lugar para a conectividade e o intercambio de memoria sobre o noso pasado personal e humano


THE BATTLE OF THE GOOD MEN

Selección oficial Cans 2018. sección vídeo clips.

Selección oficial Son Rías 2018. sección vídeo clips.

A VOLTA DOS NOVE

Nominación Mellor Documental
Premios Mestre Mateo, 2015

Premio do Público
Festival Primavera do Cine, 2015


DESDE DENTRO DO CORAZÓN

Nominada a Mellor Banda Sonora
Jerry Goldsmith Awards, 2013

Nominada a Mellor Longametraxe
Festival Primavera do Cine, 2014


O FAIADO DA MEMORIA

Arousán do Ano 2009
Apartado Cultura


A MEMORIA NOS TEMPOS DO VOLFRAM

1º Premio Certamen Etnográfico
Espiello, 2005


ARQUIVO DA MEMORIA SOCIAL
damemoria@gmail.com
 ESPACIOS
 GALERÍA DE FOTOS
 Ir a estas páxinas
 ARQUIVO

Dia Grande

Mañan trinta e un de Xullo e un dia grande para Galicia un dia grande para Españs. Impoñen a Dario Rivas a placa de Honor da Diputacion de Lugo, a sua terra. Xa sabedes que Dario é o promotor de facer Xusticia cas vitimas de Franco, el promoveu a querella desde Arxentina, en poucos dias estara na nosa casa en Vilagarcia, posiblemente dara unha conferencia pero xa avisaremos a todos. Deixamos un artigo escrito dias pasados na OPINION da Coruña.

Un siglo de lucha por desenterrar la verdad


La Diputación de Lugo concede la placa de honor a Darío Rivas, hijo de un fusilado en el franquismo y promotor de la querella en Argentina por los crímenes de la dictadura
Cruzó el Atlántico desde su Galicia natal a Argentina con solo 9 años. Cuando tenía 17, Darío Rivas se enteró por carta de que su padre, alcalde de Castro de Rei, había sido fusilado por los falangistas. Aunque se prometió no volver a España, viajó a Galicia con su mujer en varias ocasiones. En una de estas visitas se enteró por casualidad dónde estaba enterrado su padre. Fue entonces cuando empezó su lucha por desenterrar la verdad y juzgar a los culpables. En 2005 recuperó los restos de su padre. Desde 2010 da la batalla en Argentina por sentar en el banquillo a los autores de los crímenes del franquismo

Darío Rivas, hijo del exalcalde de Castro de Rei fusilado en octubre de 1936, se enteró por casualidad en 1994 dónde yacían los restos de su padre. En agosto de 2005, voluntarios de la Asociación de la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH), grupo originario del Bierzo leonés promotor de las primeras exhumaciones del franquismo, abrieron la fosa donde había sido sepultado Severino Rivas. Desde entonces sus restos reposan en el panteón familiar de Loentia bajo el epitafio: Papá, descansa en paz, te lo pide tu hijo mimado. A sus 94 años, Darío Rivas, afincado en Buenos Aires, mantiene la lucha por la memoria de quienes "murieron sin justicia".

Y lo hace desde Argentina, donde promovió hace ya cuatro años una querella para que la Justicia del país austral investigue los crímenes de la dictadura a los que España dio carpetazo. En reconocimiento a su labor a favor de los derechos humanos y de defensa de los represaliados y familiares de las víctimas del franquismo, la Diputación de Lugo le entregará la placa de honor de la provincia y le rendirá homenaje el próximo 31 de julio.

Lucha contra el olvido. La historia de Darío Rivas, residente en Argentina desde los nueve años, fue la que dio inicio al proceso judicial que al otro lado del Atlántico investiga los crímenes de la dictadura de Franco. La querella que promovió este gallego en Buenos Aires en abril de 2010, que ya suma más de 300 denuncias, señala al Estado español como responsable de los delitos cometidos entre 1936 y 1977. El pasado mes de mayo, la juez que lleva el caso, María Servini, viajó a España para interrogar a víctimas y familiares del franquismo que por su edad no podían desplazarse a Buenos Aires para declarar en el proceso.

Para Darío Rivas es una "vergüenza" que los "culpables" todavía no hayan sido juzgados y que el Gobierno español no busque a sus desaparecidos. "Es dejar vivo un antecedente de genocidio impune que van a pagar las generaciones futuras", denuncia desde Buenos Aires.

Investigación

Tiene claro que todavía hoy hay "responsables" de estos "asesinatos" que deben sentarse en el banquillo para rendir cuentas a las familias por los más de 130.000 fusilados y los más de 30.000 niños desaparecidos. "Sé que hay muchos responsables de la masacre muertos, pero también hay muchos vivos que firmaban sentencia de muerte a garrote vil", advierte.

La idea de promover una investigación sobre las desapariciones del franquismo le rondaba la cabeza desde el mismo día en que recuperó los restos de su padre, fusilado en un desnivel que desciende de la carretera de Lugo a la capilla de Cortapezas, en Portomarín.

Darío se despidió hasta en tres ocasiones de su padre. La primera fue en 1929. Su madre había muerto y su padre decidió enviarlo a la prometedora Argentina de entonces donde ya estaba una de sus hermanas y con los años irían cinco más. En 1936, Severino Rivas, campesino, fue elegido alcalde del Ayuntamiento de Castro de Rei. Pero no duró mucho en el cargo. A los cuatro meses estalló la Guerra Civil. Cuando Darío tenía 17 años recibió por carta en Buenos Aires la noticia de que su padre había sido asesinado por los falangistas tras pasar dos meses en la prisión de Lugo. Y la última ocasión en que se despidió de él fue en 2005, cuando un equipo de voluntarios de la ARMH exhumó sus restos, los primeros de una víctima gallega en la comunidad.

Fue en el año 1994 cuando, por casualidad, se enteró del lugar en el que yacían los restos de su padre. En un viaje a Galicia con su mujer entró en una tienda de regalos en Portomarín, localidad en la que sospechaba que habían fusilado a su padre. En teoría, los falangistas lo habían abandonado en un cementerio anegado por un embalse. Allí la dueña del establecimiento preguntó a Darío si era turista, él pensó que le quería cobrar los detalles más caros. "Si y no", le dijo. Entonces le contó que residía en Buenos Aires pero era de Castro de Rei.

Buscando tema de conversación, la mujer le habló de dos hombres a los que habían matado los falangistas cuando ella era niña y que eran vecinos de la aldea de Darío. Le hizo mención a un gabán que vestía uno de ellos y los rumores que decían que era alguien importante. Casi sin aliento, Darío recordó el gabán que le había enviado a su padre su hermana desde Buenos Aires y pidió a la mujer más detalles de esa historia. "Quien la sabe bien es el carnicero", le dijo. Darío inició la búsqueda que le llevó al lugar donde habían matado a su padre: la capilla de Cortapezas. Los restos de Severino Rivas, casi 70 años después, seguían allí, debajo de aquella tierra y de aquellas hierbas silvestres. En agosto de 2005, fueron exhumados sus restos. Desde entonces yacen en el panteón familiar.

Comentarios (3) - Categoría: Xeral - Publicado o 30-07-2014 20:26
Chuza! Meneame
3 Comentario(s)
1 Non son moi dado a remover cousas que están "quietas" dende hai tantos anos... Non son amigo de venganzas inútiles, pero éso de matar á xente que convivía na aldea, ou povo, parece cousas do demo. De todos é coñecido que esto non o escomenzaron aquéles que se marcharon ao monte, sin outros medios. Se mataba sólo porque non pensaban coma éles. Diante da muller é fillos. Aquélo era para acabar con todos éles, porque as venganzas duraron moito tempo...

Eu, no siglo XXI, coñezo persoas que si os empuxan un pouquiño, son capaces de apretar o gatillo para ganarse méritos no seu partido.
Hai persoas que cando poñían a camisa azul eran capaces hasta de acabar cos coellos. De principio era como o limpiabotas de toda a camarilla. O peor foi cando tivo ocasión de escalar... Daquéla era mellor apartarse de Don José, un veciño do meu povo.

Ás veces, estos mismos indivíduos eran acompañados de un señor con sotana que tiña moi boa puntería. Polo día, traballaba de cura, e trataba de ser moi servicial co próximo... O seu verdadeiro papel era pola noite, de casa en casa, quitando ós veciños que non lle iban á Misa é deixalos "quietos" para sempre... Algún deles non encontróu a paz que levamos dentro é morréu de morte "rara"...

Meu pai sempre tivo unha #blgtk08#vida nada exemplar, pero era de izquierdas declarado. Estaba no punto de mira de alguien con camisa azul e non o chamuscaron porque tiña nove fillos (4+5). Otra das cousas que non lle perdonaron era que meu pai traballaba dentro da finca donde vivíamos, por Semana Santa (Viernes). Aquélo era peor que a Batalla de Clavijo. Ás veces as indirectas, eran tan directas como as balas que disparaban aquéles malvados, que se disfrazaban de homes-lobo pola noite. ¡Aquélas venganzas non chegaron a consumarse moitas delas! É parece como si as almas que levamos dentro, non encontraran a paz... No teu interior falla algo... Estas cousas, mellor deixalas como están, que é a maneira de vivir sin grandes alteración de esta p. vida. Pero é que hai xente que está mellor no camposanto que decindo brabuconadas, fora de tempo. Algún se escondéu debaixo do manto de algunha virxen daquélas, pero ao povo non se lle engana. ¡Aquélas balas! ¡Que xente tan valiente! Con unha pistola na mán calquera é un heroe. Ademáis de asesinos, ricos coma porcos. E lle chamaban asesinos aos da ETA! ¡Manda carallo!
+++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++
"CHAMÁCHESME MORENIÑA,
Á VISTA DE TANTA XENTE;
AGORA VAIME QUEDAR,
MORENIÑA PARA SEMPRE"...
................
Comentario por E. García - Santiago (30-07-2014 22:51)
2 Non sei cánto tempo necesitará Antonio (o de Margarita) ¡Xa sei que o apelido é Caeiro!... Deixarme a min... Ás veces o tocar certos temas, non che vai traer máis que problemas, pero ti #blgtk08#eres listo de abondo é sabes ben por onde andas. Pero, ¡ollo! Moitas veces a película non acaba coma ti esperabas, é te levas unha sorpresa... Cándo chegamos ó final da mesma...
Comentario por E. García - Santiago (31-07-2014 17:52)
3 Hola a todas-os.
Alégrome de que este Señor, conseguira esclarecer a morte do seu pai,e que conseguira enterralo onde èl quería. Dend#blgtk08#e logo as miles de inxustícias, e asesinatos deses terribles anos, non se poden esquencer, pero polo menos, sabe onde està.Un saudo.
Comentario por Mari Patiño (31-07-2014 22:17)
Deixa o teu comentario
Nome:
Mail: (Non aparecerá publicado)
URL: (Debe comezar por http://)
Comentario:
© by Abertal