PERFIL
fatocastelao@gmail.com
 CATEGORÍAS
 FOTOBLOGOTECA
 RECOMENDADOS
 BUSCADOR
 BUSCAR BLOGS GALEGOS
 
 ANTERIORES

DISCURSO DE IOSUNE COUSILLAS NA HOMENAXE A KONTXA MURGIA 2020
Egun on, eta eskerrik asko guztiei, urtero moduan, aurten ere, Fato Cultural Daniel Castelaon ekimenez, Xose Estebezen ezinbesteko bultzadarekin, ta Oiartzungo Udalan laguntzaz, Contxa Murgia Egaña gogoratzeko antolatzen dugun omenaldi xume honetara etortzeagatik.

Bos días e moitas grazas a todos e todas por vir a esta homenaxe que todos os anos por estas datas facemos na honra de Kontxa Murgia Egaña. Para o pobo de Oiartzun é un pracer compartir con vos este intre.

Badira 20 urte gure herriak Kontxa gogoratzen duela.

2000. urteko azaroaren 11n, Xabier Iragorri alkatea zelarik, biblioteka honetako sarreran plaka bat jarri zen Kontxaren omenez. Plakak horrela dio: “Etxe honetan jaio zen Kontxa Murgia Egaña, Galiziako abertzaletasunaren aitzindaria izango zen Manuel Martinez Murgiaren ama. Nesta casa naceu Concha Murgia Egaña, nai de Manuel Martinez Murgia, berce do nazonalismo galego”.

Egia esan, urtero Kontxaren bizitzaren inguruan informazioa edota xehetasunak zabaltzen dizkizuegu, hain zuzen ere, garrantzitsutzat jotzen dugulako Kontxaren izena goraipatzea. Batetik garai batean emakumeen izenak ikustarazten ez zirelako, eta, bestetik, abertzaletasunaren inguruan egindako ibilbideagatik. Beraz, hori dela eta berriz ere, kontatu dizuegu nor zen Kontxa Murgia.

Kontxa Murgia Egaña 1806ko urtarrilaren 29an jaio zen, eta 1854ko uztailaren 13an hil zen Santiago de Conpostelan 48 urte zituela.

Bere atta, Murgiatarra, Astigarragako familia noble bateko kide zen. Amaren familiak, berriz, Aizarnazabal eta Zestoa inguruan zuen jatorria, hori ere, izen handiko familiya garai hartan.
Comentarios (0) - Categoría: 04.- GALIZA EN EUSKAL HERRIA - Publicado o 21-03-2020 17:54
# Ligazón permanente a este artigo
HOMENAXE A CONCHA MURGUIA EN OIARTZUN NO ANO 2020
Concha Murguía Egaña, era filla do organista da Igrexa de San Estevo de Oiartzun, Domingo Murguía, de vella estirpe fidalga orixinaria de Astigarraga, lugar de sona polas sidrerías. Naceu o 29 de Xaneiro de 1806 no antigo hospital, onde moraban seus pais nunhas dependencias anexas, concedidas polo Concello para os seus funcionarios como era o organista. Hoxe o edificio é Biblioteca e Casa de Cultura de Oiartzun. Con nove anos trasladouse a vivir a Tolosa, pois o pai conseguira a praza de organista da Igrexa de Santa María na antiga capital foral de Guipúzcoa. Por iso, algúns historiadores como Vicente Risco sitúan trabucadamente o seu nacemento na vila tolosarra. Nela militará o pai no partido liberal-fuerista abandeirado polo Conde de Villafuertes, D. Ladislao Zabala. A invasión dos “Cen Mil Fillos de San Luis” en 1823, a pedido do incompetente e voluble rei Fernando VII, remata co Trienio Liberal e impón de novo o Absolutismo. Domingo Murguía e a súa filla Concha fuxiron cara Galiza. A filla ficaría alí e o pai volvería a Tolosa, onde morreu pobre e doente, acollido na casa do Conde de Villafuertes. Concha casou co boticario Xosé Martínez e finou medio abandonada, de “una lesión del corazón que no le dió lugar a recibir sacramento alguno”, segundo consta na partida de defunción, o 13 de xullo de 1854 na rúa das Hortas, nº 14, en Santiago de Compostela.
O matrimonio Martínez-Murguía tivo dous fillos. Un deles, Manuel M. Murguía (1833-1923), foi un dos primeiros ideólogos do nacionalismo galego, farturento polígrafo, historiador, investigador, etnógrafo, novelista e primeiro presidente de Real Academia Galega. Casou con outra grande do Rexurdimento Galego, Rosalía de Castro, a quen aguilloou a escribir e publicar libros como “Cantares Gallegos”, no que ela mesmo advirte no limiar o influxo dun vate vasco, Antonio de Trueba. Manuel M. Murguía recoñecería de xeito explícito que encetou a amar a patria Galega ó ver como a súa nai amaba a lonxana Patria Vasca, Terra, “na que nin se teme nin se mente”. Manuel M. Murguía xace nunha humilde e descoidada campa no fondal do cemiterio coruñés de San Amaro, na compaña do seus fillos Ovidio e Amara.
O 11 de novembro do 2000, día de San Martiño, a Irmandade de Centros Galegos de Euskadi e as Asociacións Culturais “Daniel Castelao”, de Pasaia, e a “Rosalía de Castro”, de Baracaldo, solicitamos da Deputación Foral de Guipúscoa e do Concello de Oiartzun a celebración dunha homenaxe a Concha Murguía. Ambas Institucións responderon afirmativa e xenerosamente da man de Luis María Bandrés, deputado de Cultura, e Xavier Iragorri, alcalde de Oiartzun. Colocouse na Casa de Cultura unha fermosa praca, conforme ca monumentalidade do lugar, en galego e éuscaro, coas seguintes verbas:”Nesta casa naceu Concha Murguía Egaña (1806-1854), nai de Manuel M. Murguía, berce do nazonalismo galego”. As dúas institucións sufragaron tódolos actos e a edición dun libro da miña autoría sobre a estirpe vasca de Manuel Murguía.
Dende aquela efeméride celebramos tódolos anos por estas datas unha homenaxe a Concha Murguía. Este ano de 2020, os días 6, 7 e 8 de febreiro, interviñemos na celebración: a concelleira de cultura de Oiartzun, Iosune Cousillas, filla de Pedro Cousillas, natural de Corme, o poeta oiartzuarra, Antton Kazabon, as execelentes músicas Edurne Saizar, ao piano, Oaihane Mitxelena, co acordeón, e Haizea Lekuona coa frauta, quen isto escribe e o sociólogo e xestor de Nabarralde Elkartea, Anjel Rekalde. Participaron o grupo “Lartaun”de txistularis do pobo oiartzuarra e os gaiteiros do grupo”Trisquele” da Casa de Galicia de Donostia. Recitáronse poemas de Gabriel Aresti, Manuel María e Antton Kazabon, en galego e éuscaro. Finalmente agasallamos a Concha Murguía con unha ofrenda floral e gozamos dun excelente refrixerio, chamado “lunch” segundo os posmodernos, doado polo Concello, pois considera que aínda segue vixente o vello refrán latino:”Primum vivere, deinde philosophare”. Ademais, todos sabemos que as relacións interpersoais e colectivas melloran diante dun convivio de boa comensalía.
Iosune Cousillas narrou, en galego e éuscaro, a biografía de Concha Murguía e a do seu fillo Manuel M. Murguía, resaltando as vinculacións vascogalegas ao longo da historia Un servidor insistiu na personalidade de Castelao a través dun fermoso discurso de despedida a Ramón Aldasoro, pronunciado no Centro Laurak Bat de Bos Aires o 9 de febreio do 1945. Nel Castelao, nun ton emotivamente lírico, resaltaba as estreitas e fraternais relacións entre vascos e galegos e erguía un canto de amor ó carballo de Gernika, símbola da liberdade e da verdadeira democracia.
O acto que se saíu do habitual doutros anos foi a presentación do libro:”Las Matxinadas en Euskal Herria (Siglos XVI-XIX), da autoría deste servidor, que contou coas intervencións do autor e do editor, Anjel Rekalde. O autor resumiu as características e obxectivos fundamentais da obra, salientando a existencia de dúas matxinadas vinculadas ao pobo de Oiartzun: a da sidra de 1699 e a de insubmisos de 1793. O editor fixo fincapé primordialmente do novidoso tratamento do traballo e a intención da entidade de proseguir coa edición de obras de pequeno formato, inaugurada con este libros, co gallo de divulgar acontecementos importantes da historia de Euskal Herria.
Tódolos participantes salientamos a solidariedade vascogalega e coincidimos en subliñar que dende unhas pequenas patrias, como a vasca e galega, pódese admirar a grandeza do universo, pois a súa riqueza atópase na variedade e non na uniformidade.
Moitos galegos, que residimos en Euskal Herría, non esquecemos a nosa patria orixinaria nin a nosas raigañas, pois perderíamos a nosa identidade e sen ela non se pode andar polo mundo. Somos a semellanza das árbores. Abrimos solidariamente as polas ós ventos da patria éuscara, pero o toro témolo ben chantado na nación fisterral. Amamos sinceramente esta patria adoptiva vasca que nos agasallou con fogar, agarimo, traballo e familia e apuntalou en nós a conciencia e a fachenda de sermos galegos de nación, arredando seudocomplexos de inferioridade.
Dende o 11 de novembro do ano 2000 e tódolos anos a finais de Xaneiro-comezos de febreiro os corazóns dos oiartzuarras e dos galegoseuskadianos latexan co mesmo ritmo da fraternidade, porque unha filla esgrevia do pobo arrolou no berce a un dos iniciadores do Rexurdimento da dignidade da nación galega, que coñece como ninguén o aguillón das traxedias, entre elas a emigración, denunciada decote polo noso bardo nacional, Manuel María.
Un sinxelo poema deste versificador aficionado non fai máis que salientar os valores da solidariedade e do agradecemento:
OIARTZUN: CORAZÓN E LATEXO DE EUSKAL HERRIA
Oiartzun, berce de Concha Murguía,
na ladeira do Urkabe agarimada,
fermosa terra, por todos ben louvada,
latexo e corazón de Euskal Herría.

Seu rexo vástago, Manuel Murguía,
ergueu do chan a Galiza desprezada,
casou coa groria galega máis sagrada,
lumieira acesa, a gran poeta Rosalía.

Os xebres galeuskadianos, noite e día,
lembrarán gozosos esta xornada
e seguirán como faro e como guía
a súa existencia, decote derramada,
coutando con vida exemplar a sangría
da súa amada patria, sufrida e aldraxada.

Xosé Estévez.
Historiador.
Comentarios (0) - Categoría: 04.- GALIZA EN EUSKAL HERRIA - Publicado o 17-03-2020 17:56
# Ligazón permanente a este artigo
PRESENTAZÓN EM HERRERA

Comentarios (0) - Categoría: 05.- AXENDA GALEGA EN EUSKAL HERRIA - Publicado o 27-02-2020 13:52
# Ligazón permanente a este artigo
DISCURSO PRONUNCIADO POR XOSÉ ESTÉVEZ
DISCURSO DE CASTELAO PRONUNCIADO EL 9 DE FEBRERO DE 1945 EN BUENOS AIRES CON MOTIVO DE LA DESPEDIDA A RAMON ALDASORO, QUE IBA A NUEVA YORK PARA FORMAR PARTE DEL GOBIERNO VASCO.(Museo de Pontevedra, registro,
8.707-26; archivo Castelao 1-13).


"Amigos Vascos. Querido Aldasoro. Vosotros sois los representantes de un pueblo único, tal vez el más antiguo de Europa, y nosotros somos los supervivientes de un pueblo que ha quedado dividido y confinado en los cabos occidentales de Europa, en los Finisterres, que de noche se saludan sin verse, con la luz de sus faros. Pero yo no sé qué hilos misteriosos y ocultos enlazan a nuestras patrias, desde Bayona a Bayona, como suelen decir los pilotos de cabotaje. Y si en Francia los bretones y los vascos se han preguntado muchas veces de donde provienen sus afinidades, creo que nosotros podemos hacernos la misma pregunta, porque esta rara simpatía que ahora se descubre en nuestras relaciones es algo que viene de muy lejos y de muy hondo-no es fruto de la pura casualidad-y algo hay de común en los
fondos primitivos e insobornables de nuestro ser colectivo, de nuestro ser nacional, algo que no proviene solamente de nuestra antigüedad.

Recuerdo que Don Manuel Murguía, el patriarca de las letras gallegas, esposo de Rosalía de Castro, llegó a decir que su amor a la tierra nativa, a Galicia, le venía del corazón de su madre vasca. <>. Yo no sé si la arquitectura barroca de nuestros paisajes, cubiertos siempre por un manto de jugoso verdor, que nos hace ruralistas y amantes de la naturaleza. No sé si es aquella lluvia sutil, que moja sin sentirlo, que no sabemos si baja de las nubes o sube de la tierra y que vivifica nuestra carne y nuestro espíritu. No sé si es la bruma del Atlántico que empaña nuestros ojos cuando queremos escrutar las lejanías físicas o morales. ¡Quién sabe!. Pero yo sé que nuestros pueblos tienen un mismo sentido transcendente de la vida y de la libertad, que nos hace conservadores y resistentes para guardar y defender todo lo que hay de eternamente nuevo en lo antiguo y de eternamente original en nuestras tradiciones. Yo sé que nuestro arte popular, siempre lírico y al aire libre- el chistu y la gaita no son instrumentos de salón-dinamizan con ritmo idéntico nuestras canciones y nuestras danzas antiguas, de espadas, de palos y de arcos, que también se conservan en Galicia. Yo sé que no hay pueblo en el mundo que nos aventaje en amor al suelo patrio y a la casa materna, porque para vascos y gallegos nuestra tierra es el paraiso terrenal. Permitidme que recuerde una anécdota que leí no sé en donde. Un sacerdote le dijo a un mozo vasco, pleno de salud y de optimismo: <<¡Hijo, mío, este mundo es un valle de lágrimas!>>. Y el mozo vasco, tomando el mundo por su tierra, le respondió <<¿Valle de lágrimas?. ¡Eso lo veremos!>>. Y eso mismo le hubiera respondido un mozo gallego, si sobre su alma no pesaran cinco siglo de opresión política y cultural.

Yo le quiero entrañablemente a vuestro país y a vuestro pueblo por sentimientos atávicos inexplicables. He contemplado muchas veces a través de la ventanilla del ferrocarril en mis varios viajes a Francia, después de haber atravesado las llanuras castellanas, y al entrar en vuestro país mi corazón me decía que entraba en el mío. Recuerdo mis paseos solitarios por las calles de Bilbao y San Sebastián. Recuerdo la emoción que me produjo el dirigirme a una multitud vasca en el frontón Euskalduna de Bilbao. Pero la emoción más intensa que me produjo vuestro país, una de las emociones más vivas de mi vida, se la debo a Aldasoro. Aldasoro me llevó a Guernica en una tarde de otoño del año 1932. ¿Lo recuerdas?. Aún veo el viejo roble de Guernica, reducido a un muñón de hierro, que se alza como una deidad mitológica bajo un baldaquino de piedra. Y no sé que respeto ancestral me infundió aquel roble muerto, como si dentro de mi se despertera el espíritu de mis antepasados celtas, que veneraban los árboles y también se reunían bajo los robles para deliberar y tomar acuerdos, de cuya costumbre aún quedan algunos testimonios milenarios, como el roble de Silleda y el de Santa Margarita de Pontevedra. Sé que sin poderlo remediar, besé aquel tronco con la misma unción religiosa y patriótica con que lo hubiera besado un vasco resucitado. Veo el roble nuevo, con su tronco alto y lanzal y su copa magnífica, de hojas verdes y frutos nuevos, que ha de ver morir y nacer a muchas generaciones de vascos. El roble viejo y el nuevo, el muerto y el vivo, representan una misma idea, apenas interrumpida por un siglo de torpe filosofía, representan el mismo sentido atlántico de la libertad, que sólo vosotros supisteis mantener.

Y ninguno de los monumentos que ví después en mi larga peregrinación por el mundo logró eclipsar el recuerdo de los robles de Guernica, ni siquiera la famosa y gigantesca estatua de la libertad que se alza en la entrada de Nueva York, con sus picos en la cabeza y su ice cream en la mano derecha, porque todos los monumentos son proyectos y deseo de libertad. Pero el viejo roble de Guernica no es un proyecto; es el testimonio de la libertad efectiva que disputó el pueblo vasco, es el símbolo de los viejos fueros de Euskadi. Y el roble nuevo tampoco es un proyecto, es la garantía de la libertad que dentro de muy poco tiempo va a disfrutar el pueblo vasco, es el símbolo de las doctrinas de Sabino Arana. Y del espíritu ancestral de Galicia me viene mi solidaridad con vosotros en el amor a la libertad de los hombres y de los pueblos.
Querido Aldasoro: Vas a reunirte con el Lendakari de los vascos, que es en cierto modo, un poco Lendakari de los gallegos, por el afecto que le tenemos y porque él es la máxima figura de Galeuzca. Dile que los gallegos confían ciagamente en su lealtad, que admiramos su talento y proclamamos sus virtudes políticas. Dile que yo, al entrar en los sesenta años de edad, envidio su juventud, tan fuerte como la del nuevo roble de Guernica.
Que tengas feliz viaje y que regreses pronto".
Comentarios (0) - Categoría: 08.- CONCHA MURGUIA - Publicado o 18-02-2020 17:58
# Ligazón permanente a este artigo
© by Abertal
VISITANTE NUMERO