MISCELÁNEA MINDONIENSE


Andrés García Doural
Micronarrativa
ARTE
HISTORIA
DEPORTE
ETNOGRAFÍA

blogoteca.com/doural
 CATEGORÍAS
 Fotoblog
 ENLACES WEB
 BUSCADOR
 Buscar Blogs Gallegos
 ARCHIVO
 ANTERIORES
 DESTACADOS

PRIMER MEMORIAL RAMÓN ESPANTOSO

El domingo 30 de agosto del 2015, los aficionados al fútbol mindoniense y los jugadores del Mondoñedo F.C. rindieron sobre el terreno de juego de “Viñas da Veiga” un merecido homenaje al recordado Ramón Espantoso Losada, tristemente fallecido hace ya unos años.
¿Qué aficionado al fútbol no recuerda a Ramón? ¿Qué jugador de los años setenta y comienzos de los ochenta no disfrutó de su amistad? ¿Qué jugador de su etapa puede decir algo negativo de su persona? Ramón comenzó sus andanzas deportivas en el antiguo Campo de la Feria y cuando se fundó la S.D. Mindoniense en el año 1971, es cuando Ramón realiza una valiosísima labor entorno al equipo mindoniense. Hacía la labor de entrenador, de delegado del equipo, de encargado del atuendo deportivo, de que se cortara el césped, del marcado del campo, de abrir y cerrar los vestuarios, de subir manualmente el agua para el depósito etc, etc. Además de ser una buena persona, siempre trataba con cariño a los jugadores, con alguno de los cuales llegó a disfrutar de una gran amistad.
En una espléndida tarde para la práctica del deporte, con bastante afluencia de público y sobre un buen terreno de juego, se enfrentan los conjuntos del C.D. Alfoz y el Mondoñedo F.C. Se aprovechó ocasión tan señalada para estrenar el conjunto local una nueva equipación. Éste bonito atuendo deportivo, una vez más, fue donado por D. José Bouso, propietario de “A Taberna do Valeco” de Mondoñedo.
Asisten al encuentro su hija Remedios y los dos nietos de Ramón, realizando el saque de honor uno de sus nietos. Después de un reñido encuentro, en el que hubo pocas ocasiones de gol, durante el que se realizaron numerosos cambios, finalizó el tiempo reglamentario con el resultado de empate a dos goles. Anotó los dos goles del conjunto mindoniense Jacobo Cancela, al ejecutar magistralmente dos faltas directas, superando la poblada barrera desde el borde del área grande. En la tanda de penaltis, el conjunto del Alfoz fue más eficaz desde la distancia de los nueve metros, anotándose el trofeo en juego. Entregaron el trofeo al capitán del conjunto vencedor, Valea, la hija y los nietos de Ramón.
Jugaron por parte del Mondoñedo F.C.: Vázquez, Noceda, Marcos, Adrián, Ivan, Genito, Celeiro, Jacobo Cancela, José, Liquí, Fabián, Raimunde, Miguel, Jacobo Chao, Denis, Rosendo, Carro, Cristián y Aadil.
Deseamos que para la temporada venidera se pueda ver otro buen partido de fútbol, se pueda entregar un nuevo trofeo y que los aficionados al fútbol mindoniense concurran en masa a “Viñas da Veiga” y animen sin cesar a sus jugadores. Ramón, allí donde se encuentre, nos sabrá agradecer estos modestos detalles.

Comentarios (0) - Categoría: Mondoñedo F.C. - Publicado o 15-09-2015 09:08
Ligazón permanente a este artigo
DESCRIPCIÓN DE UN VIEJO CAMINO HACIA MONDOÑEDO
En el año 1748, D. José Vidal, maestro arquitecto y Director de los caminos y puentes reales de la antigua provincia de Mondoñedo, por orden de D. José de Avilés Iturbide, Intendente General del Reino de Galicia, inspeccionó y reconoció el trazado del viejo camino que desde las inmediaciones de Villalba viene hacía Mondoñedo.
El documento, que tuvimos la suerte de encontrar, describe este itinerario más o menos, de la siguiente manera: “En el sitio de Gontán se halla un puente, tan estrecho, que solamente puede pasar por él gente de a pié, formado por dos palos, cubiertos de losas. Es corta su longitud pero muy necesario en tiempo de invierno, al formarse un río caudaloso. Es preciso hacer uno nuevo, de un solo ojo, como el de Castromayor y pudiendo hacerse de esta manera se hará de tres, para que puedan transitar carros, caballerías y personas, con sus barandillas.
Desde aquí, transitando por el lugar de Choy, se sigue a la capilla de Santa Cruz, todo este es de buen terreno, seguro y firme. Solamente necesita arreglar los desagües pluviales que recibe. Continuando hasta donde llaman “Lombo do Medio”, y al bajar, se halla una “camposa” horizontal, donde recibe una partida de agua, por cuyo motivo necesita elevarse una vara (0,84 cm), con sus desagües y su pavimento se hará con “zintas, faxas y cascote”.
Desde aquí, sigue a la “Cruz da Infesta” y comienzo de su descenso, hasta el lugar de Cesuras, con una longitud de tres mil doscientas ochenta y cinco varas de longitud y con una anchura de seis varas. En este paraje, los carros acostumbran a arrimarse más a los márgenes del camino que al centro, por cuyo motivo se halla muy deteriorado dicho camino y para solucionar este mal se pondrán unos marcos de piedra, de tres cuartas de alto en los ángulos y “plazetas”, apartados una vara de su margen, de manera que priven a los carros arrimarse y solamente pueda pasar cualquier caballería cargada y gente de a pié.
También se ha de tener presente la gran cantidad de agua que cae del monte, que será recogida y desviada a la parte más conveniente, por medio de unas alcantarillas, que atravesaran por debajo el camino en oblicuo, enlosadas y cubiertas con buenas losas, con la anchura y altura suficiente, para que pueda entrar y salir un hombre a desatascarlas.
Desde Cesuras hasta Rego de Cas, hay una distancia de mil trescientas setenta y ocho varas, con una anchura entre cinco y seis varas. En este trozo hay dos trozos de calzada, como cosa de cincuenta varas de longitud, por ser “floxo”, lo demás es buen terreno. Carece de “caballetes” y desagües, algunos cerrados por los dueños de las fincas de sus márgenes, a los que se les debe obligar a dejarlos francos, a limpiar la broza y piedra que atollan sus márgenes y por este motivo privan la corriente de las aguas. También se les debe obligar a cortar las zarzas y ramas de los árboles, que salen de sus propiedades para encima del camino y no sirven más que para estorbar al que transita, causándole mucho daño cuando es de noche.
En este trayecto se deben de colocar dos “pontillones”, uno junto a los molinos de D. Blas López, vecino de Mondoñedo y el otro en el sitio de Rego de Cas.
En Rego de Cas, existe todavía una pieza de prado, de un ferrado de sembradura, poco más o menos, conocido con el nombre de “a Garita”. ¿Conservará este peculiar nombre por existir en ese punto, desde muy antiguo, un control de personas y carruajes que transitaban por el antiguo camino?
Desde aquí, se sigue la entrada y salida de la ciudad, siguiendo la vereda de Castilla y comunicación con la ciudad de Lugo por el puente de Ruzos” (actual Pasatempo)”.(1)

(1)- Archivo Municipal de Mondoñedo, carpeta 0948, Actas municipales.

Comentarios (0) - Categoría: Cronicón - Publicado o 13-09-2015 22:11
Ligazón permanente a este artigo
© by Abertal
© 2009-2016 Andrés García Doural (Mondoñedo). Este blog personal es un sitio de literatura mínima con el exclusivo fin de difundir información cultural, gráfica y fotográfica de Mondoñedo y sus alrededores. Todos los artículos que integran este espacio son creados y editados de forma gratuita lo mismo que la inclusión de los iconos en la parte superior de la portada. Parte de las imágenes incluidas proceden de diversas fuentes y responden a la única finalidad de acompañar el contenido cultural de éste sitio. Los comentarios, logos y marcas son propiedad de sus respectivos autores, así como los textos y fotos del autor de Miscelánea Mindoniense.
Gracias por su visita que deseo haya sido de su agrado
www.blogoteca.com/doural