A. C. Irmáns Suárez Picallo - Sada


Este blogue nace co obxecto de difundir a actividade da A. C. Irmáns Suárez Picallo, así como de recuperar e por a disposición do público diversos materiais de interese sobre o noso pasado,ao tempo que damos a coñecer os artigos escritos por Ramón Suárez Picallo e outros autores sadenses.
Estruturamos o blogue en varias seccións, nas que terán cabida noticias de actualidade sobre as nosas actuacións, artigos, textos históricos, fotografías...


Visitas (desde o 05/08/2010)





Únete a nós!
comisionsuarezpicallo@gmail.com
 CATEGORÍAS
 GALERÍAS FOTOGRÁFICAS
 RECOMENDADOS
 BUSCADOR
 BUSCAR BLOGUES GALEGOS
 ARQUIVO
 ANTERIORES
 DESTACADOS

BOMBARDEO DE ROMA EN 1943
El 19 de Julio de 1943, 662 bombarderos americanos escoltados por 262 cazas demolieron todo un barrio de una ciudad indefensa de Italia arrojando sobre ella 1060 toneladas de bombas, dejando 3000 muertos y 11 000 heridos entre la población civil. Se trataba de la ciudad del Papa, Roma.
Una especie de advertencia a Pio XII, de Franklin Roosvelt -descendiente de sefarditas y hugonotes y miembro temprano de la ?Logia Masónica Jorge Washington'-, ya que la mayor parte de las bombas -y donde se produjeron la mitad de las muertes- impactaron en Campo Verano, el barrio dominado por la preciosísima Basílica patriarcal de San Lorenzo Extramuros , la que custodia las reliquias del santo y que fue prácticamente arrasada. Allí también se guardaban los despojos de los papas san Zósimo , san Sixto III, san Hilario , Dámaso II y el beato Pio IX. Aunque Roma fue declarada ciudad abierta, hasta el fin de la guerra sufrió 51 bombardeos más.


20 de julio de 1943

BOMBARDEO DE ROMA


Por Ramón Suárez Picallo

Ha sucedido lo que, de antemano, estaba previsto y anunciado reiteradamente: Fue bombardeada, desde el aire, la ciudad de Roma. El gobierno fascista del Duce, confiaba en que el hecho no se produjese, y, de ahí, que hiciera de la capital de Italia, un arsenal, un vasto campo de entrenamiento de soldados y un centro bélico de primer orden. Y, naturalmente, -en la guerra sin cuartel- el centro político, espiritual y militar del fascismo italiano, no podría ser una excepción en el plan aliado de aniquilar al totalitarismo en el mundo.

El fascismo, como régimen totalitario, tiene un criterio unilateral para juzgar el espíritu de los demás. Él se cree autorizado para arrasar y destruir bienes ajenos, sin consideración a principios de arte, de civilización, de derecho, de cultura y de humanidad; pero, a la vez, supone que los otros no tienen derecho a cobrarse, en igual moneda, en los bienes y las cosas que están bajo su jurisdicción y custodia.

Al amparo de su audacia, de su superioridad en armamento y de la cobardía del resto del mundo, el fascismo, arrasó Abisinia con bombas de gases asfixiantes: contribuyó a destruir media España, y, sin que nadie lo hubiese llamado, con la semi destrucción del Museo Británico, del Parlamento y de la histórica Catedral de San Pablo. Hubo un momento de la guerra en que creyó que el mundo se había trocado en botín de su socio de Berlín ?en ocasión de la caída de Francia? y quiso poner sus manos pecadoras en los despojos: quiso hacer de buitre, de chacal y de ultimador de agonizantes. Y atacó por la espalda a la Francia en agonía, para cebarse después en el cuerpo de la gran región latina, hermana y amiga de la mejor Italia. Y, declaró, una guerra injusta, inexplicable y ridícula, en la seguridad de llegar a la hora de la mesa puesta para participar en el festín.

Vino después lo que vino, y a la Italia fascista le tocó la peor parte; perdió todo su Imperio Colonial, las islas adyacentes a la Metrópoli, está a punto de ver ocupada toda la rica y hermosa Sicilia, los grandes puertos y las mejores ciudades están bajo los constantes bombardeos; y, ayer, la guerra, que el fascismo declaró, estúpidamente, ha llegado al recinto de la Roma eterna. ¡La guerra aérea, destructora y terrible, que el fascismo había llevado antes ?creyendo que impunemente? a otras tierras, poblados y ciudades! ¡Ahí está, como suprema justificación de lo ocurrido ayer en Roma, el libro de Bruno Mussolini, hijo del Duce, explicando, con delectación insana, y sádico regocijo, como dirigió los bombardeos de las bellas ciudades de España! ¿El atroz ametrallamiento de la carretera de Málaga a Almería, cubierta de fugitivos: la desaparición total de Nules : la fiera matanza de Sabadell. ¡El Palacio del Infantado, el de Liria, el Prado de Madrid, el de ?Dos Aguas? y las maravillas del Donatello en la Catedral gótica de Barcelona! A costa de todo eso escribió Bruno Mussolini su libro de tonos heroicos. ¡Mal podía él suponer que otros aviadores, habrían de poder decir cosas parecidas de sus andanzas en los cielos de Roma, de Nápoles, de Milán, de Turín y de Liorna!

¡Y Guérnica! La hermosa y prócer villa vasca, sede y Santuario de un pueblo admirable, fue bombardeada un día de feria, abarrotada de campesinos que, después de oír misa, se divertían con danzas y juegos de pelotaris. La destrucción de Guérnica, levantó una ola violenta de protestas en todo el mundo civilizado. Y quienes llevaron a cabo la salvajada, la explicaron con los siguientes palabras: ?Grande es, ciertamente, la importancia y significación histórica de Guérnica; pero, era mucho mayor su importancia estratégica; y, en la guerra, sería del género tonto no cumplir objetivos militares por consideraciones de orden sentimental.

El argumento es ?de ellos?. ¡Que conste así! Y como es de ellos, puede, perfectamente, ser valedero para aplicárselo al bombardeo de la capital militar del fascismo.

Y, ahora, digámoslo de una vez: No nos alegra el bombardeo de Roma. Conocemos la Ciudad Eterna y guardamos de ella el recuerdo vivo de inolvidables emociones. Los muros, los monumentos, las piedras y la tierra misma, aparte del inmenso tesoro artístico que en ella se guarda, son páginas indelebles de la Historia de la Civilización. Y sus ciudadanos, hospitalarios, cultos y bondadosos, son, en verdad, dignos de mejor suerte de la que les está reservada. Ínterin no sepan deshacerse de quienes llevaron a Italia al tremendo atolladero en que actualmente se encuentra.

No, nos alegra ningún bombardeo aéreo, ni en la vanguardia combatiente, ni en las ciudades de la retaguardia: pero, tampoco, es cuestión de rasgarse, con gran violencia, las vestiduras. ¡Es la guerra total que los totalitarios inventaron, practicaron y consagraron en las cosas y en la carne viva de los pueblos! ¡Y para la Italia fascista, es la guerra que ella misma declaró, en servicio de una política delirante, sin razones, ni causas valederas!

Nos duele, eso sí, la suerte del admirable pueblo italiano y tenemos fe en que el tremendo sacudón sirva para despertarlo de la trágica pesadilla que el fascismo echó sobre su alma.

(Artigo publicado no xornal La Hora de Santiago de Chile, tal día como hoxe pero de... 1943)
Comentarios (4) - Categoría: RSP-Segunda Guerra Mundial (Italia) - Publicado o 20-07-2014 14:45
# Ligazón permanente a este artigo
Chuza! Meneame
4 Comentario(s)
1 No se si en la época fueron pero los romanos no son ni por asomo hospitalarios, ni cultos ni #blgtk08#bondadosos.. Por el contrario, son ordinarios, mal educados, racitas y nadaaa hospitalarios.
Comentario por Carolina Olarticoechea (19-06-2016 17:15)
2 Vaya texto más manipulador. Los bombardeos de ciudades empezaron mucho antes que el fascismo o el nazismo, entre otros ya fue habitual en la 1GM. Y por supuesto no es verdad que media España fuera bombardeada, ni que arrasaran l#blgtk08#os italianos El Prado ni demás (es cierto que hubo ciudades Españolas bombardeadas, pero por ambos bandos, que se lo pregunten a los de Albacete, Cabra o Cáceres). Lamentable que haya quien siga queriendo manipular la historia.
Comentario por Manuel Pino (16-01-2017 12:08)
3 Hola,el texto está escrito en 1943 en el Jornal La Hora de Santiago de Chile, y es superinteresante leer lo que se percibía de la guerra desde América Latina en ese entonces. No considero que el texto sea manipulador al día de hoy. La hist#blgtk08#ória siempre será contada desde los intéreses de quien la cuente y este texto hace parte de esa história. Revisemos hoy los périodicos locales e imaginemos que pensará quien los lea en 100 años...los medios esos si que nos manipulan ahora.
Comentario por Julia Manguera (29-12-2017 10:30)
4 Creo coincidir en todo lo que respecta a la entrada de Italia en la segunda guerra mundial y a su actuación durante la guerra civil española , aberrante ! .Sin embargo jamás justificaré las políticas aliadas de destrucción . El ataque a civiles con el fin o pretensión de derrocar a un régimen que los tiene sometidos sin ninguna posibilidad cierta de derrocarlo me resulta un acto más inhumano que cualquier justificación de su ejecución . Cuanto mas leo y razono acerca de estas situaciones a lo largo de la segunda guerra , para cualqui#blgtk08#era de los dos bandos , mas me convenzo que no hubieron buenos y malos , sólo malos . Para los ganadores , además de malos , mentirosos imponiendo una falsa historia de defensores de una libertad que no toleraron ni antes ni después . Trágico lo de Roma , como tantas otras tragedias , ni la mejor ni la peor , ni por un bando ni por el otro . A ninguno le daré nunca la razón , porque moralmente , más allá de su propia propaganda que pretende justificarlo , serán siempre tan abominables o más que el otro . Espantoso !! y espantosos !!
Comentario por Fernando Livet (20-06-2019 02:17)
Deixa o teu comentario
Nome:
Correo electrónico: (Non aparecerá publicado)
URL: (Debe comezar por http://)
Comentario:
© by Abertal

Warning: Unknown: Your script possibly relies on a session side-effect which existed until PHP 4.2.3. Please be advised that the session extension does not consider global variables as a source of data, unless register_globals is enabled. You can disable this functionality and this warning by setting session.bug_compat_42 or session.bug_compat_warn to off, respectively in Unknown on line 0