vieiros da mente


APEM CAMBRE
Blog d@s usuari@s do CRPL Os Chopos-Cambre da Asociación APEM (Asociación Pro Enfermos Mentais).

O meu perfil
 CATEGORÍAS
 FOTOBLOGOTECA
 RECOMENDADOS
 BUSCADOR
 BUSCAR BLOGS GALEGOS
 ARQUIVO
 ANTERIORES

MEMORIA DE ESPAÑA CAPÍTULO 1

Es en pleno siglo XIX cuando la ciencia moderna intenta imponerse a las creencias de origen religioso. Surge entonces las figuras de personas que se dedican a investigar sobre las preguntas que el hombre siempre se ha hecho; es decir, de dónde venimos y a dónde vamos. Para empezar hay que averiguar cómo éramos en la antigüedad y es ahí cuando aparece Marcelino Sanz de Sautuola, que con su hija María se dedicaba a recoger fósiles y hacer investigaciones en cuevas, y entre ellas la de Altamira. Mientras la investigaba su hija que se dedicaba a acompañarlo y a juguetear por las grutas, descubrió unas pinturas que como no entendía que hacían ahí llamó a su padre y éste al verlas se dio cuenta del importantísimo descubrimiento que había hecho. Por dos razones: la primera, esas pinturas demostraban que la creencia de que nuestros antepasados eran gente ruda y carentes de lógica era mentira, con lo cual cuando manifestó su descubrimiento se armó un gran revuelo porque nadie le creía debido al dogma imperante en aquella época. Y segundo, porque hasta ese momento las únicas que se conocían estaban en Francia y desde allí no se creían que fuera de su país hubiese unas pinturas que superasen las suyas. A tal punto llegó esto que a Sautuola se le acusaba de haberlas pintado él y murió sin que se le reconociese el descubrimiento.

La importancia de Altamira es que a través del “realismo mágico” se deduce que las pintaban bien para atraer a la caza o bien para festejar la abundancia. En la actualidad, hay una réplica de dicha cueva ya que no puede entrar mucha gente a la auténtica porque los materiales se degradan. Destacar que nuestros antepasados descubrieron el arte (la Capilla Sixtina de la Prehistoria) ya que aprovecharon los relieves de la piedra para magnificar la figura y que incluso parezca que se mueve.

Ya siguiendo el curso de la historia, estando el Homo Sapiens Sapiens ya instalado en la Península de forma definitiva es cuando empiezan a reunirse y a colaborar entre ellos; hacen conchas con el marisco que recogen en la playa, hacen bailes rituales para llamar a la fertilidad y se empiezan a interesar por los metales. Al principio, usaban armas muy rudimentarias, pero con el descubrimiento de la minería de la cual extraían cobre y estaño dando lugar al bronce y además, gracias al cambio de época (hasta entonces había glaciación) que pasó a ser de temperaturas más agradables se produjo el paso del Pleistoceno al Holoceno (período en el cual seguimos hoy en día) y el descubrimiento de cómo plantar semillas dejaron de ser nómadas a sedentarios, ya que disponían de comida todo el año bien sea a través de la tierra o del ganado les permitió reunirse en pequeños poblados y colaborar entre ellos (esto es importante, porque en un período similar los egipcios disponían de una mayor cultura porque el río Nilo permitía hasta tres cosechas al año, con lo que tenían mucho tiempo para pensar y desarrollar nuevos inventos). De hecho, para que las plantaciones sean efectivas hay que plantarlas en ciertas épocas del año y es cuando aparecen los dólmenes, que en un principio sirven como enterramiento (ya empezaban a tener sentido religioso) pero que también sirven para medir el tiempo, lo que les ayuda a saber cuando plantar y cuando no.

Siguiendo con su evolución, empezaron a construir poblados-fortaleza, ya que el descubrimiento de los metales les servía no sólo para las labores domésticas sino también para la especialización de las tareas y también para defenderse de otros poblados de alrededor. Con esta especialización, empezaron a surgir los oficios y entre ellos, el de la cerámica, importante para almacenar los excedentes de comida y machacar el grano.
El primer poblado más desarrollado de aquella época era el de El Argar, ya que fue el anticipo de otro avance en la evolución, como es la existencia del comercio, que se verá en mayor medida cuando aparece el reino de Tartessos, del cual hablaremos en el siguiente capítulo.

RAFA MARTÍNEZ
DIOGO
Comentarios (0) - Categoría: Historias de la historia - Publicado o 21-02-2014 11:35
Chuza! Meneame
Deixa o teu comentario
Nome:
Mail: (Non aparecerá publicado)
URL: (Debe comezar por http://)
Comentario:
© by Abertal