vieiros da mente


APEM CAMBRE
Blog d@s usuari@s do CRPL Os Chopos-Cambre da Asociación APEM (Asociación Pro Enfermos Mentais).

O meu perfil
 CATEGORÍAS
 FOTOBLOGOTECA
 RECOMENDADOS
 BUSCADOR
 BUSCAR BLOGS GALEGOS
 ARQUIVO
 ANTERIORES

MEMORIA DE ESPAÑA (CAPÍTULO 3)

Una vez extinto el reino de los Tartessos allá por el siglo VI a.C. la Península se ve compuesta por multitud de pueblos que eran muy pequeños al lado de Tartessos, pero que los griegos seguían comerciando con ellos. Es entonces cuando en el centro de la actual España surgen los íberos, que reciben dicho nombre gracias al río Íber que era el más grande de España (el actual Ebro). Según Estrabón, historiador griego destaca la profunda cultura de este pueblo, ya que tienen ganadería, agricultura, la cual es comunal, igual que la de los celtíberos (los celtas eran un pueblo que venía del Norte de Europa y que se mezcló con los íberos, de ahí su nombre). Además, hacían rituales funerarios pensando en el más allá, enterrando a sus muertos con el número de lanzas correspondiente al número de enemigos que había matado, y además en vasijas muy bien labradas le ponían comida para que en su segunda vida tuviera con que mantenerse y no volviese a molestar. Según Estrabón, era un pueblo muy civilizado, a diferencia de los pueblos del Norte, a los cuales achacaba su barbarie, ya que decía entre otras cosas, que se lavaban los dientes con la orina y que eran muy salvajes (quizás este odio de los griegos hacia los pueblos del Norte sea debida a que no comerciaban con ellos, ya que se servían del pillaje como método de subsistencia). Pasado un tiempo, siendo conocida la Península Ibérica como lugar clave de riquezas materiales hizo que los dos grandes pueblos de entonces (los cartagineses surgidos de África y los romanos que venían de la Península Itálica) la abordasen unos por el norte y otros por el sur. Los romanos cuando vieron a los galaicos los tacharon de ateos porque no tenían un Dios material, sino que para ellos el río, los bosques, etc, como les daban alimento, para ellos era algo sagrado, igual que los cántabros. Del Norte de la Península Ibérica el único pueblo que se salvó del asalto romano fueron los vascos, debido a que estaban protegidos por la orografía del terreno, lo que permitió que su cultura y lenguaje llegase hasta nuestros días sin ser contaminada por la cultura indoeuropea. Por su parte, los cartagineses avanzaron desde el sur de España hasta la altura de Sagunto, la cual era la frontera vía acuerdo con los romanos como reparto de la Península, pero los cartagineses no cumplieron el tratado y atacaron Sagunto, exactamente bajo las órdenes de Amílcar Barca, su jefe, con lo que el enfrentamiento con los romanos se hizo evidente en las llamadas Guerras Púnicas.

En la primera Guerra Púnica, los romanos ganaron con autoridad y como botín de guerra se quedaron con parte de los territorios cartagineses y con la obligación de pagarles cada año una fuerte indemnización. Después de Amílcar Barca vino su sobrino Asdrúbal, que no consiguió vengar dicha afrenta. Es entonces cuando aparece la figura de Aníbal, hijo de Amílcar, el cual lo educó para que odiase lo más posible a los romanos. Es entonces cuando surge la segunda Guerra Púnica ya que Aníbal con un ejército compuesto de hasta elefantes cruzó los Pirineos y los Alpes e intentó llegar a Roma para cumplir el deseo de su padre. Pero los romanos que no eran tontos decidieron aprovechar el vacío dejado por Aníbal en territorio cartaginés para atacarlo y acabar con él de forma simple. Cuando Aníbal se da cuenta de esto, decide dar la vuelta para proteger a sus gentes, pero no lo consigue y ya muy desgastado, se retira a Siria y allí según cuentan se suicidó, aunque otras fuentes indican que lo mataron. Con los cartagineses fuera de juego, la Península Ibérica queda totalmente controlada por los romanos y es entonces cuando surge Hispania.

RAFA MARTÍNEZ
DIOGO
Comentarios (0) - Categoría: Historias de la historia - Publicado o 28-02-2014 10:21
Chuza! Meneame
Deixa o teu comentario
Nome:
Mail: (Non aparecerá publicado)
URL: (Debe comezar por http://)
Comentario:
© by Abertal