A. C. Irmáns Suárez Picallo - Sada


Este blogue nace co obxecto de difundir a actividade da A. C. Irmáns Suárez Picallo, así como de recuperar e por a disposición do público diversos materiais de interese sobre o noso pasado,ao tempo que damos a coñecer os artigos escritos por Ramón Suárez Picallo e outros autores sadenses.
Estruturamos o blogue en varias seccións, nas que terán cabida noticias de actualidade sobre as nosas actuacións, artigos, textos históricos, fotografías...


Visitas (desde o 05/08/2010)





Únete a nós!
comisionsuarezpicallo@gmail.com
 CATEGORÍAS
 GALERÍAS FOTOGRÁFICAS
 RECOMENDADOS
 BUSCADOR
 BUSCAR BLOGUES GALEGOS
 ARQUIVO
 ANTERIORES
 DESTACADOS

O LEGADO DAS NAIS
Neste artigo RSP incide e apoia a teoría defendida polo tamén galego Augusto Gonzalez Besada que,no seu discurso de ingreso na Real Academia da Lingua Española en 1915,di (referindose a Rosalía) que a pegada das nais nos fillos é máis importante que a do pai. Os fillos xeniais manifestan unhas cualidades que son propias da nai e non do pai...
Aproveita ademáis para elo, a noticia da traída dos restos a Chile de Maria Riquelme Meza, nai de Bernardo O?Higgins -o Pai da Patria en Chile- e unha das figuras principais da independencia do seu país e que chegou a ser o primeiro Xefe de Estado chileno entre 1817 e 1823.



20 de agosto de 1947

LA MADRE DEL HÉROE


Por Ramón Suárez Picallo


Están de regreso en Chile los cuerpos muertos de doña Isabel Riquelme y Mesa, y de su hija doña Rosa, madre y hermana, respectivamente, de don Bernardo O?Higgins. Padre de la Patria y forjador de su independencia. El retorno es celebrado por la ciudadanía y por las instituciones representativas de la República con la solemnidad y con el fervor, prontitud y respeto con la familia del Libertador y con el mismo resentimiento, imputable, más que a mala voluntad, a los enconos exacerbados de un medio social, y de una época agitada, que pese a sus pujos democráticos y republicanos, arrastraba, tras de sí, milenarios prejuicios. El hecho no era privativo de la ciudad colonial chilena, sino que le era común a todas las otras colonias españolas de América, preocupadas de su origen y de la ?regularidad? de los nacimientos. ¡Cuántos genios se han perdido, en América y en España, ensombrecidos y apabullados por causa de estos prejuicios! ¡Y cuántos se han superado a sí mismos en esfuerzos gigantescos para buscar en la propia obra, una superación que ?compensara? al complejo deprimente de su origen familiar.

Fue un gran escritor y político español de fines del siglo pasado y comienzos del presente ?don Augusto González Besada, Ministro conservador varias veces de la Monarquía? quien, en una luminosa tesis de ingreso en la Academia Española, abordó el escabroso tema refiriéndose a Rosalía de Castro, el más alto valor lírico de Iberia en su siglo y a su nacimiento irregular, aún siendo como era, la gran poetisa, vástago de una de las más nobles familias de su tierra.

?Cuando un hombre o una mujer destacan en mi tierra y en otras muchas tierras, en cualquiera actividad noble, por sobre toda su generación ?decía don Augusto? no busquéis en el padre la filiación de su esfuerzo y de su espíritu. No la encontraréis. Buscadla, en cambio, en la madre, especialmente, si la madre es soltera, viuda, o abandonada por su marido. El hijo genial es siempre, o casi siempre, heredero de las virtudes maternas.? No nos es dado entrar en la vida familiar del Padre de la Patria Chilena; pero, por lo que de ella sabemos, no es difícil deducir que sus afanes liberales, democráticos y republicanos, no le venían de su padre, el noble de origen irlandés, servidor de la Corona de España, Virrey del Perú, Barón de Vallenar y Marqués de Osorno. Fueron más bien la herencia española, sedimento espiritual de toda sublevación contra la injusticia, agravada por el sufrimiento moral; y médula liberalista de la Independencia de las naciones americanas en el caso de muchos de sus héroes, educados en España o por preceptores españoles de América.

Por eso el héroe, en las horas de su mayor tristeza y amargura, tuvo siempre a su lado, animándolo, estimulándolo y amparándolo ?una madre es siempre el mayor y más benéfico amparo del hijo? la sombra venerada de doña Isabel, a manera de mater dolorosa y mater amabilis. Porque era hijo de ella. Alguien ha dicho que un hombre, para ser completo, debe ser un hombre y una mujer; en algunos casos con el matrimonio, en otros son las madres y el hijo o el hermano y la hermana quienes forman esa sola personalidad. En el prócer chileno, por las circunstancias de su nacimiento, de su educación y de su formación afectiva, su íntegra figura histórica está formada por don Bernardo O?Higgins y por su abnegada madre doña Isabel Ríquelme y Mesa, y, como nombre accesorio de emocionante fidelidad fraternal, la figura de doña Rosa, la hermana del espíritu más que de la sangre.

La noble trilogía histórica compuesta por el héroe, la madre y la hermana, descansan para siempre, desde hoy, en la tierra chilena, que fuera lecho de su nacimiento, campo de sus victorias y escenario del drama de sus dolores. Rodeada de la devoción de un pueblo que, aunque sea a las largas, debe hacer justicia a los que le dieron Patria, Libertad y Soberanía.

¡Don Bernardo O?Higgins reposa pues, desde hoy, íntegramente en Chile!


(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile tal dia como hoxe de... 1947)
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Persoeiros (outros) - Publicado o 20-08-2011 03:49
# Ligazón permanente a este artigo
VITO DUMAS, NAVEGANTE SOLITARIO
Artigo no que RSP censura a inutilidade de certas actividades, que non por interesantes, poden resultar impropias ou innecesarias por non seren complemento doutras que conducen ao progreso e benestar dos demáis ou hai outras necesidades máis apremiantes.


20 de julio de 1942

LA AVENTURA INÚTIL


Por Ramón Suárez Picallo

El gran deportista argentino Vito Dumas se ha lanzado a una aventura extraordinaria. En un cúter poco mayor que una cáscara de nuez se propone cruzar el Atlántico. La guerra submarina y de superficie no le va ni le viene en su itinerario. Navegante de raza, cree que los torpedos, las bombas de aviación y los obuses del 38 que lanzan los acorazados, no rezan para su deseo de aventura.

El propósito de Dumas es una frivolidad, con mucho espíritu ?Nov?, muy propia de gentes que no encuentran nada útil en que emplear su vida y sus esfuerzos. Es posible que el viaje del audaz ?sportman? tenga cierto interés para el deporte y de ocurrirle algo, su nombre aparezca varias veces en letra de imprenta. Pero para las personas dedicadas a cualquier menester útil, vale mucho más la vida de un anónimo tripulante del más pequeño barco mercante, fogonero o marinero de cubierta que se juega el pellejo por su patria o por el pan de sus hijos que la de este trotamares inútil.

Inobjetable y hasta interesante el deporte, cuando se ejerce a modo de complemento de otras actividades humanas. Pero cuando se practica como única preocupación de la vida resulta ridículo e injurioso para quienes dan su esfuerzo a actividades útiles y necesarias al progreso y al bienestar del género humano.


(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago e Chile o día 20 de xullo de... 1942)
Sobre Vito Dumas
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Persoeiros (outros) - Publicado o 20-07-2011 09:07
# Ligazón permanente a este artigo
SALVATORE GIULIANO
RSP adicoulle este artigo ao saber da sua morte. Mario Puzo escribiu un libro titulado El Siciliano onde relata as distintas aventuras de Giuliano, un bandoleiro, que cara ao pobo, comparouse como o Robin Hood do século XX...


6 de julio de 1950

SALVATORE GIULIANO


Por Ramón Suárez Picallo

Una noticia proveniente de Palermo, ciudad capital del antiguo Reino italiano de Sicilia, publicada hace pocas horas en Santiago de Chile, anuncia la muerte violenta de Salvatore Giuliano, el último ?bandido generoso? y romántico de nuestros tiempos.

La policía Italiana, a las órdenes del gobierno social-cristiano de De Gasperi, le había declarada la guerra a muerte y sin cuartel al poderoso rey de los bandidos de Sicilia, hermano menor, colateral y heredero directo de don José María el Tempranillo, de don Luis Candelas y don Diego Corrientes, bandidos españoles que por ayudar a los pobres, con los bienes que les quitaba a los ricos, habían conquistado las más vivas simpatías del pueblo y las más rudas antipatías de la Guardia Civil y de los ?Carabinieri? defensores, con razón o sin ella, del orden social legalmente constituido a base del respeto y la sacritud de la propiedad privada, cualquiera que fuera su origen, honesto o deshonesto, casi siempre más deshonesto que honesto.

Salvatore Giuliano, además de bandido, era un patriota y un político de su viejo país. Durante el régimen fascista de Mussolini vivió en permanente guerra declarada con el Gobierno de Roma. Y apoyó fervorosamente a sus paisanos antifascistas, con armas, con víveres y con dinero; y no seria difícil que algunos de los que ordenaron su muerte, le hayan pedido favores que Él les concedió amplia y generosamente, con la esplendidez que suele adornar la personalidad de todos los grandes bandidos. Proclamada la República Italiana, el bandolero de Sicilia propuso que fuese federal, compuesta e integrada por los viejos reinos, señoríos y estados que ilustran su mejor vida histórica, No se aprobó su tesis por venir de donde venía, y el bandido fue puesto fuera de la ley, acosado y combatido como si fuese un perro rabioso. Y la policía, que no sabe de ternuras ni matices políticos ni afectivos, cometió la villanía y la canallada de encarcelar, como rehén, a la madre anciana del rebelde, que no entraba ni salía en los pleitos de su hijo. Salvatore Giuliano, para conseguir la libertad de su madre, hizo propuestas de arreglo, que tampoco fueron escuchadas; y el gobierno de su país proclamó a modo de asunto de honor su liquidación definitiva a sangre y fuego. Mucho le costó en eficiencia y prestigio lograrla, hasta que ayer pudo localizar al perseguido en una casa campesina, donde gozaba d hospitalidad y albergue. La casa fue rodeada, sitiada y arrasada con cañones, ametralladoras y subametralladoras deto dos calibres, y Salvatore Giuliano cayó cribado de balas en su perfecta y legítima ley.

No tenemos por qué defender a Salvatore Giuliano sabiendo, como sabemos, que es rigurosamente ilegal y muy peligroso eso de tomarse la justicia por la propia mano y defenderla a tiro limpio; pero nos negamos igualmente, a felicitar a los policías que lo liquidaron, por creer que no realizaron ninguna gran hazaña digna de ser subrayada.

Entre Salvatore Giuliano, bandido declarado, que atacaba y atracaba los bienes ajenos, declarándose a sí mismo proscrito por ley, y otros grande señorones que realizan la misma faena representantes diplomáticos en el mundo y con fueros reconocidos de mandamás, nos quedamos decididamente con el ilustre y generoso bandido de Sicilia, que lo hacía todo por puro instinto, sin premeditación ni alevosía, por lo demás estamos bien seguros de que el jefe policial que dirigió a quienes lo mataron, el ministro que dio las órdenes respectivas y el juez que interviene en el sumario de rigor, pasarán a mejor vida sin pena ni gloria, mientras que él, Giuliano, dará tema a más de veinte libros, con historias, romances y anécdotas, cargados de vigor, de generosidad, de gracia y de valentía en la historia de su patria.

(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile o día 6 de xullo de ... 1950)
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Persoeiros (outros) - Publicado o 06-07-2011 00:26
# Ligazón permanente a este artigo
GÓMEZ LLUECA, e a ASUEROTERAPIA
Neste artigo RSP comenta a polémica que estaba a suscitar en Chile o médico valenciano-arxentino Pedro Gómez Llueca que practicaba a asueroterapia, técnica que ofrecía curacións incríbles ou milagreiras relacionadas co nervio trixémino,aínda que a maior parte da clase médica as descalificaba...


5 de junio de 1947

EL DOCTOR GÓMEZ LLUECA Y LOS ENFERMOS INCURABLES


Por Ramón Suárez Picallo

Don Pedro Gómez Llueca, español y valenciano de origen, naturalizado y doctorado en la Argentina, es un médico señalado por el destino para hacer noticia donde quiera que se halle. Está ahora en Chile, rodeado de popularidad provocando polémica apasionada, porque las autoridades universitarias y el Servicio Nacional de Salubridad, han interferido ?con razón o sin ella- en el derecho de ejercer aquí su profesión, en virtud de normas legales que regulan ese ejercicio.

No entramos ni salimos en las razones científicas y legales en que se basa la citada polémica. Queremos, eso sí señalar que no es ésta la primera vez que el discutido médico valenciano-argentino tiene que habérselas con la opinión pública, enfrentada a su vez con la opinión de autoridades médicas y universitarias en orden a su original y ruidosa terapéutica aupada y aureolada por la natural credulidad de sus enfermos sencillos y simples, desahuciados por la pesada, grave y solemne ciencia oficial, legal y legalizada, ignorante e inoperante aun en varios tipos de enfermedades y dolencias.

Para esos enfermos y para sus familiares reza y rezará el famoso refrán que dice: ?Hágase el milagro aunque lo haga el diablo?. Y el milagro puede ser en muchos casos un éxtasis en la gruta de Lourdes, el menjurje a base de hierbajo de una ?meiga ?, un relicario con corazones de ranas solteras, pelos de gata bermeja y el ala izquierda de un murciélago con nueve dientes de ajo, o el toque de una fosa nasal con un alambre al rojo vivo. La neuropsicología o neuropsiquiatría, o como quiera que se llame el arte de curar ciertas enfermedades de las vías de la sugestión, saben mucho de esto. ¿Pues no hay médicos ilustres ?y no conocemos a un chileno eminente? que curan cegueras, sorderas y sordomudeces, sólo dialogando con el enfermo? Pero dejémosle a Freud y a sus discípulos estos intrincados problemas y volvamos al doctor Gómez Llueca que está ahora en Chile ocupando muchas columnas de su prensa diaria.


LA ?ASUEROTERAPIA?

Creemos recordar que don Pedro llama ahora a su método de curar ?simpáticoterapia?. Hace más o menos 20 años se llama en Buenos Aires ?Asueroterapia? y lo practicaba este mismo doctor Gómez Llueca en medio de idéntica polvareda de discusiones entre médicos y enfermos.

En efecto, apareció entonces en la capital argentina un médico vasco, natural de San Sebastián, avalado por la Dictadura del General Primo de Rivera, que curaba neumatúrgicamente toda clase de enfermedades con un simple toque del ?trigémino? hecho con una rara y especialísima lanceta que se introducía por la nariz del enfermo tullido y salía bailando el baldado al tercer toque; el lumbago, la ciática, los reumas, la osteomielitis, las parálisis en general, las cojeras y, aún ciertas cegueras y sordomudeces de origen nervioso, desaparecían ?según el doctor Asuero? como barridas por una escoba nueva.

La presencia en Buenos Aires del ?Mago curalotodo? levantó una verdadera tempestad en Chile contra el doctor Gómez Llueca; la Facultad de Medicina lo desautorizó; el Departamento Nacional de Higiene lo acusó de intrusismo y los propios médicos del gran Hospital Español lo sometieron a una prueba de la que salió mal parado. Igual que allí miles de enfermos hicieron una gran manifestación ante el Hotel España donde se alojaba en el corazón de la Avenida de Mayo. El doctor Asuero estuvo a menos de un pelo de ir a la cárcel ?si es que no lo fue? y salió inmediatamente del país por una ?amable invitación? de las autoridades argentinas.

¿Curaba de verdad el doctor Asuero? No lo sabemos, porque no hemos visto ninguna curación debida a su método. Él salió de la Argentina por ejercer la profesión médica sin título válido para tal ejercicio. Sabemos sí que mucho después de su paso seguía habiendo allí los mismos enfermos, afectados de las dolencias que él decía curar.


LA HERENCIA

Fue entonces cuando conocimos al doctor Gómez Llueca. El diario popular ?La República? donde trabajábamos, lo presentó como defensor, propulsor y apóstol de la ?Asueroterapia?. Montó una clínica que era una verdadera romería popular. Él tenía título legítimo para ejercer la medicina, y lo usó para divulgar el método de Asuero. No sólo en Buenos Aires, sino que en todo el país por el cual hizo una gira, más o menos triunfal, de la que nos tocó hacer diaria reseña en el periódico ya citado. ¡Nunca le perdonaremos el trabajo que nos dio! Comíamos bajo la obsesión de la ?Asueroterapia?, dormíamos soñando con Asuero y con Gómez Llueca, y despertábamos soñando en paralíticos, tullidos y lisiados, en busca de la milagrosa curación rodeando al cordial médico levantino.

Por fortuna y por desgracia, ya entonces nuestras dolencias físicas y espirituales estaban declaradas incurables y fuera de todo tratamiento médico y de toda terapéutica conocida y por conocer. Por lo demás, tenemos cierto respeto supersticioso por el sentido del olfato y nos descompone cualquier tocamiento extraño en las narices. De ahí que no sepamos una palabra acerca de lo que hace o deja de hacer con las del prójimo el doctor Gómez Llueca. Si sana o no sana el enfermo que somete a su tratamiento es cosa que personalmente no nos interesa. Pero en cambio, nos parece que se hace en su torno demasiado ruido. Y, al respecto nos desagradan, especialmente sus panegiristas incondicionales, presentándolo como algo nuevo bajo el sol, cuanto hace 20 años hay quien anda en lo mismo. Y en cuanto a sus contrincantes, tampoco es estimable su actitud. Mientras existan enfermedades incurables, declaradas ?oficialmente? como tales por los médicos incompetentes para curarlas, es deshonesto, desleal y egoísta privar a los enfermos de la esperanza suprema del milagro, aunque el milagro lo haga el Diablo. Las ?meigas?, los Asuero, la ?taumaturgia?, la superstición y la esperanza en el milagro para curar enfermedades, existirán mientras la ciencia médica oficial proclame su incompetencia para curar a los enfermos.

(Artigo publicado no xornal La Hora en Santiago de Chile, o día 5 de xuño de ... 1947)
Sobre Asueroterapia
Máis sobre asueroterapia
Comentarios (4) - Categoría: RSP-Persoeiros (outros) - Publicado o 05-06-2011 01:27
# Ligazón permanente a este artigo
JOE LOUIS e os famosos
Xa nos anos 50, RSP escribía como a vida dos famosos, sexan deportistas -como o caso que comenta do boxeador Joe Louis- ou artistas, está a ter moitísima maior relevancia que a de científicos ou benefactores da humanidade. Signo dos tempos?
Sesenta anos despois, os feitos repítense...


30 de mayo del 50
La Feria del Mundo

LA VIDA DE JOE LOUIS


Por Pick?Up (Ramón Suárez Picallo)

En las más vistosas paredes de esta ciudad de Santiago del Nuevo Extremo, donde hasta hace pocos días lucían retratos, caricaturas, promesas, dichos y programas de centenares de candidatos a regidores, hay ahora el anuncio de un libro de próxima aparición: ?Mi vida?, del gran boxeador norteamericano de color oscuro, Joe Louis.

No tenemos ninguna particular antipatía por el popular campeón; antes al contrario, su origen modesto, su raza y color ?handicap en contra para su carrera? y hasta su apacibilidad de buen padre y hermano de familia fuera del ring, nos lo hacen simpático, aunque su profesión no nos parezca de las llamadas útiles.

Pero de esto a que su vida sea objeto de publicidad mundial, anunciándola en un libro escrito por él mismo, nos parece un exceso de inmodestia. Cierto es que el volumen autobiográfico tendrá el escaso precio de diez pesos, cantidad muy módica en estos tiempos para su libro que, seguramente, tendrá muchos miles de lectores. Mientras tanto, ¿cuántas veces ha visto el transeúnte culto anunciando en las paredes de la ciudad un libro sobre la vida de un gran benefactor de la Humanidad, de un hombre ilustre, chileno o extranjero? En los propios Estados Unidos, Tomás Alva Edison, uno de los mayores genios de nuestro tiempo, en el caso de vivir hoy, lo pensaría mucho, antes de publicar su vida, viéndola anunciada en carteles públicos; ni lo haría Benjamín Franklin, y mucho menos Abraham Lincoln.

Ni tampoco el sapiente e ilustre doctos inglés Fleming, negado sistemáticamente a todo género de propaganda y publicidades; el insigne descubridor de la Penicilina, que ha salvado ya millones de vidas, se negó siempre a cuanto significase mercantilizar su descubrimiento, a tal punto que antes de ser consagrado con el Premio Novel, no había percibido un solo chelín por su prodigioso trabajo.

¿Signo de los tiempos? Sí, signo de los tiempos; y así andan ellos. Pero no es caso de nombrarse mucho, porque el trastrueque de jerarquías y valores, especialmente entre sabios y deportistas, no es cosa de ahora ni de esta ciudad. Viene de hace mucho tiempo y de todas partes; incluso de París, la Ciudad Luz. Véase:

Un ilustre médico chileno, fue un día atrapado entre una enorme multitud enfervorizada, que cubría todos los andenes de su principal estación ferroviaria, aplaudiendo hasta romperse las manos, y aclamando hasta desgañitarse, a un robusto viajero: era el gran boxeador Carpentier. La multitud siguió al púgil, llevado en volandas por calles y bulevares, mientras nuestro viajero chileno se quedaba en la estación esperando su tren.

Y ya pasada la baraúnda y la batahola, vio que del mismo tren de donde descendiera el ídolo aclamado, una anciana señora, apoyada sobre un bastón, hacía grandes esfuerzos para bajar. El caballero le dio la mano y la ayudo. Y quedó anonadado de emoción ?y de indignación? cuando descubrió que la dama, a quien nadie miraba ni ayudaba a descender del tren, era Madame Curie, la abnegada, la insigne, la gloriosa descubridora del rádium, único paliativo existente aún hoy para combatir el cáncer.

La anécdota, contada por una distinguida dama chilena, al final de una hermosa conferencia de Carlos Sander, a modo de reproche, por la frivolidad contemporánea, nos hace recordar, que hay editada también una preciosa vida de Madame Curie, escrita por su hija Eva. ¿Cuántos ejemplares de ella se han vendido? Apostamos doble contra sencillo a que ni una centésima parte de los que se venderán de la vida de Joe Louis, escrita por él mismo a puñetazo limpio, de acuerdo con su profesión.

¡Y después nos quejamos de la falta de cortesía, de buenas maneras, de moral pública y privada del culto a la fuerza bruta, del menosprecio del Arte, de la Ciencia y del Derecho!


(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile o día 30 de maio de... 1950)
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Persoeiros (outros) - Publicado o 30-05-2011 08:43
# Ligazón permanente a este artigo
SOBRE O QUIXOTE
Este engaiolante artigo, merecente de figurar nunha antoloxía sobre D. Quixote, é o último texto -que saibamos a dia de hoxe- publicado por RSP en Chile.
Escribiuno como aportación ao 350 aniversario da publicación da primeira parte de O Quixote.Nel, hai unha emotiva semblanza ao seu primeiro mestre en Sada e lembranzas sobre como lle presentou o inmortal libro, e tamén recorda ao seu avó que llo regalou cando emigrou cara Arxentina en 1912.


3 de marzo de 1956
EVOCACIÓN INFANTIL
COMO CONOCÍ A DON QUIJOTE



A la memoria bienamada de mi maestro de primeras letras, don José Somoza Eiriz, en recuerdo de haberme hecho conocer, por vez primera, a mi señor Don Quijote de la Mancha, hace ahora, justamente, 50 años. R.S.P.


La escuela pública estaba situada en la calle de La Marina, de una villa medio labriega y medio pescantina. Y todos de origen muy humilde, trabajábamos en alguna de las dos faenas, en la tierra o en el mar y, a veces en las dos, según las épocas del año.

El local era blanco y luminoso, con muchas ventanas, y daba por el lado de atrás a uno de los valles más fértiles y más hermosos del mundo; por el frente estaba el muelle de los pescadores y, como telón de fondo, la bocarría azul, tersa como una esmeralda en las calmas chichas, de la primavera, y del verano, y alborotada como la Ira de Dios, en el otoño y en el invierno.

La casa escolar, su jardín, que nosotros cuidábamos, y un buen pedazo de tierra al fondo, que hacía de granja experimental, agrícola, avícola, cunícola y apícola ?había en ella gallinas y conejos, ovejas y patos, y toda la hortelanía conocida- había sido donada al Municipio por la nuestra ilustre vecina, doña Emilia Pardo Besan y de la Rúa, tan ilustre escritora, como generosa mecenas de la cultura de su comarca nativa, ya que, en una de las nueve parroquias que forman el Ayuntamiento, Meirás, estaba situado el famoso ?Pazo? donde firmó sus más bellos trabajos literarios.


EL MAESTRO

Era director y maestro único de la escuela don José Somoza Eiriz, caballero de extraordinaria prestancia física, de unos cincuenta años de edad, con barbilla mosqueta, tipo Napoleón III. Escritor elegante, magnífico orador y, además, astrónomo premiado con Mención de Honor, por la Academia Española de Ciencias, a causa de un trabajo maravilloso suyo, sobre la reaparición del cometa Halley, allá en el año 1909. Y, por si ello fuera poco, exquisito glosador de nuestra literatura de todos los tiempos, recitador de versos y narrador incomparable de historias y leyendas. El pedagogo más querido de sus discípulos a lo largo de medio siglo. Y no tan querido ni estimado de los padres y de los abuelos de sus educandos, aferrados a la vieja y bárbara norma de que ?la letra con sangre entra?; frente a ella afirmaba don José, que ?la letra entra mejor con música?.

Por lo demás, las gentes del lugar, que educaban sus hijos en la Escuela Pública, le tenían cierta inquina al señor maestro. Ellas creían que los niños iban a la escuela sólo para aprender a escribir, leer y contar, hasta las cuatro operaciones tabladas; cuando más hasta las Reglas de Tres y las de Interés, Simple y Compuesto. Todo lo otro, la poesía, las humanidades y la astronomía, por ejemplo, no pasaban de ser cosas vagas, imprecisas y sin ningún interés. Hacía la excepción en el aprecio al pedagogo, nuestro abuelo materno, don Juan Picallo Caramés, dibujante, ceramista, poeta a ratos, y poseedor de una biblioteca con más de cien volúmenes, que él guardaba en un arcón de nogal, cerrado con siete llaves, como la tumba del Cid.

Mi abuelo, y mi maestro, eran excelentes amigos y habituales contertulios en el ?casino de Caballeros? de la villa. Sólo jugaban al ?tresillo?, con un viejo marino retirado, héroe de la Batalla de Cavite, con un comandante de caballería, retirado también, después de la guerra de Cuba, y con el boticario, liberal, enciclopedista y republicano de los de Pi y Margall.


DON QUIJOTE A LA VISTA

Era el día 22 de abril. El Maestro nos anunció que al día siguiente, aniversario de la muerte de don Miguel de Cervantes Saavedra, la clase versaría únicamente sobre un tema: ?Don Quijote de la Mancha y su creador ilustre?.

El aula estaba repleta. Ninguno de los muchachos habíamos hecho en ese día cimarra, yéndonos a cazar grillos a las praderas vecinas. Porque todos sabíamos del deleitoso encanto de las charlas de nuestro Don José, cuando nos hablaba de ?cosas raras?, casi todas empapadas de aire de misterio y de aventura. En su ?posse? habitual, de pie, con el dedo pulgar de la mano derecha metido en la sisa del chaleco y acariciando cariñosamente con el índice de la izquierda su barbilla de Napoleón Tres, nos narró la estupenda hazaña de la entrada de Don Quijote en la Cueva de Montesinos y el delicioso capítulo de la obra inmortal en el que dos regidores buscan a un asno perdido; y rebuznan los dos igual que el jumento, de modo tan perfecto, que siempre se encuentran, creyendo el uno que asno es el otro.

Excusado es decir que la narración del maestro nos dejó alelados y cautivados a todos; y que le pedimos que siguiera hablándonos del Caballero, extraño y maravilloso ?enderezador de entuertos y desfacedor de agravios?, ?libertador de doncellas cautivas y de penados a galeras?. Como una especial concesión a nuestra curiosidad, Don José nos narró después la intervención de Don Quijote a favor de Andrecillo, un niño, criado de servir, al que si amo, solía tundirlo a palos.

Don José nos enseñó el tremendo libraco que encerraba tamañas andanzas de tan extraordinario caballero, pero nos advirtió que no nos dejaría leer hasta no haber cumplido, por lo menos, 40 años; pues su lectura no era cosa para niños, ni siquiera para mozuelos. Y naturalmente prendió en casi todos nosotros el interés por leer lo prohibido; es decir por leer el libro inmortal; pero nadie lo tenía ni sabia quién pudiera tenerlo en todo el Ayuntamiento.

Recordé yo entonces ?y perdone el lector que hable en primera persona- el fabuloso arcón donde mi abuelo guardaba sus libros; hice varias incursiones en derredor de la gran hucha, pensando dónde el abuelo podría tener guardadas las llaves. Hasta que un día nos pilló y nos hizo decir lo que buscábamos en su habitación. Confesamos de plano lo que buscábamos, explicándole de paso, lo que nos había contado el señor maestro acerca del tal señor Don Alonso Quijano, el Bueno, más conocido como Don Quijote de la Mancha.

-Vaya, vaya con el señor maestro -comentó con sonrisa socarrona-; y luego sacó de un cañutero en el que guardaba la licencia absoluta de su servicio militar con el grado de sargento, ganado a pulso en la guerra carlista, sirviendo en el ejército ?liberal y constitucional?, frente a los ?absolutistas? de Don Carlos María Isidro de Borbón, las llaves del gran arcón. Lo abrió y nos mostró un precioso ejemplar del gran libraco, ilustrado por Gustavo Doré, encuadernado en piel de becerro, con pelos y todo.

-Este es el libro, sólo que mucho mejor, que el del señor maestro. Te lo leeré en las partes que pueden serles leídas a un buen muchacho. Y cuando seas mayor he de regalártelo. Así lo hizo un día del mes de enero de 1912, cuando emprendíamos nuestro primer viaje mundo adelante, nos entregó el precioso libro a modo de parte alícuota de la herencia que nos dejó? Lo hemos llevado con nosotros, a modo de Breviario por tierras, mares y caminos, a lo largo de leguas y de años. Lo hemos leído en la cárcel, en el hospital y en las noches tremendas de la soledad del exilio. Y siempre, ¡siempre!, cada vez que lo abrimos, vienen a nuestra memoria las dos figuras venerables y veneradas: la del maestro y la del abuelo que nos lo hicieron conocer por vez primera, hace ahora, justamente 50 años. Para ellos, estas palabras, a modo de dulce lluvia y de saudoso recuerdo, en ocasión de cumplirse el trescientos cincuenta aniversario de la aparición de su primera parte, en el prodigioso mundo de los más grandes y más ejemplares libros de la Historia de la Humanidad.


(Artigo publicado no xornal El Sur, en Santiago de Chile o día 3 de marzo de ... 1956)
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Persoeiros (outros) - Publicado o 03-03-2011 02:25
# Ligazón permanente a este artigo
ESPÍAS
Hoxe vai de espias. A raiz da protección que se ofrece en EE.UU. en 1949 aos espias que traballan para eles nos países enimigos dos norteamericanos, RSP comenta a escasa consideración das persoas que realizan tal actividade así como a similitude entre espía e traidor...


27 de febrero de 1949

EL ESPÍA PROTEGIDO


Por Ramón Suárez Picallo

La Comisión Parlamentaria de Servicios Armados de la Cámara de Representantes de los Estados Unidos, aprobó por unanimidad, un proyecto de Ley, por el cual son compensados y protegidos los extranjeros que ayuden a los agentes de los Servicios de Inteligencia e Información norteamericanos diseminados en todo el mundo, especialmente en aquellos países que figuran como posibles enemigos en una guerra más o menos en ciernes.

El presidente de la mentada Comisión, Mr. Carl Vinson, diputado demócrata, por Georgia no deja lugar a dudas sobre el significado del acuerdo: ?Se trata lisa y llanamente ?declaró- de proteger al espía y al espionaje; y si ustedes hallan otro nombre menos duro, tanto mejor. Por de pronto ya era hora de que los servidores que se juegan la pelleja por una información que nos favorece, tuviesen algo en recompensa?.

La recompensa consiste en que los ?informadores?, pueden entrar libres de pago de derechos y requisitos legales, en el territorio de la Unión donde tendrán residencia, ciudadanía y empleo, según la importancia de los servicios prestados, todo ello aparte del precio específico que hayan recibido por cada uno de sus informes y servicios. He aquí una disposición única y original, proclamando por vez primera en la Historia, la protección al espía, figura legendaria, fea o simpática, según a quien sirva.

El espía, así a secas, era un tipo despreciado, injuriado, sin protección jurídica ni diplomática de nadie; ni siquiera del país a quien servía, jugándose la vida minuto a minuto. Y a pesar de ello, ninguno de los grandes generales de la historia ?Alejandro, Julio César, Tamerlán, Napoleón y Wellington- pudieron prescindir de sus preciosos servicios; y ganaron muchas batallas merced a una previa ?confidencia? sobre la posición, fuerza y posibilidades del enemigo. De ahí, de la utilidad y eficiencia de su misión, provino que todos los códigos militares del mundo castiguen con la pena de muerte al espía que sirve al enemigo, mientras que los Estados Mayores gastan mucho dinero, halagos, elogios y ascensos, para estimular al espía propio.

Claro que en nuestros tiempos el espionaje está disfrazado con eufemismos rimbombantes, altamente honoríficos y con inmunidades diplomáticas, gracias al progreso del lenguaje, del Derecho Internacional y de las fórmulas protocolares que a él se refieren; pero en el fondo, sigue siendo siempre la misma cosa: un servicio hecho a costa de un fingimiento o de una alevosía. Sólo en alguno que otro país, muy atrasado en la jerarquización de los oficios y de los vocablos, se recurre aún hoy a la palabra espía, para liquidar y quitar de en medio a los adversarios políticos, cubriéndolos de ignominia; mientras que, los gobiernos de esos mismos países, tienen a su disposición ?con otros nombres y otros significados- los más perfectos servicios de espionaje, conocidos en todos los tiempos históricos.

Por lo demás, aún dentro de la repugnancia que instintivamente produce siempre el espía a secas, hay matices al respecto que incluso señalan los propios códigos castrenses; no es igual ser espía en tiempo de paz que en tiempo de guerra; ni lo es tampoco si la ?información? se le ofrece a una potencia ?amiga? con la que se mantienen correctas y amistosas relaciones diplomáticas, a otra potencia ?enemiga? o a punto de serlo. Porque no se puede ni se debe confundir el traidor con el espía. El traidor vende a su Patria por dinero o por otras razones al enemigo que la invade, mientras el espía, en muchos casos, sirve o cree servir, a un ideal; Napoleón halló en toda la Europa que logró dominar, grupos de amigos de la Revolución Francesa que creían que él iba a imponer los Derechos del Hombre y del Ciudadano a puro disparo de los cañones de su artillería, y que, por eso, le facilitaron el paso.

Y, en la Europa de hoy, hay pueblos ?o por lo menos grandes sectores de pueblos- que recibirían como un bien de la divina Providencia, una invasión militar del bando contrario a los gobiernos que los tienen sometidos y opresos. Porque las guerras de estos tiempos ?la recién pasada y la que parece estarse preparando- no son guerras entre estados, patrias y naciones, sino que son guerras civiles entre hombres de más acá y de más allá de las líneas de fuego, enzarzados en una lucha feroz por concepciones distintas y opuestas sobre el modo de vivir y aún el de morir. Y mueren y morirán, en defensa de esas concepciones, los unos y los otros.

De ahí la decadencia de los viejos conceptos de ?espía? y de ?traidor?; ellos seguirán siendo repugnantes al vulgo, a los Estados Mayores y a muchas personas aferradas al clásico sentido del honor. Pero, frente a ellos se levanta el sentido de la eficacia, reflejado en el acuerdo de la Comisión Parlamentaria del Congreso norteamericano premiando y protegiendo a quienes sirvan a sus ejércitos, facilitándoles ?informaciones útiles?

¿Para bien o para mal? No es cuenta nuestra.

(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile o día 27 de febreiro de... 1949)
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Persoeiros (outros) - Publicado o 27-02-2011 03:05
# Ligazón permanente a este artigo
LEMBRANDO A LEI SECA OU LEI VOLSTEAD
Andrew Volstead morreu o 20 de xaneiro de 1947 e alcanzou notoriedade en EEUU pois foi o promotor de que o 17 de xaneiro de 1920 entrara en vigor a lei que prohibía a importación, exportación, fraccionamiento, trasporte, venda ou elaboración de toda bebida alcohólica e estivo vixente ata o ano 1933 cando o candidato do Partido Demócrata, Franklin Delano Roosevelt, asumiu a presidencia dos Estados Unidos.Ese ano, o Congreso votou a enmenda constitucional que derogou a famosa Enmenda 18.
Co motivo do pasamento de Volstead, RSP escribe este artigo lembrando as consecuencias que ocasionou a citada Lei Seca ou Lei Volstead...



23 de enero de 1947

¿QUIÉN RECUERDA LA ?LEY SECA"?


Por Ramón Suárez Picallo

Acaba de fallecer en los Estados Unidos, a la edad de 87 años, Andrew Volstead, autor de la enmienda constitucional que lleva su nombre, conocida vulgarmente por el nombre de ?Ley Seca? a la que ellos, los norteamericanos dados a empinar el codo, tuvieron que someterse a las ?leyes azules? de Guillermo Penn agravadas por el fiero espíritu cuáquero de Mr. Volstead, volcado entero en su famosa enmienda.

Ingerir cualquier líquido que tuviera alcohol, desde la amarga cerveza que allí se gastan, hasta el Whisky explosivo, pasando por el vino, era delito de lesa moral, de lesa raza y de lesa Humanidad para el austero legislador que impuso sus ideas abstemias a toda la Unión Americana en el año 1919 y las mantuvo impuestas cerca de 15 años. La ley fue ardientemente combatida y defendida con pasión. Mientras los defensores afirmaban sus beneficios morales y su influencia en el mejoramiento de la raza, los adversarios aseguraban que la Ley Seca había aumentado el número de borrachos; borrachos insufribles, porque se ?curaban? con abominables brebajes clandestinos, desde el ?By Rhoom? al agua de colonia mala, pasando por el alcohol de quemar. Esto, los pobres, porque los ricos siguieron bebiendo Whisky, Ron y Jerez, falsificados y pagados a precio de oro.

Como que la famosa ley contra el alcohol creó una poderosa industria Norteamérica: la de los traficantes clandestinos de bebidas alcohólicas. Es decir, la ley hizo ricos a quienes se dedicaron a violarla, como ocurre en todas partes con otras muchísimas leyes. Al Capone, Dillinger, Diamante y otros eminentes caballeros de mala industria, incorporaron a sus anteriores actividades una nueva: el contrabando y falsificación de bebidas imbebibles y, a veces, venenosas. Otra mala industria yanqui se benefició con la Ley de marras. La de películas truculentas, de gangsters y contrabandistas, verdaderas lecciones del arte de vivir fuera de la ley o de mal vivir. La ?obra maestra? de películas de este tipo fue ?Scarface? y ya que de ello hablamos, véase la coincidencia. El mismo día que se anuncia la muerte de la Ley Seca, se anuncia, también que está agonizando uno de sus más grandes violadores: Al Capone que, según cable de ayer, está ?tirando de la cuerda? en su magnifica residencia de Miami. Muertes paralelas de vidas que no lo fueron.


(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile o día 23 de xaneiro de ... 1947)
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Persoeiros (outros) - Publicado o 23-01-2011 00:54
# Ligazón permanente a este artigo
DE BANDOLEIROS E ALCUMES
Ao seren as actuacións dun famoso bandoleiro co alcume de "O Yarará" noticia do día en Chile, RSP fala de distintos alcumes de persoas que coñece asi como de bandoleiros e explica o significado de yarará(serpe venenosa arxentina)...

18 de enero de 1947

EL ?YARARÁ"


Por Ramón Suárez Picallo

Por tierras norteñas de Chile anda haciendo de las suyas un famoso y temido bandolero apodado ?El Yarará?. Chile tiene fama de gracioso en orden a ponerles apodos, motes y alias a las gentes, según las más visibles características del apodado.

Así, hemos conocido a un tipo zanquilargo y perniabierto al que sus amigos conocían por ?El Zancudo?; a otro que se dormía en cualquier parte donde pudiese cerrar los ojos, y le llamaban ?El Despierto?, y a un tercero que jamás ha trabajado, con el alias de ?Primero de mayo? y así sucesivamente.

Hay, por lo demás, en los alias de los bandidos, muchos nombres de animales feroces: ?Pepa la loba?, el ?Tigre Juan?, ?Vicente el chacal?; y, ahora mismo, aparecen, de cuando en cuando, en nuestra prensa, noticias de un tal ?El Torito? que, con diminutivo y todo, parece ser de casta de fieros Veragües, Miuras o salamancas.

Pero de bandoleros con nombres de oficio no conocíamos más que al jefe de policía de una dictadura tropical, apodado ?El Culebrón?, por su inmensa largura y por la facilidad que tiene para doblarse y desdoblarse, como si se enroscara alrededor de los opositores del Gobierno de su país.

¿Quién diablos habrá puesto el alias de ?Yarará? a un salteador chileno que anda haciendo desafueros por los cerros Carrizal y Chañar en el Departamento de Freirina, con espanto de cajeros y pagadores de minas?

?Yarará? es el nombre de una víbora, argentina de origen, muy popular y muy temida en Entre Ríos, Corrientes, los Chacos y parte del Paraguay y del Brasil. Es pequeña, ágil y saltona, con la peculiaridad de mimetizarse con el color del suelo por donde se arrastra. Su picadura es mortal de necesidad antes de 24 horas si no se aplica el antídoto, que suele ser una inyección de su propio veneno. Es terror de cazadores, de aves pequeñas y de sapos y ranas en charcas y regachos. Tiene una peculiaridad: antes de dar el salto para atacar, da un sutil y largo chillido, como diciendo: ?En guardia que allá voy?.

Los viejos criollos de la Mesopotamia argentina aseguran que la Yarará desciende directamente de la ?bichas? ?no decimos serpiente por no darle un mal rato a los andaluces que nos leen? que sedujo a Eva en el Paraíso Terrenal de donde provino nuestra triste condición actual que nos obliga a trabajar mucho para comer mal y poco. Por eso le tienen inquina y cuando la ven le hacen higas y signos cabalísticos a manera de ?esconjuro ?.

¿Tiene alguna de estas características el trotapampas y asaltacajas, vulgo atracador, de los citados lugares nortinos donde, sin el silbido de aviso realizó ya tres o cuatro atracos?

De ser así, la labor del sargento de Carabineros don Elías Santana, encargado de su busca y captura, no ha de ser grano de anís ni agradable deporte. Pelear con un bandido que se llame toro, puma, águila, o cosa así, puede ser una faena lucida; pero habérselas con uno una Yarará es cosa más difícil.

Dícese que el tal bandido intentará internarse en la Argentina por pasos fronterizos misteriosos que sólo él conoce para ir a dar a Catamarca. Debe hacerlo así, porque en Chile no hay animales venenosos, con excepción de algunos que andan en dos pies, y ?el yarará? estaría aquí solo y aburridísimo; el sargento por su parte no debe sentir mucho que el tal bicho se le fugue, por aquello de que ?a enemigo que huye, puente de plata?, o frontera libre, que viene a ser lo mismo.

Y que se vaya con Dios. ¡Sólo nos faltaba ahora que, por la causa que sea, tuviéramos que luchar con los ?yarareses?, de origen trasandino!


(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile o día 18 de xaneiro de... 1947)
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Persoeiros (outros) - Publicado o 18-01-2011 01:33
# Ligazón permanente a este artigo
DRAKE
De moitos é coñecido o nome de Francis Drake. Neste artigo RSP o define como "arriscado marino, valeroso pirata, padre y maestro de corsarios y bucaneros, especie de Atila navegante asolador, saqueador y depredador de mares y de costas españolas".Pois ben, nestas datas pero hai 432 anos, estaba diante da costa chilena...


6 de diciembre de 1947

DRAKE EN VALPARAÍSO


Por Ramón Suárez Picallo

Era el día 5 de diciembre del año de gracia de 1578 , Valparaíso estaba ?como suele estarlo siempre en este tiempo? cubierta de sol, envuelta en vientos sutiles, debruzada amablemente sobre la gracia azul del Océano nuevo. De pronto...se acerca a su costa una nave extraña, sin rótulo, sin folio de matricula, y sin que en sus palos flameara el estandarte del Rey. Los entendidos en cosas de la mar sabían de lo que se trataba: Tratábase nada menos que de la ingrata presencia de Francis Drake, arriscado marino, valeroso pirata, padre y maestro de corsarios y bucaneros, especie de Atila navegante asolador, saqueador y depredador de mares y de costas españolas.

Tras de él y con él venía una leyenda y una historia, y, además, un poema de bandidaje marítimo, fugitivo del estro literario de la época. Espronceda, no había nacido aún. Nacería cuatrocientos años después para cantarle al esmirriado pirata de un lago estrecho y manso, parecido a una poza o a un lavadero de filosofías teológicas. La historia de Drake y de sus hazañas nacía en Tavistock, condado de Devon en un hogar pobrísimo donde fuera concebido y daba el primer grito de presencia en la cala de un navío. Seguía después en una floreciente empresa comercial de caballeros piratas, formada por Juan Hawkins, Juan Lovel y Francis Drake, ?socios industriales? y teniendo por ?socio capitalista?, asesor político y consejero diplomático, a la Reina Isabel de Inglaterra, quien, en premio a sus provechosas hazañas, los haría a todos lores y almirantes de una escuadra que, con el andar de los siglos sería llamada con estricta justicia, la ?Reina de los Mares?. Y remataba la historia a lo largo de los litorales de todas las Españas, desde el Golfo de Vizcaya al Cabo Finisterre y a la punta de Cádiz, proyectándose sobre las costas americanas de los dos grandes océanos y sus respectivos estrechos y mares interiores, saqueando, depredando y pillajeando.

España empezaba ya entonces a darle la espalda al mar, recluyéndose en el seco páramo castellano, cuya sequedad sería la tumba de su grandeza. Y fue así cómo ni una sola de sus colonias de América pudo defenderse, decorosamente, frente a las escuadras piratas, protegidas y financiadas por la gran reina inglesa, que intuyó para su patria los inéditos caminos marineros.

Drake bajó a tierra y saqueó una iglesia, varias casas de colonos acomodados, además de hacer otros estropicios y destrozos. Pero la presa mayor la halló en un buque español, anclado en su hermosa bahía: Cuatrocientos kilos de oro de la mejor ley, muchas piedras preciosas, diversas mercancías, y 1770 botijas de excelente vino chileno, que fueron a rociar los gaznates resecos de sus sedientos tripulantes.

Tres días después ? el 8 de diciembre ? salió para Coquimbo, donde le fue mal; siguió luego para Arica, donde le fue mejor, y continuó después su viaje triunfal a lo ancho y a lo largo del mundo, ya con la estrella un poco eclipsada. Murió en el mar y su cadáver encerrado en una caja de plomo fue arrojado a las aguas. En la literatura española tiene mala fama el nombre del gran pirata; Lope de Vega lo cubre de injurias en ?La Dragontea?; pero, algunos marinos españoles que tuvieron que habérselas con él, cara a cara dicen que era ?un caballero muy cumplido, cortés y afable con los vencidos?. ¿Tiempos aquéllos en que hasta los piratas eran caballeros? Y aún hay, quien agrega que en sus últimos días, recordaba su hazaña de Valparaíso, con viva emoción, y hacía grandes elogios del vino chileno, considerando las botijas que lo contenían, la más estimada de todas sus presas.
Drake e Valparaíso
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Persoeiros (outros) - Publicado o 06-12-2010 00:54
# Ligazón permanente a este artigo
© by Abertal

Warning: Unknown: Your script possibly relies on a session side-effect which existed until PHP 4.2.3. Please be advised that the session extension does not consider global variables as a source of data, unless register_globals is enabled. You can disable this functionality and this warning by setting session.bug_compat_42 or session.bug_compat_warn to off, respectively in Unknown on line 0