MISCELÁNEA MINDONIENSE


Andrés García Doural
Micronarrativa
ARTE
HISTORIA
DEPORTE
ETNOGRAFÍA

blogoteca.com/doural
 CATEGORÍAS
 Fotoblog
 ENLACES WEB
 BUSCADOR
 Buscar Blogs Gallegos
 ARCHIVO
 ANTERIORES
 DESTACADOS

UN CUNQUEIRO BOTICARIO EN MONDOÑEDO (II)
Los otros farmacéuticos de la población de Mondoñedo criticaron enérgicamente esta venta, entre ellos D. Alejo Ferreiro, que era el Subdelegado de Farmacia en el partido judicial de Mondoñedo, al considerar que tenía un valor mucho más elevado. D. Alejo dirige un extenso escrito al Alcalde de Mondoñedo, del cual extraemos los siguientes párrafos: “Cobra sueldo (D. Alejo Barja) de la Diputación Provincial como médico de la Casa Inclusa, a la vez como médico de la Cárcel del Partido, sueldos que considero incompatibles y además pretende explotar ilegalmente una farmacia. No pretendo que la escritura autorizada por el Sr. Verdía, se declare nula, lo que si afirmo es que el traspaso de dicha botica en tres mil pesetas es simulado y otra burla con que se defraudaron los derechos de la Hacienda, pues su valor excede de veinte mil pesetas”. En otro apartado del mismo escrito dice D. Alejo Ferreiro: “D. Joaquín Cunqueiro, que actualmente aparece figurando como dueño, empezó despachando en la botica, usando las etiquetas del anterior (Piñeiro) y timbrando las recetas, con un sello que decía - Farmacia Moderna- Mondoñedo sin el apellido, enterado de que en el sello debía ponerse, lo varió, suprimiendo el primer apellido de Cunqueiro y poniendo su nombre y segundo apellido según puede observarse por las recetas”. Por último dice en el mismo documento: “No es cierto que el título profesional del Sr. Cunqueiro se haya registrado en la Subdelegación. De todo esto resulta que no se ha cumplido lo dispuesto en el artículo 22 de las vigentes Ordenanzas de Farmacia y no estando autorizados los propietarios, artículos 4 y 23 para tener oficina de farmacia. Procede su clausura por ser antilegal y llamar al mismo tiempo la atención del público tan escandaloso hecho”. (1).
D. Joaquín Cunqueiro presenta su título de farmacéutico ante el Notario de Mondoñedo D. Basilio Verdía que testimonia: “D. Basilio Verdía Tovía, abogado, Notario del Ilustre Colegio de Lugo, con residencia en Mondoñedo da fe: El Ministro de Instrucción Pública y Bellas Artes de que D. Joaquín Cunqueiro Montenegro, natural de Cambados, provincia de Pontevedra, de edad veinte y tres años, ha acreditado en debida forma, que reúne las circunstancias prescritas por la actual legislación para obtener el Título de Licenciado en Farmacia y hecho constar su suficiencia en la Universidad de Santiago el día 11 de junio de 1900. Por tanto de orden de S. M. El Rey (q.d.g.) y en su nombre la Reina Regente del Reino, expido este Título para que pueda ejercer libremente la profesión de farmacéutico en los términos que previenen las leyes y reglamentos vigentes. El jefe de la Sección. P. A. José Luís Retortillo. Registro general del Negociado de Títulos, folio 68, número 359. Santiago, 28 de agosto de 1900. Queda registrado este Título al folio 47, número 182, del libro correspondiente. Santiago 28 de agosto de 1900”.
En la vivienda señalada actualmente con el número trece de la Plaza de la Catedral de Mondoñedo, residía desde el año 1898 D. Pilar Moirón Agüeira, nacida en San Pedro de Riotorto el 4 de enero de 1870, que regentaba un pequeño comercio de lencería ubicado en la planta baja de su vivienda, conocido por el nombre de “Géneros de Punto”. En su compañía residían unas jóvenes sobrinas suyas, descendientes de la familia “Moirón de Cachán” (Riotorto), llamadas D ª Eugenia y D ª Josefa Mora Moirón. La primera había nacido de Burgos y la segunda de Madrid. (2)
A las ocho y media de la noche del día primero de octubre de 1908, contrajeron matrimonio públicamente en la casa número 17 de la Plaza Mayor de Mondoñedo D. Joaquín Cunqueiro Montenegro y D ª Josefa Mora Moirón. D. Joaquín de treinta y un años, farmacéutico, era oriundo de Cambados (16 de enero de 1877) y se hallaba viudo de D ª Purificación Blanco González. Era hijo de D. Carlos Cunqueiro Mariño y de D ª Carmen Montenegro, naturales respectivamente de Villagarcía y Caramiñal, pero vecinos de Cambados. D ª Josefa, soltera, de veintidós años, natural de la Villa de Madrid y vecina de esta ciudad, era hija de D. Manuel Mora Bermúdez y de D ª Carmen Moirón Agüeira, originarios él de Santa Marta de Meilán y ésta de Riotorto, de donde fueron vecinos en sus días. Fueron testigos del enlace D. César González-Seco (curiosamente futuro suegro de su hijo Álvaro Cunqueiro) y D. José Cigarrán Cotilla, casados y vecinos de esta ciudad. (3)

Comentarios (3) - Categoría: Cronicón - Publicado o 05-09-2010 23:04
Ligazón permanente a este artigo
UN CUNQUEIRO BOTICARIO EN MONDOÑEDO (I)
En los primeros días del mes de agosto del año 1904, D. Alejo Barja Alonso, de profesión médico forense, D. José Barja Alonso, de profesión Notario y su primo D. José Alonso Parga inician los preparativos para la instalación de una farmacia en la planta baja de su vivienda, señalada con el número 13 de la calle Pasadizo de la Plaza de Mondoñedo (Actual de Noriega Varela). Parece ser, según la documentación que tuvimos la oportunidad de poder consultar, su intención era la de hacer competencia al vecino farmacéutico D. Domingo Martínez.
El médico forense D. Alejo Barja Alonso, con motivo de las importantes obras que fue necesario realizar en la citada planta baja de su vivienda para la instalación de la nueva farmacia, vendió algunas propiedades para hacer frente a los cuantiosos gastos y encargó a D. Ramón Martínez de Insua (Habilitado del clero mindoniense) la elaboración de los planos y la dirección de las obras. Al Sr. Martínez de Insua le facilitaron los propietarios una parte importante de las maderas que se utilizaron en la referida obra. D. Antonio Febrero García, de treinta y nueve años de edad, casado, maestro carpintero y vecino de Mondoñedo, ejecutó las obras de la nueva botica. D. Joaquín Montouto Pardeiro, también vecino de Mondoñedo, casado y de profesión pintor, pulió, barnizó y decoró las nuevas instalaciones. Los aparatos necesarios para el nuevo establecimiento y los productos químicos y farmacéuticos fueron adquiridos en Alemania, Barcelona, Valladolid y La Coruña, una parte por los Barja y otra por el Sr. Piñeiro. Según La Voz de Mondoñedo: “La Banda Municipal tocará al abrirse la puerta de dicha oficina de farmacia. El gusto y amor a las cosas del país, de las que tiene dado prueba el creador del nuevo establecimiento, nos hacen sospechar que alternaran con la banda algunas gaitas. Las cosas que han de sonar que suenen y lo que se debe mojar que se moje….. Hasta que no quede un hilo seco”.
Como los propietarios no estaban en posesión de la titulación adecuada para regentar el citado establecimiento, pusieron a cargo del mismo (con el sueldo de dos pesetas diarias) al farmacéutico D. Valentín Piñero Pena, de 30 años de edad, natural de Santiago de Compostela y de estado civil soltero, que residía en una habitación del segundo piso de la misma vivienda. Al poco tiempo de ser inaugurada la farmacia surgieron graves desavenencias entre los propietarios y el citado D. Valentín Piñero, al que alguno de ellos llegó en cierta ocasión a abofetear. Éste toma la decisión de abandonar la dirección del establecimiento, marcharse a Santiago de Compostela y vender todas sus pertenencias.
En el verano del año 1905 llega a Mondoñedo el joven farmacéutico D. Joaquín Cunqueiro Montenegro, que procedía de la Vega de Ribadeo, donde había estado al frente de la farmacia de la viuda de D. Álvaro Quiroga Garza. En un principio también se encontró asalariado y durante un periodo de tiempo residió en la misma habitación que el D. Valentín. ¿Cómo llega D. Joaquín Cunqueiro a Mondoñedo? Es de suponer que fue por amistad con algún miembro de la familia Barja. D. Joaquín compra los derechos que ostentaba D. Valentín de la citada farmacia el 12 de septiembre de 1905, ante el Notario de Mondoñedo D. Basilio Verdía Tovía, a D. Valentín Piñeiro, por la cantidad de tres mil pesetas, la cual se hallaba surtida de todo lo necesario, tanto por lo que se refiere a productos químicos y farmacéuticos, como por lo que concierne a los aparatos exigidos por las disposiciones vigentes.

Comentarios (0) - Categoría: Cronicón - Publicado o 05-09-2010 23:00
Ligazón permanente a este artigo
© by Abertal
© 2009-2016 Andrés García Doural (Mondoñedo). Este blog personal es un sitio de literatura mínima con el exclusivo fin de difundir información cultural, gráfica y fotográfica de Mondoñedo y sus alrededores. Todos los artículos que integran este espacio son creados y editados de forma gratuita lo mismo que la inclusión de los iconos en la parte superior de la portada. Parte de las imágenes incluidas proceden de diversas fuentes y responden a la única finalidad de acompañar el contenido cultural de éste sitio. Los comentarios, logos y marcas son propiedad de sus respectivos autores, así como los textos y fotos del autor de Miscelánea Mindoniense.
Gracias por su visita que deseo haya sido de su agrado
www.blogoteca.com/doural