A. C. Irmáns Suárez Picallo - Sada


Este blogue nace co obxecto de difundir a actividade da A. C. Irmáns Suárez Picallo, así como de recuperar e por a disposición do público diversos materiais de interese sobre o noso pasado,ao tempo que damos a coñecer os artigos escritos por Ramón Suárez Picallo e outros autores sadenses.
Estruturamos o blogue en varias seccións, nas que terán cabida noticias de actualidade sobre as nosas actuacións, artigos, textos históricos, fotografías...


Visitas (desde o 05/08/2010)





Únete a nós!
comisionsuarezpicallo@gmail.com
 CATEGORÍAS
 GALERÍAS FOTOGRÁFICAS
 RECOMENDADOS
 BUSCADOR
 BUSCAR BLOGUES GALEGOS
 ARQUIVO
 ANTERIORES
 DESTACADOS

VICTOR DOMINGO SILVA e os libros
Si hai un par de días presentabamos un artigo de RSP sobre o escritor e poeta Domigo Silva hoxe publicamos outro, escrito e publicado un ano antes, no que celebrándose o Día do Libro en Chile nos fala dunha doazón que o citado poeta fai á Biblioteca Popular Municipal ao tempo que volve a falar do escritor...


25 de agosto de 1946

HOMENAJE AL LIBRO CHILENO


Por Ramón Suárez Picallo

Hoy, aniversario del nacimiento del gran historiador, polígrafo y bibliófilo Benjamin Vicuña Mackenna, ha sido señalado como festividad de homenaje al libro chileno.

Patrocinan y apoyan esta celebración cultural, los Ministerios de Educación Pública y Relaciones Exteriores, la Universidad de Chile, la Dirección General de Archivos y Bibliotecas, la Ilustre Municipalidad de Santiago, el Pen Club, la Sociedad y el Sindicato de Escritores, la Escuela Nacional de Artes Gráficas, el Rotary Club, los Boys Scouts, el Bando de Piedad, la Acción Cívica Cultural, la Federación de Trabajadores de la Prensa y las Sociedades de Escritores y Libreros; esto es lo que, llamaríamos el ?corpus? y el ?animus? de la riqueza cultural de un pueblo encarnada en el libro, su más concreto y representativo vehículo. No puede decirse que Chile haya tenido mucha suerte en lo que se refiere a su libro. Factores múltiples actúan contra él, pese al alto decoro con que ofrece su contienda espiritual. Falta de liberalidades para la materia prima, carestía de la mano de obra y cierto grado de codicia de algunos editores, que pagan mal al escritor, al traductor y al director literario, conspirando contra su prestancia bibliográfica frente a los otros países del propio continente americano, como México y Argentina.

Pero, así y todo, el libro chileno debe ser prestigiado, honrado y mejorado, porque el representa la obra creadora de sus poetas, de sus escritores, de sus ensayistas y de sus técnicos en las diversas ramas del saber humano. Popularizar el libro, ponerlo al alcance de todas las manos de todos los ojos, crear en su rededor una atmósfera de afecto, de respeto, de admiración y de amistad, es ciertamente, hacer cultura de la mejor y más útil calidad.


LA PRIMERA BIBLIOTECA POPULAR MUNICIPAL

Por eso queremos referirnos especialmente, a uno de los números de las fiestas ya iniciadas; la inauguración de la primera Biblioteca Popular Municipal, creada sobre la base de una donación de cinco mil volúmenes hecha por el escritor, Cónsul y poeta Víctor Domingo Silva, sacados de su preciosa biblioteca privada.

Conocemos al donante y queremos hablar de él: le vimos por vez primera hace muchos años, con ojos devotos, en los tiempos del León y de Luis Emilio Recabarren en las tierras resecas, rudas, pardas y místicas del norte chileno, tan parecidas a las del páramo castellano y extremeño. Aprendimos entonces, su ?Nueva Marsellesa?, que aún conservamos intacta en la memoria; aprendimos también ?Al pie de la bandera? y leímos después todos sus libros; le vimos más tarde, en Madrid, en calidad de Cónsul de Chile, cuando se le agasajaba por su réplica a Santos Chocano por la injusta diatriba que el poeta peruano dedicara a España. Muchos años después estábamos los dos en la República Dominicana; él, como Ministro Plenipotenciario y yo como exiliado político y periodista. Escribimos entonces un libro sobre Chile y sobre su Presidente, don Pedro Aguirre Cerda, con ocasión del intento insurreccional de Ariosto Herrera. Nos encontramos en la dirección de mi diario, donde él buscaba ?al chileno? que escribiera el mencionado artículo y que no figuraba en su lista de súbditos de la Legación. Desde aquel día nos honró Víctor Domingo con su cordial amistad. Le conocimos su oficina, su equipaje y su preciosa biblioteca. Nuestras citas eran en dos librerías: la ?San Antonio? y la ?Dominicana? de Ciudad Trujillo. Jamás le vimos salir de alguna de ellas con las manos vacías. Las llevaba siempre cargadas de libros. Meses después salíamos los dos ?en agosto de 1940? de Ciudad Trujillo hacia Haití con un matrimonio español que reside actualmente en Viña del Mar. Su coche diplomático iba abarrotado hasta los topes con fantásticos cajones. En uno iban todos sus efectos personales, entre ellos su traje de etiqueta. Los otros iban repletos de libros. En el camino a Puerto Príncipe, tuvimos una ?panne? y comprobamos entonces, en la alta noche haitiana, la existencia del ?zombie? de que se habla en la ?Isla mágica?. Mientras nosotros estábamos liados en arreglar el coche y sacarlo del precipicio en que había caído, Víctor Domingo, se alejó unos metros y vio a los ?zombies?, solitarios y tristes, pasando sobre un fondo misterioso de tamboras lejanos y obsesionantes, como en una escena del ?Emperador Johnes? de O?Neil. Llegamos a la capital de la república, cálida y morena, al filo de la alborada. Se celebraba ese día ?o por decir mejor esa noche? la desocupación norteamericana de 1924. Multitudes inmensas danzaban por las calles y las personas iban cayendo extenuadas a lo largo de las aceras y cunetas de tanto bailar el ?lua? candombero. No dormimos esa mañana. La radiante salida del sol nos halló en medio de la Avenida de Abraham Lincoln ?libertador de negros esclavos? frente al maravilloso parque tropical de Toussant Louverture, el haitiano negro que proclamó los Derechos del Hombre y la Independencia de su patria en 1802.

Víctor Domingo tenía que cumplir el Haití, ante cuyo gobierno también era Ministro de Chile, deberes diplomáticos. Pese a ello, esa mañana se nos desapareció como por arte de magia. Se fue a recorrer las librerías más raras de Puerto Príncipe. Y volvió al hotel más contento que un niño con zapatos nuevos. Había adquirido una rara pieza bibliográfica: una gramática con diccionario y todo el idioma ?Creol?, lengua popular de Haití. Haití tiene por lengua oficial y constitucional, la Francesa; pero su pueblo habla el ?Creol?, especie de dialecto normando, pasado por el África, con substitución de las ?eres? por las ?eles?, y no era éste sólo el gran hallazgo de Víctor Domingo. Se cumplía por aquellos días el centenario del primer gran poeta Haitiano -Durand, creemos que se llamaba- y se topó de manos a boca en su búsqueda, con la obra completa del poeta festejado. Por cierto que asistió a las fiestas en su calidad de poeta chileno, y después publicó aquí, en Santiago, bellísimas traducciones de Durand.


VALOR ESPIRITUAL DE UN GESTO QUE DEBE SER IMITADO

Igual que en Santo Domingo y en Haití, fue Víctor Domingo en París, en el ?rastro? de Madrid y en ?las sierpes? de Sevilla, en afanoso buscador de raros libros. Los ama con amor paternal, y pese a ello, se desprendió de cinco mil para donárselos a su pueblo como base de una biblioteca pública. Y es que el poeta no es egoísta; es por el contrario, hombre generoso, que desea siempre compartir sus bienes con el prójimo; y en este caso, sus bienes más preciados son sus libros queridos. He ahí el valor espiritual de su gesto, propio de un opulento y gran señor del espíritu. Gesto que debe ser imitado y que lo será como un homenaje al libro chileno, a sus escritores y al poeta Víctor Domingo Silva.

¡Porque los bellos y nobles gestos deben ser secundados para que cundan!

(Artigo publicado no xornal La Hora de Santiago de Chile, tal día como hoxe de... 1946)
ler o poema LA NUEVA MARSELLESA
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Persoeiros (intelectuais) - Publicado o 25-08-2011 00:20
# Ligazón permanente a este artigo
Chuza! Meneame
Deixa o teu comentario
Nome:
Correo electrónico: (Non aparecerá publicado)
URL: (Debe comezar por http://)
Comentario:
© by Abertal

Warning: Unknown: Your script possibly relies on a session side-effect which existed until PHP 4.2.3. Please be advised that the session extension does not consider global variables as a source of data, unless register_globals is enabled. You can disable this functionality and this warning by setting session.bug_compat_42 or session.bug_compat_warn to off, respectively in Unknown on line 0