lugar para a conectividade e o intercambio de memoria sobre o noso pasado personal e humano
EU TAMÉN NECESITO AMAR

Premio Mellor documental galego CURTAS 2019.
Selección Oficial MICE 2020. Santiago (aplazado polo coronavirus)
Selección Oficial ESPIELLO 2020. Boltaña-Huesca (aplazado polo coronavirus)


THE BATTLE OF THE GOOD MEN

Selección oficial Cans 2018. sección vídeo clips.

Selección oficial Son Rías 2018. sección vídeo clips.

A VOLTA DOS NOVE

Nominación Mellor Documental
Premios Mestre Mateo, 2015

Premio do Público
Festival Primavera do Cine, 2015


DESDE DENTRO DO CORAZÓN

Nominada a Mellor Banda Sonora
Jerry Goldsmith Awards, 2013

Nominada a Mellor Longametraxe
Festival Primavera do Cine, 2014


O FAIADO DA MEMORIA

Arousán do Ano 2009
Apartado Cultura


A MEMORIA NOS TEMPOS DO VOLFRAM

1º Premio Certamen Etnográfico
Espiello, 2005


ARQUIVO DA MEMORIA SOCIAL
damemoria@gmail.com
 ESPACIOS
 GALERÍA DE FOTOS
 Ir a estas páxinas
 ARQUIVO

Se preparaban
Se preparaban

¡Mira que traballaban nos talleres¡


donado por juan velez

Anterior Volver á galeríaSeguinte

11 Comentario(s)
1 Sierra "sinfín", en el taller de carpintería del Instituto Laboral, en la que el alumno está cortando un tablero a "media madera". No obstante, el aprendizaje no se limitaba únicamente a la utilización de la máquina. También, en caso de rotura de la cinta de sierra, a la reparación de la misma, mediante soldadura autógena, así como su puesta a punto con el afilado y triscado de los dientes de corte. Una formación teórico-práctica integral.

Aprovecho esta tribuna para agradecer a don José Portela Seijo, profesor de carpintería en mi época de estudiante en aquel Centro, el habernos transmitido sus conocimientos con racionalidad didáctica. Y, también, naturalmente, por su paciencia.
Comentario por Roberto Núñez Porto (03-10-2010 21:54)
2 Aquel mes de diciembre, como algunos alumnos de mi época en el ‘Instituto Laboral’ recordarán -yo lamento no recordar el año, ni en qué curso estaba-, profesores y alumnos vivimos un acontecimiento emocionante. Las gestiones llevadas a cabo por el profesor de Cultura Industrial, Vicente López Nieto, con la empresa ‘Lantero e Hijos’, fueron decisivas en lo que aconteció.

La citada empresa, en sus comienzos -ignoro si como actividad principal o complementaria-, se dedicaba a la fabricación de juguetes de madera. El profesor López Nieto, se enteró de la existencia de varias cajas que, conteniendo piezas de aquellos juguetes, dormían el sueño de los justos en los almacenes de ‘Lantero e Hijos’. Una vez rescatadas del olvido aquellas cajas, comenzó en el Centro de Enseñanza una frenética actividad juguetera de restauración, fabricación y montaje. En los talleres, convertidos para tal menester en una auténtica cadena de fabricación y montaje, trabajamos con inusual entusiasmo, conscientes de que lo qué estábamos haciendo, a diferencia de los habituales trabajos de prácticas, tenía que llevar implícito el sello de profesionalidad. Pues, en cierto modo, el ‘Instituto Laboral’ se jugaba su prestigio.

Aquellas cajas contenían piezas sueltas que hubo que seleccionar para identificarlas con el juguete correspondiente. Una vez resuelto el “rompecabezas”, se procedió al montaje de los prototipos, pieza a pieza. No todos se pudieron completar, debido a que faltaban piezas o éstas estaban deterioradas, por lo que hubo que hacerlas nuevas. Y así, con los prototipos completos, se inició el recuento y no había suficientes para lo que se pretendía, por lo que, con una organización productiva digna de la mejor empresa, empezamos a fabricar todas las piezas, de acuerdo con aquellos prototipos. En la sección de mecánica, se preparaban los ejes de las ruedas, rectos o configurados en forma de cigüeñal, sencillo y doble, y unas varillas que, a modo de bielas, accionaban las partes móviles de los muñecos. En la sección de carpintería, la sierra sinfín, el torno y la cepilladora universal, amén de diversas herramientas de mano, facilitaron la fabricación de plataformas, muñecos con sus miembros, las cabezas -de geometría esférica- y las ruedas. El papel de lija fina jugó un papel muy importante, ya que una superficie pulida era indispensable para conseguir que, una vez pintados, el acabado resultara óptimo. En la sección de pintura, los alumnos con dotes artísticas, dirigidos por el profesor de dibujo, señor Beneyto, se encargaban de dar vida a los distintos muñecos, muñecas y animales diversos, pintándoles los ojos, las cejas, la nariz, la boca…, así como los trajes, vestidos y uniformes. Todo un alarde artístico. Y, finalmente, la sección de montaje, retoques y verificación del correcto funcionamiento de todas las partes móviles.

Una vez fabricada la cantidad de juguetes prevista, que tenían un destino y un fin muy concretos, se empaquetaron debidamente y se entregaron.

El destino: ‘Cáritas Parroquial’ de Villagarcía. El fin: que los niños y niñas de familias con precarios recursos económicos, pudieran recibir en sus hogares los regalos que, aquella noche mágica, les habían dejado los Reyes Magos.

Comentario por Roberto Núñez Porto (07-01-2011 01:50)
3 Querido Roberto, me gusto mucho tu comentario escrito con gran sensibilidad, y exactamente como ocurrió, y que no dejo de ser un acontecimiento en nuestras vidas por lo que leo. El año en que se prepararon los juguetes fue en 1959.
Aun que yo estaba en segundo curso, también modestamente colaboré como "recadero" y “empaquetador”, pues tenia solo doce años.
A principio del curso 1959-60, fue cuando nos cambiamos a los nuevos talleres.
Comentario por luis (07-01-2011 10:20)
4 Querido Luis, agradezco tu comentario y, por supuesto, el dato relativo al año de aquel acontecimiento. Estaba yo en cuarto curso (1958-1959). Un abrazo.
Comentario por Roberto Núñez Porto (07-01-2011 12:50)
5 Yo también recuerdo la "operación juguetes" y mi participación del mismo modo que lo hizo Luis pues eramos del mismo curso.
Una pequeña corrección, los apellidos correctos de D. José son: Portela Oliveira.
Ël era el "director de orquesta" en la operación juguetes en la que con tanta ilusión participamos todos.
Comentario por Paco Salgado (07-01-2011 13:33)
6 Paco, no sé de dónde saqué el segundo apellido que, erróneamente, le otorgué a D. José Portela. Te agradezco, sinceramente, la correción.

Como tú dices, D. José Portela fue el director de aquella "orquesta" juguetera. Yo tuve el honor de "actuar" en la sección de carpintería. Un Abrazo.
Comentario por Roberto Núñez Porto (07-01-2011 20:06)
7 Perdón, en el comentario nº 6 cometí un error ortográfico imperdonable. Tenía que haber escrito: CORRECCIÓN.
Comentario por Roberto Núñez Porto (07-01-2011 20:50)
8 Disculpar el error.
El cambio a los nuevos talleres fue en el curso 1960 - 1961, y no en el 1959-1960.
Roberto, Juan y José Portela Seijo, aparte de ser Peritos Industriales eran un profesores de electricidad en la Escuela de Maestría en Santiago, y también tenían una tienda de material eléctrico y otra de electrodomésticos en Santiago de Compostela.
Sin duda alguna, fueron los precursores de la electrónica en Galicia. Inventaron un magnetófono con el que el Gobierno español de la época aspiraba a tener una empresa nacional para poder competir con la Phillips , y también tenían una fabrica de receptores de radio.
Sin duda unos avanzados en su época.

Comentario por luis (07-01-2011 23:00)
9 ¡Eureka! Amigo Luis, no dejas de sorprenderme. Efectivamente, 'Portela Seijo' era proveedor de la factoría que 'Unicar' tenía en Santiago de Compostela. Y esa es la explicación de que ambos apellidos se quedaran en mi subconsciente. Es decir, que el subconsciente y el inconsciente se aliaron para hacerme la puñeta. Gracias Luis.
Comentario por Roberto Núñez Porto (08-01-2011 01:09)
10 Inauguré esta fotografía con un comentario dedicado a Don José Portela, al que, como sabéis, le cambié ¡craso error! el segundo apellido. Pues bien, a modo de anécdota, quiero relatar un hecho que, hace ya muchos años, tuvo lugar en el entonces 'Instituto Laboral' de Ribadavia (Orense).

Llegué a Ribadavia un mes de junio, para pasar unos días de vacaciones en casa de mis padres, y me dicen: "En el ‘Instituto’ hay dos profesores jóvenes que, según nos han dicho, son de Villagarcía". Al día siguiente, por la tarde, me acerqué hasta allí, y mi sorpresa fue mayúscula, a la vez que muy agradable, al encontrarme con Benito Bouzada y Eleuterio Vega. Allí estaban, en los talleres, comprobando que todo quedaba en orden, ya que, finalizados los exámenes de fin de curso, también ellos se iban de vacaciones. Como es natural, me enseñaron las instalaciones, y, al llegar al taller de carpintería, veo al que supuse un profesor, con la misma apariencia física, incluso la forma de andar, que me recordó a Don José Portela. Y así se lo comenté a mis dos acompañantes. Efectivamente, se trataba de Don Manuel Portela ¡Era su hermano! Y, al presentarnos, ya de cerca, el parecido era tan asombroso, que le dije: “A usted sólo le falta el bigote para ser idéntico a su hermano”. Y él, sonriendo, me respondió: “A mí no me falta nada…, al que le sobra el bigote es a mi hermano”.
Comentario por Roberto Núñez Porto (09-01-2011 14:59)
11 Yo también colaboré en el montaje de los jueguetes en el Taller de carpinteria del Instito Laboral guiado por nuestro profesor Sr. Portela.
Comentario por César Morales (14-11-2011 15:51)
Deixa o teu comentario
Nome:
Mail: (Non aparecerá publicado)
URL: (Debe comezar por http://)
Comentario:
© by Abertal