hasta vegetarianos y naturistas ventilaron en tenidas memorables sus pleitos de doctrinas y de principios y a veces después aludían a los acuerdos del ?Tortoni?.

Mientras tanto, la pacífica y honesta Burguesía de la Avenida Mayo tomaba su café en el piso superior, interrumpidas sólo de cuando en cuando sus plácidas digestiones, por grandes pateos, silbatinas u ovaciones que surgían del sótano como si vinieran del centro de la tierra a manera de volcán.


UNIVERSALIDAD

Pero, aparte de este aspecto pintoresco de la historia del café recién clausurado, ofrece a la vida espiritual e intelectual argentina otro de mucha mayor importancia. Todos los escritores, poetas y artistas provincianos, que iban a Buenos Aires en busca de alientos y de estímulo los hallaron a manos llenas en ?La Peña?. Y todos los valores de fama mundial ?músicos, poetas, actores de teatro, dramaturgos, pintores y conferenciantes- bajaron al viejo sótano a departir con aquella joven intelectualidad un poco petulante pero cordial, curiosa e inteligente antes de exponer el fruto de su talento en los lugares oficialmente dedicados a tal objeto. El último libro, la revista más novedosa o la obra teatral producida en cualquier latitud del globo tenían en la tertulia del ?Tortoni? amable lectura y ágil comentario?

Se ha dicho alguna vez que Buenos Aires es el más grande mirador espiritual de Sudamérica sobre Europa y sobre el mundo; pues bien de ese gran mirador, fue sin duda alguna ?La Peña? del ?Tortoni? uno de sus más anchos y claros ventanales durante los últimos treinta años. De ahí que su clausura nos cause a quienes alguna vez nos hemos debruzado en él, una sensación de triste y melancólico saudade.


(Artigo publicado no xornal La Hora, de Santiago de Chile o 2 de febreiro de ... 1948)
Algún grupo que se reúne no Tortoni
Historia del Tortoni
O Tortoni na actualidade
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Pobos, cidades e lugares - Publicado o 02-02-2010 02:38
# Ligazón permanente a este artigo
FRANCISCO CAMBÓ

RSP, coñecedor da estadía de Francisco Cambó en Chile adícalle este amplo artigo para comentar a sua figura e actividades que, como mecenas e como político desenrolou durante a monarquía, coa dictadura de Primo de Rivera, coa instauración da II República, na guerra civil, e nestos primeiros anos de goberno franquista cando xa non residía en España e sí estaba vinculado coa Arxentina.
.

1 de febrero de 1943

DON FRANCISCO DE ASÍS CAMBÓ


Por Ramón Suárez Picallo

Haciendo veraneo en una de sus playas más bellas, encuéntrase en Chile, el viejo político y opulento millonario catalán don Francisco de Asís Cambó. Algunos órganos periodísticos, dieron la noticia, en el lugar más discreto y recatado de sus Notas de Sociedad, lo cual quiere decir, que a don Francisco no le interesa poco ni mucho, que se haga publicidad en torno a su estancia en esta vera del Mar Pacífico.

En otros tiempos, el famoso personaje, veraneaba en su magnífico yate bautizado con sonoro nombre clásico, en su luminoso Mar Mediterráneo. Pero aquel mar está vedado hoy a los recreos placenteros, cubiertos de fuego y sangre, y minados de submarinos los dominios profundos de la Madre Anfitrite, de sus tritones y de sus nereidas. Y don Francisco de Asís, financiero, político, escritor y ?bonvivent?, no es hombre de armas llevar ni traer, y por eso busca deleite y descanso en estos mares ?pacíficos aún- del Sol poniente, entre un discreto incógnito, que es la mejor manera de pasarlo bien.

Mas, como él es hombre de los que hacen noticia y comentario, no podrá irse de Chile ?se dice que sale el día 4 para Buenos Aires- sin el nuestro. Cambó es una de las más destacadas y ?difíciles? personalidades de la Cataluña de este siglo. Antes de la guerra civil, sus millones se contaban por miles, colocados dentro y fuera de España, en florecientes y poderosas empresas internacionales. Era el representante típico de una burguesía -la catalana- emprendedora, culta y hasta un poco artística. Porque Cambó en sus buenos tiempos, fue uno de los pocos ricos españoles que supo hacer útil e interesante su dinero. Mecenas de artistas e intelectuales de escasos recursos, creador y sostenedor de la Fundación Bernat Metge -que tradujo y publicó, en catalán lo más extraordinario de los clásicos greco-latinos-; donador de premios a los escritores jóvenes, que escribían en catalán; protector del ?Palau de la Música Catalana?, por donde desfiló la flor y nata de los músicos de toda Europa en los últimos tiempos; aupador del Instituto de Estudios Catalanes, que renació en la arqueología, en el folklore y en las artes populares, la personalidad espiritual de Cataluña; comprador de cuadros magníficos- que a veces resultaban falsos? para donarlos al Museo Público de su ciudad; fundador y propietario de uno de los mejores diarios de España -?La Veu de Catalunya?-, todo eso, y aún más fue don Francisco Cambó, para la rica espiritualidad catalana. Nadie en su país, ni siquiera los más encopados adversarios le niegan su jerarquía de gran señor del dinero y de la cultura. Y muchos de ellos, no se recataban de hacer tertulia con él, en su gran casa de la vía Layetana de Barcelona -una maravillosa Pinacoteca, una Biblioteca riquísima y un hermoso jardín mediterráneo en la alta terraza- para hablar de lo humano y lo divino.

Políticamente, en cambio, Cambó, raras veces dio en el clavo. Catalanista de derecha, era el jefe de la ?Liga regionalista? que tuvo en los últimos años de la Monarquía enorme influencia; se aseguró en su día, que Primo de Rivera, para instaurar su dictadura, se apoyó en ella. Primo de Rivera la disolvió después, y Cambó escribió un magnífico libro titulado: ?Las dictaduras? en el que ponía al bondadoso general y a sus adláteres, como digan dueñas. La dictadura era el fin de la Monarquía, pero Cambó no lo vio así, y pocos días antes del advenimiento del nuevo régimen, se declaró fervoroso monárquico y aseguró que la República no vendría. Desde entonces, Cambó, sentó plaza de profeta al revés, y todo el mundo adoptaba la posición opuesta a los vaticinios del político catalán. La República vino y la ?Liga? de Cambó, colaboró con ella. Estelrich, Rahola y Ventosa y Calvell, votaron por el Estatuto Catalán, la Constitución y otras leyes orgánicas del nuevo régimen, sin mayores discrepancias con los otros catalanes de Izquierda. Pero Cambó y sus hombres ?todos extraordinariamente inteligentes- dieron siempre la sensación de una colaboración provisional y poco de fiar.


EL ?BIENIO NEGRO?

El período precursor de la guerra civil se abrió en España durante el ?bienio negro? de Lerroux y Gil Robles. En la crisis revolucionaria de octubre de 1934, fue arrasado por el Gobierno de Madrid, todo el organismo político, cultural y jurídico de la Cataluña autónoma, por la que Cambó luchara toda su vida; pese a ello, la ?Liga? colaboró , esta vez, con cierto fervor, con aquel régimen desvirtuado de la República, de cuyo orden jurídico de la Cataluña Autónoma, con Luis Companys a la cabeza, fueron a parar al Penal de Santa María de Cádiz, a cumplir una condena por 30 años y un día, por el delito de rebelión militar. La condena no se cumplió. Las elecciones de febrero de 1936, dieron al Frente Popular en Cataluña ?al igual que en el resto de España- el más grande triunfo electoral registrado en su historia política. Portela Valladares, presidente del Consejo de Ministros, gallego de origen, pero con residencia de muchos años y con cuantiosos intereses en Cataluña, anunció, el mismo día de las elecciones, que Luis Companys y sus demás compañeros- elegidos diputados casi todos- serían puestos inmediatamente en libertad. Companys y los suyos salieron de la cárcel, y desde Cádiz a Barcelona fueron triunfalmente paseados en medio del clamor popular. La gran capital catalana, tributó a su Presidente Companys ?el ?Presidente Mártir? fusilado o agarrotado por el actual régimen- un recibimiento apoteósico. Todas las floristas de la Rambla, volcaron su bella mercancía sobre el pavimento. Por encima de la policroma alfombra, pasó de pie, descubierto, pálido y desencajado por la emoción el preso de Santa María, rumbo al Palacio de la Generalidad a ocupar el solio de Casanovas y Maciá.

Unos días antes de estos acontecimientos, salía, discretamente, en un hidroavión rumbo a Italia, don Francisco de Asís Cambó. Su Partido de Cataluña y los Partidos que le eran paralelos en el resto de España, habían sido derrotados de punta a cabo; sabía Cambó que las Derechas españolas, tenían preparada la insurrección armada para el caso de que las elecciones les fueran adversas. Sólo era cuestión de darle los últimos toques al plan, y fijar la fecha del levantamiento. Él estaba a verlas venir, y como no era hombre de armas llevar, salió de España, para volver a entrar y después volver a salir; fácil le era hacerlo, a quien tenía como medios de traslado, tres autos de las mejores marcas del mundo, un yate espléndido y un hidroavión.


LA GUERRA CIVIL

Al producirse la guerra civil, don Francisco Cambó no estaba en la Península. Su nombre, fue muy llevado y traído en uno y otro bando. Se lo vinculó, incluso, a una extraña paradoja monetaria: la peseta republicana, avalada por una magnífica cobertura en oro sellado, valía menos que la peseta del otro bando ?que no tenía garantía- en la Bolsa internacional. Las malas lenguas, dijeron, por entonces, que en el ?milagro? estaba implicado el nombre, el dinero y el tecnicismo notorio de Don Francisco Cambó, junto con Don Juan March y el Duque de Alba, financiando la aventura insurreccional.

Triunfó la insurrección y muchos hombres de Cambó colaboraron en el ?nuevo orden?; otros, en cambio, fueron impíamente fusilados. Alguno de éstos, descubierto ante el piquete, después de confesar y comulgar y ayudar a la misa en capilla, marchó para el otro mundo con estas dos palabras en sus labios: ?Jesús, Cataluña?. La lengua catalana, tan amada de Cambó, ha sido prohibida; la exquisita cultura de su tierra, que él fomentara, está proscrita por separatista y subversiva; las estatuas de Cánovas y Prat de la Riba fueron destruidas; están llenas las cárceles y tristes, como nunca, las calles, otrora alegres y hervorosas de la maravillosa ciudad condal; desde Port Bou a la desembocadura del Ebro, la costa luminosa de la dulce Cataluña, está despoblada de sardanas y sonrisas. No es aquél un sitio apto para los plácidos veraneos de un multimillonario, de fino espíritu. Por eso, sin duda, buscó unos días de reposo en este otro lado del mundo, que se llama Hemisferio Occidental.

Y, después del semiincógnito, de que don Francisco de Asís quiso rodear su estada a la orilla del mar de Balboa, el descanso hubiera sido perfecto, si no fuera interrumpido por las visitas de una alta personalidad diplomática, que, seguramente, no fue a hablarle de Maragall ni de Mosén Chinto Verdaguer. La interrupción fue una lástima porque al veraneante, le esperan días de mucho ajetreo, en su próximo viaje a Buenos Aires -sede de cuantiosos intereses suyos- donde le hablarán de altas finanzas, de alzas y bajas de acciones, de problemas monetarios, de importaciones y exportaciones; y quien sabe si, en plan de enredarle la cabeza, no le hablan, también de la restauración de la monarquía de don Juan III. Puede que de todo eso y aún de más cosas, le hablen allí.

Ya ve el paciente lector, como detrás de una recatada noticia social, dando cuenta de la estada de un veraneante en Pucón, se puede ocultar una personalidad con envergadura bastante para hacer, sobre ella, un comentario dominguero, queremos creer, que de cierto interés periodístico.

Biografía de Francisco Cambó
Cambó na enciclopedia Rialp
Doazón de Cambó ao Museo do Prado
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Persoeiros (políticos) - Publicado o 01-02-2010 01:32
# Ligazón permanente a este artigo
[1] [2] 3
© by Abertal

Warning: Unknown: Your script possibly relies on a session side-effect which existed until PHP 4.2.3. Please be advised that the session extension does not consider global variables as a source of data, unless register_globals is enabled. You can disable this functionality and this warning by setting session.bug_compat_42 or session.bug_compat_warn to off, respectively in Unknown on line 0