Lembranza dos alumnos de Carballo da promoción dos anos 60.



O meu perfil
jocameanvazquez@gmail.com
 CATEGORÍAS
 FOTOBLOGOTECA
 BUSCADOR
 BUSCAR BLOGS GALEGOS
 ARQUIVO
 ANTERIORES

HISTORIA DE LA FILOSOFÍA DEL DERECHO de Alfredo Brañas (libro de 215 páxinas)
(El siguiente resumen de Historia de Filosofía del Derecho, es copia de un libro original que hay en la Real Academia Gallega )

----- A MIS QUERIDOS ALUMNOS


No por vanidad pueril ó pedantería literaria me decido a dar a la estampa estos ligeros apuntes de historia de Filosofía del Derecho, sino movido por el deseo vehementísimo que tenía de facilitaros el estudio sobrado, difícil, árido y cuasi inaccesible a inteligencias juveniles, de la historia filosófica del Derecho, completando al autor del texto , R.P. Mendive que prescinde de tratar de este punto interesante de la asignatura, en la misma forma elemental con que expone las demás materias que constituyen su objeto.
En toda obra más o menos completa de Derecho Natural, se consagran algunos capítulos al desarrollo histórico de las diversas teorías que surgieron con motivo de la resolución de las importantes y capitales cuestiones que esta ciencia comprende. Creo, por lo tanto, que no puede prescindirse, aun en los libros elementales, de dar algunas nociones de historia de filosofía del Derecho. Ó sea de exponer, estudiar y resolver las doctrinas que se refieren a la investigación acerca de cual sea el principio supremo ó fundamental de los derechos y deberes naturales del hombre.

----- Entiendo que el buen orden de un programa para la enseñanza elemental de la asignatura de Elementos de Derecho natural ó Filosofía del Derecho, debiera ser el que a continuación voy a indicaros.
El método sintético, llamado también de enseñanza, nos exige que en toda ciencia principiemos por exponer las nociones ó ideas generales, las definiciones y divisiones de las cosas, antes de analizarlas ó descomponerlas para estudiar su naturaleza íntima. Debemos, según esto, enunciar y definir las verdades generales y abstractas, antes de descender a las particulares y concretas.
De ahí que al estudiar el derecho comencemos, según el orden lógico que rigurosamente prescribe el método sintético, por determinar su concepto, descomponiéndolo en sus elementos más simples, señalando sus propiedades esenciales, sus relaciones con el deber, deslindando el campo a que se extienden sus investigaciones, y estudiando, por último, la importancia y delicada cuestión del principio supremo de los derechos y deberes humanos, examinando la multitud de escuelas filosóficas acerca del particular.

------ Conocidas ya las doctrinas relativas a los derechos del hombre y de la sociedad en general, justo será que continuemos el estudio filosófico del Derecho, partiendo del desarrollo ideal é histórico de la humanidad.
El hombre se concibe primero como individuo, después como miembro de una familia; más tarde la idea de familia, nos revela la de sociedad civil, y considerados los diferentes pueblos, ya constituidos, como verdaderas personas jurídicas ó entes morales, resulta la idea de la sociedad internacional. Pero además todos los hombres considerados en una relación puramente moral, en cuanto recíprocamente se prestan los medios necesarios para la consecución de su último fin, forman entre sí, prescindiendo de toda diferencia de raza ó nacionalidad, una sociedad universal que es la sociedad cristiana.
No puede decirse por esto, como suponen Haller y Tararelli que el método propuesto sea peligroso, en cuanto se abstrae al hombre de la sociedad en que vive, y se le considera desligado de toda relación humana; y para ello nos fundamos en las razones siguientes : 1ª Al estudiar los derechos del hombre no es necesario suponer el estado social; basta la mera coexistencia de individuos. Si en una isla desierta se reúnen por casualidad diez ó doce personas, no puede decirse que existe sociedad formal entre ellos, y sin embargo, tienen derechos y deberes respectivos. 2ª Abstraer al hombre del estado social para estudiar sus derechos naturales, no es diferir a la doctrina del filosófico ginebrino, ni a las locuras sociológicas de Spedalieri, Burlamaqui, Locke y otros escritores; sino que se hace por razón del método, y para proceder de lo simple a lo compuesto, de los fácil a lo difícil, de los particular a lo general. 3ª Cuando el hombre entra en sociedad se dice que no depende de ella sus derechos naturales, y se añade que debe hallar en aquel estado una garantía de los mismos : pues bien, antes de estudiar el ser social conviene saber que derechos aporta el hombre a la sociedad, y cuales son los que ésta tiene obligación de garantir.

------ No hay peligro en comenzar el estudio de la filosofía por el Derecho individual, como lo hacen muchos autores nada sospechosos, entre ellos Prisco, Julio Costa- Rossetti, Signorello, y hasta el mismo R.P. Mendive, cuya obra sirve de texto en esta y otras Universidades.
De todo cuanto llevamos dicho, resulta que en un buen Programa de Derecho Natural puede comprender tres partes, una de aplicación general, otra relativa a los derechos del hombre en el estado individual, y otra referente a los derechos y deberes humanos en el orden social.
La primera parte la titularíamos así : “Origen primitivo del Derecho y de sus elementos esenciales”, la segunda parte “Del Derecho individual” y la tercera “Del Derecho social”.
En la primera parte se estudiarían el concepto del derecho, método para su estudio, diferencias y relaciones con la Moral, del deber jurídico y sus formas, de la ley, la justicia, la jurisprudencia y la legislación y por último la cuestión de la INVESTIGACIÓN DEL PRINCIPIO FUNDAMENTAL DEL DERECHO, objeto de este humilde opúsculo, que con mucho temor entrego a la benevolencia de las personas que hayan de juzgarle.
Respecto a las materias que deban incluirse en la segunda parte, ó sea en el Derecho individual, hemos de advertir que la personalidad humana tiene derechos inherentes a la misma, derechos cuya raíz está en los fines que el hombre ha de cumplir, pero además adquiere en su desarrollo natural otros que son consecuencia inmediata y directa de los primeros. De donde se sigue la división de derechos en innatos, absolutos ó primitivos, y derechos adquiridos, hipotéticos ó secundarios.

------- El hombre al ejercitar sus derechos puede ligarse con sus semejantes por un vínculo jurídico; esta unión de derecho, este lazo legal es lo que da margen a los contratos; puede en fin el hombre disponer de lo que es suyo en favor de otras personas, lo cual da origen a las sucesiones. El orden de materias para la segunda parte, sería, pues, el siguiente:
1º De los derechos innatos.
2º De los derechos adquiridos
3º De los contratos
4º De las sucesiones
Por lo que toca al derecho de las sociedades hemos visto que el desarrollo lógico y natural de las mismas es el siguiente : el germen del Estado es la familia; de la reunión de familias se forma la sociedad civil; de la reunión de pueblos surge la sociedad internacional y en cuanto todos los hombres viven unidos en la fe de Jesucristo, forman una sociedad más amplia y comprensiva que las tres anteriores, que es la sociedad cristiana.
Y he aquí indicadas las secciones en que debe dividirse el estudio del derecho social, es a saber :
Sección primera.- De la sociedad doméstica.
Sección segunda.- De la sociedad civil.
Sección tercera De la sociedad internacional.
Sección cuarta - De la sociedad cristiana.
Tal es el bello ideal de un buen Programa de Filosofía de Derecho, y claro está que al aceptarlo considero de oportunidad el presente opúsculo, destinado a exponer brevemente una de las cuestiones más notables que figuran, ó mejor dicho, que figurarían en la primera parte de tal Programa caso de encontrarme en aptitud de abrazar e imponer el método de enseñanza que acabo de explanar.
No tiene tampoco este librito otra utilidad que la de abrir paso a los alumnos aplicados y que gusten de este linaje de adquisiciones filosóficas : son estas páginas vulgares y desordenados apuntes, escritos con mejor intención que acierto; ni podrían jamás merecer los honores de publicación científica cuando fueron pergeñados y mal vestidos en muy corto plazo, según pueden testimoniar amigos tan veraces y queridos cono el Dr. D. Agustín Corral, que dirigió la impresión, y D. Hermenegildo Calvelo, compañero mío en lides periodísticas.



Cuando el tiempo me sobre quizás emprenda una obra más seria sobre estos mismos asuntos, una vez que en España se carece de un libro completo de Historia de la Filosofía del Derecho con destino a la enseñanza pública.

Alfredo Brañas.

Santiago Enero 20 de 1887



(De este libro que consta de 215 pag. Y que como ya dijimos se encuentra e n la Real Academia Gallega de las Letras, aquí en este trabajo, trasladamos de él además del preámbulo o dedicación, anteriormente reflejada, el índice de dicho libro.)


ÍNDICE

DEDICATORIA.- A mis queridos alumnos.
CAPITULO I.- Investigación del principio fundamental del Derecho.- Épocas históricas de la filosofía del Derecho.- Época fragmentaria.- Estado sistemático indeterminado.- Estado sistemático determinado. Clasificación de Ahrens.- Clasificación de Sthal.- Observaciones.
CAPITULO II .- Doctrinas que niegan directamente la existencia del Derecho natural.- Examen de la escuela materialista.- El panteísmo considerado en general.- La escuela fatalista.- El escepticismo.- Refutación de estos errores.
CAPITULO III .- Época fragmentaria.- Sistemas de la antigüedad.- Platón.- Aristóteles.- Examen de sus doctrinas.- Escuela de Epicuro.- Refutación de sus errores.- Reacción contra el sensualismo : la Filosofía estoica.- Opiniones de los jurisconsultos romanos.
CAPITULO IV .- Escuela filosófico - católica.- El derecho según los Santos Padres de la Iglesia.- Edad Media : Teoría de Santo Tomás de Aquino.- Los filósofos católicos del siglo XVI.-Ligero examen de sus doctrinas.
CAPITULO V .- Escuelas que niegan indirectamente el principio fundamental del Derecho.- Escuela de la socialidad.- Hugo Grotio.-Samuel Pufendorf.- Burlamanqui.- Cumberland y Barbeyrac.- El contrato social : sus defensores.- Una nueva dirección, opuesta al sistema de la socialidad.- Teorías de Seldén, Enrique y Samuel Cocceyo.
Comentarios (0) - Categoría: Fundación Alfredo Brañas - Publicado o 31-03-2018 23:26
# Ligazón permanente a este artigo
Chuza! Meneame
Deixa o teu comentario
Nome:
Mail: (Non aparecerá publicado)
URL: (Debe comezar por http://)
Comentario:
© by Abertal