A. C. Irmáns Suárez Picallo - Sada


Este blogue nace co obxecto de difundir a actividade da A. C. Irmáns Suárez Picallo, así como de recuperar e por a disposición do público diversos materiais de interese sobre o noso pasado,ao tempo que damos a coñecer os artigos escritos por Ramón Suárez Picallo e outros autores sadenses.
Estruturamos o blogue en varias seccións, nas que terán cabida noticias de actualidade sobre as nosas actuacións, artigos, textos históricos, fotografías...


Visitas (desde o 05/08/2010)





Únete a nós!
comisionsuarezpicallo@gmail.com
 CATEGORÍAS
 GALERÍAS FOTOGRÁFICAS
 RECOMENDADOS
 BUSCADOR
 BUSCAR BLOGUES GALEGOS
 ARQUIVO
 ANTERIORES
 DESTACADOS

ESPAÑA VISTA POR MADARIAGA
RSP comenta un artigo de Salvador de Madariaga e publicado en Chile sobre a evolución de España. Despois de falar do autor,mostra certa disconformidade coas teorías que sobre España defende Madariaga..
.

22 de mayo de 1944

ESPAÑA VISTA DESDE LONDRES POR SALVADOR DE MADARIAGA

Por Ramón Suárez Picallo

?El Mercurio?, de Santiago de Chile, publicó días pasados, un artículo muy interesante de don Salvador de Madariaga titulado ?Las fases de la evolución de España?, firmado en Londres en el corriente mes de mayo. El ilustre escritor gallego, antiguo alto funcionario de la Sociedad de Naciones, doctor y profesor de varias Universidades europeas, viajero por todo el mundo, ex diputado por A Coruña a las Cortes Constituyentes de la República, y ex Ministro en un Gobierno de ella, en calidad de técnico, tiene la virtud de suscitar el comentario apasionado cada vez que habla de España.

Desde su libro, ?Ingleses, franceses y españoles?, hasta sus últimos trabajos históricos, sobre el Descubrimiento, la Conquista y la Colonización de América, son verdaderas maravillas de elegancia, de agudeza y de sabiduría. Porque don Salvador es hoy uno de los más finos catadores del espíritu español a través del tiempo y del espacio, y uno de sus más deliciosos divulgadores. Menos cuando habla de política, en cuyo caso la universalidad de su cultura y su índole de ?espectador desapasionado?, lo apartan de la ?realidad apasionada? de su Patria.

Él nació en Galicia, en la calle del Orzán, de A Coruña, que según un viejo mapa, ?colinda al norte con Inglaterra mar por medio?. Salió por el mundo adelante, y se hizo un ?hombre del mundo?. De su tierra natal, conserva el sentido crítico, el humor, la agudeza mental, y el acento lingüístico, pues don Salvador, que habla con perfección impecable casi todas las lenguas europeas, habla un castellano empapado en un fuerte acento gallego. Sus oyentes de la B. B. C., de la que es comentarista, no nos desmentirán a este respecto.

Vivió poco en España en los últimos tiempos. Apenas el período fugaz de su diputación a Cortes, y su paso por el Ministerio de Lerroux; todo ello de 1931 a 1935. Al estallar la guerra, estaba fuera, y no retornó al territorio nacional desde entonces. Proclamó a la sazón su postura, de ?ni con unos ni con otros?; ?Una tercera España?. Terminada la guerra publicó un libro titulado ?España? (Ensayo de historia contemporánea), que fue ardientemente combatido en el uno y en el otro bando, porque en él combate a los dos, con la misma fría ?objetividad desapasionada?, de un inglés que mira a España desde Londres, con las brumas delante de los ojos. Censura la insurrección militar contra el poder legítimo de la República, y a renglón seguido censura ese mismo poder legítimo, por haberse defendido, con las armas en la mano, de la agresión armada, de que fuera víctima. Si la República no se hubiese defendido ?dice? no hubiera habido guerra civil, ni intervención extranjera, y la Dictadura habría caído ?normalmente? como habían caídos otras, ahorrándole a España millones de víctimas y evitándole caer en la esfera totalitaria.

La peregrina teoría, sostenida por un hombre del talento de Madariaga, sólo puede provenir de su desconocimiento de la profundidad y extensión de la crisis española de 1936; para él, jurista eminente, miembro de la Sociedad de Naciones, admirador de Inglaterra y de su sistema político, barajador de grandes teorías abstractas, no cuenta el hecho de que el advenimiento de la República Española era algo más que un cambio de hombres y de instituciones políticas y jurídicas; era una revolución social, nacional y popular, gestada a lo largo de siglos. Por eso, tanto el bando derrotado como el triunfante, no tienen nada que ver con los últimos siglos de la vida política española. En España las cosas no se doblan; se rompen. Y después que se rompen, es muy difícil ligar sus pedazos. Y el señor de Madariaga quiere emprender la ?religazón? de los pedazos rotos.
¿QUIÉN? ¿A DÓNDE? ¿POR DÓNDE? ¿CÓMO?

En su artículo referido, formula él, las preguntas del acápite, refiriéndose al ?ir?, a la marcha de España:

?España es la comunidad de sus 25 millones de almas, blanca, roja, azul, negra y de todos los colores, que debe ir hacia sí misma, hacia su ser tradicional.? ¿Por dónde va? Por muy mal camino, asegura. Por camino trabucado de su objetivo. Va muy mal y no llegará, por él a ninguna parte buena. Señala él, otro camino que supone el de la evolución pacífica, hacia la reconstrucción espiritual y nacional. De ese camino descubre dos etapas:

Una dictadura militar.
Su desembocadura en una restauración monárquica.
Sobre la primera, dice el señor De Madariaga:

?Esta dictadura militar se distinguirá de la actual en sus principios, en su personal y en su política. En sus principios, porque al combatir a la Falange lo haría tomando una ideología contraria. La Falange es totalitaria; es decir, considera la dictadura como beneficiosa en sí, permanente y normal. La dictadura militar sería un régimen de excepción, causado por las circunstancias y explícitamente transitorio. En su personal, porque desde el general Franco, falangista número 1, para abajo, habría que eliminar a toda la Falange del Poder. Sólo así conseguiría la dictadura militar hacer obra fecunda e inspirar confianza.?

?En cuanto a política, porque la dictadura militar tendría por principal objetivo reabsorber a los perseguidos que hoy padecen destierro o concentración; amnistiar, liquidar la guerra civil, calmar las pasiones y las venganzas; en una palabra, dirigir la convalecencia de una nación todavía enferma y prepararle para una nueva etapa de libertad.?

?Esta dictadura sería desempeñada por un ?general liberal?, con la colaboración de los demás españoles, quienes deben ?agregó? facilitar y no dificultar la evolución. Si queremos, y todos debemos querer, que se vaya lo de hoy y comience una evolución hacia una España libre y pacífica, la primera etapa tiene que ser un general liberal. Pero entonces, aceptamos que la segunda etapa pudiera ser la monarquía.?

?¿Por qué? Pues muy sencillo, porque es la fase natural siguiente. Porque si le pedimos al generalato que eche a los de ahora, no es razonable pedirle también que traiga a la República. Porque hemos entrado en una vía de evolución, a sabiendas, con los ojos abiertos, y sabiendo lo que hacíamos; y porque por lo tanto, tenemos que amoldarnos a la ley natural, de toda evolución, que es ser evolutiva.?

?Aceptamos pues, la posibilidad de la monarquía como la segunda etapa probable de la evolución que puede salvar a España, y estudiemos las consecuencias de nuestra decisión.?


¿Y DESPUÉS?

No alude el autor a una posible tercera etapa; pero parece desprenderse de su tesis evolutiva, que el ?camino? seguiría hacia la República. Eso piensan, por lo menos, quienes lo conocieron republicano y demócrata, y quienes lo habían señalado como una ?reserva?, para el caso de instaurar en España una República moderada, si no cuaja -como quieren ciertas Chancillerías- una solución monárquica. Porque él, en su calidad de ?técnico puro?, serviría igual a uno o a otro régimen.

Como se ve, el ilustre escritor, desde Londres ?el punto de referencia es muy importante? tiene la solución del grave problema de España; una solución ordenadita y por sus pasos contados, estrictamente a la inglesa. Su artículo, ni que decir tiene, fue comentadísimo. La conclusión fue casi unánime: ¡Lástima de final! Y lástima también, que en el plan se prescinda de un elemento que tiene algo que decir sobre el asunto, porque le va mucho en la jugada: el pueblo español, con el que no cuenta don Salvador. ¿Y ese generalazo ?liberal?, encargado de ponerlo todo patas arriba. ¿Dónde estaría? ¿Y ese régimen de libertad con un rey a la cabeza, que vistió la camisa de falangista número 2? ¿Y el millón y medio de muertos para ?volver a la antigua?? ¿Y los elementos monárquicos, que levantaron lo de hoy y son de ellos responsables? ¿Y la voluntad de España, libremente expresada?

¡Señor, y cómo impiden ver la realidad española las brumas de Londres, las ?brétemas? atlánticas, aún a quienes, como Madariaga, nacieron entre ellas, frente al Orzán! Por fortuna esa misma realidad, ha de ser vista también, y en su día, desde Madrid, París, y varios otros puntos de América y de Europa, con mayor claridad, sin nieblas, ni brétemas delante de los ojos.


(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile o 22 de maio de ... 1944)
Salvador de Madariaga
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Persoeiros (intelectuais) - Publicado o 22-05-2010 01:52
# Ligazón permanente a este artigo
Chuza! Meneame
Deixa o teu comentario
Nome:
Correo electrónico: (Non aparecerá publicado)
URL: (Debe comezar por http://)
Comentario:
© by Abertal

Warning: Unknown: Your script possibly relies on a session side-effect which existed until PHP 4.2.3. Please be advised that the session extension does not consider global variables as a source of data, unless register_globals is enabled. You can disable this functionality and this warning by setting session.bug_compat_42 or session.bug_compat_warn to off, respectively in Unknown on line 0