A. C. Irmáns Suárez Picallo - Sada


Este blogue nace co obxecto de difundir a actividade da A. C. Irmáns Suárez Picallo, así como de recuperar e por a disposición do público diversos materiais de interese sobre o noso pasado,ao tempo que damos a coñecer os artigos escritos por Ramón Suárez Picallo e outros autores sadenses.
Estruturamos o blogue en varias seccións, nas que terán cabida noticias de actualidade sobre as nosas actuacións, artigos, textos históricos, fotografías...


Visitas (desde o 05/08/2010)





Únete a nós!
comisionsuarezpicallo@gmail.com
 CATEGORÍAS
 GALERÍAS FOTOGRÁFICAS
 RECOMENDADOS
 BUSCADOR
 BUSCAR BLOGUES GALEGOS
 ARQUIVO
 ANTERIORES
 DESTACADOS

Sobre SIMON BOLÍVAR (en 1942)
Publicamos noutras datas neste blogue varios artigos de RSP sobre Simón Bolívar que se poden consultar ao pé. Agora é con relación a unha película sobra a súa vida e obra...

10 de octubre de 1942

BOLÍVAR, PADRE DE AMÉRICA


Por Ramón Suárez Picallo

Hay en los medios culturales de los Estados Unidos una evidente preocupación por los aspectos históricos, políticos, culturales y espirituales de esta América que habla español y que representa hoy una caudalosa reserva moral y cultural en el Mundo agotado de reservas morales. Sobre el hecho venturoso no puede descartarse el interés material, cada día mayor, que ofrecen al gran país del Norte las naciones de Hispano América, ricas en frutos y bienes de toda naturaleza; pero sería injusto desconocer que, paralelamente con ese interés material, florece una curiosidad intelectual y espiritual cada día más despierta y mejor orientada. Escritores, poetas, periodistas, profesores y artistas están entregados a un noble esfuerzo por ?redescubrir? ?según el término feliz de Waldo Frank? lo que hay de espíritu, de profecía y de esperanza en los hombres y las tierras hasta hace poco denominadas genéricamente como una simple y deprimente referencia geográfica: ?South América?.

Y como es natural, buscan en la Historia de sus instituciones, de sus hombres y de sus contiendas, los alientos espirituales que alumbraron periodos destacados, definidores de su futuro. Entre esos hombres hay uno predilecto, por su índole de estadista visionario, de organizador de Patrias y de precursor de la unidad de América, como entidad geográfica, política y cultural, existente por diferente en el concierto de los pueblos y naciones: Simón Bolívar, el profeta de una América unida y solidaria, expresión nueva en lo político y en lo social, cargada de futuro.

En efecto, varios centros culturales y artísticos de Estados Unidos, están trabajando para ofrecer al Mundo una versión histórica del gran libertador, a través de una realización cinematográfica de su vida y de su obra, inspirada en la mejor y más selecta documentación histórica de la época en que vivió y actuó.

No se trata ?según datos de la información que tenemos a la vista? de una película con miras a la explotación comercial, sino de ofrecer al Mundo y, particularmente a la América, un documento animado de un grande hombre elaborado con responsabilidad científica como corresponde a una figura de primera magnitud como lo fué Simón Bolívar.

Conocerse es amarse, reza un viejo proverbio. Amarse es entenderse e interpretarse. Y América está en ese camino, empezando por saber de donde viene, para estar segura de a dónde va.


(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile tal día como hoxe pero de ...1942)
Outros artigos sobre Bolívar
Ver a película filmada en 1942
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Persoeiros (políticos) - Publicado o 10-10-2013 00:03
# Ligazón permanente a este artigo
CERVANTES

Miguel de Cervantes naceu o 29 de setembro de 1547 e con motivo de cumplirse os 400 anos do seu nacemento no ano 1947 RSP publicou na prensa chilena esta breve reseña.


9 de octubre de 1947

CERVANTES


Por Ramón Suárez Picallo

Pues bien; hace hoy cuatrocientos años, en una iglesia parroquial de Alcalá de Henares, a la orilla de un río que riega el sediento rús castellano, se labro el acta de nacimiento del que habría de ser, con el andar de los siglos, padre, artífice y maestro mágico de esta genial creación artística que es el Idioma Castellano: don Miguel de Cervantes Saavedra, a quien el mundo civilizado rinde en estos días, obligado tributo y rendida admiración y reverencia. Estudiante de la Universidad Complutense, viajero por la Italia del Renacimiento, soldado en las naos cristianas de Lepanto, cautivo varios años en Argel, y luego más tarde, peregrino en la tierras de su nacimiento, hasta morir en ellas, sin sepulcro nominado en el patio de un convento de Madrid, situado en la calle del León, esquina de la del Franco; a modo de símbolo de un pueblo que por escasez de tierra vive en los espacios infinitos, o en los siete palmos de una tumba. No es el caso hacer hoy en esta columna la semblanza bio-bibliográfica del genial actor del ?Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha?, de ?Las Novelas Ejemplares?, de los ?Entremeses? y de las ?Tragedias?, que dan lustre y brillo refulgente a nuestro ?Siglo de Oro?. Se hablará de todo ello en otros lugares de esta misma edición de ?La hora?, dedicada a recordar, exaltar y enaltecer al escritor que fijó para siempre la estructura, la gracia y el sortilegio misterioso de uno de los más bellos idiomas del mundo; y que, además, en la obra magistral pergeñada por su mano única perfiló a todo el género humano, en las figuras sin para de Don Alonso de Quijano, el bueno y el justo; de Sancho Panza, el práctico, y de Dulcinea del Toboso, el ideal inconcreto, inmaterial e inaccesible del Amor encarnado en una mujer que su amador no conocía personalmente y que sólo la presentía en su cabeza perturbada por sublimes locuras caballerescas.

Un minuto de solemne y sonoro silencio, pues, sea hoy sobre los siete mares y los seis continentes del mundo, en loor y homenaje de Don Miguel de Cervantes Saavedra, padre de Don Quijote de la Mancha, y artífice inmortal de una lengua, en la que se dicen las magníficas palabras: Dios, Madre, Patria, Amor y Libertad.
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Persoeiros (intelectuais) - Publicado o 09-10-2013 00:25
# Ligazón permanente a este artigo
ESPIAS E TRAIDORES
8 de octubre de 1942

ESPIONAJE Y ALTA TRAICIÓN


Por Ramón Suárez Picallo

Cierto; el espionaje es tan viejo como el Mundo. El deseo de conocer lo que piensa hacer nuestro vecino con nosotros es consustancial con nuestra curiosidad inagotable. El hombre que sale de la propia Patria y, jugándose el pellejo, averigua lo que se hace en la Patria ajena, cumple una misión, si no del todo lícita, por lo menos explicable a la luz de las conveniencias de su país. Otra cosa muy distinta es el traidor que cuenta al vecino lo que se hace en la propia patria, traicionando su conveniencia o su interés. El primero es un espía extranjero, el segundo es un traidor a su Patria. Desde el punto de vista militar y jurídico, los dos tienen igual pena en tiempo de guerra: la muerte, ante el piquete de ejecución. Desde el punto de vista moral, la cosa cambia. Para el espía extranjero puede haber el respeto que merece quien se juega la vida por la Patria. Para el que sirve al extranjero en contra de su nación, sólo hay una postura: el asco moral y físico y los cuatro tiros por la espalda que liquiden su vida miserable. Para él no pueden rezar las garantías de la ley, ni los beneficios de la democracia ni las humanas consideraciones que se tienen con el más vil de los delincuentes de derecho común.

Alta traición, se llama su delito para el cual no hay atenuantes ni eximentes. En su caso la pena sigue al delito como la sombra al cuerpo. Porque nadie, ni ebrio ni dormido, puede tener pensamientos contrarios a la libertad, independencia y soberanía de su Patria.


Publicado no xornal La Hora en Santiago de Chile, tal día como hoxe pero de... 1942
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Persoeiros (outros) - Publicado o 07-10-2013 23:54
# Ligazón permanente a este artigo
Sobre a orixe de CRISTOBAL COLÓN

Breve comentario de RSP, dende o seu exilio en Chile, apoiando a orixe galega de Cristóbal Colón con motivo dun Congreso Iberoamericano de Historia celebrado en Madrid en 1949...
Casualmente o vindeiro mércores día 9, no museo de Pontevedra, a Asociación Cristóbal Colón Galego, presentará o documental Colón Galego.




5 de octubre de 1949
MINUTOS
Por Ramón Suárez Picallo

ESPAÑA Y SUS APELLIDOS


Está celebrándose en estos días en Madrid un Congreso Iberoamericano de Historia. De él tenemos a la vista el guión de los nombres que integran las más importantes comisiones.

Son todos nombres y apellidos con eufonía y sonoridad hispánicas, y pertenecen, en casi su totalidad, a naciones de nuestra América siempre vinculada con la sustantividad del espíritu, de la fe y de la cultura a la gran heredad solariega peninsular.

Sólo hay una excepción: el delegado argentino, que preside la quinta Comisión, se llama Ruffo de la Retta ?así con dos ?efes? en el segundo apellido, según la información cablegráfica?; y esto de las dos ?tes? y de las dos ?efes? es característica distintiva de los apellido señorialmente italianos; y, específicamente genoveses. No permitirá Dios, por ello, que en el mentado Congreso, vuelva a plantearse el nuevo pleito de la nacionalidad de Cristóbal Colón, acerca de la cual hay unanimidad, en el sentido de que pudo ser cualquier cosa: catalán, gallego, mallorquín, veneciano, pero de ningún modo, genovés.

Y, para declararlo así y llevarle la contra al señor Raffo de la Retta, allí está presidiendo una Comisión, nuestro viejo amigo y profesor, don Joaquín Pérez Bustamante, de la Facultad de Filosofía y Letras y Director de la gran Biblioteca América de Compostela, quien afirma, sostiene y declara ante quien quiere oírlo, que el Gran Almirante y Descubridor, nació en Santa María de Porto Santo, barrio de la Moureira, extramuros de la vieja y encantadora ciudad de Pontevedra.
Asociación Cristóbal Colón Galego
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Persoeiros (outros) - Publicado o 05-10-2013 23:56
# Ligazón permanente a este artigo
R. Suárez Picallo, X. Manuel Beiras e a Fronte Popular
Onte,día 4, Xosé Pérez Leira escríbiu en Galicia Confidencial sobre a proposta de ANOVA propoñendo a creación dunha fronte electoral de cara as eleccións europeas de xeito similar á Frente Popular de 1936 no que o Partido Galeguista participou con Castelao e Suárez Picallo. Precisamente por esa participación de RSP damos difusión neste blogue ao citado texto que se pode ler na seguinte dirección:


http://www.galiciaconfidencial.com/nova/15985.html
Comentarios (0) - Categoría: Actualidade - Publicado o 05-10-2013 00:16
# Ligazón permanente a este artigo
NOMBRES Y AMIGOS
LOS NOMBRES Y LOS AMIGOS

Para Talo Cubillos


Íbamos a conquistar el mundo. Se abría ante nuestros sueños el horizonte ilimitado que la juventud teje sin pausa en alas del futuro. Aún no conjugábamos el pretérito imperfecto? El fracaso, la enfermedad, la decrepitud y la muerte eran sólo palabras vacuas, que no pertenecían al diccionario de nuestra existencia. Asimismo, ignorábamos el aserto del poeta Rainer María Rilke: ?Sólo los niños y los pájaros conocen el sabor de las cerezas?. Desaparecido el primor de aquellos frutos de antaño, nos quedaría aún la nostalgia de haberlos saboreado, su recuerdo en el cofre de la memoria, su forma, su color encarnado como los labios perdidos de un amor juvenil.


Es un día cualquiera de trabajo? El muchacho que entrevisto, para una plaza de junior, se llama Ricardo Vergara. Leo su sencillo currículo; todos debieran ser así de escuetos, pues qué más se puede decir de uno mismo que no quepa en veinte líneas, como aconsejaba el sabio Jorge Luis Borges, aunque conocí académicos que superaban las setenta y cinco páginas de logros propios y maravillas sin cuento, descritos en folios anillados, como si fuesen los pergaminos del Mar Muerto? Mientras examino los detalles del postulante, surge una repentina asociación: Ricardo Cubillos Vergara, el Talo, es un viejo amigo, entre los muchos que me fueran regalados en lejanos días de juventud, allá en el barrio de La Cisterna. Meses mayor que yo, compartimos deportes que nos apasionaban, fútbol, atletismo y boxeo, encendidas complicidades de amores tempranos, aprendizajes y periplos, como aquel viaje de estudios a Buenos Aires, en septiembre de 1957? El Talo era peso completo y yo welter? Me hizo un veloz amague de swing con la izquierda, bajé la guardia y me encajó un derechazo en cross sobre la oreja izquierda? Vi las estrellas, sin haber sido astrónomo.

Regresamos en un día como hoy, 2 de octubre, hace cincuenta y seis años, arribando a la Estación Mapocho, donde ya no existe ni siquiera el nostálgico recuerdo de los trenes. Yo esperaba la silueta de un amor sobre el andén, pero no había nadie? (Lo mismo le ocurrió, nueve décadas atrás, al poeta Manuel Magallanes Moure, que viajó para reunirse, en la estación de San Alfonso, con Gabriela Mistral, llevando una rosa roja en la solapa)? -

Vaya símil que establece usted, me diría don Alfredo Piola, frunciendo el ceño. ?No sea pretencioso, jovencito?



Talo celebra hoy sus setenta y tres, que por mí esperan en la canícula del próximo febrero? Y ahora me inunda un torrente de nombres amigos, que desgrano y escribo, como si estuviese en el jardín de la casa-quinta, bajo las palmeras, mirando hacia ese vértice de los sueños que fuera el paradero 27 de Gran Avenida, hoy enaltecido con el epónimo ilustre de José Miguel Carrera Verdugo, ex Sargento Mayor de Húsares de Galicia, en 1808, como pudimos comprobar, cuando cruzamos Ponte Sampaio, por la Vía Portuguesa del Camino de Santiago, Pascual y Gonzalo Veiga, en compañía de este cronista, en junio de 2009. Junto a la ribera norte del puente, hay una lápida con los nombres de los heroicos oficiales que hicieron posible las victorias sobre Napoléon, en el verano de 1808, bajo el mando del duque de Wellington. Entre ellos resalta José Miguel, como soldado español, claro?

Los Cubillos Vergara: Ricardo el Talo, Patricio el Pato, Mariano el Goyo, y Manolo, más la prima Pascuala, que vivía también en aquella acogedora casa de aire rural, en calle Covarrubias, donde aún cantaban las acequias y trinaban los zorzales mañaneros; los Veiga López: Jesús, Maximino, Tita, Tomás, Carmen, Pascual y Mari Tere, en la polvorienta rúa Eleuterio Ramírez, en aquella casona digna de Hitchcock donde Tomás aterrorizaba a los visitantes ingenuos; Gino Comandini y su hermana; Juan Aceituno ?el mejor mediocampista cisternino de todos los tiempos, amén de conspicuo galán- y su hermano Patricio; Bernardo Claverie y la colérica prole de sus incontables hermanos, depredadores de ajenos volantines, peligrosos con el trompo y arteros con las bolitas; Carolo y Luchín Sepúlveda, infaltables en las pichangas, en paseos y malones donde abundaran niñas en estado de merecer, pan amasado, huevos duros, papas fritas y ?cuba libre? a destajo?

Trazo una especie de mapa, como si caminara buscándolos. Desciendo por calle Vicuña Mackenna, hacia el poniente, donde se extiende la ancha arteria de Gran Avenida (columna vertebral de mi amor, de mi amor? como escribió mi hermano Juan Luis). Están las rúas perpendiculares a ésta, Covadonga Arturo Prat y Sargento Aldea (es admirable la originalidad chilena para bautizar las calles), desde donde surgen otros nombres: Lucho Galdames, el mayor y más pequeño de todos; Tatino Contreras, el corpulento colorín que lanzaba el martillo y descalabró el gallinero de una vecina nuestra, quebrando luego, esa misma tarde, como miserable barquillo, el dedo derecho del corazón a Lucho Galdames, en fatal prueba de fuerza? Y los pendencieros Lavín, sobre todo Enrique, el temible Pirulo, que me propinó la primera y única paliza que he recibido en mi vida; los estudiosos y comunistas Philips: Percival, Erika y Daisy; los Menard Atías: Sonia, Jean, Paul, Erick, y la gentil y hospitalaria matriarca, doña Julieta Atías, hermana del fino novelista, Guillermo, con quien colaboré, a través de bisoños textos, para la revista PLAN, en los albores de la Editorial Quimantú?

Patricio Oyarzún, fanático de los aparatos de radio y del jazz, coleccionista de discos 78 y 33 1/3, tan feo como persistente, enamorado sin esperanza de las hermanas de los amigos, caminando por calle Los Morros con una Telefunken recién reparada bajo el brazo, para visitar a papá Cándido, a la sazón enfermo de pleuresía, y enfrascarse con él en largos diálogos sobre la Guerra Civil Española.

Pepe García fue mi primer amigo en La Cisterna; integramos un cuarteto formidable, con Juan Ramón Méndez, ñuñoíno de pura cepa, amigo desde el kindergarten, que se alojaba a menudo en casa y acechaba por la noche a las jóvenes domésticas ?con o sin libreta de seguro social-, como ya se ha contado, y con mi primo Sergio Díaz Moure, as del pool y cernícalo de mujeres casadas y de toda falda que se agitase a menos de veinte metros de distancia? Su hermano menor, el primo Manolo, era mantenido a raya por Sergio, a punta de coscachos, aunque procurase seguir los pasos del primogénito? A Pepe me lo presentó, en 1954, su madre, doña Inés Marchant de García, diciéndonos, como si nos ungiera en un ritual: ?Van a ser ustedes amigos para toda la vida?? Así fue, hasta el trágico domingo 26 de marzo de 1961, en que se tronchó de súbito su vuelo venturoso; permanece Eduardo, el menor, hoy cuñado, gracias a los requiebros y suspiros de mi dulce hermana Beatriz.

En la segunda cuadra de Vicuña Mackenna me cruzo con Juan López Huerta, cuñado también, por obra de mi hermana Carmenche, luego de lenta y acuciosa selección en el alambique de los amores tempranos; Juanito está en la umbrosa vereda, con sus hermanos, Pilar, Antonio y Marilú? Aparecen el sonriente y vital Hugo Arcaya y el locuaz ?gringo? Ernesto Szentpaly, quienes nos encandilaban con sus desaforados proyectos... Un poco más allá, los hermanos de la Cerda: Eduardo, compañero de generación y de colegio, Eugenio, el menor; la hermana monja, silueta vaga en la memoria, difuminándose en el corredor de un claustro imaginario.

Talo, por favor, que no me olvide de los Llona-Mouat: Ismael y Eugenio, tan ligados a nuestros nacientes avatares ideológicos, así como de Percival Philips, con sus revistas publicitarias de la URSS, y Orlando Badilla, con su pinta de fraile democratacristiano, aludidos con más detalle y garbo en textos anteriores (La Voz de la Casa)? Tampoco dejo de lado a los hermanos Fiorito, Lino y Renzo, en sus relucientes bicicletas de pista, persiguiendo fámulas y doncellas inadvertidas? Ni omito a Rolando Macari, sanmiguelino, que junto a Pepe Torrent y a Lucho Galdames, formaron el más persistente trío de moscardones que zumbaban en torno a mi hermana Carmenche.

Aparece Mario Mouat, con un balón de fútbol reluciente, desafiándonos a un encuentro en la cancha de futbolito, donde nos mareaba con sus fintas y cachañas rioplatenses.

En la confluencia de Vicuña Mackenna con Gran Avenida, giro a la derecha y entro en la jabonería de Orlando Badilla, amigo mayor, en cuyo negocio arreglábamos el mundo mientras descuidábamos la clientela? Retrocedo, vuelvo a la calle de las grandes acacias, y en la vereda norte me topo con las bellas hermanas Cruz Ponce: Anita la mayor, eterna novia del aviador Claudio Aránguiz, derribado del cielo a temprana edad, y la encantadora Melé, amiga de encuentros y malones, de conversas literarias y filosóficas, con la que también pololeaste, ¿o no, Talo? Una cuadra más arriba, vienen caminando don Alfredo Piola, su hija Florencia ?mayor que nosotros-, hermana ?de respeto?, como se decía entonces, y Patricio, el Pato, compañero de las más reñidas escaramuzas futboleras, poeta de románticos y melifluos versos de circunstancia, compañero de ingeniería de Toño...

Cuando menos se espera, aflora el famoso ?puente cortado?, Lalo Aguilera, galán en lúbrica codicia de las jóvenes cisterninas de aquella generación, acompañado de su escudero, el chico Pinilla, desarrapado como hippie en ciernes? Irrumpen Atilio Escalante y su herman0 Manuel; ambos servidores de la casa y de la ferretería, humildes y fieles amigos de excursiones a Isla de Maipo y a Laguna de Aculeo, y de fechorías de incipiente ?terrorismo? que hoy contar no quiero?

Desde el paradero 18, sector de Lo Ovalle, aterrizaban en el 27 los hermanos Gómez Maruri, Edmundo y Eugenio, notables futbolistas que, con el concurso de Juan Aceituno, llevaban al triunfo al equipo fundado por Toño, La Carcaña -team que sólo se presentaba, háganme el favor, en canchas del barrio alto-; detrás de ellos viene José López Ortiz, hábil para el tenis y mejor en el ping pong? Mi tocayo apuró la partida, hace dos años, a punta de repetidos brindis. José sigue puritano en la bebida y liberal con las féminas. Con él y mi hermano-cuñado Eduardo García formaban una dupla ganadora que enfrentábamos, Germán Correa Díaz y yo, siempre oficiando de perdedores? Esto fue antes de que el primo de Ovalle, ex ministro, olvidara que alguna vez ?había sido pobre?, amnesia muy común en esta patria con forma de escalera? Será porque el Hacedor no nos entrega a todos la misma dosis de células memorativas, ¿verdad, Talo?

De nuevo por Gran Avenida, caminando hacia el paradero 26, encuentro a Pepe Río, hijo del otro Cándido de la misma cuadra, implacable competidor ferretero, camarada de travesuras y deportes, comerciante exitoso (?emprendedor inteligente?, como dicen ahora los neoliberales) desde chiquitito? Al llegar a calle Goycolea, casi me atropella la espigada figura de Constanzo Bernardi, hijo de almaceneros italianos, ex condiscípulo -como tú, Talo, como los Veiga y los Menard- en el colegio Don Bosco, basquetbolista notable que jugara por la selección chilena adulta.


En la esquina del 26, tuerzo hacia el poniente y veo en el jardín de la casa-quinta, que es también espacio de la arcaica radioemisora en onda larga, a los Casabianca Porcile, tomando té con galletas de agua: Gina, Mariugen, Sergio y Carmen? También está Enrico Roesler-Franz, con su mirada melancólica y su estampa cinematográfica; Iván Terán, simpático, irónico y fiestero, recita a las embelesadas mujeres un verso ardiente de Andrés Eloy Blanco? Vuelan hacia el sur las palomas blancas, para no regresar jamás.

No, amigo Talo, si no me olvido de las lindas hermanitas Bianchi, la Ana María y la Marta, hijas del iracundo y patojo coronel aviático, que nos mostraba su bazooka cada vez que aparecíamos en busca de las niñas de su corazón? En esa misma calle, camino al paradero 28, vivían las hermanas Cayazzo: María Elena ?quien para mí, hasta hoy, representa a la codiciada Elena de Troya, pese a que nunca fui Paris-, y María Isabel, ambas íntimas de mi hermana Carmenche. (Gustavo y Marisol, sus hermanos menores, eran pequeños y difusos para los varones que perseguíamos sin pausa a las atrayentes y elusivas Cayazzo Casarejos)?

Talo, este escrito, ya más extenso de lo propuesto, como suele ocurrirme, es un puro trazo al voleo de la memoria ?nunca un catastro al estilo del Registro Civil- para avivar esa antigua campana que tañe para mí los nombres de antaño, el recuerdo vivo de los amigos, aunque ya no podamos convocarlos, de viva voz o por interpósitas personas, a las fiestas bailables, entre las 7:00 PM y las 11:30 PM, a los campeonatos de atletismo o a las interminables contiendas de fútbol que enloquecían al gallego Cándido, sobresaltando su sagrada siesta. Por eso, no dejaré de evocar aquella anécdota? cuando un sábado de invierno, agarraste la camioneta International de papá Mariano ?me da la impresión que sin permiso suyo-, y nos fuimos a la casa de veraneo en El Ingenio, con los Veiga, Tomás y Pascual, y quizá con el Gino ?no lo recuerdo bien- y pasamos una noche en la gélida ribera cordillerana del Maipo, en violento desafuero etílico, y vaciamos la licorera de tu señor padre, y no hubo suficiente hielo vertido de las cumbres para refrescar nuestras malogradas cabezas. Fue la primera tranca en mi azarosa vida.

Me escribiste, hace poco, informándome de la muerte del gordo Vacarella, ex condiscípulo de Don Bosco, propietario de la quinta de recreo Las Higueras, donde bebíamos chicha con vino pipeño, y de Guchi Pommer, el primer motoquero elegante de La Cisterna, que solía disputarnos favores de las muchachas en flor, atrayéndolas con su pelo rubio, sus ojos azules, su motoneta alemana y sus jeans Wrangler?


Yo hace mucho que dejé de leer el obituario, por temor a encontrar mi nombre inconfundible, signado con una crucecilla negra, informando a deudos contritos, a amigos despistados y a desolados acreedores, de mi tránsito sin retorno hasta la otra orilla?

Después de aquellos años de La Cisterna, han llegado hasta mi mesa fraterna diversos amigos ?incluso del otro lado del mar- pero sus nombres no pertenecen a esta evocación memoriosa, de mi patria chica al sur de Santiago, así es que los dejaremos en espera, o en barbecho -como decía don Chuma, el padre gallego de los Veiga López, mientras aporcaba la tierra de su huerta para cosechar mejores berzas-, hasta la próxima apertura del baúl de los recuerdos.

En todo caso, extiendo una invitación abierta, a ti y a los amigos mencionados -también a quienes la fidelidad de mi memoria haya omitido-, para que hagamos nuestro aquel sabio proverbio árabe:

?Quien tiene muchos amigos no puede prescindir de ninguno?.

¡Vale!


Edmundo Moure

Octubre 2, 2013
Comentarios (0) - Categoría: Colaboración de Edmundo Moure Rojas - Publicado o 04-10-2013 00:59
# Ligazón permanente a este artigo
FCO. VIDAL BARRAQUER CARDENAL DE TARRAGONA NA GUERRA CIVIL
Ao coñecer a morte -no exilio- do cardenal arzobispo de Tarragona monseñor Francisco de Asís Vidal y Barraquer (Cambrils, 3 de octubro de 1868 - Friburgo, Suiza, 13 de setembro de 1943) RSP adicalle este obituario na prensa chilena.


3 de octubre de 1943

MONSEÑOR FRANCISCO VIDAL Y BARRAQUER


Por Ramón Suárez Picallo

Días pasados, hemos leído, en un cable brevísimo, la noticia: ?En la ciudad suiza de Friburgo, ha fallecido a los 75 años de edad Su Eminencia, doctor Francisco Vidal y Barraquer, Cardenal-Arzobispo de Tarragona (Cataluña)?

Tenemos ahora, a la vista, crónicas, comentarios y noticias referentes al hondo pesar que ha causado entre todos los catalanes del mundo, sin distinción de tendencias, la muerte, en el exilio, lejos de la patria que tanto amara, del venerable y eminente purpurado. Tienen sobrados motivos los catalanes, los demócratas españoles y los católicos liberales del mundo para sentir y llorar la muerte del Ilustre Príncipe de la Iglesia, pastor bondadoso, prelado ejemplar, sabio ilustre y esclarecido ciudadano.

Monseñor Vidal y Barraquer, pertenecía a la estirpe de los Merciel de Malinas, de los Vèrdier de París, y de los Lago González, de Composela; amigos del pueblo y de sus derechos, servidores de sus patrias en momentos de angustia, respetuosos con los Poderes legítimos del Estado, cuando esos poderes emanaban de la voluntad popular, que era, para ellos, la voluntad de Dios. Sabían consustanciar las doctrinas eternas y universales de la Iglesia de Cristo, con los anhelos de libertad de sus pueblos y con los dolores, las ilusiones y las esperanzas de sus capas más humildes. En su día, frente a silenciosos cómplices y a heréticas adhesiones a formas y sistemas sociales, políticos y religiosos incompatibles con el libre albedrío del hombre y la democracia jesucristiana, alzaron sus voces, recordando los principios y las premisas del Maestro de Judea, que afirmó: ?Mi reino no es de este mundo?.

A esa estirpe, pertenecía el doctor Vidal y Barraquer. El pueblo catalán, en horas amargas, cuando era delito hablar su idioma, cantar y danzar sus canciones, glorificar sus leyes, usos y costumbres, lo tuvo por paladín, y lo veneró y lo amó como a tal, rodeándolo de los más altos respetos; desde el más encumbrado hasta el más modesto ciudadano, desde el reaccionario de extrema derecha, hasta el militante de la Federación Anarquista Ibérica.


CATALUÑA Y SU CARDENAL

Tarragona, la antigua ?Tarracus Augusta? de los tiempos de la colonización romana, conserva, como jurisdicción eclesiástica, su vieja primacía histórica en la Península Ibérica, superior y anterior a Toledo y a Lisboa. El jefe de la Archidiócesis tarraconense, tiene, en la división eclesiástica del mundo católico, una especialísima jerarquía y una muy alta estimación en el Sacro Colegio Cardenalicio. Y, en muchos casos y ocasiones, fue árbitro en pleitos y problemas que afectaban a todo el resto de la Península. Monseñor Vidal y Barraquer, teólogo doctísimo, historiador, bibliófilo. Mecenas de artistas y de estudiosos, sirvió el cargo con muy alto decoro. Amigo personal de varios pontífices, entre otros del actual Pío XII, cuando era Cardenal-Secretariado de Estado del Vaticano, hizo valer, en Roma, los derechos inalienables de su pueblo, a veces frente a intereses de Estado y de Dinastía.

Así, cuando la Dictadura de Primo de Rivera prohibió el uso del idioma catalán, y toda otra manifestación de su espiritualidad peculiar, el Cardenal Arzobispo de Tarragona, publicó varias pastorales famosas, que causaron sensación y revuelo en Roma y en Madrid. La lengua de Ramón Lull, cuyas piezas más raras y valiosas, había él reunido en la biblioteca de su archidiócesis ?la más rica quizá de Cataluña? fue ardientemente defendida, como el más rico patrimonio cultural de su pueblo y la única expresión del hombre para hablarle a su Dios. La actitud de Monseñor, tenía entonces, un fuerte significado político?democrático, y lo unía íntimamente al vivo espíritu del pueblo catalán, de paso que le acarreaba la admiración y la simpatía de los demás pueblos hispánicos.


LA REPÚBLICA Y LA GUERRA CIVIL

Proclamada la República, Monseñor Vidal acató el nuevo régimen sin ningún reparo; elementos ultramontanos de la Iglesia, trataron de obtener de su enorme autoridad moral y espiritual ?de que ellos carecían? cierto grado de adhesión a sus trapicheos antidemocráticos. No lo consiguieron. Por el contrario, el Cardenal Arzobispo de Tarragona, fue consejero y amigo dilecto de los demócratas catalanes y españoles, y partidario ferviente del Estatuto autonómico y de la leyes sociales de la República.

Cuando a raíz de los sucesos de octubre de 1934, Luis Companys y sus consejeros de la Generalidad, fueron procesados y condenados, por orden del Gobierno Lerroux?Gil Robles a 30 años, Monseñor Vidal y Barraquer, fue varias veces a visitarlos a la cárcel. La beatería cavernícola de España ?alimentada espiritualmente por curazos analfabetos, de misa, olla, buenas mozas y tresillo? se asombró mucho del gesto magnífico del más antiguo, más sabio y más virtuoso Cardenal de las Españas. Y cuando el Episcopado Español cometió el horrible pecado político y religioso de apoyar a quienes lanzaron a España en los trágicos abismos de la guerra civil, y de la consecuente invasión extranjera, Monseñor Vidal negó rotundamente su firma, a la Pastoral colectiva, en la que se proclamaba la beligerancia de la Iglesia en una lucha fraticida entre españoles cristianos.


?YO OS BENDIGO??

Estallada la guerra, el Cardenal siguió algún tiempo en Tarragona; pero los bombardeos, las privaciones y la muy avanzada edad y poca salud de Monseñor, determinaron a las autoridades y a las organizaciones populares que las apoyaban, trasladarlo a Barcelona; allí fue alojado en Palacio de la Generalidad, como huésped de honor del Presidente Companys, en su hermosa capilla gótica oficiaba el Prelado el Sacrificio de la Misa, escuchaba devotamente ?tanto por devoción como por respeto al oficiante- por muchos funcionarios y, muchas veces, por el propio Presidente.

La guerra avanzaba con sus estragos y sus horrores y hubo que pensar en sacar del país al anciano y venerado Cardenal; su salida de Cataluña fue emocionante. Lo acompañó el Comandante Pérez Farrás, Jefe del Cuarto Militar del Presidente: un grupo de católicos y una escuadra de milicianos de la F.A.I. con su jefe a la cabeza, que le rindieron honores. A manera de despedida, Monseñor Vidal, alzó la diestra y trazó en el aire la señal de la Cruz, en ademán de bendecir, sobre las cabezas inclinadas y los rostros húmedos de lágrimas de sus acompañantes.


EXILADO

En el exilio, fue nuevamente requerido para que prestase su adhesión a la insurrección militar, que él negó una vez más. Terminada la guerra, a la muerte del Primado de España Monseñor Tomás y Gomá, le fue ofrecido el alto solio toledano, que le correspondía en derecho desde hacía mucho tiempo. Rechazó la prebenda y prefirió seguir siendo un exilado. En olor de santidad, por sus virtudes, su sabiduría, su integridad cívica y el dolor que amargura sus últimos años, acaba de fallecer en Friburgo. Su espíritu está al lado de los buenos y los justos. Y su recuerdo tiene, para siempre, un altar en el corazón de Cataluña y de los católicos que aman a Dios y a la Libertad a partes iguales.
Para saber máis de Fco. Vidal y Barraquer
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Persoeiros (outros) - Publicado o 03-10-2013 00:00
# Ligazón permanente a este artigo
[1] 2
© by Abertal

Warning: Unknown: Your script possibly relies on a session side-effect which existed until PHP 4.2.3. Please be advised that the session extension does not consider global variables as a source of data, unless register_globals is enabled. You can disable this functionality and this warning by setting session.bug_compat_42 or session.bug_compat_warn to off, respectively in Unknown on line 0