A. C. Irmáns Suárez Picallo - Sada


Este blogue nace co obxecto de difundir a actividade da A. C. Irmáns Suárez Picallo, así como de recuperar e por a disposición do público diversos materiais de interese sobre o noso pasado,ao tempo que damos a coñecer os artigos escritos por Ramón Suárez Picallo e outros autores sadenses.
Estruturamos o blogue en varias seccións, nas que terán cabida noticias de actualidade sobre as nosas actuacións, artigos, textos históricos, fotografías...


Visitas (desde o 05/08/2010)





Únete a nós!
comisionsuarezpicallo@gmail.com
 CATEGORÍAS
 GALERÍAS FOTOGRÁFICAS
 RECOMENDADOS
 BUSCADOR
 BUSCAR BLOGUES GALEGOS
 ARQUIVO
 ANTERIORES
 DESTACADOS

ÓPERA MARINA

Neste artigo, RSP comenta as emocións que están a sentir os españois ao escoitar e ver a representación operística (non zarzuela )de Marina. Sobor de todo a famosa estrofa do brindis de "a beber,a beber y ahogar el grito del dolor..." cantada en tódolos rincóns de España (e que se pode escoitar pinchando no link inicado ao pé). E como xa é costume comenta unha anéctoda que lle ocurriu en Barcelona con esta representación...


29 de marzo de 1944

VIENDO MARINA; EVOCACIONES Y RECUERDOS


Por Ramón Suárez Picallo

Acabamos de ver, en el Teatro Municipal de Santiago, de bote a bote, una representación de ?Marina?, en su versión operística. Decimos en su versión operística, porque, como sabe todo el mundo, hay dos versiones de la bella obra de Arte: una como ópera ?la que acabamos de ver? y otra como zarzuela, en dos actos, adaptada en tal carácter, si no nos equivocamos, por su propio autor. -Digamos de paso que la adaptación zarzuelera es mucho más conocida, entre los españoles, que la versión primera, dada como ópera, aún siendo ésta una verdadera joya del arte lírico español-. Tanto como un acontecimiento artístico -que lo fueron ciertamente- las representaciones de ?Marina?, en el gran Coliseo santiaguino, ha sido un acontecimiento evocador de viejos tiempos, especialmente para los españoles y para los chilenos espiritualmente vinculados al espíritu de España. Allí estaban efectivamente, las noches del sábado y del domingo, viejos y nuevos residentes, del uno y del otro lado, con el alma predispuesta para evocar los tiempos en que ?Marina?, representada en todos los teatros de España y de la América de origen español, venía a demostrar que en la Patria Madre, se hacía de todo; hasta ópera de la mejor factura, cuando el ?Brindis?, el famoso coro de los borrachos, se cantaba en Huelva y en Málaga, en Cádiz, en Bilbao y en A Coruña, en Buenos Aires y en Punta Arenas, por los hombres de mar, españoles y americanos, después que el vino y el ron hacían de las suyas subidos a las cabezas.

Los navarros, para tributarle a Arrieta, su paisano y paisano también, de Gayarne y de Sarasate, el homenaje devoto de la paisanía ; los catalanes, para evocar las lejanas ?playas de Llorens en su hermosa Costa Brava, frente a la Bahía de Rosas -escenario de Marina- y ver a Roque, el Contramaestre, tocado, con sus hombres, con la roja ?barretina?, bebiendo en porrón a la catalana, el buen vino de Alella; y los gallegos y los vascos, los valencianos y los andaluces, los castellanos y los asturianos, para rendir tributo a una de las partituras más populares de la música peninsular; y, también, una de las más universales y queridas de los artistas y de los espectadores. No salieron defraudados porque las representaciones a que nos referimos, fueron altamente decorosas y, en algunos aspectos, casi perfectas. Y ello es mucho decir tratándose de ?Marina?. En efecto, ?Marina? ópera, fue representada en todos los grandes teatros del idioma, por artistas insignes, alternando con lo mejor del arte lírico universal, en las grandes plazas de toros e incluso tuvo representaciones famosas al aire libre, en su propio escenario natural, en Rosas, en la costa catalana.

?Marina?, de Arrieta; ?La Dolores?, de Bretón; ?Maruxa? de Vives; ?Los Pirineos?, de Pedrell, y ?Amaya?, de Guridi, fueron durante largo tiempo, obras representativas de la ópera española, de representación casi obligada por las compañías del género que actuaban en España y en la América Española. Habíamos escuchado a ?Marina?, la última vez en el gran Coliseo de Barcelona, en plena guerra civil, por uno de los mejores conjuntos líricos del género, que actuó en los últimos 20 años. A raíz del asedio de Madrid y de su evacuación, hallábanse en la ciudad condal casi todos los artistas líricos de la capital de España, además de los de Barcelona, que eran muchos y muy buenos. El Gobierno republicano los agrupó a todos, y bajo la amenaza de los bombardeos aéreos patrocinó una gran temporada en las que fueron representadas las obras maestras del género, entre ellas, naturalmente, ?Marina?. El éxito fue tan rotundo, que a pesar de hallarse situado el teatro en la zona más atacada por los aviones alemanes e italianos, se agotaban las entradas desde la víspera de las respectivas representaciones. Antes la habíamos escuchado varias veces en Buenos Aires, cantando los principales roles protagónicos Ángeles Nieto e Hipólito Lázaro y por otros conjuntos de primer orden.

Pues bien, digamos, a manera de estímulo para el conjunto que está actuando en el Municipal de Santiago, que a partir de los coros y la orquesta -algo flojos por la escasez de sus elementos, más que por imperfección- las representaciones que acabamos de ver, podrían alternar, sin avergonzarse, con las del gran teatro barcelonés.

Los artistas que tuvieron a su cargo los cuatro roles principales -Merceditas Arce en ?Marina?, Faustino Arregui en Jorge, Pablo Hertzog en ?Roque? y Joaquín en el ?Pascual?- acreditaron a cabalidad el remoquete con que se los presentaba en el programa, llamándoles ?El cuarteto de la Voz de Oro?; individualmente y de conjunto rayaron a gran altura, y recogieron aplausos y fervorosos comentarios de elogio.

Y ahora unas palabras para rectificar una injusticia y completar este recuerdo de ?Marina?. En el programa del sábado no figuraba el nombre del autor del libreto, y que tiene en las letras españolas de fin de siglo su buen lugarcito; Don Francisco Camprodón, autor, también, entre otras muchas cosas, de aquellas deliciosas cursilerías románticas, -¡hay que reivindicar lo cursi cuando lo cursi es bello!- que embobaron a nuestras mamás y que se llamaban ?Flor de un día? y ?Espinas de una Flor?. Los libretos de las zarzuelas grandes y de las óperas españolas, salvando algunas excepciones, suelen ser malejos . Este Camprodón es uno de los mejores y tiene, en la inspiración de ?Marina? un excelente aporte poético.

Por lo demás, vaya un aplauso, de gratitud y de estímulo a los organizadores y realizadores de estos espectáculos, que ponen en medio de un ambiente de inquietud y de angustia colectivas, una nota de gracia lírica popular, espiritual y amable.
Selección de Marina, por Alfredo Krausl
"A beber"
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Música - Publicado o 29-03-2010 01:20
# Ligazón permanente a este artigo
Chuza! Meneame
Deixa o teu comentario
Nome:
Correo electrónico: (Non aparecerá publicado)
URL: (Debe comezar por http://)
Comentario:
© by Abertal

Warning: Unknown: Your script possibly relies on a session side-effect which existed until PHP 4.2.3. Please be advised that the session extension does not consider global variables as a source of data, unless register_globals is enabled. You can disable this functionality and this warning by setting session.bug_compat_42 or session.bug_compat_warn to off, respectively in Unknown on line 0