O clube das ideas  


Blog do DEPARTAMENTO de FILOSOFÍA do IES Álvaro Cunqueiro de Vigo. Administrado por estudantes de 1º e 2º de Bacharelato.

O noso perfil
lladipa@gmail.com
  CATEGORÍAS
  SAÍDAS. ACONTECEMENTOS
 RECOMENDADOS
 ATOPAR
  ARQUIVO
 ANTERIORES

Donde como hoy?
Somos verdes y amarillas,
también somos coloradas,
es famosa nuestra tarta
y también puedes comernos
sin que estemos cocinadas.


(Las manzanas)


La importancia de una alimentación completa y sana es indudable, tanto para niños como para mayores. En los niños, porque les ayuda a tener un mejor desarrollo; en los mayores para reponer el gasto energético diario. Las carencias que se tengan durante la infancia se mostrarán en la edad adulta.

La alimentación de los hijos preocupa a muchos padres, ya que una buena alimentación les aporta todo lo que necesitan. Por ese motivo es que muchos padres no saben si es mejor dejarlos a comer en el comedor escolar o no. Las preguntas que se suelen hacer son: “si no come alguna comida en casa, porque lo va a hacer en el comedor?”, o “si en casa no para quieto, en el comedor será igual?”.
El resultado es que una vez que los niños están acostumbrados al comedor escolar, su comportamiento cambia, sus hábitos alimenticios también, y aprenden a cumplir normas en la mesa. Cuando un niño llega al comedor y no le gusta algo, los educadores que están a su cargo tienen que conseguir que lo tomen.

Algunos nutricionistas, para el alivio de los padres, dicen que es bueno comer en el comedor porque mantienen una serie de hábitos, normas, etc… que no cambian.
Los comedores escolares, como muchas cosas cosas en la vida, tienen una serie de ventajas e inconvenientes, que son:


TIENEN NORMAS DE HIGIENE Y HÁBITOS. Todos los niños antes de sentarse a comer van a lavarse las manos, y al acabar de comer tienen que lavarse los dientes. Una vez que ya tienen el plato de comida delante las normas son que no pueden levantarse hasta que no se acabe el plato, ni vale estar jugando en la mesa. Esto es lo que pasa en el comedor, mientras que en casa la mayoría no paran de jugar o están comiendo mientras ven la televisión.

HAY UNA RUTINA ESTABLECIDA. En el centro escolar siempre comen a una hora determinada, lo que hace que sepan lo que tienen que hacer. En casa, hay muchas familias que no tienen esa costumbre y si el padre o la madre llegan más tarde la rutina ya no es la misma. Pasa igual que si vas a comer un día a casa de tus abuelos, otro día comes en casa… que no comes a la misma hora ni en un lugar fijo, y que tampoco tienes las mismas normas.



HAY UN TIEMPO PARA COMER. En el centro, hay un tiempo determinado para la comida, aunque no se les obliga a comer deprisa, una vez que se acaba el tiempo se les quita el plato y no hay oportunidad de que vuelvan a comer. En casa tienes que esperar a que acaben de comer lo que tienen en el plato, y eso se pude alargar en algunos casos.

TIENDEN A IMITAR CONDUCTAS. Si un niño en el comedor come sin ningún problema y la persona responsable le da la enhorabuena, los niños que tiene en su misma mesa y que esa comida no les gusta, empiezan a imitarlo para que la cuidadora también les diga algo bonito. Estos comportamientos actúan como refuerzo hasta que se interiorizan.

Gracias a las normas que se aprenden en los comedores, los niños en sus casas empiezan a comportarse como en el comedor. En muchos de ellos es bueno que haya un encargado, que sea cada día un niño diferente, ya que eso les da responsabilidad y se comportan mejor. Normalmente se les suele dar a los niños que peor se portan. La labor educativa de los cuidadores es de gran importancia.
Una vez que acaban de comer a algunos niños ya les vienen a buscar pronto, pero siempre tienen un tiempo de ocio, en donde salen al patio y juegan. Gracias a eso los niños comen bien y se divierten.

Los comedores contribuyen a conciliar la vida familiar con la laboral de los adultos. Algunos padres dejan a sus hijos en el comedor porque trabajan hasta tarde y no pueden dejarlos con los abuelos o algún familiar. En el aire dejamos esta pregunta: ¿dónde se come mejor: en casa o en el comedor escolar?.

Me conocen en la guerra,
mi nombre es de capital,
si me pones en la mesa
seguro que he de gustar.


(La granada)




(Artigo de Andrea Vázquez)


Escribe o teu comentario (9) - Categoría: Actualidade - Publicado o 03-04-2014 12:36
# Ligazón permanente a este artigo
© by Abertal
Licencia Creative Commons