A. C. Irmáns Suárez Picallo - Sada


Este blogue nace co obxecto de difundir a actividade da A. C. Irmáns Suárez Picallo, así como de recuperar e por a disposición do público diversos materiais de interese sobre o noso pasado,ao tempo que damos a coñecer os artigos escritos por Ramón Suárez Picallo e outros autores sadenses.
Estruturamos o blogue en varias seccións, nas que terán cabida noticias de actualidade sobre as nosas actuacións, artigos, textos históricos, fotografías...


Visitas (desde o 05/08/2010)





Únete a nós!
comisionsuarezpicallo@gmail.com
 CATEGORÍAS
 GALERÍAS FOTOGRÁFICAS
 RECOMENDADOS
 BUSCADOR
 BUSCAR BLOGUES GALEGOS
 ARQUIVO
 ANTERIORES
 DESTACADOS

O BOSQUE, O NOSO AMIGO

Aquí a analízase a riqueza forestal de Chile, país no que a quinta parte da sua superficie son bosques de variadas especies arbóreas.As queimas dos bosques destrúen a vexetación e, os bosques son a única riqueza que o home devolve á terra... e que podemos aplicar a nosa Galicia...


SHUT-UP (Ramón Suárez Picallo)

12 de septiembre de 1943

UN TROZO DE MADERA


Junto a Ud., lector, seguramente, habrá un trozo de madera. De todos modos, si no la hay, el papel en que están impresos estos comentarios es parte infinitesimal de un bosque desconocido. En resumen, pongámonos de acuerdo en que no existe nada más interesante que la madera.

Hace poco tiempo, Aníbal Jara escribió para ?La Hora?, un apasionante artículo anunciando la ?Edad de la Madera? y ubicándola, además, a partir de este siglo. En frases cortas, pero, enjundiosas, venían sintetizadas las últimas aplicaciones de la celulosa y las más atrevidas penetraciones de la Química, en la sencillez y generosidad de los árboles.

Ubiquemos el comentario de hoy, en Chile.

La quinta parte de la superficie de nuestro país? más o menos, 15 millones de hectáreas? está formada por bosques de las más variadas y ricas maderas. De ellas son aprovechables, según los técnicos, unas 11.600.000 hectáreas. Pero, comienzan las dificultades?

El fuego, es el enemigo principal de nuestra riqueza maderera. No se trata de un fuego involuntario, como es el que hoy consume las reservas forestales de Europa y de Asia. Es el fuego torpe, el fuego sin disculpas, el fuego sin dignidad, de los roces a granel y despiadados. Bajo el pretexto de incorporar terrenos para la agricultura, se autorizan las quemas de bosques. En pocos días un terrible hoguera sube del valle, a la Cordillera, destruye la vegetación, aniquila el paisaje y rompe y pulveriza el esfuerzo de decenas y aún centenas de años, de una Naturaleza que quiso hacer de Chile una nación industrial. Sobre las cenizas operan los aprendices de colonizadores. La ceniza sirve de abono y el primer año el trigo se extiende cómodo y glotón, por mesetas y montes. Al año siguiente, no sirve el terreno ni para talaje. Los colonizadores abandonan la tierra y provistos de leños encendidos, siguen quemando bosques vecinos.

subir imagenes


LA VENGANZA DEL BOSQUE

Por las condiciones topográficas y climatéricas, Chile es un país maderero.

La Naturaleza, acoge al hombre audaz y al sensato, pero, rechaza y castiga al torpe. La venganza del bosque no se hace esperar. Existe una teoría muy aceptada, que el 30 por ciento de los terrenos productivos debe estar rodeado de árboles, el 60 por ciento dedicados a las siembras y el 10 por ciento restante, a pueblos y ciudades. Sólo así un país produce, agrícolamente hablando. La roza de los árboles varía las condiciones del clima, modifica la humedad y en conjunto, repercute desfavorablemente sobre la agricultura.

Dos son los responsables de los roces: el agricultor particular, que sólo mira a través de su cuadra de trigo y el colonizador, que obtiene una parcela, sin tener idea de campo ni menos de agricultura. Satisface su deseo de ser propietario, pero, líquida una riqueza potencial que pertenece a la colectividad.

Es tanta la ceguera de los que defienden los roces a pretexto de ampliar las superficies cultivables, que no ven que el incendio sube a la montaña y alcanza los más altos picachos, en donde ni siquiera puede mantenerse en pie una lechuga. Como si esto fuese poco, nada se hace para defender la tierra arrebatada a la agricultura por la erosión de los sueldos. Pero, sigamos?


HOMBRE Y TIERRA

Los bosques constituyen la única riqueza que el hombre devuelve a la tierra. El hierro, el carbón y el petróleo, se extingue en un período determinado. Por muy grandes que sean los yacimientos o los pozos, siempre hay una fecha cierta, pero, indeterminada que anuncia su extinción. La madera no. Los bosques naturales, se reemplazan con los bosques artificiales que el hombre va sembrando en tierras antes despojadas de árboles. La tierra, agradece al hombre y acepta que sobre su suelo se alcen bosques de pinos insignes, de eucaliptos, de laureles y alerces, de coigües y mañíos, de abetos y robles. La riqueza sin par que brinda la madera se renueva por una eternidad. Con razón se habla de la ?Edad de la Madera? en los momentos que el hombre comprende que ha sonado la hora de su regreso a la Tierra.

Decía Ebner, autor de un hermoso libro sobre la riqueza forestal alemana, que un neófito se asombraría al saber que una hectárea de árboles puede brindar al hombre más alimentos que una hectárea de productos agrícolas alimenticios. Veamos. La madera, se conoce como material de construcción. Sirve para levantar cómodas y hermosas habitaciones a precios bajísimos. En Chile, país de bosques, se prefiere construir a base de cemento y de hierro. Se utiliza en muebles finos y de batalla. Pero, la mayoría de los hogares de Chile están a la intemperie.

Su estructura química presenta celulosa, lignita, hemicelulosa, sílice, etc. Esto significa: papel, pulpa, seda artificial, gas, azúcar, alcohol, alquitrán, acetona, ácido acético y mil otros productos.

subir imagenes


PLENO DERROCHE

La aplastante mayoría de los productos y subproductos de la madera se importan actualmente a nuestro país. ¿Cómo se trabaja el bosque? Los sobrevivientes del roce son derribados sin mayor preocupación. Sobre un 20 por ciento queda en tierra como ramas y cepas; un 15 por ciento más, se pierde por ser árboles pequeños o defectuosos; otro 20 por ciento queda en el aserradero como aserrín y una cuota parecida, es consumida por la putrefacción o simplemente, la humedad. Al final, un 20 por ciento de lo arrebatado al bosque es madera en bruto. Llevada a la manufacturera, nuevas sierras consumen la materia y botan aserrín. El saldo es lo que realmente se ha aprovechado. De un bosque de 10.000 árboles arrancados, es exagerado estimar que se aprovechan 1.000.

Así y todo, las reservas forestales chilenas se calculan para 200 años más, con el consumo actual de 50 pulgadas por habitante-anual. En Europa, el consumo asciende a más de 400 pulgadas por habitante y en Estados Unidos sobre 1.700.

La hermosura de la vegetación deja estupefactos a los turistas y a los amantes del paisaje. La crueldad de los roces angustia a la Sociedad Amigos del Árbol. Pues bien, el porvenir de Chile sus insospechadas posibilidades en la industrialización de la madera indignan a quienes quieren a esta tierra y sueñan con verla próspera. El bosque puede ser nuestro amigo. Tratemos.


(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile o día 12 de setembro de... 1943)
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Natureza e Medio Ambiente - Publicado o 12-09-2010 00:04
# Ligazón permanente a este artigo
Chuza! Meneame
Deixa o teu comentario
Nome:
Correo electrónico: (Non aparecerá publicado)
URL: (Debe comezar por http://)
Comentario:
© by Abertal

Warning: Unknown: Your script possibly relies on a session side-effect which existed until PHP 4.2.3. Please be advised that the session extension does not consider global variables as a source of data, unless register_globals is enabled. You can disable this functionality and this warning by setting session.bug_compat_42 or session.bug_compat_warn to off, respectively in Unknown on line 0