Avante Galiza!
'Estamos fartos de saber que o povo galego fala un idioma de seu, fillo do latim, irmao do Castellano e pai do Portugués. Idioma apto e axeitado para ser veículo dunha cultura moderna, e co que ainda podemos comunicar-nos com mais de sesenta millóns de almas (...) O Galego é un idioma extenso e útil porque -con pequenas variantes- fala-se no Brasil, en Portugal e nas colónias portuguesas'.

(Castelão - Sempre em Galiza)



Esta web apoia á iniciativa dun dominio galego propio (.gal) en Internet





 SECÇONS
 FOTOGRAFÍAS
 Também ando por:
 PESQUISAR NO BLOGUE
 PESQUISAR EM BLOGUES GALEGOS
 ARQUIVO
 ANTERIORES
 Artigos destacados

La situación del gallego
"Este texto está en castellano, también un idioma del que escribe, como todo el periódico y la totalidad del quiosco, como todas las televisiones, con la excepción de un canal autonómico. El castellano no sólo está aquí y es la lengua en la que se expresa la realidad en Galicia, sino que es la lengua dominante y casi exclusiva, es toda la vida social. El gallego es lo residual y doméstico y también los formalismos institucionales, unos latines rituales. Esto es evidente, pero a veces lo evidente parece invisible.

En el Noroeste peninsular nació del latín el romance que los romanistas llaman "hispánico occidental" y que aquí llamamos gallego y del Miño para abajo portugués. El gallego es nuestro latín. Sus palabras se expandieron por el mundo aunque aquí, precisamente en la cabecera, viven su agonía. Así Ronaldinho habla con orgullo las palabras de Lula y de Pessoa, que soñó a aquel poeta gallego llamado Alberte Caeiro, y así, en cambio, muchos gallegos no sólo niegan su lengua sino que incluso ocultan o disimulan su acento. El quid para explicar que hablando las mismas o semejantes palabras unos sientan alegría y orgullo y otros vergüenza está en las circunstancias históricas y políticas de los gallegos. Es una derrota lo que explica la dependencia y abatimiento de Galicia, fue un designio político, la "doma y castración" por Isabel, la Trastámara, lo que hizo que el gallego desapareciese en el siglo XVI de los documentos escritos en nuestro territorio.

La condena de nuestra lengua a ser únicamente habla entre nosotros se completó con la destrucción de nuestra identidad, desde la derrota los gallegos, antes reyes y poetas, pasan a ser los tontos del teatro barroco en la corte. Ser gallego resultó un problema. La Real Academia Española mantiene hoy para la voz "gallego" los significados de "tonto", "falto de entendimiento o razón" y "tartamudo". Un país con sentido de la dignidad no lo permitiría. Lo dice todo de nosotros que se sigan vendiendo diccionarios que difunden odio hacia los gallegos. Sabemos de prejuicios negativos sobre madrileños, andaluces, catalanes, castellanos, ..., pero esos son ignorados por la RAE. No es que seamos "tontos", como mantiene su diccionario, simplemente cobardes. Merecemos que nos insulten, porque en democracia cada uno tiene lo que se merece. Del castellano somos huéspedes, pero no queridos ni respetados.

Esa xenofobia hacia nosotros fue interiorizada en nuestro país, muchos asumieron la visión negativa de Galicia y los gallegos, "¡gallego el último!" llegó a ser nuestra divisa. Así, no es extraño que haya quien llegue a afirmar que tan gallego es el castellano como el gallego. Pero, ¿y el inglés? También, tamén, of course. No nos quedemos sin inglés, tan útil y nuestro. Francés y alemán, no digo. El catalán, no sé. Está por ver si también el gallego es tan castellano como el castellano. Quizá.

Quien, de buena fe, conozca nuestra realidad constata que los gallegohablantes son tratados como una minoría en su propio país, les es imposible vivir en la lengua gallega en la propia Galicia. Reciben aquí el trato que se le da en otras partes a los emigrantes, y sin necesidad de emigrar.

La recuperación de la autonomía, que nos arrebató el golpe de los militares nacionalistas en 1936, permitió un consenso de todas las fuerzas políticas para recuperar algo la dignidad. La ley de Normalización Lingüística, consensuada y aprobada por todos, creó un mínimo común múltiplo de decencia y de dignidad personal y colectiva. Ahora el PP ha roto ese consenso colectivo. Siguiendo la consigna de la madrileña calle Génova de provocar enfrentamiento social, ha abierto una herida para que sangre: que lo que nos une nos enfrente. Han traído y plantado la semilla del odio en el nervio más sensible, la lengua. Allí han usado los muertos contra el Gobierno, aquí usarán el gallego contra Galicia.

Traicionan así a los otros diputados con los que elaboraron y consensuaron una norma para la escuela, y sobre todo traicionan a Galicia, a la ciudadanía gallega. El PP con esto se ha situado como una fuerza extraña e intrusa, como lo fue siempre en Cataluña o el País Vasco. Aquel partido que nos decía que era la esencia misma de Galicia desapareció en un par de años, en su lugar vemos un partido minorizado y ajeno al país. Vemos este caballo de Troya del autoodio propio y el odio ajeno. Vergüenza y asco".


Un artigo de Suso de Toro
.
Comentários (1) - Secçom: Reflexions - Publicado o 09-07-2007 00:06
# Ligaçom permanente a este artigo
A Chave do Mundo
Dicía Manuel María que ?o idioma é a chave con que abrimos o mundo?, unha metáfora perfecta que ilustra que a través da nosa lingua coñecemos o mundo e o representamos, que pertencemos a un pobo que creou este idioma, que vén ser así a mellor ferramenta, senón a única, para instalarnos na vida.

Océano por medio, a miles de quilómetros de distancia, Gioconda Belli láiase unha e outra vez de ter perdido o idioma dos seus devanceiros. O poema que comeza ?Oín a lingua dos meus antepasados en soños...? aparece en dous dos seus libros, dando forma ao desarraigo provocado polos conquistadores, os mesmos que ?nos obrigaron a usas as súas palabras / a vestir a súas roupas./ Obrigáronnos a adorar o Deus / que eles mesmos crucificaran?. Belli reférese aos mesmos españois que alí e aquí obedecían á consigna de que ?a lingua é a compañeira do Imperio?, sentenza que foi abandeirada até as últimas consecuencias.

Mais aquí a lingua sobreviviu, sobreviviu grazas á pobreza imposta ao pobo, un pobo agochado que transportou a través de xeracións e xeracións un legado precioso, máis que o ouro inca: este idioma e a súa cultura. Ás veces creo que esa mesma pobreza foi a que nos protexeu, pois non souberon ver a potencialidade dun pobo ?servilizado? (?sodes uns imperalistas fracasados?, diría Castelao).

Con todo, as rancias ideas que sostiveron o Imperio, ondean hoxe nas mans dos que nos negan. Os que nos negan cando saen á rúa para defender ?la unidad de España?, esa que nunca existiu, senón foi no laboratorio da súa filosofía, ou para defender a pervivencia dunha lingua non ameazada, a española, a mesma lingua que foi usada como obxecto bélico, como instrumento de represión.

Volvendo a Manuel María, a nosa chave ábrenos a porta a un mundo que nada ten a ver con esoutro en que algúns aínda viven, porque a nosa chave abre a porta a unha casa en que a lingua de seu foi pisoteada e aldraxada, foi podada das xeracións máis novas para deseñar individuos listos para a emigración e a obediencia. Non eran razóns lingüísticas as que nos tiraron a lingua, era a imposición dun modelo político alleo que buscaba borrar a nosa identidade.

E tampouco hoxe pode haber razóns lingüísticas, só se me ocorre que se busque crear debate político, argumentar un ataque máis contra o goberno. E aquí chegamos á contradición, ou á hipocrisía, pois quen hoxe rexeita o Decreto que vén de se publicar, presentou e colaborou na aprobación do Plan Xeral que dá lugar a este Decreto. O Partido Popular, en tan só dous anos e medio, esqueceu a súa posición, e di que o Decreto vai máis aló do que o Plan Xeral estabelece. Por deformación profesional poñeríalle como tarefa a lectura comparada dos dous documentos, mais creo que non é necesario, penso que os coñecen, só que agora, como declaraba o seu portavoz, eles non teñen que sustentar un goberno.

Eu, filla de pais mutilados na lingua, neta de avós que temeron aprenderlle a nosa lingua aos seus fillos, reclamo o meu dereito ao idioma, o meu dereito a contar cunha ferramenta legal que me permita exixir para o meu fillo a aprendizaxe na lingua que durante anos se me ocultou. Defendo o seu dereito a educarse coñecendo o seu idioma propio, a dotarse de todas as palabras necesarias para abrir este mundo, para situarse nel, para amalo e defendelo, para medrar e vivir, para ser.

Un artigo de Marta Dacosta
Comentários (0) - Secçom: Reflexions - Publicado o 04-07-2007 17:38
# Ligaçom permanente a este artigo
A necesidade de alzá-la voz
Cando os nazis viñeron a polos comunistas fiquei calado; eu non era comunista.
Cando encadearon aos socialdemócratas fiquei en silenzo; eu non era socialdemócrata.

Cando chegaron a polos sindicalistas non dixen nada; eu non era sindicalista.
Cando viñeron a polos xudeus non pronunciéi palabra; eu non era xudeu.

Cando viñeron a por min non quedaba ninguén para dicir algo.


(Bertolt Brecht)
Comentários (6) - Secçom: Reflexions - Publicado o 24-06-2007 18:20
# Ligaçom permanente a este artigo
Sempre en Galiza segundo Iñaki Anasagasti
No blog de Iñaki Anasagasti pódese atopá-la súa visión da obra de Castelao "Sempre en Galiza":

Vale la pena.

Apareció hace mucho tiempo, en 1944 en Buenos Aires el libro de Castelao ?Sempre en Galiza?, que causó fuerte impresión, no sólo entre los gallegos residentes en la Argentina, sino también en todos los exiliados vascos y españoles. Conviene recordarlo pues tiene mucha miga actual.

Este libro ?más de 400 páginas en formato grande- es un documento de gran valor para cuantos se interesen en el problema que comporta la existencia de las nacionalidades, pues, aun cuando se refiere en particular a Galicia, contiene páginas de trascendencia general.

El estilo, el propio de Castelao, es muy ameno, salpicado de frases llenas de humor, anécdotas e imágenes que hacen fácil y agradable su lectura.

Su contenido, rico en enseñanzas para todos, es un canto a Galicia, con expresión histórica de su derecho a la libertad y relación de daños y ultrajes recibidos; así como una exposición demostrativa del fracaso de Castilla como rectora de los pueblos peninsulares. Y, a modo de colofón a todo ello, señala la disposición de los gallegos a concurrir a una solución confederal de la península, integrada por Castilla, Catalunya, Euzkadi y Galicia, atribuyendo a esta última la misión de incorporar a Portugal a este conjunto de nacionalidades. El actual debate no es más una resaca del inmediato ayer.

La dialéctica empleada por Castelao, era irreprochable, y las citas históricas, concluyentes.
En resumen: un documento de gran valor, no sólo para justificar y defender las aspiraciones de Galicia, sino para considerar en toda su importancia y resolver en justicia el problema que entraña la presencia de las naciones peninsulares y la necesidad de proveer, mediante el respeto debido a todas ellas, al obligado concierto de sus intereses materiales y espirituales, en un apuesta de libre adhesión. Todo esto dicho hace sesenta años.

Como homenaje al libro que nos ocupa, así como en el propósito de estimular su lectura, copiamos algunos párrafos que, si no bastan para dar una idea completa de la obra de Castelao, si servirán para hacer conocer puntos de vista de interés, que esperamos permitirán al lector penetrar en la importancia y valor del libro que le recomendamos y de la visión gallega sobre Castilla. Y, además, se lee muy fácil.

Decía así:

?No se puede negar que había en todos los republicanos españoles un afán de considerar a Galicia como una madriguera de reaccionarios, sin más fundamento que la mala ley que nos tienen. Ningún antifascista se acordó de citar a Valladolid, pongo por caso de madriguera reaccionaria. No; sobre Castilla no podía caer ningún palo, sabiendo a ciencia cierta que fue la matriz antidemocrática. Los ?nacionalistas? hicieron un mapa de las partes que se entregaron sin resistencia, en demostración de la lealtad de Castilla y de su ?voluntad de Imperio?. Ni durante la guerra fueron capaces (se refiere a los republicanos) de comprendernos y estimarnos?.?

?Su tema preferido consistía en llamarse progresistas y en acusar de retrógrados a los que no soportaban su ley. Combatían a los vascos por reaccionarios; a los gallegos, por reaccionarios; a los catalanes, por reaccionarios. Y a todo esto, las izquierdas y el mismo proletariado servían y seguían la hipócrita y taimada acusación de los centralistas. Podemos decir más: estas fuerzas luchaban a codazos para ponerse a la vanguardia del movimiento uniformista. La España castellana, que dentro del marco geográfico y cultural de Europa era extremo simétrico del Imperio Turco, se empeñó en considerar a Cataluña, Euzkadi y Galicia como países retrógrados. No se daría nada más risible si no existiera un ejército regular y la Guardia Civil par defender esta hipocresía, esta ficción, esta falsedad?.

?A toda España se le hizo creer que los gallegos éramos gente inferior, sin capacidad para el ejercicio de las artes y de las letras, y que nos oponíamos a los designios civilizadores de Castilla sólo por servir y sostener el bandidaje de los señores feudales; pero a nadie se le dijo que contaban con instituciones forales que concedían a los labriegos un comienzo de propiedad, base de los actuales minifundios, mientras que en la España castellana y en el España reconquistada por los castellanos a los moros, perdura el latifundismo feudal, y los labriegos aún son siervos, incapaces de regir sus propiedades?.

?A toda España se le hizo creer que los vascos defendieron a don Carlos por simple fanatismo religioso, y que opusieron su ferocidad de sentimientos al liberalismo iniciado en las Cortes de Cádiz, armando tres guerras civiles con el exclusivo objeto de restaurar la Monarquía despótica; pero a nadie se le dijo que los pseudo-liberales querían abolir los Fueros Vascos y arrasar, en nombre de Castilla, la nación más original de Europa?.?No es cierto que la intransigencia de las ?derechas? y de las ?izquierdas? sea un hecho irremediable de España, pues sólo es un hecho de castellanización del Estado y acabaría el día en que Cataluña, Euzkadi y Galicia fuesen libres y pudieran contrarrestar esa hegemonía?.

LOS CUARTELES ESPAÑOLES

?La bravura de los militares españoles era el miedo que metía miedo. El cuartel era un convento donde se juraba, se blasfemaba, se conspiraba contra el gobierno, se pelaban patatas y se tocaba la corneta. Los militares usaban bigote y padecían de catarro crónico. Se adornaban con plumas, charoles, hierros y botones dorados, para enamorar a las mujeres. Gustaban más de procesiones que de batallas. Perdían las guerras, eso es verdad, pero las perdían ?gloriosamente?. Eran caballeros en el Casino y arrieros en el hogar. Llegaban a generales por riguroso turno de antigüedad y morían de prostatitis crónica. Se arruinaron comprando ?marcos? y continuaban germanófilos?.

?El catolicismo español era una flor de trapo. Los clérigos eran desertores de la agricultura. Cantaban ?flamenco? en vez de ?gregoriano?. Vivían a costa del purgatorio y morían de indigestión o de apoplejía. Los clericales ponían en la puerta de su casa una efigie del Corazón de Jesús estampada en hojalata. Dentro del hogar vivían aconchabados con los siete pecados capitales. Compraban indulgencias y prestaban dinero al cien por cien. Por algo Dios dejó quemar las iglesias?.

?Estoy por decir que muchos republicanos sintieron el derrumbamiento de la Monarquía porque vivían exclusivamente de combatirla?.

?Si vamos al País Vasco nos encontraremos con un caso semejante, pero más admirable. No es que Euzkadi sea antimilitarista; es que siente incompatibilidad con los uniformes del Ejército español, al que odia cordialmente. Los capitalistas vascos crearon un gran poder financiero, incompatible con la pereza del capitalismo español, de cuya pereza ellos saben aprovecharse. Cierto que se dividían en carlistas, dinásticos y nacionalistas, pero todos juntos rechazaban el programa de la Falange Española. En cuanto a los católicos y al clero de Euzkadi, bien demostraron su incompatibilidad con los reaccionarios de secano?.

?Todo esto quiere decir que las tres nacionalidades avasalladas eran los baluartes de la República, los soportes de la verdadera libertad, y en ellas descansaría segura y firme, si los republicanos no fuesen ciegos y ? centralistas.

?El caso de Euzkadi es más sencillo y más fuerte. El renacimiento vasco fue iniciado por la acción del Partido Nacionalista, creado por Sabino Arana en 1895. Las bases doctrinales del nacionalismo vasco contienen afirmaciones rotundas, encaminadas a enmendar el error carlista, y sólo confiadas a la virtud y fortaleza del pueblo. Euzkadi es la única nacionalidad hispana que se funda principalmente en las características de pueblo, y por lo tanto en la acción. No hay duda de que el País Vasco es también un ?hecho de voluntad?; pero más permanente que el de Cataluña, porque se siente invulnerable a las contingencias políticas de España?.

?Sólo se quisieron atender las demandas abrumadoras de Cataluña y disfrazóse la concesión con prerrogativas generales que no se pensaban cumplir?.

?Los Estados autonómicos fueron considerados como recurso terapéutico, y no como solución liberal para soldar los diferentes pueblos que integran España?.

?El aplazamiento de las autonomías ?por culpa de los trámites inventados para prolongar el sistema unitario- desintegró a Navarra del País Vasco, retrasando en cinco años la fortificación de un baluarte seguro de la democracia?.

?Los gobernantes provisionales de la República carecían de un plan de organización del Estado, y no tenían aliento para formarlo, y por no atreverse a resolver por decreto ?pongo por caso- los simples problemas de justicia social, convocaron a toda prisa unas Cortes constituyentes, disfrazando con escrúpulos de leguleyo lo que en el fondo era indecisión, incapacidad y cobardía?.

IBA A SER UNA REPÚBLICA FEDERAL

?Me acuerdo de la noche en que se planteó el problema de la estructuración de la República, cuando la mayoría de los diputados nos disponíamos a votar a favor del sistema federal. Aquella votación hubiera sido absolutamente sincera porque fue promovida por una enmienda de alcance insospechado, que cogió de improviso a los valedores del Parlamento. Tan poca importancia se le dio a esta enmienda que el ?banco azul? estaba desierto de ministros. Me acuerdo de que se levantó Santiago Alba y acoquinó a los diputados haciéndoles ver la sorpresa qur recibiría el presidente del Consejo de Ministros, al día siguiente cuando leyese en los diarios de la mañana que la República ya no era unitaria. Los expertos diputados de la Monarquía convencieron a los diputados novicios, y la votación se aplazó hasta conocer el criterio del Gobierno. Y así fue como las Cortes que hubieron dicho ?sí?, dijeron ?no?.

?Aprobóse, por fín (el Estatuto vasco) el día 1 de octubre de 1936, y no por mayoría de votos, sino por aclamación. Se evitó la tan temida controversia porque era necesario contentar a los vascos y estimularlos para que defendieran la República?.

?Acabáronse los Estatutos restringidos y regateados, que dejan vivos los viejos resentimientos y no curan las mutuas desconfianzas. Tampoco aceptamos que cualquier provincia o provincias limítrofes tengan derecho a reclamar un Estatuto autonómico. Para nosotros no hay más que una república viable: la que se basa en el libre consentimiento de las nacionalidades que integran España. Damos por bien muertas a la primera y segunda República y esperamos a la tercera. Esta tercera República será federal si quiere ser definitiva?.

?Yo creía que la posibilidad de que los españoles mudasen de pensamiento dependía de que mudasen de clima, pero ni aún así. Perdieron una guerra civil y armaron otra en seguida porque no son capaces de convivir consigo mismo. Y como yo estoy exento de responsabilidades y de complicidades, me veo obligado a decir que sólo vivo para Galicia, y que sólo confío en la cordura de los gallegos?.

?No aceptamos que se nos señale la obligación de luchar por la República española ?porque ella va a ser la que nos conceda el Estatuto autonómico?, como dicen los republicanos de secano, pues somos nosotros, junto con los vascos, catalanes y demás pueblos hispánicos los que crearemos la unidad superior de todos los españoles, es decir, la República?.

?Lo que más nos duele es que los compañeros de destierro siguen soñando con la República del 31, causa indirecta de nuestro dolor?.

?El caso es que todos pensamos volver en cuanto podamos, y que la mayor parte de los desterrados cree que seremos recibidos con palmas y aclamaciones del pueblo. Yo, por lo menos, no lo creo así. Mucho más que nosotros ?los que vivimos en América- está sufriendo la gente de España, que no tiene pan, ni ropa, ni sosiego, ni libertad. No hay peor destierro que el que se sufre en el propio país?.

CASTILLA ES COMO PRUSIA

?No hay manera de hacerles ver que los refugiados tenemos derecho a ponernos de acuerdo para llevarnos a España un plan bien meditado y capaz de merecer la aprobación del pueblo. Y como ellos se privan de toda discusión provechosa, quieren que los gallegos, los vascos y los catalanes imitemos su proceder. La discusión que más temen es la que se refiere a los hechos diferenciales y a la consiguiente estructura del estado de mañana. Aplazan esa discusión para cuando se vean en campo propio y asistidos por el ambiente de la región mayoritaria. No les conviene discutir con nosotros en terreno neutral y expuestos a confesar su empedernido centralismo. Les resulta más cómodo discutir con nosotros en Madrid y ganarnos una votación en el Parlamento?.

?Llegan a decir que el problema gallego, igual que el vasco y el catalán, depende de la solución que acuerde la mayoría de los españoles. ¡Estábamos aviados!. No. La voluntad de los españoles debe consultarse para resolver los problemas generales de España; pero, en justicia, sólo Galicia debe resolver sus asuntos privados, como es dueña de tomar la posición que se le antoje frente a los demás españoles?.

?Lo que pasa es que no quieren cambiar la opinión unitaria en opinión federal, porque ellos son unitarios y centralistas?.

?El ruralismo gallego venció al terror clásico que nos acechaba desde el bosque y desde el mar; pero Castilla, sin bosques y sin mares, vive aún en sus ciudades, en un urbanismo creado por el medio y mantenido por epopeyas vanidosas, dentro de un Estado-poder que nunca será un Estado-nación?.

?A los pueblos y a las tierras hay que juzgarlos en toda la hondura que tienen y no hay duda de que la Galicia actual comienza en las edades prehistóricas, así como las formas actuales de Castilla, incluso el paisaje, tienen su nacimiento en los últimos períodos de la reconquista. Imaginémonos una resurrección de los muertos de hace mil años: un gallego reconocería a su tierra; un castellano no sabría decir dónde estaba?.

?Podemos afirmar, con palabras de Otero Pedrayo, que ?si en el mapa de la conciencia moderna Roma es la fuerza, París la escuela, Florencia la gracia y Londres el orden, Santiago es la fe?; pero después pregunto yo: ¿Qué representa Madrid en la conciencia del mundo?. Nada.?

?Nuestro genio creador marcaba a los varones hazañosos de Galicia el camino que debían seguir, y éste no era otro que el de unirse a Portugal en vez de ayudar a Castilla. La grandeza histórica de Portugal nos hace ver hoy lo que significaría para España una restauración de la antigua unidad galaica, -la de los tiempos romanos y suevos-, pues ahora estarían coordinadas las variedades hispánicas en un Estado europeo, principalmente atlántico. De Castilla y de los módulos castellanos sólo podría salir la España que estamos viendo y padeciendo?.

?? sirva como ejemplo la influencia de Roma, que con ser tan imperiosa no pudo atacar la lengua vasca y originó varios dialectos, de los que aún quedan tres: el castellano, el catalán y el gallego?.

?Pero Castilla rompió, sin darse cuenta, la unificación hispana que se estaba formando espontáneamente, y hoy es el gran obstáculo para que lleguemos a la unidad pactada; creó resentimientos incurables en Portugal y Cataluña, y después de cuatro siglos de torpezas, ejercidas sobre Euzkadi y Galicia, aún hoy pretende que todos los españoles seamos castellanos?.

?Castilla se afincó en conceptos cerrados, omnipotentes, intangibles; fulminó castigos y excomuniones; impuso un catolicismo más intolerante que el de Roma; declaróse, por medio de la Inquisición, proveedora general de la felicidad ultraterrena; suprimió, siempre que pudo, las soberanías ajenas; usurpó los poderes; propuso, en fín, la posibilidad de fusión o de acoplamiento de las realidades ?lenguas, culturas, derechos, tradiciones, haciendas- al propósito de ser dueña y señora de España. La unidad, por lo visto, ni estaba en armonizar todo cuanto fuese español, es decir, propio de los diferentes pueblos que habitaban la península; estaba en la imposición de todo cuanto fuese castellano y propio de los castellanos. Y como Castilla fue engendrada y parida en el estruendo guerrero de la Reconquista, siempre consideraron indigno de su prosapia manejar el arado y fecundar la tierra. Castilla, dueña y señora de España, recibió en herencia inesperada la mitad de Europa y ganó, por un descubrimiento casual, el mundo fabuloso de las Américas. Pues bien, la España centralista perdió todo cuanto tuvo y ni siquiera pudo preservar la integridad de la península?.

NO QUEREMOS PEDIR PERMISO A NADIE

?El gallego es la forma más antigua de las lenguas neolatinas de España y la primera que alcanzó un pleno desarrollo literario. ¿No es, pues, una impudicia negarle al gallego el carácter de idioma cuando no se le regatea al castellano??.

?La poderosa particularidad de Castilla frustró la nacionalidad hispana iniciada en los tiempos visigodos, y la lengua gallega, con todas sus disposiciones culturales, tuvo que retornar a los patrios lares, donde aún vive, al margen de esa entelequia que se viene llamando ?nación española?.

?Los gallegos no discutimos el derecho de Galicia a ser una nacionalidad, porque Galicia ya es una nacionalidad. Discutimos los derechos que como tal se le deben y ejercemos un deber cuando reclamamos ese derecho?.

?Cuando entramos en la esfera del espíritu, nos sentimos cada vez más ?nacionalistas, es decir, más apartados del espíritu de Castilla. Somos generosos ante España y lo seríamos mucho más ante un estado peninsular organizado en régimen federal; pero somos intransigentes antes Castilla. Somos en fin, verdaderos ?nacionalistas?.

?Frente a la política asimilista de los castellanos no nos queda más que un recurso: oponer una recia acción nacionalista. La intransigencia de los gallegos, frente a la intolerancia de Castilla es un acto de indeclinable dignidad?.

?Los ?nacionalistas? gallegos salimos del ?regionalismo? por considerarlo impreciso y, por ello, favorable a toda clase de embrollos y extravíos; defendemos como principio general la soberanía de todas las nacionalidades y reclamamos para Galicia las garantías de su libre desarrollo y de su fecundidad; denunciamos al Estado español como instrumento de la política absorbente de Castilla, y como perturbador de la vida pública; negamos que la unidad española fuese, en su origen y desarrollo, establecida por la voluntad histórica de todos los grupos; afirmamos, que la heterogeneidad de las fuerzas étnicas de España son la mejor riqueza para un Estado capaz de estimarlas y aprovecharlas. Los ?nacionalistas? gallegos vemos que el Estado español es una organización teórica, un ente abstracto sin pies ni cabeza?.

?Los catalanes, los gallegos y los vascos serían antiespañoles si quisieran imponer su modo de hablar a la gente de Castilla; pero son patriotas cuando aman su lengua y no se avienen a cambiarla por otra. Nosotros comprendemos que a un gallego, a un vasco o a un catalán que no quiera ser español se le llame separatista; pero yo pregunto cómo debe llamársele a un gallego que no quiera ser gallego, a un vasco que no quiera ser vasco, a un catalán que no quiera ser catalán. Estoy seguro de que en Castilla, a estos compatriotas les llaman ?buenos españoles?, ?modelo de patriotas?, cuando en realidad son traidores a sí mismos y a la tierra que les dio el ser. ¡Estos si que son separatistas?
Comentários (0) - Secçom: Reflexions - Publicado o 22-06-2007 20:47
# Ligaçom permanente a este artigo
Galiza, onde comeza o mundo
Europa é un auténtico crisol de culturas, razas e linguas. Existen poderes moi fortes neste mundo que nos queren ocultar realidades, que nos queren impor falsas verdades, que queren dividirnos segundo a eles lles convén... eu sempre apelo ó poder da realidade fronte ó da mentira; porque a un paxaro pódeslle cortar as ás para impedirlle voar, mais iso no fará que deixe de ser un paxaro e que o seu máximo anceio sexa o de sulcá-los ceos e sentí-lo ar da liberdade no seu peteiro.

Europa... vése lonxe dende a fin do mundo. Semella estar alá, afastada... e nembargantes nós sómo-lo seu bico, o seu peteiro... somos esos beizos que bican o océano infinito, sómo-la terra que habita o mar saudoso que nos leva ás américas... porque Galiza non é a fin do mundo, é o comezo do mundo. Galiza é a terra a onde os máis arriscados aventureiros da historia chegaron na procura da fin do mundo, pretendendo ver onde era que se agochaba o sol cada noite, pretendendo descobri-lo lugar no que o astro ó que lle debémo-la nosa existenza durmía, querendo descobrí-la terra máxica e agarimosa que o deus Sol creu a máis mol, a máis digna merecedora do seu descanso tras un arduo dia de proporcionar vida, para veneralo e agradecerlle o seu alento de vida. E así foi que xurdiu o Ara Solis, que representaba un anceio que ficou nas almas dos galegos por sempre, que aínda fica hoxe oculto trá-la cristianización no escudo do noso país, sendo a hostia sobre o cáliz o símil do Sol penetrando nas augas do océano infinito.

É na nosa Terra onde os castrexos quixeron asentarse para vivir, para descobrir dende ela novos mundos... para viaxar dende ela ó Éire, para sulcá-lo seu océano de vida. O que diferenza aos galegos doutros pobos viaxeiros é que nós sempre partimos coa espranza de voltar máis cedo ou máis tarde, porque as raíces dos galegos son flexíbeis, e poden alongarse tanto coma cada un desexe... e así, por afastado que se estea da Terra Nai, nunca se deixa de ter contacto con ela.

Porque a Galiza representa a continuidade, é a esenza pura do occidente; do mesmo xeito que o Xapón representa a tradizón, a esenza pura do oriente. Nembargantes Galiza e Xapón teñen moitas similitudes... para ollos pouco entrenados, para mentes pouco abertas, son civilizazóns totalmente alleas... nada máis lonxe da realidade, pois a Terra na que nace o Sol está conectada pola ponte do astro de vida coa Terra onde este morre. Son a galega e a xaponesa as únicas civilizazóns do mundo nas que o viño se toma en cuncas, e estas cuncas son collidas coas dúas mans para beber delas; son a galega e a xaponesa as únicas civilizazóns do mundo nas que se come polbo dende sempre; son a galega e a xaponesa civilizazóns mariñeiras mais apegadas á Terra... a lista continúa... e así é como descobrimos, unha vez máis, que os extremos se tocan sempre... Hoxe en día os xaponeses están á vangarda dos avances científicos, e os galegos miramos por recuperarmos tradizóns en perigo de esmorecer.

Haberá quen pense agora que estou falando fóra da realidade... que me esquecín de que América foi descuberta (nunca me gustou este concepto... acaso os americanos non sabían que eles existían??) e, por certo, arrasada. Non, non me esquecín dela... e por iso digo que Galiza non é a fin do mundo, senón o comezo del; porque o galego é o pobo que albisca as américas dende as súas costas... e grazas ós avances nos transportes o eterno soño viaxeiro da Galiza fíxose posíbel de novo... e os mesmos impulsos que trouxeron aos nosos devanceiros á fin do mundo foron os que que levaron aos galegos que se decidiron a emigrar e descobrí-los novos mundos. Porque quen realmente conquistou as américas foron os galegos que foron traballar, e non os conquistadores españois que as foron someter.

Porque os galegos botamos raíces que se espallan por tódolos continentes dende aquí, a Galiza... onde comeza o mundo.
Comentários (1) - Secçom: Reflexions - Publicado o 20-06-2007 18:30
# Ligaçom permanente a este artigo
© by Abertal
"Se aínda somos galegos é por obra e gracia do idioma"
(Castelao)


Apoiamos a Candidatura do Patrimonio Inmaterial Galego-Portugués


Creative Commons License
Esta obra está licenciada sob uma Licença Creative Commons.



Warning: Unknown: Your script possibly relies on a session side-effect which existed until PHP 4.2.3. Please be advised that the session extension does not consider global variables as a source of data, unless register_globals is enabled. You can disable this functionality and this warning by setting session.bug_compat_42 or session.bug_compat_warn to off, respectively in Unknown on line 0