MISCELÁNEA MINDONIENSE


Andrés García Doural
Micronarrativa
ARTE
HISTORIA
DEPORTE
ETNOGRAFÍA

blogoteca.com/doural
 CATEGORÍAS
 Fotoblog
 ENLACES WEB
 BUSCADOR
 Buscar Blogs Gallegos
 ARCHIVO
 ANTERIORES
 DESTACADOS

EL RELOJ DE NUESTRA CATEDRAL
No sabemos con exactitud la fecha en la cual se instaló por primera vez un reloj en la catedral de Mondoñedo. Gracias a documentos publicados por el Archivero de la catedral D. Enrique Cal Pardo, conocemos algunas noticias relacionadas con él durante el siglo XVI. Así el 20 de marzo de 1584, el Obispo de Mondoñedo D. Isidro Caja de la Jara, visita el interior de la catedral y manda entre otras cosas, limpiar las paredes y bóvedas y cambiar el reloj existente a una de las torres “por la indecencia de las pesas dentro de la catedral”. En el mes de octubre del mismo año, Pedro Artiaga, maestro de cantería, requirió notarialmente a Francisco Perrote, cerrajero de Mondoñedo, en razón del contrato que había hecho con el Deán y cabildo, relacionado con el traslado del reloj y de la campana a la torre de junto al Palacio Episcopal. Perrote certificó que en la villa de Ribadeo había un oficial cerrajero llamado Manualín Francés, que podía colocar dicho reloj con toda perfección. Desconocemos si este cerrajero de Ribadeo fue finalmente quien colocó el reloj en la torre.
En el año 1728 se hace de nuevo la campana del reloj que da las medias, pues la anterior salió pequeña. En el año 1773, el afamado relojero de Santa Eulalia de Oscos, Juan Antonio Fernández Lombardero, con la estimable ayuda de su yerno Antonio Manuel, construyeron un reloj para la catedral.
Durante el pontificado del obispo D. Ponciano de Arciniega, al encontrarse el reloj existente en la torre bastante deteriorado, el cabildo acuerda comprar un reloj nuevo “de los mejores y de mayor precio” para la catedral. El nuevo reloj fue comprado en el año 1863 a Cándido Isasmendi de Bilbao por ocho mil reales.(1) En el año 1868 el cabildo decide bendecir todas las campanas de la catedral. A la del reloj que da las horas se le impuso el nombre de Jerónima.
A este último reloj se le da cuerda con dificultad (falta de espacio), se utiliza para ello una rueda dentada y una manivela. En realizar esta dificultosa tarea se invierte unos quince minutos, sin pausas prolongadas. El tiempo de duración de la cuerda es aproximadamente de ocho días, aunque después de las obras llevadas a cabo en la torre durante el año 2000, disminuyó su duración en varias horas. Durante muchos años, estuvo encargado de las reparaciones del reloj el mindoniense D. Augusto Insua Amieiro y a su desaparición, realizaron algunas de estas tareas los mecánicos ”Hermanos Leivas”.

(1)- “El Dr. D. Vicente Lage, por cuenta de los caudales existentes en su poder satisfará al Sr. Licenciado D. Julián Hervás Buendía, canónigo penitenciario y fabricario de esta Santa Iglesia Catedral la cantidad de ocho mil reales, que son para satisfacer el coste del relox mandado traer para la misma, su conducción, giro de letra y más que con tal motivo se ocasione. Conforme a lo acordado en el cabildo de 12 de abril de 1862, cuya cantidad, con el recibo del interesado, será de abono al Sr. Lage, en las respectivas cuentas. Mondoñedo 22 de abril de 1863”. Archivo Catedralicio de Mondoñedo, cuentas fábrica, número 20, años 1863-64.

Comentarios (1) - Categoría: Cronicón - Publicado o 10-09-2011 20:21
Ligazón permanente a este artigo
UNA BONITA IMAGEN DE SAN ESTEBAN EN MONDOÑEDO
En el barrio de San Pedro da Torre, que pertenece a la parroquia de Santiago de Mondoñedo, existe una capilla dedicada a San Pedro. Este año, después de transcurridos siete sin celebrar fiesta, los vecinos lograron reunir, con serias dificultades, la cantidad económica suficiente para celebrar por todo lo alto la festividad de San Pedro.
Hacía muchos años que yo no estaba el día de San Pedro en el interior de la citada capilla. Antes de celebrar el cura párroco la misa, entramos en su interior. A la derecha de la puerta de entrada, estaban colocadas cuatro imágenes sobre sus andas para salir posteriormente en la procesión. Preguntamos a un vecino del barrio por una pequeña, pero bonita imagen, colocada al lado de San Pedro. Nos respondió: “es una imagen de San Esteban, Santo muy benefactor para las personas que tienen muchas verrugas”.
San Esteban es uno de los siete diáconos, que falleció apedreado en Jerusalén en el año 32. Desde la antigüedad cristiana tuvo culto y veneración. La difusión de su culto, se puede constatar en ciudades, en monasterios, o en capillas como la de San Pedro da Torre de Mondoñedo.
“Hombre lleno de fe y sabiduría”, “Lleno de gracia y fortaleza”, son algunos de los calificativos que recibe San Esteban.
El Licenciado D. Salvador Menéndez Navia Villamil, tesorero, dignidad y canónigo de la catedral de Mondoñedo, en mayo del año 1677, fundó en la capilla de San Pedro da Torre una cofradía, reedificó la capilla y “aliño a su costa el retablo y las imágenes”.

Comentarios (2) - Categoría: Cronicón - Publicado o 01-09-2011 23:34
Ligazón permanente a este artigo
[1] [2] 3
© by Abertal
© 2009-2016 Andrés García Doural (Mondoñedo). Este blog personal es un sitio de literatura mínima con el exclusivo fin de difundir información cultural, gráfica y fotográfica de Mondoñedo y sus alrededores. Todos los artículos que integran este espacio son creados y editados de forma gratuita lo mismo que la inclusión de los iconos en la parte superior de la portada. Parte de las imágenes incluidas proceden de diversas fuentes y responden a la única finalidad de acompañar el contenido cultural de éste sitio. Los comentarios, logos y marcas son propiedad de sus respectivos autores, así como los textos y fotos del autor de Miscelánea Mindoniense.
Gracias por su visita que deseo haya sido de su agrado
www.blogoteca.com/doural