lugar para a conectividade e o intercambio de memoria sobre o noso pasado personal e humano


THE BATTLE OF THE GOOD MEN

Selección oficial Cans 2018. sección vídeo clips.

Selección oficial Son Rías 2018. sección vídeo clips.

A VOLTA DOS NOVE

Nominación Mellor Documental
Premios Mestre Mateo, 2015

Premio do Público
Festival Primavera do Cine, 2015


DESDE DENTRO DO CORAZÓN

Nominada a Mellor Banda Sonora
Jerry Goldsmith Awards, 2013

Nominada a Mellor Longametraxe
Festival Primavera do Cine, 2014


O FAIADO DA MEMORIA

Arousán do Ano 2009
Apartado Cultura


A MEMORIA NOS TEMPOS DO VOLFRAM

1º Premio Certamen Etnográfico
Espiello, 2005


ARQUIVO DA MEMORIA SOCIAL
damemoria@gmail.com
 ESPACIOS
 GALERÍA DE FOTOS
 Ir a estas páxinas
 ARQUIVO

Emblematico
Emblematico

Cantas historias neste muelle, boas e malas, de naufraxios de emigracion, despedidas, encontros paseos amores....

foto donada por Jacobo Rey

Anterior Volver á galeríaSeguinte

16 Comentario(s)
1 Según me contó mi padre el muelle se construyó en 1890 y tenía alrededor de 500 mts. El piso era de madera de teka, lo recuerdo por que cuando se desmontó la madera se llevó al bosque que tenía la finca de D. Jesús Barrio en La Lomba ya que allí vivía el guardamuelles el cual por cierto había sido superviviente del Crucero Baleares.Muy buena persona, nos dejaba jugar entre las maderas de las cuales solíamos arrancar pequeños trozos para prenderles fuego a modo de antorchas por las noches.
Comentario por guiller (05-09-2009 16:28)
2 Como ya dije en otro comentário, tengo aquí en Brasil una foto del muelle, con 1 metro mas o menos, que me regaló Juán Jesús Paz Fernandez, cuando estuve en España.

Ya conté algunas anécdotas vividas en mi infancia con mi inseparable amigo Aurelio Alvarez Rey, en una de las cuales, también tuvo participación Jacobo (Ver en "Dando a Nota", en la página [2]comentarios a la foto "Escuadra de Teatro Guiñol").
En este muelle también vivimos algunas travesuras...
Mas tarde contaré otra de Aurelio y yo en el muellhe de hierro.
Comentario por José Manuel Casalderrey (06-09-2009 18:06)
3 Como lo prometido es deuda, sigue otra de Aurelio y yo para los que ciertamente no sabian de este secreto detalhe del muelle de hierro...


Aurelio y yo.”En el muelle de hierro”

En aquellos tiempos, andábamos con los bolsillos llenos de bolas.
Las mas comunes eran de barro, pero también teníamos bolas de mármol, que eran las mejores, de cristal, los bonitos “pelouros” y aún había las bolas de acero, estas últimas las más responsables por los continuados agujeros en los bolsillos de los pantalones, que tanto le daban la lata a nuestras madres para zurcir casi diariamente…

Se rasgaban más cuando ganábamos más bolas, ya sea jugando al “circulo”( ¿o al “risco”?, no me acuerdo claramente ahora), al guá, al caracol, o disputándolas una a una chocándolas una contra otra.

Y aquí hay que hacer mención a Luís González Royan (“Beethoven”), que és hermano de Antonio el de la Celta.
Fue, sin duda, el mejor jugador de bolas que conocí.
Además era el dueño de la mejor bola de mármol que vi en mi vida para jugar al círculo, pues no “empachugaba” nunca…

Explico: El juego consistía en colocar dentro de un círculo de un palmo de diámetro las bolas de barro que cada uno de los participantes apostaba y, después de hacer una raya en el suelo de tierra (talvez sería por esto que el juego se llamaba “el risco”), se escogía para empezar al que, lanzándola de unos tres metros de distancia, más cerca de la raya dejaba llegar su bola.

Y así, el primero pasaba a tirar su bola de ataque, que generalmente era de mármol, contra las que estaban en el círculo, ganando las que fuesen saliendo de la circunferencia, desde que la suya de ataque no “empachugase”, esto es, no se quedase dentro con las otras, lo que hacía perder el juego automáticamente.

La bola de mármol de Luís era famosísima. Le ofrecíamos verdaderas fortunas en bolas de todo tipo por ella, pero jamás quiso venderla, mismo cuando ya ni se le notaba más el color azul original, de tan gastada que estaba…Pero, realmente, aquella bola era LO MÁXIMO y hacia de Luís el más temido contrincante del juego de bolas en el Jardín de Ravella.

Cuando el empezaba el juego no había mas que hacer. ¡ Se las llevaba todas sin perdón…!

Hecho este preámbulo, volviendo al muelle, debo justificar por que surgió la historia de las bolas…

Es que todo empezó cuando se rompió mi bolsillo lleno de bolas, justo cuando entraba con Aurelio en el inicio del muelle de hierro y una parte de ellas deslizó entre las primeras tablas del piso, apoyadas en el soporte de cemento armado que se ve en las fotos.

Pensamos haberlas perdido caídas en el mar. Habría sido un gran perjuicio para mí, pues en medio había una de mármol, muy valiosa, que no “empachugaba” nunca…

Aurelio se agachó para ver entre las tablas e gritó: ¡ Jóse ¡ (así me llamaba, con acento mismo en la o), ¡ las bolas están aquí abajo!...

Al mirar entre las rendijas pude ver, claramente, todas las bolas caídas, a un metro de distancia, en la armazón de cemento que avanzaba por debajo de las tablas uno o dos metros más, haciendo una especie de caja que apoyaba las tablas iniciales de muelle.

- ¡ Jóse, por aquí dará para entrar!, me gritó Aurelio, indicándome del lado izquierdo del muelle la entrada en la estructura de cemento …

Efectivamente, después de algunas contorsiones para no caer al mar al intentarlo, conseguimos meternos en aquella caja estrecha y recuperar mi querida bola de mármol.

Eran las 4 de tarde, y los barcos que iban y venían para la Isla de Arosa acabaran de llegar, lo que notáramos por el movimiento de los pasajeros por encima de nosotros.

Enseguida, curiosos, pasamos a observar entre las tablas, las piernas de las mujeres que circulaban ida y vuelta para los barcos.

Era, sin duda, un óptimo observatorio, pero las imágenes que veíamos pasaban tan rápidamente que no daba para apreciar nada que valiese la pena…

Y, de la necesidad surgió la solución: Teníamos que hacer con que las chicas parasen por algún tiempo, exactamente en aquel punto del muelle.

Decidimos que, cuando atracasen los barcos, uno de cada vez se quedaría encima, para interceptar las más cachondas, de forma a obtener el punto de ”coordenadas” ideal para propiciar una perfecta visión del ”paisaje” uno al otro…

Así, inventábamos todo tipo de preguntas, sobre personas inexistentes, a quienes queríamos pasar un recado cualquier …

Algunas broncas y discusiones después de haber perdido “oportunidades de oro” con algunas tías que eran verdaderos monumentos, nuestras técnicas, fruto de errores y aciertos, fueron refinándose.

Desde el lugar en que había que hacer el abordaje para que parasen en el punto exacto, hasta el tipo de pregunta que haríamos a la candidata escogida, para hacerla parar por tiempo suficiente en la mejor rendija, lógicamente la más ancha del tablado, habíamos casi alcanzado la perfección milimétrica…

Las broncas…, bueno,…las broncas surgían por todos los motivos. Desde dejar el paisaje “fuera de cuadro” , hasta haber escogido las de piernas más feas para parar…

Además, había aún el problema de las ropas íntimas de aquellos tiempos, que no dejaban ver casi nada… ¿Cómo lo íbamos a adivinar?...

¡Era una discusión a cada “cambio de turnos”!...

No sé si fue por causa de eso que llamamos la atención de una de las pasajeras, que debió haber notado nuestro “observatorio”.

Esa mujer, venia de vuelta desde la punta del muelle, junto con el guardia “El Croyo”, indicándole con el brazo en nuestra dirección, cuando al notarlo avisé a Aurelio, que mal tuvo el tiempo justo para salir corriendo conmigo en polvorosa por la Alameda.

Hoy van a la videoteca y escogen las películas pornográficas.
¡En aquel tiempo había que sudar la camisa amigos!.
Comentario por José Manuel Casalderrey (06-09-2009 23:54)
4 Nos siguen encantando las historias del duo José Manuel / Aurelio.
Sigue contándolas y cuando haya bastantes hacemos un libro.
Comentario por Koki Petinal y Paco Salgado (07-09-2009 20:07)
5 Los del Faiado estamos de acuerdo
Comentario por faiado (07-09-2009 20:09)
6 Originales y divertidas historias que nos cuenta José Manuel.Felicidades por ello.
P.D.Paco, que "bueniños" eramos nosotros.
Comentario por luis (07-09-2009 20:32)
7 O xardín de Ravella polo visto, sempre foi lugar de xogar ás bolas, antes que nacera Luis o da Celta, había outro campión que era de Trabanca,chamábase igual, Luis Barreiro ( o gervasio )da quinta de meu pai, cando pasaban por Ravella, había moitos " señoritos " xogando ás bolas, él fervía o velos, nunha destas xa non aguantou máis e díxolle, ¡ señorito, gogo yo !
Comentario por lolita camiño (08-09-2009 18:07)
8 La construcción del Muelle de Hierro se inició en 1878 y se terminó en 1886. El coste total de las obras ascendió a 540.000 pesetas (3.245,47 euros) y el destino inicial del mismo era el de embarque de los numerosos emigrantes que desde Vilagarcía se iban a América. El 27 de junio de 1952 el viejo Muelle de Hierro fue cerrado definitivamente y retirado del servicio en espera de su demolición, que se inició ese mismo verano, durante el cual ya no se pudieron dar los famosos paseos por el mismo. Había resistido 66 años.
Comentario por javier bouzada (08-10-2009 20:56)
9 Gracias Javier por aportar estos datos tan interesantes sobre el emblemático muelle de hierro, con que podré enriquecer las informaciones sobre la fotografía del mismo, que tengo en la pared de mi casa en Brasil.
Saludos.
Comentario por José Manuel Casalderrey (09-10-2009 02:12)
10 Recuerdo el Muelle de Hierro paseando por el con mis padres, y el miedo que me daba ver el mar , desde los enormes agujeros que tenian los tablones,no recodaba los años que podía tener,solo que era muy pequeña.Gracias Javier por los datos que das,ahora se que solo tenia cinco añitos.
Comentario por Margarita Coello Nuñez (09-10-2009 18:27)
11 Os reproduzco íntegramente el emotivo "epitafio" publicado en el extraordinario de Faro de Vigo del 16 de agosto de 1952, firmado con el pseudónimo “José Luis de Arosa”, en realidad Jesús Diéguez Patiño, bajo el título de “Después de 66 años de servicio se está desguazando el Muelle de Hierro”:
“La agradable y familiar silueta del Muelle de Hierro villagarciano ya va perdiendo su perfil. Lentamente, como si doliese realizar este trabajo, está siendo desguazado. Y los villagarcianos lo vemos consumirse y lo echamos de menos –siempre egoísta- en estas noches de estío, porque nos deparaba un maravilloso paseo de 400 metros de largo, que nos permitía saturarnos de las frescas brisas “mareiras” después de los calores del día.
Cuando el sol iba acercándose a su ocaso, cotidianamente, en los días veraniegos, los villagarcianos y forasteros nos dábamos cita en el muelle y éste ofrecía sus mejores horas: al médico, al abogado, al farmacéutico, al propietario, al menestral…. a todos acogía y a todos se entregaba para que pudieran gozar a su placer de las espléndidas puestas de sol en nuestra ría y de la acariciadora brisa del mar arosano.
Y es por todo eso que en estas fechas gozosas de las fiestas de San Roque, durante las cuales muy posiblemente desaparecerá totalmente, queremos dedicarle unas líneas que sirvan, a la par que como despedida a los viejos hierros y maderas del vetusto muelle, como mensajeras de la noticia a nuestros coterráneos ausentes, porque éstos al llegar los días festeros en Villagarcía, han de dedicar el mejor de sus recuerdos al pueblo natal, añorando años idos y uniendo en su pensamiento, como algo consustancial con la propia entraña de esta Perla de Arosa, la fina silueta del muelle que ahora desaparece después de 66 años de servicio”.
Comentario por javier bouzada (09-10-2009 19:56)
12 ves esta si que tenia vuestro socorrido medio de transporte
"corre carmela que chove" o sea sudar la camiseta hoy los chavales padecen de obesidad falta de deporte compañerismo porque no han jugado a las canicas y no hacen deporte como haciais vosotros
Comentario por conchi abal (12-10-2009 20:12)
13 Realmente. Eran otros tiempos sin la televisión y los juegos electrónicos.
Había que inventar para divertirse...
No que la internet, por ejemplo, no sea una maravilla para los chavales de hoy.
Lo que pasa es que les toma todo el tiempo que podrían dedicar a hacer aquellos ejercícios físicos y, sentados por horas en el ordenador, comiendo golosinas, la obesidad infantil pasó a ser actualmente un enorme problema de salud en todo el mundo.
Claro que para ver lo que tanto trabajo nos diera en el muelle, hoy no les cuesta nada...
Saludos
Comentario por José Manuel Casalderrey (13-10-2009 01:19)
14 Paso aquí el comentario que hice en el mismo muelle que aparece en Actualizacións da galería de fotos [7], visto que alli pocos hacen comentarios.

El muelle invitaba a pasear...!
cuantos recuerdos de este muelle tengo de la infancia!
Hay uno que me contaron mis padres y que, aunque no estaba allí cuando ocurrió, siempre me hizo gran ilusión imaginar como habría sido el espectáculo.
Fué una noche, durante un paseo en el muelle que mis padres hacían, después de la sesión nocturna del cine.
Aquel día, la fosforescencia del mar permitía ver nitidamente lo#blgtk08#s delfines (arroases) atacando los bancos de sardinas, en frenética fuga de sus predadores.
Todo ese agitado alborozo submarino, era iluminado por el efecto de la fosforescencia del plancton, haciendo un espectáculo, por debajo del muelle, que los pocos que aquel día lo hallan visto, sin duda han tenido uno de los mejores recuerdos de la história de ese emblemático muelle.
?Algún bloguero vió algo así?
Comentario por José Manuel Casalderrey (22-10-2009 16:30)
15 Margarita,ya somos por lo menos dos los que paseabamos aterrorizados por el muelle,viendo las "terribles" olas que nos acechaban al final de los listones de hierro.
Comentario por Rodrigo Ves Buceta (22-10-2009 18:49)
16 Hola Rodrigo,pues la verdad me alegra que al menos ya eramos dos los que pasábamos miedo.En mi caso mas que miedo tenia que ser verdadero "Terror",pues es lo único que recuerdo del Muelle de Hierro.Saludos
Comentario por Margarita Coello Nuñez (23-10-2009 17:13)
Deixa o teu comentario
Nome:
Mail: (Non aparecerá publicado)
URL: (Debe comezar por http://)
Comentario:
© by Abertal