vieiros da mente


APEM CAMBRE
Blog d@s usuari@s do CRPL Os Chopos-Cambre da Asociación APEM (Asociación Pro Enfermos Mentais).

O meu perfil
 CATEGORÍAS
 FOTOBLOGOTECA
 RECOMENDADOS
 BUSCADOR
 BUSCAR BLOGS GALEGOS
 ARQUIVO
 ANTERIORES

MEMORIA DE ESPAÑA (CAPÍTULO 4)

Una vez exterminado el imperio cartaginés en las famosas Guerras Púnicas, el Imperio Romano tiene vía libre para conquistar la Península Ibérica, a la que denominan Hispania. A pesar de que tardan 200 años en conquistar por completo Hispania, resistieron 500 años gobernando la Península, dejándonos todo el legado de la modernidad romana. Empezaron por dividir la Península en ulterior y citerior (más tarde, una vez creada una red de carreteras dividen la Península en más territorios como puede ser la Bética, la Tarraconensis, o la Lusitania). Todo esto ocurre alrededor del 38 a.C. hasta el siglo III, siglo en el cual Roma empieza a perder poder por culpa del ataque de los reinos germánicos.

En el norte de Hispania, los romanos se encuentran, a diferencia del sur, con más problemas para controlar a la población local, debido a que ésta lucha contra los romanos aprovechándose del conocimiento del terreno, haciendo una especie de guerra de guerrillas. Los romanos cuando llegan a un territorio le aplican la “pax romana” (que no es más que, según ellos, la pacificación de un territorio imponiéndole todo su poder), y esto es lo que ocurre en el norte, donde gracias a las tropas de Augusto conquistan el territorio.

Una vez conquistado el norte, los romanos se centran en la Lusitania, zona muy combativa y que le da verdaderos problemas a los romanos. Por eso, los romanos, que eran muy listos, citaron a los lusitanos para firmar una paz, y en el lugar acordado asesinaron a 8.000 lusitanos y 22.000 fueron tomados como esclavos. Pero sobrevivieron unos cuantos, entre ellos un niño de 9 años llamado Viriato y que de mayor sus congéneres supervivientes toman como jefe y amenazan con causar daños a los romanos, hasta tal punto que los romanos, viendo que Viriato era un luchador problemático para su causa, deciden sobornar a unos lusitanos para que matasen a Viriato, y de paso se dieron la licencia de decir que no pagaban a esta gente, a pesar de haber cumplido su cometido, porque “Roma no paga a traidores”.

Con el resto de los pueblos ocurre algo parecido, porque para el Imperio Romano, con tal de conseguir su objetivo de dominio, cualquier estrategia es válida.

Una vez eliminado el problema lusitano, los romanos siguen avanzando y se encuentran con los celtíberos un pueblo muy resistente y que les da mucha guerra, sobre todo en su ciudad, Numancia, hasta tal punto que los romanos no les queda más remedio que rodear la ciudad para evitar que les llegasen víveres, ya que por la fuerza no podían combatirlos. La estrategia romana funcionó, porque según iban pasando los días las penurias de Numancia fueron a más. Pero los numantinos, antes de rendirse al poder romano, se suicidan y queman la ciudad, hecho histórico del cual deriva el dicho “defensa numantina”. Mientras tanto, en Roma, Sila se hace con el poder y mata 80 senadores. Más tarde, surgiría Julio César, el cual tendría un final trágico. Todo esto indica que el Imperio Romano ya no es tan fuerte como se creía, debido a estas guerras intestinas por el poder. Augusto fue sin duda el que más hizo por modernizar Hispania.

Antes de la muerte de Julio César, éste y Pompeyo guerrean por el poder y el centro de la batalla es la propia Hispania, en la cual gana Julio César.

Los romanos nos dejaron verdaderas joyas arquitectónicas, como puede ser el acueducto de Segovia o las Médulas (de las que sacaban el oro gracias a una técnica hidrográfica, creando galerías en el interior de la montaña, la cual se inundaba de agua y acababa por explotar, y el motivo de esto no era otro que extraer el oro del interior). Hoy en día, apenas quedan restos de oro en la Península, ya que todo se lo llevaron los romanos.

Como curiosidad, destacar que lo que más le gustaba a los romanos de Hispania era el aceite y el vino, el cual, siendo mejor que el romano, no se podía exportar para no perjudicar al comercio del suyo (excepto el de Cádiz, que era el mejor que había).

El sistema de organización social romana estaba formado por la nobleza, la cual tenía su propia villa, donde mandaban sobre los esclavos, que según su antigüedad o méritos a favor de Roma, podían conseguir la ciudadanía romana. Eran los llamados libertos.

Como anécdota, destacar que después de tantos años, en la Península romanizada surgieron grandes pensadores como Séneca, y lo que es más importante, emperadores hispanos como Trajano, que fue uno de los más importantes y poderosos de la Antigua Roma.

RAFA MARTÍNEZ
DIOGO
Comentarios (0) - Categoría: Historias de la historia - Publicado o 07-03-2014 10:12
Chuza! Meneame
Deixa o teu comentario
Nome:
Mail: (Non aparecerá publicado)
URL: (Debe comezar por http://)
Comentario:
© by Abertal