A. C. Irmáns Suárez Picallo - Sada


Este blogue nace co obxecto de difundir a actividade da A. C. Irmáns Suárez Picallo, así como de recuperar e por a disposición do público diversos materiais de interese sobre o noso pasado,ao tempo que damos a coñecer os artigos escritos por Ramón Suárez Picallo e outros autores sadenses.
Estruturamos o blogue en varias seccións, nas que terán cabida noticias de actualidade sobre as nosas actuacións, artigos, textos históricos, fotografías...


Visitas (desde o 05/08/2010)





Únete a nós!
comisionsuarezpicallo@gmail.com
 CATEGORÍAS
 GALERÍAS FOTOGRÁFICAS
 RECOMENDADOS
 BUSCADOR
 BUSCAR BLOGUES GALEGOS
 ARQUIVO
 ANTERIORES
 DESTACADOS

XENERAL ARANDA
Ao coñecer a noticia da destitución do xeneral Aranda como direcrtor da Academia Militar de Toledo no ano 1942, RSP opina sobre as causas de tal decisión e presenta unha breve pero condensada biografia do citado militar que permiten facerse unha idea do mesmo.


3 de diciembre de 1942

EL GENERAL ARANDA


Por Ramón Suárez Picallo

Radio Berlín, citando informaciones de Madrid, anuncia la destitución del general Antonio Aranda, de Jefe de la Academia Militar de Toledo, sustituido por Alfredo Kindelán, Teniente general de Aviación. Recientes informaciones de España, daban al general Aranda, como enemigo de Falange Española, formando parte de un grupo militar partidario de las Democracias y el cual no sería extraño el actual Canciller español, general Conde de Jordana. La obscura y difícil situación de España muestra a sus actuales gobernantes en actitudes contradictorias y sacrificios políticos de personalidades de primer orden. La destitución de Aranda, que fue durante la guerra civil, llave maestra para el triunfo de la insurrección y que es uno de los militares españoles más inteligentes, más políticos y más hábiles, puede perfectamente estar vinculada a aquella difícil situación. Y no deja de ser sintomático que la primera noticia haya sido dada por la Radio de Berlín.

Por si el lector no lo recuerda, ya veamos quién es y qué hizo el general Aranda. Coronel Comandante de la Plaza de Oviedo (capital de Asturias) desde antes de la guerra civil cultivó estrechas y cordiales relaciones con los elementos obreros y democráticos del famoso Principado. Resolvía sus problemas, recibía a sus dirigentes sin audiencia pedida y les hablaba de un posible golpe militar, al cual estaba él dispuesto a hacer frente con todos sus elementos. Logró inspirar tal confianza, que unos días antes de la insurrección, el entonces coronel Aranda era candidato a Ministro de Guerra, en el Gobierno del Frente Popular, propuesto por altas personalidades del régimen.

Producida la insurrección en África y extendida a la Península, Aranda llamó a su despacho a todos los dirigentes de la izquierda para trazar un plan de defensa del régimen en el norte y noroeste de España. Fueron todos. Se acordó enviar a Madrid un grupo de mineros para ayudar a defender la capital. Salieron varios miles con orden de recoger armas en León. Se planeó la seguridad de la cuenca minera y el control de los caminos. En medio de la conferencia, Aranda ?se retiró un instante para atender un asunto urgente?. Como tardaba en volver, los dirigentes democráticos entraron en sospechas. Segundos después oían los clarines militares anunciando la proclamación del estado de guerra ?santo y seña de la insurrección- cuyo bando firmaba el coronel Aranda, como Comandante militar de la Plaza. Por las puertas, por las ventanas, como pudieron los dirigentes populares salieron de Capitanía y luego de la ciudad ya sublevada. Se mandaron mensajeros para impedir que cayesen en la trampa los que habían salido hacia Madrid. Pocos lo reciberon. En León, donde estaban avisados por Aranda, de su llegada, fueron fusilados en masa. Al día siguiente los mineros con dinamita y con lo que pudieron sitiaron Oviedo. Aranda defendió la plaza con valor y con talento y de paso entregó a la insurrección militar la despensa de hombres y cosas de Galicia y parte de Asturias.

De primer momento, nadie creía en el resto de España, que Aranda hubiese traicionado la República en Oviedo. Pocas horas después del levantamiento, se le dirigían desde Madrid patéticos llamamientos por ilustres jefes republicanos. Pero Aranda hacía tiempo que servía a los complotados. Se comprobó esto al ser hallada una carta suya remitida a Goded, en el mes de marzo: un mes después de las elecciones y días antes de de el sublevación. Es decir, cuando Aranda saludaba a la manifestación obrera con el puño en alto, agasajaba a los líderes obreros y republicanos, sonaba su nombre para Ministro de la Guerra del Frente Popular y juraba por su honor que en Asturias no habría insurrección militar contra la República.

Este es Ascanio Aranda, destituido de su alto cargo, según noticias de Berlín y a quien se sindica como amigo de las Democracias y enemigo de Falange española.

Con sus antecedentes a la vista nadie podría asegurar de qué manera es más de cuidado, si como amigo o como enemigo.

(Artigo publicado no xornal La Hora en Santiago de Chile, o día 3 de decembro de ... 1942)
Sobre o xeneral Aranda
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Persoeiros (outros) - Publicado o 03-12-2010 00:27
# Ligazón permanente a este artigo
PEDRO VALDIVIA EN HUELÉN (CHILE)

RSP lembra nesta data, 447 anos depois, a Pedro de Valdivia, na sua expedición e conquista de Chile, pois despois de cruzar lugares inhóspitos alcanza o maravilloso lugar a beira do río Mapocho, demnominado Huélen (nome do caudillo indíxena da zona) e que Valdivia bautizará co nome de Santa Lucía ,por ser un 13 de decembro de 1540 cando chegan a dito lugar, onde se intalará e que dará pé a fundación da cidade de Santiago da Nova Extremadura (hoxe Santiago de Chile)
RSP, dende un cerro do lugar, trata de imaxinar o momento que Valdivia descubre este paraíso e cita o famoso texto que alí esta gravado e que contén parte da carta que envióu Valdivia ao Emperador Carlos V, onde describe as bondades da nova terra conquistada.



13 de diciembre de 1947

DE HUELÉN A SANTA LUCÍA


Por Ramón Suárez Picallo


No se sabe qué hora sería del día 13 de diciembre de 1540, cuando el caballero y capitán don Pedro de Valdivia, extendía por primera vez su mirada avizora sobre el Valle del Mapocho, desde las estribaciones de los cerros circundantes, pero debió ser a hora muy propicia, ya que la visión se le apareció como una maravilla cargada de esperanzas, apta para la fructificación de los esfuerzos; y sobre ella descansó la mayor de sus creaciones; la ciudad de Santiago de la Nueva Extremadura, capital del último reino español de América y de una de sus más florecientes colonias y más tarde de una República ejemplar, que es honra y prez del tronco progenitor.

Y quizá, con aquel optimismo que caracterizaba a los hombres de su estirpe, esperaba hallar la paz fecunda y creadora sobre el paisaje virginal, cubierto de sol de primavera y de jugosas verduras después de largas andanzas guerreras por los campos de Italia y del Perú; y aún es posible que más que en batallas ? que habrían de ser feroces hasta constarle la vida? pensase el gobernante que llevaba dentro del milite extremeño, en vastas empresas agrícolas, cubriendo de trigales y de cristianas cabañas ganaderas, la hermosa llanura inédita. En el calendario?santoral se leía: Santa Lucía, patrona y abogada de los que sufren el mal de no ver. El capitán y los suyos debieron dar gracias a la dulce santa, por haberles conservado la vista y permitirles ver bien la tierra y su río bifurcado, oasis y descanso para caminantes que venían de cruzar desiertos; meta de una ruta que otros conquistadores habían abandonado y desandado por inhóspita y dura?

Por eso el lugar que les sirvió de mirador para contemplar el venturoso hallazgo, que llevaba el eufónico nombre indígena de Huelén, fue rebautizado bajo la suave evocación de Santa Lucía; santo lugar de Chile, porque aparte de su belleza singular y de su índole de pulmón de la ciudad, allí nació la mayor esperanza creadora de una comunidad humana dentro de la órbita de la civilización cristiana.

Escribimos estas líneas sobre el césped verde del bello cerro a la caída de la tarde cuando el trajín urbano cubre de ruidos los sitios agrestes que contempló el conquistador, pero cerrando los ojos y los oídos físicos, para que el espíritu escuche la voz de la estirpe y de la Historia se pueda evocar la escena remota, y sentir la honda emoción que envolvió a aquel grupo de hombres frente al hermoso y anhelado vergel.


ANTOLOGÍA

Andando y matinando en la efemérides, vamos a dar frente a un texto de alto valor histórico, esculpido sobre un monolito de cantería. Es el conocido fragmento de la famosa carta que don Pedro escribió al Emperador Carlos V, haciendo la descripción y el elogio de la tierra por él descubierta, poblada y conquistada. La carta escrita cuatro años después de la primera visión que su autor tuvo del fértil valle mapochino ; pero en ella palpita la emoción primigenia que le causó cuando sus ojos se extendieron sobre él por vez primera.

Texto de antología, que rezuma paz, amor y ternura, sin hablar para nada de batallas ni de contiendas ni siquiera Cristóbal Colon iguala, ni en la forma ni en el contenido elogioso, cuando describe a La Española. Por eso la fina sensibilidad chilena le dedica un monumento. Es la única carta del mundo que tuvo tal honor. Porque es, quizá la más hermosa la más llana y la mejor escrita que escribió nunca un conquistador hablando de la tierra conquistada, después de sufrir en ella enormes angustias y rudos sinsabores.

Aún siendo muy conocido damos aquí el texto famoso porque la unción que inspira su contenido nació tal día como hoy del año 1540, cuando él insigne gobernante, mílite y caballero, quizá desde este mismo lugar, extendió sus ojos esperanzados sobre el valle jocundo cubierto de verde...

?Y para que haga saber a los mercaderes y gentes que se quisieren venir avecindar, que vengan: Porque esta itera es tal que para vivir en ella y perpetuarse, no la hay mejor en el mundo. Dígalo porque es muy llana, sanísima de mucho contenido: tiene cuatro meses de invierno no más, que en ellos si no es cuando hace cuarto de luna, que llueve un día o dos todos los demás hacen tan lindos soles que no hay para que llegarse al fuego. El verano es tan templado y corren tan deleitosos aires que todo el día se puede el hombre andar al sol que no les es inoportuno. Es la más abundante de pastos y sementeras y para darse todo género de ganado y plantas que se puede pintar. Mucha e muy linda madera para hacer casas, infinidad otra de leña para el servicio de ellas. Y las minas riquisímas en oro en toda la tierra están llenas de ello y donde quiera que quisieren sacarlo. Allí hallarán en que sembrar y conque edificar. Y agua, leña y yerba para sus ganados, que parece que la hizo Dios aposta para poderlo tener a la mano?.


(Artigo publicado no xornal La Hora, de Santiago de Chile o 13 de decembro de... 1947)
Biografía de Pedro Valdivia
Cerro de Santa Lucía
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Persoeiros (outros) - Publicado o 13-12-2009 09:46
# Ligazón permanente a este artigo
A DUQUESA DE VALENCIA
Casa de Miguel del Águila,en Ávila, propiedade da duquesa de Valencia e cedida ao Estado.
Nos dezaseis anos de exilio en Chile, tal día como hoxe (1 de novembro) RSP escribiu artigos de temática diversa. Coñecemos dez. Agora presentamos un adicado á Duquesa de Valencia, María Luisa Narváez, descendente directa do xeneral Narváez, por quen profesaba unha extraordinaria admiración,e que pasou no seu pazo de Ávila os derradeiros anos da sua vida; foi unha muller que destacou pola sua oposición ao franquismo, polo que estivo varias veces na cadea; coñeciase tamén polo alcume de a duquesa revolucionaria.

1 de noviembre de 1948

LA DUQUESA, LOS PUCHEROS Y LAS CUCARACHAS


Por Ramón Suárez Picallo

Los aficionados a leer noticias de España, conocen, por las informaciones del cable, las andanzas y malandanzas de la señora Duquesa de Valencia, monárquica ella y antifranquista jurada; primero la ?asaron a multas?, como se dice por allá, y después, cuando ya no había de dónde sacar más ?tela?, la metieron varias veces en la cárcel como cualquier hijo de vecino de Játiva o de Alarcón de Abajo.

Y la cosa no es para menos. La Duquesa de Valencia, descendiente directa de Don Ramón María de Narváez, regente, dictador y mandamás en los tiempos adolescentes de Isabel II, conocido con el remoquete de ?El espadín de Loja?, que inmortalizó Pérez Galdós, tiene manías que dan en lo subversivo. Por ejemplo, tiene en su caserón de Madrid la mejor colección de pucheros de barro de toda España. Los tiene colocados por tamaños en grandes estantes y rigurosamente bautizados con nombres de políticos, militares, gobernantes y, aún académicos, según cada cual figure en la estimativa ducal. Y así, el General Franco figura en la colección como un puchero pequeño, de barro mal trabajado, con capacidad apenas para contener una mísera ración de cocido o de callos no mayor de dos reales; en cambio el Duque de Alba y don Juan de Borbón son dos tremendos pucherazos capaces de contener gazpacho para cuarenta campesinos extremeños o andaluces. Pues bien en uno de los últimos registros hechos en su casa, los policías cayeron en la cuente de lo que significaba la famosa colección de pucheros, numerados y catalogados con nombres y apellidos, por la Duquesa revolucionaria.

Y sin más, la metieron otra vez en la cárcel. Y la alojaron en una celda llena de cucarachas por ver si la asustaban. Más cátate aquí que ella, descendiente de un militar espadín, no es mujer que se deje arredrar por cucarachas más o por cucarachas menos. Ni corta ni perezosa, cogió con sus blancas manos, a varios de los desagradables bichejos y les clavó en los lomos un pedacito de papel, con un mensaje escrito de su puño y letra. Las cucarachas, acicateadas por el inusitado aditamento, salieron corriendo por celdas y pasillos y recorrieron hasta que alguien se fijó en los papelitos que llevaban en el lomo. ¡Rediós con los papelitos! El generalísimo, sus ministros militares, gobernadores, carceleros, policías y aún académicos ?junto con los ascendientes, descendientes y colaterales hasta el tercer grado, de cada cual? estaban allí puestos a pan pedir y como digan dueñas. El escándalo ?con su buena parte de regocijo? fue épico. A tal punto, que se asegura que un grupo de notable juristas, están estudiando una nueva ley penal que ?prevea, fije, tipifique y castigue? a las cucarachas de las cárceles españolas, por el nefasto delito de ser mensajeras de textos subversivos, contrarios a la Seguridad del Estado.

Artigo publicado no xornal La Hora o 1 de novembro de... 1948
Comentarios (2) - Categoría: RSP-Persoeiros (outros) - Publicado o 01-11-2009 00:11
# Ligazón permanente a este artigo
A DUQUESA CAYETANA DE ALBA
María del Rosario Cayetana Alfonsa Victoria Eugenia Francisca Fitz-James Stuart y de Silva (Palacio de Liria, Madrid, España, 28 de marzo de 1926) é unha aristócrata española, XVIII Duquesa de Alba, actual xefa da Casa de Alba é coñecida habitualmente como Cayetana de Alba, Cayetana II de Alba, a Duquesa de Alba. Aínda hoxe é noticia nas portadas de revistas e xornais. Cando casou, no ano 1947, RSP escribiu o seguinte artigo.

14 de octubre de 1947

BODAS DUCALES QUE PODRÍAN SER REALES


Por Ramón Suárez Picallo

En la maravillosa Catedral de Sevilla, una de las más hermosas del mundo, a la sombra de la famosa torre de la Giralda, se ha celebrado el matrimonio de la Duquesa Cayetana do Montoro, hija del Duque de Alba y de Berwick, don Jacobo María Stuardo Fitz James y Portocarrero, con don Luis Martínez de Orujo, hijo del Duque de Sotomayor.

Entre ambos consortes reúnen alrededor de cincuenta títulos nobiliarios más y son entre los dos veinte veces Grandes de España, según lo que en los cánones de la Heráldica, se entiende por grande y por noble. La novia, personaje principal del acontecimiento, tiene 21 primaveras y se dice que es bellísima; agrega a sus blasones y a su belleza, una especial circunstancia: es descendiente directa y lleva el mismo nombre de pila de aquella otra famosa Cayetana de Alba que según decires le sirviera de modelo a don Francisco de Goya y Lucientes para el maravilloso cuadro ?La Maja desnuda?.

En cuanto al novio no le va en zaga en lo de nobleza y abolengo. La casa de Sotomayor, original de Galicia, entronca con la primera aristocracia real sueva de los tiempos de don Frucia, que tenía por sedes de las villas de Tuy, Allariz y Betanzos y se enlaza después con las más linajudas familias de España y de Portugal. La boda ducal, según informaciones que tenemos a la vista, ha superado en fastuosidad y pompa a cuantas se hayan celebrado en España y en Europa en el último siglo, incluyendo a las más renombradas bodas reales y principescas.

Las bellas naves de la espléndida Catedral gótica estaban materialmente ocupadas por más de tres mil personas pertenecientes a la aristocracia de toda España y a las tres tradicionales Órdenes Españolas de Caballería ? Santiago, Alcántara y Calatrava ? con sus vistosos hábitos y uniformes; y además altos jefes militares con sus mejores atuendos de gala, y más de mil damas, luciendo peinetones y mantillas cuajadas de alhajas y de claveles reventones y de albos jazmines. Sin contar con la presencia del ?brazo eclesiástico? que debió también echar lo suyo, puesto que el Sacramento fue consagrado por Monseñor el Arzobispo de la Diócesis, doctor Marcelino Olaechea y Loizaga con todos los miembros del Cabildo sevillano, y con una especialísima bendición papal ?ad hoc? concedida por el Sumo Pontífice romano, contraviniendo los cánones que obligan para consagrar matrimonio la presencia del párroco.

Como podría observar el curioso lector, una ceremonia deslumbrante digna de un buen libretista italiano y de la inspiración musical de Verdi para lograr una ópera muy superior a la ?Aída? en olor, color y sabor.

En cuanto al yantar subsiguiente a la ceremonia religiosa, palidecieron ante él Trimalción, Lúculo, Gargantúa, Pantagruel y aún el españolísimo Camacho a quien alude Don Quijote y aplaude el gran comilón de Sancho Panza, por sus memorables bodas. Las mesas fueron colocadas en los jardines encantados del Palacio de las Dueñas, cubiertas de claveles y de jazmines. El opulento condumio fue aderezado y aliñado por los catorce mejores maestros cocineros de España que responden geográficamente a las catorce regiones en que se divide el incomparable mapa gastronómico peninsular ibérico y que en su día elogiara fervorosamente Francisco I de Francia, como el más suculento del mundo conocido. ¡Y eso que él tenía por súbdito al insigne Rabelais! El pote gallego, el lacón y las empanadas de lampreas y de anguilas del Miño, del Sar y del Sarela; la fabada asturiana; la caldereta montañesa y el bacalao a la vizcaína, del País Vasco; la sin par paella valenciana con el gazpacho andaluz y murciano; el incomparable cocido castellano y extremeño y el jabalí en adobo de los manchegos; la buyavesa de Mallorca y Cataluña y el sancocho semitropical de Las Canarias. Y después la maravillosa repostería española que va desde las tartas de Monforte, las mantecadas de Astorga, las yemas de Santa Teresa hasta los insuperables brazos de gitano que tienen su capitalidad en la prócer Granada. Rociado y regado todo ello con los vinos rojos y dorados que sintetizan la luz del sol de Andalucía, y la agilidad mental de sus tierras anacreónticas.

Por esta vez ?¡la cosa no era para menos tratándose de quien se trataba!- se olvidó que 28 millones de españoles tiene rigurosamente racionados los artículos esenciales de su comer y de su vivir diario: el pan, el aceite, el pescado, la carne, las patatas, la mantequilla, y las cebollas, entre otros, que, quien quiera tenerlos, ha de comprarlos a precios fabulosos en el Mercado Negro que allí se llama straperlo , dirigido y usufructuado por los jefes militares si los funcionarios falangistas del movimiento ?salvador?.

De todos modos, el Generalísimo y sus adláteres no deben estar muy satisfechos del suceso social de Sevilla después de haberlo autorizado. Porque la boda de la Duquesa de Alba y del Duque de Sotomayor apadrinada por el pretendiente a la corona fue un gran mitin político y una manera de poner en ridículo las pretensiones del Generalísimo y su inaudito título de ?Jefe del Reino de España, por la gracia de Dios?. Él, pese a su plebeyez espiritual y heráldica de milite afortunado, de muy humilde y turbio origen, tenía sus reales pretensiones. Pensaba, según fuentes de información fidedignas, casar a su hija Carmen, tontita, fea y gazmoña, con algunos de los príncipes tronados de Europa vinculados a viejas casas reinantes, para proclamarla reina de España en uso de las facultades que le concedieron unos cuantos señores ? muy señores nuestros- llamados procuradores en Cortes.

Pues señor, ahí es nada lo de Sevilla. Cualesquiera de los asistentes de la comentada boda ducal le da vuelta y raya al Caudillísimo en lo de poder ser jefe del reino sin llaves que él había inventado, quizá con el remoto afán de ser rey suegro. En pureza de sangre, en opulencia, en blasones heráldicos y hasta en saber hacer bodas rumbosas, don Francisco Franco Bahamonde a pesar de ser propietario de las Torres de Meiras, que un día ilustrarán el talento esclarecido de la Condesa de Pardo Bazán, no pasa de ser un mediocre escudero o camarero mayor.

¿Y España? Eso ya es harina de otro costal. España contempla estos espectáculos diciendo para sí: ?Ni contigo ni sin migo; ya vendrá la mía ? que no es la vuestra- por sus pasos contados, con tiempo, con humor y con vagar?.


(Artigo publicado no xornal La Hora, en Chile, o 14 de outubro ...de 1947)
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Persoeiros (outros) - Publicado o 29-10-2009 01:05
# Ligazón permanente a este artigo
© by Abertal

Warning: Unknown: Your script possibly relies on a session side-effect which existed until PHP 4.2.3. Please be advised that the session extension does not consider global variables as a source of data, unless register_globals is enabled. You can disable this functionality and this warning by setting session.bug_compat_42 or session.bug_compat_warn to off, respectively in Unknown on line 0