Lunaticos


Elucubraciones de unos lunaticos

Mi perfil
 CATEGORÍAS
 FOTOBLOGOTECA
 RECOMENDADOS
 BUSCADOR
 BUSCAR BLOGS GALLEGOS
 ARCHIVO
 ANTERIORES

La inspiración dormida. Regreso a los colores olvidados
besos¿Sabes? En el fondo,
en definitiva,
es bonito estar en mi
soledad
ante ti.

Porque me siento increíblemente
humano,
sublimado.

Porque es fácil que suceda
–mira, si no, la masa que nos rodea–,
el llegar a ignorar
cuál es la distancia entre ciertas miradas.

No sé cuál hay entre la tuya y la mía.
Tengo miedo de que esa distancia
me sea breve, escasa, tal vez nula.

Tengo miedo y no lo tengo.

De hecho, sólo temo
morirme sin que lo sepamos,
sin que me sepas ahí
–no sé cómo, pero estoy ahí–.

Quisiera, al menos,
arrancarte un escalofrío,
una emoción, un gesto,
un latido, un segundo de tu tiempo.

Me he perdido. Esa distancia,
¿esa distancia…?

(…)

¿Sabes? En el fondo,
en definitiva,
es rotundamente bonito estar en mi
soledad
ante ti.

Pero sería absolutamente bonito
estar en mi
soledad
con la tuya.

Porque ahora ya sé cuál es la distancia
entre mi mirada y la tuya: ninguna.
Ahora sólo me falta saber
qué distancia hay entre la tuya y la mía.

Diego Ruf González
Poesía de Marcelo
Comentarios (0) - Categoría: Poesía - Publicado el 21-03-2012 16:27
# Enlace permanente a este artículo
El beso secreta
Aunque los besos no tienen porque esconderse de nada ni de nadie. existe una excepción: el beso secreto.
Se tratar de un beso que simplemente OCURRE. es decir: en el momento más inesperado, invitablemente, como si los labios de quienesse besan estuvieran de pronto inmantados.
Debería escribirse en parentesis y prquñito , es deci así:
(el beso secreto)
Lo precede un silencio premonitorio,
un segundo magico,
y despues da sensación de irrealidad.
Eso sí, sacar el beso de su contexto
o desvelarlo o incluso soñarlo
puede desencadenar consecuencias terribles

BESOS que fueron y no fueron
Roger Olmos
David Aceituno
Comentarios (0) - Categoría: Poesía - Publicado el 17-03-2012 09:33
# Enlace permanente a este artículo
De donde vienen los Besos…
besos que fueron y no fueron
De combinar con tino las pócimas de mi lista, asegura el alquimista.
¡Del perfume de una flor! ¡Del corazón directamente! Grita el príncipe delicado mientras se lleva la mano a la frente.
Equivocaos estáis, ¡pues de la juventud vienen y a la juventud van! Asegura Peter Pan.
¡No es cierto! ¿Acaso no puede besar a cualquier edad todo aquel que quiera?, pregona la costurera.
¡Esas rimas son terribles, suenan tópicas y rimbombates, como la canción del verano, de modo que dejad la música a Cyrano!, dice con aplomo Morgan Kovalski, rector de la Universidad Científica del Beso. Y concluye:
“Es el cerebro quien da la orden en función de unas reacciones químicas. Y no hay más”.
¡Hay una máquina muy cerca de aquí que los fabrica!, grita Romeo.
Y árboles maravillosos de los que brotan los besos al compás de mi varita, susurra el Hada Inconstante.
¡Callad de una vez! ¡Los besos no existen! ¿Acaso no lo sabéis? Maldice el Hada Malvada.

Cuando todos callan y miran el techo como si estuvieran pensando, habla Madame Bechamel, la prestigiosa chef nacida un 27 de agosto, de más de cien años y ganadora de tres tenedores de acero inoxidable por sus recetas con besos. Dice con cautela:

Quizá todos tengáis razón, cada uno lo vive a su manera.
Lo único que yo puedo explicaros es…

Comentarios (2) - Categoría: Poesía - Publicado el 15-03-2012 01:37
# Enlace permanente a este artículo
RIMA XXXVII
Antes que tú me moriré; escondido
en las entrañas ya
el hierro llevo con que abrió tu mano
la ancha herida mortal.

Antes que tú me moriré; y mi espíritu,
en su empeño tenaz,
se sentará a las puertas de la muerte,
esperándote allá.

Con las horas los días, con los días
los años volarán,
y a aquella puerta llamarás al cabo...
¿Quién deja de llamar?

Entonces, que tu culpa y tus despojos
la tierra guardará,
lavándote en las ondas de la muerte
como en otro Jordán;

allí donde el murmullo de la vida
temblando a morir va,
como la ola que a la playa viene
silenciosa a expirar;

allí donde el sepulcro que se cierra
abre una eternidad,
todo cuanto los dos hemos callado,
allí lo hemos de hablar.

Bequer
Comentarios (1) - Categoría: Poesía - Publicado el 13-09-2011 09:26
# Enlace permanente a este artículo
© by Abertal