lugar para a conectividade e o intercambio de memoria sobre o noso pasado personal e humano
EU TAMÉN NECESITO AMAR

Premio Mellor documental galego CURTAS 2019.
Selección Oficial MICE 2020. Santiago (aplazado polo coronavirus)
Selección Oficial ESPIELLO 2020. Boltaña-Huesca (aplazado polo coronavirus)


THE BATTLE OF THE GOOD MEN

Selección oficial Cans 2018. sección vídeo clips.

Selección oficial Son Rías 2018. sección vídeo clips.

A VOLTA DOS NOVE

Nominación Mellor Documental
Premios Mestre Mateo, 2015

Premio do Público
Festival Primavera do Cine, 2015


DESDE DENTRO DO CORAZÓN

Nominada a Mellor Banda Sonora
Jerry Goldsmith Awards, 2013

Nominada a Mellor Longametraxe
Festival Primavera do Cine, 2014


O FAIADO DA MEMORIA

Arousán do Ano 2009
Apartado Cultura


A MEMORIA NOS TEMPOS DO VOLFRAM

1º Premio Certamen Etnográfico
Espiello, 2005


ARQUIVO DA MEMORIA SOCIAL
damemoria@gmail.com
 ESPACIOS
 GALERÍA DE FOTOS
 Ir a estas páxinas
 ARQUIVO

As veciñas de Candido
As veciñas de Candido

No barrio de S Roque vivian, veciñas dos pais do noso blogueiro Candido, era a segunda casa e familia do noso colaborador. Elas eran Carmiña Lameiro e Matilde Mollinedo



donada por anonimo

Anterior Volver á galeríaSeguinte

5 Comentario(s)
1 A la izquierda la señora de Moncho Briones, el recordado conserje del Liceo. El que asoma la cabeza por la derecha es Justo Lameiro y despues mis queridísimas Carmen Lameiro y Matilde Mollinedo, con las que viviamos puerta con puerta en San Roque. Con ellas y los Abuines en el piso de arriba formámabos una gran familia y las penas y alegrias eran de todos, más o menos como hoy.
Carmiña era hija de la Sra. Cristina que se ganaba la vida como lavandera en el Rio del Con. Como no habia lavadoras, las personas pudientes pagaban para qué le lavaran la ropa y a eso se dedicaba. Despues de lavada se la pasaba a la planchadora que hacia su trabajo y se la llevaba a la dueña lista para usar. Fueron las precursoras de las lavanderias modernas.
Matilde trabajó en Rapariz y tuvo un novio en Argentina que se murió cuando yá tenia el pasaje para ír a casarse y se quedó con Carmiña. Extraordinarios vecinos y sobre todo contando que yó era el único niño del edificio, andaba como una pelota de casa en casa.
Creo que yá lo comenté en otro lugar del Faiado, pero a la vista de la fotografia, lo voy a repetir.
Carmiña y Matilde estaban muy unidas a mis padres y decidieron comprar cuatro nichos juntos en el cementerio, pues querian que yá que vivieron juntos casi toda la vida, permanecer juntos en el otro mundo y así lo hicieron y allá están en Las Canudas, unos al lado de los otros.
Como anecdota decir que mi madre un dia me pidió que las llevara al cementerio para ver los nichos y se quedaron disgustadas por la ubicación, pues decian que no miraban para Pontevedra. Me estoy acordando que cuando estábamos allí, pasó el enterrador al que conocíamos y les dijo que estuvieran tranquilas que les iba a llevar el períodico y el café con leche todas las mañanas y lo que es la vida, el hombre murió al poco tiempo y ellas tardaron muchos años en ír para allí.
Disculpar la extensión del comentario, pero Carmiña y Matilde me lo merecian por el cariño que siempre me tuvieron.

Comentario por Cándido (21-08-2011 14:09)
2 Me acuerdo ahora de los cestones en que llevaban la ropa. Eran de mimbre unos y tejidos como los de las cestas los otros. El tamaño y forma variaban según la ropa que llevaran para que no se arrugara. Los habia redondos con el borde alto para que tuviese capacidad y ovalados y largos, pero sin altura de borde, para la ropa grande o más delicada.
Comentario por Cándido (21-08-2011 14:23)
3 También la gente "que no era pudiente" mandaba la ropa a lavar. Debían de cobrar muy poco pues yo recuerdo en mi casa y en la de mi abuela, las listas de la ropa que se llevaba la lavandera, porque las pobres a veces no sabían de quien eran algunas piezas. No era facil lavar y secar tanta ropa y colocar a cada familía sus pertenencias. En la Estación no recuerdo que hubiera un lugar para lavar la ropa. Mi abuela era ya un poco mayor y mi madre estuvo enferma de corazón desde que nació mi hermana. La ropa iba "al rio..."
Comentario por Marité Montesinos Castro (23-08-2011 10:16)
4 En A Laxe 1 "O Con cabreado", aparece el lavadero al que practicamente iban todas las señoras que se dedicaban a lavar ropa. Las pocas que no acudian allí por que les quedaba lejos, lavaban de rodillas o bien encima de las piedras planas o llevaban un cajón de madera rectangular al que le quitaban un lateral largo para poder arrodillarse.
Era un trabajo durísimo, pues lo hacian de pié y no siempre a la misma altura, dependia del caudal del rio y todo a golpe de riñón y con los pies casi siempre mojados. Al acabar tenian que cargar a la cabeza y en un barreño grande, no sé si de latón o de hierro, todo lo lavado bien retorcido para llevarlas bien escurridas.
Desde luego mucho cambió la vida en una casa. Veo los electrodomésticos y me acuerdo de los trípodes que se llenaban de serrín para cocinar y de las planchas de carbón, de las duchas por "parcelas" y de tantas cosas que hoy nos parecen normales y que eran impensables.
No sé si ya lo comenté en otra fotografia, pero la repito para que nos demos cuenta que los avances tecnológicos son dificiles de asimilar para las personas mayores.
Pues bien yo tenia una conocida muy mayor que no asimilaba que alguien pudiese hablarle desde una pantalla y se creia que dentro del cajón de la TV habia alguna persona.
Era cuando las emisiones empezaban al medio dia y al dar la locutora los buenos dias, ella le contestaba.
Bueno, creo que la foto no dá para más.
Comentario por Cándido (23-08-2011 21:31)
5 Todo esto que pone el amigo Cándido, sobre el trabajo de las "lavanderas" es un texto que se ajusta a la pura realidad. Este trabajo tal como se hacía en los años 40/50... era un trabajo que hoy sería muy difícil para las mujeres de ahora mismo.
-------------------------
Yo no es que entienda de todo esto, pero fueron muchos años pasando por delante del famoso "lavadoiro". Aquéllas mujeres, ¡qué sufridas eran!Fuera verano o invierno, allí estaban poniendo sus riñones a prueba por una docena de aquéllas pesetas...
----------------------------
Merecían la gloria por lo sufridas que eran y además, había que mirar por su rebaño, nada más terminar. ¡Y que no le faltara alguna de aquéllñas prendas que le dieron para lavar!... Porque a veces, se complicaban las cosas y...
------------------------
Con todos ésos sacrificios que nos recordó Cándido, yo no me explico cómo aquélla gente podía ser medianamente feliz, pensando en la ropa de la Señorita X. Esta ropa era cuidada, como si fuera la de Su Majestad de hoy. Alguna de ellas madrugaban para que la amiga "lavandeira" no le ocupara el sitio que ella necesitaba...
Algunas veces se asociaban entre varias y limpiaban el río de las malezas que allí había... Estampas de aquélla época que hoy no se verán en los ríos de Galicia.
--------------------------
Otras veces, la fábrica de alambres que estaba a 200 m. aprox. vertía al Río resíduos que no debía y esto provocaba la mortandad de las truchas que vivían en ése Río. En aquél tiempo, nadie se alteraba por algo así.
¡Valía todo! Alguno hasta las comería y todo, fritas con unto, porque o aceite estaba racionado, como sabemos todos aquéles que pasamos por eso...
---------------------------
Pero, ¡aquélas rodillas de aquélas mulleres que as tiñan sobre unha pedra!Para todas elas meu recordo sincero. Eran dignas de admiración. Como lo digo
.......................................
"Miña Señora da Barca,
ten o tellado de pedra:
ben o pudera ter de ouro,
miña Virxe, si quixera"...
....................
Para todas aquélas mulleres traballadoras do Río Con, vai dedicada esa cantarela da nosa Rosalía, porque ben o sabe Dios, que merecían éso, e moito máis. Fun testigo do que digo. Ese tellado de ouro que se cita máis arriba, o merecían elas. Si, señor.
Comentario por E. García - 13.09.2013 (13-09-2013 18:37)
Deixa o teu comentario
Nome:
Mail: (Non aparecerá publicado)
URL: (Debe comezar por http://)
Comentario:
© by Abertal