Blog do EDLg do Colexio Plurilingüe Divina Pastora Franciscanas de Ourense
O meu perfil
 CATEGORÍAS
 RECOMENDADOS
 BUSCADOR
 BUSCAR BLOGS GALEGOS
 ARQUIVO
 ANTERIORES
 DESTACADOS

?EL VELO NOS TAPA LA CARA, NO LA MENTE?
«Te vi conduciendo y llevabas velo». Esto é o que lle dixo fai pouco unha muller en Pontevedra a Fátima Mlibda. Cando conta estas anécdotas non pode evitar sonreír. A Souad Nahil un cliente comezoulle a falar con xestos aínda despois de que ela se lle dirixese a el nun perfecto castelán. Galicia é a terceira comunidade de España con menos residentes musulmáns e, por tanto, con menos musulmás. Aínda non nos familiarizamos con elas e eso que algunhas levan aquí anos. 
Tanto os pais de Fátima como os de Souad chegaron de Marruecos a finais dos 80 atraídos polo traballo no mar ou os transportes. Elas sumáronse despois coas súas nais. Son a segunda xeración. A que intenta integrarse sorteando os estereotipos da sociedade receptora e, ao mesmo tempo, as fortes tradicións que imperan no seu entorno. 
«Queremos que nos conozcan», conta Souad. O rol da muller musulmá en Galicia e no resto de España, caracterizouse pola súa escasa visibilidade. Hai poucas estadísticas sobre a súa actividade e influenza. Acostuman aislarse máis nas súas comunidades o unas súas familias. Un papel que, parece, queren cambiar. «Llevo aquí desde niña y sé cómo son los gallegos, sin embargo la mayoría no tiene ni idea de cómo soy yo. Estos días estoy asistiendo a un curso que imparte la Cámara de Comercio de Pontevedra. Uno de mis compañeros me ha confesado que nunca pensó que fuera tan inteligente el día que me conoció», di unha aínda sorprendida Souad. Ela ten xa a nacionalidade española e como outras tantas mozas españolas acaba de quedarse no paro. Comparte piso coa súa irmá en Vigo, para aforrar gastos, e síguese formando. 
«Hice un curso de técnico de rayos, trabajé en el departamento de control de calidad de una empresa hasta hace poco y hubo una época en la que incluso compaginé dos empleos». Con 29 anos, non se casou. «Mis padres me insinúan a veces que lo vaya pensando, pero todavía tengo otros objetivos». Un deles é a asociación Chicas Musulmanas en Galicia. Acábana de fundar e suman xa unhas trinta socias. Fátima é a presidenta. «No queremos dar pena ni que crean que por llevar este velo somos sumisas, que estamos oprimidas. Me cubre la cabeza, no la mente», remarca. 
Estos días non paran. Deron unha charla na Cruz Roja e na plaza da Peregrina colocaron mesas informativas. A maioría están ou estudaron unha carreira ou un ciclo formativo. Son mozas, teñen entre 19 y 30 anos. A dúbida é ¿cando se casen poderán seguir facendo o mesmo? Souad insiste aquí na súa autonomía. «Tenemos más independencia de la que pensáis. No nos manda ninguna mezquita ni ningún hombre, esto lo hacemos nosotras». 
Non se atreven, sen embargo, a definirse como feminista. «Reivindico el papel de las mujeres, gracias a ellas prosperan las sociedades». Fátima incide no mesmo: «No estamos encerradas en nuestras casas, la prueba es que nos esforzamos por tener un futuro mejor». É neste momento cando fai unha paréntese. «Hay mucha confusión con términos como por ejemplo la yihad. Muy pocos saben que su significado en árabe es esfuerzo. Esforzarme es lo que hago yo por estudiar, por buscar trabajo y por ayudar a mis padres, no lo que hacen un grupo de locos». 
Non son alleas ás novas que estos días se repiten. Cada semana coñecemos un caso novo de mozos, entre eles tamén mulleres, que son reclutados polo Estado Islámico en España. Hai casos en Ceuta e Melilla, pero tamén en Barcelona, Ávila, Ciudad Real ou Badalona, donde foron detidos dous irmáns e tamén os seis pais. «Me fastidia que tengamos que pagar por lo que hacen cuatro personajes», remarca Fátima. «Yo, en mis 21 años, no voy a coger y dejarlo todo. Las chicas que están reclutando son la mayoría muy jóvenes e influenciables. Les hacen un lavado de cerebro. Desde  luego me dan mucha pena, no saben lo que les espera. ¿Cómo me voy a ir yo a un país que está en guerra como Siria?». Os atentados contra a revista francesa Charlie Hebdo ou contra o Museo do Bardo, en Túnez, fixeron rebotar a islamofobia. «El problema es que no entienden el Islam, lo interpretan como quieren. A nosotras también nos afecta. Las mujeres también sufren la violencia», dice Salma, unha estudiante musulmá de 20 anos. 
Outra universitaria, Nassima, añade: «Siempre me he sentido muy famosa. Cuando paso la gente se detiene y me mira. Supongo que por curiosidad. Tras el ataque de París hubo unos días en los que las miradas eran diferentes, como atacantes. El viernes de esa semana, después de clase, hice la maleta y me fui a coger el autobús para irme a casa. Lo pasé muy mal. Me puse nerviosa y casi me confundo de parada. Luego, dentro, la radio estaba tan alta? Desde entonces no uso maleta ni mochila, prefiero llevar muchas bolsas. Todo esto es un dolor doble. Por un lado ves que el Estado Islámico mata a gente inocente, incluidos musulmanes y, por otro, te ven como una terrorista». Tras media vida en Galicia, non se plantean voltar ao país no que naceron os seus pais. «Siempre me he sentido integrada, mis amigos son españoles y aparte de alguna que otra anécdota nunca viví ningún tipo de rechazo. Tal vez soy afortunada por vivir en Vigo y no en un pueblo o en una ciudad más grande», opina Souad. Fátima, que terminou o ciclo de Comercio e Márketing, asinte. «Nunca voy a olvidar que soy marroquí, pero no tengo pensado volver. Tendría que empezar de cero. Mi vida está aquí». 

Sara Rodríguez Novoa, 2º bacharelato, B.
Comentarios (0) - Categoría Xeral - Publicado o 05-04-2015 20:33
# Ligazón permanente a este artigo
Chuza! Meneame
Deixa o teu comentario
Nome:
Mail: (Non aparecerá publicado)
URL: (Debe comezar por http://)
Comentario:
© by Abertal

Warning: Unknown: Your script possibly relies on a session side-effect which existed until PHP 4.2.3. Please be advised that the session extension does not consider global variables as a source of data, unless register_globals is enabled. You can disable this functionality and this warning by setting session.bug_compat_42 or session.bug_compat_warn to off, respectively in Unknown on line 0