MISCELÁNEA MINDONIENSE


Andrés García Doural
Micronarrativa
ARTE
HISTORIA
DEPORTE
ETNOGRAFÍA

blogoteca.com/doural
 CATEGORÍAS
 Fotoblog
 ENLACES WEB
 BUSCADOR
 Buscar Blogs Gallegos
 ARCHIVO
 ANTERIORES
 DESTACADOS

INCIDENTES EN LOS CANALES DE LOS MOLINOS

El río Valiñadares nace en lo más alto de la parroquia de San Lorenzo de Sasdónigas (Mondoñedo). Sus aguas descienden con celeridad por entre verdes pastos y tierras de labor, atraviesan el trazado de la carretera N-634 por el lugar conocido como “O Ruxidoiro” y son aprovechadas, además de para regar numerosos prados, para mover las piedras de diversos molinos harineros y de algunas dinamos, para la producción de energía eléctrica.
En unos de estos molinos harineros, concretamente en el conocido como “Muiño dos Cabaneiros” ocurrió un trágico suceso, que por trasmisión oral llegó hasta nosotros. Más o menos, nos lo relataron de la siguiente manera: Cierto día unos vecinos del lugar de Vicos (S. Martín de Galgao), se hallaban realizando unas tareas del campo, acompañados de dos hijos de tierna edad. El de mayor edad cuidaba de su hermano pequeño, que poco más hacía que andar con soltura. En un momento dado, los padres echaron en falta al pequeño, preguntando al mayor donde se hallaba su hermano. Les responde ¡qué se hallaba dormido en las aguas del río! Inmediatamente siguen por la orilla las aguas del río, moviendo toda la vegetación que encontraron en su margen derecho. Continúan buscando río abajo, con gran ansiedad e incertidumbre al pequeño. Finalmente encuentran su cuerpo, tristemente ya sin vida, en el canal que conduce las aguas al molino de “Os Cabaneiros”. De este trágico suceso, que sepamos, llegaron a hacerse eco los periódicos “Gaceta de Galicia” y “El Diario de Santiago”.
Nuestro amigo, Elías “de Vicos” escuchó siempre comentar este suceso a sus antepasados, pero no sabía el nombre de la víctima ni la fecha en que ocurrió tan trágico suceso. De casualidad, como muchas cosas en esta vida, revisando en la biblioteca de Mondoñedo algunos ejemplares de prensa antigua, encontramos una nota escueta del suceso. Más o menos dice así: “un niño de dos años y medio murió ahogado en el río que baja por Valiñadares, entre la parroquia de Sasdónigas y el lugar de Samordás” (1).
Después del hallazgo, quisimos buscar su anotación de defunción, para conocer más datos de la víctima y de sus padres y nos dirigimos al Archivo del Registro Civil de Abadín, donde rápidamente localizamos su anotación de defunción, que dice más o menos así: “D. Antonio García Polo, natural del lugar de A Valiña (hermano de mi bisabuelo paterno), mayor de edad, de estado soltero, de profesión labrador, manifestó que José Tojeiro Bouso, natural de Santa María Mayor, de dos años y medio de edad, domiciliado en el barrio de Samordás, falleció a las cuatro de la tarde del día de anteayer (17/6/1894), a consecuencia de asfixia por inmersión en el agua, según resulta de la autopsia y diligencias sumarias. El finado era hijo legítimo de Bernardo Tojeiro y de Francisca Bouso. Fueron testigos: José Doural (bisabuelo materno) y Daniel Díaz, mayores de edad y labradores”.
Parece ser que en los años noventa del siglo XIX, en los alrededores de Mondoñedo ocurrieron varios sucesos parecidos al que terminamos de relatar. La Corporación mindoniense acuerda en el año 1897 lo siguiente: “Habiéndose observado que suceden con lamentable frecuencia desgracias personales de ahogo de niños, especialmente en el barrio de Los Molinos, verificándose aquellas en los canales de los mismos, el Ayuntamiento acuerda la publicación de un bando, ordenando se coloquen en las bocas de estos, una reja de hierro o de madera que impida la caída de las personas en el cauce”.
Es una noticia muy triste, pero nuestra intención es recordarla y al mismo tiempo, comentar que el ser humano comete muchos despistes y excesos de confianza durante su vida y que por lo general, los paga muy caro.

(1)- “Diario de Santiago”, núm.129, de fecha 22 de junio de 1894.

Comentarios (0) - Categoría: Cronicón - Publicado o 16-08-2016 20:35
Ligazón permanente a este artigo
CABANADEBELLA

En Galicia, el carlismo ha tenido poca suerte. No dejaron de causar ciertas alarmas algunas partidas; una de ellas fue la mandada por D. David Cornejo Díaz, sargento 1º mutilado en la Guerra de África y en aquellos momentos, conserje del Círculo de Recreo de Mondoñedo (Casino).
El día 6 de octubre de 1872 se reúnen entre 40 y 50 jóvenes valerosos en el paraje conocido como Cabanadebella (1), de la parroquia de S. Juan de Romariz, del Ayuntamiento de Abadín, dedicando el día a lo más indispensable para organizarse. El día 8 se confesaron y comulgaron en una de las iglesias parroquiales de aquella montaña (¿Romariz?) y, con la misma fecha dirigieron un manifiesto al Alcalde de Mondoñedo.
El día 10 salió en su seguimiento una columna de 30 hombres, entre carabineros y guardias civiles, la que regresó al anochecer del mismo día a Mondoñedo, sin novedad. El día 11 ha vuelto a salir, reforzada por una compañía del Regimiento de Cuenca, que había llegado el día anterior a Mondoñedo, procedente de La Coruña y según se comentaba en combinación con otra que salió de Vivero.
Para impedir todo movimiento de la partida se habían situado una columna en Carballido, otra en Meira y otra en Fonsagrada, que operaban combinadamente.
Al amanecer del día 11 de octubre de 1872 la fuerza de la guardia civil, a las órdenes del comandante D. José Albizúa Burgos (2) ha hecho prisionera en Cabanadebella a la partida facciosa, compuesta por 19 hombres, que al mando del cabecilla D. David Cornejo Díaz se había levantado en armas en las inmediaciones de Mondoñedo. Se les incautó a los detenidos, una caballería, armamento, papeles y una suma importante de dinero.
El incidente de Cabanadebella fue noticia en ejemplares de: “El Imparcial”, “Boletín de Comercio”, “La Correspondencia de España”, “La Discusión”, “La Época”, “La Iberia”, “La Regeneración”, “La Nación”, “La Convicción”, “La Esperanza”, entre otros.
En el interrogatorio general del Catastro del Marqués de la Ensenada de la parroquia de San Juan de Romariz, realizado en el año 1752, ya aparece citado el lugar de Cabana de Bella: “Caminando a la fuente de la Fraga Vella, Corno de Revoredo, Rego Frío, Calzadas de Cabana de Bella, dividiendo la Rilleira de Cesuras”.

(2)- D. José Albizúa Burgos, en 1872 ejercía el empleo de comandante de la guardia civil. En 1873 el de teniente coronel. En 1888 ocupaba el cargo de coronel Subinspector del tercer tercio de la guardia civil (Barcelona, Gerona, Lérida y Tarragona). En 1890 el de general de brigada.

Comentarios (1) - Categoría: Cronicón - Publicado o 01-08-2016 13:40
Ligazón permanente a este artigo
[1] [2] 3
© by Abertal
© 2009-2016 Andrés García Doural (Mondoñedo). Este blog personal es un sitio de literatura mínima con el exclusivo fin de difundir información cultural, gráfica y fotográfica de Mondoñedo y sus alrededores. Todos los artículos que integran este espacio son creados y editados de forma gratuita lo mismo que la inclusión de los iconos en la parte superior de la portada. Parte de las imágenes incluidas proceden de diversas fuentes y responden a la única finalidad de acompañar el contenido cultural de éste sitio. Los comentarios, logos y marcas son propiedad de sus respectivos autores, así como los textos y fotos del autor de Miscelánea Mindoniense.
Gracias por su visita que deseo haya sido de su agrado
www.blogoteca.com/doural