A. C. Irmáns Suárez Picallo - Sada


Este blogue nace co obxecto de difundir a actividade da A. C. Irmáns Suárez Picallo, así como de recuperar e por a disposición do público diversos materiais de interese sobre o noso pasado,ao tempo que damos a coñecer os artigos escritos por Ramón Suárez Picallo e outros autores sadenses.
Estruturamos o blogue en varias seccións, nas que terán cabida noticias de actualidade sobre as nosas actuacións, artigos, textos históricos, fotografías...


Visitas (desde o 05/08/2010)





Únete a nós!
comisionsuarezpicallo@gmail.com
 CATEGORÍAS
 GALERÍAS FOTOGRÁFICAS
 RECOMENDADOS
 BUSCADOR
 BUSCAR BLOGUES GALEGOS
 ARQUIVO
 ANTERIORES
 DESTACADOS

NEBOA, NEBOEIRO, BRÉTEMA
Un invento adicado a facer luz entre a néboa, dalle pé a RSP a falar dos neboeiros e das brétemas...


11 de junio de 1951
LA FERIA DEL MUNDO

Por Ramón Suárez Picallo

LA NIEBLA


Míster Peter Harle, eminente sabio inglés del Sur de Inglaterra, anuncia un sensacional invento; dedicado a hacer luz en las más espesas cerrazones de la niebla.

Su descubrimiento estriba, esencialmente, en una especie de cemento, compuesto con materias químicas, cuya luminosidad está en relación directa con la espesura de las nieblas que borran los caminos y las perspectivas, sobre la tierra y sobre el mar, en todos los paisajes, cuya tónica espiritual se inspira, precisamente, en el extraño misterio de las bruma. Es decir, que los cielos brumosos y encapotados, creadores del humor, de la Filosofía introspectiva y de un vagoroso lirismo céltico, se tornaron en una especie de claridad mediterránea, al conjuro de una nueva luz, inventada en el laboratorio de un sabio.


LA BRÉTEMA

La niebla castellana es la Brétema que cubre las viejas naciones, representadas por los siete cisnes blancos de Danians y que formaban en los remotos tiempos aurorales una comunidad de siete pueblos brumosos: Bretaña, Britania, Cambria, Brigoncía, Cambre, Tambre y Tíobre; una toponimia con ?bre?, indicadora de tierras de bruma, de la más pura estirpe druídica perdida hoy ?como cultura viva?, pero dejando tras de sí una buena herencia: la herencia del humorismo, que se ríe de la vida y de la muerte, de la presencia del Diablo, y que quebró incluso la tristeza de los cementerios y la solemnidad de las iglesias de Dios, donde el malo vende cruces y esparce agua bendita sobre las cabezas de ingenuos feligreses.


EL NEBUEIRO

Galicia y Portugal recogieron la vieja tradición bretemosa, Curros Enríquez, Eca de Queiroz y Guerra Junqueiro, con Luis Taboada y Julio Camba, son espíritus hijos de la niebla, que en sus tierras nativas se llama Nebueiro: un espeso misterio de luz encapotada y brumosa, que cubre la gracia verde de las tierras y la extensión misteriosa de los mares azules, en el mismísimo sitio donde se oculta el sol en todos los vagorosos atardeceres.

Por eso, quizás resulte para mejor el fracaso de míster Peter, empeñado en diluír con cemento la niebla misteriosa, eterna y creadora, que dio a la Patria un sentido de lo eterno y de lo impalpable en orden al espíritu.

(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile o 11 de xuño de ... 1951)
Ver o artigo no libro LA FERIA DEL MUNDO
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Natureza e Medio Ambiente - Publicado o 11-06-2010 02:15
# Ligazón permanente a este artigo
A OLIVEIRA
Neste artigo sobre a oliveira na que RSP fala da importancia desta árbore en Chile, remata decindo: "Si yo tuviera tierras en Chile, las cubriría de olivos; para embellecer el paisaje, para ennoblecer la cocina nacional, y para que mis hijos, mis nietos y sus biznietos fuesen ricos y dijesen dentro de cien años ?Gloria a quien plantó mis olivares?....".



20 de marzo de 1947

ELOGIO DEL OLIVO


Por Ramón Suárez Picallo

Se informa que un grupo de ingenieros hidráulicos que recorrieron recientemente vastas zonas pampeanas y desérticas de las provincias de Coquimbo y Atacama, ha descubierto en ella la existencia de verdaderos ríos subterráneos que se forman en el macizo cordillerano y corren bajo la tierra ardida y sedienta hasta el Pacífico.

De confirmarse el precioso hallazgo, vendría a variar en forma venturosa la economía chilena, abriéndole enormes posibilidades al norte angustiado. Los técnicos a que nos referimos creen que las aguas subterráneas pueden ser aprovechadas para fertilizar varios centenares de miles de hectáreas de tierra, ahora infértil, sacándolas a la superficie mediante bombas especiales, pozos artesianos y otros medios técnicos bien conocidos en muchos países secos por falta de lluvias o riego de ríos naturales. A tal efecto ?según la información publicada ayer en un colega del mediodía? presentara un estudio completo del problema al supremo Gobierno de la República, basado en sus trabajos para que se tomen las necesarias disposiciones y se destinen fondos para tal fin.

La clave del descubrimiento la dieron algunos olivos que viven solitarios allí donde no crece ninguna otra planta, árbol, ni arbusto. Así, el legendario árbol de la paz, símbolo forestal de la civilización grecolatina y mediterránea, santificado en Getsemaní, talado impíamente por algunos déspotas de la Historia para castigar las rebeldías de sus súbditos privándolos del preciado fruto. Cumple también en Chile su misión y su signo civilizador.

Antes de conocer Chile, un amigo muy querido nos hacía su elogio a través de sus frutos y frutas. Se da allí la manzana del Paraíso Terrenal; las uvas que amaron Baco y Dionisio; los melocotones y los albaricoques de la Persia y de la Arabia; las nueces, los higos y las castañas de la leyendas pastoriles. ¡Y hasta se da el olivo!, decía, a manera de supremo bien que puede otorgar de si una tierra privilegiada y pródiga en dones y en bienes.

Tenemos por el olivo una casi ancestral devoción. Lo presentíamos antes de que lo viéramos físicamente, y nos fue familiar enseguida de conocerlo. Lo vimos en toda Andalucía, en Murcia, en Valencia, en Cataluña y en todo el Bajo Aragón, luciendo en días de paz sus colores verdegris tornasolados, sobre el suelo alfombrado de aceitunas. Lo vimos años después, a aquellos mismos, talados impíamente por razones estratégicas de guerra.

En Italia, contemplamos una puesta de sol sobre los incomparables olivares que se extienden en toda la línea férrea, Bolonia?Luca?Florencia, emergiendo de su fondo las torres de Santa María Novella y del Palacio de la Señoría de la gloriosa ciudad del Arno.

Leímos más tarde ?Incendio en el olivar? de Grazzia Deledda, la gran escritora sarda ?Premio Nobel de Literatura? describiendo las tierras oliváceas, y últimamente, en una Biografía del Mediterráneo, Emil Ludwig atribuye al olivo ser el blasón heráldico del viejo Mar Clásico. Las páginas que les dedica al olivo de España, de Italia, de Francia y de Grecia, son quizá, las más bellas que han salido de su pluma. Y es que el olivo tiene toda la jerarquía del símbolo en nuestra civilización.

Por eso, cuando llegamos a Chile, recordando el elogio frutal de nuestro amigo, hemos buscado el olivo. Lo hemos encontrado en una calle del barrio de Providencia. Un ingeniero agrónomo español nos mostró dos añosos, retorcidos, quizá tataranietos de los de Aragón o los de Andalucía. Hacían guardia a la vera de la calle, uno de cada lado, y la calle, para preservar su vida venerable, hacía allí una curva. Quienes la habían trazado habían sacrificado la línea recta en homenaje a los olivos abuelos y patriarcales. Hace poco hemos pasado por allí y ya no estaban los árboles amigos. La calle, fría, de cemento y macadam , es ahora una torpe línea tirada a cordón, para satisfacer, quizá, el sentido geométrico de algún rastacuero dueño de algún horrible chalet de pergeño exótico o por un mandato de algún edil enemigo de la belleza.

En viajes por ferrocarril, vimos olivos en algunas fincas. Pocos, muy pocos, en relación con algunas plantaciones de girasol, la yerba innoble, que quiere sustituir al olivo en la producción de aceite. El aceite sagrado de los pueblos que hacen de él el soberano aliño de sus manjares; la luz de las lámparas que iluminan sus altares y el acompañamiento, único en muchos casos, del duro pan proletario.

Si yo tuviera tierras en Chile, las cubriría de olivos; para embellecer el paisaje, para ennoblecer la cocina nacional, y para que mis hijos, mis nietos y sus biznietos fuesen ricos y dijesen dentro de cien años ?Gloria a quien plantó mis olivares?. Y, además de todo eso, para rendirles un homenaje a las humildes y solitarios pobres y sedientos, que en la Pampa nortina, fueron guías de los ingenieros que descubrieron allí el agua que pasa por debajo de sus raíces.


(Artigo publicado en Santiago de Chile, no xornal La Hora o 20 de marzo de ... 1947)
Olivo
Máis sobre a oliveira
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Natureza e Medio Ambiente - Publicado o 20-03-2010 02:27
# Ligazón permanente a este artigo
ÁRBORES
De novo RSP escribe sobre o coidado e respeto á natureza. Trátase agora de comentar a iniciativa do goberno chileno para frear o avance do deserto nese pais.
Si plantar unha árbore é unha maneira de alcanzar a inmortalidade, según RSP "dar vida a un bosque é ser tantas veces inmortal como árbores teña ese bosque".
Este é o segundo artigo que difundimos sobre o tema pero aínda hai máis que oportunamemente publicaremos. Insistimos no adiantado que se mostra o noso autor, de cara a protexer este planeta que habitamos.


19 de febrero de 1947

Á R B O L E S


Por Ramón Suárez Picallo

Parece ser que el Gobierno chileno, por intermedio de su Ministro de Tierras y Colonización, está dispuesto a llevar a cabo un amplio plan de población y repoblación forestal en el Norte Chico. La terrible sequía de este año y el notorio avance del desierto pampeano hacia zonas otrora verdes y fértiles, con grave perjuicio de la economía agropecuaria nacional, y con la angustia de varias decenas de miles de personas, constituyen problemas de bastante gravedad como para que los Poderes Públicos estudien y traten de resolverlos, no sólo en sus consecuencias inmediatas, sino que muy especialmente, con vistas a evitar su repetición en el futuro.

Trátase de ir al fondo de la cuestión. Las ayudas momentáneas, los subsidios circunstanciales, ésta o aquella obra de emergencia, no pasan de ser remiendos nuevos en paños viejos. El norte chileno, con otras muchas tierras desérticas y sedientas del Continente americano y de otros continentes, no tienen más que dos remedios: un sistema difícil y costoso de irrigación, trayendo el agua o sacándola de donde se halle y la creación de arboledas y bosques, capaces de levantar una valla que contenga el avance del desierto y de provocar un régimen de lluvias naturales imposible de sustituir con otros procedimientos. Árboles, árboles y árboles; he ahí la consigna y el sortilegio para trocar en plácidos y fecundos vergeles, los desiertos, los páramos y los descampados. Fuente de riqueza, fuente de salud y fuente de belleza, que da fisonomía a un país, al regir las principales características físicas y climatéricas de su paisaje.

Una patria no es sólo un conjunto de leyes que regulan su soberanía independiente, su vida política y las relaciones civiles entre sus ciudadanos. Una patria es, además de eso, y por encima de eso, una tierra fecunda, un paisaje amable, una personalidad geográfica y toponímica, creadora de una espiritualidad nacional.

TRAYECTORIA INVERSA

Mientras todos los países del mundo, tratan de acorralar, de cerrar, de reducir el desierto a sus mínimas proporciones, arrebatándole un metro o diez metros diarios, tratando de fecundizarlo y de transformarlo, aquí en Chile se produjo, desde hace muchas décadas un fenómeno inverso. El desierto se agrandó día a día; ¿Por incuria, por codicia, por desamor a la belleza rural? No nos atrevemos a decir el porqué, pero lo cierto es que la inconmensurable riqueza forestal de Chile, enemiga del desierto, reguladora de las lluvias y elemento estético de primer orden, tiene muchos enemigos y muy pocos e ineficaces amigos.

En el bello, verde, jugoso y sombreado sur, incluso, los roces a fuego, las talas impías e indiscriminadas, sin repoblar lo despoblado, hechas por gentes que suelen decir, ?detrás de mí el diluvio?, corre el peligro cierto de que el secano norteño ?otrora cubierto a su vez de ricas arboledas ? avance hasta sus predios jocundos y los convierta en desierto desolado.

Es pues, muy oportuna cualquier iniciativa gubernamental orientada en el sentido de crear una seria política forestal con vistas al hoy, al mañana, y al pasado mañana. Primero, levantando en el norte un muro verde que ataque el avance del desierto ya existente allí, y después tratando de evitar que el vergel de hoy no sea desierto mañana, por dejadez, codicia o incuria de quienes no saben vivir para el futuro.

Hay un refrán que dice que ?nadie come nueces del nogal que plantó; pero muchos bendicen al que plantó el nogal?. Plantar un árbol ?es, según decir de un gran escritor español? un modo de lograr la inmortalidad. Dar vida a un bosque es ser tantas veces inmortal como árboles tenga el bosque.


(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile o 19 de febreiro de... 1947)
Outro artigo de RSP sobre as árbores
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Natureza e Medio Ambiente - Publicado o 19-02-2010 01:12
# Ligazón permanente a este artigo
A ÁGUIA CAUTIVA

RSP amosou sempre un respeto e coidado pola natureza -aínda cando as palabras ecoloxista, natureza ou medio ambiente non se usaban na linguaxe dos anos 50. Percíbese unha sensibilidade especial cando está a falar sobre elo.
Pero cando son as aves ou os paxaros o motivo da súa reflexión remata sempre co que para el representan: A liberdade "símbolo de las soberanías libres, de los grandes predios azules, sin linderos ni hitos, heraldo y blasón glorioso de la libertad" por elo, ver un paxaro nunha gaiola ou a águia que está a comentar representa o "símbolo de los que sufren esclavitud física, moral y espiritual, sin poder defenderse frente a los roídos de envidia, ante los que aún gozan de libertad."


16 de febrero de 1950

EL ÁGUILA CAUTIVA


Por Ramón Suárez Picallo

Acabamos de contemplar, con profunda emoción la fotografía de una preciosa águila real, caída en el Zanjón de la Aguada, después de una ruda lucha aérea con tres tinques, cansada y algo maltrecha. Es un magnífico ejemplar de su noble estirpe, de un metro 55 de largo por 0.50 de alto, de inmensas alas, que señorearon los espacios libres sobre estas tierras de águilas y cóndores y de gentes amigas de la libertad.

Rodea en la foto al ave vencida el grupo de personas que la capturó, aprovechando su cansancio y su fatiga; son obreros, empleados y capataces de una gran Fábrica, viéndose contentos de su triste hazaña liberticida. ¡Ahí es nada hacer prisionera, cautiva, esclava, encerrándola en una infame prisión a una noble criatura alada, que miró desde las ingentes alturas de montañas y cordilleras cómo se arrastran, cómo reptan sobre la superficie de la tierra baja los que se llaman a si mismo reyes de la creación!.

Por eso no podemos reprimir un invencible sentimiento de repugnancia y de antipatía para los que hicieron prisionera al águila, olvidándose de que ella es el símbolo de las soberanías libres, de los grandes predios azules, sin linderos ni hitos, heraldo y blasón glorioso de la libertad, siempre cerca de Dios que nos dio el bien inestimable del libre albedrío. Y por eso, también, contemplando la cabeza del noble animal, indignado, furioso, en un gesto de excelsa iracundia, se nos van a él el corazón angustiado y los ojos humedecidos; porque es, en nuestros días, un símbolo; el símbolo de los que sufren esclavitud física, moral y espiritual, sin poder defenderse frente a los roídos de envidia, ante los que aún gozan de libertad. Deseamos, pues, para el águila cautiva una pronta muerte, antes que una vida de encierro en el Zoológico. Porque para las águilas, como para los grandes espíritus, la muerte es mil veces preferible a la esclavitud.



(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile o 16 de febreiro de ... 1950)

Este artigo aparece na escolama de La Feria del Mundo editado polo CCG no ano 2008
La Feria del Mundo (páx.366)
Sobre aves cautivas
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Natureza e Medio Ambiente - Publicado o 16-02-2010 01:34
# Ligazón permanente a este artigo
AS BALEAS

Aproveitando a noticia que, unha balea penetrou na bahía de San Francisco en California, e tamén o que fixeron as autoridades para conducila de novo ao mar aberto, RSP manifesta nestre breve artigo unha profunda estima por este mamífero mariño perseguido por tódolos mares do mundo e hoxe en día en perigro de extinción.


9 de febrero de 1948

ELOGIO DE LA BALLENA


Por Ramón Suárez Picallo


Todos cuantos en nuestras remotas mocedades hemos sido marinos en los dos grandes océanos del mundo , tenemos por la ballena una vivísima estimación. El enorme cetáceo tienen para nosotros la simpatía cordial que tienen los hombres grandes y gordos libres de todo complejo de inferioridad; un poco de tontaina y un mucho de bobalicona ?como la tonina, el delfín y la tola- anda a la buena de Dios, al tuntún por sobre las aguas sin hacerle daño a nadie. Cuando más se echa al aire un gran resuello a modo de montaña espumosa y líquida para que se asusten los otros peces y aún las gentes que no la conocen.

Y, no obstante estas tan estimables condiciones de la ballena, es, en nuestros días, el animal marino más perseguido por la codicia del hombre. Tras de sus bigotes de ballesta, de sus gruesos tocinos grasosos, de sus dientes marfilinos , de su tersa piel y de las vitaminas y proteínas de sus vísceras, cruzan el mar de polo a polo grandes escuadras ballenicidas, llevando como vanguardia el alevoso arpón o la infame pieza de artillería; frente a lo cual el noble y pacífico gigante de los mares, quizás por una intuición equivocada, se quiere refugiar en los puertos de las grandes ciudades en busca de una protección, casi siempre difícil de lograr.

Y decimos ?casi?, porque, alguna vez, el refugio buscado no se le niega; tal le ha ocurrido a un magnífico ejemplar que se metió hace unos pocos días, en la bahía de San Francisco de California, después de haber corrido una muy arriesgada aventura. Se situó entre dos grandes transatlánticos anclados allí, se la alimentó adecuadamente y cuando quiso salir no halló la ruta franca. Fue entonces, cuando las autoridades marítimas californianas demostraron su vieja estirpe navegante. Habilitaron un potente remolcador que guió a la ballena hasta salir a la mar libre, despidiéndola con amistosos hurras y clamorosos aplausos y el augurio de un buen viaje.

No conocemos el lenguaje de las ballenas, pero, si acaso tienen lenguaje, es seguro que ésta que fue a dar a la bahía de San Francisco, ha dicho a sus guiadores: Muchas gracias amigos.


(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile o 9 de febreiro de ...1948)
Sobre as baleas
As baleas en perigro de extinción
Ler outro artigo de RSP sobre as baleas
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Natureza e Medio Ambiente - Publicado o 09-02-2010 00:43
# Ligazón permanente a este artigo
TERREMOTOS
Aínda fondamente impresionados polo desastre sísmico que está a sofrir Haití, hoxe recuperamos este artigo publicado en Chile por RSP a causa tamén dun terremoto ocurrido na cidade arxentina de San Juan por estas datas en 1944


18 de enero de 1944

Por Ramón Suárez Picallo

LA CATÁSTROFE SANJUANINA


El trágico remezón sísmico que acaba de asolar a la ciudad argentina de San Juan con pérdidas cuantiosas en vidas y bienes es de tal magnitud, como drama colectivo, que obliga a todos a poner un silencio momentáneo en el comentario a otros remezones que derribaron también, en la República vecina, otras cosas muy venerables.

Efectivamente, hoy, por encima de todo y antes de nada, está el sagrado deber de solidaridad humana para con las víctimas de una catástrofe, en la que no interviene la voluntad de los hombres, si no es para tratar de mitigar, con todas las ayudas, posibles, sus consecuencias terriblemente dolorosas.

Chile, vecina de Argentina, por todas las vecindades, incluso por estar situada sobre la zona común de estas grandes convulsiones geológicas, sabe, por adolecida experiencia, de estos tremendos dramas colectivos, provocados por las fuerzas ignotas e incontroladas de la naturaleza; sabe como son de preciosas, en estos casos, las ayudas y las solidaridades. Y, por saberlo, se vuelca hoy, con todos sus esfuerzos en el auxilio y en la emoción sobre la infortunada provincia de la otra ladera andina con los presentes de su fraternidad fervorosa. Acto hidalgo de auténtica buena vecindad, que, ciertamente, merece San Juan: por lo bondadoso de sus gentes por su infortunio, y por ser cuna matria de Domingo Faustino Sarmiento.

¡Todas las ayudas, pues, todos los esfuerzos y todos los mejores pensamientos de Chile, para los sanjuaninos en esta su hora de muerte, de dolor y de desventura!


(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile o 18 de xaneiro de... 1944)
Terremoto de San Juan en 1944
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Natureza e Medio Ambiente - Publicado o 18-01-2010 12:15
# Ligazón permanente a este artigo
CAMBIO CLIMÁTICO E GUERRAS

Hoxe, un día si e outro tamén se está a falar do cambio climático.Na vindeira semana comezará o cumio de Copenhague.Hai maís de sesenta anos RSP xa comentaba a información que estaban a dar os científicos sobre a relación que poden ter eventos como as guerras nos cambios do clima.Todo un adiantado.


30 de noviembre de 1942

LA GUERRA Y EL CLIMA


Por Ramón Suárez Picallo

Don Julio Bustos Navarrete, director del benemérito Observatorio Astronómico de El Salto, acaba de meternos el alma en un puño, como quien dice. Afirma, en uno de sus últimos boletines, que la guerra influye en cuantía muy importante en los cambios y trastornos climatéricos. De tal manera, que los recientes cambios bruscos de temperatura ?frío polar y lluvias torrenciales en pleno verano- son, a su juicio de astrónomo, imputables a los vaivenes bélicos, y dependen del fragor de los combates de Túnez, Burma y Stalingrado.

Devotísimos de Flamarión y del buen Abate Moreaux, aficionados a la Astronomía, como fuente de una literatura deliciosa por lo amable, creíamos que la eterna inmanencia de los astros y de los mundos plurales, dependía de una Dirección Suprema y extra humana, absolutamente apartada de los activos pleitos de Cancillería, y de los planes de los Estados Mayores. Recordábamos y dábamos por bueno, aquel bellísimo proverbio árabe que dice: ?Si buscas a Dios, levanta tus ojos al firmamento estrellado, y lo hallarás en la armonía inmutable del Universo?.

Y ahora, resulta que no así: el alcance y calibre de los cañones, el poder explosivo de las bombas aéreas, la velocidad de los torpedos marinos, son capaces de enmendarle la plana a la naturaleza y producir frío polar en el verano, y calor tropical en el invierno; originar movimientos sísmicos e influir en la marcha tranquila y matemática de los planetas.

Pues señor, era lo único que nos faltaba atribuir a esta endemoniada guerra: la falta de gasolina, la carestía de los artículos, los pleitos políticos, las amenazas del Japón, y los sermones reaccionarios de los curas pro-nazis, y, ahora para remachar el clavo, los cambios bruscos de temperatura y quién sabe si alguno que otro temblor, en grado de terremoto.

De todos modos, es muy de agradecer a don Julio Bustos Navarrete y a su observatorio, el que nos pongan en guardia, para no atrapar una pulmonía en pleno verano, por habernos aligerado de ropas. Se lo agradecemos mucho, aunque nos duela y se nos venga abajo una concepción lírica, empírica, y un poco sobrenatural, de la Astronomía, que, por lo visto tiene muchísimo que ver con cañones y bombas aéreas, fabricadas, por manos humanas en los grandes arsenales de guerra.


(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile o 30 de novembro de ... 1942)
Guerra y cambio climático
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Natureza e Medio Ambiente - Publicado o 30-11-2009 13:47
# Ligazón permanente a este artigo
ÁRBORES
Ramón Suárez Picallo fala aquí da importancia das árbores para comentar a creación dunha Comisión Nacional de Bosques, baixo o patrocinio do goberno, para fomentar estudiar e divulgar los aspectos de la riqueza forestal chilena e realizar unha campaña popular de amor ás árbores.




27 DE NOVIEMBRE DE 1943

LOS BOSQUES, TESORO NACIONAL


Por Ramón Suárez Picallo

?No talar un árbol sin plantar otro en su lugar; ni un palmo de tierra baldía porque, sobre toda clase de tierra, si no se da otra cosa, puede plantarse un árbol?. He aquí la norma, la consigna, y aún la ley, en muchos países de tierras inhóspitas e infértiles, que, a pesar de eso, ofrecen a sus dueños, ya los viandantes al clima y al aire respirable, si bien preciado de sus árboles y de sus bosques.

Plantar un árbol, criar un hijo o escribir un libro, son ?según un famoso escritor y sociólogo español ?tres maneras de que dispone el hombre para pasar a la inmortalidad. No es éste el lugar, para que hablemos de lo que el árbol significa, como caudalosa fuente de riqueza; ni de referirnos a su influencia en el clima y en la higiene; ni tan siquiera a la maravilla estética, amable y acogedora que ofrece a los ojos del viandante sobre el paisaje de la Patria a la vera de los caminos. Son estos tres temas esenciales, referentes al árbol, que deben ser tratados y estudiados a diario, por el educador, por el economista, por el higienista y por el artista: el pintor, el poeta y el escritor.

Nosotros, los traemos hoy a este rincón del comentario periodístico, para decir que la creación de una Comisión Nacional de Bosques, bajo el patrocinio gubernativo, para fomentar estudiar y divulgar los aspectos de la riqueza forestal chilena; legislar sobre conservación y acrecentamiento y realizar una campaña popular de amor al árbol, es una iniciativa de largo alcance y gran provecho, capaz, por si sola, de consagrar históricamente a un Gobierno y a un régimen.

Tal institución ha quedado constituida antes de ayer. Sus propósitos, fines e interés presente y futuro, fueron admirablemente explicados por el señor Ministro de Economía y Comercio que presidió la reunión inaugural, en un discurso que debe editarse, para que sea leído y comentado en todas las escuelas de la República.

Se habló allí de la colaboración del periodismo a los altos propósitos que guían a la institución. Con estas líneas comenzamos, cordialmente, la nuestra: Por amor el árbol, amigo del hombre, al que le da cuna y ataúd, techo calor de hogar; y a los peregrinos de los caminos del mundo, frutos maduros y sombra fresca y amorosa en su peregrinaje.


(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile o 27 de novembro de... 1943)
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Natureza e Medio Ambiente - Publicado o 27-11-2009 02:47
# Ligazón permanente a este artigo
[1] 2
© by Abertal

Warning: Unknown: Your script possibly relies on a session side-effect which existed until PHP 4.2.3. Please be advised that the session extension does not consider global variables as a source of data, unless register_globals is enabled. You can disable this functionality and this warning by setting session.bug_compat_42 or session.bug_compat_warn to off, respectively in Unknown on line 0