A. C. Irmáns Suárez Picallo - Sada


Este blogue nace co obxecto de difundir a actividade da A. C. Irmáns Suárez Picallo, así como de recuperar e por a disposición do público diversos materiais de interese sobre o noso pasado,ao tempo que damos a coñecer os artigos escritos por Ramón Suárez Picallo e outros autores sadenses.
Estruturamos o blogue en varias seccións, nas que terán cabida noticias de actualidade sobre as nosas actuacións, artigos, textos históricos, fotografías...


Visitas (desde o 05/08/2010)





Únete a nós!
comisionsuarezpicallo@gmail.com
 CATEGORÍAS
 GALERÍAS FOTOGRÁFICAS
 RECOMENDADOS
 BUSCADOR
 BUSCAR BLOGUES GALEGOS
 ARQUIVO
 ANTERIORES
 DESTACADOS

STALIN, o PAI ORLEMANSKY e a RERUM NOVARUM
No comentario de hoxe RSP lembra ao sacerdote polaco-estadounidense Orlemansky e faise eco das novas que se publican(ver ao pé a noticia en España ao respecto na Vanguardia)sobre os resultados da entrevista de Stalin e o sacerdote sobre o futuro de Polonia ao tempo que nos presenta con detalle ao sacerdote católico... O artigo remata cun comentario sobre a encíclica Rerum Novarum do Papa León XIII que nesa data facía 53 anos da sua publicación onde se manifesta que o capital non pode subsistir sen o traballo, nin o traballo sen o capital...


16 de mayo de 1944

?DE LAS COSAS NUEVAS"


Por Ramón Suárez Picallo

El mariscal José Stalin, Premier de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, ha celebrado, por estos días, una importante conferencia, con el Reverendo Padre J. Orlemansky, eminente sacerdote católico polaco, y en la que, según noticias conocidas, se ha tratado de graves problemas referentes al asunto nacional de Polonia, y, a las relaciones del gran Estado proletario y socialista, con aquellos otros Estados de significación católica del centro de Europa, que serán, irremediablemente, ocupados, por los ejércitos rusos, a medida que vayan avanzando, victoriosamente, en su guerra contra el Tercer Reich alemán.

El Padre Orlemansky, es un sacerdote patriota polaco, que dirige los servicios religiosos castrenses del Ejército de su país, que actúa contra los nazis alemanes, al lado del Ejército Rojo en la misma Polonia. Es un teólogo eminentísimo, profesor de Sagrados Cánones, dirigente, durante mucho tiempo, de la resistencia católica polaca, contra la invasión del herético neopaganismo de Hitler. Con valeroso desprecio de la propia vida, el Padre Orlemansky, apareció, durante mucho tiempo, a manera de sombra misteriosa, en los lugares de ejecución de sus paisanos; y mientras los jefes de la Gestapo daban a sus piquetes la orden de ?fuego?, él extendía su diestra en el aire y en ademán de bendecir sobre las cabezas de los reos, pronunciaba las palabras consoladoras y sagradas:

?Ego te absolvo, In nomini Patris, et Filis, et Spiritus Sanctis?

Y agregaba después, con el Evangelio: ?Yo soy la Resurrección y la Vida Eterna. Quien cree en Mí no muere?. Los ejecutores, materialistas y bárbaros, de la institución sicaria y asesina de Hitler, estaban furiosos contra el representante de Cristo, que infundía a los que iban a morir por la Patria, la postrera sonrisa, de la presentida inmortalidad y de la gracia. Lo buscaron para matarlo a él también, y el Padre Orlemansky se fugó a Rusia, cuando en Polonia le fue absolutamente imposible cumplir su Santo Ministerio. Ingresó en las unidades militares polacas que luchaban allí, como capellán en campo de batalla, y consagró y levantó a Dios muchos días en el Santo Sacrificio de la Misa, bajo el estronicio tremendo de los bombardeos; llegó hasta las primeras filas de los frentes, e impuso la Extremaunción a los agonizantes, encomendándole sus almas al dios de la infinita misericordia.

Entabló relaciones con el Gobierno socialista de la Unión Soviética, que lo condecoró, le otorgó una alta jerarquía militar, e inició con él, conversaciones políticas y diplomáticas de extraordinaria trascendencia. Y, según las últimas noticias, en las recientes entrevistas del sacerdote católico polaco con el Mariscal Stalin, habríase tratado, nada menos, que las relaciones entre la Iglesia de Cristo y la República Socialista que dirige el líder marxista?leninista, José Stalin, con vistas al porvenir de los países de culto y significación católico-cristiana, del Centro de Europa, que en su día serán ocupados por el Ejército ruso en su marcha hacia Berlín.


COINCIDENCIA

Y hétenos aquí, que estas estupendas noticias, coinciden con la celebración del 53º aniversario ?15 de mayo de 1891? de la famosa Encíclica ?De Rerum Novarun? (?de las cosas nuevas?) en la cual el insigne Pontífice León XIII, llamado ?el Papa de los obreros?, declaraba fundada y solemnemente, que el capitalismo obtiene sus ganancias fabulosas, a costa de la explotación de los trabajadores asalariados, a los que paga su esfuerzo con jornal muy inferior a lo que en realidad producen; los somete a jornadas brutales, que, además de pauperarlos físicamente, les impide vivir una vida cristiana, en el seno augusto del hogar y de la familia; sostiene además que la codicia, por ganancias ilícitas, es la causa de que los más humildes y devotos servidores y amadores de Cristo, ?los trabajadores? produciéndolo todo, se vean privados de vivir en el ámbito decoroso elemental y cristiano de vida humana.

El eminente sucesor del Pescador Pedro, define para siempre, la posición cristiana, frente a las cuestiones sociales, derivadas del progreso industrial y del desarrollo económico de la burguesía, como clase dominante, dueña de los medios de producción y de cambio.

La famosa Carta Pontifical, viene a rectificar así varios siglos de Historia, y a decir, con la autoridad que le confiere su autor, representante y Vicario de Cristo en la Tierra, que en la Iglesia, amparando, protegiendo y justificando a los poderosos de la fortuna y del mando político, en perjuicio de las criaturas de Dios, que conforman las clases obreras, se había salido de las puras doctrinas del Maestro y de su Comunidad universal de fieles.

El notable documento, ha significado, en su día, una verdadera revolución. Grandes fuerzas Socialistas y grandes fuerzas católicas, coincidieron en puntos esenciales referentes al mejoramiento de las clases obreras. Beneméritos purpurados, humildes párrocos y líderes proletarios, a la vista del texto ?Leontrecista? produjeron, de consuno, normas y principios de nuevo Derecho Social. La O. I. T. los reunió muchas veces, en sus conferencias internacionales, votando en común recomendaciones y convenciones magníficas. Los Nollans, los Seipel, los Verdier y los Vidal y Barraquer, se entendían admirablemente con los Largo Caballero, los Johaux y los Martens, en los grandes tiempos del ?Battiment? electoral de Ginebra.

Desgraciadamente, León XIII no tuvo sucesores en el Santo Solio romano. Después de su muerte, hubo otras Encíclicas -?De cuadragésimo anno? y ?De casti connubi? entre ellas? que en vez de confirmar el contenido de la ?De Rerum Novarun? trataron de desfigurarlo y mixtificarlo. La Iglesia volvió a ser un poder temporal y político, protector de dictaduras, de tiranías y de abominables privilegios económicos. Pero el ilustre documento del gran Papa, sigue teniendo devotos en el mundo. Son aquellos católicos, que, ni por acción, ni por omisión, quisieron nunca complicarse con el absolutismo del monstruoso estado explotador, esclavista y totalitario, que, al suprimir las elementales libertades humanas, niega el libre albedrío que Dios ?negándose Él a ser dictador? concedió a sus criaturas.

Los sacerdotes vascos, los polacos, los belgas y holandeses, los franceses y los checos, y los frailes y monjas inmolados por el Japón -mientras los inmoladores de todos ellos tienen fastuosa representación en el Vaticano? siguen la gloriosa tradición de la gran Encíclica.

A ella pertenece este Padre Orlemansky, que conferenció con Stalin, en busca, quizá, de una coincidencia para que, en el nuevo mundo de la paz, no sigan riñendo Jesucristo y Carlos Marx. Y para que los discípulos de uno y de otro, se entiendan en el campo de la equidad y de la justicia social, bajo la advocación de un principio eterno: ?El trabajador debe percibir el producto íntegro de su trabajo, que, en modo alguno debe ser considerado una mercancía?.

(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile o día 16 de maio de... 1944)
Orlemanski e Stalin na Vanguardia o 16-5-1944
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Relixión - Publicado o 16-05-2011 01:56
# Ligazón permanente a este artigo
Chuza! Meneame
Deixa o teu comentario
Nome:
Correo electrónico: (Non aparecerá publicado)
URL: (Debe comezar por http://)
Comentario:
© by Abertal

Warning: Unknown: Your script possibly relies on a session side-effect which existed until PHP 4.2.3. Please be advised that the session extension does not consider global variables as a source of data, unless register_globals is enabled. You can disable this functionality and this warning by setting session.bug_compat_42 or session.bug_compat_warn to off, respectively in Unknown on line 0