A. C. Irmáns Suárez Picallo - Sada


Este blogue nace co obxecto de difundir a actividade da A. C. Irmáns Suárez Picallo, así como de recuperar e por a disposición do público diversos materiais de interese sobre o noso pasado,ao tempo que damos a coñecer os artigos escritos por Ramón Suárez Picallo e outros autores sadenses.
Estruturamos o blogue en varias seccións, nas que terán cabida noticias de actualidade sobre as nosas actuacións, artigos, textos históricos, fotografías...


Visitas (desde o 05/08/2010)





Únete a nós!
comisionsuarezpicallo@gmail.com
 CATEGORÍAS
 GALERÍAS FOTOGRÁFICAS
 RECOMENDADOS
 BUSCADOR
 BUSCAR BLOGUES GALEGOS
 ARQUIVO
 ANTERIORES
 DESTACADOS

CRISIS ESPIRITUAL
En 1947 Pío XII alertaba da gran crise espiritual que estaba a pasar e vivir a sociedade da época. RSP, neste artigo confirma e se reafirma nas palabras do Papa, pero entendendo que a culpa é da mesma Igrexa pola actitude e posicionamento ante os sucesos que se están a dar...
Sesenta anos despois,estase a vivir unha nova situación de crise espiritual e de novo a Igrexa, aparece como axente causante...


24 de enero de 1947

CRISIS ESPIRITUAL


Por Ramón Suárez Picallo

Su Santidad el Papa Pío XII, en alocución pronunciada ante un grupo de damas de San Vicente Paul, que lo visitaron hasta hace pocas horas, declaró que el mundo atraviesa por una de las más grandes crisis espirituales de la Historia de todos los tiempos. Y agregó que el cristianismo necesita de una falange valerosa de católicos, que, en todo momento, esté dispuesta a combatir por su Fe y por su Cristo y por la Ley de Dios.

Exacta, exactísima, es la primera afirmación del Sumo Pontífice. El género humano ha perdido la fe y la esperanza en las viejas doctrinas espiritualistas, que daban a la vida y a la muerte un sentido trascendente e inmortal; perdió a sí mismo el respeto por la moral y la ética, y rompió los frenos que contenían los malos instintos del hombre. La Humanidad se hizo ?realista? ?positivista? materialista y maquiavélica, con grave desprecio de los valores eternos e imponderables del espíritu, que hacen del hombre imagen y semejanza de Dios.

Ahora bien; ¿quiénes tienen la culpa de este horrible desquicio moral y espiritual? Muchos son los culpables; entre ellos la Iglesia Católica Apostólica y Romana que, en su carácter de institución política y temporal, tuvo, en los últimos tiempos, claudicaciones y procliveces imperdonables a favor de los enemigos de la libertad y de la dignidad humanas. Salió abierta o encubiertamente con los tiranos totalitarios, de Italia, de Alemania, de España y hasta del Japón. Recuérdese que, en plena guerra, cuando el paganismo japonés se lanzaba a la batalla contra el mundo cristiano, un representante suyo ?heredero de los que ahorcaron a San Francisco Javier y a sus seis mil discípulos? era recibido en la Santa Sede romana con todos los honores diplomáticos. Recuérdese que, mientras ilustres católicos italianos sufrirán prisión y destierro por antifascistas, el Papado firmaba pactos con Mussolini, uno de los mayores herejes del mundo. Recuérdese, que, mientras en Alemania el nazismo perseguía brutalmente a los católicos, disolvía sus escuelas y procesaba, por supuestos delitos infamantes, a congregaciones católicas enteras, la Santa Sede tenía relaciones diplomáticas con el Tercer Reich y guardaba grandísimo respeto a su embajador ante la Corte Pontificia.

Recuérdese que frente a la guerra española, la Iglesia tomó partido a través de su jerarquía, en favor de una insurrección armada contra la voluntad de su pueblo, apoyada por el fascismo italiano y el nazismo alemán; y no se olvide que los insurrectos españoles, apoyados por la Iglesia, persiguieron, fusilaron, encarcelaron y desterraron a la mayoría del clero vasco -el más virtuoso y cristiano del mundo- con su Obispo a la cabeza, y que causaron la muerte en exilio del Cardenal Arzobispo de Tarragona, Monseñor Vidal y Barraquet y al más grande orador sagrado de lengua española, el canónigo Vázquez Camarasa. Y debe recordarse, también, que aquí mismo en Santiago de Chile, con ocasión de un Congreso Eucarístico, dirigido y organizado por la Iglesia oficial, fue colocada en el Altar Mayor, al lado de la sencilla y limpia Cruz de Cristo, la torva y ganchuda cruz swástica del nazismo alemán, representante de Hitler, que le llamó a Jesús ?judío loco e insolvente?. Y ahora mismo, la Iglesia Católica oficial estimula, apoya, bendice y protege a todas las tiranías, a todas las reacciones y a todos los vestigios que aún quedan en el mundo del totalitarismo nazifascista.

Las multitudes creyentes en Cristo y en sus doctrinas, no tienen por qué entrar ni salir en la política ni en la diplomacia de la Iglesia, materializada, mezclada en ésta o en aquella corriente ideológica como un Estado temporal cualquiera, sin ideas, pero sí, con intereses. La fe es una gracia sencilla, clara y limpia como el agua de manantial, sin complicaciones ni habilidades. En cuanto se la convierte en materia de chalaneo de toma y daca, en interés político de ?do ut des?, en instrumento material, vinculado con las pasiones del hombre, el creyente se siente defraudado en lo más íntimo de su ser. Y, sobre todo, quienes han identificado la fe y la doctrina cristianas con la libertad, la dignidad y la igualdad espiritual del hombre, no entenderán jamás cómo sus representantes, pueden tener relaciones próximas ni remotas con los déspotas, los tiranos y los dictadores, enemigos de esos sagrados atributos que Dios le concedió al hombre, al darle al alma humana el don del libre albedrío.

Pues señor, de aquellos polvos vinieron estos lodos. La fuente que debía ser más limpia y más clara de la espiritualidad universal, ha obscurecido y remejido sus aguas con lodos y resacas materialistas, al no saber cumplir el sapiente pensamiento evangélico que dice: ?Al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios?. De ahí que de la crisis espiritual que sufre el mundo, denunciada por el Papa Pío XII, sea la propia Iglesia Católica uno de los primeros y mayores responsables.

En cuanto a la segunda afirmación pontificia de que hace falta ?una falange valerosa que luche por Cristo, por su Ley y por su Fe?, también estamos de acuerdo. Sólo que no creemos que esa ?valerosa falange? pueda salir de los católicos franceses que con el beneplácito de Roma apoyaron a Petain y sirvieron a los alemanes; ni de los católicos españoles que aman a Dios y maldicen a Franco bendecido y a la Falange Española; ni de los católicos alemanes que frente a Von Papen, combatieron al hereje Hitler.

(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile o día 24 de xaneiro de... 1947)
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Relixión - Publicado o 24-01-2011 00:28
# Ligazón permanente a este artigo
Chuza! Meneame
Deixa o teu comentario
Nome:
Correo electrónico: (Non aparecerá publicado)
URL: (Debe comezar por http://)
Comentario:
© by Abertal

Warning: Unknown: Your script possibly relies on a session side-effect which existed until PHP 4.2.3. Please be advised that the session extension does not consider global variables as a source of data, unless register_globals is enabled. You can disable this functionality and this warning by setting session.bug_compat_42 or session.bug_compat_warn to off, respectively in Unknown on line 0