MISCELÁNEA MINDONIENSE


Andrés García Doural
Micronarrativa
ARTE
HISTORIA
DEPORTE
ETNOGRAFÍA

blogoteca.com/doural
 CATEGORÍAS
 Fotoblog
 ENLACES WEB
 BUSCADOR
 Buscar Blogs Gallegos
 ARCHIVO
 ANTERIORES
 DESTACADOS

EL CRISTO DEL COUTO DE OTERO
En las encrucijadas de caminos, a la orilla de algún puente, en el interior de cementerios, en atrios de iglesias o en lugares donde ocurrió alguna desgracia, podemos contemplar como la profunda fe católica de nuestros antepasados hace que se levanten multitud de cruces y cruceros.
La mayoría de las que conocemos en el territorio del Ayuntamiento de Mondoñedo son del siglo XIX y del XX y por lo general son obras de escultores populares; en muchos de ellos se presenta al Rey de Reyes y en la parte opuesta a La Dolorosa.
Se suelen anclar sobre una plataforma, de un solo bloque o de varios, formando un tronco piramidal, poseyendo inscripciones de quién los mandó hacer, oraciones o indulgencias otorgadas por los Obispos de la Diócesis.
En lo más elevado del barrio mindoniense del Couto de Otero y a la orilla del antiguo trazado de la calzada que ascendía desde el puente del Pasatiempo, por el “Chao de Navallas”, hasta el alto de Lindín, se encuentra colocado un curioso Cristo en una cavidad realizada en uno de los muros que cierran una edificación. Este conjunto parte de una base tronco piramidal, de una sola pieza, en la que podemos leer la siguiente inscripción: “Deboción de Antonio Valoría- año 1894- Siendo Obispo D. Manuel Fernández de Castro- Se concede indulgencias por rezar cualquier oración aprobada por la iglesia ante esta efigie”.
A continuación se levanta una cruz de granito de un metro y veinte centímetros de altura con la imagen de Cristo, sobre el que podemos observar restos de policromía.
Entre los vecinos del barrio del Couto, también es conocido como “O Cristo do Purrelo”, sobrenombre por el que era conocido el “manciñeiro” Emilio González Valoría, que residió durante muchos años en su proximidad.
Personas muy devotas acostumbran a colocarle flores e incluso en fechas muy señaladas del año velas encendidas.

Comentarios (1) - Categoría: Cronicón - Publicado o 21-09-2010 21:00
Ligazón permanente a este artigo
EMOTIVO HOMENAJE
El domingo día 12 de septiembre de 2010, a partir de las doce horas de una mañana gris y lluviosa, se rindió un emotivo homenaje en el antiguo cementerio municipal de Mondoñedo a siete vecinos de Ribadeo y Vivero que perdieron sus vidas de manera violenta con motivo de la triste Guerra Civil del año 1936.
A la hora señalada se fueron congregando junto al espacio dedicado a cenicero del antiguo cementerio mindoniense, familiares y amigos. Da comienzo a los actos nuestro amigo Miguel Freire, incansable buscador de la verdad. Continúan hablando Santiago Macias, una sobrina y una nieta de Enrique Navarret y otros amigos de las familias. Después de transcurrido tanto tiempo, pero a la hora de recordar algunos episodios que padecieron los familiares durante muchos años y lo que sufrieron las víctimas por parte de sus verdugos, el silencio y la tristeza lo invadía todo. También hicieron acto de presencia las lagrimas de muchos de los allí presentes.
Como remate de los actos fue descubierta una placa por parte de dos hijas de las víctimas que dice: “En memoria dos veciños de Ribadeo e Viveiro asasinados en Mondoñedo nos meses de setembro e outubro do 1936. As familias, que sufriron a vosa ausencia, lémbranvos para sempre.

Voltas de Prado 12-9-1936

Florencio Carballo Novegil (Ribadeo), Bruno Martínez Fernández (Ribadeo), Antonio María Martínez López (Ribadeo), Enrique Navarret García (Ribadeo), Andrés Vale Blanco (Vivero).

Argomoso 20-9-1936

José Antonio Díaz Álvarez (Ribadeo)

San Vicente 7-10-1936

Jesús Longarela Manciñeiras (Ribadeo)

Vítimas da intolerancia e a barbarie, quitáronvos a vida, mais non a dignidade, que a historia non esqueza os vosos nomes, e que a vosa traxedia inspire nas conciencias das xeracións vindeiras o desexo de PAZ E XUSTIXA”.

Rematados los actos programados en el cementerio viejo de Mondoñedo, familiares y amigos se desplazaron hasta un costado del edificio de la antigua escuela parroquial de San Pedro de Argomoso, hoy dedicado a refugio, donde también rindieron otro emotivo homenaje a la persona que allí fue rematada, de la que por fortuna, fueron recuperados sus restos mortales. En una de las paredes de la citada edificación fue colocada otra pequeña placa, que recuerda este triste suceso.

Comentarios (1) - Categoría: Cronicón - Publicado o 15-09-2010 23:06
Ligazón permanente a este artigo
© by Abertal
© 2009-2016 Andrés García Doural (Mondoñedo). Este blog personal es un sitio de literatura mínima con el exclusivo fin de difundir información cultural, gráfica y fotográfica de Mondoñedo y sus alrededores. Todos los artículos que integran este espacio son creados y editados de forma gratuita lo mismo que la inclusión de los iconos en la parte superior de la portada. Parte de las imágenes incluidas proceden de diversas fuentes y responden a la única finalidad de acompañar el contenido cultural de éste sitio. Los comentarios, logos y marcas son propiedad de sus respectivos autores, así como los textos y fotos del autor de Miscelánea Mindoniense.
Gracias por su visita que deseo haya sido de su agrado
www.blogoteca.com/doural