OUTRA VISIÓN


CONTRA O PENSAMENTO ÚNICO (Oficial ou alternativo)
Se repetimos unha mentira unha e outra vez, a xente terminará por crela.

(Joseph Goebbels)



O meu perfil
teixeira1970@hotmail.com
 CATEGORÍAS
 RECOMENDADOS
 BUSCADOR
 BUSCAR BLOGS GALEGOS
 ARQUIVO
 ANTERIORES

Unha historia nosa e universal
Aparece publicado no Correo Galego esta nova que é se seguro descoñecida por case todo o mundo:

Las heroínas gallegas de los judíos
24.08.2008 Julio Touza evoca la generosidad de su abuela y de sus dos tías al ayudar a los judíos a huir de los nazis a Portugal durante la Segunda Guerra Mundial ·· La Red Sefardí rendirá un merecido homenaje a las hermanas Touza Domínguez el próximo 7 de septiembre
ROSA VEIGA/EFE • OURENSE

Su "absoluta generosidad" es lo que evoca Julio Touza cuando recuerda a su abuela Lola y a sus tías Xulia y Amparo Touza Domínguez, las tres hermanas de Ribadavia que serán homenajeadas por la Red Sefardí de España por ayudar a judíos, a huir de los nazis a Portugal, durante la Segundo Guerra Mundial.

Touza vivió con las tres mujeres hasta el año 1967 y repasó, en entrevista con EFE, algunos recuerdos de su infancia y lo que ha investigado sobre la labor de sus familiares, como los escondites que utilizaban bajo el suelo de la cantina que regentaban para esconder a los judíos.

Con estudio de arquitectura en Madrid pero nacido en Ribadavia en 1951, Touza convivió con su abuela Lola y sus tías -abuelas Xulia y Amparo hasta que cumplió 16 años, por lo que sus recuerdos, detalla al respecto, se unen a los datos que ha recopilado entre sus conocidos.

La red de salvación de judíos hacia Portugal "debió funcionar entre los años 1943 y 1946, los años más duros de la Segunda Guerra Mundial, y en los que la Alemania nazi de Hitler decidió exterminar a los hebreos de Europa", manifestó.

Desde Portugal, la huida seguiría hacia América o a puertos de Marruecos y Argelia, aunque muchos hebreos quedaron allí.

Las tres hermanas eran propietarias de la cantina de la estación ferroviaria y del casino y, aunque nunca hablaron directamente a su nieto de "lo que hacía" al margen del negocio, él recuerda sus conversaciones, "siempre en gallego", y que entonces no entendía sobre la altruista actividad que realizaban.

Todo ello ocurrió mucho después, "tras el cierre del casino en los años 50", en el dormitorio donde vivían, una sala de cien metros cuadrados "en las que cada una de ellas tenía una cama en cada esquina y yo en la otra", y en la que habitualmente hacían, "en voz alta un repaso del día, contaban anécdotas y recordaban hechos pasados".

Una noche, cuando Julio tenía siete años, las hermanas iniciaron su conversación diaria en la que se refirieron a Patiño, y "después de decir que les vino a hablar de un grupo de judíos, se callaron y terminaron la conversación pero a mí me impactó y se me quedó grabada", agregó.

Antón Patiño Regueiro fue un librero y escritor natural de Monforte de Lemos, quien posteriormente reunió en el libro Memoria de ferro -publicado en 2005, poco antes de su muerte- relatos sobre la represión franquista contados por amigos y conocidos, entre los que están cuatro páginas dedicadas a las hermanas de Ribadavia y a otros tres miembros que formaban parte de su red clandestina

Touza vivió con las mujeres hasta que murió su abuela Lola en junio del año 1966, luego investigó por su cuenta y contactó en los años setenta con personas que conocieron a Patiño en Santiago, y que aportaron los datos "suficientes para descubrir la absoluta generosidad de mis tías abuelas", subrayó.

Dijo que en la Guerra Civil de España, las tres fueron apresadas varias veces por dar comida y bebida a los presos que ocupaban la cárcel situada en el actual Ayuntamiento de Ribadavia "enfrente justo de donde ellas vivían y tenían el casino", agregó.

Hasta el final. Enterradas cerca de los no católicos

Las mujeres viajaban con frecuencia en el tren desde Ribadavia hasta Filgueira -último municipio gallego antes de Portugal- para vender melindres que ofrecían en un cesto "como hice yo tantas veces con ellas", evocó.

El descendiente de las tres heroínas atribuyó a su "absoluta generosidad" el que ellas y sus hermanos fuesen enterrados en nichos que hacen medianera con el espacio destinado a los "no católicos" en el cementerio de Ribadavia.

Cree que lo decidieron así "para estar cerca de aquéllos a los que ayudaron", y en homenaje a su amigo Ricardo Pérez Parada, que era evangelista y tonelero, así como traductor de la red clandestina.

La red, según Patiño y datos recogidos por Touza, se completó con su pariente taxista Xosé Rocha Freijedo y con el también taxista Javier Míguez, el Calavera.

Los descendientes de todos ellos y el presidente de la Asamblea Universal Sefardí Isaac Siboni participarán el 7 de septiembre en el homenaje las tres mujeres.

EL DATO Agua a los presos

En la cantina daban agua a los presos y ayudaron a emigrantes que iban a Venezuela sin ningún medio "por lo que lo de los judíos fue una acción más que combinaban con su trabajo" dice Touza .
Comentarios (1) - Categoría: Galiza - Publicado o 25-08-2008 06:10
# Ligazón permanente a este artigo
S.O.S. desde Georgia
Comentarios (0) - Categoría: Mundo - Publicado o 12-08-2008 06:27
# Ligazón permanente a este artigo
Sbrenica
Comentarios (2) - Categoría: Mundo - Publicado o 07-08-2008 20:56
# Ligazón permanente a este artigo
© by Abertal