lugar para a conectividade e o intercambio de memoria sobre o noso pasado personal e humano


THE BATTLE OF THE GOOD MEN

Selección oficial Cans 2018. sección vídeo clips.

Selección oficial Son Rías 2018. sección vídeo clips.

A VOLTA DOS NOVE

Nominación Mellor Documental
Premios Mestre Mateo, 2015

Premio do Público
Festival Primavera do Cine, 2015


DESDE DENTRO DO CORAZÓN

Nominada a Mellor Banda Sonora
Jerry Goldsmith Awards, 2013

Nominada a Mellor Longametraxe
Festival Primavera do Cine, 2014


O FAIADO DA MEMORIA

Arousán do Ano 2009
Apartado Cultura


A MEMORIA NOS TEMPOS DO VOLFRAM

1º Premio Certamen Etnográfico
Espiello, 2005


ARQUIVO DA MEMORIA SOCIAL
damemoria@gmail.com
 ESPACIOS
 GALERÍA DE FOTOS
 Ir a estas páxinas
 ARQUIVO

Hermelindo el hombre que susurraba a las perdices

Hermelindo con sus nietos Quico, Marité y Josefita, algunos primos y uno de sus perros
DIARIO DE AROUSA artigo de Olalla Bouza

1949 Faiado da Memoria

Ocho décadas antes de que “Max” saltara al papel “couché” de la mano del deseado George Clooney y pusiera de moda a los cerdos vietnamitas, y de que César Millán convirtiera en noticia el ladrido de un perro, y a años luz de que el político “almodóvar” Tony Cantó despojara de todo derecho al mundo animal; el jefe de estación de Vilagarcía ensayaba a un coro de jilgueros para recibir a los viajeros, salía a tomar el aperitivo acompañado por un jabalí domesticado y enseñaba a sus canes a cazar conejos sin hacerles ni un solo rasguño. Se llamaba Hermelindo Castro Macías y llegó a la capital arousana en 1935 procedente de Rivadabia, con apariencia de bohemio decimonónico y una sensibilidad y generosidad que no distinguía entre especies.

Fue su familia testigo y también “víctima” de su pasión por todo tipo de animales y, sobre todo, de un sentido del humor único. Solo teniendo en cuenta estas dos cualidades se pueden entender algunos anécdotas, como cuando envió a su hijo Laureano, al que todos conocían como Milón, a buscar unos huevos de perdiz que pretendía ponérselos a una gallina con el fin de que los empollara e hiciera de madre. La anécdota aparece contada en el libro “Ferroviarios” por el propio protagonista, al que le temblaron las piernas cuando Currás, “el hombre de confianza de mi padre”, le contó que el experimento se había ido al traste porque los perdigones nacieron antes de tiempo. “Hermelindo al ver de lo que yo era portador monta en cólera, lo que para él era muy fácil. Le llama animal a Currás una docena de veces y afirma que aquello es un crimen porque los perdigones están condenados a morir. Pero allí están los pobrecitos, delante suya, gimoteando. Y hay que intentar salvarlos”. Y lo logra haciendo gala de “una paciencia que no tenía para su esposa, hijos y subordinados”. Los perdigones se convierten en majestuosas perdices hasta que un día, durante un paseo con su padre, Milón contempla como las aves emprenden el vuelo. Regresaron al poco, atraídas por el silbido suave y familiar de Hermelindo.

Su buena maña con sus animales llegó a oídos de la duquesa de Terranova, que le pidió una demostración. El “show” fue en la propia estación y el “jefe” estuvo acompañado de “Tilín”, su perro favorito. La crisis llegó cuando (por error de uno de los ferroviarios), a la voz de “¡Tilín!¡El banderín rojo!”, el can apareció con la gorra en la boca. “Vean si es inteligente este perro que sabe que no debo utilizar el banderín sin la gorra”, dijo Hermelindo a su público, anotándose otro éxito.

Pero el poder de convicción de Hermelindo traspasaba las fronteras del mundo animal. Solo así se entiende que su mujer aceptase tener la cocina llena de cucarachas o desplumar y cocinar un cuervo para gastar una broma a uno de los numerosos invitados de un hombre con una solidaridad sin límites.

Comentarios (6) - Categoría: Xeral - Publicado o 24-02-2013 07:27
Chuza! Meneame
6 Comentario(s)
1 Hola a todas-os:

Par#blgtk08#éceme un artigo precioso. Un saudo.
Comentario por Mari Patiño (24-02-2013 10:41)
2 Gracias Mari, no coincidimos muchas veces en el blog, pero "te veo". Un montón de gracias más a los componentes del Faiado además de#blgtk08# Olalla que escogió la historia de mi abuelo para su articulo. Tenéis a media familia con un nudo en la garganta. Muchos abrazos...
Comentario por Marité Montesinos Castro (24-02-2013 12:24)
3 Marite como tu sabes mi padre le tenia un especial carino al Sr.Hermelindo, aparte que trabajo con el, tenian raices los dos de Riba#blgtk08#davia,en casa tengo oido hablar de el muchas veces , todos los articulos que lei sobre el Sr. Hemelindo muy interesantes. Un abrazo
Comentario por Margarita Mosquera Porto (24-02-2013 16:28)
4 Desde muy niño, siempre me gustaron las películas donde un animal tuviera un papel importante en ellas. Será porque casi siempre tuvimos perro. Todos ellos demostraron una inteligencia que ya quisieran esos otros "perros" asemejarse a ellos.

El último que tuvimos era un Coker, que nos traía por la calle de la amargura a todos. Color canela. Preciosa. No hablaba pero todo lo entendía, sin grandes gritos o voces. Se llamaba "PACA", porque había nacido en La Coruña. (Antes había que poner la "L" para hablar de A Coruña. Se llamaba "Paca", porque era la tierra de "Paco" Vázquez, Alcalde figurón de A Coruña), después Embajador ante la Santa Sede. En realidad, el perro era propiedad de mi hijo Eduardo. Pero fue un juguete vivo para todos nosotros.
Sinceramente, nunca tuvimos nada igual. Una joya.

Cuando comenzó su pubertad, la perra no hacía más que lamerse sus senos y aquéllo nos llegó a preocupar a todos nosotros, porque algo comenzaba a surgir de un modo muy acelerado. Sucedió que los senos de "Paca" estaban preparándose para el cambio que anunciaba Julio Iglesias con la canción que dedicó a su hija, "De niña a mujer". Había que prepararse para todo, pensando en ella. Mi hijo no quería perritos, porque no iba a venderlos, pero embarazo había uno que se llamaba: "Embarazo psicológico". Cogía los muñecos que mi hijo le compraba y los ponía en disposición de amamantarlos, como si fueran sus hijos. Aquéllo, era nuevo para mí... Para mi hijo el dar un perro que mereciera un mal trato, era un cargo de conciencia. Por eso no quiso cruzar la perra con un macho de su raza, para acabar con los embarazos citados. El veterinario le recetó unas pastillas que hacían el efecto deseado, pero ¡NO! Aquéllo quedaba dentro y con el tiempo, la perra iba a peor. No estaba ágil. Nosotros estábamos muy preocupados porque la perra era como un hijo para nosotros. La quitabas de paseo y siempre era una pieza importante para el fotógrafo de turno. Entre mi hijo y el veterinario decidieron operarla y aquéllo daba la impresión que te ibas a quedar sin perra y#blgtk08# sin el dinero de la operación. Esta gente no quieren más que dinero. Cobró casi 100 "papeles", antes del euro y la pobre dela "Paca" nos dejó con una mirada que lo decía todo. Yo, recordando ese día, se me empañan los ojos porque fuimos muy felices siempre con nuestra "Paquiña". Sólo faltó el cura para que el entierro fuera como los otros. Como los entierros de gente, que pasan por un Tanatorio... (Que me perdonen aquéllas personas que no amen a los animales, y crean "que un can é un bicho". Yo, por los años que tengo (81), tengo dado sepultura a muchos familiares que no arrancaron de mí una lágrima. No tenían categoría humana, para que yo, muy sensible a todo esto, hicieran mella en mí. Juro que alguno de los parientes fallecidos no merecía que yo estuviera en el sepelio, pero...¡Había que estar allí, por el que dirán!...

Tuve un tío que anduvo navegando por todo el mundo en sus años mozos. Un día lo dejó y se hizo ferroviario. Vino para A Escravitude. Casó con una mujer que no le dió hijos, porque era mayor. Cuando murió tuve que meterlo en su última "camita", porque no había otro modo. Era hermano de mi padre. El único. Nunca se llevaron normal. Pues aquéllo que hice por él, no lo haría si alguien me lo propusiera pagándome.

Repito: Soy muy sensible. Le doy mi afecto a quién me lo da. Y mi perrita me hacía feliz. Me recibía de ese modo que sabemos los que tenemos animales de este tipo. Y te despedían igual.

En Portugal he visto un cementerio para animales caseros. Era muy emocionante ver los nombres y demás frases cariñosas. Aquí nunca hacemos nada para que nuestros chicos vean que los animales formaron parte de nuestra vida. Tenemos que aprender de todos...

Felicito a Olalla por el artículo que se indica en el Diario de Arousa en el día de hoy 24.02.2013. Moi bó. Moi bó.
......................................."Pra mín as noites, son noites,
y-os días, de nebra pecha;
¿pra que me darían ollos,
si o meu sol ver non me deixan"...

De M. Leiras Pulpeiro.
Comentario por E. García - 24.02.2013 (24-02-2013 18:35)
5 Gracias a todo. El mérito todo lo tiene Hermeli#blgtk08#ndo. Me hubiera encantado conocerlo. Un saludo
Comentario por Olalla (25-02-2013 12:49)
6 Supongo que todo el mundo entenderá que lo de tener la cocina llena de cucarachas es "un decir". La cocina era abuhardillada y tenía en la parte más baja la carbonera. La gente que tuvo carbonera sabe que entre el carbón vienen cucarachas. La abuela estaba encantada cada vez que "íbamos de caza de cucarachas para #blgtk08#los ruiseñores" pues hacíamos una buena limpieza. Las cucarachas que criaba mi abuelo eran de otra raza, se convertían en gusanos dorados, se criaban en cazuelas grandes llenas de serrín y perfectamente tapadas. Para contar parte de las anécdotas de Hermelindo hacía falta todo el periodico...y claro no puede ser.
Comentario por Marité Montesinos Castro (25-02-2013 18:15)
Deixa o teu comentario
Nome:
Mail: (Non aparecerá publicado)
URL: (Debe comezar por http://)
Comentario:
© by Abertal