A. C. Irmáns Suárez Picallo - Sada


Este blogue nace co obxecto de difundir a actividade da A. C. Irmáns Suárez Picallo, así como de recuperar e por a disposición do público diversos materiais de interese sobre o noso pasado,ao tempo que damos a coñecer os artigos escritos por Ramón Suárez Picallo e outros autores sadenses.
Estruturamos o blogue en varias seccións, nas que terán cabida noticias de actualidade sobre as nosas actuacións, artigos, textos históricos, fotografías...


Visitas (desde o 05/08/2010)





Únete a nós!
comisionsuarezpicallo@gmail.com
 CATEGORÍAS
 GALERÍAS FOTOGRÁFICAS
 RECOMENDADOS
 BUSCADOR
 BUSCAR BLOGUES GALEGOS
 ARQUIVO
 ANTERIORES
 DESTACADOS

NENOS INDIXENTES
Non é a primeira vez que RSP adica os seus artigos á infancia e o desamparo dos nenos chilenos e as suas vivencias infantís. Velaquí unha mostra...


16 de junio de 1947

EL NIÑO CANTOR


Por Ramón Suárez Picallo

Días pasados a la puerta de un lujoso cinematógrafo de la calle Huérfanos, y a la salida de la sesión especial nos hemos tropezado con la voz desgarrada del niño cantor. Tendría cuando más sus buenos siete años; rubio, bello como un niño?Dios; descalcito de pie y pierna, cubría el resto de sus carnes amoratadas y aterecidas por el frío con unos harapos sucios sin forma alguna de vestimenta conocida.

Centenares de damas y caballeros llevando de la mano a sus criaturas bien vestidas y arropadas, pasaban indiferentes al lado del ruiseñor proletario oyendo su cántico como quien oye llover. Y eso que el niño si no tuviera hambre, si estuviera abrigado y si sintiera sobre su cabeza hirsuta la caricia de una mano maternal cantaría como los propios ángeles, pero su bella voz se quebraba en arrepíos friolentos y en fatiga de desnutrido y más que una canción era la suya una blasfemia contra la fría impiedad de lo humano y de lo divino.

Estuvimos cerca de él hasta que salió la última persona del elegante salón. El niño cantor recibió como premio a su alarde lírico?trágico tres chauchas en total, entre las cuales estaba una nuestra que somos pobres de solemnidad. Y nos pusimos a reflexionar: ¿Cuántas de aquellas personas que pasaron, frías e indiferentes, al lado del tremendo drama infantil, sin dejar en la gorrita del protagonista una moneda o una mirada de piedad, se llaman católicas, bondadosas y cristianas? ¿Cuántas de ellas van el domingo a la misa de doce a darse golpes de pecho pidiendo perdón a Dios por sus pecados? ¿Y cuántas desempeñan cargos públicos, como legisladores, jueces, funcionarios y filántropos oficiales de una democracia popular que pasaron sin dejar su óbolo al niño hambriento?

Conocemos la réplica, el gastado argumento de todos los sórdidos, de todos los tacaños, de todos los guardadores y usufructuarios de riquezas mal habidas; ese niño que pide limosna cantando es víctima de un explotador miserable que hace de su pobreza, de su voz y de su gracia un vil comercio. Esto es relativamente cierto pero ¿quién protege, sostiene y ampara y defiende a ese explotador miserable? ¿Dónde esta a ley y los magistrados que castiguen el vil comercio, con el desamparo y el desvalimiento de los pobres niños?

Mientras los políticos, los legisladores, los filántropos y los sacerdotes de todas las jerarquías y religiones, pasen indiferentes al lado de los niños mendigos que piden limosna cantando en los pórticos o en las laterales de las iglesias, a las salidas de los teatros o durmiendo acurrucados al pie de las estatuas de los padres de la Patria, no tiene derecho a hablar de Democracia, de Cristianismo ni de Derecho porque su indiferencia es complicidad en un horrendo crimen contra el género humano.

PAN, TECHO Y AMOR PARA LOS NIÑOS

Lo hemos dicho otras veces y ?aunque nos duela? lo repetimos hoy: Chile es el país de Sudamérica donde existe mayor indiferencia por la infancia desvalida. Los niños chilenos de origen humilde están absolutamente desamparados. Nunca llegó a ellos ni la sombra de la protección oficial. Las ?colonias? infantiles de los puentes del Mapocho, constituyeron un baldón para la sociedad chilena, para sus autoridades y para sus instituciones benéficas hasta que Polidoro Yáñez recogió a sus habitantes para hacer de ellos ciudadanos útiles. Su esfuerzo individual, en ese sentido, realizado a costa de enormes sacrificios y de duros desencantos, es apenas, una ligera reivindicación del carácter sedicente cristiano de las clases rocas de Chile.

Don Pedro Aguirre Cerda, el inolvidable Presidente y Patriarca, abrió en su día, a los niños pobres de su patria las puertas de la piedad, de la protección y de la misericordia. Él fue el primer jefe de estado que posó sus ojos bondadosos en los chiquillos abandonados de todos, incluso de sus propios Padres, y bajo la advocación de su nombre bendecido, se creó una fundación encargada de ampararlos brindándoles pan, techo y amor.

Bajo el auspicio de su memoria sagrada se inaugurará el día 30 del mes en curso la ?posada del niño?. No será, según se anuncia, ni una cárcel, ni un asilo, ni un correccional. Será un refugio voluntario abierto de par en par, con mesa tendida para matar el hambre, con cama limpia para descansar, con duchas y baños de agua limpia para lavar el cuerpo y con ademán amoroso para suavizar el espíritu. Y tendrán además, los infantiles huéspedes el consejo prudente, la enseñanza moral y la orientación que les muestre el recto camino del trabajo honesto, fecundo y creador, por el que se llega siempre, a las largas o las cortas, a la metas del bien y del progreso individual y colectivo.

No una, sino que cien posadas del niño, deben abrirse en todo Chile, para elevar la condición espiritual y moral de su pueblo. Y para evitar que en los días futuros de la Patria se registren ?como se registran hoy- hechos abominables, crímenes espeluznantes y sórdidos, robos con alevosía y asesinatos cargados de crueldad y de sevicia, deshonrando la crónica de la vida diaria de la república especialmente en sus principales ciudades.

Y es que, como decía un gran criminalista Inglés, ?los hombres son la resultante de cómo fueron los niños de ayer?. De ahí que las naciones más progresivas, más cultas y más civilizadas del mundo, vuelquen sus mejores esfuerzos en cuidar al niño de hoy, con vistas a hacer de él la base del hombre del mañana. Y esto como en muchas otras partes cada cual ?persona, nación o pueblo? tiene siempre, a la hora de la cosecha, el fruto de lo que haya sembrado.

(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile tal día como hoxe pero de... 1947)


Esta páxina que leva xa TRINTA E DOUS meses de andaina na rede, ten publicadas 945 entradas, das que 704 son artigos de Ramón Suárez Picallo.
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Infancia - Publicado o 17-06-2012 18:49
# Ligazón permanente a este artigo
Chuza! Meneame
Deixa o teu comentario
Nome:
Correo electrónico: (Non aparecerá publicado)
URL: (Debe comezar por http://)
Comentario:
© by Abertal

Warning: Unknown: Your script possibly relies on a session side-effect which existed until PHP 4.2.3. Please be advised that the session extension does not consider global variables as a source of data, unless register_globals is enabled. You can disable this functionality and this warning by setting session.bug_compat_42 or session.bug_compat_warn to off, respectively in Unknown on line 0