Fontenla


Juapo, juapo non é... pero ten un pelaso!

Non imos dar pistas
nino.fontenla@gmail.com
 CLAS CON CLAS
 CON CRITERIO
 A REMEXER
 PESQUISAR BLOGS GALEGOS
 O PASAMENTO
 ANTERIORES

RICARDO CHORRO Y EL ÁCIDO LÁCTICO
Ricardo Chorro ha ido a correr. Aprovecha la soledad y el sol para ejercitar sus oxidados músculos. Se coloca su reloj Casio en la muñeca e intenta correr una hora seguida. Le desalientan los compañeros de fatigas que le sobrepasan por los lados, mucho menos fatigados que él. Pero Ricardo Chorro es un hombre de propósitos con un pasado veloz y está decidido a recuperarlo. Alguien dijo que correr es la lucha de un hombre contra sus propios límites. Ricardo Chorro cree más bien que es la lucha de un hombre contra su sufrimiento. Se avecina una época de angustia deportiva y severas ampollas. Ya veremos hasta cuándo.
Disque (0) - Categoría: Ricardo Chorro - Publicado o 17-02-2009 17:29
# Ligazón permanente a este artigo
CHIPS CONNECTION
Roger McCain era un tipo con fortuna. Vivía holgadamente de la herencia familiar. Se había casado con su novia de toda la vida, una chica formal. Dios les había regalado tres hijos rubios, blancos y sanos con el único defecto de un mar de pecas sobre la nariz y los mofletes. Roger McCain y su familia daban gracias por su suerte y sus posesiones a diario. Y bendecían la mesa antes de comer pollo con guisantes o costillas a la brasa con salsa barbacoa. Los niños asistían al colegio y siempre cosechaban notas destacadas. La esposa fiel se encargaba de las tareas de casa y de organizar los encuentros sociales de la familia. Y Roger McCain acudía a su despacho en el único edificio que albergaba la plantación. Mientras su secretaria le recordaba el orden del día, Roger observaba sus lustrosos zapatos y se sentía orgulloso de toda lo que la vida le había obsequiado.

Pero había un secreto que le atormentaba. Una mancha en su expediente. Un lunar en su moral perfecta. Un puñetazo en el estómago que le impedía pensar con claridad y que le obligaba a bajar la mirada cuando sus hijos le besaban de regreso a casa.

Roger McCain paseaba por el parque. Había oscurecido y se deslizaba con los zapatos sucios sobre los caminos rodeados de matorrales. La vegetación albergaba los nidos de las tórtolas, las palomas y los sueños húmedos de un padre de familia perfecto. Entonces, Roger se escondía tras la maleza y observaba cómo el más joven de los Brady le lamía los pezones a la hija del sheriff. Y a Roger eso le gustaba mucho más que cualquier caricia de su mujer. Y, a veces, ensuciaba los pantalones no sólo de barro.

De vuelta al coche, cepillaba la ropa y el calzado pero nunca podía secar el sudor de su frente. Y Roque McCain regresaba a casa por el camino más largo intentado controlar su angustia a base de volantazos. Y cada curva era un puñetazo en el estómago. Porque no es lo mismo espiar a jovencitos blancos que asesinar a negros, disfrazado del Ku Klux Klan.
Disque (0) - Categoría: Relatos - Publicado o 17-02-2009 17:27
# Ligazón permanente a este artigo
© by Abertal
(Blog vigilado por gitanos. Non se admiten devolucións de bragas nin sostillos. Textos e imaxes © Copyright Fontenla. Se publicas texto ou fotos miñas, fai favor e cita a fonte e o enlace ó blog.)

EspaInfo: buscador de España