Lectores Galegos en Bos Aires



Perfil
lectoresenbosaires@gmail.com
 O que lemos
 Buscador
 Blogomillo
 Esas lecturas pasadas
 Anteriores
 Destacados

Unha Fábula e outras sorpresas
Como fora anunciado, este sábado 14 de abril imos comentar no Café Tortoni a novela Fábula, de Xavier Alcalá. Entre as 16 e as 18, viaxaremos aos temerosos tempos da transición democrática en Galicia. Falaremos sobre a memoria colectiva e as memorias privadas, a pervivencia do pasado no presente, o veleno que espalla nas almas das xentes o esquecemento imposto, e das moitas maneiras que ten a verdade. Falaremos de identidade, da valentía de lembrar, da política da desmemoria... todos asuntos que temos tan presentes dende a nosa vida arxentina.

Ademáis, haberá unha sorpresa especial para os lectores de Fábula.

Finalmente, tamén no mes de abril e co gallo da Feira do Libro teremos ocasión de coñecer a algúns escritores galegos que chegarán a Bos Aires para presentar os seus libros. Na comitiva chegarán a poeta María do Cebreiro, o escritor Francisco Fernández Naval e o autor da novela Pensa Nao, que imos traballar en outubro no ciclo que nos achega, Anxo Angueira Viturro. Estamos procurando un oco na ateigada axenda que teñen estes visitantes para ter ocasión de que os podades coñecer e falar con eles nunha xuntanza á que -se somos quen de organizar- seredes todos convidados nos vindeiros días.

Por certo, Galicia dirá presente na 33º Feira Internacional do Libro de Bos Aires no Stand 2417 do Pabellón Amarelo. Nese lugar atoparedes literatura galega clásica e nova, información xeral sobre Galicia, mapas, discos e novedades. É cada ano un sitio de encontro e de disfrute.

A Feira do Libro estará aberta na Rural entre o 19 de abril e o 7 de maio. De domingos a xoves de 14 a 22, e venres e sábados de 14 a 23. As entradas custarán 5 pesos na semana e 7,5 pesos os venres, sábados, domingos e días festivos. Non pagarán entrada os rapaces de menos de 12 anos, os xubilados, profesores e universitarios (de luns a venres). O día sábado 28 de abril, co gallo da ?Noche de la Ciudad en la Feria del Libro? dende as 21 ata as 2 da madrugada a entrada será gratuita.



*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/

Una Fábula y otras sorpresas


Como habíamos anunciado, este sábado 14 de abril vamos a comentar en el Café Tortoni la novela Fábula, de Xavier Alcalá. Entre las 16 y las 18, viajaremos a los temerosos tiempos de la transición democrática en Galicia. Conversaremos sobre la memoria colectiva y las memorias privadas, la pervivencia del pasado en el presente, el veneno que desparrama en las almas de la xente el olvido impuesto, y de las muchas manera que tiene la verdad. Hablaremos de identidad, de la valentía de recordar, de la política de la desmemoria... todos asuntos que tenemos tan presentes desde nuetsra vida argentina.

Además, habrá una sorpresa especial para los lectores de Fábula.

Finalmente, también durante abril y con ocasión de la Feria del Libro tendremos la oportunidad de conocer en persona a algunos escritores gallegos que llegarán a Buenos Aires para presentar sus libros. En la comitiva vendrán la poeta María do Cebreiro, el escritor Francisco Fernández Naval y el autor de la novela Pensa Nao, que vamos a trabajar en octubre en este ciclo que nos acerca, Anxo Angueira Viturro. Estamos buscando un hueco en la apretujada agenda que tienen estos visitantes para tener ocasión de que los puedan ustedes conocer y hablar con ellos en una reunión a la que -si somos capaces de organizar- serán todos invitados en los próximos días.

Por cierto, Galicia estará presente en la 33º Feria Internacional del Libro de Buenos Aires en el Stand 2417 del Pabellón Amarillo. En ese lugar encontrarán literatura gallega clásica y nueva, información general sobre Galicia, mapas, discos y novedades. Es cada año un sitio de encuentro y de disfrute.

La Feria del Libro estará abierta en Rural entre el 19 de abril y el 7 de mayo. De domingos a jueves de 14 a 22, y viernes y sábados de 14 a 23. Las entradas costarán 5 pesos en la semana y 7,5 pesos los viernes, sábados, domingos y feriados. No pagarán entrada los chicos menores de 12 años, los jubilados, profesores y universitarios (de lunes a viernes). El día sábado 28 de abril, con motivo de la ?Noche de la Ciudad en la Feria del Libro? desde las 21 hasta las 2 de la madrugada la entrada será gratuita.
Palabras engadidas (0) - Categoría: Novelas - Publicado o 10-04-2007 17:22
# Ligazón permanente a este artigo
Fábula
Chega Abril e engadimos á primeira lectura e aos documentais do mes pasado o percorrido por esta novela de Xavier Alcalá saída do prelo en 1980. Fábula conta cómo a memoria dun asasinato dos tantos que houbo no´36 ainda deixa pegadas fondas nos anos da transición democrática nunha cidade galega bañada polo mar.


Ficha do libro
Titulo: Fábula
Autor: Xavier Alcalá
Sinopse: Os conflictos políticos e os dramas personais e humanos dun amplo grupo de persoas que ben poideran representar a tódolos galegos dese primeiros tempos da recuperación democrática. Un importante período da historia galega máis recente, vista cos ollos irónicos e sarcásticos dun escritor mozo. Unha novela característica das últimas tendencias do xénero dentro da literatura galega dos anos 80.


Sobre o libro
Por Esperanza Piñeiro
Chegou a Galicia de neno, e nesta terra prendeu. Axiña metéronselle dentro os grises irisados dos peiraos de Ferrol, e os grises azulados dos ceos cambiantes polo nordés, aires cargados de salitre e lendas mariñas, que propician a fabulación.
E aquí medrou a súa creatividade.
Dende o inicio, aparecen nas obras de Xavier Alcalá o lirismo, a beleza literaria, o dominio da linguaxe. Narracións breves ou novelas, artigos periodísticos ou colaboracións varias, a súa lectura sempre produce emotividade e sorrisos, identificación e interese. E isto non pasa con tódolos escritores.
Humor e tenrura
Eu teño estas sensacións coas obras da boa literatura, pois ademais me deixan un pouso que, por veces, me fai maquinar nesas horas do día con menos ocupacións, nas que o pensamento pode voar libremente. A lectura de Fábula, máis de vinte anos despois de ser escrita, segue a provocar estes efectos.
O acerto de La Voz de Galicia seleccionando esta novela para a Biblioteca Galega 120 queda patente. Fábula foi ganadora do Premio Cidade da Coruña no ano 1980 e do Premio da Crítica Española en 1981. Coa acción enmarcada na transición democrática, afonda na nosa maneira de ser, retrata a sociedade galega con humor e tenrura.
Invitación á relectura
A narración de Alcalá está salpicada de fermosas descricións de paisaxes, obxectos ou situacións, por medio de breves frases saturadas de beleza que, por un momento, invitan á relectura para alongar un instante máis a emoción que provocan, e, logo, mergullarse de novo na trama, áxil, documentada e imaxinativa.
Conxunción de sensibilidade e tecnoloxía. Mente científica e literaria. Intelixencia creadora, Xavier Alcalá ocupa un posto de honra na literatura galega actual.

Por César Rodriguez
Hai libros que teñen a facultade máxica de abrir unha fiestra a época na que foron escritos . Fábula é un deles. Nesta historia coral, Xavier Alcalá mesturou conflictos políticos e dramas persoais para pintar un retrato da sociedade galega na transición. Fábula, a súa terceira novela, foi publicada no ano 1980 e recibiu dous premios: o da Crítica Española e o Cidade da Coruña.
Nunha cidade galega bañada polo mar, recén recuperada a democracia, corren días de incerteza, hai eleccións xerais. Un xornalista, fascinado por unha figura do pasado escuro, prepara un libro e investiga. Ábrese unha fiestra e o tempo esvara corenta anos atrás. Hai guerra civil. O intelectual, poeta e político nacionalista Ernesto Abelaira é asasinado a traizón. Corenta anos son tantos como media vida, pero poden ser poucos para esquecer. A pantasma do finado aniña en varios corazóns en forma de odio, de recordo, de remorso, de mito. E a fiestra non se pecha. O pasado segue vivo.
Como un sabio alquimista, Alcalá mestura á perfección as dúas dimensións da novela, a política e a humana. Artella con moita habelencia a Historia do país e as historias das personaxes. A primeira retrata a sociedade galega de entón con fidelidade, precisión e ironía. A segunda, a parte humana, centrase nas personaxes, un dos puntos fortes da obra. A ducia de protagonistas, por riba das súas diferencias sociais, arelan unha felicidade que non é máis ca un horizonte ou un eco do pasado. Este grupo dispar danza ó redor dunhas eleccións nas que depositan as súas esperanzas. Non saben que, da mesma maneira que a lúa somete ás mareas, todos están suxeitos a poderosa influencia da misteriosa morte de Abelaira. Con sorpresa final incluída.


Por Ricardo Díaz-Cateleiro Romero
Eu vou, se mo permiten, falar de Xavier, de Alcalá. Dende unha perspectiva persoalísima, que é como creo que hai que facer estas cousas. Porque aínda que hai quen afirma que un debe ler os libros ignorando quén é o seu autor -iso era algo que sostiña, por exemplo, o propio Faulkner, con quen eu coincido en moitas ideas, pero dende logo non nesa afirmación-, entendo que non hai mellor maneira de acceder a unha novela que a través de quen a escribiu. Tamén a literatura, como a historia, haina que ver no seu texto e no seu contexto. E os libros de Alcalá, entre eles este Fábula, tan crítico, como lectura última, coa sociedade do seu tempo -o tránsito, diría eu, entre os anos setenta e oitenta- deben de ser lidos, penso eu, sen esquecer quén é o seu autor.
Alcalá, que naceu lonxe de Galicia, pero que medrou en Ferrol (fillo de don Miguel Alcalá, médico moi querido na cidade), é unha mostra máis, e das máis brillantes, de que a este país noso non só se chega a través dos camiños, senón tamén polos vieiros da vocación. Este Xavier noso naceu en Miguelturra, na provincia de Cidade Real, pero sentiuse e séntese galego dende o primeiro momento, e exerce diso, claro que si.
Hai que dicir, ademais, que nacese onde nacese, el é, ante todo, ferrolán. E ser ferrolán é varias cousas a un tempo. É ser, por exemplo, fillo e froito dunha cidade na que, como dicía don Gonzalo Torrente Ballester, as lendas medievais conviven co racionalismo herdado dos ilustrados. Unha cidade galega coma poucas, na que se falou e se fala moito máis galego do que os lingüístas -non sei por qué- se empeñan en dicir, e que non é unha estación terminal, como afirman outros que tampouco nos queren, senón a porta do mar.



Sobre o autor
Francisco Xavier Alcalá Navarro (Xavier Alcalá)
. Viviu en Ferrol dende a infancia. Enxeñeiro de profesión e profesor da Univerisdade da Coruña. Colaborador en revistas e xornais galegos, con series como «Os xuramentados», «Desde a última trincheira», «O impaís», «Do caderno ó prelo»... Viaxeiro vocacional e estudioso da emigración galega en América. Coautor do método de aprendizaxe, O galego hoxe (1980). Como traductor realizou as versións para o galego de A illa do tesouro (Xerais 1985) de Stevenson e Estudio en escarlata (Xerais 1986) de Arthur Conan Doyle.
Autor dunha estensa obra narrativa, publicou as novelas: A ínsua (1978); A nosa cinza (1980); Fábula (1980), Premio Cidade da Coruña, Premio da Crítica Española; Nos pagos de Huinca Loo (1982); Tertulia (1985); Fumes de papel (1988); Cárcere verde (1990), traducida ó castelán como Contra el viento (1993); Latitude Austral (1991); Viaxes no país de Elal (1992); Código morse (Xerais 1996); e Alén da desventura (1998), Premio Blanco Amor 1998. Publicou tamén os libros de relatos: Voltar, seis personaxes e un fado (1972); «A fundición» (1978), Premio Pedrón de Ouro; O Larvisión e outros relatos (Xerais 1984), Premio Asociación Francisco Lanza; Contos das Américas (Xerais 1992), Contos do impaís (Xerais 1992) e o relato "Palabras de cacique" publicado en Longa lingua (Xerais 2002). Escribiu os libro de viaxes Arxentina (Xerais 1991), La Habana Flash (1998) e a guía Argentina (1992).

Entrevista

?O único que fixen na miña vida de escritor foi estragar boas historias?

Segue coa súa teima de sempre: di que se considera un «fracasado», que deixou morrer canto soñaba nos libros. Pero é mentira. É un clásico vivo, un narrador fundamental.

Por Ramón Loureiro
Xa se ten dito del que na súa figura tamén hai un algo de merlinesco, de mago que coñece os arcanos e as fórmulas secretas que permiten facer, a forza de ciencia, o que para os non iniciados parecen nigromancia e prodixios. E non é mal retrato, porque Xavier, home de moitas palabras, de moitas matemáticas e de imaxinación inmensa, retoma dende Galicia a vella tradición universal dos novelistas enxeñeiros -enxeñeiro tamén o era, sen irmos máis lonxe, Juan Benet- e, co gallo de reivindicar unha suposta escrita «realista», deixa campar, por onde elas queiran, as marabillas da ensoñación. E por certo, que postos a establecer outros paralelismos coa xente amiga de don Merlín, tamén habería que apuntar que el, coma o feiticieiro do rei Artús, fala tódalas linguas do mundo. Ou case.

-Mire, ¿e niso de definirse tanto como «fracasado», non haberá tamén un chisco de falsa modestia? E todo sexa dito sen ánimo de molestar...

-¡Empezamos ben...! Son un fracasado, e insisto, porque non souben contar debidamente o que coñecía. Porque, como xa teño dito tantas veces, fun estragando as historias. Se así non fose, se non as estragase, ¿pensas que non tería outro recoñecemento distinto do que eu teño? ¡Non, eu non acertei!

-¿Cre que a súa obra non goza do recoñecemento que merece?

-¡Amigo...! Eu escribo en galego. Son un disidente. E os disidentes temos cortado o camiño ás chamadas linguas maiores. Os mercados que se expresan en castelán, en xeral, ven a literatura galega como algo menor.

-¿E que solución ten iso?

-Pois mira, cando se fala de traducción, eu xa penso que haberá que buscar a saída a través do inglés. Pero volvemos ó que che dicía: se eu de verdade tivese acertado plenamente coa maneira de contar historias, sería outra cousa.

-Véxoo hoxe un tanto derrotista.

-Entendámos: eu recoñezo que os meus libros teñen unha grande repercusión en Galicia. A nosa cinza , por exemplo, leva vinte edicións legais, e xa non sei cántas ilegais. E estoulle moi agradecido ó público galego pola súa acollida. Pero o que acontece fóra, para min é unha frustración. Agora que, claro, se eu fose un escritor coma Conrad...

-Pero na súa decisión de escribir en galego tamén hai un compromiso persoal, ¿ou non?

-Por suposto, por suposto. Iso é evidente. Eu, que nacín en Miguelturra, en Ciudad Real, manteño o meu compromiso coa sociedade que me porfillou. Porque é que, dende neno, xa me sentín galego. ¡Son un tipo da Porta Nova de Ferrol, un rapaz que habitaba a que ía ser a primeira casa da praza de España!

-¿Por que di sempre que vostede non é escritor?

-Verás, ¿lembras aquilo que dicía Novoneyra de que «poeta é quen escribe do que lle sobra»? A min non me sobra materia literaria. Eu escribo do que me contaron outros, porque a miña verdadeira dedicación non é a literatura, senón a vida. Ademais, gozo moito coa miña profesión, que é a de enxeñeiro de telecomunicacións. E si que escribo, si que fago tamén outras cousas, pero as telecomunicións son o que verdadeiramente me gusta máis.

-E falando diso, ¿que tal lle vai ir ó galego na Rede?

-Pois mira, eu penso que isto, e non falo só de Internet, é algo tan doado coma non perder a perspectiva do que é unha lingua rexional. E se de verdade queren dar os pasos necesarios para impulsalo, non hai máis que ver que a fronteira do Miño xa non existe. Desapareceu. Xa non hai que pensar en raias, senón na comunicación. Como fan os homes de negocios. E lembrar, por exemplo, que a lingua brasileira culta é un galego ben falado. O que falan alí parécese moito máis ó galego que ó portugués. Por iso non entendo tanta división ortográfica. ¡Hai tanto que contar! Pero xa ves: eu, mentres, o único que fixen na miña vida de escritor foi estragar boas historias.

Alcalá non cre na tópica visión do galego como vestixio do pasado, como ben patrimonial que é necesario conservar de xeito pouco menos que arqueolóxico. Todo o contrario: pensa que a lingua de Galicia é un instrumento vivo, que «serve para expresarse nun mundo en expansión». O problema -e niso tamén insiste- é que non se dan os pasos necesarios para conseguir que a lingua cumpra a súa función.

-Explíqueme iso...

-Eu penso que a mellor maneira de defender unha lingua é impulsar a súa utilidade. Así de sinxelo. Falo de linguas francas. E de que a nosa é fala...

-No Brasil, citaba vostede antes.

-No Brasil, si. Pero tamén en Angola. E en Mozambique. Nun ámbito económico que está a medrar, que é o futuro.

-Xa, pero os lingüistas que afirman que o galego ten graves problemas son maioría, como vostede ben sabe. As visións máis optimistas a penas teñen defensores.

-Pero volvemos ó mesmo: hai que ver as linguas como instrumentos útiles. Como as ven as xentes do mundo da empresa. Temos que pensar en Braga, en Porto... ¡con mentalidade de negocio! E mentres iso non sucede, mentres non somos quen de ver que temos nas mans un idioma que nos permitirá acceder a mercados inmensos, e que estamos en condicións de poñer en marcha un gran fenómeno da comunicación, deberiamos lembrar a importancia de que, nas familias, non se lles deixe de falar ós nenos en galego. ¡Que non todo o importante pasa en Madrid, home...!


Fontes e mais materiais
http://gl.wikipedia.org/wiki/Xavier_Alcal%C3%A1
http://bvg.udc.es/ficha_autor.jsp?id=XavAlcal&alias=&solapa=biografia
http://www.editorialgalaxia.es/autores/autor.php?id_autor=4
http://www.culturagalega.org/lg3/lg3_autor_detalle.php?Cod_prsa=122&busca=Xavier%20Alcal%E1
http://www.xerais.es/cgigeneral/ficha_autor.pl?id_autor=100372&id_sello_editorial_web=13
http://www.lavozdegalicia.es


*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/

Fábula

Llega Abril y sumaremos a la primera lectura y a los documentales del mes pasado el recorrido por esta novela de Xavier Alcalá salida de la imprenta en 1980. Fábula cuenta cómo la memoria de un asesinato de los tantos que hubo durante 1936 todavía deja huellas profundas en los años de la transición democrática en una ciudad gallega bañada por el mar.


Ficha del libro
Titulo: Fábula
Autor: Xavier Alcalá
Sinopse: Los conflictos políticos y los dramas personales y humanos de un amplio grupo de personas que bien podrían representar a todos los gallegos de esa época de la recuperación democrática. Un importante período de la historia gallega más reciente, vista con los ojos irónicos y sarcásticos de un escritor joven. Una novela característica de las tendencias del xénero dentro da literatura gallega de los años 80..


Sobre el libro
Por Esperanza Piñeiro

Llegó a Galicia cuando era un nene, y en esta tierra germinó. Rápidamente se le metieron dentro los grises y tornasolados de los espigones de Ferrol, y los grises azulados de los cielos cambiantes por el noroeste, aires cargados de salitre y de leyendas marinas, que propician la fabulación.
Y acá se desarrolló su creatividad.
Desdel el comienzo, aparecen en las obras de Xavier Alcalá el lirismo, la belleza literaria, el dominio del lenguaje. Narraciones breves o novelas, artículos periodísticos o colaboraciones varias, su lectura siempre produce emoción y sonrisas, identificación e interés. Y esto no pasa con todos los escritores.
Humor y ternura
Yo tengo estas sensaciones con las obras de la buena literatura, porque además me dejan una borra que, por momentos, me hace reflexionar en esas horas del día con menos ocupaciones, en las que el pensamiento puede volar libremente. La lectura de Fábula, más de veinte años después de ser escrita, sigue provocando estos efectos.
El acierto de La Voz de Galicia seleccionando esta novela para la Biblioteca Galega 120 queda explícita. Fábula fue ganadora del Premio Cidade da Coruña en el año 1980 y del Premio de la Crítica Española en 1981. Con la acción enmarcada en la transición democrática, profundica en nuestra manera de ser, retrata la sociedade gallega con humor y ternura.
Invitación a la relectura
La narración de Alcalá está salpicada de hermosas descripciones de paisajes, objetos o situaciones, por medio de breves frases saturadas de belleza que, por un momento, invitan a la relectura para alargar un instante más la emoción que provocan, y, después, zambullirse de nuevo en la trama, ágil, documentada e imaginativa.
Conjunción de sensibilidad y tecnología. Mente científica y literaria. Inteligencia creadora, Xavier Alcalá ocupa un puesto de honor en la literatura gallega actual.

Por César Rodriguez
Hay libros que tienen la facultad mágica de abrir una ventana a la época en la que fueron escritos. Fábula es uno de ellos. En esta historia coral, Xavier Alcalá mezcló conflictos políticos y dramas personales para pintar un retrato de la sociedad gallega en la transición. Fábula, su tercera novela, fue publicada en el año 1980 y recibió dos premios: el de la Crítica Española y el Ciudad de A Coruña.
En una ciudad gallega bañada por el mar, recién recuperada la democracia, corren días de incertidumbre, hay elecciones generales. Un periodista, fascinado por una figura del pasado oscuro, prepara un libro e investiga. Se abre una ventana y el tiempo retrocede cuarenta años atrás. Hay guerra civil. El intelectual, poeta y político nacionalista Ernesto Abelaira es asesinado a traición. Cuarenta años son tantos como media vida, pero pueden ser pocos para olvidar. El fantasma del muerto anida en varios corazones en forma de odio, de rencor, de remordimiento, de recuerdo, de mito. Y la ventana no se cierra. El pasado sigue vivo.
Como un sabio alquimista, Alcalá combina a la perfección las dos dimensiones de la novela, la política y la humana. Articula con mucha habilidad la Historia del país y las historias de los personajes. La primera retrata la sociedad gallega de entonces con fidelidad, precisión e ironía. La segunda, la parte humana, se centra en los personajes, uno de los puntos fuertes de la obra. La docena de protagonistas, por sobre sus diferencias sociales, ancían una felicidad que no es más que un horizonte o un eco del pasado. Este grupo dispar danza alrededor de unas elecciones en las que depositan sus esperanzas. No saben que, de la misma manera que la luna somete a las mareas, todos están atados a la poderosa influencia de la misteriosa muerte de Abelaira. Con sorpresa final incluída.


Por Ricardo Díaz-Cateleiro Romero
Yo voy, si me lo permiten, a hablar de Xavier, de Alcalá. Desde una perspectiva personalísima, que es como creo que hay que hacer estas cosas. Porque aunque hay quien afirma que uno debe leer los libros ignorando quien es su autor -eso era algo que sostenía, por ejemplo, el propio Faulkner, con quien coincido en muchas ideas, pero desde luego no en esa afirmación-, entiendo que no hay mejor manera de acceder a una novela que a través de quien la escribió. También la literatura, como la historia, hay que verla en su texto y no en su contexto. Y los libros de Alcalá, entre ellos este Fábula, tan crítico, como última lectura, con la sociedad de seu tiempo -el tránsito, diría yo, entre los años setenta y ochenta- deben ser leídos, pienso yo, sin olvidar quien es su autor.
Alcalá, que nació lejos de Galicia, pero que creció en Ferrol (hijo de don Miguel Alcalá, médico muy querido en la ciudad), es una muestra más, y de las más brillantes, de que a este país nuestro no solo se llega a través de los caminos, sino también polos senderos de la vocación. Este Xavier nuestro nació en Miguelturra, en la provincia de Ciudad Real, pero se sintió y se siente gallego desde el primer momento, y ejerce de eso, claro que si.
Hay que decir, además, que naciera donde naciese, él es, ante todo, ferrolanés. Y ser ferrolanés es varias cosas al mismo tiempo. Es ser, por ejemplo, hijo y fruto de una ciudad en la que, como decía don Gonzalo Torrente Ballester, las leyendas medievales conviven con el racionalismo heredado de los ilustrados. Una ciudad gallega como pocas, en la que se habló y se habla mucho más gallego de lo que los lingüístas -no se por qué- se empeñan en decir, y que no es una estación terminal, como afirman otros que tampoco nos quieren, sino la puerta del mar.

Sobre el autor
Francisco Xavier Alcalá Navarro (Xavier Alcalá)
.
Vivió en Ferrol desde la infancia. Ingeniero de profesión y profesor de la Univerisdad de A Coruña. Colaborador en revistas y diarios gallegos, con series como «Os xuramentados», «Desde a última trincheira», «O impaís», «Do caderno ó prelo»... Viajero vocacional y estudioso de la emigración gallega en América. Coautor del método de aprendizaxe O galego hoxe (1980). Como traductor realizó las versiones para el gallego de La isla del tesoro (Xerais 1985) de Stevenson y Estudio en escarlata (Xerais 1986) de Arthur Conan Doyle.
Autor de una extensa obra narrativa, publicó las novelas: A ínsua (1978); A nosa cinza (1980); Fábula (1980), Premio Cidad de A Coruña, Premio de la Crítica Española; Nos pagos de Huinca Loo (1982); Tertulia (1985); Fumes de papel (1988); Cárcere verde (1990), traducida al castellano como Contra el viento (1993); Latitude Austral (1991); Viaxes no país de Elal (1992); Código morse (Xerais 1996); y Alén da desventura (1998), Premio Blanco Amor 1998. Publicó también los libros de relatos: Voltar, seis personaxes e un fado (1972); A fundición (1978), Premio Pedrón de Ouro; O Larvisión e outros relatos (Xerais 1984), Premio Asociación Francisco Lanza; Contos das Américas (Xerais 1992), Contos do impaís (Xerais 1992) y el relato Palabras de cacique publicado en Longa lingua (Xerais 2002). Escribió los libro de viajes Arxentina (Xerais 1991), La Habana Flash (1998) y la guía Argentina (1992).

Entrevista

?Lo único que hice en mi vida de escritor fue arruinar buenas historias?

Sigue con su manía de siempre: dice que se considera un «fracasado», que dejó morir cuanto soñaba en los libros. Pero es mentira. Es un clásico vivo, un narrador fundamental.

Por Ramón Loureiro
Ya se ha dicho de él que en si figura también hay algo de merlinesco, de mago que conoce los arcanos y las fórmulas secretras que permiten gacer, a fuerza de ciencia, lo que para los no iniciados parecen nigromancia e prodixios. Y no es un mal retrato, porque Xavier, hombre de muchas palabras, de muchas matemáticas y de imaginación inmensa, retoma desde Galicia la vieja tradición universal de los novelistas ingenieros -ingeniero también era, sin ir más lejos, Juan Benet- y, con ocasión de reivindicar una supuesta escritura «realista», deja sobresalir, por donde ellas quieran, las maravillas del ensueño. Y por cierto, que puestos a establecer otros paralelismos con la gente amiga de don Merlín, también habría que apuntar que él, como el hechicero del rey Artús, habla todas las lenguas del mundo. O casi.

-Mire, ¿en eso de definirse tanto como «fracasado», no habrá también un poco de falsa modestia? Y todo sea dicho sin ánimo de molestar...

-¡Empezamos bien...! Soy un fracasado, e insisto, porque no supe contar debidamente lo que conocía. Porque, como ya he dicho tantas veces, fui arruinando las historias. Se no fuera así, si no las hubiera estropeado, ¿pensás que no tendría otro reconocimiento distinto del que tengo? ¡No, yo no acerté!

-¿Cree que su obra no goza del reconocimiento que merece?

-¡Amigo...! Yo escribo en gallego. Soy un disidente. Y los disidentes tenemos cortado el camino a las lamadas lenguas mayores. Los mercados que se expresan en castellano, en general, ven a la literatura gallega como algo menor.

-¿Y que solución tiene eso?

-Bueno, mirá, cuando se habla de traducción, yo ya pienso que habrá que buscar la salida a través del inglés. Pero volvemos a lo que te decía: se yo de verdad hubiera acertado plenamente con la manera de contar historia, sería otra cosa.

-Hoy lo veo un tanto derrotista.

-Entendámos: yo reconosco que mis libros tienen una gran repercusión en Galicia. A nosa cinza, por ejemplo, lleva veinte ediciones legales y ya no se cuantas ilegales. Y le estoy muy agradecido al público gallego por su acogida. Pero lo que sucede fuera, para mi es una frustración. Ahora que, claro, se yo fuera un escritor como Conrad...

-Pero en su decisión de escribir en gallego también hay un compromiso personal, ¿o no?

-Por supuesto, por supuesto. Eso es evidente. Yo, que nací en Miguelturra, en Ciudad Real, mantengo mi compromiso con la sociedad que me apadrinó. Porque es que, desde nene, ya me sentí gallego. ¡Soy un tipo de la Porta Nova de Ferrol, un muchacho que habitaba la que iba a ser la primera casa de la plaza de España!

-¿Por que dice siempre que usted no es escritor?

-Mirá, ¿recordás aquello que dicía Novoneyra de que «poeta es quien escribe de lo que le sobra»? A mi no me sobra materia literaria. Yo escribo de lo que me contaron otros, porque mi verdadera ocupación no es la literatura, sino la vida. Además, disfruto mucho con mi profesión, que es la de ingeniero en telecomunicaciones. Y si que escribo, si que hago también otras cosas, pero las telecomuniciones son lo que verdaderamente me gusta más.

-Y hablando de eso, ¿qué tal le va a ir al gallego en la red?

-Bueno, mire, yo pienso que esto, y no solo hablo de internet, es algo tan sencillo como no perder la perspectiva de qué es una lengua regional. Y si de verdad quieren dar los pasos necesarios para impulsarlo, no hay más que ver que la frontera del Miño ya no existe. Desapareció. Ya no hay que pensar en límites, sino en la comunicación. Como hacen los hombres de negocios. Y recordar, por ejemplo, que la lengua brasileña culta es un gallego bien hablado. Lo que hablán allá se parece mucho más al gallego que al portugués. Por eso, no entiendo tanta división ortográfica. ¡Hay tanto que contar! Pero ya ves: yo, mientras, lo único que hice en mi vida de escritor fue arruinar buenas historias.

Alcalá no cree en la tópica visión del gallego como vestigio del pasado, como bien patrimonial que es necesario conservar de modo poco menos que arqueológico. Todo lo contrario: piensa que la lengua de Galicia es un instrumento vivo, que «sirve para expresarse en un mundo en expansión». El problema -y en eso también insiste- es que no se dan los pasos necesarios para conseguir que la lengua cumpla su función.

-Explíqueme eso...

-Yo pienso que la mejor manera de defender una lengua es impulsar su utilidad. Así de sencillo. Hablo de lenguas francas. Y de que la nuestra es hablada...

-En Brasil, decía usted antes.

-En Brasil, si. Pero también en Angola. Y en Mozambique. En un ámbito económico que está creciendo, que es el futuro.

-Está bien, pero los lingüistas que afirman que el gallego tiene graves problemas son mayoría, como usted sabe. Las visiones más optimismas apenas tienen defensores.

-Pero volvemos a lo mismo: hay que ver las lenguas como instrumentos útiles. Como las ven las gentes del mundo empresarial. Tenemos que pensar en Braga, en Porto... ¡con mentalidad de negocios! Y mientras eso no sucede, mientras no somos capaces de ver que tenemos en las manos un idioma que nos permitirá acceder a mercados inmensos, y que estamos en condiciones de poner en marcha un gran fenómeno de comunicación, deberiamos recordar la importancia de que, en las familias, no se les deje de hablar a los chicos en gallego. ¡Que no todo lo importante pasa en Madrid, señor..!


Fuentes y más materiales
http://gl.wikipedia.org/wiki/Xavier_Alcal%C3%A1
http://bvg.udc.es/ficha_autor.jsp?id=XavAlcal&alias=&solapa=biografia
http://www.editorialgalaxia.es/autores/autor.php?id_autor=4
http://www.culturagalega.org/lg3/lg3_autor_detalle.php?Cod_prsa=122&busca=Xavier%20Alcal%E1
http://www.xerais.es/cgigeneral/ficha_autor.pl?id_autor=100372&id_sello_editorial_web=13
http://www.lavozdegalicia.es

Palabras engadidas (0) - Categoría: Novelas - Publicado o 28-03-2007 17:47
# Ligazón permanente a este artigo
© by Abertal

Warning: Unknown: Your script possibly relies on a session side-effect which existed until PHP 4.2.3. Please be advised that the session extension does not consider global variables as a source of data, unless register_globals is enabled. You can disable this functionality and this warning by setting session.bug_compat_42 or session.bug_compat_warn to off, respectively in Unknown on line 0