A. C. Irmáns Suárez Picallo - Sada


Este blogue nace co obxecto de difundir a actividade da A. C. Irmáns Suárez Picallo, así como de recuperar e por a disposición do público diversos materiais de interese sobre o noso pasado,ao tempo que damos a coñecer os artigos escritos por Ramón Suárez Picallo e outros autores sadenses.
Estruturamos o blogue en varias seccións, nas que terán cabida noticias de actualidade sobre as nosas actuacións, artigos, textos históricos, fotografías...


Visitas (desde o 05/08/2010)





Únete a nós!
comisionsuarezpicallo@gmail.com
 CATEGORÍAS
 GALERÍAS FOTOGRÁFICAS
 RECOMENDADOS
 BUSCADOR
 BUSCAR BLOGUES GALEGOS
 ARQUIVO
 ANTERIORES
 DESTACADOS

ALEMANIA 1944: Principio do fin.

Neste artigo RSP lembra os comezos da invasión alemana e -a falta dun ano para que asi fose- anuncia a derrota alemana, como así foi...


11 de mayo de 1944

INVASORES INVADIDOS


Por Ramón Suárez Picallo

Se han confundido ayer, en todo el mundo, los recuerdos de la invasión nazi de Bélgica y de Holanda, con los augurios de su próxima posible ?reinvación? por las tropas aliadas. Los invasores de 1940, serán los invadidos en 1944, crecidos y multiplicados a lo menos por cuatro.

Hay algunas diferencias entre las dos invasiones. Bélgica y Holanda eran naciones pacíficas y neutrales, que habían recibido ?reiteradas seguridades? de Hitler de que su neutralidad sería respetada; ellas habían confiado en la palabra dada, y hasta habían quebrantado normas y tradiciones sagradas de amistad, en beneficio del vecino agresor de otros pueblos; y su confianza llegó incluso a dar hospitalidad a la traición de fuera y de dentro; no les valió: la mañana del 10 de mayo, el poderoso alud de hierro y fuego, seguido de los trabajos de zapa de la quinta columna, arrasó, en pocas horas, con las dos naciones. Fue una traición en toda regla, que, en el primer momento, logró todos los objetivos propuestos; de allí a Dunkerque y a París, fue todo coser y cantar para las poderosas fuerzas del Tercer Reich, dueñas virtuales de todo el continente Europeo. Fueron horas aciagas para las democracias y para los Demócratas; horas sobrecogidas de desesperanza. Las salvó, con su magnífica tozudez, heroica y solitaria entonces, la Gran Bretaña, dirigida por el más grande de sus súbditos, de todos los tiempos: Winston Churchill, ofreciéndole a su pueblo: sangre, sudor y lágrimas.

Han pasado cuatros años y la palabra invasión, sigue ?pendurada? en el aire del mundo, esta vez con distinto significado; esta vez, invasión quiere decir libertad, independencia, ilusión, esperanza. Está anunciada, como tal, a todos los vientos, y no tiene el carácter que tuvo la otra, de atraco con alevosía, nocturnidad, abuso de fuerza y premeditación solapada y silenciosa. Hitler y los suyos, saben a qué atenerse sobre ella, porque es la justa respuesta en una guerra a muerte, que él provocó, creyéndose el amo cruel del mundo: una guerra en que al enemigo se le busca donde esté, para combatirlo y aniquilarlo, con las mismas armas que él utilizó: el aire, el mar, la tierra y hasta los amigos que residen en la tierra invadida y que ayudarán al invasor, esta vez, por altos móviles patrióticos, en vez de hacerlo por la sucia traición pagada de la quinta columna.

Muchas vueltas dieron las tornas en estos cuatro años terribles, poco después de la invasión de Bélgica y Holanda, preludio de la caída vertical de Francia, la propaganda nazi, lanzó al mundo la ?explicación técnica? de su victoria, en películas y reportajes, meticulosamente explicados. Hemos visto algunas aquí, en Santiago de Chile, presentadas ante multitud de espectadores, que decían abrumados: ?esto es invencible?. Lo parecía, en efecto, tal era la perfección sincronizada de la guerra relámpago, sobre la pantalla convertida en mapa de Europa. Frente a aquel mecanismo, pavoroso, por su precisión, su rapidez y su fuerza destructoras, parecía no ser posible ninguna resistencia. El orgullo nazi no conocía límites. ¿El hombre, en su afán de ser libre?, ¿la unión de los pueblos agredidos?, ¿la ira de las gentes de bien, ante las perspectivas de convertir al mundo en una vasta colonia de esclavos del Tercer Reich?

Nada de eso valía un comino, para el orgullo y el deseo alemán de aplastar al mundo. Y los dioses, enloquecieron a los triunfadores de entonces, para perderlos después. Primero la U.RR.SS. y luego Estados Unidos, agredidos y provocados, entraron a la guerra, sumando a la causa democrática un inmenso caudal de voluntad humana y de pertrechos bélicos, que variaron totalmente el curso de los acontecimiento. Con la guerra relámpago, ocurrió con lo del ciclista por la cuesta abajo: que si la bicicleta para, se cae el ciclista y se rompe la crisma. Paró la guerra relámpago nazi y comenzó la de los otros. Los que corrían hacia adelante, corren ahora hacia atrás. El cielo, el mar y la tierra están otra vez cubiertos. y en todos los ámbitos del mundo resuena la palabra: ¡invasión!, ¡invasión!, ¡invasión!

Sólo que ahora, esa palabra, tiene opuesto significado al que tenía hace hoy cuatro años, cuando cayó como una gran desgracia, sobre Bélgica y Holanda. Entonces quería decir opresión, muerte y angustia. Hoy quiere decir, libertad, vida y esperanza, por aquello de que dónde las dan las toman, los invadidos de ayer serán los invasores de hoy, crecidos y multiplicados.

(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile, tal dia como hoxe pero de ... 1944)
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Tal día como hoxe... - Publicado o 11-05-2012 01:15
# Ligazón permanente a este artigo
Chuza! Meneame
Deixa o teu comentario
Nome:
Correo electrónico: (Non aparecerá publicado)
URL: (Debe comezar por http://)
Comentario:
© by Abertal

Warning: Unknown: Your script possibly relies on a session side-effect which existed until PHP 4.2.3. Please be advised that the session extension does not consider global variables as a source of data, unless register_globals is enabled. You can disable this functionality and this warning by setting session.bug_compat_42 or session.bug_compat_warn to off, respectively in Unknown on line 0