A. C. Irmáns Suárez Picallo - Sada


Este blogue nace co obxecto de difundir a actividade da A. C. Irmáns Suárez Picallo, así como de recuperar e por a disposición do público diversos materiais de interese sobre o noso pasado,ao tempo que damos a coñecer os artigos escritos por Ramón Suárez Picallo e outros autores sadenses.
Estruturamos o blogue en varias seccións, nas que terán cabida noticias de actualidade sobre as nosas actuacións, artigos, textos históricos, fotografías...


Visitas (desde o 05/08/2010)





Únete a nós!
comisionsuarezpicallo@gmail.com
 CATEGORÍAS
 GALERÍAS FOTOGRÁFICAS
 RECOMENDADOS
 BUSCADOR
 BUSCAR BLOGUES GALEGOS
 ARQUIVO
 ANTERIORES
 DESTACADOS

GERARDO SEGUEL

27 de junio del 50
La Feria del Mundo
Por Pick?Up (Ramón Suárez Picallo)

EVOCACIÓN Y RECUERDO DE GERARDO SEGUEL


Víctima de un absurdo accidente del tránsito, ha muerto en forma violenta el escritor, poeta, profesor y ensayista chileno, Gerardo Seguel. Sus restos recibirán sepultura en el día de hoy, en un ambiente de hondo sentimiento entre los intelectuales de su patria, vinculados a las grandes inquietudes y problemas de nuestros días, a los cuales el ilustre muerto había rendido lo mejor de su vida, de su obra y de su pensamiento.


RECUERDO

Conocimos a Gerardo Seguel en Madrid, en el patio castellano del café ?La Granja del Henar?, situado en la calle de Alcalá, corrían los años 1931 y 1932, cuando Madrid era un centro de atracción magnética de los espíritus más inquietos de Hispanoamérica. Seguel hacía tertulias con Blanco Fonbona, de Venezuela; con Luis Martín Guzmán, de México; con el argentino Alberto Ghiraldo, con un grupo de cubanos antimachadistas y con los españoles que ya habían hecho viajes por estas Américas. Era entonces, Gerardo, él más joven de los contertulios; el más original en sus ideas, y también el más pobre de todos. Y muchos amigos suyos que le tomamos gran afecto teníamos que dar cincuenta vueltas y otros tantos circunloquios para que el joven intelectual chileno, con su buena parte de araucano, nos aceptase alguno que otro convite para comer con pan y manteles. En cambio, aceptaba sin vacilar la invitación al paseo por el Prado Recoletos y la Castellana hasta llegar al Museo de Ciencias Naturales, bajo cuyos pinos centenarios, solía encontrarnos a la salida del sol.

Seguel hablaba entonces, de su Patria; evocaba los paisajes maravillosos del sur y glosaba con gracia exquisita capítulos históricos de la Araucanía. Y recordamos haber oído de sus labios la primera versión comentada de ?Cautiverio Feliz? y una interpretación de la ?Araucana? a cuyo autor consideraba Seguel, el primer poeta nacional de Chile. Ya era, entonces maestro de escuela, traducía admirablemente del idioma portugués y tenía un trabajo original delicioso titulado ?Folklore y Pedagogía?.

Al promulgarse la constitución española que concedía en su artículo 23 iguales derechos a españoles e hispanoamericanos. Seguel entro a trabajar en el Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes, como profesor de dibujo, en calidad de seleccionador de temas plásticos. Fue la primera vez que Caupolicán, Lautaro, Fresia y otros personajes de la legendaria Araucanía, sirvieron de tema a los escolares españoles en figuras y textos perfectos. Un día cualquiera, Seguel misterioso y silenciosamente salió de España y volvió a Chile, donde lo encontraron diez años después en un famoso parque de Viña del Mar, acompañado de su esposa, también distinguida educadora. Reanudamos las viejas charlas y nos mostró magníficos trabajos suyos, reivindicando la vida natural de la Colonia en Chile a través de las excelsas figuras que la ilustraron poetas, cronistas, marinos y magistrados, y alguno que otro bandido de gran envergadura.

Seguel, a pesar de su filiación política e ideológica, sentía a Chile en la carne de su corazón, su internacionalismo arrancaba de dos puntos que él señalaba clara y rotundamente: la cultura española entroncada e injertada en la raza aborígen como fondo de una modalidad espiritual en la que cifraba grandes esperanzas para el futuro de su Patria.


EL INTELECTUAL

Era Gerardo Seguel un intelectual por excelencia, presencia y potencia. No era un poeta ni un escritor de los que se llaman ?brillantes?; era en cambio, un investigador perfecto, acucioso y acuciado, capaz de detenerse en detalles en los que nadie había reparado. En opúsculos critico-biográficos, en ensayos publicados en magazines muy prestigiosos, en revistas de educación de Europa y de América, se había revelado como un maestro de primera jerarquía. Todo lo cual iba acompañado de una ancha generosidad espiritual e intelectual consagrada a buscar en su prójimo las virtudes, pasando por encima de los defectos inherentes a toda condición humana.

Muere Gerardo Seguel en su plenitud física y mental, a los cuarenta y ocho años de edad; tenía en carpeta, para publicar un libro de ?Evocaciones y recuerdos de España?. Federico García Lorca, Manuel Altolaguirre, Juan Ramón, Machado y Rafael Alberti, poetas; Bagaria y Castelao, dibujantes y amigos suyos, figuran en el primer plano del original; así como maestros, profesores y sociólogos, unos enterrados y desenterrados otros. La edición queda interrumpida por su muerte, así como el viaje que él proyectaba repetir a modo de confirmación de afectos y de emociones.

Mientras tanto, quienes le hemos conocido y estimado allá y aquí consternados por la brusca partida hacia el otro e impensado viaje sin retorno, lo recordamos y evocamos, con una conmovida oración sin palabras.
Algún poema de Gerardo Seguel
Gerardo Seguel
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Persoeiros (intelectuais) - Publicado o 27-06-2010 09:53
# Ligazón permanente a este artigo
Chuza! Meneame
Deixa o teu comentario
Nome:
Correo electrónico: (Non aparecerá publicado)
URL: (Debe comezar por http://)
Comentario:
© by Abertal

Warning: Unknown: Your script possibly relies on a session side-effect which existed until PHP 4.2.3. Please be advised that the session extension does not consider global variables as a source of data, unless register_globals is enabled. You can disable this functionality and this warning by setting session.bug_compat_42 or session.bug_compat_warn to off, respectively in Unknown on line 0