A. C. Irmáns Suárez Picallo - Sada


Este blogue nace co obxecto de difundir a actividade da A. C. Irmáns Suárez Picallo, así como de recuperar e por a disposición do público diversos materiais de interese sobre o noso pasado,ao tempo que damos a coñecer os artigos escritos por Ramón Suárez Picallo e outros autores sadenses.
Estruturamos o blogue en varias seccións, nas que terán cabida noticias de actualidade sobre as nosas actuacións, artigos, textos históricos, fotografías...


Visitas (desde o 05/08/2010)





Únete a nós!
comisionsuarezpicallo@gmail.com
 CATEGORÍAS
 GALERÍAS FOTOGRÁFICAS
 RECOMENDADOS
 BUSCADOR
 BUSCAR BLOGUES GALEGOS
 ARQUIVO
 ANTERIORES
 DESTACADOS

AS SOCIEDADES GALEGAS NA EMIGRACIÓN EN 1925. Suárez Picallo sindicalista na Arxentina (7)
RSP, importante lider sindicalista na Arxentina, xa con trinta anos nas costas e curtido tras doce como emigrante, entra en contacto coa colectividade galega e observa e critica duramente o funcionamento das sociedades e aos seus dirixentes pola maneira de actuar e o seu escaso compromiso. Sí, hai loanzas a "Federación de Sociedades Gallegas Agrarias y Culturales en virtud de haber vislumbrado en ella, desde su iniciación, un deseo vehemente de dar a las actividades de los gallegos emigrados nuevas orientaciones, en consonancia con la hora histórica de la Humanidad, que se debate en los dolores angustiosos, precursores de un parto social, de un nuevo mundo de amor en la paz y en el trabajo..."
Nestes anos, por medio de Céltiga, El Despertar Gallego e El Correo de Galicia iníciase o seu achegamento e compromiso co mundo da emigración e con Galicia como teremos ocasión de ver ao longo dos seus escritos...
Tal día como hoxe,15 de febreiro,...de 1917, temos constancia do primeiro artigo coñecido e publicado por RSP na Arxentina e do que incluimos o enlace ao pé.



15 de febrero de 1925

IMPRESIONES
(1)

Por RAMÓN SUÁREZ

Confieso antes de nada, que he tenido siempre un concepto pobrísimo de las sociedades regionales existentes en Buenos Aires. La carencia de una orientación ideológica que permite hacer muy buenas migas a un monárquico carlista con un republicano socialista; la indiferencia suicida de nuestras sociedades frente a problemas que atañen a la libertad y al derecho de la patria lejana; esa máscara hipócrita de ?prescindencia? en materia política y social, bajo la cual se oculta siempre el espíritu conformista con todo lo existente, por detestable que sea; el patrioterismo morboso de muchos caciques de la colectividad, enriquecidos a fuerza de explotar compatriotas, cuando no a costa de procedimientos aun más indecorosos, que ha llevado a muchas instituciones a aplaudir todo lo nuestro sin combatir lo malo que en lo nuestro hay; y por último, esa manía del exhibicionismo, tan arraigada en nuestra colectividad, que un presidente o un secretario de sociedad española, constituye todo un modelo de hombre vacuo, amanerado, ñoño y ridículo que se cuadra ante el espejo una hora para ensayar la manera más prosopopéyica de decir en la reunión o en la fiesta de la noche la más insulsa tontería con pretensión de sentencia salomónica. Tales características, peculiarísimas en los taberneros enriquecidos y en los horteros habilitados, convertidos en hombres ilustres, en su calidad de dirigentes de la colectividad, me hicieron mirar, si no con antipatía, por lo menos con indiferencia a la mayoría de nuestras sociedades regionales. A mi entender constituyen la negación más absoluta de la recia estirpe de los hijos de Breogán, cantada en versos plenos de virilidad por los excelsos Curros y Pondal.(2)
Excuso decir que tal concepto no reza para con las sociedades regionales, que con todo entusiasmo, con esfuerzos dignos de todo elogio, mantienen en el curruncho que vio nacer a sus asociados, esos simpáticos templos de cultura que se llaman escuelas laicas, máxime si en ellos, además de no enseñarles a los niños los dogmas religiosos, se les inculca valor cívico, altivez ciudadana y un sentimiento permanente de amor a la libertad y a la justicia social. Ni reza tampoco con las sociedades consagradas a la emancipación de nuestro noble y maltrecho labrador, víctima del cacique, del foro y de la curia, después de luchar afanoso un año y otro año, queda siempre como decía Curros,

Sin pan pros seus fillos
Nin grau pra semente

Esas sociedades que abren sus fiestas a los acordes vibrantes de ?La Internacional? o de ?Hijos del Pueblo?, en vez de hacerlo con un pasodoble torero o con un shimmy epiléptico, mereciéronme siempre el más alto aprecio y la simpatía más decidida.
Es por ello que he seguido con vivísimo interés la labor de la Federación de Sociedades Gallegas Agrarias y Culturales en virtud de haber vislumbrado en ella, desde su iniciación,(3)un deseo vehemente de dar a las actividades de los gallegos emigrados nuevas orientaciones, en consonancia con la hora histórica de la Humanidad, que se debate en los dolores angustiosos, precursores de un parto social, de un nuevo mundo de amor en la paz y en el trabajo. Y aquel interés convirtióse en simpatía ?y aun en admiración? al conocer los resultados de su último Congreso y las soluciones, por él propuestas a los trascendentales problemas relacionados con la vida del pueblo gallego que trabaja y que sufre hambre y sed de justicia y de bienestar.
Creo que ha llegado la hora de las definiciones terminantes. Socialmente, los indefinidos, los términos medios, representan el mismo papel y producen la misma impresión que en el orden individual, esos raros ejemplares que, por una aberración de la Naturaleza, no tienen sexo definido, no pertenecen a ninguno de los dos en que está dividida la especie humana, es decir, que ni son hombres ni mujeres.
En este sentido, la Federación ha definido perfectamente su posición. En la contienda secular que se desarrolla entre los que oprimen y los que son oprimidos, está al lado de los últimos; y en la actualidad es la única entidad representativa de los emigrados gallegos que, de paso que ganan el sustento con el sudor de su frente, aportan su esfuerzo generoso y desinteresado al bienestar moral, intelectual y material de los seres queridos y al engrandecimiento de la colectividad, con que se compartieron las alegrías y las angustias de la infancia y del destierro.
De una visita que accidentalmente hiciera a su local social, he recogido la impresión de que es lo único, dentro de la colectividad, que vive, que se mueve, que se agita, al impulso de ideales.
Aquí una discusión vehemente, entusiasta, acerca de la mejor manera de arrojar a puntapiés el gobierno tiránico que ultraja a España; acullá una numerosa asamblea, donde se estudia el destino más inmediatamente, necesario, a los cuartejos reunidos a costa de muchos sacrificios; en el otro lado una comisión ensimismada en el examen de los documentos, donde constan los gastos de la escuela, clavados como una paloma blanca, o como una antorcha luminosa en medio del valle donde se cazaron grillos y se cogieron flores. Por todos lados hombres de trabajo que roban horas al descanso, confundidos en fraternal consorcio y en común esfuerzo, por un noble y generoso ideal de libertad.
Miré por todos lados y no vi ninguno de esos ejemplares odiosos de cacique, que con su enhiesto bigote untado de cosmético esperan la llegada del fotógrafo, anhelantes de que sus hueras humanidades figuren al otro día en los ?papeles?.
Y salí del local contentísimo, con ganas de gritar el verso de Pondal:

A lus virá para a Caduca Iberia
dos fillos de Breogán.



(Artigo recopilado por Hernán Díaz e publicado no xornal, El Despertar Gallego, o día 15 de febreiro de ... 1925)



1. El Despertar Gallego, año IV, n° 46, 15 de febrero de 1925, pg. 2.
2. Manuel Curros Enríquez (1851-1908), poeta gallego nacido en Celanova, Orense. Su poesía tiene un estilo combativo y expresa sus ideas renovadoras y liberales. El socialismo español, particularmente en la emigración, lo prefería al tono doloroso y dulce de Rosalía de Castro. Suárez Picallo le dedica un texto, incluido en este volumen. Eduardo Pondal (1835-1917), poeta central del regionalismo, autor de Queixumes dos pinos, cuyo poema ?Os pinos? conforma la letra del himno gallego.
3. La Federación de Sociedades Gallegas se había constituido en septiembre de 1921, aunque sus primeras formas organizativas se remontan a un año antes. El periódico El Despertar Gallego sale a la calle en enero de 1922.

Primeiro artigo de Ramón Suárez Picallo na Arxentina
Comentarios (0) - Categoría: Textos históricos - Publicado o 15-02-2010 00:56
# Ligazón permanente a este artigo
Chuza! Meneame
Deixa o teu comentario
Nome:
Correo electrónico: (Non aparecerá publicado)
URL: (Debe comezar por http://)
Comentario:
© by Abertal

Warning: Unknown: Your script possibly relies on a session side-effect which existed until PHP 4.2.3. Please be advised that the session extension does not consider global variables as a source of data, unless register_globals is enabled. You can disable this functionality and this warning by setting session.bug_compat_42 or session.bug_compat_warn to off, respectively in Unknown on line 0