A. C. Irmáns Suárez Picallo - Sada


Este blogue nace co obxecto de difundir a actividade da A. C. Irmáns Suárez Picallo, así como de recuperar e por a disposición do público diversos materiais de interese sobre o noso pasado,ao tempo que damos a coñecer os artigos escritos por Ramón Suárez Picallo e outros autores sadenses.
Estruturamos o blogue en varias seccións, nas que terán cabida noticias de actualidade sobre as nosas actuacións, artigos, textos históricos, fotografías...


Visitas (desde o 05/08/2010)





Únete a nós!
comisionsuarezpicallo@gmail.com
 CATEGORÍAS
 GALERÍAS FOTOGRÁFICAS
 RECOMENDADOS
 BUSCADOR
 BUSCAR BLOGUES GALEGOS
 ARQUIVO
 ANTERIORES
 DESTACADOS

ORFEÓ CATALÁ DE CHILE

A sociedade coral Orfeó Catalá foi fundada en Barcelona por Lluís Millet i Pagès e Amadeu Vives, en 1891. Moitas corais crearonse a imitación do Orfeó Català, tanto antes do exilio en 1939 como despois a ambas beiras do Atlántico; así no seo do Centro Catalá de Santiago de Chile naceu, en 1908, a sociedade coral Orfeó Catalá, con actuacions importantes no Teatro Municipal, no Conservatorio Nacional de Música, no Pazo da Moeda e xa en 1923 gañou o concurso de canto coral organizado polo Círculo Cultural Latino. Hoxe en día é a coral máis antiga da capital chilena.
RSP, en 1948, cando se celebraban os corenta anos da sua fundación, escribui este artigo sobre a citada coral...



19 de diciembre de 1948

EMOCIONES Y SAUDADES
CATALUÑA CANTANDO


Por Ramón Suárez Picallo


Hace ahora justamente cuarenta años, se fundó en Chile una magnífica institución artística y cultural, representativa del espíritu lírico de Cataluña; el ?Orfeó Catalá?. Recogía, entonces, un exaltado estado de ánimo, que cubría toda la costa nororiental de la península Ibérica, desde las estribaciones pirenaicas, hasta la desembocadura del Ebro. Era el alma de la vieja y gloriosa Cataluña, heredera de la mejor tradición cultural grecolatina, desgranada en danzas y canciones, amada, recordada y exaltada por sus hijos, desde una lejanía de años y de leguas, al conjuro mágico de los versos de Mosén Chinto Verdaguer, de Maragall y de Pitarra. Era el renacer de una ilustrada comunidad nacional que iluminó durante toda la Edad Media española las más grandes hazañas del Mar Clásico, que señorea desde sus místicas profundidades la Madre Anfitrite. Era, en fin, un pueblo cantando. Era la tradición lírica de la Provenza, pasada por Clave, rediviva en Santiago de Chile, en una organización que fue, entonces, la primera mesa coral de la República, guía, incitación y cátedra, para enseñarles a las gentes a reunirse y juntarse para cantar en coro.

Porque es así. El ?Orfeó Catalá?, fue en esta tierra el primer grupo de gente que se juntó para cubrir de armonías y de melodías colectivas el aire de Santiago de Chile. En la actualidad, como resultado de aquella enseñanza, puede ofrecerle a Chile y al resto del Continente Americano las más perfectas masas corales de que tengan noticia, desde los coros universitarios, hasta los grupos de cantores liceanos, para llegar, después, a la Coral Polifónica de Concepción, que no tiene nada que pedirles, en gracia y en arte de cantar, a los más perfectos conjuntos líricos del mundo. De todo lo cual hay que rendirle diezmos y primicias de primogenitura al ?Orfeó Catalá?.

Y es ésta, así de limpia, de bella y de clara, la historia de Orfeón Catalán de Santiago, de quien es Mecenas y presidente de Honor, el distinguido parlamentario chileno de estirpe catalana, don Sebastián Santandreu; y animador ejecutivo y práctico, don Enrique Casagrán, laureado por el Gobierno de la República con un alto galardón, por mantener encendida y viva, la llama de las almas que cantan, más allá y por encima del dolor y de la angustia.


FIESTA

Concordando con la mentada efeméride fundacional, el ?Orfeó Catalá? ofreció anoche un magnífico Concierto de Música Coral en el local del Centro representativo de la Colonia, coincidente éste con su anual ?Concert de repas?, suceso espiritual y artístico que reúne, todos los años en esta época, a lo más selecto de la colectividad. El programa estaba compuesto a base de obras famosas, para ejecutar a cuatro, cinco o seis voces, con solos magníficos: ?Canto a la bandera?, ?El Ruiseñor?, ?El Gorrión? y ?La Alondra?, además de una bellísima ?Nana? o canción de cuna, que resultó una verdadera preciosidad. ?Noche de ronda? y ?Las doce van tocando? de Pérez Moya, hicieron magnífico ?pendant? con ?Las hojas secas? y ?La sardana de las monjas? del maestro Morera. Morera fue, sin duda alguna, uno de los más grandes compositores que produjo Cataluña en todos los tiempos. Y resultó en verdad una lástima que ?La Santa Espina? ?la más hermosa, la más rotunda y la más nacional de todas las sardanas? no haya sido incluida en este programa y concierto de repaso, que resultó uno de los más perfectos y hermosos ofrecidos por la prestigiosa institución a un auditorio siempre devoto y exigente.

Digirió el Concierto el joven maestro chileno Mario Baeza Gajardo, que es también, como es sabido, el Director de Coros de la Universidad de Chile; y logró de sus súbditos versiones inolvidables en obras muy difíciles de dirigir e interpretar para quien no sea entrañablemente catalán. Recordábamos del señor Baeza una emocionante versión de música religiosa ?Victoria y Palestrina? ejecutada en el último homenaje dedicado a Luis Companys, así como otra de ?L?emigrant?, que nunca podemos oír, sin que se nos humedezcan los ojos. El gesto, las manos, los dedos, y el ?aire lírico? de Baeza, nos parecieron un milagro de armonía, surgido del Ampurdán, de Villafranca del Panadés, o de las riberas del Río Padre, desbruzado sobre el viejo Marazué en las proximidades de Tortosa. El Maestro Baeza, está en condiciones de ser un gran director; quizá uno de los más grandes de América, porque lleva la música y la canción en los intersticios del alma.

REMANSO Y OASIS

Y ahora unas pocas palabras de aplauso y de estímulo, para los muchachos y las muchachas que se dedican amorosamente a cantar dulces villancicos y jocundas sardanas, en medio de un mundo de polémicas rencorosas, de ideas de violencia y de consignas de ?quítate tú para ponerme yo?. Porque ellos, así juntados y rejuntados, son oasis, reposo y remanso para las almas resecas y entristecidas, ofreciéndoles a manera de delectación imponderable, una canción de cuna, el cantar de un ruiseñor, o el vuelo vertical hacia el infinito sideral, de una alondra en viaje por los cielos estrelecidos

Porque así, trabajando y cantando, han de salvarse los pueblos que no quieren morir riñendo, polemizando y matando. Y Cataluña, vivió, vive y vivirá siempre por eso; porque sabe decir en canciones, su amor, su fe y su esperanza.


(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile o día 19 de decembro de... 1948)
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Música - Publicado o 19-12-2010 00:26
# Ligazón permanente a este artigo
A DANZA
Neste artigo, de xeito breve, RSP fala da danza e música popular española facendo un sinxelo percorrido polos distintos territorios e lugares de España...


6 de noviembre de 1949

ARTE Y EMOCIÓN DE ESPAÑA
LA DANZA


Por Ramón Suárez Picallo

Y ahí es nada, la danza en todas las tierras españolas. No sabríamos decir a ciencia cierta qué fue primero, si la danza como expresión o la música; creemos que la danza, como expresión ritmo y movimiento, vivió antes. Ya en plena Edad Media, en la época de los trovadores galaico?portugueses, fueron escritos estos versos de invitación a danzar.

?E vinde agora meniñas belidas,
das que sodes muito belidas,
a danzar sob de estas avelaneiras floridas;
E vinde agora meniñas garridas e muito gabadas
A danzar sob de estas avelaneiras granadas.

La danza prima, quizá la más antigua y perfecta expresión coreográfica española aparece en Asturias, Galicia y Santander; aparece en los primeros tiempos de la Reconquista, en los festejos aún paganos de la noche de San Juan.


CANCIÓN DE OFICIO

No te cases con herrero;
tiene mucho que lavar.
Cásate con marinero,
viene lavado de la mar.

Su más antigua tradición estética creada es quizá la dulce, rítmica y cadenciosa sardana; Aragón, celtibérica, a su vez, crea la más popular danza española, la jota, que habría de extenderse más tarde, en sus distintas variantes de tiempo y modo, al resto de la Península, y después del Descubrimiento de América, a las tierras del Nuevo Mundo.


INVITACIÓN A LA DANZA

Bailador baila con ella;
¡mira que tiene la cara igual
que la Magdalena!

Gracia soberana, en los más bellos y más hermosos compases y ritmos, difundidos, entre ellos, en la cueca chilena.

El País Vasco seguía ancestrales danzas paganas, de cintas y espadas símbolo de devoción a sus bellas y viejas leyendas. Galicia florecía, (la Molinera), aprendida por mozos y mozas, en el molino de origen romano, mientras esperaban el turno para la molienda. Y del monorritmo del trigo en el orificio de la rueda de moler, nació la primorosa muiñeira, bifurcada, más tarde, en seis variantes: la ribeirana, canción de desprecio y canción de injuria. Y nos queda aún la canción religiosa, también típicamente española: las cantigas e loores a la Virgen María, de Alfonso el Sabio y la ?Salve Regina Mater? ?la más bella y popular y universal de las oraciones de la cristiandad, escrita para ser cantada por el monje gallego, San Pedro de Mezonzo? así como las ?ladaínas? o letanías, dedicadas también a la Virgen, representan a la canción española en la alta función de orar y en los oficios de la Semana Santa.

Que así es de rico y de lírico el patrimonio espiritual de las múltiples y variadas Españas, en las letras y en la música.

En la misma época y en las conquistadas por los moros la danza de origen árabe y deslumbrante por su belleza, especialmente en la del Califato y en los reinos españoles, de donde provienen las danzas flamencas, admiradas aún en nuestros tiempos.


(Artigo publicado no xornal La Hora,en Santiago de Chileo día 6 de novembro de ... 1949)
Danzas españolas
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Música - Publicado o 06-11-2010 00:49
# Ligazón permanente a este artigo
A MÚSICA NO MAR

23 de junio de 1950
La Feria del Mundo
Por Pick?Up

LA MÚSICA EN EL MAR


Técnicos del Almirantazgo y de la Real Fuerza Aérea han descubierto un peregrino artilugio, por medio del cual los barcos situados en alta mar obedecerán automáticamente las ordenes dadas desde afuera, o desde otro barco, mediante notas musicales enviadas por radio. Y lo maravilloso del invento es que el barco que recibe el lírico mensaje se mueve de aquí para allá, vira sobre babor o estribor, completamente fuera de la voluntad de sus tripulantes a sotavento, según las notas musicales que recibe en un dispositivo especial altamente sensible a las delicias de la buena música. Hay muchas fieras que hay que domesticar en este bajo mundo y de la poca música de que se dispone para ello.

Mientras tanto, conviene recordar que la música aplicada a los grandes trabajos marineros no es cosa tan nueva como parece; existía ya en las trirremes latinas, en las carabelas, en las galeras y en los galeones, a modo de estimulo para el mayor rendimiento del esfuerzo humano. Y no falta la leyenda mitológica en las que las canciones amainaban los más violentos temporales, o traían el anhelado viento de popa en las solemnes quietudes de la calma chicha, bajo el sol ardiente de los trópicos.

Pío Baroja, el insigne novelista y cascarrabias vasco, en sus libros de aventuras navegantes, habla de ello refiriéndose a sus paisanos. El ?Elogio Sentimental del Acordeón en el Mar? es quizá la más bella página literaria salida de su pluma. Un grupo de marineros vascos, de Bermeo, de Pasajes y de Trincherpe, están sentados en el castillete de proa de un quechemarín, en la hora del atardecer sobre uno de los remotos mares que navegara en pasados siglos Sebastián Elcano. El pinche de cocina es el músico; las canciones nativas, los villancicos y las viejas danzas, le salen de los dedos corriendo por el teclado del humilde y popular instrumento, como si fuesen bandadas de golondrinas viajeras, rumbo a los amados y añorados lares. Y a su conjuro, los rudos marineros sienten humedecérseles los ojos y la brisa esperada se levanta y arrulla el quechemarín, impeliéndolo al fin del largo viaje.

Y los pescadores medioevales, de bacalaos, atunes y toninas, cantaban canciones especiales para atraer los codiciados peces y para provocar los vientos favorables; aparte de los piratas, corsarios y bucaneros, que tenían también sus cánticos, alguno de los cuales inspiró el famoso poema de Espronceda.

?Con cien cañones por banda, viento en popa, a toda vela? no corta el mar sino vuela mi velero bergantín...? Ahora, los ingleses ?perfeccionan? la vieja historia de la música en el mar, utilizándola para dar y recibir órdenes en naves guerreras y combatientes.

Pero antes tendrán que solicitar el consentimiento de Haendel, de Liszt, de Beethoven, de Chopin y de Mozart, porque el de Wagner lo tienen ya concedido de antemano. ¡Y ojalá que los marinos de la vieja Reina de los Mares y sus posibles enemigos, al recibir las ordenes de batalla, en vez de acatarlas, se quedan alelados escuchando la música en que les vienen transmitidas!

(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile o día 23 de xuño de ... 1950)
A música e o mar (audicións)
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Música - Publicado o 23-06-2010 01:50
# Ligazón permanente a este artigo
ÓPERA MARINA

Neste artigo, RSP comenta as emocións que están a sentir os españois ao escoitar e ver a representación operística (non zarzuela )de Marina. Sobor de todo a famosa estrofa do brindis de "a beber,a beber y ahogar el grito del dolor..." cantada en tódolos rincóns de España (e que se pode escoitar pinchando no link inicado ao pé). E como xa é costume comenta unha anéctoda que lle ocurriu en Barcelona con esta representación...


29 de marzo de 1944

VIENDO MARINA; EVOCACIONES Y RECUERDOS


Por Ramón Suárez Picallo

Acabamos de ver, en el Teatro Municipal de Santiago, de bote a bote, una representación de ?Marina?, en su versión operística. Decimos en su versión operística, porque, como sabe todo el mundo, hay dos versiones de la bella obra de Arte: una como ópera ?la que acabamos de ver? y otra como zarzuela, en dos actos, adaptada en tal carácter, si no nos equivocamos, por su propio autor. -Digamos de paso que la adaptación zarzuelera es mucho más conocida, entre los españoles, que la versión primera, dada como ópera, aún siendo ésta una verdadera joya del arte lírico español-. Tanto como un acontecimiento artístico -que lo fueron ciertamente- las representaciones de ?Marina?, en el gran Coliseo santiaguino, ha sido un acontecimiento evocador de viejos tiempos, especialmente para los españoles y para los chilenos espiritualmente vinculados al espíritu de España. Allí estaban efectivamente, las noches del sábado y del domingo, viejos y nuevos residentes, del uno y del otro lado, con el alma predispuesta para evocar los tiempos en que ?Marina?, representada en todos los teatros de España y de la América de origen español, venía a demostrar que en la Patria Madre, se hacía de todo; hasta ópera de la mejor factura, cuando el ?Brindis?, el famoso coro de los borrachos, se cantaba en Huelva y en Málaga, en Cádiz, en Bilbao y en A Coruña, en Buenos Aires y en Punta Arenas, por los hombres de mar, españoles y americanos, después que el vino y el ron hacían de las suyas subidos a las cabezas.

Los navarros, para tributarle a Arrieta, su paisano y paisano también, de Gayarne y de Sarasate, el homenaje devoto de la paisanía ; los catalanes, para evocar las lejanas ?playas de Llorens en su hermosa Costa Brava, frente a la Bahía de Rosas -escenario de Marina- y ver a Roque, el Contramaestre, tocado, con sus hombres, con la roja ?barretina?, bebiendo en porrón a la catalana, el buen vino de Alella; y los gallegos y los vascos, los valencianos y los andaluces, los castellanos y los asturianos, para rendir tributo a una de las partituras más populares de la música peninsular; y, también, una de las más universales y queridas de los artistas y de los espectadores. No salieron defraudados porque las representaciones a que nos referimos, fueron altamente decorosas y, en algunos aspectos, casi perfectas. Y ello es mucho decir tratándose de ?Marina?. En efecto, ?Marina? ópera, fue representada en todos los grandes teatros del idioma, por artistas insignes, alternando con lo mejor del arte lírico universal, en las grandes plazas de toros e incluso tuvo representaciones famosas al aire libre, en su propio escenario natural, en Rosas, en la costa catalana.

?Marina?, de Arrieta; ?La Dolores?, de Bretón; ?Maruxa? de Vives; ?Los Pirineos?, de Pedrell, y ?Amaya?, de Guridi, fueron durante largo tiempo, obras representativas de la ópera española, de representación casi obligada por las compañías del género que actuaban en España y en la América Española. Habíamos escuchado a ?Marina?, la última vez en el gran Coliseo de Barcelona, en plena guerra civil, por uno de los mejores conjuntos líricos del género, que actuó en los últimos 20 años. A raíz del asedio de Madrid y de su evacuación, hallábanse en la ciudad condal casi todos los artistas líricos de la capital de España, además de los de Barcelona, que eran muchos y muy buenos. El Gobierno republicano los agrupó a todos, y bajo la amenaza de los bombardeos aéreos patrocinó una gran temporada en las que fueron representadas las obras maestras del género, entre ellas, naturalmente, ?Marina?. El éxito fue tan rotundo, que a pesar de hallarse situado el teatro en la zona más atacada por los aviones alemanes e italianos, se agotaban las entradas desde la víspera de las respectivas representaciones. Antes la habíamos escuchado varias veces en Buenos Aires, cantando los principales roles protagónicos Ángeles Nieto e Hipólito Lázaro y por otros conjuntos de primer orden.

Pues bien, digamos, a manera de estímulo para el conjunto que está actuando en el Municipal de Santiago, que a partir de los coros y la orquesta -algo flojos por la escasez de sus elementos, más que por imperfección- las representaciones que acabamos de ver, podrían alternar, sin avergonzarse, con las del gran teatro barcelonés.

Los artistas que tuvieron a su cargo los cuatro roles principales -Merceditas Arce en ?Marina?, Faustino Arregui en Jorge, Pablo Hertzog en ?Roque? y Joaquín en el ?Pascual?- acreditaron a cabalidad el remoquete con que se los presentaba en el programa, llamándoles ?El cuarteto de la Voz de Oro?; individualmente y de conjunto rayaron a gran altura, y recogieron aplausos y fervorosos comentarios de elogio.

Y ahora unas palabras para rectificar una injusticia y completar este recuerdo de ?Marina?. En el programa del sábado no figuraba el nombre del autor del libreto, y que tiene en las letras españolas de fin de siglo su buen lugarcito; Don Francisco Camprodón, autor, también, entre otras muchas cosas, de aquellas deliciosas cursilerías románticas, -¡hay que reivindicar lo cursi cuando lo cursi es bello!- que embobaron a nuestras mamás y que se llamaban ?Flor de un día? y ?Espinas de una Flor?. Los libretos de las zarzuelas grandes y de las óperas españolas, salvando algunas excepciones, suelen ser malejos . Este Camprodón es uno de los mejores y tiene, en la inspiración de ?Marina? un excelente aporte poético.

Por lo demás, vaya un aplauso, de gratitud y de estímulo a los organizadores y realizadores de estos espectáculos, que ponen en medio de un ambiente de inquietud y de angustia colectivas, una nota de gracia lírica popular, espiritual y amable.
Selección de Marina, por Alfredo Krausl
"A beber"
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Música - Publicado o 29-03-2010 01:20
# Ligazón permanente a este artigo
MARUXA -DE AMADEO VIVES-
A representación da zarzuela "Maruxa" de Amadeo Vives na localidade chilena de Viña del Mar, serve a RSP para, neste artigo, facer unha loubanza a Galicia, ao tempo que lembra a data da estrea en Buenos Aires. A representación desta zarzuela é motivo de unión e reunión dos galegos residentes en Valparaíso e Viña del Mar para vivir con sentida emoción lembranzas e vivencias do pasado. E, aproveita tamén para contar a creación das rías galegas pola mano de Deus...


10 de marzo de 1944

?MARUXA? EN VIÑA DEL MAR


Por Ramón Suárez Picallo

No se trata de que ?Maruxiña?, la bella y dulce mujer gallega, pastora en la montaña y pescantina en la costa, señoritinga en las villas y labriega en las aldeas, ?viuda de muertos y de vivos?, al decir de Rosalía Castro, siempre mansa y sufrida, entre santa y heroína civil, como mujer y como Madre, se haya venido desde las lejanas y verdes tierras célticas de Breogán, a esta costa del Pacífico, a probar fortuna o hacer veraneo. No se trata de eso. Trátase de una obra inspiradísima, del maestro Amadeo Vives, el insigne músico catalán, autor de ?Bohemios?, ?La Villana? y ?Doña Francisquita?, sobre tema musical galaico y que lleva por titulo ?Maruxa?, el nombre familiar gallego de María. El apelativo es tan popular en Galicia, que un gran escritor chileno , que conoce y ama A Coruña, su ciudad capital, asegura que en el famoso paseo de su calle principal, todas las mujeres paseantes responden a tres nombres: ?Maruxas?, las Marías; ?Carmiñas?, las Cármenes y ?Pepiñas?, las Josefas.

El maestro Vives conoció, personalmente, a Galicia. Vio sus fiestas y sus romajes ; escuchó sus canciones populares, añejas, aladas, sutiles, como el aire, surgidas al son de la gaita virgiliana, de los valles y las rías, cono brotadas de la tierra y del mar, por arte de sortilegio y de viejo milagro.

?Teño unha noiva nos Portos,
i-outra no Ribeiro da ría;
se a dos Portos é bonita,
a do Ribeiro lle gana?

Sobre la base de este conocimiento, el músico compuso ?Maruxa?, égloga lírica y pastoril de Galicia, queriendo ofrecer en ella, apenas, una veta del rico venero musical del noroeste gallego, que canta cuando llora y reza cuando canta. El catalán Guridi, el vasco y el murciano Jiménez Caballero, en ?Maruxa?, ?La Meiga? y ?El señor Joaquín? respectivamente, fueron los únicos músicos, españoles no gallegos, que supieron penetrar en el inédito caudal de la tierra más lírica de todas las Españas, y sacar de él admirables deleites estéticos.

Pues bien, esta ?Maruxa?, pastora y gallega, que le canta al corderillo, mimado y regalón, una dulce ?Nana? o canción de cuna, capaz de adormecer al niño más travieso, fue representada estos días en Viña del Mar, por una discreta compañía de zarzuelas españolas que actúa en el Coliseo Municipal de la ciudad balneario y que lleva ya representadas, con relativo acierto, las mejores joyas del género.

No nos atreveríamos a decir que la representación de ?Maruxa? fue un suceso artístico; la vimos la noche de su estreno en Buenos Aires, y la vimos después, dirigida por su propio autor, al frente de la mejor compañía que interpretó toda la obra del maestro. No hay, pues en este caso, comparación posible. Lo que sí, fue un notorio suceso espiritual y emotivo. Todos los gallegos, viejos y nuevos, residentes, de Valparaíso, Viña del Mar y demás tierras, villas e islas adyacentes, se fueron a oír las saudosas notas de la música nativa, que llegaban a sus oídos con suavidades de caricia maternal y amorosa.

Y, junto con los gallegos, fueron todos los otros españoles, aún aquellos discrepantes y menos dispuestos a juntarse y rejuntarse; y no fueron, ciertamente, éstos los que aplaudieron menos, las viejas canciones de canteros y carpinteros, de mozos y mozas que van de romería. Galicia fue, esa noche, punto de referencia y coincidencia, al conjuro de su alma musical negada para los grandes enconos, pero apta, en cambio, para las más difíciles armonías, encuentros y conciliaciones. Llave, por motivos lingüísticos y espirituales, de dos culturas, de vuelta ya de muchos ensayos sociales y políticos, con sapiente ?trasacordo? , frente a los más graves problemas del presente y del futuro, quizá sea Galicia una de las mejores reservas del futuro ibérico. Por lo de pronto, Galicia va a cantar. Sus gentes cantan en coro, cogidas de las manos, al amor y a la muerte. Y nadie sabe si la gaita, cuando suena en la verde hondonada, celebra el amanecer o anuncia la noche; canta una alegría o llora una muerte. Ella es el alma misteriosa de un pueblo, que cree o niega, con sutiles razones, lapida en una injuria o consagra en un elogio, todo a falta de palabras.

Mientras tanto, sus hijos de por aquí, escuchan ?Maruxa? con unción casi religiosa. ?Maruxa?, es la dulce mujer, que desde los días de Génesis, se presentó al Creador, pidiéndole algún don para su bella tierra. El señor, ya los tenía concedidos todos. Reservaba algunos para casos muy predilectos y excepcionales; y cuando vio a ?Maruxa?, rubia, bella, sutil y honrosa, esposa fiel y madre ejemplar, mostrándole el mapa de Galicia, el Creador puso su mano encima del noroeste ibérico, y de cada dedo de Dios, nació una ría gallega.

Aún te daré más, peregrina criatura ?dijo el señor? daré un medio de llegar a todas las almas, los corazones y más finos sentidos. Te daré la música. Y desde entonces ?Maruxa? se echó a cantar por el mundo adelante el preciado regalo del Creador de todo lo creado.

Un gran poeta civil , miles de años después, saludaba a la música gallega:

?Tú le hablas de la Patria al desterrado,
de Libertad y redención al siervo?.

Y ?Maruxa? sigue cantando. Acabamos de oírla, aquí en Viña del Mar, con el corazón y los ojos humedecidos.


(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile, o do de marzo de 1944)
Tamén aparece este artigo na escolma LA FERIA DEL MUNDO publicada polo CCG no ano 2008.
Representación de MARUXA en Buenos Aires(sección ARGENTANALES)
A zarzuela MARUXA
máis sobre MARUXA
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Música - Publicado o 10-03-2010 08:40
# Ligazón permanente a este artigo
COROS Y DANZAS DE ESPAÑA

A recuperación e conservación do folklore das diferentes comunidades ou rexións de España foi tarea primordial dos grupos Coros y Danzas de España creados a partires de 1939, dentro da Sección Femenina. Grupos de Coros y Danzas de tódalas provincias rivalizaron en campeonatos e concursos rexionais e nacionais, e dende 1948, as agrupacións máis destacadas realizaron xiras internacionais, actuando en embaixadas e centros culturais doutros países.
Ramón Suárez Picallo fai unha loubanza deste grupo folklórico e do que en sí representa namentres por esas datas estaba actuando en Santiago de Chile.






14 de noviembre de 1949

ARTE Y EMOCIÓN DE ESPAÑA
EN TORNO A SUS DANZAS Y CANCIONES


Por Ramón Suárez Picallo

Muy difícil es para un crítico de Arte profesional, de ésta nuestra América española, ejercer su oficio, frente a un grupo de muchachas y muchachos que cantan y bailan libremente, fuera de todo canon normativo, con la limpia, casta y noble pureza, características de un grupo de pueblos ?los múltiples y variados, polífonos y policromos países? que integran el opulento mapa lírico de la vieja piel de toro ibérica, o, para decirlo mejor; que integran la gran sinfonía de todas las Españas.

Porque, a pesar de haberlo dicho ya otras veces, tenemos que repetirlo hoy una vez más: España es una variedad prodigiosa de espiritualidades, que van de lo lírico a lo ascético, de lo pagano a lo dogmático, de lo anecdótico a lo substancial, cuando se trata de cantar y de bailar, asociando estas manifestaciones artísticas a todas sus tareas: amar, sufrir, orar, trabajar, -¡y hasta blasfemar!? con solfas y con músicas. Por eso el crítico, aferrado a normas técnicas, no tiene nada que decir frente a los Coros y Danzas de España, que en estos días tiene a su disposición un inagotable caudal de admiraciones y de simpatías, por encima y más allá de la critica, habitual y pragmática.

No entran ni salen aquí, las fusas, las semifusas, los concertinos ni los concertantes. Porque esto es un pueblo cantando sin más pentagrama que su emoción, su buen gusto natural y su modo y manera de darle al aire sus voces, sus puntos y sus pespuntes, con todo lo cual, no tienen nada que ver los profesionales del Arte. Y es éste precisamente, su gran encanto, su gracia, su magia, su trascendencia y su sortilegio. Porque los profesores de música y de canto, de danza y de ballet, no saben ni sabrán nunca, una sola palabra de lo que es una sardana, una seguidilla, una asturiana, una muiñeira, una pandeirada, un arreuski, o una pastorera, tremeluciendo en ritmos, en palabra y en colores, en un atardecer o en una amanecida, cuando la luz, el aire, la tierra y el hálito, forman un todo espiritual indivisible, a modo de maravilla de la Creación.

Por eso España, en las horas más duras y tristes de su Historia, volvió los ojos y el corazón, al tesoro inagotable de su folklore, invitando a sus hijos a cantar y a bailar, para cubrir con la obra de arte, su dolor y el dolor de los suyos, igual que el glorioso hidalgo, que sin haber comido pan en medio año, cubrió sus barbas con las migas del único pan que tenia, para demostrar, públicamente, la hartura y la holgura de su casa. Pero volvamos a lo que íbamos. Los Coros y Danzas de España, integrados por mozos y doncellas de la Patria, pasan por aquí con la deslumbrante fugacidad del relámpago, dejando alampados a millones de ojos, con la plástica de sus vestidos, con la armonía de sus voces y con el ritmo de sus danzares, más allá y por encima de cualquier otro significado que quiera dársele a su Mensaje.

Las tierras españolas -¡todas las tierras españolas!? pasaron estos días por aquí: el clero y el cielo y el claro sol de Andalucía, la gracia grecolatina del Levante, la austeridad mística de las Castillas y de la Extremadura, las brumas del norte y del noroeste, todo eso que hace Patria, pueblo, espíritu y Nación, comunión y comunidad, pasan cantando y bailando por estas heredades espirituales de España donde rebotan las ramas del viejo tronco pairal.

Y lo demás, es lo transitorio, lo que pasa de hoy a mañana, sin dejar huella ni rastro: Porque lo eterno es esto: la canción, la danza, el festín, el ritmo, la polifonía y la policromía de una comunidad humana, que fuera de toda órbita lógica, se dio a la magia de darle nuevos mundos del Arte y a la Fe, a la Esperanza y al Amor, peleando, cantando, bailando y dando al aire el sortilegio de un mundo, cargado de porvenir, de ilusión y de Fe.


(Artigo publicado no xornal La Hora, en Chile o 14 de novembro de ... 1949)
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Música - Publicado o 14-11-2009 01:07
# Ligazón permanente a este artigo
[1] 2
© by Abertal

Warning: Unknown: Your script possibly relies on a session side-effect which existed until PHP 4.2.3. Please be advised that the session extension does not consider global variables as a source of data, unless register_globals is enabled. You can disable this functionality and this warning by setting session.bug_compat_42 or session.bug_compat_warn to off, respectively in Unknown on line 0