Lunaticos


Elucubraciones de unos lunaticos

Mi perfil
 CATEGORÍAS
 FOTOBLOGOTECA
 RECOMENDADOS
 BUSCADOR
 BUSCAR BLOGS GALLEGOS
 ARCHIVO
 ANTERIORES

El deseo
El deseo se dice del anhelo de saciar un gusto.
La agradabilidad que conmueve nuestros sentidos, sea por encauzamiento, o motivado por vivencias pasadas, o por neto reflejo corporal, ya sea por objetos materiales, por saber, por personas o por afectos.

El deseo es la consecuencia final de la emoción inducida en origen por la variación del medio. La cadena causa-efecto que le corresponde es la siguiente: Emoción -> Sentimiento -> Deseo.
El deseo es una maquinación.

A cada deseo le precede un sentimiento, se puede decir que al deseo sexual le precede un sentimiento de atracción: Las normas sociales actuales hacen imposible que esta frase sea de uso cotidiano, sobre todo por el miedo al rechazo. No obstante, el deseo —sea del tipo que sea— y su satisfacción, forman parte de la naturaleza humana. Satisfacer los deseos de forma adecuada implica el uso de la empatía para evitar agredir, y en consecuencia, provocar respuestas violentas en personas que, adecuadamente estimuladas, accederían sin problemas.

El deseo, el desearte, el anhelar el tacto de tu piel junto a la mía, el simple roce de tus dedos despiertan sentimientos agradables, mi imaginación se dispara, mastica frases, un día tonto, y imaginas como continuaría la frase, besarte, follarte, caminar de la mano hasta el infinito, … tus dedos… deseo tus dedos, te deseo a ti…. Unas sábanas recién lavadas y tu cuerpo escondido entre ellas.
Comentarios (0) - Categoría: General - Publicado el 20-06-2015 01:54
# Enlace permanente a este artículo
Noche lúgubre
Es tarde, no importa, necesito escribir, necesito escribirte, …
Es de noche, las pocas luces de una pasarela sobre el frío y oscuro río me sirven de tenue iluminación, oigo el balbuceo del agua entre las rocas, el rumor constante de la gente, miro con desesperación mi móvil inerte, muerto, … esperando que con tan solo pensarlo, con desearlo con todas mis fuerzas vuelva a cobrar vida, vuelva a sonar tu voz…
Pienso muchas cosas, pienso lo mucho que te quiero, en cada sonrisa, cada palabra, cada proyecto, cada caricia, el roce de nuestras manos, el deseo contenido de besarte, el hombro sobre el que cargar mis penas e ilusiones diarias,

Miro el oscuro río bajo mis pies y me asalta la duda de que si me sumergiera en él quizá al salir estarías en la orilla, o el miedo a que si me dejo llevar por el río no volviese jamás a abrazarte.

Pasan los minutos, la ciudad se va calmando, la noche se hace más noche, te echo de menos siempre, incluso cuando estas conmigo.


A lo lejos suena música:


Siento paz en tu cuerpo y siento el viento por ti. Vuelo hacia tus besos. Te quiero siempre aquí.

No puedes decir que no, no puedes decir jamás, no debes pedir perdón, tan sólo: te quiero más.

Dolor que no puedo ver, ni siento cuando te vas, no puedes decirme adiós te llevo en mi caminar. Gritando que no me ves rezando por que tú vuelvas otra vez.

Duermo en ti y en tu fuego, muero al fin en tu mar, mi aire son ya tus versos, mi tierra es tu despertar.

No puedes decir que no, no puedes decir jamás, no debes pedir perdón. Tan sólo: te quiero más.

Tu voz es lo que me das, es dulce canción de amor que nunca podré cantar.

Dolor que no quiero ver, dolor que nunca se va. No puedo decirle adiós ni quiero decir jamás.

Tumbado al amanecer llorando por que tú vuelvas otra vez.

No puedes decir que no, te llevo en mi caminar. Rezando por que tú vuelvas otra vez.

Categoría: musica - Publicado el 13-06-2015 03:06
# Enlace permanente a este artículo
© by Abertal