lugar para a conectividade e o intercambio de memoria sobre o noso pasado personal e humano


THE BATTLE OF THE GOOD MEN

Selección oficial Cans 2018. sección vídeo clips.

Selección oficial Son Rías 2018. sección vídeo clips.

A VOLTA DOS NOVE

Nominación Mellor Documental
Premios Mestre Mateo, 2015

Premio do Público
Festival Primavera do Cine, 2015


DESDE DENTRO DO CORAZÓN

Nominada a Mellor Banda Sonora
Jerry Goldsmith Awards, 2013

Nominada a Mellor Longametraxe
Festival Primavera do Cine, 2014


O FAIADO DA MEMORIA

Arousán do Ano 2009
Apartado Cultura


A MEMORIA NOS TEMPOS DO VOLFRAM

1º Premio Certamen Etnográfico
Espiello, 2005


ARQUIVO DA MEMORIA SOCIAL
damemoria@gmail.com
 ESPACIOS
 GALERÍA DE FOTOS
 Ir a estas páxinas
 ARQUIVO

Nos contaba lo difícil que era pilotar un hidroavión”

Reportaje Olalla Bouza para el Diario de Arousa


Hoy sería un jubilado, alegre abuelo de siete dicharacheros nietos. Pero a José Luis Herraiz se le cayó el futuro que tenía por delante a los pies del hidroavión que probablemente pilotaba aquel fatídico 8 de septiembre de 1976.
“Nos contaba lo difícil que era pilotar un hidroavión”

Hoy sería un jubilado, alegre abuelo de siete dicharacheros nietos. Pero a José Luis Herraiz se le cayó el futuro que tenía por delante a los pies del hidroavión que probablemente pilotaba aquel fatídico 8 de septiembre de 1976. Las flores que no vio crecer llegan a Vilagarcía para plantar amor en el monolito que recuerda a su marido, a su padre y a su abuelo. No están todas. Marta, que reside en Estados Unidos, no podrá asistir al homenaje al papá que la llevaba en avioneta y al que dejó de ver con seis años. Era la mayor. Su hermana Patricia, que tenía cuatro años, no puede precisar si los recuerdos que tiene de su padre son propios o a través de lo que les contó su madre y puede ver en los vídeos que forman parte de la memoria familiar y pasan de generación en generación.
Por ello, a los hijos de Patricia y de su marido Pedro no les importó cambiar un viaje a la Warner para venir a traerle flores al abuelo que no pudo contarles cuentos. Junto a Pedro, Carlos y David estarán sus primos Paloma y Borja, hijos de Bárbara y Álvaro, el pequeño de los Herraiz Ortiz de la Tabla, que tenía dos años cuando falleció su padre.
Una gran familia que estará casi al completo en el primer homenaje a Herraiz que pueden vivir tan intensamente. “Es muy emocionante pensar que 40 años después aún se le recuerda”, asegura Patricia con lágrimas en los ojos.
Y es que una huella tan férrea como la que imprimió en su familia la dejó entre los vecinos de Guillán, que vieron las maniobras que hizo el hidroavión para evitar una fatal descarga de agua sobre los vecinos de Guillán, que disfrutaban de sus fiestas.
Gaspar González, entonces niño y hoy concejal de la Corporación, se confesó a la viuda. “Me dijo que estaba vivo gracias a mi marido”, relata Ángela Ortiz, que conoció a José Luis Herraiz cuando tenía 17 años y él solo dos más, cuando todavía no era alférez pero el aire era ya su pasión.
En 1976 llevaba más de una década de pilotaje a sus espaldas. Formaba parte del Grupo 43 del Ejército del Aire y durante los veranos solía venir a Galicia con el Icona para participar en tareas de extinción de incendios, un mal que sigue destruyendo oxígeno.
“Le encantaba volar”, relata su viuda. Pero también era consciente del peligro que entrañaba su trabajo. “Siempre nos comentaba lo difícil que era pilotar un hidroavión, por su tonelaje, ¿verdad mamá?”, señala Patricia Herraiz. A su lado, su madre asiente. Aquel 8 de septiembre la campaña de incendios ya daba sus últimos coletazos. “Había empezado a llover. Al parecer fue un cohete de las fiestas. Fue una fatalidad”, relata Ángela Ortiz.
La familia no ha tenido acceso a los detalles del accidente. Ni falta que hace. Los vídeos caseros muestran al José Luis que quieren recordar sus seres queridos. Un hombre de mirada cristalina como el agua del mar que daba la vida a los montes que ayudó a salvar el alférez. Un apasionado de las alturas que supo lo que tenía que hacer cuando llegó el momento.
José Luis Herraiz tenía 33 años cuando el futuro se le cayó a los pies de un hidroavión del Icona. Junto a él iban el brigada José Cachafeiro y el sargento José Pérez. Era el 8 de septiembre de 1976. Ardía Xiabre. Guillán celebraba sus fiestas. Mañana se rendirá homenaje a la vida que les quedaba por vivir.
Comentarios (4) - Categoría: AS NOSAS E AS VOSAS COUSAS - Publicado o 09-09-2016 07:23
Chuza! Meneame
4 Comentario(s)
1 Yo aquel dia estaba en el balcon de mi casa, eran alrededor de las cinco de la tarde, por encima pasaba continuamente el hidroavion del que se habla a llenar su caldera de agua para apagar el fuego de Xiabre, en nuestro monte.En un momento dado perdi de vista el avion, enseguida de aquel mismo lugar vi salir una nube de humo#blgtk08# negro, fue el momento que se apagaron la vida de tres personas por salvar nuestro monte y nuestras propias vidas. Estare el sabado en ese homenaje a los fallecidos en el accidente. Desde aqui mi particular homenaje y desde luego mi permanente recuerdo de aquel dia, nunca lo olvide. Mi respetuoso y emocionado agradecimiento.
Comentario por Margarita Teijeiro (09-09-2016 07:32)
2 Hola a todas-os. Preciosa reportaxe sobre este triste e terrible accidente do avión que, tratando de non impactar ca xente, non poideron salvar as suas vidas#blgtk08#. Magoa que non poida estar con esta preciosa familia que ten. Pero a xente de corazón,seguro que sí está con eles, demostrando que non olvidan. Un saudo.
Comentario por Mari Patiño (09-09-2016 14:17)
3 Estaba en el taller de Rapariz en la calle Padre Feijoo y ya nos acostumbrados al sonido de los motores del avión por las continuas pasadas que hacía en dirección al Xiabre siempre a la misma altura, pero de repente el sonid#blgtk08#o cambió en la última y se hizo ensordecedor por la poca altura que llevaba el aparato. La verdad es que nos asustamos y salimos a la calle y los pocos minutos nos enteramos de la desgracia. Mi recuerdo para esos valientes.
Comentario por Cándido (09-09-2016 21:02)
4 Seguramente si todos los días se contaran historias como ésta, ¡que las hay a diario!nuestras vidas estarían más sensibles, recordando a estos valientes y a otras victimas de accidentes que pasan sin pena ni gloria. La vida es dura y endurece el corazón sin casi darnos cuenta. Lo diario, es suficie#blgtk08#nte complicado pero no tanto como parece. Solo nos miramos al espejo y el resto queda más lejos. Solo echando la vista alrededor nos daríamos cuenta de que tenemos mucho más de lo que "vemos". "Cuando el rostro volvió halló la respuesta viendo que otro sabio iba cogiendo las hierbas que él arrojó"
Comentario por Maria Teresa Montesinos Castro (10-09-2016 13:50)
Deixa o teu comentario
Nome:
Mail: (Non aparecerá publicado)
URL: (Debe comezar por http://)
Comentario:
© by Abertal