A. C. Irmáns Suárez Picallo - Sada


Este blogue nace co obxecto de difundir a actividade da A. C. Irmáns Suárez Picallo, así como de recuperar e por a disposición do público diversos materiais de interese sobre o noso pasado,ao tempo que damos a coñecer os artigos escritos por Ramón Suárez Picallo e outros autores sadenses.
Estruturamos o blogue en varias seccións, nas que terán cabida noticias de actualidade sobre as nosas actuacións, artigos, textos históricos, fotografías...


Visitas (desde o 05/08/2010)





Únete a nós!
comisionsuarezpicallo@gmail.com
 CATEGORÍAS
 GALERÍAS FOTOGRÁFICAS
 RECOMENDADOS
 BUSCADOR
 BUSCAR BLOGUES GALEGOS
 ARQUIVO
 ANTERIORES
 DESTACADOS

UN ARTIGO DE SOTO PICOS SOBRE SADA NA OBRA DE PARDO BAZÁN
O xornalista coruñés José Soto Picos trata neste artigo -publicado en El Orzán o 18/05/1921- da presenza das paisaxes de Sada nas obras de Emilia Pardo Bazán. Pódese acceder ao artigo premendo na imaxe.

subir imagenes
Comentarios (0) - Categoría: Textos históricos - Publicado o 06-08-2011 11:25
# Ligazón permanente a este artigo
AS TORRES DE MEIRÁS NO 1906
Recuperamos hoxe esta detallada descrición das Torres de Meirás -daquela en construción- que nos ofrece no 1906 un visitante que asina como El Hidalgo de Tor. O texto foi publicado en El Noroeste o 09/09/1906.
Contra os que afirman que o pazo de Meirás carece de valor histórico ou artístico e, escudándose niso, pretenden defender intereses da familia Franco a costa de incumprir a legalidade (retirando o dereito da cidadanía a visitalo en agosto), cómpre lembrar este pasado tan interesante que fai do pazo un edificio singular.


subir imagenes
Comentarios (0) - Categoría: Textos históricos - Publicado o 26-07-2011 16:55
# Ligazón permanente a este artigo
A FIN DO MUNDO EN SADA
Para o día 21 de marzo do ano 1909 anunciouse un terremoto preto das costas de Galicia que, segundo as prediccións, ocasionaría grandes ondas no mar que impactarían contra as poboacións costeiras. Tal noticia ocasionou o pánico nos veciños de vilas como Sada, que se temeron a fin do mundo. Afortunadamente, non aconteceu nada. Non obstante, o incendio duns montes en Ferrol motivou o medo dos veciños de Sada, como relata a presente noticia, publicada en El Noroeste o 23/03/1909.
Comentarios (0) - Categoría: Textos históricos - Publicado o 22-06-2011 11:20
# Ligazón permanente a este artigo
AS ELECCIÓNS MUNICIPAIS NA SADA DO 1931
Vimos de vivir unhas eleccións municipais. Tamén hai 80 anos elixíronse as corporacións dos nosos Concellos, logo dunha intensa campaña electoral, pois todos os contendentes sabían o que se xogaban: foran entendidas como un plebiscito, no que o pobo manifestaría se quería manter a unha monarquía que apoiara á ditadura de Primo de Rivera ou evolucionar cara unha democracia republicana. O triunfo das candidaturas republicanas na práctica totalidade das cidades (onde menos poder tiñan as redes clientelares e menos fácil era a falsificación dos resultados) determinou a proclamación pacífica da República.

En Sada, os días previos ás eleccións do 12 de abril de 1931 vivíronse con gran expectación, logo de case unha década sen comicios. Esta noticia de La Voz de Galicia recolle o desenvolvemento da campaña, salpicada polos manexos caciquís que, desgraciadamente, aínda hoxe sonnos familiares.


SADA
Acción republicana


El Comité Republicano de esta villa está desplegando gran actividad en la propaganda de sus ideales, consiguiendo numerosas adhesiones de personas de significación en la villa y su comarca.

Esto alarma mucho al caciquismo, que en esta villa sufrimos con indigna tolerancia.

En puerta de las elecciones municipales el cacique se lanzó desenfrenadamente por todos los caminos rurales en busca de nuestros campesinos, a los que bajo coacciones les exige el voto, hipotecándoles una vez más su libertad. Y lo más sensible es que algunos ministros de la Iglesia colaboren con él.

Se han celebrado en esta villa dos grandes mítines republicanos; a los dos ha concurrido mucha gente vitoreándose de manera delirante a la República.

Los elementos de La Coruña que tomaron parte en los mismos estuvieron muy afortunados, sindo aplaudidos los señores Villar Ponte, Lugrís Freire, Somoza, A. del Castillo, J. Rodríguez y los demás participantes.

Al mitin de Carnoedo asistió todo el vecindario, aplaudiendo a los oradores, que fustigaron las rastreras actuaciones del caciquismo sadense, aconsejando a los vecinos no tuviesen miedo a las coacciones y amenazas.

Prometen ser reñidísimas en Sada las elecciones municipales.

Buena parte de los vecinos están excluidos del Censo electoral, amaño hecho con premeditación.

El sábado tendrá lugar otro mitin republicano, en el que se darán instrucciones para el día siguiente, señalado para las elecciones de concejales.
Comentarios (0) - Categoría: Textos históricos - Publicado o 02-06-2011 10:10
# Ligazón permanente a este artigo
UN MANFESTO DO SINDICATO DE OFICIOS VARIOS DE SADA NO 1932

Hoxe, como adianto do próximo nº dos Cadernos de Estudos Locais, publicamos este manifesto do Sindicato de Oficios Varios de Sada, da CNT, que viu luz en Solidaridad Obrera no ano 1932.


A LOS TRABAJADORES: A LA OPINIÓN


Sindicato de Oficios Varios de Sada



El juicio ajeno jamás sirvió para cimentar la conducía propia. No seremos nunca lo que los demás quieren que seamos: Seremos, a través de todas las vicisitudes, lo que determine nuestra conciencia.

Nos debemos a un ideal, noble, justo, dinámico, humano. Tras él vamos con fe, ya que tenemos la firme convicción de que en él reside la esencia pura de nuestra emancipación.

Además tenemos una cosa que no hipotecamos a nadie: la juventud. Y la juventud es sonrisa, es beldad, es rebeldía, es amor, es vida. Vosotros, los que sois viejos y no comprendéis la vida, porque desde vuestro nacimiento os habéis desenvuelto cerca de la muerte, ¡dejadnos seguir el rumbo de la nueva vida que fluye de los ideales que amamos, y que reco­gimos de los peregrinos de la verdad que visitan las villas y los pueblos para elevar a todos los ciudadanos!
Vosotros, los enemigos mortales del progreso, queríais hundirnos. Pedíais cárcel para estos luchadores. ¿Por qué? ¿Olvidáis que de vuestra familia somos y el dolor del encierro a todos salpicaría de vergüenza?...

Y sin embargo, prosperamos, crecemos, nos multiplicamos como si en nosotros se cumpliese el mandato bíblico. Y si aumentan nuestros efectivos no es porque propaguemos el mal, al contrarío; parte de nuestras virtudes podían aparejarse a la vida de muchos que nos combaten para sacarse un poco del fango en que viven. ¿Qué queríais? ¿Que la garra de la tradición nos tuviese hundidos y al servicio eterno de la explotación? ¡No! La aurora del día nuevo la sentimos, la siente la mujer de Sada, la siente toda la juventud y con ella marcha hacia nuevos países que no comprendéis los viejos ni los cavernícolas.

Avanzar es propio de galeotes. Eso sontos. Atrás, jamás. Quien camina, vive. Quien lucha vive. Quien pone una gota de ideal sublime en el alma, vive. Eso queremos: ¡VIVIR!

Nuestro Sindicato es esto. Quien diga lo contrario miente. La calumnia no prosperará. La mancha de la calumnia caerá bajo nuestros pies como la serpiente que muerde y deja veneno.
Tú, mujer, hermana nuestra, compañera nuestra, madre nuestra. Tú, mujer que eres joven y tienes tu cariño puesto en un paria, en un trabajador, no te dejes vencer jamás.

Ahí está nuestra mano fraterna. Te ofrecemos amor puro, vida libre. Si no quieres encadenarle al pasado, si no quieres que la reacción ahogue tu juventud y tu vida, no vaciles, ven al Sindicato. Aquí tienes Sección cultural y artística, biblioteca y tendrás escuela. Tienes hermanos que te ayudarán a emancipar y hacerte un ser libre, no una mercancía como te ha hecho la sociedad capitalista. ¡Te esperamos!...


Solidaridad Obrera, A Coruña, 06/02/1932
Comentarios (0) - Categoría: Textos históricos - Publicado o 02-05-2011 09:37
# Ligazón permanente a este artigo
"La campana de Mondego", por José Soto Picos
Publicamos hoxe este texto do coruñés José Soto Picos, xuiz municipal da Audiencia da Coruña. O artigo viu luz orixinalmente en El Orzán de 18/05/1921, e versa sobre as paisaxes de Sada na obra de Emilia Pardo Bazán.




Uploaded with ImageShack.us
Comentarios (0) - Categoría: Textos históricos - Publicado o 27-04-2011 09:37
# Ligazón permanente a este artigo
UN POEMA DE JOSÉ MARÍA MONTES
Traemos hoxe a este blogue un novo poema do vate sadense José María Montes y Rouco (1822-1891), neste caso de temática amorosa. O presente poema viu luz orixinalmente na revista El día de fiesta, da Coruña, o 06/11/1881.


A A. P. A.


Si algún día en estas hojas
que de un trovador recibes,
tus placeres y congojas,
si te alegras o te enojas
en ellas gustosa escribes.

Si cruzara por tu mente
algún recuerdo quizá
de el poeta que doliente
tu imagen constantemente
en su pecho llevará.

Si ríes... que en tu sonrisa
brille un rayo de ventura
que mitigué mi amargura
puro como blanda brisa
que á la rosa da frescura.

Si lloras... dale de llanto
una lágrima que al verla
sabrá en medio su quebranto-
que tiene un celeste encanto
de tus ojos una perla.

Sabrá que tu puro aliento
es aurora divinal
que reposo da al tormento,
que en deleite trueca el mal
y en ¡ay! de gozo al lamento.

Mas, ¡ah! no pretendo ahora
turbar oh! bella Asunción,
tu existencia encantadora;
sé feliz en tanto llora
mi angustiado corazón.

Sé feliz y pinta aquí
el edem de tus amores,
que estas hojas para ti
serán un vergel de flores...
siempre abrojos para mí.

Que si yo tocarlas quiero
negra sombra las empaña,
mi acerbo llanto las baña,
mi sollozo lastimero
su fulgor al punto daña.

Solo al tacto de tu mano
cobrarán fulgente brillo
y al aliento soberano,
de tu corazón sencillo
un aspecto mas galano.

Tuyas son; escribe en ellas
los recuerdos de tu vida;
no es justo que mis querellas
intenten lograr cabida
en estas páginas bellas.

Solo debo en mi aflicción
sin que mi infortunio asombre
las galas de tu ilusión,
en señal de admiración
dejarte un obscuro nombre.
Comentarios (0) - Categoría: Textos históricos - Publicado o 01-03-2011 22:35
# Ligazón permanente a este artigo
SÁTIRAS CONTRA RAMÓN SUÁREZ PICALLO

A revista humorística Gracia y Justicia, publicada en Madrid durante os anos da II República, adoitaba empregar o sensacionalismo e a sátira máis despiadada para facer política, nunha liña evidentemente dereitista. Tanto daba se as súas afirmacións eran veraces ou se se valía da esaxeración.
Un dos políticos sobre os que verquía os seus ácidos comentarios era Suárez Picallo, ao que lle criticaba o seu pasado como emigrante na Arxentina (que para a dereita lle quitaba lexitimidade á hora de representar á provincia da Coruña como deputado), e, sobre todo, o seu tardío paso polas aulas (cursando o bacharelato mentres no ano 1932 e licencíandose en Dereito no 1935).
Reproducimos aquí dous textos satíricos, polo seu evidente interese histórico. Ás críticas voraces contra Suárez Picallo súmanse outras contra destacados dirixentes do Partido Galeguista, entre eles o tamén sadense Manuel Lugrís Freire, polo que fica evidente que tras un texto humorístico existe un trasfondo político de desprecio cara os nacionalismos periféricos e cara a cultura galega por parte da prensa madrileña máis cavernícola.



COMO NOS DIVERTIMOS EN EL MITIN GALLEGUISTA DE LA CORUÑA

CORUÑA.?Envío una información completa del mitin galleguista celebrado el domingo en esta capital. Se produjo el suceso en el teatro de Rosalía de Castro, con una gran concurrencia ávida de hacer una apoteosis a los diputados gallegos por su brillante actuación en las Cortes. Apenas aparecieron éstos en el estrado, uno de la Estrada (provincia de Pontevedra) lea gritó entusiasmado:
?¿Por qué non vos quedáchedes nas Cortes?
Algunos coruñeses, que entienden algo el gallego, porque fueron a la escuela que tenía la ?Irmandade da fala?, se retorcieron de risa, Víctor Casas torcía el gesto: Lugrís Freire no sabia qué hacer con los cuatro infinitivos de que dispone para él solo cuando habla en la vernácula. Por fin, Suárez Picallo consiguió dejar oír su voz argentina:
?Queridos ?connasionale, se venimo? aquí a daros cuenta de nuestra labor que como ?gachegos cossiente? emprendimos bajo los pliegues de nuestra bandera.
A ?sielo? arrebataron,
nuestros gigantes padres
el blanco y el ?seleste?
de nuestro pabellón.
Un camarero de los vapores que hacen la travesía a la América del Sur grita:
?Eso es el himno argentino.
?Si, eso es de Lino, lo del pabellón es de lino.
?Vea, compadre?ruge Suárez Picallo?, a mi no me pisa el poncho ningún otario.
Un notario de Betanzos se da por aludido e increpa al orador. El público en masa canta el conocido tango que empieza: ?Fume, compadre?, etc. Por fin un caballero de un palco impone silencio, al decir:
?Dejadlo que hable, que nos recuerda a la Maizani.
Picallo continúa:
?Nosotro hemos conseguido para esta querida capital y para Vigo, los muelles para trasatlánticos que tan necesarios eran.
?¡Adiós, Guadalhorce!?grita uno que estuvo al servicio de la Dictadura.
Picallo continúa impertérrito:
?A nosotros nos debéis la repoblación de los montes de la provincia de Pontevedra, que malas lenguas atribuyen al señor la Sota.
?¡Embustero! ?exclaman varios?. Lo del monte se debe a la Sota.
El escándalo es inenarrable. Al pobre Suárez le dan un tute. Lugrís Freire dice a Casas:
?Me parece que hemos hecho las diez de últimas.
El diputado argentino, inmutable, sigue diciendo:
?Hemos conseguido la libre importación del maíz, el abaratamiento de la hoja de lata, el ferrocarril de Zamora a la Coruña. Las obras de éste han adquirido tal intensidad, gracias a nosotros, que dentro de poco vendrá a visitarnos en él don Indalecio Prieto. Ya me parece oír la locomotora que pita.
En este momento la silba en el teatro es tan estrepitosa que se oye en la calle, en la calle de Silva, de Madrid.
Interviene Castelao y por poco se origina la hecatombe. El público cree que el insigne dibujante se burla, porque saca la lengua, la lengua gallega, que casi nadie conoce. Pero el diputado por Pontevedra se apodera de la mayoría, pues arremete contra la minoría gallega del Parlamento. Dirigiéndose a los diputados, dice:
?Sodes un fato de lacazáns.
?¡Que hable en castellano, que estamos en Coruña! ?le gritan.
Villar Ponte traduce la frase; pero Lugrís Freire se muestra disconforme con la traducción, y saca a relucir su gramática de los cuatro infinitivos. Villar Ponte, al ver la gramática, queda suspenso, y el público también, porque como en su mayor parte es de coruñeses, sabe tanto gallego como el ministro de Instrucción pública.
Castelao aprovecha la circunstancia para continuar, y consigue apoderase de la atención de la mayoría, porque despotrica contra la minoría. Se declara francamente separatista pues anuncia que se separa de sus compañeros del Parlamento. El público, en masa, también se hace separatista. Es decir, que se separa de sus diputados. Castelao dice luego que el ideal gallego es que la voz de Galicia llegue a Portugal, pasando por encima de los carabineros. Don Alejandro Barreiro manifiesta airadamente que ?La Voz de Galicia? ni pasa por encima de los carabineros ni pasa por eso que dice Castelao. Un redactor de ?El Ideal Gallego? declara que ?La Voz de Galicia? ni va a Portugal ni a ninguna parte. El escándalo es indescriptible. Sólo podría reproducirlo la banda republicana, dirigida por Pérez Madrigal. Se oye rugir, croar, gañir...
?¡Quen me dea un pau doulle un peso! ?berra uno.
?¡Ey, Carballeira! ?responde otro.
?¡Terra a Nosa! ?gritan acullá.
Y allí:
?¡Viva Rusia!
?¡Viva la Constitución checoslovaca!
?¡Viva Coruña! ¡Muera Vigo!
?¡Viva Vigo! ¡Muera Coruña!
Fracasó el galleguismo; pero triunfó la galleguidad. Castelao, triste, morriñento, saudoso, se va recitando los versos de Rosalía:
?Teño unha espiña cravada,
cravada no corazón...?
Suárez Picallo, con su andar de taita de arrabal, canturrea:
?Percanta que me amuraste
en lo mejor de la vida,
dejándome el alma herida
y espina en el corazón.?
El público sale escamado, como Albornoz cuando oye hablar de crisis.


Gracia y Justicia, Madrid, 02/01/1936



SUAREZ PICALLO ESTÁ A LO QUE SE PESCA

En el ?Acuarium? encontramos al diputado argentino.
?¿Cómo dise que le va, che, viejo?
?Así, no más, ilustre ex proel. Venia a hablarle a usted de la Marina.
?¿Viene usted de La Coruña?
?No; es de nuestra Marina de guerra.
?No me hable usted de la guerra. A mi lo que me interesa es la pesca. ¿Usted sabe lo que cuesta coger una merluza?
?Con esto del Estatuto del Vino, debe ser un dineral.
?Me refiero al malacopterigio de los subranquiales.
?¡Reproa, qué erudición!
?Acabo de aprobar el bachillerato. Pues coger una merluza, como iba diciendo, cuesta mucho trabajo y mucha zozobra.
?Si, sobre todo cuando el barco zozobra.
?Pues bien, para terminar, la solución del problema de la pesca está contenido en el ?folk-lore? gallego.
?Teño lanchas, teño redes,
teño sardiñas no mar,
teño unha muller bonita
xa non quero traballar.?
Y el que quiera entender que entienda.
?Que entienda el gallego, naturalmente.

Gracia y Justicia, Madrid, 10/12/1932
Comentarios (0) - Categoría: Textos históricos - Publicado o 29-01-2011 11:40
# Ligazón permanente a este artigo
IMPRESIONES, por EZEQUIEL ROCHA LLOBREGAT
Reproducimos hoxe este texto publicado no 1925 polo Xuiz Municipal de Sada, Ezequiel Rocha Llobregat, na revista Mariñana.


IMPRESIONES

EZEQUIEL ROCHA LLOBREGAT


Es Miércoles de Ceniza. Todavía en las calles hallamos a nuestro paso, bien entrada la mañana, restos desperdigados, "trofeos" del Carnaval.
Una comparsa no de la villa, luciendo su amarillento y percalinesco traje, precedida de un pendón, o lo que sea, pasea al ritmo de bombo, tamboril y estridentes platillos. Es el ocaso de Momo, pensamos, que se bate en retirada forzosa. Se nos ofrecen "versos" ?quizá ni mejor ni peor medidos que hechas resultarán estas "Impresiones"? los que no aceptamos.
Subimos empinada cuesta que conduce al templo de la diosa Themis. Jamás, justicia menuda alguna ? que diría un ilustrado juez excedente? pudo elevarse a más elevado pináculo. Unas escaleras más... y basta. Hemos llegado.
Henos aquí cumpliendo nuestro deber y, terminado, retornamos a nuestro lar por el mismo camino, pues no tenemos otro. Cuesta abajo, dícese que todos los santos ayudan.
Aun cuando día de trabajo, esta buena gente viene de la iglesia parroquial de cumplir un deber religioso: la imposición de la ceniza "memento homo, quia pulvis est", etc.
La conversación con unos vecinos nos hace detener la marcha y apreciar las grandes cantidades de tierra que el agua pertinaz, infiltrándose, hizo caer a uno y otro lado del camino.
Efectos del invierno, nos decimos filosóficamente. Con unas cuantas pesetas y tiempo todo habrá de arreglarse por nuestro Ayuntamiento. Dios nos dé en qué entretenernos mientras, y ya que la cuestión es pasar el rato, lo mejor posible, sin grandes dispendios de economía casera, con los que no comulgamos, por no permitirlo nuestras fuerzas, hacemos honor al yantar familiar preparado por nuestra ilustre y amada cocinera (que Dios conserve por muchos anos), émula infatigable de aquel ilustre Picadillo, príncipe inimitable del fogón, de ilustre prosapia nacido y, como buen español, profesor titulado de la ciencia y arte de enmarañar o desenmarañar cuestiones, sino propias, ajenas, pues ostentaba además del otro, el honroso pergamino de licenciado en Derecho..., y nos dirigimos a tomar café a un kiosco.
La casualidad nos depara aquí a un clérigo y a un ex-aspirante a tal. Empéñanse en que les acompañemos hasta Fontán. No bastan nuestras exculpaciones.
La obstinación de aquellos amigos nos hace levantar del asiento, abrigarnos con nuestro gabán, armarnos de paciencia y caminar.
Tarde cruel. Mucho frío. Las olas, en su empuje han separado de su línea parte del malecón; en otros lados el pretil viene al suelo. La parte de carretera que llega hasta la fuente de la "Barrosa" aparece descarnada. Tenemos la suerte, al pasar, de no ser "bautizados" por el oleaje.
Tira, tira, llegamos a Fontán. Cruzamos sus laberínticas e intrincadas rúas que son malas, malísimas corredoiras. Nada de higiene. Aquí y acullá, por doquier, álzanse montículos de algas, que habrán de servir para nutrición de plantas.
Carece el pueblo de alumbrado eléctrico y de todo otro. Consérvanse, si, no sabemos si para mofa, restos de antiguos faroles, en su día alimentados por petróleo. Todo da la sensación de pobreza, de abandono.
A un kilómetro de la urbe, y siendo un pueblecito, en sus condiciones naturales tan lindo, y sus moradores tan laboriosos como cuadra a honrados pescadores, las arcas municipales no han derramado, siquiera por una sola vez, en beneficio del mismo su protección paternal y largueza.
Avanzamos. ¡Un abismo en el centro del pueblo! Pero ¿qué es esto? ?preguntamos, ingenuamente. Señor, se nos responde: el temporal de estos días, el mar, nos ha llevado los restos de la muralla natural ?es tierra arcillosa? que, aunque insegura, nos servía de camino.
Repetidas veces hemos interesado se hiciera un muro de contención. Nadie nos ha querido oír. Sin duda nuestros lamentos, nuestras súplicas, se han perdido en el vacío. ¡Pobre gente! ¡Cuánta razón y cuánta justicia les asiste!...
Seguimos. En los restos de una casa, que la separa del inminente peligro descrito poco más de un metro, atisbamos un felino entre un montón de mal oliente paja.
Morazón. Ruinas de un castillo o fortificación. Troneras, todavía en pie. Inmenso depósito de deyecciones humanas, en total.
Adelante, "Pena da Herba". Nos enfrentamos con ella. Un viejo y acomodado lobo de mar, nos dice: allí Redes, allí la Bailadora, más allá Mugardos...
La mar rompe impetuosa, sobre los acantilados de la costa. Magno, prodigioso, sublime es el cuadro que la Naturaleza brinda a nuestra atención...

? ? ? ? ? ? ? ? ? ? ? ? ? ? ? ? ? ? ? ? ? ? ? ?

¿Es posible, Señor y Dios mío, que ante tanta grandiosidad y belleza haya quien se atreva a negarte? Imposible.
"Soli Deo honor et gloria et alleluia".
Comentarios (0) - Categoría: Textos históricos - Publicado o 14-11-2010 12:25
# Ligazón permanente a este artigo
O VERANEO NA SADA DE 1891. UN POEMA DE F. GARCÍA ACUÑA
No ano 1891 veraneaba en Sada o escritor e xornalista betanceiro Fernando García Acuña. Desde a vila mariñá escribía unha carta en verso ao seu amigo Valerio Álvarez Pedreira, consul en Civitavecchia, na que describía á Sada estival do momento. Foi publicada orixinalmente no pediódico brigantino El Mendo (12/08/1891) e, máis recentemente, no Anuario Brigantino por José Antonio Míguez (1988).



Sr. D. Valerio Álvarez Pedreira
Civitavecchia

Sada Julio 30 ? 1891


Ha días que aquí llegué
De aquel Brigantium vetusto
Y si antes no contesté
A su grata, fue porqué
No hallé noticias de gusto
Además, como yo he sido
Y soy como Pedro Andana,
Fui haciendo el tiempo perdido,
Diciendo: ?escribo mañana?,
Mas no dando a V. al olvido
Pues sabe V. demasiado
Que esa falta jamás trunca
Cariños que le he guardado,
Podré olvidar un pasado,
Pero nuestra amistad ¡nunca!

Y ahora en ramplonas quintillas
Escritas a vuela pluma
(Que le harán a V. cosquillas)
Voy a contarle a V. en suma
Lo que son estas orillas.

He venido con mi gente
A respirar a estas playas
De otra atmósfera, otro ambiente,
De ese que aquí solamente
Esparcen las flores gayas.

De ese que tanto codicia
El pulmón más abatido;
De ese que al alma acaricia
Y solo se halla esparcido
En los aires de Galicia.

Que yo no exagero en nada
Lo sabe V. amigo mío;
Esta villa ya no es Sada,
Es la tacita plateada
De esta Atlántico bravío.

Y no hay nada en la región
Como esta vega en primores;
Se ensancha aquí el corazón,
Que es un búcaro de flores
Este apartado rincón.

Aquí la Tierra y el cielo
Compiten en galanura;
Siempre azul allá en la altura
Y en espejismos el suelo
Retratan tanta hermosura.

Y hasta juzgo ?y no es nada-
(Créamelo V. amigo)
Que es la mar más azulada,
Y cito aquí de testigo
A Ferrari, que está en Sada.

Vendrá la Corte de ahí
dentro de muy pocos años,
Y ya no habrá Hendaya ni
Duque que no venga aquí
A gozar y tomar baños.

Porque tienen más ioduros,
Más que ninguno, estos mares;
Aquí corren siempre a pares
La salud y los aires puros
Por cima de los pesares.

Con treinta o cien bien cocidas
Sardinas que estén a punto
Se alargan aquí las vidas;
¡Ayer con diez revenidas
Se resucitó a un difunto!

No hay nada que corte el hilo
De la existencia aquí al hombre.
¡Oh, la sardina del pilo!...
¡Es el bálsamo que a Rilo
Le dio talento y renombre!

Y se me erizan los pelos
Considerando tal cosa
En esta tierra de... grelos.
¿Dónde hay vianda más sabrosa
Que los divinos cachelos?

Todo ahí será precioso,
Los cantos... las barcarolas...
Pero nada más hermoso
Que este cantar silencioso
Y este rumor de las olas.

De la peña que le abruma
Ellas portadoras son,
Que cada monte de espuma
A decirme viene en suma
Lo que es una expatriación.

Será esa tierra encantada
Y su mar muy azulado,
Pero le digo a V. en serio
Que no hay nada, tío Valerio,
Como esta costa de Sada.

Yo, respirando en las algas
El ioduro codiciado,
Tanto y tanto me he engordado
Que tengo, tío, unas nalgas
Como jamás he soñado.

Y para que vea si es raro
Este efecto tan supino,
Que aquí engordan con reparo
Todo Dios... hasta Avelino
Y hasta Ángeles y Amparo.

En fin, para que además
Vea que esto no va a menos
Y no se anda hacia atrás,
Sepa que aquí hay dos serenos
Y ambos están por demás.

Un magnífico paseo
Llamado del Malecón,
Cafés, centros de recreo...
Sada a este paso la veo
Convertida en Arcachón.

¡Arcachón! Que si lo es!
Y hay la mar de gente en Sada,
Tenemos aquí al Marqués
Que es el de Algara de Grés,
?Persona muy apreciada?.

Y hago punto, sudo el quilo,
Que he perdido la chaveta
No pudiendo hallar el hilo,
Pues convidan al poeta
A unas sardinas del pilo.

Fernando G. Acuña


Comentarios (0) - Categoría: Textos históricos - Publicado o 08-11-2010 10:55
# Ligazón permanente a este artigo
[1] 2 [3] [4]
© by Abertal

Warning: Unknown: Your script possibly relies on a session side-effect which existed until PHP 4.2.3. Please be advised that the session extension does not consider global variables as a source of data, unless register_globals is enabled. You can disable this functionality and this warning by setting session.bug_compat_42 or session.bug_compat_warn to off, respectively in Unknown on line 0