vieiros da mente


APEM CAMBRE
Blog d@s usuari@s do CRPL Os Chopos-Cambre da Asociación APEM (Asociación Pro Enfermos Mentais).

O meu perfil
 CATEGORÍAS
 FOTOBLOGOTECA
 RECOMENDADOS
 BUSCADOR
 BUSCAR BLOGS GALEGOS
 ARQUIVO
 ANTERIORES

MEMORIA DE ESPAÑA (CAPÍTULO 3)

Una vez extinto el reino de los Tartessos allá por el siglo VI a.C. la Península se ve compuesta por multitud de pueblos que eran muy pequeños al lado de Tartessos, pero que los griegos seguían comerciando con ellos. Es entonces cuando en el centro de la actual España surgen los íberos, que reciben dicho nombre gracias al río Íber que era el más grande de España (el actual Ebro). Según Estrabón, historiador griego destaca la profunda cultura de este pueblo, ya que tienen ganadería, agricultura, la cual es comunal, igual que la de los celtíberos (los celtas eran un pueblo que venía del Norte de Europa y que se mezcló con los íberos, de ahí su nombre). Además, hacían rituales funerarios pensando en el más allá, enterrando a sus muertos con el número de lanzas correspondiente al número de enemigos que había matado, y además en vasijas muy bien labradas le ponían comida para que en su segunda vida tuviera con que mantenerse y no volviese a molestar. Según Estrabón, era un pueblo muy civilizado, a diferencia de los pueblos del Norte, a los cuales achacaba su barbarie, ya que decía entre otras cosas, que se lavaban los dientes con la orina y que eran muy salvajes (quizás este odio de los griegos hacia los pueblos del Norte sea debida a que no comerciaban con ellos, ya que se servían del pillaje como método de subsistencia). Pasado un tiempo, siendo conocida la Península Ibérica como lugar clave de riquezas materiales hizo que los dos grandes pueblos de entonces (los cartagineses surgidos de África y los romanos que venían de la Península Itálica) la abordasen unos por el norte y otros por el sur. Los romanos cuando vieron a los galaicos los tacharon de ateos porque no tenían un Dios material, sino que para ellos el río, los bosques, etc, como les daban alimento, para ellos era algo sagrado, igual que los cántabros. Del Norte de la Península Ibérica el único pueblo que se salvó del asalto romano fueron los vascos, debido a que estaban protegidos por la orografía del terreno, lo que permitió que su cultura y lenguaje llegase hasta nuestros días sin ser contaminada por la cultura indoeuropea. Por su parte, los cartagineses avanzaron desde el sur de España hasta la altura de Sagunto, la cual era la frontera vía acuerdo con los romanos como reparto de la Península, pero los cartagineses no cumplieron el tratado y atacaron Sagunto, exactamente bajo las órdenes de Amílcar Barca, su jefe, con lo que el enfrentamiento con los romanos se hizo evidente en las llamadas Guerras Púnicas.

En la primera Guerra Púnica, los romanos ganaron con autoridad y como botín de guerra se quedaron con parte de los territorios cartagineses y con la obligación de pagarles cada año una fuerte indemnización. Después de Amílcar Barca vino su sobrino Asdrúbal, que no consiguió vengar dicha afrenta. Es entonces cuando aparece la figura de Aníbal, hijo de Amílcar, el cual lo educó para que odiase lo más posible a los romanos. Es entonces cuando surge la segunda Guerra Púnica ya que Aníbal con un ejército compuesto de hasta elefantes cruzó los Pirineos y los Alpes e intentó llegar a Roma para cumplir el deseo de su padre. Pero los romanos que no eran tontos decidieron aprovechar el vacío dejado por Aníbal en territorio cartaginés para atacarlo y acabar con él de forma simple. Cuando Aníbal se da cuenta de esto, decide dar la vuelta para proteger a sus gentes, pero no lo consigue y ya muy desgastado, se retira a Siria y allí según cuentan se suicidó, aunque otras fuentes indican que lo mataron. Con los cartagineses fuera de juego, la Península Ibérica queda totalmente controlada por los romanos y es entonces cuando surge Hispania.

RAFA MARTÍNEZ
DIOGO
Comentarios (0) - Categoría: Historias de la historia - Publicado o 28-02-2014 10:21
MEMORIA DE ESPAÑA (CAPÍTULO 2)
Con el ser humano asentado definitivamente en la Península Ibérica (gracias a que con la agricultura y la ganadería y sus excedentes pueden sobrevivir todo el año y por eso se quedan fijos en un lugar), comienzan a surgir las primeras poblaciones de la Edad del Bronce tardío, y con ellos surgen los primeros reinos peninsulares, de los cuales, el primero, es el de Tartessos. Tartessos o Tartesia se sitúa en el suroeste español entre diversas ciudades.

Esto ocurre desde el siglo VIII hasta el VI a.C, que es cuando desaparece dicho reino. Con la especialización en los diversos menesteres, los pobladores pueden dirigirse a su siguiente paso evolutivo, el que constituye la Edad de los Metales: es decir, comienza en Tartessos la siderurgia. Hasta ahora, extraían de las minas de Río Tinto, entre otras, cobre y estaño, que al fundirse surgía un metal apreciado como para cortar la carne, pero muy liviano para defenderse de sus enemigos. Y como los Tartessos no conocían otro metal aparte del bronce, tienen que dedicarse a comerciar con los fenicios (tierra situada en el actual Líbano), que viajaban bordeando toda la costa mediterránea (a pesar de tener birremes y trirremes las embarcaciones no eran del todo seguras como para viajar en mar abierto) intentando llegar a las costas inglesas; y al pasar obligatoriamente por la Península, descubrieron que en la zona suroeste había muchas materias primas y muchos minerales con lo que decidieron comerciar con aquella gente. Los fenicios se llevaban minerales como el hierro o el acero (aquí no sabíamos dar con ellos porque para eso necesitaban altos hornos, para que con el excesivo calor se creen y luego se pongan en un molde y así crean espadas y escudos que nada tienen que temer del bronce). A cambio nos dejaron nuevos materiales pero no sólo ropajes sino la maquinaria para que trabajáramos en los altos hornos por ellos. Con esto se puede decir que nació la siderurgia en la Península. Los poblados no sólo cambiaron a nivel de especialización, sino también estructural, ya que los fenicios nos dejaron la disposición de cómo debía ser una casa (con más habitaciones distribuidas en una estructura cuadrangular y no sólo como era antes, una simple masa de adobe que era dónde se guardaban las vasijas con excedentes y donde también dormían) y la construcción de muros de protección. Supuestamente, así surgió, Gadir, la actual Cádiz, creada por los fenicios como parte de unión entre ambos pueblos. Hasta entonces Tartessos es un reino dividido en varios lugares similar a los pueblos fenicios existentes. Así surgió también Ibiza.

Tartessos tenía un rey, el único del que tenemos constancia porque no tenían escritura, que es posterior. Lo que sabemos de él es por los historiadores fenicios y, sobre todo, griegos (léase Herodoto), y se llamaba Argantonio (hombre de plata) el cual reinó durante 80 años y vivió 120 (estas cifras son exageradas y lo que es más normal pensar es que había más de un rey con el mismo nombre). Los griegos también comerciaron con el pueblo Tartesso, exactamente los foceos que se apropiaron de la incipiente escritura fenicia para tener la suya propia. Un último legado fenicio. Surgen más ciudades como Ampurias, surgida en la primera Edad de Hierro y que comercia con los griegos. Tartessos fue el primer reino de la Península y en su edad de oro puente de muchas civilizaciones hasta que sin saber hoy en día cómo desapareció. Unos lo atribuyen a la sobreexplotación de las vetas mineras, lo cual hizo que ya no pudieran comerciar y otros más modernos dicen que pudo ser por un terremoto u otro cataclismo geológico.

Ya como anécdota destacar que algunos piensan que Tartessos (ciudad que existió lo que aún hoy en día no se sabe cómo no dejó restos) era la Atlántida, quizás porque para los fenicios, la Península resultaba estar en los confines del mundo, allá donde Heracles separó la Península de África y unió el Mediterráneo con el Atlántico.

Por cierto, destacar que los fenicios trajeron de sus tierras a la gallina, que aunque parezca una tontería, aún hoy vivimos de ella en nuestra dieta.

RAFA MARTÍNEZ
DIOGO

Comentarios (0) - Categoría: Historias de la historia - Publicado o 28-02-2014 10:16
MEMORIA DE ESPAÑA CAPÍTULO 1

Es en pleno siglo XIX cuando la ciencia moderna intenta imponerse a las creencias de origen religioso. Surge entonces las figuras de personas que se dedican a investigar sobre las preguntas que el hombre siempre se ha hecho; es decir, de dónde venimos y a dónde vamos. Para empezar hay que averiguar cómo éramos en la antigüedad y es ahí cuando aparece Marcelino Sanz de Sautuola, que con su hija María se dedicaba a recoger fósiles y hacer investigaciones en cuevas, y entre ellas la de Altamira. Mientras la investigaba su hija que se dedicaba a acompañarlo y a juguetear por las grutas, descubrió unas pinturas que como no entendía que hacían ahí llamó a su padre y éste al verlas se dio cuenta del importantísimo descubrimiento que había hecho. Por dos razones: la primera, esas pinturas demostraban que la creencia de que nuestros antepasados eran gente ruda y carentes de lógica era mentira, con lo cual cuando manifestó su descubrimiento se armó un gran revuelo porque nadie le creía debido al dogma imperante en aquella época. Y segundo, porque hasta ese momento las únicas que se conocían estaban en Francia y desde allí no se creían que fuera de su país hubiese unas pinturas que superasen las suyas. A tal punto llegó esto que a Sautuola se le acusaba de haberlas pintado él y murió sin que se le reconociese el descubrimiento.

La importancia de Altamira es que a través del “realismo mágico” se deduce que las pintaban bien para atraer a la caza o bien para festejar la abundancia. En la actualidad, hay una réplica de dicha cueva ya que no puede entrar mucha gente a la auténtica porque los materiales se degradan. Destacar que nuestros antepasados descubrieron el arte (la Capilla Sixtina de la Prehistoria) ya que aprovecharon los relieves de la piedra para magnificar la figura y que incluso parezca que se mueve.

Ya siguiendo el curso de la historia, estando el Homo Sapiens Sapiens ya instalado en la Península de forma definitiva es cuando empiezan a reunirse y a colaborar entre ellos; hacen conchas con el marisco que recogen en la playa, hacen bailes rituales para llamar a la fertilidad y se empiezan a interesar por los metales. Al principio, usaban armas muy rudimentarias, pero con el descubrimiento de la minería de la cual extraían cobre y estaño dando lugar al bronce y además, gracias al cambio de época (hasta entonces había glaciación) que pasó a ser de temperaturas más agradables se produjo el paso del Pleistoceno al Holoceno (período en el cual seguimos hoy en día) y el descubrimiento de cómo plantar semillas dejaron de ser nómadas a sedentarios, ya que disponían de comida todo el año bien sea a través de la tierra o del ganado les permitió reunirse en pequeños poblados y colaborar entre ellos (esto es importante, porque en un período similar los egipcios disponían de una mayor cultura porque el río Nilo permitía hasta tres cosechas al año, con lo que tenían mucho tiempo para pensar y desarrollar nuevos inventos). De hecho, para que las plantaciones sean efectivas hay que plantarlas en ciertas épocas del año y es cuando aparecen los dólmenes, que en un principio sirven como enterramiento (ya empezaban a tener sentido religioso) pero que también sirven para medir el tiempo, lo que les ayuda a saber cuando plantar y cuando no.

Siguiendo con su evolución, empezaron a construir poblados-fortaleza, ya que el descubrimiento de los metales les servía no sólo para las labores domésticas sino también para la especialización de las tareas y también para defenderse de otros poblados de alrededor. Con esta especialización, empezaron a surgir los oficios y entre ellos, el de la cerámica, importante para almacenar los excedentes de comida y machacar el grano.
El primer poblado más desarrollado de aquella época era el de El Argar, ya que fue el anticipo de otro avance en la evolución, como es la existencia del comercio, que se verá en mayor medida cuando aparece el reino de Tartessos, del cual hablaremos en el siguiente capítulo.

RAFA MARTÍNEZ
DIOGO
Comentarios (0) - Categoría: Historias de la historia - Publicado o 21-02-2014 11:35
LA HISTORIA DEL IRA
El origen de lRA forma parte de la historia moderna de Irlanda. Sus siglas significan Ejercito Republicano Irlandés. Su objetivo desde principios del siglo XX es la lucha primero por la independencia de Irlanda hasta mas tarde surja como alternativa a la escisión de Irlanda en dos , entre IRLANDA e Irlanda del Norte.
Con el llamado Alzamiento de Pascua, suceso que consistió en que los irlandeses en 1916 lucharon contra los ingleses , los líderes de la revuelta , a excepción de Eamon de Valera son asesinados(James Connolly, Roger Casement etc.)los supervivientes formaron el IRA ( 1919 ) decidieron formar un parlamento irlandés propio (este primer IRA es el llamado IRA antiguo iilegal para los ingleses.
Tras la guerra, se firma el llamado Tratado Anglo- Irlandés, el país queda escindido en dos. (surgimiento de Irlanda del Norte )
Pero con el paso de los años los católicos secesionistas son ninguneados lo que provoca que en 1969, surja el IRA oficial , sucesor del antiguo pero a diferencia de este , este nuevo IRA lucha por la independencia ya no de Irlanda entera sino de Irlanda del Norte, es decir de los seis condados de Belfast.
Pero también surge el IRA provisional que a diferencia del oficial se alza en armas para que respeten a Irlanda del Norte como nación independiente.
En 1972, ocurre un hecho clave en el conflicto, ya que en el llamado “Domingo Sangriento”, las tropas británicas matan a 14 manifestantes católicos.
Pero lo que en un principio parecía una victoria clara para los británicos, a lo largo de tantos años de conflicto aparece un factor determinante para los norirlandeses, el llamado factor demográfico. Ya que si en un principio había en Irlanda del Norte una mayoría protestante (proingleses) con el paso de los años la población católica se “iguala” y Irlanda del Norte coge peso y los ingleses presionados por el Sin Fein, políticamente hablando y por el IRA en las calles no les queda más remedio que “aceptar “a Irlanda del Norte como nación.
Tras el alto el fuego por ambos bandos la tensión en Belfast se amilana pero como en todos los conflictos, siempre quedan rescoldos, como el asesinato de dos policías británicos acuñados a un nuevo IRA que al final quedo en nada.
Como conclusión, destacar que el largo conflicto causo la muerte de más de 3000 personas.

DIOGO
Comentarios (0) - Categoría: Historias de la historia - Publicado o 21-02-2014 11:27
© by Abertal