lugar para a conectividade e o intercambio de memoria sobre o noso pasado personal e humano


THE BATTLE OF THE GOOD MEN

Selección oficial Cans 2018. sección vídeo clips.

Selección oficial Son Rías 2018. sección vídeo clips.

A VOLTA DOS NOVE

Nominación Mellor Documental
Premios Mestre Mateo, 2015

Premio do Público
Festival Primavera do Cine, 2015


DESDE DENTRO DO CORAZÓN

Nominada a Mellor Banda Sonora
Jerry Goldsmith Awards, 2013

Nominada a Mellor Longametraxe
Festival Primavera do Cine, 2014


O FAIADO DA MEMORIA

Arousán do Ano 2009
Apartado Cultura


A MEMORIA NOS TEMPOS DO VOLFRAM

1º Premio Certamen Etnográfico
Espiello, 2005


ARQUIVO DA MEMORIA SOCIAL
damemoria@gmail.com
 ESPACIOS
 GALERÍA DE FOTOS
 Ir a estas páxinas
 ARQUIVO

A los exámenes, con papel y boli de casa


REPORTAJE no Diario de Arousa de Olalla Bouza en colaboura co Faiado da Memoria

El antaño Instituto Laboral es hoy en día el Colegio Anexo, aunque su imagen ha cambiado o faiado


El curso se inauguraba a golpe de misa rezada (ni siquiera cantada) en la iglesia parroquial y los exámenes aparecían anunciados a bombo y platillo, y con duras instrucciones, en la prensa de la época. Pero nadie duda de que los años de instituto forman una de las partes más dulces de la memoria colectiva e individual y así ocurre también en el caso del Instituto Laboral, que después pasó a llamarse José Calvo Sotelo y, ya en democracia, Anexo.
El instituto de Vilagarcía, como popularmente se le conoce, marcó la vida de numerosas generaciones desde que fue inaugurado, allá por 1931, por el alcalde Elpidio Villaverde, aunque su construcción fue promovida por un regidor anterior, Enrique Rodríguez Lafuente e inicialmente se destinó a escuela con comedor para los niños y durante la guerra a hospital de los heridos.
Fue a mediados de los 50 cuando se convirtió en instituto y son muchos los momentos que guardan con absoluta lucidez los alumnos que pasaron por allí, siendo una de las figuras más recordadas la del conserje don Gonzalo. Roberto Núñez lo describe en el blog de O Faiado da Memoria como “muy cumplidor, abriendo la puerta del aula y asomándose, sin soltar la manecilla, diciendo: Faltan cinco minutos, don Rodrigo. Y así cada hora, en cada clase, cambiando el nombre del profesor”. El guión solo se alteraba durante las clases que impartía el profesor Miguel Losada, que “nos freía con apuntes”, recuerda Núñez Porto que indica que entonces el bedel no solo daba un primer aviso, sino también un segundo. “Ya es la hora, don Miguel”. E incluso un tercero. “Pasan cinco minutos, don Miguel”.
Horas tediosas entonces que hoy en día constituyen amenos recuerdos para aquellos jóvenes que, eso sí, no conocieron la educación pública. Los “maestros” de los recortes, y mejor no dar ideas, podrían tomar buena nota de los métodos que se seguían allá por los años sesenta, tal y como aparece reflejado en la prensa de la época que anunciaba la temporada de exámenes recordando a los alumnos que a los escritos debían llevar de casa “papel tamaño folio y pluma o bolígrafo. Está prohibido el uso de tintero”. En el caso de las alumnas, también tenían que llevar su costurero para “las Enseñanzas del Hogar” y uniforme para Educación Física.


Comentarios (12) - Categoría: Os Artigos do Faiado - Publicado o 07-12-2014 05:55
Chuza! Meneame
12 Comentario(s)
1 Hola a todas-os.
Bonita reportaxe, e bonita foto, eu creo que xa non estaba este edificio cando eu era pequena, póis creo que xa estaba máis ou menos, #blgtk08#como ahora.
Lembro de xogar en el, con unha nena que se chamaba Mari Carmen Cardeñoso, non sei si sería a filla do conserxe, póis vivía alí. Un saudo.
Comentario por Mari Patiño (07-12-2014 11:52)
2 PRIMERO, HOSPITAL, Después, INSTITUTO LABORAL
~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~
Lo más gracioso de aquéllos tiempos fué que a alguien sin cerebro, se le ocurrió poner delante de este gran edificio, otro de piedra para el servicio del FRENTE DE JUVENTUDES... Pues, tenía que tener mucho poder el que hizo semejante animalada. Había delante del edificio del Instituto un campo como para deportes y se plantó allí un edificio de piedra para la Falange.

Todo el personal del Ayuntamiento estaba calladito, para no meterse con aquéllos señores de la camisa azul. Y tragaban lo que fuera, aunque les mandaran a Ravella el camión de la Central Huevera Arosana...

Pero algo debió cambiar el rumbo de todo esto, porque mandaron demolerlo desde Madrid. Los nazis siempre tuvieron sitio en Vilagarcía y alguno vivió muchos años con la camisa puesta + lo otro, hasta que no pudo más. Entre ponerse la camisa "aquélla" y cantar "Montañas Nevadas", todo era una...

Bueno, pues luego de quitar las piedras del edificio que no creo que se llegara a inaugurar, fue cuando el nuevo Instituto comenzó su andadura con clases de día y noche para aquéllos que las necesitaban. Yo fuí uno de los que asistía por la tarde noche. Y lo pasé la mar de bien...

Como dice muy b#blgtk08#ien Olalla Bouza, este edificio del Instituto arosano sirvió de Hospital para aquéllos heridos de nuestra Guerra Civil que necesitaban descanso para su curación total. Esto lo tengo visto yo siendo muy niño. Como vivía en San Roque, no me era tan difícil acercarme al Hospital aquél por atrás, desde Marxión... Aquéllos niños eran muy pillos para todas estas cosas.

En ése Instituto, tuve clases con el Sr. Mariño, que era de Pontevedra, el Sr. Losada, que se menciona en el artículo de Bouza, profesor de Gramática y Lengua. También había otro que no valía la pena asistir a sus clases que sólo nos enseñaba cosas del Régimen. (Formación del Espíritu Nacional) y también el Coadjutor de Don Francisco Chantada Carro, llamado Don Raymundo García Veiga, de la Parroquial arosana de Santa Eulalia de Arealonga. Vive en Santiago, lo mismo que el Prof. de Lengua, Sr. Losada, a quén saludo con cierta frecuencia...

Le ruego a Cándido que hable del edificio, motivo del comentario de hoy, pola nosa OLALLA BOUZA.
(Non teño que decilo eu todo). ¿Non eres de San Roque? Pois, que se vexa... Unha aperta.
~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~
"QUISIERA SER PALOMA,
Y VOLAR DE RAMA EN RAMA;
Y DARTE LOS BUENOS DÍAS,
EN ESTA FELIZ (y fría)MAÑANA"...

Comentario por E. García - Santiago (07-12-2014 12:27)
3 Mi esposo ingreso en el instituto en el ano 60, y se acuerda del Frente de Juventud delante del Instituto se hacian reuniones de la Falan#blgtk08#ge, y abajo en donde esta el jardin habia la pista de Baloncesto,mas tarde lo derrubaron y edificaron el otro a la derecha del Instituto
Comentario por Margarita Mosquera Porto (07-12-2014 13:22)
4 En el comentario anterior salió a relucir un nombre que nadie, apenas recuerda. Se llamaba CARDEÑOSO y este hombre tenía un pequeño negocio de empaquetar condimentos para la cocina, como podía ser el azafrán y otros por el estilo. Tenía su local por la otra acera de San Roque, enfrente a la Funeraria de Anuncio, conocida como "La Soledad"... Este hombre empaquetaba en papelitos los condimentos, que en la tienda costaba un "patacón" cada uno.

Este hombre, me refiero a Cardeñoso, debió ser el primero en traer a Vilagarcía un juego, para mí, desconocido en aquél tiempo. El juego en sí se llamaba BALONCESTO. Y éste hombre debió ser el precursor de este deporte, porque yo, nunca había visto jugar al aro con balón debajo del mismo. De esto puede haber 73 años (ó más). No creo que viva, pero bien merecía que nuestra villa le brindara un pequeño homenaje, porque luchó mucho con chicos para llevarlo a la práctica. Que me perd#blgtk08#onen los que leen esto, sólo sé que se llamó CARDEÑOSO. No sé otra cosa. También creo que era castellano, a juzgar por su acento.
~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~
En cuanto al edificio del Instituto Laboral, yo no puedo precisar cuántos pabellones había en los años 1950 y siguientes. Sólo recuerdo la "machada" de la casa de Falange. Y como yo desde el año 1956 ya no vivía en Arousa, no puedo recordar el número de pabellones. Recuerdo haber visto heridos por la parte trasera de aquél Hospital...

Mirando la foto detenidamente, yo creo que los pabellones primeros no estaban y pienso que pudieron ser construídos muchos años después. Pero esto no podría asegurarlo.
~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~
"EL QUE A LOS 20 AÑOS NO ES VALIENTE,
Y A LOS CUARENTA NO ES RICO,
LE PUEDES LLAMAR "BORRICO"...
...................
Refranero Español
Comentario por E. García - Santiago (07-12-2014 19:47)
5 Este edificio fué construido sobre el anterior cementerio de Villagarcía, pues a finales del Siglo IXX y principios del XX esta zona era aún el extra-radio y lo digo por qué mi abuelo materno estuvo allí enterrado. En la parte derecha según se vé la foto.
Recuerdo de chaval y cuando era Cuartel, una garita que se ubicaba en la esquina donde daba el callejón que sube de San Roque. Era lo justo para que el soldado estuviese de pié y no tenia puerta, per#blgtk08#o sí un agujero por el que vigilaba. Ibamos al anochecer y haciamos ruido y el pobre no podia descansar hasta que un dia un vigilante se asustó o nos quiso dar un escarmiento e hizo un disparo, supongo que al aire y yá no volvímos más con el susto que cojimos.
El edificio del Frente de Juventudes sí se usó y servia para reuniones, vestuario y actividades juveniles, pero hicieron bien en hacerlo desaparecer por qué era un mamomotreto.

Comentario por Cándido (09-12-2014 20:44)
6 Referente el edificio principal,tenia un
amplio recibidor nada más subir las escaleras, con las oficinas donde trabajaba Juan José Rodriguez, hijo de Bernardo el Cartero. En esa zona se daba clase a veces sobre temas del Taller, que se ubicaba todo a lo largo del edificio en la parte baja trasera.
En la parte alta, según se entraba a la izquierda estaba el laboratorio donde reinaba D. Miguel Losada por las buenas o por las malas y a continuación las aulas todas seguidas encima del taller y en la fachada delantera la oficina de los conserjes, estando ubicada la vivienda de Carde#blgtk08#ñoso en una especie de
azotea.
Severino Cardeñoso Caminero, fué el primer conserje que tuvo el Instituto y con el que con los años participé en alguna actividad deportiva. Buena persona, tanto él como su señora, de los que guardo grato recuerdo.
Despues vino D. Gonzalo que estaba casado con una de las de Camilo Mera y tenia una hija guapísima que nos traia a todos fritos y vivió en San Roque, justo encima de donde Cardeñoso empaquetaba las especies. Otro Conserje que recuerdo es al sr. Puga que tenia una gracia especial cuando decia "faltan 5". No recuerdo a más
Comentario por Cándido (09-12-2014 21:00)
7 Como este comentario es en parte para Eduardo, recordarle la finca de Palliñas que iba desde el mismo edficio del Instituto hasta las casas de los profesores y donde sembraba maiz y tenia #blgtk08#algún caballo a pastar y su casa frente a la Capila de San Roque. Por esa zona era por donde dominábamos en nuestra juventud. Si te acuerdas de algo más, completas el comentario. Un saludo
Comentario por Cándido (09-12-2014 21:06)
8 Gracias, amigo Cándido. Por lo que se ve, estás más preparado de lo que yo calculaba. Es normal que sea así y te agradezco el detalle de la ampliación de tu comentario.

Dada la diferencia de edad, yo tenía que saber más que tú de ésas cosas que expones. Piensa que yo, después de dejar San Roque, nos fuimos a Las Bocas y de allí a Cornazo. Todo ése tiempo, que fue mucho lo has ganado tú, porque siempre viviste al lado del santo. Yo no tuve tanta suerte. Al lado del santo y del ganadero Sr. Palliñas.

Acerca de la propiedad de este señor tengo que decirte que yo, delante de la casa del ganadero, no recuerdo la finca plantada de maíz. Quizá dónde tú dices había muchos arbustos que impedía cualquier plantación en aquél tiempo. Del famoso pino para abajo, juraría que no había plantación de híbridos. Porque quitarse todo aquéllo por los años 40 y...no era tan fácil porque la maquinaria agrícola no era la más acertada. Pero me acuerdo de aquélla casa, que parecía quitada del Oeste americano. Ganado, hierba para el ganado y enfrente, la G.C., además de nuestro San Roquiño...

Me acuerdo que en aquélla casa había un caballo en la finca. También un criado del que nos escondíamos en los arbustos para que no nos tirara piedras...
También al hijo del señor que creo se llamaba SESO.
Así sin la equis de siempre...

Ya sabes que la G.C. tenían en el sótano el calabozo dónde a los presos se les daba "café y copa", por parte de un sargento muy famoso que había en aquél cuartel. Aquél hombre disfrutaba siendo verdugo de aquéllos desalmados que había allí mismo, dónde se guardaban los caballos. Había un ventanuco y se veía desde fuera "las meriendas" que daban a los presos (mismo frente a la capilla del Santo Patrón)
(No te digo nada de lo que habrá visto y oído).

Se oían los gritos cerca de la fábrica de V#blgtk08#illaverde. Es que había cada verdugo... Ahora no estoy seguro si era Sargento, como puse más arriba o se quedó en cabo primera. Era nazi puro aquél tipo. No sé si la "leña" se la pagaban aparte, pero su presencia era la de un matón alemán de aquéllos... Es que en un pueblo tan pequeño...

Para terminar voy a agradecerte ésos datos tan interesantes que no sé de dónde carallo los habrás quitado, pero me dejaste "turulato", parece cómo si se tratara de una información "secreta". Pero muy valiosa para los que nacimos ahí. Tampoco sabía que Cardeñoso fuera bedel del Instituto nuestro. Que si un cementerio, para mí, fantasma... Porque mi abuelo se enterró en Rubiáns en 1934 y tú aún no habías nacido... que yo sepa.

Bromas aparte, te felicito por este comentario que nos brindaste a los adictos del FAIADO. Y fue de lo mejorcito que tienes ahí con tu firma... Ahora creo que en vez de plateiro podías haber sido O Cronista do Povo, que esto se paga moi ben... Gracias amigo. Está visto que sempre hai que saber un pouco máis, para conseguir mellores resultados na vida.
~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~
O REFRANEIRO DO DÍA..... Venres, 12 decembro/2014
(1) Na casa do ferreiro,
coitelo de pau"...
*******
(2) "Non te acostarás,
sin saber unha cousa máis"...
*******
(3) Heiche de dar o boi branco,
é máis a vaca marela,
é máis a filla máis nova,
se non queres... a máis vella"...
~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~
No día de hoxe non podo dedicar
estas letras de tanta historia
como as que nos brindóu Candidito
no seu último comentario...
Se ve que cándo queres, eres un
arousán de moito proveito...
(De onde quitaría este home tanta
noticia escondida)... GRACIAS...


Comentario por E. García - Santiago (12-12-2014 12:04)
9 Eduardo, la plantación de maiz cubria desde el Instituto hasta el comienzo de un pequeño repecho lleno de arbustos sobre la que están las casas de los profesores y finalmente el pino de Marxión. Como tú bien dices, ahí no se podia sembrar. El maiz estaba en la parte plana de#blgtk08# abajo. El caballo que yó recuerdo era blanco y le ponian unas trancas para que no pudiésemos montar y el empleado de Palliñas lo llamábamos el Sr.Rejos e indicar que ese cementerio fué clausurado sobre 1.905 que es la fecha que se inauguró el de Las Canudas. Feliz Navidad.
Comentario por Cándido (12-12-2014 20:46)
10 Amigo Cándido: Todo lo que tú expones ahí, Dios me libre de ponerlo en duda. Pero yo no veo ése huerto de maíz por ninguna parte. Piensa siempre, que yo te puedo hablar de unos años, mientras que tú, me hablas de otros más avanzados. Y no cuaja, porque yo anduve por ahí en los años cuarenta y... Ahora calcula lo tuyo y verás que la diferencia en años es muy grande. Tampoco he visto ésas casas de los profe del Instituto Laboral. Y como la pandilla se había desguazado, ya no me interesaba ir solo hasta allí. Pero la zona era muy entrañable para los chicos de antes. Porque allí nos metíamos a fumar como carreteiros, tabaco que comprábamos á la Sra. Lupe que era una buena señora que todo-los años su marido le regalaba un niño. Tenía una tienda muy pequeña al lado del Cuartel. Creo que trabajaba en el Grand Sol ó en el bacalao en aguas frías de Terranova. Aquélla señora siempre estaba con panza.
Nos vendía el tabaco por pitillos...

En esa zona llena de bosque bajo y en el Muelle de Hierro (pero ya con otra pandilla), cogimos el vicio de fumar y aquéllo era un problema para mí, porque era el único que fumaba de mi casa y por tanto olía mucho a tab#blgtk08#aco. Y la ropa de salir, ni te cuento... Era algo así como el garbanzo negro que suele haber en muchas casas. Y me castigaban sin poder salir algunos domingos. Iba al fútbol y para casa, con mi padre... ¿Qué tiempos, Cándido!
Te juro que en nada se parecen a todo cuánto vemos.

Pero si volviera a nacer no me desagradaría que todo fuera igual, pero cambiando ciertas cosas que no eran fáciles para un niño. Eso, fue lo que cambió el rumbo de mi vida. Y de toda mi familia; fuí el primero en coger los remos y salir de allí.
Después lo hizo Gonzalo y Manolo allá por 1960, cuando ya era padre de una niña. Pololo se fue a Ourense y Gonzalo a Madrid... Los 3 fuera de un pueblo que te vio nacer.

No te escribo más nada porque una persona me dijo un día en una página como ésta que me excedía con mis comentarios... Y como es mujer, no le voy a decir nada, para que no me llame machista y más...
~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~
"Vente ventiño do Norte,
vente ventiño norteiro;
vente ventiño do Norte,
serás o meu compañeiro"...
F. Bouza-Brey
"Ditos, Lendas e Cantigas"
Comentario por E. García - Santiago (16-12-2014 19:56)
11 EL EDIFICIO
El primitivo edificio, que se encuentra situado en los jardines del Doctor Fleming y hoy es utilizado como Anexo del Colegio “A Lomba” (antes denominado “José Antonio”), fue construido sobre el terreno que ocupaba el antiguo cementerio, antes de que se inaugurase el actual, en la carretera de Pontevedra, en el año 1929, y otras fincas que fueron expropiadas a doña María Brumbeck, viuda de Alvarez y a doña María Posse, por acuerdo del Pleno Municipal del Ayuntamiento, celebrado con fecha 30 de agosto de 1928; estos terrenos habían estado anteriormente ocupados por una serie de barracones, que también habían mandado derribar sus antiguas propietarias.
En los terrenos donde está ubicado el Instituto se había construido, en el primer decenio del siglo XIX, un cementerio; se decía en aquel entonces que estaba “en las afueras del pueblo” y tenía este recinto amurallado 31 varas de ancho o frente por 32 de largo.
El crecimiento rápido de la población hizo que este cementerio no tuviese la amplitud necesaria para el número de inhumaciones anuales y, en el año 1871, hallándose la tapia en estado ruinoso se acordó repararla, pero, a instancias de párroco don Emilio Roig y Poch, se proyectó una ampliación, llevada a cabo por el arquitecto don Justino Flores, quedando triplicada la zona de enterramientos; el contratista de las obras, que costaron 4.006 pesetas, fue Alfredo Martínez, y las obras se terminaron en agosto de 1873. En febrero de 1906 fue inaugurado en Rubianes el Cementerio General Municipal; estos terrenos “eran conocidos por “Las Canudas”, denominación que sirvió de base a una frase que antes usaban nuestros viejos: “Eu xa estou para “As Canudas” (“Yo ya estoy para Las Canudas”); posteriormente, este nombre se convirtió en sinónimo de “Las Parcas” o la muerte.
Continuando con el edificio del Grupo Escolar, las dos zonas abiertas, situadas delante del edificio, destinadas a patios de recreo, se llegaron a utilizar para conciertos en el verano e, incluso, teatro al aire libre, pues todavía recuerda Jesús Diéguez Patiño, ameno cronista villagarciano, representaciones de zarzuelas, como la titulada “El Niño Judío”, a cargo del grupo de aficionados del Recreo Liceo, entre los que se encontraban Tucho Costa, con su pantalón “bombacho”, Martina y Pepe Vázquez.
Así que, en este lugar, durante la Dictadura de Primo de Rivera, siendo Ministro de Hacienda don José Calvo Sotelo, se comienza a construir un edificio destinado a ser un Grupo Escolar, cuya construcción continuará hasta poco antes de la “Dictablanda” del General Berenguer.
El proyecto para la construcción de este Centro tiene lugar en la década de los años veinte, aproximadamente sobre el año 1925, época en que Villagarcía estaba sufriendo una grave crisis económica, siendo alcalde don Enrique Rodríguez Lafuente ; es entonces cuando la Corporación Municipal consigue que el Banco de Crédito Local conceda a nuestra ciudad un préstamo de un millón y medio de pesetas y es, precisamente, con este dinero con el que se van a llevar a cabo diversas obras, como la traída y abastecimiento de agua, servicio de alcantarillado, urbanización del barrio de O Castro, incluyendo el relleno de la marisma, parque público, cementerio y lavadero de Carril, fuente y plaza de Vilaxoán, Cuartel de la Guardia Civil, adoquinado de las travesías de las carreteras de Gondar a Villagarcía y de Chapa a Carril hasta la estación ferroviaria y construcción de la actual Plaza de Abastos, que fue inaugurada el día 16 de agosto de 1929, lo mismo que el Grupo Escolar, el cual, en el futuro, se convertiría en el Instituto Calvo Sotelo; como dato curioso se puede señalar que los actos de inauguración, que coincidieron con la festividad de San Roque, fueron presididos por el Nuncio de Su Santidad en España, Monseñor Tedeschini, que en estos días se encontraba veraneando en Villagarcía.
Hay que recordar que el valedor en Madrid para la concesión del referido préstamo fue don José Calvo Sotelo , en su calidad de Gobernador del Banco de Crédito Local, por lo cual, estas dos obras, comenzadas en el año 1927, fueron apadrinadas el día de su inauguración por este personaje, que siempre fue un gran admirador de Vilagarcía, a donde acudía todos los años a veranear en el Palacio de Vista Alegre.

II
Grupo Escolar, Hospital y Cuartel

Según manifiesta Jesús Diéguez Patiño, siendo alcalde don Elpidio Villaverde Rey, en sesión municipal de fecha 8 de mayo de 1931, será comunicada la próxima entrega del edificio, por parte del Estado por lo que habrá que
proveerlo de todo el material “así del docente como el de mesas, bancos, sillas, etc. que se calcula originará un gasto de unas 13’000 pesetas”; pero hasta el 4 de Septiembre de 1931 no es autorizado el alcalde “para la construcción del material necesario, por administración (con excepción de subasta) en talleres de la localidad, a fin de conjurar de ese modo la crisis de trabajo existente”.
Fue el día 15 de noviembre del año 1931 cuando sería inaugurado el edificio como Grupo Escolar.
Estuvieron presentes a dicha inauguración el Presidente de la Diputación, don Amancio Caamaño, y las Autoridades Escolares: el Jefe de Servicios adjunto de Primera Enseñanza, don Manuel Paz; y el Inspector Jefe de Primera Enseñanza, don Gerardo Alvarez Limeses.
Representaban al Ayuntamiento, el Alcalde don Elpidio Villaverde Rey; y los Tenientes de Alcalde, don Amadeo Brumbeck Ferrería, don Valentín Briones Rey y don Luis Bouza Trillo.
No podían faltar el Director de la sección masculina, don Manuel Somoza Couceiro; y los profesores don Livicio Alvarez Montes; don Constantino Alvarez Argüelles; y don Eugenio Meizoso Núñez. De la sección de niñas estaban la Directora, doña Pilar García; doña María del Socorro Míguez Villanueva; doña Asunción López Blanco; y doña María del Socorro Rial Díaz.
Los 320 alumnos estrenaron delantales azules con vivos rojos.
Después del acto, las Autoridades asistieron a un banquete, que se celebró en el “Hotel Lois”.
En el mes de Marzo del año 1937, fue habilitado para Hospital de Guerra; el anuncio de la convocatoria para presentar propuestas de equipamientos aparece en la edición de “Galicia Nueva” del 17 de este mismo mes y año de una visita a esta institución, realizada por sus representantes, en la que fueron amablemente atendidos por el Ingeniero y Concejal señor Arízcum quien les mostró las diversas dependencias; visitaron, entre otras, en la planta baja, la Sala de “Santa Lucía”, con 18 camas; la Sala de “San José”, con 19 camas; la Sala de “San Rafael”, con 19 camas y la Sala de “Santa Eulalia”, con 19 camas”. En el piso alto, la Sala de “Santa Rita”, con 19 camas; la Sala de “San Roque”, con 19 camas” y la Sala de “Santo Santiago”, con 19 camas.
Igualmente, en la edición correspondiente al día 18 se publica un artículo escrito por “El encargado de la instalación del Hospital Militar de Villagarcía”, relacionado con este tema, en el que elogia la gran labor realizada por la presidenta de la Cruz Roja local, doña María Valladares, y, sobre todo, por la Secretaria doña María Luisa Fernández de Casares (se refiere a la señora de “Lafuente Casares”), ayudada por Luisa Tenorio; las organizadoras de la parte médica eran la señora de González Garra y la señorita María Viqueira, de las que decía “act#blgtk08#ivas en la instalación de cocina y despensa”. Las organizadoras del ropero eran Lolita Buhigas y Blanca García Santos
Al frente del Hospital estaba el Teniente Director don Eugenio Montero Quiroga, actuando también como médicos los Alféreces don Eladio Hevia Marinas, don Manuel Sánchez González, don Fernando Virgós Pintos, don Ignacio Torres Pintos y don José Cotos Rajoy. Estaba al frente de la Administración don Rafael Arizcum Moreno; y eran: Jefe de personal, María Luisa Fernández Cascallar. Jefe de cocina, María Viqueira Barrio. Jefe de ropero, María Valdés de Riva. Jefe de plancha, Celia Padín. Jefes de comedores: María Luisa Fernández (2º apellido, “Cascallar”) de la Fuente y Antonia Alonso Mena. Personal de cocina: Pura Rasilla, Antonia Urlé, María Luisa Gorordo, Julina Valdés, Julia Arizcum, Juanita F. de Duaso. Personal de plancha: Pacita Viqueira, Angela Pedrido, Carmen Arizcum, Carlota García, Engracia de Diego. Personal de ropero: Vicenta Reguero.
Personal de enfermería: Felipa Reguera, Carmen Carregal, Lolita Llanes, Lolita Buhigas, Felipa Sastre, Teté Pita, Alicia valladares, Blanca García, Carmen Piñeiro, Pura Piñeiro, María Martínez, Mari Villegas.
Damas auxiliares: Concha Portela, María Conde, Pura Galindo, María Rosa Barreiro, María Luisa Villaronga, Carmen Priegue, Magdalena Poyán, Niní López de Sá, Ofelia Fernández, Lourdes Bermejo, Antonia Besada, Hilaria Cotao, Julia Alonso Muñíz, Margarita Lantero, Moncha Lorenzo, Estrella Abalo, Julita Carrasco, Rosa Portas, Wanda Castro, María Antonia Comendador, Nena Villar Padín, Josefa Junquera, María Valladares, Pura Fernández, Lupe López, Mercedes Camerón, Juana Torres Pintos, Mercedes Gil Reguera, Teresa Barreiro, Josefa P. Merino, Africa Padín, Maruja Abad, Regina Viqueira, Elisa Penide, Juanita Guillán, Eloisa Carrizo, Isolina Alvarez Biosca, Carmen Granja, María Trillo, Maríña Bernal, Paz Barreiro y Luz Enríquez.
En la edición de Galicia Nueva del 18 de marzo de 1937 se elogia la gran labor realizada por la presidenta de la Cruz Roja local, doña María Valladares, y, sobre todo, por la Secretaria Doña María Luisa Fernández de Casares (se refiere a la señora de “Lafuente Casares”), ayudada por Luisa Tenorio; las organizadoras de la parte médica eran la señora de González Garra y la señorita María Viqueira, de las que decía “activas en la instalación de cocina y despensa”. Las organizadoras del ropero eran Lolita Buhigas y Blanca García Santos.
Más tarde pasó a ser Cuartel de Infantería y en el mes de noviembre de 1940 estaba en dicho Cuartel el Segundo Batallón del Regimiento de Infantería Tarragona 43, a cuyo mando se encontraba el Teniente Coronel don Rafael Carrasco Calderón, a quien recuerdo con gran cariño porque fue profesor del Colegio “León XIII” donde impartió a mi curso, entre otros, clases de Matemáticas.
Cuando todavía era utilizado el edificio como Cuartel, los patios abiertos mencionados se cerraron para convertir uno en Sala de Banderas y el otro en cocina.
Siendo Gobernador Civil de la provincia don José Solís Ruíz se convirtieron los dos antiguos patios en una sola nave, instalándose allí el Hogar Juvenil.

III
Creación del Centro y su ampliación

Según una anécdota popular, allá por el verano de 1949, “cuando S. E. el Jefe del Estado, abarcando en toda su extensión material y espiritual la bella ciudad de Villagarcía de Arosa y su comarca, hizo trascender una reflexión propia: ¿por qué no tiene Instituto Laboral Villagarcía?. No cayó en tierra infectada esta semilla y así, el 27 de Febrero de 1950 el Excmo. Ayuntamiento solicitó la creación del Centro de Enseñanza Media y Profesional”.
En aquellos tiempos no había en Villagarcía ningún centro oficial donde se impartiera el Bachillerato; existía el Colegio “León XIII”, donde se daban clases de Primera Enseñanza, Cultura General, Comercio y Bachillerato, pero los alumnos de estas dos últimas modalidades de enseñanza iban a realizar sus exámenes al Instituto de Pontevedra y a la Escuela de Comercio de Vigo, respectivamente.
Las niñas estudiaban en los colegios de religiosas: el Colegio “San Francisco” y el Colegio Filipense de la “Sagrada Familia”.
Además había algunas Academias donde se preparaban los jóvenes para Administrativos, como la Academia “Cerecedo”, la Academia “Ríos” o la Academia “Enot”, entre otras; quizá la más moderna de todas ellas fuera la Academia “Lobeira”, cuyos propietarios, don Rodrigo García Blanco y don Adalberto Sopkowsky, también fueron profesores del Instituto Laboral.
Una vez solicitada la creación del “Centro de Enseñanza Media y Profesional”, fue devuelto este edificio al Ayuntamiento, pero, por encontrarse en malísimas condiciones de habitabilidad, fue preciso llevar a cabo grandes obras de reparación y adaptación por valor de 400.355’13 pts., de cuya cantidad el Ministerio pagó los dos tercios y el Ayuntamiento el tercio restante, según estaba estipulado.
Algunos meses después, por ser insuficientes los servicios, dado el número elevado de matrícula, se aprobaron obras de ampliación, las cuales se realizan por un importe de Pts. 143.634’70, cantidad que, al igual que la anterior, es sufragada entre el Ministerio y el Ayuntamiento, en la proporción que marca la Ley.
Por Decreto del 7 de septiembre de 1951 (B. O del Estado núm. 4333 del mismo mes) se autorizó la creación del Centro de Enseñanza Medía y Profesional “Calvo Sotelo”, y es creado por Orden Ministerial del 12 de Marzo de l952, fijando el 1º de Octubre para el comienzo de sus funciones.
No sé si había sido en el año 1936, o más bien al crearse el Instituto Laboral en el año 1952, cuando se bautizó a este Centro Escolar con el nombre de su padrino, como anteriormente se había hecho con la actual Plaza de Galicia, en la que se había instalado el Obelisco, hoy situado en la Plaza de la Constitución.
En cualquier caso, el Instituto fue denominado “Calvo Sotelo” y su busto, obra del escultor Francisco Asorey, preside el conjunto del primitivo edificio y los Jardines del Dr. Fleming, frente al edificio.
Algunos meses después de haber sido inaugurado, por ser insuficiente, aprobaron obras de ampliación por un importe de 143.634’70 pts., cantidad que, igual que la anterior, es sufragada entre el Ministerio y el Ayuntamiento, en la proporción que marca la Ley.
El 18 de abril es anunciado en el Boletín Provincial la convocatoria de concurso para la selección del profesorado y el 1 de octubre toman posesión, ante el Patronato Provincial, los profesores elegidos.

Funcionamiento provisional del Centro
El Ayuntamiento de Villagarcía había solicitado la creación del Centro facilitando su inmediato funcionamiento mediante una cláusula que disponía la utilización a fines docentes del edificio de la Escuela Elemental del Trabajo, situado en El Ramal, mientras no se concluían las obras de reparación del edificio propio (Decreto del 11 de marzo de 1952). Sin embargo, quizá por falta de información por parte de la Administración, en el momento en que las actividades del Centro Laboral iban a comenzar, el Claustro de Profesores se vio privado del uso de dicha Escuela, por lo que se vieron obligados a instalarse provisionalmente en dos salas del edificio del Frente de Juventudes, en donde comenzaron a impartir las clases.
Comentario por Daniel Garrido Castromán (06-02-2015 22:06)
12 Gracias Daniel, #blgtk08#un placer leerte
Comentario por Faiado (07-02-2015 08:05)
Deixa o teu comentario
Nome:
Mail: (Non aparecerá publicado)
URL: (Debe comezar por http://)
Comentario:
© by Abertal