A. C. Irmáns Suárez Picallo - Sada


Este blogue nace co obxecto de difundir a actividade da A. C. Irmáns Suárez Picallo, así como de recuperar e por a disposición do público diversos materiais de interese sobre o noso pasado,ao tempo que damos a coñecer os artigos escritos por Ramón Suárez Picallo e outros autores sadenses.
Estruturamos o blogue en varias seccións, nas que terán cabida noticias de actualidade sobre as nosas actuacións, artigos, textos históricos, fotografías...


Visitas (desde o 05/08/2010)





Únete a nós!
comisionsuarezpicallo@gmail.com
 CATEGORÍAS
 GALERÍAS FOTOGRÁFICAS
 RECOMENDADOS
 BUSCADOR
 BUSCAR BLOGUES GALEGOS
 ARQUIVO
 ANTERIORES
 DESTACADOS

OS TOLSTOI
Neste artigo RSP comenta a importancia de León Tolstoi (1828-1910) que tanto influiu en Europa ao tempo que destaca o valores e a peculiaridade ou mística do pobo ruso que puxo freo ao avance de Hitler...


26 de agosto de 1943

LOS TOLSTOY Y LA MÍSTICA SOVIÉTICA


Por Ramón Suárez Picallo

Sergio Lwovich Tolstoy, hijo del glorioso conde-escritor, ha sido condecorado con la Orden de la Bandera Roja, en ocasión de cumplir 80 años de edad y como reconocimiento a los servicios prestados a la cultura, con el estudio, comentario, edición y clasificación de las obras de su ilustre progenitor.

Otro Tolstoy, Aléxis, desempeña un algo cargo en Moscú, en una institución de cultura y de relación, con grande acierte y eficiencia. Por otra parte, la famosa finca paterna ??Tanja?Poliana?? es célebre en el mundo, desde que el gobierno de la U.R.S.S. estableció en ella una especie de República infantil con niños abandonados y recogidos de la calle.

Como se ve, la Unión Soviética, honra en sus cosas y en sus descendientes de la mejor manera, el nombre y la memoria de gran autor de ?Resurrección?, ?La verdadera vida? y otras obras inmortales, que, en su época, influyeron en el pensamiento y en el arte de toda Europa, por su belleza, por su profundidad y por su emoción cristiana, desde Román Rolland y Bernard Shaw a Valle Inclán y Unamuno.

Efectivamente, en la magna órbita de la Literatura rusa pre-revolucionaria ?no superada aún, ni siguiera igualada? la figura de León Tolstoy se alza como una luminaria, por su originalidad y su valentía; y, sobre todo, por su carácter de representativa de la unción místico-religiosa del pueblo ruso. No es cosa de hacer parangones, porque Tolstoy no los admitiría, no de dentro ni de fuera de Rusia. Su originalidad genial, ha consistido, precisamente, en ser admirado y reverenciado, en el mundo entero, con fervor especial, por quienes no compartían su pensamiento y, a la hora de las definiciones, tomaron rumbos distintos, y aún opuestos, a los por él señalados.

Y esa es, a la vez, la estupenda originalidad y la amplitud espiritual, de los sectores de la cultura soviética; jerarquizar, glorificar y reverenciar, a grandes artistas del próximo pasado ruso, ajenos, y, a veces incompatibles, con los principios y con los métodos de su Revolución. El caso de Puschkhin y el de Tolstoy, son, verdaderamente, conmovedores, mirados desde ese punto de vista.

No obstante, la cosa no es tan rara como parece. Y, menos, en estos días victoriosos para la vieja y la nueva Rusia, en cuyas victorias, ha jugado un rol trascendental, la mística insobornable de su pueblo, en función de reserva espiritual impulsora de los más estupendos heroísmos individuales y colectivos. La división de los pueblos en ?lógicos? y ?mágicos? es valedera para encasillar a la U.R.S.S. en este último grupo. Sus enormes progresos materiales, las creaciones de su cultura y, sobre todo, las asombrosas hazañas de sus Ejércitos, tienen, como sedimento vital una fe trascendente, un claro afán de inmortalidad y una emoción, casi mesiánica, por la defensa de un ideal a su juicio redentor del género humano, partiendo de la redención de la propia patria.

La noche, inolvidable, en que los dioses enloquecieron a Hitler, para perderlo, inspirándole su ataque a la U.R.S.S., alguien dijo: ?La guerra ha entrado, hoy, en una nueva fase; dos místicas van a encontrarse en el campo de batalla?. El Fuehrer alemán conocía cuál era la mística del pueblo que él gobernaba; hasta ese momento, era una mística triunfante, aupada por una moral de victoria ilusionada por los laureles de un triunfo final que parecía, entonces, al alcance de la mano; pero, como buen intérprete de los suyos, Hitler no contaba con que otros pueblos tenían también su mística -¡a los alemanes los perdió siempre, y siempre seguirá perdiéndolos, su ignorancia o su menosprecio por el espíritu ajeno!? colectiva, creadora y heroica.

Cuando la fiera resistencia de Moscú, de Sebastopol y de Leningrado y las épicas jornadas de Stalingrado y de Kharkow, le revelaron al Tercer Reich la mística soviética, puesto en función de guerra, ya era tarde para corregir la trágica ignorancia nazi que había de llevarlo a la derrota inexorable.

Con todo lo dicho, no hemos querido, ni mucho menos, subestimar los elementos materiales y técnicos, que han intervenido, e intervienen, en los triunfos extraordinarios de la U.R.S.S., pero es que esos elementos ?su material de guerra, el talento de sus estrategas y la eficiencia de sus masas combatientes? son, a su vez el resultado de aquella misma mística, en función de crear y de construir, extendida a todas las manifestaciones de la vida colectiva: los progresos de los planes quinquenales, el stajanovismo, las grandes obras públicas, la agricultura científica, el florecimiento de las artes, las letras y las ciencias, lo han sido, a costa de inmensos sacrificios, impuestos voluntariamente a sí mismo, por un pueblo renacido, lleno de ilusión y lleno de fe, unido en bloque granítico en torno a otra abstracción mística: la Madre Patria, la Santa Madre Rusia, de que habla, con frases emocionadas, José Stalin, en su reciente proclama sobre la reconquista de Kharkow.

Todo eso lo saben, admirablemente, los dirigentes del pueblo soviético y de ahí, su preocupación, más viva cada día, por cultivar, glorificar y aupar, a los valores representativos de su cultura y de su espiritualidad; tanto a los nuevos, como a aquellos otros que ilustraron el gran período pre-revolucionario, cuya influencia ha sido decisiva en los extraordinarios sucesos posteriores a 1917.

Y no sólo tuvieron aquellos hombres, escritores, músicos, poetas y novelistas influencia en su propio pueblo, si no que, fueron ellos, principalmente, quienes pusieron a Rusia en medio y medio de la atención del mundo; hicieron conocer su espíritu, y su personalidad, e hicieron tema de discusión universal, su inmenso drama social y político en cuyo desenlace participó la humanidad entera, con tensa y emocionada pasión.

De entre ellos, brilló con fulgor de astro, el nombre de León Tolstoy, quizá, de todos, el más extensamente leído y admirado, por la índole especialísima de sus obras. Brilló y sigue brillando en sus descendientes, entre otros en este Sergio Lwovich, de 80 años de edad, condecorado con el más alto galardón que su Patria concede a quienes mejor la sirven en el campo de la espiritualidad y de la cultura.


(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile tal dia como hoxe, 26 de agosto de... 1943)
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Persoeiros (intelectuais) - Publicado o 26-08-2011 15:19
# Ligazón permanente a este artigo
Chuza! Meneame
Deixa o teu comentario
Nome:
Correo electrónico: (Non aparecerá publicado)
URL: (Debe comezar por http://)
Comentario:
© by Abertal

Warning: Unknown: Your script possibly relies on a session side-effect which existed until PHP 4.2.3. Please be advised that the session extension does not consider global variables as a source of data, unless register_globals is enabled. You can disable this functionality and this warning by setting session.bug_compat_42 or session.bug_compat_warn to off, respectively in Unknown on line 0